Keiko Fujimori es la favorita en las elecciones de Perú

Por Emilio Cárdenas. Publicado el 2/6/16 en: http://www.lanacion.com.ar/1904944-keiko-fujimori-es-la-favorita-en-las-elecciones-de-peru

 

El próximo domingo los peruanos volverán a las urnas. Lo harán para votar en la segunda vuelta de sus elecciones presidenciales nacionales.

La paridad o empate técnico entre los dos contendores que las encuestas sugirieron desde un primer momento parece, sin embargo, haberse roto al tiempo de culminar la campaña y silenciarse los debates. Los números sugieren ahora que Keiko Fujimori podría ser la ganadora y que Pedro Pablo Kuczynski terminaría siendo derrotado. Con una diferencia del orden de unos cinco o seis puntos, a favor de la primera.

Pero, cuidado, en las elecciones peruanas la última semana, la anterior al día en que se debe votar, ha deparado algunas veces verdaderas sorpresas. Sin ir más lejos, en la última semana de las elecciones del año 2011, la propia Keiko Fujimori aventajaba al presidente Ollanta Humala por casi dos puntos y, sin embargo, terminó siendo derrotada.

Nadie puede entonces pretender todavía ser ni ganador, ni imbatible. La recta final es difícil. Y lo cierto es que todavía hay un 5% de votantes que manifiesta ser indecisos, sumado a un curioso 12% que asegura que votará en blanco, o que hará anular su voto.

Dieciséis años después de que Alberto Fujimori -envuelto en escándalos de corrupción y acusaciones de haber violado los derechos humanos de algunos de sus connacionales- renunciara a la presidencia de su país (por fax, desde Japón) su tenaz hija, a los 41 años, puede de pronto transformarse en la primera mujer que conduzca al ascendente Perú.

Cuando culmina la pulseada entre ella y su rival, el economista Pedro Pablo Kuczynski, de 77 años, la empeñosa Keiko Fujimori está más cerca de triunfar que nunca hasta ahora, redimiendo de algún modo a su padre. Así lo cree el 55% de los peruanos.

Como ha comenzado ya la “veda” de encuestas, los hechos de la última semana -a la que por ello se califica de “ciega”- y su impacto en la contienda electoral peruana no podrán ser, en más, “medidos” con cifras y deberán ser evaluados e interpretados por cada uno de los votantes.

Seamos algo más específicos en cuanto a la conformación de la actual perspectiva de los votos. Keiko Fujimori llega a la segunda vuelta liderando claramente en el norte de su país. En Lima, en cambio, está “cabeza a cabeza” con Pedro Pablo Kuczynski. Pero pierde feo en el sur andino, donde las preferencias están aparentemente del lado de su rival.

En el “interior urbano” de Perú, las encuestas sugieren que Pedro Pablo Kuczynski estaría al frente. En el “interior rural”, las cosas lucen a su vez a favor de Keiko Fujimori. En las franjas poblacionales de mayores ingresos, Keiko está claramente algo atrás y en las de menores ingresos, se ubica, en cambio, al frente.

La campaña de Pedro Pablo Kuczynski ha sido realmente pobre. Llena de errores. Y hasta de alguna impensada, pero dañina y poco feliz, expresión personal contra Keiko que, por lindar con la arrogancia y hasta con el insulto injustificado, lo perjudicó. Admitamos que no es nada fácil para un hombre de centro tratar de “atraer” a la izquierda, sin preocupar o hasta espantar a sus verdaderos correligionarios. Es un equilibrio realmente difícil.

Lo cierto es que el llamado “fujimorismo” que, al decir de Francisco Miró Quesada Rada, es mucho más una forma de hacer política, que una ideología (lo que podría también decirse del peronismo) porque mezcla caudillismo con populismo, clientelismo, y hasta con una tendencia al abuso de poder, parece estar más cerca de alzarse con el triunfo que su rival.

Pragmático, el “fujimorismo” busca y privilegia los resultados. Obtiene así apoyos inesperados, como el del cardenal arzobispo de Lima, Juan Luis Cipriani, o el de los grupos evangélicos. Y ahuyenta sensiblemente tanto a los votantes izquierdistas, como a los liberales, para los que es anatema.

En su activo, el “fujimorismo” tiene la derrota de Sendero Luminoso; la reinserción de Perú en el mundo; el haber ordenado la economía que había sido ferozmente demolida por la izquierda militar, en los 80; y el logro de la paz con Ecuador. No es poco.

En su pasivo: un pasado autoritario y violaciones a los derechos humanos. Lo que es grave. A lo que cabe agregar la existencia del vacío producido, también en Perú, por el colapso de los partidos políticos tradicionales y la consiguiente posibilidad de poder aprovechar el espacio “vacío”. Por todo eso, el “fujimorismo” enciende las pasiones; a diferencia de Pedro Pablo Kuczynski, que no lo hace.

Keiko Fujimori es más bien amable, pero no parece ser demasiado carismática. Luce como una trabajadora incansable y disciplinada. Tenaz, sabe escuchar y parece capaz de aprender y, más aún, de adaptarse.

Si ella triunfa, lo sustancial del modelo económico abierto y de mercado que ha hecho crecer al Perú debería mantenerse sin mayores cambios, sin que ninguna modificación abrupta del rumbo general provoque convulsiones. Lo mismo puede ciertamente decirse de su rival ocasional. Pero en el caso particular de Keiko Fujimori habrá que estar vigilantes en el capítulo del buen funcionamiento de las instituciones centrales de la democracia, para que ellas no sean manipuladas, como en el pasado. Y también en el de las libertades civiles y políticas individuales, que fueran en su momento severamente conculcadas durante la gestión de su padre. Esto pese a que Keiko no deja de decir que ha aprendido las lecciones que en esos tan delicados temas le llegan desde el pasado. Y es posible que así sea.

Al margen del proceso electoral en curso, Perú sigue produciendo, en el plano económico, números que generan envidia: la inflación del mes de mayo fue del 0,21% y la tasa de inflación anualizada bajó al 3,54%, muy cerca del rango con el que procura operar el Banco Central de Reserva. El “modelo”, funciona.

 

Emilio Cárdenas es Abogado. Realizó sus estudios de postgrado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Michigan y en las Universidades de Princeton y de California.  Es profesor del Master de Economía y Ciencias Políticas y Vice Presidente de ESEADE.

El esperado levantamiento de las sanciones económicas a Irán

Por Emilio Cárdenas. Publicado el 22/1/16 en: http://www.lanacion.com.ar/1863666-el-esperado-levantamiento-de-las-sanciones-economicas-a-iran

 

Ocurrió el sábado pasado, cuando los iraníes estaban llegando a sus ocupaciones, en el primer día de su semana laboral. Pese a la trascendencia de la noticia, no hubo, en Irán, una explosión de alegría. Ni manifestaciones de celebración. Tampoco en Occidente. Como si todos hubieran apostado a la inevitabilidad de lo sucedido.

Las sanciones impuestas a Irán por su peligroso y -por un buen rato-clandestino programa nuclear , quedaron sin efecto conforme a lo convenido, tan pronto la Agencia Internacional de Energía Atómica certificó que Irán había cumplido con los compromisos asumidos en su acuerdo nuclear con el llamado “5+1”. Esto es con los cinco Miembros Permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, más Alemania.

Lo que supuso nada menos que: 1. Haber enviado a Rusia el 98% de sus inventarios de uranio enriquecido, o sea unas 11 toneladas, reteniendo apenas unos 300 kilogramos, lo que es insuficiente para construir una bomba nuclear; 2. Haber desmantelado unas 12.000 centrífugas que se utilizaban para enriquecer uranio; y 3. Haber destruido, mediante su relleno con cemento, el reactor nuclear iraní emplazado en Arak, con el que se generaba plutonio.

El levantamiento de las sanciones sucedió en el llamado “día de la implementación”. Como estaba previsto. Las restricciones impuestas comenzaron a caer, en una suerte de efecto “dominó”. Aunque con algunas excepciones, como veremos, lo cierto es que Irán de alguna manera ha “reingresado” al mundo.

El país persa podrá ahora vender petróleo crudo y recibirá, progresiva y rápidamente, unos 50 billones de dólares. El saldo de las sumas embargadas en instituciones financieras occidentales y que eran, en general, producto de ventas de hidrocarburos iraníes realizadas en el pasado.

Con ello Irán recompondrá sus niveles de reservas y podrá comenzar a modernizar una infraestructura pública obsoleta, incluyendo la necesaria para aumentar su actual producción de hidrocarburos y poner al día sus instalaciones de transporte. Pero también podrá eventualmente continuar con su exportación de terrorismo, actividad repudiable que lo coloca en una lista de países desestabilizadores y belicosos de la que Irán debería tratar de salir. La extendida guerra sectaria en la que Irán, a la cabeza de los “shiitas”, está envuelto contra los “sunnis”, profundizada en las últimas semanas por la ruptura de relaciones diplomáticas con las monarquías de los países árabes del Golfo, será un obstáculo para desandar el camino de la violencia que Irán ha abrazado, por décadas.

Cabe, sin embargo, advertir que los Estados Unidos mantendrán en vigencia las sanciones dispuestas contra Irán sea por la exportación de terrorismo, que se remontan a 1984; sea por sus abiertas violaciones a los derechos humanos de sus ciudadanos; o sea por su intervención en las guerras civiles de Yemen y Siria y por sus violaciones a las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas referidas a su programa misilístico. Estas últimas acaban de ser ampliadas.

El comercio de Irán con la Unión Europea y Turquía presumiblemente se pondrá en marcha bastante antes que el intercambio con las empresas privadas norteamericanas. Con pocas excepciones, como las de la compra de “pistacho” y alfombras iranés y la venta de medicamentos, repuestos de aviones y equipos y elementos del sector de la salud. Cabe recordar que el ex presidente iraní, Akbar Rafsanjani, buscado por el atentado contra la AMIA , es un magnate con enormes ingresos que, entre otras cosas, derivan de la venta de “pistacho”, del que es uno de los mayores productores de Irán.

Como consecuencia del levantamiento de las sanciones, el sistema financiero iraní podrá volver a operar con el sistema internacional, incluyendo el uso del mecanismo llamado “Swift”, del que había sido excluido.

Pese a todo, lo cierto es que la reconciliación de Irán con los Estados Unidos no existe, al menos por el momento. Todo es desconfianza recíproca. No es imposible que el odio de los clérigos iraníes contra Israel, cuya existencia rechazan de plano, incluya al país del norte y tenga mucho que ver con la tirantez subsistente.

En las próximas semanas, en señal de “brazos abiertos”, el ministro alemán de relaciones exteriores y el presidente chino visitarán a Teherán. Y el presidente iraní, a su vez, visitará a Italia Y Francia.

Esto es un triunfo político para Barack Obama , quien puede sostener que ha logrado congelar, aunque por una década, la transformación de Irán en potencia nuclear. Hace siete años que Obama le pidió a Irán “abrir su puño amenazador”. Ahora ha podido afirmar ante su Congreso, en su discurso sobre “el Estado de la Unión”, que “el mundo ha evitado otra guerra”. Es así, por lo menos por un rato. Aunque haya muchos que sostengan que Irán incumplirá sus compromisos. Entre ellos, los gobiernos de Arabia Saudita e Israel.

Es posible que, en una década, los procesos para producir armas atómicas se hayan simplificado mucho, particularmente a través del llamado mecanismo digital de impresión 3-D, transformando en obsoletos a los senderos que transitara Irán, empeñado en ese esfuerzo.

Lo sucedido es también una oportuna victoria para el presidente iraní, el reformista Hassan Rouhani, cuya campaña electoral del 2013 estuvo basada en prometer mejorar el nivel de vida de sus conciudadanos, obteniendo el levantamiento de las sanciones económicas que asfixiaban a Irán y a su pueblo. Esto pesará en su favor en las elecciones parlamentarias que se acercan: las del 26 de febrero próximo.

En lo inmediato, Irán seguramente aumentará sus ventas de petróleo crudo, de las que hoy depende un tercio de los ingresos de su tesorería. Se estima que en medio millón de barriles diarios, en los próximos seis meses. Para luego procurar llegar a su nivel de producción tradicional, de 4 millones de barriles diarios. Irán hoy produce 1,2 millones de barriles diarios, por lo que necesita contar rápido con la inversión y la tecnología que este esfuerzo supone. Para Irán, la mano detrás de la caída de los precios internacionales de los hidrocarburos es saudita.

Lo que sucede con el precio internacional del crudo afecta a Irán adversamente. Los ingresos a obtener se han transformado en apenas la cuarta parte de lo que se esperaba en el 2012. El barril de crudo iraní está hoy cerca de los 25 dólares. Ese es el precio más bajo de los últimos 11 años.

Es importante advertir que Irán, además de una historia profunda y de una cultura milenaria, tiene una economía significativa. Y es dueño de la cuarta parte de las reservas mundiales de hidrocarburos. Con posibilidades interesantes, aún más allá del sector energético. Es la dieciochoava economía del mundo. Y el treceavo productor de automotores del globo, con una fabricación del orden de los 1,650.000 vehículos anuales. Con unos ochenta millones de habitantes, como Alemania o Turquía, tiene unos 4,5 millones de estudiantes universitarios y es el quinto país del mundo en producción de ingenieros.

No obstante, las llamadas “bonyads”, instituciones parecidas a nuestras fundaciones, nacidas en 1979, controlan nada menos que un tercio de su economía y están administradas por los clérigos y por sus militares, alimentando así a una auténtica “oligarquía” económica que es dueña del país. Ellas deberán, en más, adaptarse a lo que viene. Pero si no lo hacen, en procura de defender sus privilegios fiscales y subsidios, podrían ser un obstáculo y generar una lucha de intereses y poder, demorando la “normalización” de la teocracia iraní.

Horas antes del levantamiento de las sanciones, a pedido de Irán, en un intercambio de contenido humanitario, las dos partes liberaron a cinco ciudadanos norteamericanos que estaban presos en Irán y -en contrapartida- también a siete ciudadanos iraníes detenidos en los Estados Unidos por violar el régimen de sanciones contra Irán o proveer tecnología satelital a ese país.

Esencialmente, dependerá ahora de la conducta de Irán el aprovechar o no la oportunidad que se abre. Si sigue, como hasta ahora, financiando activamente al terrorismo de Hezbollah o Hamás, o empeñado en una lucha sectaria contra las monarquías del Golfo, sus actitudes pueden frustrar la posibilidad de reintegrarse -armoniosa y seriamente- al mundo, para crecer con él.

Es hora de reemplazar, con una generación lenta de confianza, la nube de dudas y desconfianza que hoy la envuelve. Para ello Irán debe dejar atrás el fanatismo de algunos de sus líderes. También debe dejar de lado la mala fe.

Al referirse a la caída de las sanciones, el Secretario de Estado norteamericano, John Kerry, recordó que el éxito tenía que ver con “la convicción de que se deben agotar las vías de la diplomacia antes de recurrir a la guerra”. Y su colega iraní Mohammad Javad Zarif, a la manera de eco, acotó: “La diplomacia requiere paciencia, pero todo lo que sabemos es que ella es ciertamente preferible a sus alternativas”. Es efectivamente así.

 

Emilio Cárdenas es Abogado. Realizó sus estudios de postgrado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Michigan y en las Universidades de Princeton y de California.  Es profesor del Master de Economía y Ciencias Políticas y Vice Presidente de ESEADE.

Jóvenes católicos al Papa Francisco: “En Cuba hay obispos cómplices”.

Por Belén Marty: Publicado el 11/9/14 en: http://es.panampost.com/belen-marty/2014/09/11/jovenes-catolicos-al-papa-francisco-en-cuba-hay-obispos-complices/

 

Las aguas están revueltas dentro de la Iglesia católica cubana luego de que se publicara una crítica carta firmada por un grupo de jóvenes católicos dirigida al papa Francisco. En ella denunciaron a los líderes eclesiásticos de la isla por ser cómplices de las constantes violaciones a los derechos humanos perpetradas por el Gobierno.

La carta tomó relevancia en los últimos días en medios y redes sociales a raíz de que el pontífice enviara el pasado 6 de septiembre una misiva para los católicos cubanos en ocasión de la celebración de la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de la isla. El papa Francisco aludió a la superación de las adversidades y aseguró que “la victoria es para quienes se levantan sin desanimarse”.

El documento fue originalmente entregado en mano al papa en una audiencia privada el pasado 14 de mayo por los familiares de Oswaldo Payá, férreo disidente fallecido en Cuba en un dudoso accidente automovilístico en julio de 2012.

La correspondencia, que empezó a circular a fines de julio, está firmada por cinco católicos cubanos de entre 24 y 29 años, algunos graduados de universidades cubanas y otras expulsados del curso de sus estudios.

Todos ellos son miembros del Movimiento Cristiano Liberación (MCL), una red fundada en 1998 y liderada por Oswaldo Payá. El MCL se autodenomina como un movimiento de defensores de los derechos humanos en la isla que buscan propiciar una pacifica transición a la democracia.

Erick Álvarez, uno de los activistas, comentó que también le han enviado una copia a la jerarquía episcopal cubana.
“Se la hemos enviado en copia dura al nuncio apostólico de la Santa Sede en Cuba, el arzobispo Bruno Musaró y a todos lo obispos cubanos en formato duro, es decir por escrito, en la conferencia de obispos católicos y además por correo electrónico a sacerdotes, religiosas, misioneros, diáconos y algunos laicos bien comprometidos en la Pastoral de la Iglesia con el objetivo de compartir y de poder hacer una modesta contribución al diálogo intraeclesial”, expresó Alvarez.

El encuentro entre el Papa y los familiares de Oswaldo Payá duró 20 minutos. Fuente: oswaldopaya.org

Denuncian un silencio cómplice de la jerarquía católica

Entre los puntos destacados de la carta enviada al papa Francisco se destaca el pedido de los jóvenes a que los líderes cristianos tomen una postura clara y transparente frente a los abusos del régimen de los Castro, además de denunciar un acercamiento preocupante entre sus líderes y los agentes del Gobierno.

Los integrantes de MCL buscan que Cuba sea un país abierto, democrático y socialmente justo.  Fuente: www.oswaldopaya.org

“Quizás haya que recordarles a nuestros pastores que tanto para dialogar como para mediar se requiere identidad clara e indispensable autonomía para poder expresarla sin ambages en la búsqueda colegiada de la verdad con los otros, apertura y reconocimiento a todas las partes, dosis adecuadas de moderación, pero con transparencia, rigor y respeto por la verdad.

Y esto, en una dictadura enquistada en más de cinco décadas de absolutismo, siempre cuesta, y sólo lo hacen bien quienes logran superar los miedos conquistando la libertad interior en el absoluto desprendimiento de no tener nada que proteger y nada que ambicionar”, detalla la carta.

Más aún, aseguran que ya se ha disipado la crítica clara y contundente que solían tener los escritos de las publicaciones católicas contra el abuso del régimen.

“Sujetos a los vaivenes de esta complejísima relación, la precaria autonomía de las publicaciones católicas y los centros de formación al servicio de laicos y consagrados, está mucho más allá de la presumible buena voluntad de sus realizadores y los convierte en voceros no ya del arzobispo, sino de quien domina en aquella relación, los mismos que permiten que sigan existiendo y circulando, mientras no sobrepase el umbral de tolerancia o en última instancia, deje de servir, a la larga, a sus denostables propósitos”, continúa el documento.

Los jóvenes aprovecharon la oportunidad para expresar asimismo su disconformidad con el comunismo de la isla al decir: “Basta de decidir y pensar por mí e imponerme una ideología de Estado que no me representa. Basta de obligarme a jugar la farsa política pasando por encima de mis principios y condición de hombre libre, bajo la amenaza de perderlo todo”.

Sin ir más lejos, exhortan a la Iglesia que vuelva a tener un papel predominante en la arena política defendiendo los ultrajes del abuso de poder estatal y que se desprenda del miedo que, aparentemente, impera en la institución.

Obispos piden reformas más profundas

Por su parte, el plan Pastoral para el período 2014-2020 publicado hace algunas semanas por la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba (COCC), instó al presidente de Cuba a realizar cambios “más profundos y oportunos” para mejorar la situación de los cubanos residentes.

“Sectores amplios de población padecen pobreza material, producto de salarios que no alcanzan para sostener dignamente a la familia”, indicaron los obispos en el escrito.

Entre las reformas que aspiran se encuentra la apertura a un Estado “menos burocrático, más participativo, menos paternalista y más promotor, menos autoritario y más democrático”.

Por su parte, el arzobispo y nuncio apostólico en Cuba Bruno Musaró expresó que había denunciado a fines de agosto, luego de celebrar misa en Italia, la “pobreza y degradación humana” de la isla.

Agregó que “aún medio siglo después, se habla de revolución, se la alaba, mientras la gente no tiene trabajo y no sabe cómo hacer para alimentar a sus propios hijos”.

La paulatina desaparición de la voz crítica católica

Michel Ibarra, cubano exiliado viviendo en Argentina, le explicó a PanAm Post cómo observó la decadencia de la crítica contenida en las publicaciones católicas a lo largo de los últimos años.

“Recientemente la Iglesia en Cuba destituyó a los dos editores de Espacio Laical, una publicación de la arquidiócesis de La Habana que era conocida por ser bastante crítica al Gobierno y a la realidad cubana. Ellos dicen que renunciaron, pero no mucha gente se lo cree. Espacio Laical responde a la Iglesia y había estado en medio de fuertes polémicas.”

Advirtió que “En 2013 llegaron a pedir elecciones directas y libres para el Gobierno, pero desde entonces han ido diluyendo bastante su confrontación con el poder. Y es una pérdida. Creyentes cubanos de toda la isla se la distribuían para poder leer periodismo independiente que no fuera perseguido”.

Dado que el cardenal Jaime Ortega está pronto a jubilarse, Ibarra mencionó que sería lógico que quieran mantener la confrontación con el Gobierno lo más baja posible.

“Quizás la disidencia esperó más del cardenal Ortega porque de joven estuvo en las Unidades Militares de Ayuda a la Producción [campos de trabajo forzado que existieron en Cuba entre 1965 y 1968], a aquellos campos mandaban a personas religiosas y a homosexuales, hippies y otras personas ‘de conducta impropia’. Pero la verdad es que Ortega nunca buscó una confrontación directa con el Gobierno”, concluyó.

 

Belén Marty es Lic. en Comunicación por la Universidad Austral. Actualmente cursa el Master en Economía y Ciencias Políticas en ESEADE. Conduce el programa radial “Los Violinistas del Titanic”, por Radio Palermo, 94,7 FM.