La marcha del #1A

Por Gabriel Boragina Publicado  el 7/4/17 en: http://www.accionhumana.com/2017/04/la-marcha-del-1.html

 

Se han dado muchas lecturas a la marcha ocurrida el 1 de abril en la Argentina. En esta oportunidad desearía dar la mía. Yo no creo mucho ni soy amigo de las manifestaciones en la vía pública. Siempre entendí que no es el ámbito adecuado para expresarse (de la manera que fuere) pero dejando de lado mis preferencias personales, y dado que -al parecer- la tendencia se dirige por esa vía, será conveniente dar mi visión sobre los móviles de esta nueva marcha. Digo nueva porque ha habido anteriores de muy distinto signo en las semanas que precedieron a la del #1A, pero esas fueron todas opositoras al gobierno de Cambiemos.
Una de las cosas que me llamó la atención fue haber escuchado a varios periodistas decir que la marcha de #1A combinó elementos que, si bien apoyaban al gobierno al mismo tiempo le reclamaban un “cambio”. Dado que estuve en la marcha y hablé con mucha gente en el lugar, debo decir que mi impresión no fue exactamente esa. Tanto en los cánticos como en las conversaciones mantenidas con los asistentes percibí un claro clima de apoyo total y completo al presidente Macri. No escuché quejas ni reclamos. Y -menos aun- pedidos de “cambios de rumbo”.
Esto me permite reafirmar algo que vengo expresando desde que asumió el gobierno de Cambiemos, y es que, tanto el electorado del mismo como la gente que acudió en su apoyo el día indicado, no esperan un “cambio de rumbo” sino una continuidad en la política encarada por el presidente Macri y su equipo.
El partidario de Cambiemos entiende que el cambio se operó el día que aquel asumió la presidencia. Y la marcha -en mi percepción- es un claro aval a que se continúe en el camino llevado hasta el presente. Quizás, algunos prefieran otros cambios cosméticos menores. Pero -en lo principal- la gente avala (y así lo hizo saber el #1A) tanto el rumbo económico como el político del partido de Macri.
Hubo claras expresiones de apoyo, tanto hacia el sistema democrático, como respecto de las personas de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal (gobernadora de la provincia de Buenos Aires). Cánticos contra dirigentes gremiales (por ejemplo Baradel, secretario general de un gremio docente contrario al gobierno y promotor de paros en su sector). Pero, lo que en ningún momento percibí ni nadie me lo dijo en el lugar fue disconformidad, reclamos o “cambios” de rumbo a lo que el gobierno ha venido haciendo hasta ese momento. No se pues de donde podría provenir ese comentario de que la gente que estaba allí reclamaba un “cambio” al gobierno.
He leído de amigos liberales que esperan que, después de la marcha, el gobierno de Macri dé un giro hacia una política económica más orientada a una economía de mercado y menos populista. Sigo pensando que se ilusionan con algo que no forma parte ni del gobierno ni de su base electoral. Ya he escrito que tanto Macri como la mayoría de su equipo no son proclives hacia el liberalismo ni el mercado libre, sino que su pensamiento económico se encuentra más cercano al desarrollismo (al estilo del ex presidente Arturo Frondizi) que al de un mercado libre de injerencias gubernamentales. Y –repito- el electorado de Cambiemos votó precisamente por este modelo económico, y no por un laissez faire que no dudo que sería lo ideal, pero insisto, no lo veo en los planes a corto y mediano plazo de este gobierno.
En las redes sociales, los macristas apoyan entusiastamente cada nuevo anuncio de obras públicas encaradas por el gobierno. Va de suyo que, un modelo desarrollista como el que ha emprendido el gobierno demanda la elevación del gasto público y -por consiguiente- su respectivo financiamiento a través de los únicos medios que el gobierno puede hacerlo: impuestos, inflación, deuda. Si el trayecto esperado por los macristas es este, vano es que los liberales nos esperancemos con bajas del gasto, impuestos y deuda pública. Por el contrario, podemos esperar iguales niveles de ellos a los actuales e inclusive aumentos significativos en los tres o algunos de los tres.
Algunos dicen que el gobierno no tiene un plan económico. Yo opino que lo tiene, sólo que no lo ha hecho explicito. Y, en todo caso, el plan está a la vista y en ejecución: obra pública, tanto estratégica como de infraestructura. Al menos hasta el momento, así se percibe.
Claro que coincido con mis amigos liberales que este no es el itinerario correcto. Pero no me convenzo con un giro del gobierno hacia el liberalismo, simplemente porque no juzgo que esté en las convicciones de sus dirigentes, y menos aun en la de su electorado.
Por definición, el modelo desarrollista (que puso en práctica el gobierno) ha de conllevar un grado importante de proteccionismo. También se puede decir que el desarrollismo no es más que una modalidad del proteccionismo. Por lo que es también esperable que las barreras aduaneras, aranceles y otras regulaciones contrarias al libre comercio se mantengan, quizás algo más atenuadas, porque también es de la esencia del desarrollismo la inversión extranjera y no excluyentemente la nacional. Claro que es difícil sino imposible lograr inversiones con alta presión fiscal, pero no es extraño imaginar que el gobierno combine y calibre ambos mecanismos. Lo cierto es que el electorado y la gente que fue a la convocatoria del #1A apoyan todo esto, pese a que como liberales sabemos que no es el camino acertado, y que -en largo plazo- este tipo de política economía no conduce a buenos resultados, sino que, por el contrario tiende a agravarlos.
Otros quisieron establecer comparaciones entre la marcha del 8N y esta. Conceptúo que no hay comparación posible, por muchos factores. Entre ellos, el más importante que la del 8N fue en contra del gobierno del FPV y la del #1A fue a favor de un gobierno y no en contra. En la del 8N si se le reclamaban cambios -y profundos- al FpV (los que finalmente no se llevaron a cabo nunca). Otro cantar fue el de la manifestación del #1A. Insisto, estuve presente y no escuché reclamos por “cambios”, sino apoyo explicito al derrotero encarado por Cambiemos.
Finalmente, me queda expresar porque fui. En mi caso, mi presencia fue en apoyo del sistema democrático y republicano de gobierno. Particularmente preocupado por la reivindicación que se hizo una semana antes por las Madres de Plaza de Mayo hacia el terrorismo guerrillero de los años 70. Esta fue mi mayor motivación para concurrir. Quienes me conocen saben que mi opción siempre será por un régimen democrático, republicano y liberal del gobierno.
Como dejé explicado, considero que el gobierno debería cambiar el recorrido  económico y dirigirse a una economía de libre mercado pleno. Pero -al mismo tiempo- soy consciente que, de los allí presentes, seriamos muy poquitos los que pensábamos lo mismo. El grueso de los manifestantes está conforme con la línea que lleva el gobierno, política y económicamente, mal que nos pese a los liberales.

 

Gabriel Boragina es Abogado. Master en Economía y Administración de Empresas de ESEADE.  Fue miembro titular del Departamento de Política Económica de ESEADE. Ex Secretario general de la ASEDE (Asociación de Egresados ESEADE) Autor de numerosos libros y colaborador en diversos medios del país y del extranjero

PARA MIS AMIGOS PARTIDARIOS DEL LIBERALISMO ECONÓMICO: NO SE VUELVAN LOCOS PLEASE.

Por Gabriel J. Zanotti. Publicado el 17/3/13 en http://gzanotti.blogspot.com.ar/2013/03/para-mi-amigos-paridarios-del.html

Nuevo Papa y ya empezamos. Que si es liberal, que si no, que si es teólogo de la liberación, que si no, que el artículo de ABL (h) del 2010 que está circulando, que cuidado que va a atacar al mercado, que si es peronista, que si no es peronista, que si entiende economía, que si no entiende nada de economía, etc etc etc etc etc………………………………………….

 
1) Bergoglio siempre tuvo una sensibilidad especial respecto del tema de la pobreza. ¿Y saben qué? Así debe ser, es católico.
 
2) Que de lo anterior se desprenda que sea teólogo de la liberación es un non sequitur absoluto.
 
3) De hecho, además, no lo es. Conoce perfectamente el documento Libertatis nuntius de 1984 y no lo va a contradecir en absoluto (documento contra la teología marxista de la liberación que, además, en temas económicos NO era “liberal”).
 
4) Bergoglio está formado en la tradicional Doctrina Social de la Iglesia. “Tradicional” quiere decir que a sus principios esenciales se agregan elementos más opinables que sin embargo forman parte de su tradición y de su historia. Por lo tanto, casi seguro que es partidario de cierto intervencionismo y cierta redistribución de ingresos. Cualquiera formado en la DSI “tradicional” piensa así, o de lo contrario yo no habría tenido que matarme haciendo todas las aclaraciones que he hecho siempre.
 
5) Bergoglio fue severo crítico de las políticas de los 90 y, ¿saben qué? Tiene razón. Que a eso se lo llame neoliberalismo o capitalismo es terrible, sí, pero el tiempo de las aclaraciones sobre dichos términos no ha acabado aún y no acabará en mucho tiempo.
 
6) Seguramente va a venir una encíclica social típica donde se criticará al neoliberalismo. Si no sucede, me asombraré. Pero seguramente sucederá lo mismo de siempre, lo mismo que sucede desde Pío XI hasta la Sollicitudo rei socialis de Juan Pablo II. O sea, nada por aquí, nada por allá, todo igual. No por ello las aclaraciones que he hecho siempre –que no sé si valdrá la pena repetir– quedarán refutadas.
 
7) Me resulta ingenuo el pensamiento de aquellos que tiene esperanza en un “lobby liberal” que “lo convenza” a Bergoglio de las bondades de la economía de mercado y de la Escuela Austríaca. Así no se hacen las cosas, ni se deben hacer. Los verdaderos cambios vienen del convencimiento auténtico, y no de conversaciones palaciegas. Además, ya pasó: ¿y? Es probable –nunca se sabrá- que Buttiglione lo haya convencido a Juan Pablo II de incorporar los párrafos más liberales de la encíclica “Centesimus annus”. ¿Y? ¿Convenció ello a alguien en la Iglesia de las bondades del mercado? Ni siquiera a JPII, quien no nombró el tema nunca más, ni produjo ninguna continuidad doctrinal del asunto. Claro, sí, los partidarios del mercado tuvieron entonces “su encíclica”, pero ello formó parte del caos doctrinal y la confusión dentro de la DSI. ¿Así deben funcionar las cosas? ¿Los liberales tienen su encíclica y los más socialistas, otra? ¿Qué es la DSI, una heladería donde hay para todos los gustos?
 
8) Por lo demás, llamé a eso “clericalismo de mercado”. NO es necesario que un Papa iguale la DSI con la economía de mercado. Yo NO necesito que un Papa “me autorice” a hablar del mercado. Lo que necesitamos es que se entienda que el grado de intervención del estado, dentro del ppio. de subsidiariedad, es un tema opinable que admite diversas variantes dentro de los laicos, y que una de esas variantes somos los partidarios de la Escuela Austríaca, que debemos tener tanta libertad de expresión como tienen en la Iglesia los keynesianos, monetaristas y marcianos, precisamente porque son temas opinables en relación a la Fe donde la Jerarquía no debe pontificar ni los laicos pedirlo. Lo he dicho mil veces.
 
9) Les aseguro además que Bergoglio tiene además cosas mucho más urgentes e importantes que resolver. Los “liberales” en la Iglesia son otra cosa, al lado de los cuales los randianos parecen monjas de clausura. Así que please, dejemos de mirarnos el ombligo y tengamos una perspectiva más amplia.
 
10) Bergoglio es además un republicano, una persona ajena a todo tipo de autoritarismos, y su enfrentamiento con los Kirchner en la Argentina no es casualidad.
 
11) Por lo demás, en Argentina, si NO se es partidario de la EA, se es un peronista cultural, aunque estés con Lilita Carrió. Por ende, si es peronista, es una pregunta que tiene una sencilla respuesta: es argentino, excepto que esté vacunado con la antigripal trivalente (Mises-Hayek-Rothbard). Pero dentro de los peronistas culturales, hay algunos que al menos aceptan la república, la democracia, el disenso, la paz, la reconciliación, la libertad de expresión, las conferencias de prensa, la división de poderes, etc., y si hay alguien así, es Bergoglio.
 
12) Por lo tanto, calma. Si sale la encíclica de siempre, las aclaraciones de siempre, y a otra cosa mariposa. Mientras tanto, let Bergoglio be Bergoglio, que, les aseguro, tiene una larga agenda por delante.

Gabriel J. Zanotti es Doctor en Filosofía, Universidad Católica Argentina (UCA).  Es profesor full time de la Universidad Austral y en ESEADE es Es Profesor Titular de Metodología de las Ciencias Sociales en el Master en Economía y Ciencias Políticas de ESEADE.