Argentina impulsa ley para abrir el mercado de las telecomunicaciones:

Por Belén Marty: Publicado el 30/10/14 en: http://es.panampost.com/belen-marty/2014/10/30/argentina-impulsa-ley-para-abrir-el-mercado-de-las-telecomunicaciones/

 

Con el objetivo fomentar ciertas telecomunicaciones (televisión por cable, internet, telefonía móvil y fija) y declararlas como un servicio público sujeto a regulaciones, el Gobierno argentino presentó este jueves en el Palacio de Hacienda el proyecto de ley denominado Argentina Digital.

La iniciativa fue presentada en conferencia de prensa por el jefe de Gabinete Jorge Capitanich, el ministro de Economía Axel Kicillof, el ministro de Planificación Julio de Vido y el secretario de Comunicaciones Noberto Berner.

El proyecto de ley autorizaría a todas las empresas de telecomunicaciones a ofrecer, además de los tradicionales servicios de telefonía, también el servicio de televisión por cable y por internet. Actualmente las empresas de telefonía pueden proveer servicios de internet pero no de televisión (ya sea por cable o por internet); y las empresas de cable pueden ofrecer internet y televisión pero tienen prohibido vender servicios de telefonía (móvil y fija).

Para de Vido, la iniciativa promueve “el derecho humano a las telecomunicaciones, reconocer a las tecnologías de la información y las comunicaciones, como un factor preponderante en la independencia tecnológica y productiva de la Nación”.

Este proyecto, que no tendría injerencia en el contenido de los servicios ofrecidos, es una actualización a la Ley de telecomunicaciones vigente desde 1972. “Lo que ha avanzado la tecnología en los últimos cuatro o cinco años es enorme y abrumador; es indispensable, es esencial, que en la República Argentina tengamos una regulación acorde a las nuevas tecnologías”.

Por su parte, el titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación (Afsca), Martín Sabbatella, indicó que la nueva ley permitirá a todos los actores participar en igualdad de condiciones y competir libremente en el mercado.

Esta iniciativa —que promete un arduo debate en el Congreso— haría que estos tres servicios (internet, telefonía móvil y fija y cable) lleguen a todos los hogares a través de un solo acceso, es decir, la misma red.

¿Qué dice la ley propuesta?

En primer lugar, el proyecto declara de interés publico el desarrollo y la regulación de las tecnologías de la información —es decir, aquellos servicios de transmisión de datos, texto, videos, voz. Además aclara en su artículo primero que la norma “excluye de su objeto cualquier tipo de regulación de los contenidos, cualquiera fuere su medio de transmisión”.

Con este “servicio universal” el Estado argentino deberá garantizar que el conjunto de servicios de tecnología de información y comunicación (TIC) ofrezcan “calidad a precios justos”.

El artículo 8 expresa que la prestación del servicio se realizará en un régimen de competencia. Sin embargo, agrega que para ello se necesitará obtener previamente una licencia habilitante otorgada por la autoridad de aplicación, a ser determinada por el Poder Ejecutivo.

Más aún, en el caso de que un grupo de medios quisiera ofrecer servicios de comunicación audiovisual y también servicios de tecnología de la información deberá —según explica el artículo 10— conformar unidades de negocio separadas y llevar la contabilidad por separado de ambos servicios. También establece no incurrir en practicas “anticompetitivas como los subsidios cruzados con fondos provenientes de las distintas unidades de negocios”.

Otro artículo destacado es el 74, que ordena revalidar sus licencias en un plazo de dos años a las empresas que proveen actualmente servicios de telecomunicaciones, durante los cuales Argentina estará atravesando elecciones presidenciales.

Más regulaciones

Con el artículo 56, el Gobierno establecerá, en caso de aprobarse la iniciativa en el Congreso, una velocidad mínima de transmisión para los planes de internet que podrán ofrecer las empresas. Este concepto de calidad, sin embargo, aún no fue establecido, sino que se fijará dentro de los 180 días posteriores a la publicación de la ley.

Si bien el artículo 48 establece que “los licenciatarios de los servicios TIC fijaran libremente sus precios” estos deberán ser “justos y razonables”. Además establece que la autoridad de aplicación “por razones de interés publico” podrá regular los precios.

En cuanto a la regulación estatal, Sabbatella indicó que “la democracia necesita que todo lo que tenga que ver con la comunicación se regule para que haya más acceso y pluralidad”.

La ley también fija el fin de las llamadas “de larga distancia”. De esta manera pretenden que el valor de la llamada sea el mismo a cualquier parte del territorio nacional.

Señalan discrecionalidad excesiva del Estado

Henoch Aguiar, exsecretario de Comunicaciones (1999-2001) expresó durante una entrevista que los poderes del Estado sobre las TIC “son demasiado amplios”. Explicó que en el caso de que una empresa decida transferir una licencia tendrá que pedir autorización a la autoridad dependiente del Ejecutivo.

Martín Becerra, profesor universitario e investigador, aseguró que uno de los puntos sobresalientes del proyecto es que las telefónicas podrán prestar servicios audiovisuales y permite a su vez a los licenciatarios audiovisuales ofrecer servicios de telecomunicaciones. Según Becerra, los distintos Gobiernos podrían interpretar de manera diferente ciertos artículos del proyecto y pidió que el Congreso los modifique.

Por su parte, Beatriz Busaniche, miembro de la Fundación Vía Libre, especializada en las nuevas tecnologías, expresó la misma preocupación sobre la arbitrariedad en el proyecto de ley.

 

Belén Marty es Lic. en Comunicación por la Universidad Austral. Actualmente cursa el Master en Economía y Ciencias Políticas en ESEADE. Conduce el programa radial “Los Violinistas del Titanic”, por Radio Palermo, 94,7 FM.

The Index Of Cronyism By ‘The Economist': A Call For Improvement.

Por Alejandro A. Chafuén. Publicado el 30/10/14 en: http://www.forbes.com/sites/alejandrochafuen/2014/10/30/the-index-of-cronyism-by-the-economist-a-call-for-improvement/

 

Several of the most important think tanks around the world that defend the virtues of the free market have programs that focus on the moral defense of free enterprise or the more tarnished term “capitalism.” The American Enterprise Institute (AEI) for example, has a program on Values and Capitalism. Most of the work of the Acton Institute, in Grand Rapids, Michigan, is devoted to show to the religious, that the free economy can lead to a more virtuous and prosperous society. Two of the most recent books by the leaders of these institutes focus on this challenge: “Defending the Free Market: The Moral Case for a Free Economy” by Father Robert Sirico; and “The Road to Freedom” by Arthur C. Brooks.

Donors to think tanks and university centers have invested millions to promote programs and publications that address the morality of “capitalism” and “free enterprise.” Capitalism has been defined by most friends and foes as the economic system based on the private ownership of the means of production. When the means of production are in private hands in countries with pervasive corruption, the moral defense of profits becomes very difficult.

The term “crony capitalism” is being used today by economists from all sides of the ideological spectrum. It usually refers to an economy where preferential regulation and other favorable government intervention—based on personal relationships—helps decide winners and losers.

Unfortunately, much of the debate about cronyism is based on anecdotes and generalizations. A few days ago, during the Free-Market Forum on “Markets, Government, and the Common Good” organized by Hillsdale College, several speakers address the topic of cronyism. Over 400 people attended the event, half of them professors at Christian colleges. One of the keynote speakers, Charles Payne, an entrepreneur and a Fox Business Network contributor, shared with the audience a litany of regulations and privileges which tarnish and corrupt the essence of the free enterprise system. Some anarcho-capitalists and libertarians regard receiving any income from government as crony. On the statist side, some regard economic freedoms as crony. They argue that they serve the rich at the expense of the poor.

In the United States we have efforts, such as Subsidy Tracker, which give some idea of the problem. Subsidies feed cronyism. Known state subsidies to private business add up to $153 billion. This represents approximately 10 percent of government spending at state level. Assuming that the federal and local governments are as generous with tax dollars as the states are—if the same percentage applies to all government spending (35 percent of the economy)—then the subsidized private sector economy might approach 3.5 percent. More research is needed as the existence of one element of cronyism in a contract does not prove that all the value added ex-post is also crony. A deal between PDVSA (Venezuelan Oil Company) and Boligarchs (Bolivarian Oligarchs) can be crony, but that does not mean that many of the small win-win retail transactions, like filling our gas tank at CITGO (a subsidiary of PDVSA), are also crony.

Earlier this year “The Economist” magazine released an index of crony capitalism. The index had Hong Kong with the worse score. In the article “The Economist” acknowledged the weakness of the methodology but still made it the cover story. As Hong Kong has consistently ranked as number one in economic freedom, the fact that “The Economist” ranked it as the most “crony” does great damage to the defense of the morality of capitalism or free enterprise.

In many countries, considerable amount of profits result from contracts with totalitarian structures such as state owned companies, or access to under-valued foreign currencies. One of the negative effects of cronyism is that it can lead to an unequal distribution of economic freedom, a concept that I have addressed before. The inequalities in income and opportunity produced by cronyism and an unequal distribution of economic freedom are not due to God, natural endowments, or personal effort. As such, many times they are scandalous. Tim Carney, of AEI’s Culture of Competition Project, also speaking at the Free-Market Forum mentioned above, argued that polls suggest that citizens are not so concerned with inequality. Bill Gates and Warren Buffet, for example, are greatly admired. Unfairness, however, which arises from cronyism, is disliked by the overwhelming majority. Carney endorsed the need of developing better indicators of cronyism.

Even before the fall of the Iron Curtain a consensus developed that when it comes to growth, economic freedom won hands down over socialism. But when it came to justice and morality, there is no such consensus. During these last two decades there has been a constant improvement in the quality of the measurements of economic freedom. There has also been an advance in the efforts to measure corruption. There has been very little advance, however, in the effort to measure cronyism.

As cronyism is regarded as a source of injustice and a consequence of immoral behavior, has the index developed by “The Economist” proved the immorality and injustice of capitalism?

The above question seems illogical and will likely be disregarded in circles that believe capitalists can do no wrong. If you point to a capitalist who seeks and profits from privileges, this group’s response is, “he is not a true capitalist.” In many socialist circles you find the same attitude, when you point to a failed socialist experiment they answer, “they were not true socialists.” But for the large majority of educated observers, who follow economic policy, the fact that a magazine such as “The Economist” would rank Hong Kong number one in cronyism in a leading article and cover page, is no laughing matter. It gave a rich cache of ammunition to the enemies of the free market.
It was not just Hong Kong either. The country ranked second in economic freedom, Singapore, did not do much better as it ranked fifth in cronyism. The index is indeed weak. It measures the weight of the sectors which are prone to cronyism (among them construction, oil, ports, and banking), it then factors in the number of local billionaires in those sectors, and comes up with the ranking. With the same methodology, even a libertarian utopia could end up being classified as 100 percent crony. Take for example an island or sea platform, such as the one promoted by the Seasteading Institute. Assume that most of the property in that island is owned by billionaires, and where the main product is oil and the main service is banking. Even if all transactions are voluntary the Economist Index it would show it as almost completely crony. Although cronyism is usually described as quasi-corruption, the index shows a very low correlation with corruption. China, which scores very bad in corruption, just 4 out of 10, appears as much less crony than Hong Kong, which scores a respectable 7.5 out of 10 in Transparency (a measure of lack of corruption). Singapore, which has the second least corrupt score (8.5) ranks fifth worst in cronyism.

More than a reason for criticism, “The Economist” and its Index of Cronyism should be a call for action and improvement. “If it Matters Measure It,” says the motto of the Fraser Institute. Cronyism matters. Measure it.

 

Alejandro A. Chafuén es Dr. En Economía por el International College de California. Licenciado en Economía, (UCA), es miembro del comité de consejeros para The Center for Vision & Values, fideicomisario del Grove City College, y presidente de la Atlas Economic Research Foundation. Se ha desempeñado como fideicomisario del Fraser Institute desde 1991. Fue profesor de ESEADE.

Krugman tiene razón (al menos en algo).

Por Iván Carrino. Publicado el 30/10/14 en: http://www.ivancarrino.com/krugman-tiene-razon-al-menos-en-algo/

En su manual de Economía Internacional, Paul Krugman se refiere a las estrategias de industrialización por sustitución de importaciones que volvieron a estar de moda en nuestro país a partir de la llegada de Néstor Kirchner al gobierno. El nobel de economía, referente keynesiano partidario del aumento del gasto y demás políticas expansivas en tiempos de recesión, afirma:

“”La crítica a la industrialización por sustitución de importaciones parte del hecho de que muchos países, que han perseguido la sustitución de importaciones, no han mostrado ningún signo de llegar al nivel de los países avanzados. En algunos casos, el desarrollo de una base industrial nacional parece haber conducido a un estancamiento de la renta per capita más que a un despegue económico. Esto es cierto para la India, que después de veinte años de ambiciosos planes económicos entre principios de los años cincuenta y principios de los setenta, se encontró con que su renta per capita había aumentado solo un pequeño porcentaje. También es cierto para Argentina, antaño considerado un país rico, cuya economía creció a paso de tortuga hasta que liberalizó el comercio a finales de la década de los ochenta””.

Como se lee, Krugman utiliza la experiencia argentina para mostrar la ineficacia de estas políticas. Para apuntalar su argumento, veamos un gráfico que compara el PBI per capita de los países analizados con el PBI per capita de los Estados Unidos en dos períodos bien diferentes.

 

pbi-per-capita

 

 

Los números hablan por sí solos. Países que no siguieron políticas de sustitución de importaciones como Australia, Hong Kong, España o Japón hoy son mucho más ricos (en términos comparativos con Estados Unidos) que Argentina.

Si se compara el PBI per capita de Argentina en relación con el de Estados Unidos durante el período 1960-1969, se observa que el argentino promedio ingresaba el 31% del ingreso del ciudadano estadounidense promedio. Sin embargo, tras décadas de sustitución de importaciones (a pesar de una relativa apertura en los noventa), hoy ingresamos solo el 20% de lo que ingresan los norteamericanos.

El caso más interesante es el de Chile, que abandonó las ideas de las políticas ISI y que durante la última década, si bien no al nivel de los países asiáticos, mostró un ingreso per capita superior al nuestro y, por tanto, más cercano al de los Estados Unidos. Además, la tendencia es al alza, mientras que en nuestro caso es a la baja.

En conclusión, no podemos afirmar que las políticas de sustitución de importaciones sean la única variable que explica el fenómeno, pero sí podemos contar estos datos como evidencia de que, en general, a las economía más abiertas al comercio internacional les va mejor a la hora de incrementar la riqueza de sus ciudadanos y, por tanto, el nivel de vida en ese país.

PD: Los datos de PBI per capita en dólares corrientes fueron tomados del Banco Mundial.

Iván Carrino es Licenciado en Administración por la Universidad de Buenos Aires y Máster en Economía de la Escuela Austriaca por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Trabaja como Analista Económico de la Fundación Libertad y Progreso, es profesor asistente de Comercio Internacional en el Instituto Universitario ESEADE y profesor asistente de Economía en la Universidad de Belgrano.

Taking a Look at America’s 101 Most Influential Latinos

Por Alejandro A. Chafuén. Publicado el 30/10/14 en: http://m.cnsnews.com/commentary/alex-chafuen/taking-look-americas-101-most-influential-latinos#.VFKU3MdVh6g.twitter

 

Latino Leaders magazine hosted an event in Washington D.C. this week, launching their ranking of the 101 most influential Latinos in the United States. Since the year 2000, the magazine has had as its mission to promote and publish “stories of Latino success…stories often missed by the mainstream media.”

Among the 101 Latinos and Latinas highlighted, we find familiar faces from show business, such as Eva Longoria, Jennifer López, Enrique Iglesias, Gloria Estéfan and Shakira. Unlike other efforts with Latinos, however, this one does not discriminate against conservatives. It would be hard to hide the accomplishments of Texas’ Senator Ted Cruz, Florida Senator Marco Rubio or New Mexico Governor Susana Martínez. The publication also highlights the up and coming George P. Bush. As expected, politicians and partisans aligned with the Democratic Party, such as Congressman Luís Gutiérrez and Voto Latino CEO María Teresa Kumar, also figure prominently on the list.

Accomplished business leaders such as Sol Trujillo and Linda Alvarado (co-owner of the Colorado Rockies baseball team) attended the event. César Conde (Executive Vice President of NBCUniversal) and Mario Longhi, now CEO at U.S. Steel, but with a long and highly successful career at Gerdau Group in Brazil, also made the list.

The presentations during the event, held at The Willard Hotel, focused mostly on the strength and size of the Hispanic community in the U.S. Trujillo pointed to numbers which put Latinos in the U.S. as one of the nation’s fastest-growing economic and demographic groups. The U.S. Hispanic population is growing faster than the population of any of the BRIC (Brazil, Russian India and China) countries.

As a business leader, Trujillo recommended that for external communication, the strategy of Latinos should focus on branding and focusing on the positive. Granted. But what was missing at this event, for internal communication, is any acknowledgement of what Latinos can do to become better integrated. Most of the focus was on the barriers that still prevent people with funny accents like me, to rise to even higher positions. I grant that there are still barriers, I previously wrote a related piece “Latinos want Salsa and we give them Ketchup” recommending better efforts to reach Latinos. But I do not think it was positive that during the Latino Leaders event not a single word was devoted to some of the current weaknesses of the very diverse Latino community.

Although I was never a Mexican, given my role as president of the Hispanic American Center for Economic Research during the presidency of Vicente Fox, I had the privilege of being appointed a member of the Instituto de Mexicanos en el Exterior (Institute of Mexicans Abroad). I wish someone could prove me wrong, but during my tenure I received almost daily emails with calls for action. I do not recall a single email encouraging Mexican immigrants to learn from the Founding Fathers of the United States the great traditions that made possible the American dream. They focused instead on making demands of the state, rather than responsibility from below.

The future success of the Latino community in the United States will depend significantly on the extent to which Latinos cultivate the virtues and practices of many who made the Latino Leaders’ list. But it will also depend on the extent to which this growing segment of the country’s population fully understands and promotes the principles of a free society which undergird the nation which has been such a powerful magnet – and become such a welcome home – to so many of us.

 

Alejandro A. Chafuén es Dr. En Economía por el International College de California. Licenciado en Economía, (UCA), es miembro del comité de consejeros para The Center for Vision & Values, fideicomisario del Grove City College, y presidente de la Atlas Economic Research Foundation. Se ha desempeñado como fideicomisario del Fraser Institute desde 1991. Fue profesor de ESEADE.

Venezuela y Argentina: primeros en aumentar el gasto público en América Latina.

Por Iván Carrino. Publicado el 29/10/14 en: http://www.ivancarrino.com/venezuela-y-argentina-primeros-en-aumentar-el-gasto-publico-en-america-latina/

 

En su artículo de hoy en La Nación, Orlando Ferreres plantea que el problema de la economía Argentina es un aumento insostenible del gasto desde 2003. Un extracto:

Este aumento de 700% en el gasto público consolidado resulta incompatible con el control de la inflación, con el crecimiento económico del país, con la capacidad tributaria de la economía y con el sostenimiento de un régimen cambiario estable.

La explicación es más que interesante y se refuerza si miramos no solo a la Argentina, sino a toda la región. Abajo un gráfico con el aumento promedio anual del gasto público para algunos países seleccionados.

gasto promedio anual

Lo que se observa es que Venezuela encabeza la lista, dado que aumentó en promedio un 36% el gasto por año. Esto quiere decir que si en 2002, el gobierno venezolano gastó 100 bolívares, en el año 2013 gastó la astronómica cifra de 2909 bolívares. Es decir, multiplicó el gasto por 29.

En Argentina las cosas no son muy distintas, y tomando el gasto a precios corrientes, tenemos un aumento promedio del 29% anual, lo que genera una multiplicación de 16 veces el gasto para el año 2013 en comparación con 2003.

No extraña que después venga Ecuador, con un gobierno que también cree en las virtudes de las políticas expansivas y redistributivas.

Otra cosa que no sorprende es que Perú, Colombia y Chile se encuentren en la cola de la lista, con aumentos del gasto anual en un promedio del 11% y 10%.

Ahora bien, veamos cómo le va a ir a cada uno de estos países en los años que vienen.

Estimaciones Consensus

 

Según la encuesta de Octubre de Consensus Economics, Venezuela tendrá una caída del 3% del PBI este año y una del 0,6% el año que viene. Por otro lado, Argentina también tendrá dos años recesivos en 2014 y 2015.

Además, se espera que Colombia sea el país de mayor crecimiento en 2014 y también se espera que Perú lo haga a una tasa más que respetable del 3,3%.

Sorprenden las estimaciones para Chile (suponemos por el efecto “Bachelet” en la confianza inversora) y el de Ecuador (que, quizá gracias a la dolarización, todavía no sufre las consecuencias de las políticas excesivamente expansivas).

Si miramos la inflación, claramente Venezuela y Argentina le sacan mucha ventaja al resto y, además, ambos países cuentan con controles de cambio, mientras que ninguno de los demás ha debido implementar políticas semejantes.

El aumento del gasto puede tener algunos efectos positivos en el corto plazo, pero en el largo, se deben pagar los excesos del pasado. Argentina y Venezuela hoy lo hacen en la forma de altas tasas de inflación y una economía que no crece.

 

Iván Carrino es Licenciado en Administración por la Universidad de Buenos Aires y Máster en Economía de la Escuela Austriaca por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Trabaja como Analista Económico de la Fundación Libertad y Progreso, es profesor asistente de Comercio Internacional en el Instituto Universitario ESEADE y profesor asistente de Economía en la Universidad de Belgrano.

El análisis económico de la política y la teoría de la democracia “deliberativa”.

Por Martín Krause. Publicado el 29/10/14 en: http://bazar.ufm.edu/el-analisis-economico-de-la-politica-y-la-teoria-de-la-democracia-deliberativa/

 

Con los alumnos de la materia Public Choice, en el doctorado del SMC leemos a John Scott (con ese nombre, en verdad, mexicano), sobre “El Análisis Económico de la Política: métodos y límites”. El autor realiza una crítica al desarrollo “neoclásico” del Public Choice (sería difícil incluir a Buchanan en esto) y promueve un análisis normativo basado en la Economía del Bienestar que denomina “política del bienestar”, la que promovería soluciones políticas basadas en la teoría de la “democracia deliberativa”, “como mecanismo para la generación de información interpersonal, o conocimiento común (Binmore, 1990) sobre la naturaleza de las opciones, y la intensidad relativa de las preferencias de los votantes”.

Elecciones

El autor sostiene que en términos “prácticos” esta democracia sería concebible técnicamente, extendiendo la democracia electrónica con la “capacidad de interacción entre las terminales individuales, permitiendo de esta forma calibrar las perspectivas individuales entre sí en función del proyecto de decisión colectiva”.

En cuanto a la teoría de la “democracia deliberativa”, la mejor crítica al respecto es la del notable libro de Guido Pincione y Fernando Tesón “Rational Choice and Democratic Deliberation: A Theory of Discourse Failure”: http://www.amazon.com/Rational-Choice-Democratic-Deliberation-Discourse/dp/0521175380/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1414533991&sr=8-1&keywords=pincione

El resumen de Amazon dice lo siguiente:

“En la deliberación política pública, la gente se equivoca y miente según ciertas tendencias definidas. Ese fracaso del discurso es el resultado de conductas que son tanto instrumental como epistémicamente racionales. Las prácticas deliberativas de la democracia liberal (y peor aún en los casos de sociedades represivas y no democráticas) no pueden ser mejoradas para superar la tendencia de los ciudadanos racionales a creer y decir cosas que se contraponen con las proposiciones confiables de las ciencias sociales. La teoría tiene varios corolarios. Uno de ellos es gran parte de la filosofía política contemporánea puede ser considerada como un intento para vindicar, en bases morales y simbólicas, las formas que toma el fracaso del debate en la deliberación política pública. Otro es que las prácticas deliberativas no pueden ser rescatadas incluso con fundamentos no epistémicos, tales como la paz social, la imparcialidad, la participación y la igualdad. Para reducir el fracaso del debate, este libro propone reducir el área de la política mayoritaria y ampliar los mercados.”

Según Pincione y Tesón como los votantes no tienen incentivo para estar políticamente informados las teorías deliberativas terminan siendo utópicas ya que una deliberación en esas condiciones será de baja calidad o, peor aún, errada. Esto se intensificaría con la retórica de los que buscan algún privilegio y para ello terminan alimentando a la discusión con información equivocada y sesgada. Según estos autores el fracaso de la deliberación se debe a tres causas:

  1. Un costo muy elevado para conocer y aprender las ciencias sociales que nos permitirían entender el funcionamiento de la sociedad (ignorancia racional).
  2. La demagogia de los políticos para sacar ventaja de esta ignorancia en su propio beneficio o el de grupos de interés.
  3. Los amplios poderes redistributivos del estado gobernados por mayorías.

Los argumentos “vívidos” superan a los “opacos”. Tomemos el caso de los subsidios a los productores agrícolas en los países desarrollados (Europa, Japón y Estados Unidos). Suele apelarse a la imagen “vívida” de algunos productores en la ruina y obligados a dejar su propiedad y de allí a la necesidad de darle apoyo a través del subsidio; el argumento en contra, en cambio, es “opaco” ya que se trata de un razonamiento analítico económico con mucho menos atractivo que el primero. No se muestran aquí imágenes de contribuyentes pobres en otras áreas de la economía que tendrán que pagar más impuestos para financiarlos o que no llegan a fin de mes debido a la mayor carga de impuestos y esto se debe a que el costo del subsidio resulta disperso en pequeñas cantidades entre todos los contribuyentes, para ninguno de los cuales esa cantidad justifique el esfuerzo que debería realizar para informarse.

 

Martín Krause es Dr. en Administración, fué Rector y docente de ESEADE y dirigió el Centro de Investigaciones de Instituciones y Mercados (Ciima-Eseade).

Los tres costosos años del cepo cambiario.

Por Adrián Ravier: Publicado el 28/10/14 en: http://opinion.infobae.com/adrian-ravier/2014/10/28/los-tres-costosos-anos-del-cepo-cambiario/

 

Hace exactamente tres años, un 28 de octubre de 2011, con Amado Boudou como Ministro de Economía, se impulsaba desde la AFIP el “Programa de Consultas de Operaciones Cambiarias” a través de la Resolución General 3210/11. El cepo aparecía poco después de la reelección de la Presidente Cristina Fernández de Kirchner –victoriosa con el 54 % de los votos-, lo que había iniciado un proceso de fuga de capitales. El mercado se anticipaba entonces al endurecimiento del modelo en un sentido opuesto al de la libertad individual, los derechos de propiedad, la economía de mercado y el gobierno limitado.

Restricciones para todos

En ese entonces el dólar oficial cotizaba a $4.24, mientras que el paralelo apenas tomaba distancia hacia los $4.49, según informaban entonces los distintos medios de prensa. Unos pocos meses después, las empresas importadoras empezaron a requerir el visto bueno del Banco Central (BCRA) para hacer giros al exterior, lo que implicó demoras y complicaciones en la importación de productos básicos que se trasladaron muy pronto a las góndolas de los supermercados.

La Resolución General 3333 agravó aún más la situación, restringiendo la compra de divisas para viajar al exterior. La AFIP solicitaba que los interesados pidieran una autorización a la entidad, la que aprobaba o rechazaba las solicitudes al mismo tiempo que fijaba unilateral y arbitrariamente los montos.

El cepo impactó también en el mercado inmobiliario y en el atesoramiento. En el primer caso, debido a que las operaciones se hacían en divisas y los compradores tenían dificultades para obtenerlas. En el segundo caso, porque los ahorristas ya no podían obtener divisas al cambio oficial.

Por un tiempo, los turistas que salían del país disfrutaron de un subsidio, pagando sus gastos en el exterior con tarjeta de crédito y saldándolos en pesos al cambio oficial. Pero este acceso se cerró en agosto de 2013 con un recargo del 15 % primero, el que luego aumentó a un 35 %. Para fines de ese mes, el cambio oficial alcanzaba los $5,70, y el cambio informal o “blue”, los $9,40.

A partir del 20 de noviembre de ese mismo 2013, Axel Kicillof pasó a ser el Ministro de Economía, con un cambio oficial en $6,12, y un cambio paralelo en $9,04. No ha pasado un año aun de su gestión, y la devaluación en el cambio oficial llegó al 40 %, mientras que el paralelo acumuló una suba de más del 60 %, agrandando la brecha entre uno y otro. Recordemos que al abrir el mercado esta mañana el cambio oficial está en $8,55 y el blue en $14,55.

La economía argentina presenta desequilibrios fiscales, monetarios y cambiarios, lo que deja estanflación, con una inflación que diversos analistas privados estiman en torno al 40 % y una recesión que se agrava y multiplica a todos los sectores de la actividad económica.

El cepo es parte del modelo

No debemos esperar el fin del cepo cambiario al menos hasta inicios de 2016, cuando un nuevo gobierno entre en funciones y se proponga un cambio de modelo. El cepo cambiario es parte de este modelo, como lo fue el 1 a 1 en el modelo de la convertibilidad. La única forma de abandonar este cepo cambiario es que el modelo explote por los aires, o bien, que se decida una gradual transición hacia un nuevo modelo. Cuando uno de los pre-candidatos presidenciables dijo que el cepo puede levantarse en 90 días, se refería precisamente a esa transición, la que puede tomar variadas formas.

Cabe recordar mi propia propuesta de convertibilidad a $15 por dólar unos días después de la mencionada asunción de Kicillof, con el único objetivo de sincerar la situación cambiaria. Su aplicación en estos días, posiblemente nos conduzca a una devaluación mayor y más costosa, para fijar una nueva convertibilidad a más de $20 por dólar, valor que surge de dividir el circulante, por las reservas netas del BCRA. Lógicamente, esto debería ir acompañado de equilibrio fiscal -lo que requiere cierto ajuste- e independencia del BCRA para no seguir monetizando los déficits fiscales acumulados. La propuesta resolvería el atraso cambiario, a la vez que se terminaría la inflación.

Volviendo al modelo vigente, y por si quedan dudas, vale la pena señalar que, si se intentara abandonar el cepo cambiario en este momento, sin otros cambios de fondo, los ahorristas se lanzarían inmediatamente sobre los dólares al cambio oficial y la fuga de capitales dejaría al BCRA sin reservas para sostener nuestra ya débil moneda nacional. La inflación se aceleraría rápidamente con claros riesgos de hiperinflación.

Que el cepo explote junto con el modelo antes de las elecciones no parece un escenario probable. Por un lado, los derechos de exportación permiten aun que el gobierno cuente con reservas suficientes para sostener el tipo de cambio oficial, compensando la fuga de capitales. Pero además, sin la cláusula RUFO como obstáculo a partir de enero próximo, el acuerdo con los holdouts parece lógico, y con ello se abrirán fuentes de financiamiento que permitan sostener el golpeado modelo.

Se abriría con el acceso a la deuda pública, entonces, una nueva fase del populismo que no logrará resolver los problemas de fondo de la economía argentina, pero ayudarán a llegar al final de 2015 sin un abandono del modelo.

Un modelo que paradójicamente ya no incluye (sino que multiplica pobres y desempleados), que además requiere de endeudamiento para sostenerse, y que en definitiva parece ser “otro” modelo, diferente de aquel del relato oficial.

 

Adrián Ravier es Doctor en Economía Aplicada por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, Master en Economía y Administración de Empresas por ESEADE y profesor de Macroeconomía en la Universidad Francisco Marroquín.

DEBATE SOBRE LA REALIDAD.

Por Alberto Benegas Lynch (h)

 

El tema que aquí abordamos es de extrema importancia puesto que, entre otras cosas, si no hay realidad objetiva la idea de “la justicia” la impone quien tiene más fuerza sin mojón de referencia extramuros de la norma positiva. Como escribe Emanuel Sieyes en Ensayo sobre el privilegio, en ese caso, no habrá defensa contra el “ansia insaciable de dominación” financiada “por estúpidos ciudadanos que pagan tan caro para ser insultados” ya que “se ha establecido la existencia del legislador, no para conceder, sino para proteger nuestro derechos”.

 

Ahora resucita un debate en medios académicos sobre si la realidad tiene o no existencia ontológicamente independiente. Ya en otra oportunidad escribí sobre el relativismo para intentar la clarificación de que las cosas son independientemente de lo que opinamos que son (además de la conocida conclusión en cuanto a que la afirmación del relativismo hace que esa misma afirmación sea relativa). Una cosa es el esfuerzo por descubrir verdades que se traduce en que el conocimiento es provisorio sujeto a refutaciones y otra bien distinta es el relativismo (epistemológico, hermenéutico, cultural y ético tal como puse de manifiesto en el mencionado trabajo titulado “Las contradicciones del relativismo”). En esta ocasión enfatizo en el primer punto señalado sobre la realidad, en relación a lo cual debatimos hace unos días en una reunión de colegas.

 

En este sentido, se dice que lo que no es percibido no es real, es decir, la tesis originalmente expuesta por Berkeley. Pero eso habría que extenderlo al mismo sujeto que observa, esto es, que no existiría si no lo percibe otro y así sucesivamente lo cual no termina en la Primera Causa ya que, paradójicamente, no tendría existencia real si no es percibida por otro, situación que conduce a la inexistencia de todo (incluso de la afirmación del no-realismo).

 

Por otra parte, hay cosas que se estiman percibidas como, por ejemplo, los espejismos, las ilusiones y las estrellas que creemos observar cuyas luces navegan en el espacio pero que pueden haber dejado de existir hace tiempo.

 

Por el principio de no-contradicción, una proposición no pude corresponderse y no corresponderse simultáneamente con el objeto juzgado (como queda dicho, el relativista toma como verdad su relativismo). También cabe destacar que, sin duda, todo lo que entendemos es subjetivo en el sentido de que es el sujeto que entiende, pero cuando hacemos referencia a la objetividad o a la verdad aludimos a las cosas, hechos, atributos y procesos que existen o tienen lugar independientemente de lo que opine el sujeto sobre aquellas ocurrencias y fenómenos que son ontológicamente autónomos. Lo antedicho en nada se contradice con el pluralismo y los diversos fines que persiguen las personas, dado que las apreciaciones subjetivas en nada se contraponen a la objetividad del mundo. Constituye un grosero non sequitur afirmar que del hecho de que las valorizaciones y gustos son diversos, se desprende la inexistencia de lo que es.

 

Cuando se dice que no puede tomarse partido por tal o cual posición debe tenerse en claro que quien eso dice está de hecho tomando partido por no tomar partido, del mismo modo que quien sostiene que no debe juzgarse está abriendo un juicio. Como explicita Konrad Lorenz, si no hubiera tal cosa como proposiciones verdaderas no tendría sentido ninguna investigación científica puesto que no habría nada que investigar.

 

Paul Watzlawick en su libro titulado ¿Es real la realidad? concluye que “la tesis básica del libro [el que escribe] según la cual no existe una realidad absoluta, sino solo visiones o concepciones subjetivas, y en parte totalmente opuestas [de lo que es] la realidad, de las que se supone ingenuamente que responden a la realidad ´real´, a la ´verdadera´ realidad”.

 

Nos parece que aquí se confunden planos de análisis. El juicio subjetivo en nada cambia la existencia de las cosas, sus propiedades y atributos. Ese juicio podrá desde luego estar más cerca o más lejos de describir al objeto juzgado puesto que la proposición verdadera consiste en la concordancia o correspondencia del juicio con el objeto juzgado. Pero nuevamente decimos que esto no significa que las dificultades de lograr el cometido se hayan disipado: el camino para captar la realidad es siempre uno sinuoso y lleno de obstáculos. Nunca el ser humano llegará a una situación en que pueda ufanarse de haber completado su faena de haber abarcado la totalidad de lo real ya que estamos hablando de seres imperfectos, limitados y sumamente ignorantes.

 

Lo dicho no quita para nada lo certera de la observación de Watslawick en cuanto a la influencia del grupo en el individuo. En esta línea argumental, alude al experimento realizado por el psicólogo Asch en el que reunía un grupo de unos nueve estudiantes a quienes se les mostraba un par de tablas. En la primera se veía una línea vertical y en la segunda tres líneas también verticales de distinto tamaño y se les pregunta cual de las líneas de la segunda tabla coincide con la primera.

 

Para entrar en confianza se hacen varias rondas en las que hay unanimidad en las coincidencias (la línea del medio de la segunda tabla es idéntica a la de la primera). Luego viene el truco: a todos los estudiantes menos a uno se los instruye para que den una respuesta falsa. Se observa al disidente que en las primeras rondas opina con seguridad pero a media en que se repiten va perdiendo seguridad (esto se nota hasta en el tono de su voz cada vez más baja y poco convincente), hasta que  finalmente en gran parte de los experimentos el sujeto en cuestión opina como los demás aun sabiendo que su respuesta es evidentemente falsa. Esto revela la influencia que ejerce el grupo sobre la opinión de los menos.

 

Pero esto no modifica nuestros comentarios sobre la realidad, solo que demuestra la enorme presión de la multitud sobre quienes opinan distinto, lo cual puede comprobarse a diario con personas que no se atreven a opinar lo que se considera “políticamente incorrecto” y, por ende, dejan de cumplir con sus obligación moral de comportarse de acuerdo con la integridad elemental y la honestidad intelectual por cobardía, y así los timoratos dejan cada vez más espacio a la corriente dominante para que imponga su visión.

 

Para poner el asunto de otra manera, una cosa es afirmar erróneamente que la realidad depende de la opinión y que, por tanto, no hay verdad objetiva y otra bien diferente es reconocer que cada uno tiene el derecho de interpretar, debatir, exponer y mostrar según su criterio cual es la realidad de tal o cual cosa. Precisamente, en esto consiste la posibilidad de progreso y acercamiento a la captación de diferentes realidades. Las sucesivas refutaciones parciales o totales permiten el avance en el conocimiento.

 

La duda (no de todo puesto que no dudamos que dudamos) y el racionalismo crítico son buenos ejercicios: ubi dubiun ubi libertas (si no hay duda, no hay libertad) puesto que en un mundo de dogmáticos no se requiere libertad ya que todo sería certezas. Pero lo contrario no significa escepticismo en el sentido de desconfianza en nuestra capacidad perceptual,  sino que la conciencia del error nos da la pauta que somos capaces de distinguirlo de la verdad.

 

El realismo -también crítico- profesa la existencia del mundo exterior al sujeto que observa que es, por ende, distinto al sujeto que conoce. La ciencia se refiere a la expansión del conocimiento de ese mundo exterior que presupone para sus estudios y experimentos. La inteligencia, el inter-legum, apunta a expandir el conocimiento que no se refiere solo a lo que puede comprobarse en el laboratorio sino a fenómenos no verificables en la experimentación sensible sino en el razonamiento de procesos complejos.

 

John Hospers en el primer tomo de su Introducción al análisis filosófico explica que “una proposición verdadera describe un estado de cosas que ocurre; o en el caso de una proposición sobre el pasado, un estado de cosas que ocurrió; o en el caso del futuro, que ocurrirá” por el contrario “una proposición falsa da cuenta de un estado de cosas que no ocurre (o no ocurrió en el caso del pasado, o no ocurrirá en el caso del futuro)”, todo lo cual naturalmente alude a lo que existe o no existe en la realidad.

 

Por su parte, Nicholas Rescher en su obra Objetivity escribe que  “La independencia ontológica de las cosas -su objetividad y autonomía de las maquinaciones de la mente- constituye un aspecto crucial del realismo” de lo cual no se sigue que la mente pueda captar toda la realidad del universo, por lo que “coincidimos con el realismo en el énfasis de la independencia del carácter de la realidad, pero sabiendo que la realidad tiene una profundidad y complejidad que sobrepasa el alcance de la mente”. Esto, nuevamente recalcamos, es debido a las limitaciones de los humanos: el esfuerzo por captar la realidad para nada elimina la posibilidad de captar fragmentos de lo que existe.

 

Alberto Benegas Lynch (h) es Dr. en Economía y Dr. En Administración. Académico de la Academia Nacional de Ciencias Económicas y fue profesor y primer rector de ESEADE.

Una crítica al monetarismo de mercado.

Por Adrián Ravier: Publicado el 24/10/14 en: http://puntodevistaeconomico.wordpress.com/2014/10/24/una-critica-al-monetarismo-de-mercado/

 

Ivo Sarjanovic nos ofreció hace un tiempo una síntesis de un nuevo movimiento llamado “Monetarismo de Mercado“, el que intenta generar una segunda contrarrevolución en el ámbito científico. Hoy queremos compartir una nota crítica de Shawn Riteneour a esta teoría, con el objeto de impulsar o abrir el debate. A continuación copiamos una traducción al español que tenemos gracias al esfuerzo del Instituto Mises Hispano.

Si el lector no ha leído antes la nota de Sarjanovic, sugerimos comience leyendo aquella, para luego estudiar esta nota crítica.

Objetivo de PIB nominal: Monetarios de nuevo cuño o keynesianismo al viejo estilo

Al inicio del pánico financiero y la recesión económica de 2008, se revisaron múltiples políticas macroeconómicas. Algunos economistas argumentan que la crisis demuestra una necesidad de alejarse de una política monetaria discrecional al estilo de la de Ben Bernanke y por el contrario adoptar alguna norma de política monetaria. Una de las normas propuestas es el objetivo de PIB nominal (PIBN), popularizado por un grupo de economistas que han recibido el alias de “monetaristas de mercado”.

El monetarismo de mercado es sobre todo un fenómeno de la blogosfera, siendo los blogs más prominentes The Money Illusion, de Scott Sumner, The Market Monetarist, de Lars Christensen y Macro and other Market Musings, de David Beckworth. El más conocido del grupo, Scott Sumner (2012; 2011) ha escrito dos obras de investigación que explican su visión de la política monetaria y Christensen (2011) ha escrito un papel de trabajo que resume el trabajo del grupo.

Pero el monetarismo de mercado y el objetivo de PIBN han empezado a abrirse paso en los medios de comunicación, think tanks y también en el mundo político. El economista Tyler Cowen calificó al día en que la Reserva Federal anunció la QE3 como “día de Scott Sumner”, atribuyendo parcialmente a la influencia de los blogs de Scott Sumner el movimiento expansionista de la Fed. El experto de la CNBC, Larry Kudlow, ha alertado contra el objetivo de PINB y por tanto cambiado su tono previamente crítico sobre Bernanke. James Pethokoukis, un columnista del enormemente influyente American Enterprise Institute, ha estado utilizando el monetarismo de mercado para tratar de convencer al Partido Republicano para aprender a dejar de preocuparse y amar el helicóptero.

Por desgracia, a pesar de la reciente popularidad del monetarismo de mercado, el objetivo de PIB nominal no consigue el fin de ayudar a la coordinación macroeconómica. La teoría y política monetarista de mercado son insatisfactorias principalmente porque los monetaristas de mercado usan un marco teórico defectuoso al analizar la actividad económica, entienden mal cómo entran las expectativas en la toma de decisiones económicas y no reconocen las consecuencias reales de la política monetaria necesaria para estabilizar las expectativas de PIBN.

Los monetaristas de mercado ven lo que llaman “desorden monetario” como la causa del desplome financiero de 2008 y la consiguiente recesión (Christensen 2011, pp. 2-3). Al hacerlo, rechazan explícitamente la idea de inversión de capital como origen del ciclo económico (Sumner 2012, p. 132). También afirman creer en los mercados, suponiéndolos “eficientes y enfocados al futuro” (Christensen 2011, p. 29).

Destacan la naturaleza del enfoque al futuro de los mercados porque, para los monetaristas de mercado, las expectativas parecen prevalecer sobre todas las demás consideraciones. Así, ven el crecimiento esperado del PIBN como un mejor indicador de la política monetaria que los tipos de interés o la oferta monetaria real (Sumner 2012, pp. 143-151). Ven los tipos de interés como el precio de los fondos prestables, pero no reconocen que el tipo de interés es realmente una relación entre los precios de los bienes presentes respecto de los precios de bienes futuros o que la transacción no se produce solo en el mercado de los fondos prestables, sino de manera más importante a lo largo de toda la estructura de producción.

Al mismo tiempo, se argumenta que el actual nivel de precios y PIBN son mucho más dependientes de las expectativas actuales acerca de la oferta monetaria futura de lo que son de la oferta monetaria actual (Sumner 2012, p. 144). Como los mercados se enfocan al futuro, una política monetaria exitosa sería una que estabilice el PIBN esperado, porque los cambios repentinos en el PIBN esperado son los que causan perturbaciones macroeconómicas (Sumner 2012, p. 130).

La supremacía de las expectativas en su análisis puede verse en su explicación de la Gran Recesión. Se afirma que el origen del desplome financiero de 2008 fue contraccionista para la política de la Reserva Federal lo que hizo que los inversores se dieran cuenta de que la Fed no podría impedir o impediría una caída en el PIBN. El objetivo de PIBN supuestamente atemperaría las recesiones cuando la economía afronte sacudidas negativas en la oferta sosteniendo la demanda agregada cuando caiga la producción real (Christensen 2011, pp. 20-22; Sumner 2012, p. 147).

Dado el enfoque sobre el gasto agregado, no sorprende que los monetaristas de mercado hayan sido criticados por adoptar una visión keynesiana de la macroeconomía. No aceptan esas afirmaciones en absoluto. Su defensa de un estímulo monetario, dicen, no se debe a ningún deseo de políticas discrecionales, sino a su creencia en que la política monetaria ha sido demasiado rígida (Christensen 2011, p. 28).

Al mismo tiempo, rechazan volver a un patrón oro riguroso, pensando que contribuiría a problemas macroeconómicos porque muchos precios, se alega, son rígidos. Además, un patrón oro no puede evitar que  gobiernos irresponsables generen inestabilidad monetaria (Sumner 2012, pp. 161-62).

Problemas con el objetivo de PIBN

Hay varios problemas con el monetarismo de mercado que pueden clasificarse bajo tres categorías principales: su marco teórico y visión de la actividad económica, la forma de las expectativas y el grado en que entran en la toma de decisiones económicas y las consecuencias reales de su política monetaria sugerida.

Marco analítico defectuoso y visiones de la actividad económica

La razón fundamental por la que el objetivo de PIBN no está bien dirigido se debe a un marco analítico en general defectuoso que conlleva una compresión insatisfactoria de la actividad económica. Entiende mal la naturaleza de la coordinación de precios y deja a la estructura intertemporal del capital fuera del análisis.

Aunque los monetaristas de mercado rechazan categóricamente las afirmaciones de que son keynesianos, es comprensible que la gente lo piense. Afirman que las recesiones se deben a una insuficiente Demanda Agregada. Si piensa que la renta se crea por los flujos monetarios en lugar de por provisión de servicios productivos justificados en precios monetarios. Ignoran, rechazan u olvidan la importancia de la estructura de capital. Las inversiones están solamente dirigidas por las expectativas (o la sabiduría convencional) acerca del gasto nominal. Un colapso en la inversión lleva a la recesión y el desempleo debido a la rigidez de los precios (Sumner 2012, p. 161). La disminución de la demanda agregada y los precios y salarios rígidos se combinan para generar factores ociosos de producción y desempleo. Sin embargo, la política monetaria puede servir como remedio universal para los persistentes desequilibrios en los precios. Todo esto suena bastante keynesiano.[1]

De hecho todo su análisis se fundamenta en la aceptación del marco neokeynesiano de la oferta agregada-demanda agregada. Incluso en sus propios términos, hay problemas analíticos con el análisis OA/DA (Colander 1995; Garrison 1996). Lo más relevante y problemático para evaluar el objetivo de PIBN es que no existe una demanda agregada que se iguale con la oferta agregada a un solo nivel de precios.

De hecho, la economía social está constituida por una vasta red de mercados distintos que se integran en una compleja división del trabajo a través de la estructura intemporal de producción y el uso de un medio general de intercambio. Por tanto, la actividad productiva es el resultado de un enorme número de decisiones descentralizadas realizadas por una multitud de empresarios diferentes en lugares diferentes en la estructura de producción. El capital no es una masa informe homogénea (Foss y Klein 2012, pp. 105-130), así que la inversión no es un “yo” homogéneo (Garrison 2001). Un análisis sólido de la descoordinación macroeconómica debe tener en cuenta estos hechos.

Es posible que la gente disminuya su demanda de bienes de consumo y producción si aumenta su demanda de retener dinero. Esto, sin embargo, solo llevaría al desperdicio de recursos ociosos si los precios de estos recursos permanecieran por encima de los niveles de liquidación del mercado. Por supuesto, esto no persistirá si se permite que los precios se ajusten (Hutt 1979, pp. 138-139).

Si cae la demanda de un producto, el incentivo para obtener beneficios y evitar pérdidas llevará tanto a empresarios como a trabajadores a reducir los precios de venta. Salvo que se vean frustrados por decretos del gobierno o el miedo a la amenaza de huelga, los empresarios buscarán ajustar sus precios de venta a los niveles de liquidación del mercado. Esas reducciones de precios y recortes en el gasto estimulan la venta y el empleo continuos. Las ganancias reales de las empresas afectadas se estabilizarán, permitiéndolas continuar produciendo y, por tanto, demandando tierra, trabajo y bienes de capital de orden superior de otras empresas en la estructura de producción (Hutt 1979, pp. 53-56).

En lugar de permitir que los mercados se liquiden a través de los ajustes de precios de acuerdo con preferencias subjetivas, los monetaristas de mercado defienden que las autoridades monetarias produzcan estabilidad en el mercado aumentando la oferta monetaria. Sin embargo, esa inflación no equilibrará necesariamente la demanda y oferta específica  del dinero por parte de las personas que estén experimentando el exceso de demanda. Si precios y salarios son tan rígidos, necesitarán un aumento significativamente grande en el PIBN para mantener el equilibrio.

Sin embargo esto plantea todo el problema de los salarios rígidos. Existen varios problemas teóricos con la teoría de los salarios rígidos (Bellante 1995; Hulsmann 2003; Rothbard 2004, pp. 780-785). Por un lado, si hay solo una o un puñado de empresas usando, por ejemplo, salarios de eficiencia superior, entonces el empleo se restringirá solo en esos sectores y se expandirá en otros. Esto no llevaría a un aumento general del desempleo. Por otro lado, si todas las empresas pagaran los llamados salarios de eficiencia, ¿por qué este salario superior no se considera el salario de mercado?

Más importante es que centrarse en “salarios o precios rígidos” es de nuevo centrarse en algo equivocado. En el mejor de los casos, los precios rígidos no explican por qué empieza una recesión. Solo explicarían por qué se prolonga una recesión. Además, si los mercados no se equilibran debido al salario mínimo y otros controles de precios, difícilmente será un mercado libre. La solución sería eliminar la intervención del gobierno, no intervenir aún más arbitrariamente aumentando la oferta monetaria. Por otro lado, si los mercados laborales no se equilibran debido a contratos laborales a largo plazo (incluidos los sindicados), esto genera una oferta excesiva voluntaria de mano de obra.

De hecho, la historia revela que precios y salarios sí se ajustan a la baja si se les permite. Incluso en el caso de contratos a largo plazo, trabajadores y empresarios pueden negociar nuevos salarios de liquidación del mercado y lo hacen. Por ejemplo, los sindicatos de actores trabajaron junto a las empresas y músicos de las producciones de Broadway acordando un recorte salarial del 25% durante el periodo de siguió a los ataques terroristas del 11-S en Nueva York, que hicieron que cayera el negocio turístico (Daniels y Vann 2003). Varios sindicatos hicieron lo mismo en respuesta a la Gran Recesión (Uchitelle 2010). El sindicato de trabajadores del automóvil reconocía que a veces uno tiene que acordar un salario más bajo para mantener su trabajo cuando cae la demanda de mano de obra. Hace dos años, los músicos de la orquesta sinfónica de Pittsburgh acordar un recorte no menor del 9,7% en la paga. En respuesta a sus acciones, el director de la sinfónica, Manfred Honneck, se rebajó voluntariamente un 10% en el sueldo (Druckenbrod 2011).

Adicionalmente, las disminuciones en la demanda se experimentan siempre en mercados concretos. Cuando haya una disminución en la demanda o una disminución en la oferta a la vista de una demanda elástica, caerán los gastos totales. Advirtamos sin embargo que el gasto es el efecto de los cambios en las preferencias de compradores y vendedores,  no la causa de la disminución en la demanda u oferta. Salerno (2006) demuestra cómo esto se aplica a la economía social en sentido amplio. Los precios (y cantidades) de liquidación del mercado están determinados en todo mercado por la interacción de las escalas de valores de los individuos en las que los bienes se valoran en su relación entre sí y con el dinero. Solo después de que se hayan determinado ya los precios y cantidades de equilibrio en el mercado y, por tanto, el valor del dinero, se produce ese “gasto”.

Comprensión defectuosa del papel de las expectativas

Una manifestación concreta del insatisfactorio marco económico de los monetaristas de mercado es su comprensión de la forma y grado en que las expectativas entran en su análisis. Indudablemente, nadie debería discutir que las expectativas desempeñan un papel importante en el presente, ya que los resultados de la acción se cosecharán en algún momento del futuro. Por consiguiente, toda acción, incluyendo la producción, mira al futuro. Toda acción debe por tanto basarse en especulaciones acerca de los resultados esperados de varias acciones potenciales (Rothbard 2004, pp. 4-7; Ritenour 2010, pp. 33-36). Sin embargo, para entender la naturaleza de las fluctuaciones macroeconómicas, es esencial que tengamos una comprensión adecuada de la naturaleza de las expectativas que afectan a las decisiones de inversión.

Como se ha indicado antes, los monetaristas de mercado parecen creer que las acciones de los inversores están determinadas casi exclusivamente por las expectativas de futuro gasto nominal (o PIBN). El problema con esa perspectiva es doble.

Aunque una teoría económica sólida reconoce que las expectativas de producción en el futuro son un requisito previo de la acción en el presente, la economía no puede proporcionar una idea del contenido de estas expectativas o de cómo pueden cambiar con el tiempo. Las expectativas no son entidades autónomas, sino que están ligadas al objetivo de una persona, a su experiencia pasada en tratar de alcanzar su objetivo y a su capacidad emprendedora. Por tanto las expectativas no son monolíticas y por eso los empresarios deben incorporar la timología a su toma de decisiones (Salerno 2010, pp. 215, 220). Tratar a las expectativas como universales y monolíticas abre la puerta a graves errores en teoría económica.

Por ejemplo, los monetaristas de mercado afirman que son las expectativas del PIBN futuro las únicas que determinan las decisiones presentes de inversión y por tanto la dirección de la economía. Esta afirmación no reconoce que las recesiones no son meramente el resultado de disminuciones en el gasto agregado que sigan a un auge. Son el resultado del error empresarial (Hulsmann 1998; Rothbard 2000, pp. 8-9). Por ejemplo, es posible que los empresarios consigan ganancias incluso en un entorno de gasto total en disminución. Lo que importa no es el gasto agregado, sino la diferencia entre el precio de los productos y la suma de los precios de los factores de producción. Si la cantidad total de todo el gasto en la economía social cae y caen los precios generales, las empresas siguen pudiendo obtener beneficios mientras identifiquen aquellos proyectos en los que los factores estén infravalorados con respecto al precio futuro del producto que pueden utilizarse para producir.

Adicionalmente, la forma de expectativas supuesta es el origen de una incoherencia concreta en la literatura monetarista de mercado. Esta incoherencia, a su vez, también está relacionada con su fracaso en comprender las recesiones como consecuencia de una serie de errores empresariales. Los monetaristas de mercado suponen que los mercados son eficientes y miran al futuro. Al mismo tiempo, las recesiones se deben a disminuciones en el PIBN esperado. Si los mercados son eficientes mirando al futuro, ¿cómo puede haber una serie de errores empresariales? Parece que si los participantes del mercado hacen ajustes eficientes mientras miran adelante, no debería haber errores extendidos realizados por los empresarios. Si es así, ¿cómo puede haber recesiones?  Tal vez la respuesta podría ser, como implica Christensen (2011, p. 5), que aunque la gente tenga expectativas que son realmente racionales, no son perfectas. Aun así, si los participantes en el mercado prevén adecuadamente que la Fed no continuará o no podrá continuar aumentando el PIBN en 2008, ¿por qué debería haber una recesión? Si su previsión fue correcta, deberían haber actuado adecuadamente y liquidarse los mercados y como mínimo no habría habido un desempleo persistente y extendido.

Consecuencias de la política monetaria

El afecto de los monetaristas de mercado por el objetivo de PIBN demuestra una vez más que un marco teórico poco sólido a menudo lleva a políticas económicas poco sólidas. Uno de los mayores problemas de tratar de reducir las fluctuaciones económicas por medio del objetivo de PIBN son los efectos reales de la inflación monetaria necesaria para estabilizar el PIBN real o esperado. Es necesariamente cierto que el dinero recién creado entrará en la economía en puntos concretos. Por tanto, la inflación monetaria afectará a las demandas de ciertos bienes primero y luego a demandas de bienes diferentes al extenderse el dinero en la economía. El proceso de ajuste paso a paso durante el cual se absorbe el nuevo dinero genera necesariamente cambios reales en precios relativos y una redistribución real de la riqueza (Mises 1929, pp. 85-88; Mises 1938; Salerno 2010, pp. 202-203).

La expansión del crédito estimula necesariamente las malas inversiones al estimular los procesos de producción que son demasiado indirectos en relación con las preferencias temporales sociales (Strigl 1934, pp. 120-133; Mises 1949, pp. 547-562; Garrison 2001; Rothbard 2004, pp. 994-1004; Hayek 2008, pp. 189-329; Huerta de Soto 2006, pp. 347-384; Salerno 2012). Sin un aumento en los ahorros voluntarios, los procesos más largos de producción no pueden completarse. Este es el centro del problema de las malas inversiones.

Los defensores del objetivo de PIBN acaban potenciando la ilusión monetaria de que puede superarse la escasez y lograrse la prosperidad mediante inflación monetaria. DE hecho, emitir dinero fiduciario mediante expansión del crédito promueve una actividad insostenible de auge porque proporciona tanto el incentivo como los medios para que los empresarios asuman proyectos para los que no hay recursos reales suficientes. La consecuencia necesaria de la inflación monetaria (incluso si se desea estabilizar el crecimiento del PIBN real o esperado) es el ciclo de auge/declive, en el que se desperdician recursos, se consume capital y la sociedad se empobrece en términos relativos. Ese resultado es exactamente el opuesto de los deseos de los que defienden el objetivo de PIBN.


Bibliografía

Bellante, D., 1995. “Sticky Wages, Efficiency Wages, and Market Process”. Review of Austrian Economics, 8(1), pp. 21-34.

Christensen, L., 2011. Market Monetarism: The Second Monetarist Counter-revolution, s.l.: s.n.

Colander, D., 1995. “The Stories We Tell: A Reconsideration of AS/AD Analysis”. Journal of Economic Perspectives, 9(3), pp. 169-188.

Daniels, P., y Vann, B., 2003. Broadway Musicians End Strike on “Minimums.”World Socialist Web Site, 13 de marzo.

Druckenbrod, A., 2011. PSO’s Honeck Takes Pay Cut in Solidarity with Musicians. [Online] [Accedido el 18  de marzo de 2013].

Foss, N. J., y Klein, P. G., 2012. Organizing Entrepreneurial Judgment. Cambridge: Cambridge University Press.

Garrison, R., 1996. ASAD: A Sad Development in Macroeconomic Pedagogy. [Online] [Accedido el 26 de enero de 2013].

Garrison, R., 2001. Time and Money: The Macroeconomics of Capital Structure. London: Routledge.

Huerta de Soto, J., 2006. Money, Bank Credit, and Economic Cycles. 2ª ed. Auburn, Ala.: The Ludwig von Mises Institute. [Dinero, crédito bancario y ciclos económicos].

Hülsmann, J. G., 1998. “Toward a General Theory of Error Cycles”. The Quarterly Journal of Austrian Economics, 1(4), pp. 1-23.

Hülsmann, J. G., 2003. “Optimal Money Policy”. The Quarterly Journal of Austrian Economics, 6(4), pp. 37-59.

Hutt, W. H., 1979. The Keynesian Episode: A Reassessment. Indianapolis, Ind.: Liberty Press.

Mises, L. v., [1929] 2006. “Monetary Stabilization and Cyclical Policy”. En: P. L. Greaves, Jr., ed. The Causes of the Economic Crisis and Other Essays Before and After the Great Depression. Auburn, Ala.: The Ludwig von MisesInstitute, pp. 53-153.

Mises, L. v., [1938] 1990. “The Non-Neutrality of Money”. En: R. M. Ebeling, ed. Money, Method, and the Market Process. Norwell, Mass.: Klewer Academic Publishers, pp. 69-77.

Mises, L. v., [1949] 1998. Human Action. Scholar’s Edition. Auburn, Ala.: TheLudwig von Mises Institute. [La acción humana]

Ritenour, S., 2010. Foundations of Economics: A Christian View. Eugene. Oreg.: Wipf and Stock.

Rothbard, M. N., 2000. America’s Great Depression. 5ª ed. Auburn, Ala.: TheLudwig von Mises Institute.

Rothbard, M. N., 2004. Man, Economy, and State with Power and Market. Auburn, Ala.: The Ludwig von Mises Institute.

Salerno, J. T., 2006. “A Simple Model of the Theory of Money Prices”. The Quarterly Journal of Austrian Economics, 9(4), pp. 39-55.

Salerno, J. T., 2010. “Ludwig Mises on Inflation and Expectations”. En Money Sound and Unsound. Auburn, Ala.: The Ludwig von Mises Institute, pp. 199-236.

Salerno, J. T., 2012. “A Reformulation of Austrian Business Cycle Theory in Light of the Financial Crisis”. The Quarterly Journal of Austrian Economics, 15(1), pp. 3-44.

Strigl, R. v., [1934] 2000. Capital and Production. Auburn, Ala.: The Ludwig von Mises Institute.

Sumner, S., 2011. The Case for NGDP Targeting : Lessons from the Great Recession. Londres: Adam Smith Research Trust.

Sumner, S., 2012. “How Nominal GDP Targeting Could Have Prevented the Crash of 2008”. En D. Beckworth, ed. Boom and Bust: The Causes and Curse of the Great Recession. Oakland, Calif.: The Independent Institute, pp. 129-164.

Uchitelle, L., 2010. “Unions Yield on Wage Scales to Preserve Jobs”. The New York Times, 20 de noviembre, p. A1.


[1] Ver Hutt, W. (1979) y Huerta de Soto, J. (2006) sobre las mentiras de la economía keynesiana. La misma crítica de la economía keynesiana en esta literatura se aplica también al monetarismo de mercado.


Publicado el 12 de abril de 2013. Traducido del inglés por Mariano Bas Uribe. El artículo original se encuentra aquí.

 

Adrián Ravier es Doctor en Economía Aplicada por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, Master en Economía y Administración de Empresas por ESEADE y profesor de Macroeconomía en la Universidad Francisco Marroquín.

Tecnología-ideología y Protágoras

Por Armando Ribas. Publicado el 26/10/14 en: http://www.laprensa.com.ar/428822-Tecnologia-ideologia-y-Protagoras.note.aspx

Lamentablemente, gran parte de la humanidad sigue sometida a Marx. Ignoran que el desarrollo económico surgió cuando se creó el sistema que éticamente reconoció la naturaleza humana y así permitió la libertad.

Cuando analizamos la historia nos encontramos con pensadores cuyas ideas tienen vigencia en la actualidad. Entonces voy a comenzar en Atenas de donde no podemos olvidar a Aristóteles, pero me voy a referir primeramente a alguien que tengo la impresión que sigue siendo poco conocido. Y es importante conocerlo, pues planteó hace tanto tiempo un principio que considero fundamental para entender la situación que enfrentamos hoy en el mundo y en la Argentina, por supuesto. Su nombre es Protágoras y dijo: “El hombre es la medida de todas las cosas, de las que son que son y de las que no son que no son”.

Las anteriores palabras significan no otra cosa que es el hombre quien hace hallazgos y comete errores. Entonces a partir de estos principios podemos comprender la evolución que ha tenido el mundo en estos últimos doscientos años, así como el descalabro sufrido por la humanidad desde sus inicios, tal como lo bien lo explica William Bernstein en su The Birth of Plenty (El nacimiento de la abundancia) señala: “Comenzando alrededor de 1820 el paso del avance económico dio un salto. Haciendo del mundo un mejor lugar para vivir. ¿Qué pasó? Una explosión en la innovación tecnológica que nunca antes se había visto”.

Por ello volviendo a Atenas recordemos las palabras de Demóstenes que dijera: “Atenienses no os descorazonéis ante la situación actual por desesperada que os parezca. Pues aquello que en tiempos pasados era lo peor resulta lo mejor en el futuro. ¿Y esto por qué? Porque como no habéis hecho atenienses nada de lo que era necesario os han ido mal las cosas, más si anduvieran así, habiendo hecho todo lo necesario, no había esperanza de mejora”.

La validez de esas palabras es indubitable. Así a partir de ellas, ¿qué fue lo necesario que se hizo para lograr el desarrollo tecnológico y el bienestar de nuestros días? Y más aun explicar el porque de la permanencia de países subdesarrollados y también las razones de la crisis europea. No debiera caber dudas de que el principio del desarrollo surgió cuando se creó el sistema que éticamente reconoció la naturaleza humana y en función de ese aprendizaje se creó el sistema político que permitió la libertad en la historia limitando el poder político y reconociendo los derechos individuales: a la vida, a la libertad, a la propiedad y a la búsqueda de la felicidad.

O sea y perdónenme una vez más la secuencia de las citas pero afortunadamente lo que estoy planteando no surge de mis ideas. Si así fuera estaríamos viviendo en la Edad Media. Entonces dijo Alexis de Tocqueville: “Tanto son más fuertes los vicios del sistema, que la virtud de los que lo practican”.

Fue entonces gracias a Estados Unidos que el mundo no quedó bajo la férula nazi o comunista, pues ya debiéramos saber igualmente que lo que considero la ignorancia de la falibilidad del hombre y la supuesta creación de un hombre nuevo fue el principio ético en el que se basó el totalitarismo. Pero aun hoy es la esencia del socialismo nacionalista que impera en los países sub desarrollados y causado una vez más la presente crisis europea.

MERA CONSECUENCIA

Hoy vivimos en un mundo donde impera la tecnología y pareciera ser la determinante. En ese presupuesto se ignora que la tecnología ha sido la consecuencia, y el sistema determinante. ¿Podría haber habido avance tecnológico en un mundo en el que al que dijera que la tierra le daba la vuelta al sol lo quemaban? No fue por casualidad que la mayor parte de los inventos se hiciesen en Estados Unidos y no en Rusia. Y decididamente me atrevo a decir que no es que los americanos fueran más inteligentes que los rusos. El respeto por la propiedad privada ha sido el determinante de la creación de riqueza.

Por la misma razón que no podemos explicar el inicio del avance del mundo en función de la mayor inteligencia de los hombres, tampoco es la causa del desarrollo y el subdesarrollo. La propiedad privada y aun más el derecho de propiedad intelectual ha sido el determinante de la evolución tecnológica. Y el sistema es el producto de la ideología que lo sostiene. Ideología es definida por el Diccionario de la Lengua Española: “Ideología: Rama de las ciencias filosóficas que trata del origen de y clasificación de las ideas”.

Por tanto ideologías hay muchas, pero la válida en el orden político ha sido una sola.

El socialismo precisamente es una ideología que lamentablemente está vigente, y cuya validez se manifiesta en la búsqueda del poder político. Fue Marx quien reconociera primeramente el avance del mundo y en el Manifiesto escribió: “La burguesía durante su gobierno de escasamente cien años, ha creado más masivas más colosales fuerzas productivas, todas las generaciones que le precedieron en conjunto”. Ese fue el sistema que denominara capitalismo y lo descalificara éticamente, como la explotación del hombre por el hombre.

Si así hubiese sido la conclusión sería que eliminada la explotación desaparecería la creación de riqueza, y sin embargo ese no ha sido el caso, sino el sistema aceleró la creación de riqueza a través del avance tecnológico hasta nuestros días. Pero lamentablemente gran parte de la humanidad parece sometida a Marx vía Eduard Bernstein y Vladimir Lenin. Del primero está vigente la socialdemocracia, marxismo sin revolución y con votos, y del segundo el antiimperialismo.

Entonces volviendo a la problemática actual es necesario definir la ideología que sustentada en el conocimiento de la naturaleza humana define la concepción ética que la sustenta. De ella surge el conocimiento negado hoy por el Papa que fuera definido por Adam Smith: “Persiguiendo su propio interés frecuentemente promueve el de la sociedad más eficazmente que cuando el realmente intenta promoverlo. Nunca he sabido de mucho bien hecho por aquellos que pretenden actuar por el bien público”. A los hechos me remito e insisto que Protágoras, Aristóteles y Adam Smith están presentes.

Armando P. Ribas, se graduó en Derecho en la Universidad de Santo Tomás de Villanueva, en La Habana. Obtuvo un master en Derecho Comparado en la Southern Methodist University en Dallas, Texas. Es abogado, profesor de Filosofía Política, periodista, escritor e investigador y fue profesor en ESEADE.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 107 seguidores