Balotaje: Ganar sin haber Ganado

Por Gabriela Pousa: Publicado el 26/10/15 en: http://www.perspectivaspoliticas.info/ganar-sin-haber-ganado/

 

Primer round ganado. Cambiemos sin triunfar ha triunfado. Así suelen suceder las cosas en Argentina: de manera extraña, caótica, impensada. Esta elección que abre las puertas al balotaje arroja lecturas varias aunque no haya grandes misterios que socavar de sus entrañas.

Todo estaba más a la vista de lo que parecía, el hartazgo y el descontento general también, aunque no se hayan percibido con claridad en la previa electoral. Políticos, periodistas, analistas subestimaron a la gente. 

Es verdad que esta es una sociedad que dio muestras bastas de cegarse cuando debía ver y mirar. Sin embargo, doce años es un lapso extenso en demasía para ocultar la realidad. Cada uno vio lo que quiso o pudo, y entendió que así no se podía más. 

La elección también dejó al descubierto el miedo que se gestó durante la “década ganada”: la gente no se animaba a decir a quién votaba. Pasamos del voto vergüenza menemista al voto temor por las represalias kirchneristas. El cuarto oscuro nos liberó. Basta de callar porque las consecuencias son peores que ese silencio aparentemente protector. Al margen o no tanto,  aunque fue tan denostado, el voto útil también existió.

Cambiemos se impuso en todas las villas miserias del conurbano y Capital. ¿Cómo fue que los habitantes de asentamientos paupérrimos desestimaron los planes sociales, el asistencialismo, el reaseguro de un aparato clientelar? La respuesta parece compleja pero se define en la evidencia: frente a las tumbas de los hijos víctimas del paco, frente al hambre y la desidia, frente al bolsón de comida que no alcanza para saciar a los más chicos de la familia se desvanece toda oratoria.

Cristina habló mucho y mintió más, a Cristina la vieron solo por TV. A las mentiras las palparon. En contrapartida, a María Eugenia Vidal la pudieron ver y tocar. Ella habló poco y escuchó más. No son sutiles las diferencias cuando en el aire abunda el desabrigo y la soledad. El trabajo de hormiga le ganó a la maquinaria industrial de la mentira y el relato. La cara lavada se impuso al maquillaje, y no es solo un enunciado literal. Las entrelineas dicen más.

El compromiso ciudadano hizo el resto. Al pueblo tucumano le debemos el coraje de demostrarnos en las calles que, únicamente saliendo de la comodidad, podía impedirse otro atropello a la voluntad popular. Las hordas de fiscales voluntarios fueron el mejor ejército de una democracia que yacía desarmada. 

Mauricio Macri por su parte, hizo algo que para muchos fue poco estratégic pero quedó a las claras que la estrategia pesa menos que la convicción de llegar por los medios que determinen la naturaleza de los fines perseguidos. No prometió milagros. Los “entendidos” en la materia lo señalaron con el dedo acusador por ese hecho pero, el argentino medio, lejos de los dogmas del armado de un candidato, supo ver la fidelidad en una propuesta que no seducía tanto quizás pero que, justamente por eso, era mucho más certera y coherente con lo que el kirchnerismo ha de dejar.  

Consumimos palabras lindas tantas veces y acá estamos: con los oídos embelesados pero con el país devastado. Cuando de política se trata, las palabras bonitas, las promesas de panacea, suelen estar alejadas de la verdad. La sociedad lo aprendió por experiencia. Los espejitos de colores no subyugaron, los mitos de la política nacional se derrumbaron, y lo que es más importante aún, es que no se ha votado héroes de barro. 

Nadie cree que Mauricio Macri es el redentor, el salvador o un predestinado. Si así fuese volveríamos a caer en la decepción. Por el contrario, se votó un equipo, se votó una salida, se votó convicción muchísimo más allá de ideología y prestidigitación. Se maduró.

Injusto sería no reconocer al kirchnerismo su aporte fundamental en esta carrera. Eligieron a dedo al sucesor, usaron al Papa, apelaron a las peores prácticas de la vieja política clientelista, le quitaron a Jaime Stiusso las herramientas para mostrar sin tapujos lo que son: extorsionadores de grandes ligas, operadores no de política sino de politiquería, revanchistas, vengativos, militantes de escritorio donde hacer negocios para beneficio propio. 

Aníbal Fernández fue el talón de Aquiles en la provincia de Buenos Aires, mostró lo peor de lo peor. Fue el Daniel Filmus y el  Amado Boudou de esta elección.  Todo ello lo dejaron en la vidriera donde el elector pudo verlo sin distorsión. Y el elector entendió. Es verdad que no hay que subestimar al adversario. Harán lo indecible por revertir un resultado que parece inmutable en este corto-mediano plazo. La historia hará lo demás: poner a cada uno en su justo lugar. 

Hoy se respira un aire distinto en Argentina, no es ese exitismo fanatizado de otras veces que terminó frustrándonos porque acá no es Macri quién debe hacer el trabajo. La fiscalización del domingo no terminó, por el contrario recién ha comenzado. De ahora en más a la democracia se la fiscaliza a diario, o en cuatro años estaremos nuevamente derrotados.

Hay mucha más tela que cortar pero para eso hay tiempo. Esta es una bienvenida pero debe ser también un adiós para siempre, adiós al oportunismo de los egos desmedidos. Es muy probable que de ahora en más se nos muestre un Daniel Scioli sedado, afable, sin los vicios que mostró en los últimos tiempos al dar prueba fehaciente de tener el gen kirchnerista en la frente. Un Scioli que quiere el debate, artilugios del marketing. Seguramente será el camaleón de esta etapa previa a la segunda vuelta de la elección. Manotazos de ahogado, internas salvajes, desesperación. 

A nadie debe sorprender que toda la maquinaria oficialista atente contra la marea del cambio que se viene: no es gratis el paso dado aún cuando ya hemos pagado demasiado. Habrá paros subrepticios de subte, cortes de calles, habrá caos, habrá carpetazos que ya no surten el efecto deseado, habrá aprietes y “casualidades” que no serán tales. 

La atención de la gente es definitoria en este ahora. Un minuto de distracción puede dejarnos otra vez sumergidos en el océano del desparpajo y la corrupción. Cristina dijo el día después de su penúltima derrota electoral: “Aún somos gobierno, aún tengo el poder“. Debilitado pero poder al fin. No subestimemos a quién demostró emerger mil veces de las cenizas como Ave Fénix.

No tienen enemigos afuera, hay que dejarlos hacer y entender que son las ultimas fichas de un desesperado. Que terminen subidos al ring en que han convertido al país, que se noqueen a sí mismos.  Así, librados los doce rounds, el show habrá terminado y mermarán los aplausos hasta quedar definitivamente silenciados.

Entonces sí, otra etapa habrá comenzado. Cristina se irá pero nosotros habremos quedado, y ese será el verdadero triunfo electoral a fiscalizar a diario los próximos cuatro años. 

 

Gabriela Pousa es Licenciada en Comunicación Social y Periodismo por la Universidad del Salvador (Buenos Aires) y Máster en Economía y Ciencias Politicas por ESEADE. Es investigadora asociada a la Fundación Atlas, miembro del Centro Alexis de Tocqueville y del Foro Latinoamericano de Intelectuales.

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: