La polémica sobre las migraciones y su impacto en la calidad institucional: los inmigrantes traen su cultura (I)

Por Martín Krause. Publicada el 10/4/17 en: http://bazar.ufm.edu/la-polemica-las-migraciones-impacto-la-calidad-institucional-los-inmigrantes-traen-cultura-i/

 

 

El fenómeno migratorio global es no sólo importante sino que ha desatado una intensa polémica en los últimos años. El presente trabajo tiene como objetivo considerar el vínculo entre movimientos migratorios y la calidad institucional de los países, planteando la hipótesis, un tanto obvia, de que aquellos países con mejor calidad institucional atraen flujos inmigratorios mientras que los que muestran baja calidad institucional, en general, generan flujos emigratorios. Asimismo, se consideran los principales argumentos en discusión respecto los costos y beneficios de los flujos migratorios.

Las noticias no pueden ser más dramáticas, y su impacto se ve amplificado por la facilidad con que recibimos sus crudas imágenes: niños pequeños ahogados en una playa como resultado del intento de sus padres de obtener tanto sea refugio como mejor oportunidades laborales en otro territorio; cientos o miles de personas viviendo en campamentos provisorios esperando un permiso para poder trasladarse; otros cientos siendo rechazados y deportados a sus lugares de origen donde los espera la violencia, la represión o el hambre; muros que se levantan, en algunos casos para evitar la salida, en otros la entrada. Comenta la revista The Economist (2016): “Los refugiados son gente razonable en circunstancias desesperadas. La vida, para muchos de los más de un millón que buscan asilo en Europa huyendo desde Siria, Afganistán y otros países devastados por la guerra, se ha vuelto intolerable” .

En nuestra región también se ha generado una crisis aunque, por supuesto, no es de la magnitud de la que acontece ahora en Medio Oriente y Europa. Curiosamente, los primeros pasos para normalizar las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, han desatado una fuerte corriente migratoria con destino a este último país. Es que muchos cubanos sospechan que esa normalización de relaciones puede dar fin a la Ley de Ajuste Cubano, que permite ingresar a ese país a todo cubano con “pies secos”, es decir, que haya llegado y se encuentre en territorio norteamericano, ya que si es interceptado en el agua es devuelto a su país de origen. Entonces se trata de llegar antes que la ley pueda eliminarse. Y los cubanos han logrado ahora la posibilidad de salir sin tener que obtener permiso del gobierno. Como resultado de esto, muchos cubanos han estado volando hacia distintos destinos, desde Ecuador hacia el norte, y desde allí se dirigen por tierra tratando de llegar al norte, utilizando los llamados ‘coyotes’ que venden sus servicios para cruzar esas zonas desérticas que limitan uno u otro país, y ocasionando todo tipo de polémicas en los países por donde transitan. Hay cientos o miles de cubanos varados en algunas fronteras centroamericanas.

El tema de las migraciones ha estado entre las principales noticias de los últimos años y plantea algunas cuestiones estrechamente relacionadas con la calidad de las instituciones. También, por supuesto, con cuestiones ética y económicas que serán consideradas aquí. La hipótesis que vamos a considerar aquí es simple: aquellos países con mejor calidad institucional tienden a atraer inmigrantes, a punto tal que algunos de ellos erigen barreras tanto físicas como regulatorias; mientras que aquellos países con peor calidad institucional tienden a generar emigrantes y en algunos casos extremos construyen muros para prohibir su salida.

 

Martín Krause es Dr. en Administración, fué Rector y docente de ESEADE y dirigió el Centro de Investigaciones de Instituciones y Mercados (Ciima-Eseade).

DEL PERVERSO POLIMORFO AL PERVERSO POLIBULLYING

Por Gabriel J. Zanotti. Publicado el 18/5/14 en http://gzanotti.blogspot.com.ar/2014/05/del-perverso-polimorfo-al-perverso.html

 

Se ha olvidado, hoy en día, que Freud caracterizó al bebé como un perverso polimorfo. Es uno de los conceptos claves de su psicoanálisis, tapado luego por la apropiación frankfurtiana-marxista de Freud, por las permanentes acusaciones de pansexualismo, por el desprecio de las neurociencias, por el rechazo, en última instancia, a un diagnóstico psicológico-cultural que puso el dedo en una llaga crucial de la existencia humana.

 

El asunto es que el bebé es, efectivamente, un perverso polimorfo. Todas las conductas que en la vida adulta llamaríamos perversas, el bebé las tiene como un conjunto de pulsiones indiferenciadas, resumidas, si se quiere, en la pulsión de vida y de muerte, invisibles y casi inofensivas, en sus miradas, gestos, sonrisas y llantos, que nos derriten a los adultos.

 

¿Qué ocurre entonces? Que el rol paterno es el rol que mediante sus “no” incorpora, a este tierno perverso, las normas básicas familiares y sociales (si hay alguna diferencia) que luego como adulto le producen ese “malestar de la cultura”, otro de los diagnósticos más desafiantes de Freud. Esos “no” son incorporados desde la más tierna infancia en el pre-consciente mediante una “represión” que nada tiene que ver con el control que luego el adulto tiene que ejercer sobre sus pulsiones conscientes. Es la canalización de las pulsiones originarias hacia conductas adaptadas y socializadas, que tienen el precio, obviamente, de neurosis diversas –histeroides, fóbicas, angustia, ansiedad- cuyos síntomas derivan en conflictos que luego deben ser psicoanalíticamente tratados según su intensidad. O sea que la visión de Freud como alguien que habría propuesto la liberación de las pulsiones originarias como “solución”, no podría ser más falsa; equivale de decir que santo Tomás era ateo o que Mises era marxista (bueno, sé que hay algunos que lo dirán). Sin la incorporación de los “no”, en el preconsciente durante la primera infancia (que luego evolucionan hacia el super-yo y el principio de realidad) el sujeto se convierte precisamente, en la vida adulta, en un psicótico o un perverso. El adulto normal que no lo es, no lo es y está muy bien que no lo sea, con el inevitable precio, desde luego, de ser el neurótico woodyallinesco, en diversos grados, y el psicoanálisis es precisamente el modo de minimizar el sufrimiento de las neurosis.

 

Por lo tanto, la ausencia del rol paterno, la caída del rol paterno por las crisis sociales que ponen en tela de juicio todo tipo de autoridad, la paradójica presencia de padres ausentes, ya sea físicamente, y-o porque son casi adolescentes que no pueden y no se atreven a ser adultos frente a sus hijos, y la disgregación de lazos familiares elementales, conducen a la producción en masa de perversos y psicóticos en la vida adulta, cuyo proceso patológico es ya casi irreversible. Expresan sus pulsiones de vida y de muerte de manera socialmente inadaptable y pueden cometer los crímenes más horribles con la misma ausencia de culpa que un adorable bebito de dos meses tira su bracito ante su hermanita más grande o, al contrario, la abraza. Claro, 20 años más tarde, si no hubo rol paterno, ello se convierte en asesinato o incesto.

 

Ciertos tipos de violencia a la cual estamos asistiendo tienen que ver con todo esto. Que una adolecente sea asesinada cruelmente por sus pares, a golpes, “porque se hacía la linda” o cosas por el estilo, puede tener muchos orígenes, pero hay que tener en cuenta el diagnóstico de Freud, del Freud auténtico, luego destrozado por los que lo utilizaron para todo lo contrario. Freud era un médico, un neurólogo, tierna e ingenuamente positivista y muy conservador. Atento a los aspectos más oscuros de la naturaleza humana, logró darse cuenta del poder de nuestras pulsiones originarias, y cómo andamos por la vida arrastrándolas en el inconsciente reprimido y transformadas en neurosis de diversa intensidad. El psicoanálisis fue siempre un modo de hacer consciente el origen de esos conflictos y por ende de dar al paciente una mayor auto-conciencia de su interior de tal modo de encontrar una canalización positiva a esos conflictos. El psicoanálisis, lejos de ser la absurda liberalización que muchos suponen, es la re-incorporación del rol paterno perdido o desdibujado, pérdida que produjo que el adorable bebito perverso polimorfo se convirtiera en una bomba de tiempo.

 

Por lo tanto, las formas de violencia que más nos horrorizan y sorprenden tienen su causa, entre otras, en la caída del rol paterno. Rol paterno que no tiene por qué ser autoritario: puede ser y debe ser dialogante, pero “tiene que” ser. El niño y el adolescente captan perfectamente la presencia del adulto firme, que no grita, cuya sola presencia impone los valores que vive. El niño y el adolescente captan perfectamente que ese adulto, si es tal, no va a gritar, no va a levantar la mano, pero no va a ceder, va a decir, de una u otra manera, “no”. No son necesarias muchas palabras. Pero si el supuestamente adulto es otro niño, inmaduro y caprichoso, que para colmo grita, pega y llora como otro bebé, lo que saldrá de allí es algo terrible: será el conjunto de noticias que hoy nos llenan de perplejidad y de horror.

 

 

Por qué la caída del rol paterno, daría para más. Por ahora, sería bueno que quienes se decidan a ser padres –si es que lo deciden, porque muchas veces no- se preguntaran si pueden serlo.

 

Gabriel J. Zanotti es Doctor en Filosofía, Universidad Católica Argentina (UCA).  Es profesor full time de la Universidad Austral y en ESEADE es Es Profesor Titular de Metodología de las Ciencias Sociales en el Master en Economía y Ciencias Políticas de ESEADE.

La izquierda cría cuervos

Por Alejandro A. Tagliavin. Publicado el 22/8/12 en http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/alejandrotagliavini/la-izquierda-cria-cuervos-alejandro-tagliavini-columnista-el-tiempo_12152309-4

 “Cría cuervos y te sacarán los ojos” dice el viejo refrán. El caso Assange, sin dudas, es el irónico resultado del odio visceral entre algunos personajes de izquierda y derecha, el oportunismo mediático y una pésima (y muy dañina) idea de libertad que tienen algunos derechistas que, consecuentemente, odian al fundador de WikiLeaks.

La justicia sueca dice reclamar a Assange por denuncias de agresión sexual que, como Inglaterra autorizó su extradición a Escandinavia, se refugió en la embajada de Ecuador en Londres, infringiendo su arresto domiciliario. Suecia afirma que no lo extraditará a EE. UU. si existe riesgo de que sea condenado a muerte por revelar secretos de Estado, y ha recordado que la justicia estadounidense no reclama la extradición de Assange.

Hasta la fecha, la justicia norteamericana ha canalizado el caso de la filtración de informes diplomáticos y militares, en el portal WikiLeaks, por una sola vía procesal: el juicio militar al soldado Bradley Manning, acusado de sustraer y difundir 700.000 documentos secretos de las redes secretas del Pentágono. A Julian Assange, los fiscales militares le han mencionado solo de pasada. Irónicamente, la estrategia de la defensa Manning, en prisión desde hace casi dos años, consiste en asegurar que su cliente sufre trastornos psicológicos, evitando convertirlo en una causa sobre la libertad de expresión, como hizo Assange.

A pesar de que el gobierno de EE. UU. asegura no estar tras una ‘caza de brujas’ contra el fundador de Wikileaks, intelectuales como Chomsky y Wolf, los directores Stone y Moore están entre los más de 4.000 que firmaron una carta que llegó a la Embajada de Ecuador en Londres urgiendo a que el presidente del país, Rafael Correa, le otorgue asilo político a Julian Assange para evitar el riesgo a ser extraditado a EE. UU.

La prensa británica ha lanzado duras críticas contra el fundador de WikiLeaks, señalando que, irónicamente, es Correa quien encarcela a los disidentes políticos, encierra a periodistas y clausura diarios o canales de TV que lo critican. Y critica también al Secretario de Asuntos Exteriores británico por haber amenazado con rescindir el estatus diplomático de Ecuador con el fin de capturar a Assange.

Ahora, en qué consiste la “revolución Wikileaks”. Es la violencia lo que destruye a la vida y, contra ella, solo la verdad es eficiente. Nunca la “violencia defensiva” (que adoran los derechistas y por ello odian a Assange) es efectiva porque, por el contrario, alienta la agresión como echar leña al fuego. La verdad, la información es la mejor defensa porque, por caso, de nada sirve un ejército poderoso contra un mosquito que puede conocer y anticipar sus movimientos y escapar. Los gobiernos populistas, que viven de explotar a sus ciudadanos, no resistirían un día si se pudieran conocer y anticipar, por ejemplo, los movimientos de sus corruptos y tiránicos recaudadores.

Así es como, defendiendo a Assange, Rafael Correa, Cristina Kirchner y Hugo Chávez, entre otros demagogos que quieren presentarse como enemigos de Washington, están “criando los cuervos” que, más tarde o más temprano, significarán un apoyo fundamental para lograr su caída. No por convocatorias digitales al estilo primavera árabe, sino porque convertirán en inútil su sistema de Estado policial y represor del mercado, de las personas, de la sociedad.

 

Alejandro A. Tagliavini es ingeniero graduado de la Universidad de Buenos Aires. Es Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California y fue miembro del Departamento de Política Económica de ESEADE.

 

 

Golpe político a Ahmadinejad

Por Emilio Cárdenas. Publicado el 10/8/12 en http://www.lanacion.com.ar/1497813-golpe-politico-a-ahmadinejad

Desde hace meses, la tensa pulseada por el poder que enfrenta al presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, con los líderes religiosos fundamentalistas de la teocracia iraní que apoyan al Ayatollah Ali Kamenei, es evidente. Aunque sorda, por momentos, pero real y dura. Implacable, más bien, cuando todos están de cara a las elecciones nacionales de junio del año próximo. Sea para intentar preservar el poder, en el caso de Ahmadinejad, sea para hacerse también del timón político del país, en el de los clérigos.

Un reciente anuncio del vocero del poder judicial iraní, Gholam-Hossein Mohseni-Ejei, provocó conmoción. Porque luce como un golpe devastador -aunque no sorpresivo- contra Ahmadinejad. En Irán, recordemos, la justicia está, desde la revolución teocrática de 1969, muy lejos de ser considerada como un poder independiente o imparcial y actúa, más bien, como una suerte de apéndice o agente sumiso al máximo poder religioso.

 El anuncio informó a la opinión pública que un tribunal iraní acaba de sentenciar a muerte a cuatro de los 38 ciudadanos que estaban siendo investigados en un sonado caso de corrupción financiera. Los demás acusados han sido condenados a prisión perpetua. Insólitamente no se dieron a conocer los nombres de los cuatro acusados que fueron condenados a la pena capital. Irán, recordemos, es uno de los países del mundo que con mayor frecuencia recurre a utilizar esa inhumana pena.

Los investigados son considerados como personas cercanas al presidente Ahmadinejad. Los medios apuntan a responsabilizar del fraude al millonario Mahafarid Khosravi, al que tienen como cabeza de la cadena de presuntos delitos investigados. Khosravi, a su vez, es considerado como una suerte de testaferro de Esfandiar Rahim Mashaei, uno de los aliados políticos más conocidos -de gran visibilidad- del presidente. Ante esto, Ahmadinejad ha negado siempre cualquier relación con Khosravi.

Las acusaciones que se hicieron contra los investigados fueron extremadamente graves, incluyendo fraude, lavado de dinero y hasta “atentar contra el sistema económico iraní”. No obstante, parece meridianamente claro que hay en ellas un componente político sumamente importante: la lucha por el poder en marcha entre quienes, como Ahmadinejad, creen que se debe de alguna manera separar la gestión de lo religioso del manejo de lo secular y político, y los clérigos que reclaman un poder absoluto, sobre todos los capítulos de la vida iraní.

La lucha por el poder entre ambas facciones es intensa y se advierte en todos los escenarios. Tanto es así, que otra sentencia judicial reciente acaba de decidir que el jefe de los servicios de inteligencia de Ahmadinejad, Sead Mortazavi, debe abandonar su puesto. Se trata de uno de los hombres de confianza más cercano al presidente y de uno de los principales responsables de la represión inhumana con la que se sofocara, en 2009, las protestas que estallaron en las principales ciudades iraníes cuando, con fraude, Ahmadinejad consolidó su reelección.

El ejemplo de la cruenta represión iraní de 2009 es ahora seguido por el régimen de los Assad en Siria, con la misma perversidad violenta. Con apoyo iraní, por cierto. Como lo sugiere la admisión del canciller iraní, Ali Akbar Salehi, confirmando que -entre los iraníes recientemente secuestrados por los rebeldes cerca del aeropuerto de Damasco- hay miembros de la Guardia Revolucionaria (Pasdaran) iraní..

Emilio Cárdenas es Abogado. Realizó sus estudios de postgrado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Michigan y en las Universidades de Princeton y de California.  Es profesor del Master de Economía y Ciencias Políticas y Vice Presidente de ESEADE.