Reddit, la rebelión del mercado contra el “establishment”

Por Alejandro A. Tagliavini: Publicado el 1/02/21 en: https://alejandrotagliavini.com/2021/02/01/reddit-la-rebelion-del-mercado-contra-el-establishment/

 Lo que ha ocurrido con Reddit es muy interesante desde el punto de vista “ideológico” ya que desmiente la errada idea de que el mercado, naturalmente, está conformado por grandes capitales que manejan la economía cuando, por el contrario, son los millones de personas individuales los que deciden la evolución de los capitales, siempre que el Estado no imponga regulaciones que favorecen a los grandes, como cuando exige un cierto nivel de capitalización y otras condiciones -que muchos no pueden conseguir- para habilitar un banco.

              Por eso es que no me termina de convencer la palabra “capitalismo”, porque da la idea de que es un sistema donde las grandes corporaciones privadas, que serían egocéntricas, manejan la economía a espaldas de la gente -lo que suele ocurrir con el establishment, que para ello se asocia con los políticos, con el Estado- cuando el mercado natural es lo contrario: insisto, son los millones personas -“los consumidores”, desde cierto ángulo- que deciden sobre el rumbo de las empresas y economía.                    

             Katherine Greifeld escribe, en Bloomberg, que muchos quieren ver en lo ocurrido una rebelión “contra Wall Street”, al punto que lo consideran una “extrema revuelta populista online”. Es cierto que es una rebelión, pero no es “populista” desde que no es iniciada por un líder desde el Estado, sino todo lo contrario es una rebelión contra el establishment, precisamente, asociado con el Estado.

              Escribe José Luis de Haro, en El Economista de España, que en “la era de la democratización bursátil” en EE.UU., donde los inversores retail -minoristas- representan ya el 19,5% del volumen de negociación, no se lee al conservador Financial Times ni se escucha al gurú del establishment Warren Buffet, sino que se consulta en las madrigueras de Reddit.

               Prefieren escuchar a Jaime Rogozinski, Elon Musk, Vladimir Tenev o Dave Portnoy, fundador de Barstool Sports y autoproclamado “el presidente”, quien a grito de “las acciones siempre suben” alimenta las ansias de los más novicios por lograr una jugosa rentabilidad. Cosa que no deja de ser del todo cierta gracias a la desaforada emisión monetaria de la Fed, que supera los USD 3 B, y la cantidad similar distribuida por el Gobierno en estímulos fiscales, en menos de un año. Lo que, por cierto, explica el divorcio entre la economía real que cae y la subida -inflación- de las acciones.

               La pasada semana, la insurrección coordinada en Wallstreetbets, dentro de Reddit, por Keith Gill, más conocido como “Roaring Kitty”, en su hazaña por pontificar a GameStop, una simple cadena de tiendas de videojuegos con sede en Grapevine, Texas, representa una nueva, y quizás cruda, realidad para Wall Street: el mercado, al final, son los millones de personas que se mueven a su antojo, ahora potenciados por la tecnología. Total que las acciones de GameSpot (GME), que empezaron el año a USD 17,80, tuvieron un comportamiento impresionante la semana pasada y comenzaron ésta perdiendo más de 20%:

                 En el camino, perdieron fortunas en el mercado de ventas en corto – “shorts”- al punto que, Citron Research, por caso, dijo que dejará de ofrecer análisis de shorts después de 20 años de brindar el servicio. Las pérdidas de las posiciones en corto en GameStop, según los cálculos de S3 Partners, superan los USD 19.750 M en lo que va de 2021. Además, en un día, los “revoltosos” de Reddit impulsaron el volumen de negociación en Wall Street por encima de los USD 23.000 M, según Bloomberg, el tercer día de mayor volumen de negocio en por lo menos 13 años.

                 Como era de esperarse, el establishment puso el grito en el cielo y lo hizo saber a través de sus interlocutores habituales, esto es, los políticos y burócratas estatales que amenazaron con más regulaciones y, como siempre, con discursos demagógicos: “para proteger a los inversores minoristas” cuando, precisamente, se trata de una “rebelión” de los minoristas.

               Ahora, atención con la plata (XAG/USD). Después de lo de GameStop, los foreros de Reddit han puesto sus ojos en la plata. El miércoles por la noche empezaron a aparecer comentarios sobre iShares Silver Trust, el mayor ETF respaldado por el metal, calificándolo como base idónea para provocar “el mayor short-squeeze del mundo” (repentino aumento de los precios que ahogue las posiciones cortas existentes). Y alentaban a llevar la plata ajustada por la inflación a USD 1.000 la onza frente a los 25 en ese momento.

              “Piensen en las ganancias. Si no les importan las ganancias, piensen en los bancos como JP Morgan que estarán destruyendo por el camino”, azuzaba el autor a sus lectores bajo la consigna de que los bancos -que, en el sistema actual, son grandes representantes del establishment asociados con el Estado y organismos multi nacionales como el FMI- “que manipulan el precio de la plata manteniéndolo artificialmente bajo para enmascarar una escasez real de suministros”.

                  First Majestic Silver, una minera canadiense, se disparó el jueves pasado más de 35% en Wall Street y comenzó esta semana subiendo más de 25%, mientras que el citado iShares Silver Trust ganó hasta un 7% y comenzó este lunes ganando casi 9%. Los expertos de Saxo Bank, ya apuntaban que una burbuja en el precio la plata puede terminar en una crisis energética por los problemas que se plantarían en el costo para el desarrollo de la producción de energía solar, y estiman que en 2021 se avecina una verdadera contracción del suministro de plata. O sea, más vale mirar este metal porque, más allá de lo de Reddit, lo cierto es que ya estaba para el alza.

             Como se ve en el gráfico, este la plata que comenzó esta semana subiendo casi 8% y ubicándose en sus máximos desde 2013, desde que la recomendamos el 27 de noviembre (“Ni el gol del 10 podría evitar la disparada del oro y el bitcoin”) sube más de 30% y tiene una curva claramente ascendente.  

              En fin, hablando de escasez, los chips, los semiconductores, ahora mismo también son escasos lo que está lastrando la producción de la industria del automóvil y de otros bienes intensivos en tecnología. Si bien las empresas estadounidenses lideran el mundo en el desarrollo y venta de semiconductores, representando entre el 45% y el 50% de la facturación global, la fabricación se ha trasladado a Asia lo suficiente como para que la posición comercial de Taiwán y Corea represente el 83% de la producción mundial de chips para procesadores y el 70% de la producción de chips de memoria.

              Entre Taiwán, Corea del Sur y Singapur suman casi el 50% de todas las exportaciones mundiales de circuitos integrados (microchips), el semiconductor que se usa en teléfonos, componentes de coches, equipos de diagnóstico médico… Los circuitos integrados se han convertido en algo esencial para el mundo y parece que lo serán aún más a corto y medio plazo. Aunque el suministro se ha venido regularizando, la demanda es cada vez mayor y, como se ve en el siguiente gráfico, China gasta cada vez más en importarlos y cada vez menos en petróleo.

Las importaciones de China de circuitos integrados y petróleo

                 La escasez generada por el rápido auge de la demanda, está generando un aumento en los precios en un producto en el que, gracias al avance tecnológico, la constante fue siempre a la baja. El productor taiwanés TSMC,  cuyas acciones subieron 130% en un año, aumentará los precios en un 10-15%.

Alejandro A. Tagliavini es ingeniero graduado de la Universidad de Buenos Aires. Asesor Senior de The Cedar Portfolio, Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California y fue miembro del Departamento de Política Económica de ESEADE. Síguelo como @alextagliavini

Y SI GANA TRUMP…

Por Alejandro A. Tagliavini. Publicado el 3/11/16 en: https://alejandrotagliavini.com/2016/11/03/y-si-gana-trump/

 

Es una pena que no tenga chances de ganar Gary Johnson, el candidato a la Casa Blanca por el Partido Libertario, ya que, sin ser ideal, es el único serio. Con los otros dos, Hillary Clinton y Donald Trump, el liberalismo económico quedará enterrado precisamente en el país del “libre mercado”.

La remontada en las encuestas del republicano ha elevado el nerviosismo en los mercados. Un reciente informe del Citi mejoraba las probabilidades de victoria de Trump hasta 40%, y aseguraba que a ello se debían los máximos de la moneda estadounidense frente a la de México, siendo que un dólar llegó a comprar más de 20 pesos por primera vez en la historia. Desde el Saxo Bank, aclaran que la divisa mexicana es “el barómetro más preciso del ánimo inversor”.

Los analistas de Citi estiman que el riesgo-Trump es “parcialmente descontado” pero que “aumenta”. Desde Saxo Bank, opinan que a corto plazo los inversores podrían manejar una victoria de Trump, pero a largo plazo “podría ser un desastre financiero y económico… y podría… empujar al mundo a una nueva recesión”. Según Moody’s el impacto sobre Europa sería limitado dada la moderada relación comercial. En cuanto a China, si EE.UU. desarrolla una economía proteccionista, el gigante asiático podría responder con dureza.

Por el riesgo-Trump suben los valores-refugio tradicionales: oro, plata, franco suizo, y bono del Tesoro. Y baja prácticamente todo lo demás, empezando por el peso mexicano, y continuando por las divisas de otros emergentes, hasta llegar a la renta variable de casi todo el mundo, así es que caen todas las bolsas. El índice VIX, que mide la volatilidad del mercado de futuros de Chicago, ha subido 30% desde que el director del FBI anunció el hallazgo de más e-mails de Hillary. Eso significa que el mercado da alrededor de 20% de posibilidades a Trump de ganar las elecciones. Es una cifra aún modesta.

“Entre 1929 y 2011, el mercado ha ganado más de la mano de los presidentes demócratas, lo que puede significar que una victoria de Clinton representará buenas noticias para el Dow Jones y el S&P 500”, dicen los analistas. Por su parte, James Butterfill, jefe de estrategia de ETF Securities, es más concreto: “El precio del oro aumentará hasta 10% si Donald Trump gana” y, por el contrario, “podría perder hasta 6% si triunfa Hillary”.

El metal dorado protagonizó una corrección del 8,5% desde los máximos que alcanzó el 6 de julio, tras el Brexit, hasta los 1.250 dólares por onza que marcó a principios de octubre. Desde ese nivel, rebota ya más de 4%. Entre tanto la plata, que sube casi 8% desde los mínimos del mes pasado, la zona de los 17,3 dólares hasta la que corrigió desde los máximos post Brexit.

Sin embargo, para el consenso de mercado, ni uno ni otro metal cuentan con mucho más recorrido en los próximos meses. Sobre todo, teniendo en cuenta la inminente subida de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal. Trump ha dicho que no tiene nada contra su jefa “pero no es republicana”, y la ha acusado de mantener las tasas bajas demasiado tiempo, contradiciéndose con su propuesta de una política monetaria basada en el dólar débil y tasas de interés bajas, lo que fomentaría las exportaciones. Por otro lado, sugirió que EE.UU. refinancie su deuda.

El que más ganaría con Trump es el mercado energético que, en términos generales, ha superado a los mercados globales en épocas de dólar frágil y, así, la recuperación que tuvieron este año las acciones petroleras podría continuar. Además, Trump aboga por un agresivo esfuerzo de exploración de gas y petróleo y, entre las pocas desregulaciones, eliminaría restricciones a la extracción por fracking y a las emisiones de gases contaminantes “porque el cambio climático es un invento chino para que EE.UU. deje de ser competitivo”.

El dato de las tasas para Argentina no es menor, porque los mercados fueron aliados incondicionales del gobierno al comprar deuda por más de US$ 40.000 millones este año y, además, tiene que financiar, según cálculos privados, US$ 30.000 millones en 2017 y Trump podría traer más inestabilidad, y quién sabe, quizás tasas más altas.

 

Alejandro A. Tagliavini es ingeniero graduado de la Universidad de Buenos Aires. Ex Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California y fue miembro del Departamento de Política Económica de ESEADE.