¿El que apuesta al blue pierde?

Por Alejandro A. Tagliavini: Publicado el 27/7/21 en: https://alejandrotagliavini.com/2021/07/27/el-que-apuesta-al-blue-pierde/

Como venimos anticipando, por ejemplo, en la nota “La economía argentina en situación muy complicada”, la inflación global está tomando un vuelo muy importante (y, por cierto, hay un gran negocio dentro de esto, ya que implica billones de dólares emitidos y regalados a los amigos del poder, que explica buena parte de la “pandemia”). Ahora, insólitamente, se ha producido un hecho novedoso, el SP 500 (SPX) ha seguido subiendo -básicamente debido a la inflación- mientras que el dólar se revaloriza (DXY inverso) con respecto a una canasta de divisas, lo que viene a demostrar que las otras monedas están aún más inflacionadas que el dólar:

Refinitiv

        Dentro de estas monedas más inflacionadas está, obviamente, el peso argentino:

             Con respecto al blue, el peso cae un 11,15% en lo que va del 2021, mientras que contra el dólar oficial baja un 13%, al tiempo que la variación acumulada del IPC es del 25,3%.

             Con respecto al resto de los dólares, el movimiento ha sido el siguiente:

                 Mientras que el IPC (“inflación”) se ha movió de manera completamente desagregada del dólar oficial demostrando que nada tiene que ver una cosa con otra a pesar de lo que cree el gobierno:

             Por cierto, la mejor medida de la inflación -desvalorización por exceso de emisión- no es el IPC, como dijimos varias veces, sino el dólar blue porque es el que con más libertad refleja la depreciación del peso. Como vimos la inflación real -suba del blue- en 2021 hasta junio fue menor que en 2020 sencillamente porque se emitió menos, pero ahora resulta que el blue sube un 8% en lo que va del mes, sencillamente porque se disparó la maquinita.

             Como dijimos la inflación es el exceso de oferta por sobre la demanda que viene cayendo, en líneas generales, porque el gobierno está llevando adelante una política económica que no solo espanta las inversiones, sino que, además, promueve la fuga dados los altísimos impuestos, las fuertes regulaciones que impiden el desarrollo económico y la inflación -que no es otra cosa que descapitalización desde que quita valor a la moneda- y que luego se traslada a los precios.

             Como señala Roberto Cachanosky, ya el ritmo de aumento de los precios es similar al que dejó Cambiemos. El último mes completo de gestión de Macri arrojó una suba del IPC –“inflación”- interanual del 51% y en junio último fue del 50,2%, con el tipo de cambio oficial y las tarifas de los servicios públicos virtualmente “pisados”.

            Por cierto, la expansión monetaria que hace el BCRA para financiar el déficit fiscal ha llevado a que la inflación acumulada entre 1935, cuando se creó el BCRA y 2020, llegue a la friolera de 398.209 billones por ciento. Un promedio del 52,6% anual, según Cachanosky.

             Precisamente, por los precios pisados, es que el aumento del IPC viene retrasado. Como puede verse en el siguiente gráfico, la inflación real (la suba del blue) el año pasado fue muy fuerte y recién ahora se está trasladando -lo que era inevitable que ocurriera tarde o temprano- a los precios y por ello la suba del IPC este año hasta ahora (25,3%) ha sido mayor que la inflación real (11,15%):

                Por el lado de la oferta, precisamente si durante el año el dólar se mantuvo relativamente calmo fue porque el gobierno había logrado cortar la emisión. Pero, según Ramiro Marra, desde abril, el dólar subió un 30% y la expansión del dinero en circulación fue de casi $300.000 M. A eso hay que sumarle los adelantos transitorios del BCRA al tesoro por $410.000 M que pasaron a liderar la emisión. Y julio, es el tercer mes al hilo de expansión monetaria y apunta a ser el récord. Ya el 25 de junio se dio un salto con un Adelanto transitorio de $90.000 M y luego, en la primera quincena de julio, se sumaron otros $130.000 M.

               Desde Invecq señalan que, con los datos de las finanzas públicas del primer trimestre del año, las cuentas fiscales mostraban una importante corrección no solo con relación a 2020 sino también al 2019, el último año de la gestión de Cambiemos. Pero ahora han comenzado desde junio un nuevo ciclo de desajuste con relación al 2019.

                  Particularmente el último mes del semestre los ingresos totales cayeron 4% real, el gasto total creció 3%, el gasto primario subió 13% y aumentaron tanto el déficit primario como el déficit total. Es decir que junio representa un quiebre de tendencia que, con seguridad, se profundizará en los meses venideros. Así, como muestran los siguientes gráficos, los déficit prometen agravarse y, seguramente, los cubrirán con emisión, o sea, inflación, ergo, suba del blue:

                 Ya que, en cuanto a los ingresos con un nivel de actividad que sigue por debajo de los de 2019 y pasado el momento de fuerte recaudación vía retenciones y desaparecidos los ingresos del impuesto a la riqueza, es muy probable que la caída de junio se profundice en los próximos meses.  

                 Y los gastos se disparan dado que gran parte del ajuste de los últimos meses se debió a la licuación de las jubilaciones y pensiones y los salarios públicos. Pero dado el diseño de la fórmula de movilidad jubilatoria, es probable que junio sea el piso de este gasto y que ahora comience a incrementarse a un ritmo más acelerado que el de la inflación, a lo que debemos sumarle bonos como el que se pagará en agosto. En tanto que los subsidios en junio muestran un crecimiento de casi 100% real con relación a 2019 y prometen seguir expandiéndose.

                 Y todavía hay que sumar, los “gastos electorales” como las transferencias a las provincias y los planes sociales. Y, por último, comenzará a rebotar la partida que mayor ahorro le había generado al gobierno, es decir, los intereses de la deuda que se ahorraron con el canje empezarán a crecer durante el segundo semestre como consecuencia de las colocaciones a corto plazo que se hicieron en el mercado local durante el primer semestre.

                Por cierto, el mercado es muy frio, no se maneja con expectativas -no del modo que popularmente se cree- sino con realidades. Así, suele creerse que en tiempos electorales la gente busca refugio en el dólar, pero no es así, la realidad es que en tiempos electorales suele acelerarse la maquinita, la emisión, y entonces, se dispara la devaluación del peso, o sea, la cotización del blue. Así y todo, todavía hay quienes creen que el IPC subirá más que el blue y entonces siguen apostar al CER, sin embargo, según vimos el blue podría mejorar esa opción.

                Volviendo al tema de la inflación como empobrecimiento del mercado, recordemos que, según el Indec, la Canasta Básica Alimentaria (CBA) y la Canasta Básica Total (CBT) de junio tuvieron incrementos con fuertes aceleraciones. La primera, que marca la línea de la indigencia, trepó 3,6%, y la segunda 3,2%. Un salario mínimo no alcanzó para mantener la alimentación básica de una familia tipo. Y así, la pobreza no dejó de crecer en la primera mitad del 2021 y se acercó al 42,8%.

                  Y, por cierto, mostrando muy crudamente la descapitalización del mercado, en CABA a mayo pasado, la cuota a pagar por un crédito hipotecario por la financiación del 80 % de un departamento usado de dos ambientes, era más alta que el ingreso total de un trabajador registrado, según Reporte Inmobiliario.

                   Por ejemplo, acceder a un crédito de $10,35 M para la compra de una unidad de 42 m2 exige el pago de una cuota inicial de $87.364. Así, el pago mensual de la hipoteca supera en $1.415, la remuneración bruta promedio registrada, y además es necesario tener como mínimo con otros $2,6 M para solventar el 20 % que el banco no financia y cerca de otro millón adicional para cubrir honorarios y escrituras:

                    Donde (1) es el precio inmobiliario Índice RE/MAX-UCEMA – Mayo, 2021, (2) es el tipo de cambio vendedor blue – 31/05/2021 y (3) la remuneración bruta (previa a las deducciones por cargas sociales) declarada por la empresa para cada mes.

                   Es decir, los gobiernos de las últimas décadas han sido cualquier cosa menos popular, y la propiedad privada va quedando solo para los ricos y, por cierto, como siempre, para los amigos del poder.

Alejandro A. Tagliavini es ingeniero graduado de la Universidad de Buenos Aires. Asesor Senior de The Cedar Portfolio, Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California y fue miembro del Departamento de Política Económica de ESEADE. Síguelo como @alextagliavini