¿POR QUÉ SON CASI IMPOSIBLES LAS REFORMAS EDUCATIVAS?

Por Gabriel J. Zanotti. Publicado el 23/10/16 en: http://gzanotti.blogspot.com.ar/2016/10/por-que-son-casi-imposibles-las.html

 

Permanentemente se ven videos, conferencias y artículos de reformas del sistema educativo. Algunos (como mi padre) han dedicado su vida a ello. Sin embargo, pasan las décadas y los gobiernos y el modelo tradicional de enseñanza, con el aula, las notas, sus premios y castigos, etc., sigue igual, tanto aquí como en otras partes del mundo.

¿Por qué?

Trataremos formular algunas hipótesis, para que las propuestas de reforma sean más realistas y menos ingenuas a la hora de formularse.

  1. El sistema del aula tradicional, de lo que Luis J. Zanotti  (www.luiszanotti.com.ar) llamó la primera etapa de la política educativa (fines del s. XIX) está basado en el modelo positivista de información, donde el aprendizaje es el acopio y repetición de datos objetivos. Por más loas que se declamen hacia la creatividad, esta es colocada como un lujo posterior al duro entrenamiento del aprendizaje básico. Se la permite en las humanidades, se la niega para las ciencias (como si no fueran humanidades), se la relega totalmente de los procesos básicos de acopio de información en los niveles primarios, secundario y terciarios. Y el problema es que este modelo de conocimiento como información está asumido casi sin crítica como horizonte cultural, que por ende no permite ir al núcleo filosófico de la cuestión: el conocimiento humano es creatividad, interpretación, por más que los paradigmas dominantes (Kuhn) impongan su repetición como rito de iniciación para la vida académica.
  1. La mayor parte de reformadores del sistema olvidan o niegan el tema esencial de la libertad de enseñanza. Suponen que sus reformas deben ser impuestas por la fuerza del estado y de modo monopólico, con lo cual se incurre en la paradoja de imponer por la fuerza un paradigma para salir de otro. Todos hablan en este momento del modelo de Finlandia olvidando que es un sistema obligatorio y monopólico. Cómo puede haber creatividad dentro de eso es la paradoja que no se termina de asumir.
  1. El olvido de la libertad de enseñanza (análogo al olvido del ser heideggeriano :-)) implica que las reformas sean tímidas propuestas dentro del sistema estatal dominante. Se olvida que la clave de la cuestión está en la separación jurídica entre los objetivos pedagógicos concretos y el control estatal de los títulos. O sea, la desmonopolización jurídica del sistema. Con ello podrán seguir existiendo colegios tradicionales al estilo de La Sociedad de los Poetas Muertos, pero al mismo tiempo se producirá un big bang de propuestas cuya validación será la demanda de los egresados de dichas propuestas y no el otorgamiento de un “título oficial”.
  1. El punto anterior (la rígida unión entre la titulación y el reconocimiento oficial de los títulos) produce que los sindicatos puedan seguir aferrados a sus funciones tradicionales siendo inmunes a toda reforma. Porque las reformas implican nuevas funciones profesionales docentes que ellos obviamente no están dispuestos a admitir. Por lo demás, en la mayor parte del mundo los sindicatos son mafias legalizadas, estados dentro de otro estado, delincuentes socialmente admitidos que en nombre de los “derechos de los trabajadores” seguirán impidiendo todo tipo de reformas (educativas o las que fuere) por los siglos de los siglos.
  1. La mayor parte de las propuestas ignoran que el problema es el aula positivista clásica. En ella son inútiles nuevas metodologías y nuevas tecnologías, porque es como intentar montar un Saturno V sobre una carreta tirada por bueyes. Sencillamente hay que desechar la carreta. Hay que acabar con el aula tradicional y si se ensayan nuevas, tener conciencia de que ellas no sustituyen (como pensó el movimiento de la escuela nueva) al sistema educativo informal, no sistematizado, constituido por el horizonte (Gadamer), las creencias (Ortega) y el conocimiento disperso (Hayek).
  1. Como esto último está penetrado también por la razón instrumental, o sea por el positivismo cultural, todas las propuestas de reforma seguirán circulando como bonitos videos en youtube mientras que la principal demanda social seguirá siendo el sistema escolar tradicional, venerado y sacralizado por el conjunto de la población.
  1. La mayor parte de propuestas de reforma y de los críticos al sistema han atacado a la razón instrumental, ok, pero han unido esa crítica con la crítica al sistema de libre mercado al cual el sistema tradicional de enseñanza le sería funcional. No estoy debatiendo con Hilary, pero wrong:-). El sistema educativo tradicional no fue una super-estructura de la estructura capitalista de producción. Fue fruto de las ideas del iluminismo del s. XVII y el capitalismo fue fruto del acabamiento progresivo del antiguo régimen sobre todo en Inglaterra a partir de la evolución del common law, ya desde el medioevo. El error de unir reforma educativa con la sociología de Marx, retroalimenta las reacciones conservadoras donde “educación” es igual a portarse bien, estudiar la lección, izar la bandera y ser el “buen repetidor” del sistema tradicional. El libre mercado, por lo demás, no depende del sistema positivista de información, sino al contrario, de la creatividad de la inteligencia humana que se traduce en creatividad empresarial. El sistema educativo formal no es funcional al capitalismo sino al estatismo, al intervencionismo, donde se producen en cadena “buenos empleados” y no libres empresarios (Landolfi,http://www.cuspide.com/9789870284253/Educacion+Para+La+Fragilidad/ )
  1. El sistema educativo tradicional se ha extendido mundialmente con una serie de tentáculos que lo han constituido, a través del pacto de Bolonia, los sistemas de becas y los rankings universitarios, en un soviet mundial. En ese sentido el panorama no podría ser más desalentador, y muestra que lo básico es cambiar, aunque cueste siglos, el horizonte cultural.
  1. La libertad de enseñanza sigue siendo, sin embargo, la única esperanza de salida. Aunque las propuestas de reforma educativa tengan que enfrentarse con el soviet mundial, con la mentalidad positivista imperante y con los paradigmas dominantes que privadamente puedan existir, sin embargo tendrían derecho jurídico a su existencia y por ende dependerían sobre todo de la claridad de objetivos de sus fundadores y no de la “generosidad” del dueño de la granja para con sus esclavos.

 

  1. Mientras tanto, el mercado negro de la creatividad sigue circulando por izquierda, y sólo eso impide mayores estragos a la inmensa cantidad de verdaderos genios aplastados por el soviet del sistema, olvidados, dejados de lado, siendo los verdaderos excluidos y descartados por el estatismo dominante. Los libros, el internet, las reuniones informales, las conversaciones, las charlas, son actualmente la verdadera educación, al lado de un lastre cultural inútil, cual chatarra icónica que se sigue elevando a los altares del estado decimonónico.

 

Gabriel J. Zanotti es Profesor y Licenciado en Filosofía por la Universidad del Norte Santo Tomás de Aquino (UNSTA), Doctor en Filosofía, Universidad Católica Argentina (UCA). Es Profesor titular, de Epistemología de la Comunicación Social en la Facultad de Comunicación de la Universidad Austral. Profesor de la Escuela de Post-grado de la Facultad de Comunicación de la Universidad Austral. Profesor co-titular del seminario de epistemología en el doctorado en Administración del CEMA. Director Académico del Instituto Acton Argentina. Profesor visitante de la Universidad Francisco Marroquín de Guatemala. Fue profesor Titular de Metodología de las Ciencias Sociales en el Master en Economía y Ciencias Políticas de ESEADE, y miembro de su departamento de investigación.

The Christmas Tree Happily Floats Above Today´s Partisan Divide

Por Alejandro A. Chafuén. Publicado el 24/12/13 en:

In today’s culture, conflicting visions about policy and civil society tend to politicize everything. Christmas has not been immune. The placement of nativity scenes in public property caused legal battles in the past. This year it was the color of Santa Claus’s skin.

The Christmas tree seems to survive and live beyond disputes. The Soviets tried to ban the decorated fir tree as a symbol not worthy of their atheistic culture. They then approved them for New Year’s Day. The New York Times reported in 1985 that “The Soviet New Year’s, in fact, has become pretty much what Christmas has become in the secular Western world – a day for families to gather and share gifts and goodies under a tree, brightly lit and trimmed with homemade decorations.” A few weeks ago, as usual, the White House had its Christmas, not the “Holiday,” tree lighting ceremony. The Vatican, under the Pontificate of Paul VI, started its own similar ceremony.

The tree, decorated with lights and colorful charms seems to unite cultures during this special season. Despite their natural greenness, with artificial trees being equally popular around the globe, they can come in white, silver, and other colors. One of the most credible stories of how the fir tree became a fixture during the celebration of the nativity of Jesus Christ involves several cultures. I stumbled into it while studying the Christian views on private property and ecology. Before industrialization few writers focused on the environment. They discussed the physical and spiritual impact of human interaction with animals, forests, and rivers: hunting, bull-fighting, navigation concerns and cutting trees.

One of the stories leads us to the Christmas tree. Christians embarked on the effort to change what British historian Christopher Dawson described as “the barbarous lands and peoples beyond the Rhine.” Winfrid of Wessex, who later became St. Boniface, was described by Dawson as “a man who had a deeper influence on the history of Europe than any Englishman who has ever lived.” He commented further, “it was the Roman tradition and the Benedictine spirit which gave the new Anglo-Saxon culture its distinctive character and made it a creative force in Europe.” Boniface was a leading actor in the “great social movement which transplanted the new spiritual culture that had grown up in the Benedictine monasteries . . .which were centres of culture as well as schools of the Christian life,” in what is today the center of Europe and Germany.

It is in Germany where St. Boniface conducted most of his apostolic work. That is why despite being born in England he became a patron saint of Germany. After some successes in Lower Hessia, he left for Rome, but when he returned, around 723 a.c. he saw a revival of the pagan culture that venerated false gods. In his case they it was Thor, the Norse thunder god, who they saw as protector of an old majestic oak. Boniface felled this tree with a big axe. An action which many nature lovers today would condemn. The Christians narrations of this event tell of many fruits. The local culture realized that their god was a false one, and many were converted.

Trees were not sacred, but as an impeccable steward Boniface did not waste the wood. He used it to build a chapel which he dedicated to St. Peter. It is reported that the oak tree, upon falling, split in four parts with the shape of the cross. A small fir tree survived intact among the oak debris. This prompted St. Boniface to adopt it as a Christmas tree, as a symbol to remind us of a new eternal life.

The defeated Thor is remembered without fanfare one of the days of the week: Thursday. St. Boniface’s efforts to Christianize Europe are seldom celebrated, but each Christmas season brings his story back to life. Christians see the lighted tree as symbol of peace between God and human beings; of immortality; of the light that Jesus brought to the world; with its triangular shape it reminds them of a trinity pointing up to heaven. From a pure human perspective, the Christmas tree is a reminder that nature is for humans, and can be used for good or bad. As its use is to celebrate the good, most of us will continue to rejoice to its sight.

Alejandro A. Chafuén es Dr. En Economía por el International College de California. Licenciado en Economía, (UCA), es miembro del comité de consejeros para The Center for Vision & Values, fideicomisario del Grove City College, y presidente de la Atlas Economic Research Foundation. Se ha desempeñado como fideicomisario del Fraser Institute desde 1991. Fue profesor de ESEADE.