La nueva moda global, la estanflación

Por Alejandro A. Tagliavini: Publicado el 16/11/21 en: https://alejandrotagliavini.com/2021/11/16/la-nueva-moda-global-la-estanflacion/

 ‘Estanflación’, estancamiento con “inflación” -suba del IPC, en rigor-, es un término acuñado por un político británico, Iain Macleod, en 1965, cuando muchos economistas dudaban de que una economía con poco o ningún crecimiento y tasas de “inflación” más altas de lo normal fuera posible, según cuenta Laura Sánchez de Investing.com. La peor estanflación que se recuerda en EE.UU. ocurrió durante la década de 1970.

                En 1971, Richard Nixon reaccionó a las presiones de la balanza de pagos sacando a EE.UU. del patrón oro. Obviamente el resultado inmediato fue el descontrol en la emisión de moneda, o sea, fuertes presiones inflacionarias al punto que Nixon intentó imponer controles de precios y salarios para combatir la suba del IPC, sin mucho éxito y demostrando que los conservadores nunca fueron “amigos del mercado libre” como se han presentado. 

                A finales de los 60, el economista estadounidense Arthur Okun creó una estadística simple para reflejar el impacto de la estanflación y lo llamó el Misery Index, el índice de la miseria, que sumaba la tasa de desempleo a la “inflación”, la suba del IPC. En 1975, este índice alcanzó el 19,9%, y en 1980 llegó a su máximo del 22%.

               Ahora, la estanflación asoma en EE.UU. Durante octubre el IPC subió un 6,2%, mientras se esperaba 5,8%-5,9% y muy por encima del 5,4% de ascenso de septiembre, la subida más alta desde 1990. Así las cosas, los salarios reales -ajustados según la suba del IPC- cayeron 2,2% desde el primero de enero. De momento, la fuerte suba del IPC se compensa con creces con la caída de la tasa de desempleo, quedando el índice de miseria por encima del 10%, según calculan los analistas del Bank of America quienes esperan que a fines del 2022 el índice de miseria baje al 6,3%, con una tasa de desempleo del 3,5% y una inflación del 2,8%. Demasiado optimistas en mi opinión.

               Otro término de última moda para disimular las causas reales de la inflación es el de “Inflación transitoria” con el que la Fed pretende lavarse las manos del problema que ha causado con una emisión astronómica. El objetivo de la autoridad monetaria es del 2% y el dato de octubre marcó 6,2% y subiendo…

                Irónicamente, el dólar está en máximos de 2021 comparado con otras monedas ya que el comportamiento del resto de los Bancos Centrales es aún peor ya que, por casos, ni el BCE ni el Banco de Japón prevén un ajuste en su política monetaria en el futuro inmediato. En cambio, el aumento de “la inflación” – el IPC en, rigor- de EE.UU. ha elevado las expectativas de que la Fed comenzará a subir las tasas de interés relativamente pronto. El índice dólar, que sigue la evolución de esta moneda con respecto a una cesta de otras seis divisas, está en su cota más alta desde junio de 2020:

              El movimiento de la divisa también se ha visto respaldado por un aumento del rendimiento de los bonos del Tesoro estadounidense; así, por ejemplo, la diferencia entre el rendimiento de los bonos a 5 años de EE.UU. y sus equivalentes en Japón y Alemania ha crecido como no lo hacía desde principios de 2020.

             Y claro que esta inflación – el exceso de moneda en el mercado- marca, en parte, el ritmo del Bitcoin como el de toda la renta variable. Por casos, el ETF suizo WisdomTree Bitcoin (SIX:BTCW) o el Grayscale Bitcoin Trust (OTC:GBTC), superaron el 200% de rentabilidad en el 2020.

              En el mundo de las criptomonedas, según el número de bitcoins que se posea se llama Camarones a los que tienen menos de 1 bitcoin, Cangrejo a los que poseen entre 1 y 10, Pulpo entre 10 y 50, Pescado 50-100, Delfín 100-500, Tiburón 500-1.000, Ballena entre 1.000 y 5.000 y, finalmente, Ballena jorobada al que supera los 5.000 bitcoins. El mercado de criptomonedas está dominado por 10 grandes ballenas, y los 10.000 inversores más importantes de bitcoins controlan más de un tercio de las criptomonedas en circulación. Y, según un estudio del NBER, el 0,1% de los mineros más importantes del mundo controlan el 50% de la capacidad de minado de bitcoins

                Bitcoin y Ethereum han marcado la semana pasada nuevos máximos históricos y es evidente que las ballenas son una fuerza impulsora determinante. Ahora, una serie de malas noticias han provocado una caída hasta por debajo de los USD 60.000. Pero en esta caída, hay también quien aprovecha para comprar y la tercera ballena más grande de Bitcoin ha comprado 207 tokens de Bitcoin a USD 62.000, según Cointelegraph, con lo que ha vuelto la tendencia alcista.

                 Y a no olvidarse de Tesla, que “es el mercado …” según The Market Ear, o al menos lo sigue de cerca como puede verse en este gráfico de Refinitiv:

                 Entretanto, Argentina no parece ser excepción a esta moda de la estanflación y eso conseguirá el llamado «Programa económico plurianual para el desarrollo sustentable» con la invalorable ayuda del estatal, ergo, estatista FMI que colabora en financiar Estados inviables.

                  En diciembre vencen unos USD 1900 M y el Gobierno descuenta el pago con lo que queda de los DEG que mandó el Fondo en agosto. Pero luego, los vencimientos a partir de marzo exceden la capacidad de pago del gobierno ya que se deben cancelar USD 2855 M y con los DEG agotados.

                  De modo que se impone un acuerdo con el FMI salvo que el Estado argentino decida transformarse en un organismo eficiente, con un muy fuerte recorte de gastos y venta de propiedades deficitarias. Cosa que no pretende hacer y, por tanto, negocia un programa de Facilidades Extendidas, que genera un plazo de repago de 10 años como máximo. Lo que deja al descubierto la verdadera naturaleza del FMI: financia y refinancia Estados fallidos de manera que no se conviertan en eficientes y dependan de ellos eternamente.

                  El gobierno lo dejó muy claro y el plan para acordar con el FMI se dará «sin renunciar a los principios de crecimiento económico e inclusión social». Léase, no tienen intenciones de dejar la clientela política sino conseguir financiamiento para seguir con la fiesta de la ineficiencia estatal.

                  El déficit previsto en el presupuesto para 2022 se ubica en 3,3% del PBI y el plan plurianual fija una trayectoria descendente, cosa que seguramente no se cumplirá a medida que el PBI no crezca lo esperado por el Gobierno. Los fondos frescos del FMI, además, permitirán controlar la brecha entre el dólar paralelo y el oficial. De otro modo, la brecha cambiaria continuaría agrandándose y pronto se terminarían las reservas netas del BCRA. Recordemos que la semana pasada el BCRA vendió casi USD 650 M, el 20% de su stock de reservas netas.

                  De la diferencia del 100% entre las cotizaciones, debería reducirse al 60% según las aspiraciones del Fondo. O sea, nada de sincerar al mercado de cambios de modo que funcione eficientemente por oferta y demanda y aliente las exportaciones y equilibre las importaciones. Se espera que el Gobierno acelere el ritmo del crawling peg, con devaluaciones que acompañen la suba del IPC mensual y recuperen algo de lo perdido en los últimos meses, o sea, ir hacia un crawling peg más rápido que el 1% mensual que viene ocurriendo desde mayo de modo que el tipo de cambio real -que desde mayo cayó 12,5%- deje de atrasarse frente a una suba del IPC que volvió a aumentar y cerró en 3,5% en octubre y bajo una previsión anual del 50%.

                  Obviamente, uno de los primeros puntos donde se llegó a un acuerdo con el FMI es tener una estructura tributaria “más justa, más eficiente y que de menos lugar a la evasión y la elusión», léase, seguir cobrando abusivos impuestos para financiar la fiesta estatal y a sus socios del FMI, total que a los impuestos los terminan pagando los pobres porque los ricos los derivan hacia abajo subiendo precios, bajando salarios, etc.

                  O sea, probablemente la suba del IPC se modere como consecuencia de una moderación en la inflación -la exagerada emisión monetaria- pero aun así, combinada con un flojo sino negativo crecimiento del PBI dado el Estado abusador en cobro de impuestos y regulaciones asfixiantes que destruyen al mercado -los 45 M de argentinos- la estanflación viene asegurada.

Alejandro A. Tagliavini es ingeniero graduado de la Universidad de Buenos Aires. Asesor Senior de The Cedar Portfolio, Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California y fue miembro del Departamento de Política Económica de ESEADE. Síguelo como @alextagliavini

Líquido en dólares, de momento, y oro (exit Argentina)

Por Alejandro Tagliavini. Publicado el 27/9/20 en: https://alejandrotagliavini.com/2020/09/26/liquido-en-dolares-de-momento-y-oro-exit-argentina/

Wall Street parece inestable, al fin en fase de corrección del movimiento alcista que se inició en los mínimos de marzo. La volatilidad que mide el índice VIX de la Bolsa de Chicago, ligado al S&P 500, en la semana sube un 2,7%. La incertidumbre en torno a las elecciones continúa al alza como se ve en los futuros del VIX:

Gráfico de Bloomberg

                  La sesión del viernes terminó en positivo, pero no la semana. En las últimas cinco ruedas, el Dow Jones cae un 1,75% (cuarta semana consecutiva de descensos), el S&P 500 el 0,65% (también la cuarta en negativo) y el Nasdaq 100 logra quedarse en positivo 1,96%, rompiendo la racha negativa de las tres semanas anteriores. El Nasdaq 100 gana un 27,69% en el año; el S&P 500 un 2,09%, y el Dow Jones pierde 4,78%.

                  Por cierto, peor le fue a Europa:

Gráfico de Bloomberg.

                    En cuanto a la venta masiva de las acciones de Tesla (NASDAQ:TSLA) no resulta sorprendente ya que han tenido ciclos de auge y desplome muchas veces. En el último movimiento a la baja, perdieron casi una cuarta parte de su valor desde los máximos históricos el 31 de agosto, pero, aun así, siguen acumulando ganancias de un 356% en términos anuales lo que la convierte en la mayor ganadora entre las empresas tecnológicas de gran capitalización.

Tesla Daily

                    Es que el reciente “Battery Day” desilusionó y desencadenó una caída aproximada del 11% del valor de las acciones el martes. Antes, Musk había ganado credibilidad tras la apertura de una giga fábrica en China, en tiempo récord, y registrar cuatro trimestres consecutivos de ganancias. Desde 2018, ha habido dos oleadas de ventas, cada una de las cuales zarandeó a los inversores, ya que las acciones cayeron alrededor de un 50% cada vez. Y algunos analistas creen que los inversores deben prepararse para un movimiento similar si continúa el actual bajón.

                 Los futuros del Brent bajan a la zona de 41,9 dólares por barril quedando la caída semanal en el entorno del 2,8%. Los del West Texas retroceden hasta la zona de los 40,2 dólares por barril, y pierden un 2% en la semana. Todo esto debido al aumento de las represiones, sobre los mercados y las personas, por parte de los Estados con la excusa de la “pandemia”.

                 Las criptos bajaron todas en la semana (incluso con el repunte de los últimos dos días) siendo el Bitcoin el menos afectado y Ethereum el más golpeado:

Gráfico de Bloomberg

                 Como todos los commodities (que caen -26.8% anual) la plata tuvo esta semana la peor desde septiembre de 2011, en medio de un dólar fortalecido. Pero la última vez que la plata vio tal caída luego el rebote fue muy superior:

Grtafico de Bloomberg

                       El oro ha superado a la plata durante 5 de los últimos 6 días:

Gráfico de Bloomberg

                       El euro cae un 1,8% semanal pero todavía se aprecia un 3,7% sobre el billete norteamericano en lo que va de año. Y los indicios de una nueva caída de la moneda comunitaria se están acumulando:

EUR/USD Daily

                    Los bonos del Tesoro han subido 6,6% anual, los Investment Grade (IG) 5,9%, mientras que el S&P500 sube 11% y las acciones globales caen -0.7%, y el dólar baja -2.1%.

                    Conclusión hay que volver a mantenerse líquido en dólares, de momento, comprar el siempre refugio de valor a largo plazo por excelencia el oro, aun habiendo experimentado su peor semana desde marzo cayendo un 4,7% quedando barato, pero ganado anualmente 22,2%. Y, para los ultraconservadores, comprar Treasuries que, aunque están caros, probablemente se mantengan y no pierdan valor lo que es mucho pedir hoy día.  

                    A ver, la Fed claramente infló la burbuja con tasas bajas y “regalando” dinero en cantidades récord. Entre muchos, un indicio interesante es que los individuos se encontraron con dinero sobrante y los invirtieron en la bolsa. E * Trade Financial Corp., TD Ameritrade Holding Corp. y Charles Schwab Corp. registraron registros récord de nuevos clientes en los tres meses que terminaron en marzo, y el crecimiento continuó a partir de entonces, y todos cotizaron más que nunca en el segundo trimestre. Robinhood dijo en mayo que se agregaron 3 millones de nuevas cuentas en 2020, y la mitad de los nuevos clientes fueron inversores primerizos.

                      Y ahora, entonces, se fortalece el dólar -respecto de las otras monedas dada la inestabilidad global- entre otras cosas porque la Fed está poniendo algo de freno a esta multiplicación récord de billetes. Hace dos semanas, cuando publicó su último desglose mensual de las compras de la SMCCF (“Facilidad de Crédito Corporativo del Mercado Secundario”), mostró sorprendentemente que, en agosto, la Fed había comprado pocos bonos corporativos y ningún ETF dedicado. En las siguientes dos semanas, se vio una fuerte caída en los activos de riesgo y el Nasdaq se deslizó hacia una corrección del 10%, junto con una modesta caída en el sector de bonos corporativos:

Así, como twitteó Daniel Lacalle (por cierto, considerado el 8vo economista más influyente del mundo), el dólar (DXY) tuvo un fortalecimiento inter anual comparado con otras 97 divisas.

Imagen

El dólar subió (5to día más alto en los últimos 6 alza) y tuvo a su mejor semana desde marzo:

Gráfico de Bloomberg

El siguiente gráfico, con una reversión del índice dólar superpuesto con el S&P 500, muestra lo estrechamente que se han seguido -inversamente- el uno al otro desde los mínimos de marzo:

Gráfico de TradingView

  Entretanto el rendimiento de los bonos del Tesoro continúa bajando -a medida que sube el precio- sobre todo los de largo plazo:

Source: Bloomberg

                 Y el rendimiento real, descontada la inflación, de los bonos -que está en negativo- sube a medida que baja el oro mostrando que se compraron bonos y se vendió oro.

Source: Bloomberg

Exit Argentina now

                Entretanto en Argentina las cosas van cada vez peor, con un Estado cada vez más grande y represor. Es increíble que todavía los seres humanos no podamos comprender que con la violencia -la represión- solo se puede destruir. De manera que ni vale la pena hablar. Solo mostraré unos gráficos para, otra vez, mostrar lo mal que va todo.

                   En este gráfico puede verse cómo el S&P Merval medido en dólares CCL cayó un 30% desde el reciente canje, dada la caída del 11% en pesos a lo que hay que sumarle la depreciación del peso (“suba del dólar”) del 17%. Y en el siguiente cuadro, se muestra el drenaje constante, a pesar de los fuertes impedimentos en la teoría y en la práctica, de los depósitos y el aumento de las compras de dólares y aunque el sistema está solvente (solo el 35% de los depósitos están prestados) dado que, irónicamente, nadie quiere endeudarse en moneda dura porque nadie sabe cómo sigue el futuro dada la imprevisibilidad y falta de seguridad en Argentina.

Alejandro A. Tagliavini es ingeniero graduado de la Universidad de Buenos Aires. Asesor Senior de The Cedar Portfolio, Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California y fue miembro del Departamento de Política Económica de ESEADE. Síguelo como @alextagliavini

EL PARTIDO POLITICO CEPAL

Por Martín Krause. Publicado el 13/3/20 en: https://bazar.ufm.edu/articulo-pulso-la-tercera-chile-partido-politico-cepal/

 

Hagamos este ejercicio: abajo encontrará ciertos comentarios y tiene usted que decir a un dirigente de qué partido político podrían pertenecer. O, al menos, en qué posición del espectro político se encuentra. Aquí van:

“La gran fábrica latinoamericana de desigualdad sigue siendo la brecha entre compañías grandes y pequeñas.

  1. ¿Por qué la política industrial ha sido, por muchos años, un anatema en Latinoamérica?
  2. Por el neoliberalismo puro y duro; por la escuela de Milton Friedman. El consenso de Washington tuvo un gran impacto en países como Chile, y el resultado es una economía desigual y nada diversa. En general, el modelo económico que se ha aplicado en América Latina está agotado: es extractivista, concentra la riqueza en pocas manos y apenas tiene innovación tecnológica.”

¿Alguna idea? Va más:

“No es el mercado el que nos va a llevar, por ejemplo, a más innovación tecnológica.“

… Pienso en Apple, IBM, Intel, Google (Alphabet), Oracle, Samsung, Tesla, Whole Foods ….

Más declaraciones:

“P. Llevan años apuntando a la desigualdad y a la necesidad de cambiar el modelo de desarrollo de la región. Sin mucho éxito: los Gobiernos apenas les han hecho caso. ¿Siente que han predicado en el desierto?

  1. Lo que ocurre es que no hemos logrado penetrar en la estructura misma: no hemos logrado un pacto social entre Estado, empleadores y trabajadores, como el de los países nórdicos, para cerrar la enorme disparidad entre el trabajo y el capital. Ahí sí siento que hemos predicado en el desierto: todos hablamos de mayores y mejores empleos, de formalización… Lo que hace falta es una vuelta estructural del modelo.”

¿Tiene ya una respuesta?

Pues se trata de Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), un organismo que es parte de Naciones Unidas, en declaraciones a El País, Madrid, 6/2/20.

Tratemos en entender esto. Se trata de un organismo internacional, financiado por Estados y no un partido político o un think tank con una agenda definida. Sin embargo, financiado con dineros públicos, eso es lo que es. Se supone que un organismo público debería, al menos, presentar las distintas visiones que se encuentran entre los contribuyentes que lo sostienen.

Nada de eso. Nunca fue así. Ya desde Raúl Prebisch, quien fue Secretario Ejecutivo de 1950 a 1963, desarrolló y se embanderó en lo que denomina “estructuralismo”, proponiendo el proteccionismo, la sustitución de importaciones, el análisis de “centro y periferia”, etc. Esas políticas llevaron a varios países al colapso hiperinflacionario en los años 1980s. Tal fue el fracaso que incluso alguno de sus principales teóricos, como Fernando Henrique Cardoso, nada de eso hizo cuando llegó a la presidencia de Brasil a parar la hiper y sacó el país de ese pozo siguiendo políticas que ahora la Secretaria Ejecutiva llamaría “neoliberalismo puro y duro”.

Resulta que el modelo económico aplicado en la región está agotado. ¿A cuál se refiere? No hay ninguna referencia a Venezuela o Cuba, tampoco ningún comentario sobre Bolivia y, como señalé antes al agotamiento del mismo modelo que la Cepal parece seguir promoviendo ahora, eso sí, con un nuevo tinte tecnológico y ambiental.

Por cierto, la gente tiene todo el derecho a opinar como le parezca y a juntarse con aquellos que piensan en forma similar para promover ciertas ideas. Eso es incuestionable. Pero distinto es cuando se trata del dinero de todos. Al menos habría que respetar las ideas diversas que tienen los contribuyentes que pagan sueldos, viajes y vacaciones.

La Cepal no tiene razón de existir, su trabajo hasta aquí no justifica el dinero gastado y sus argumentos tendrían mucho más peso moral si fueran autofinanciados por quienes así piensan.

 

Martín Krause es Dr. en Administración, fué Rector y docente de ESEADE y dirigió el Centro de Investigaciones de Instituciones y Mercados (Ciima-Eseade). Síguelo en @martinkrause