¿Maldición de Bin Laden?

Por Alejandro A. Tagliavini. Publicado el 8/4/13 en http://www.generaccion.com/noticia/186298/maldicion-bin-laden

La metafísica -tan brillantemente desarrollada por Aristóteles- ha sido desacreditada por el racionalismo porque, al ser éste la exageración de la razón al punto de creer que puede construir ignorando lo que es natural, tiene que despreciar el estudio esencial de la naturaleza. La meta (centro, esencia de la) física, que por tanto es la base de toda ciencia real, es por donde los verdaderos científicos de todas las ramas deberían empezar a estudiar.

Creído el racionalismo que puede superar a lo que es natural, sucede que sus postulados no se cumplen y, entonces, no encuentra mejor remedio que suponer y creer en conspiraciones de las fuerzas del mal. Cuando la metafísica (la esencia de la física) muestra que el mal no tiene existencia propia sino que es ausencia de bien.

No existe, como decía el maniqueísmo, un dios del bien y otro del mal en permanente lucha, sino solo un Dios del bien y, entonces, el mal es solo ausencia de bien (como en física, la oscuridad es nada, es solo ausencia de luz). Así, para la naturaleza combatir el mal no tiene ningún sentido: basta con poner bien donde no lo hay, como encender la luz en la oscuridad. Pero el racionalismo inventa el mal y lo combate, como se combate con molinos de viento.

Varios medios se han hecho eco de la “Maldición Bin Laden”: resulta que del Team 6 de los Navy Seals, los 25 hombres que asesinaron al terrorista más buscado, quedan pocos. El último falleció en un choque con su paracaídas, mientras que en 2011, durante una operación en Afganistán, un helicóptero de la OTAN se estrelló falleciendo 38 soldados, 22 del Team 6. Y aunque el presidente afgano aseguró que los talibán lo derribaron, el gobierno estadounidense nunca confirmó que muriera casi todo el equipo 6. En cualquier caso, lo que queda claro es que no hay ninguna maldición (que el mal no existe), porque no fallecieron “fortuitamente”, sino que no estaban haciendo el bien más bien jugando con la violencia.

El papa Francisco, cuya popularidad parece aumentar -de 100.000 personas en la plaza San Pedro el día de su elección, sumaron más de 250.000 en las pascuas-, en su mensaje urbi et orbi aseguró que “el amor de Dios es más fuerte que el mal… Pascua significa éxodo, el paso del hombre… del mal, a la libertad del amor, que es el bien”,  y denunció “las divisiones provocadas por la codicia de quienes buscan fáciles ganancias, el egoísmo que amenaza la vida humana”, lo que me recuerda a los políticos que, en lugar de hacer carrera compitiendo sanamente en el mercado (sirviendo al público) pretenden, con el uso del monopolio de la violencia que se arroga el Estado, hacer fortuna fácil y rápido sin importar cuantas guerras haya que inventar.

El obispo de Roma, pidió por la paz. El dictador norcoreano prometió la ampliación de su arsenal nuclear para hacer frente a las amenazas. Pero del otro lado no se quedan cortos, Corea del Sur confirmó maniobras militares con EEUU. La escalada viene aumentando desde que el 7 de marzo pasado la ONU aplicó nuevas sanciones a Pyongyang. También elevaron la tensión los dos ejercicios militares anuales entre Seúl y Washington. No estaría mal que, en lugar de tanta amenaza, prueben con el diálogo y la apertura, incluidas las fronteras, cerradas por temor a una avalancha de hambrientos norcoreanos.

 Alejandro A. Tagliavini es ingeniero graduado de la Universidad de Buenos Aires. Es Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California y fue miembro del Departamento de Política Económica de ESEADE.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s