Ni el circo romano vio tanta sangre

Por Alejandro Tagliavini. Publicado el 6/1/20 en: https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/alejandro-tagliavini/ni-el-circo-romano-vio-tanta-sangre-columna-de-alejandro-a-tagliavini-449262?fbclid=IwAR02OMAcdzmSBQD47JRl35urN7LvM5qA-9W7JxslN6sUOTtrI_yW6a1IYww

 

¿Qué les decimos a los inocentes que fueron ejecutados anteriormente en muchos países?

 

Es un mito de Hollywood —no probado por la historia— el de que el coliseo romano fue ensangrentado por los mártires cristianos al ser devorados por leones, aunque es cierto que ocurrió en muchos anfiteatros de la época, como en el circo de Nerón, donde fue martirizado san Pedro.

En cambio, no es mito que hace un año el columnista de ‘The Washington Post’ Jamal Khashoggi entró al consulado de Arabia Saudita en Estambul, citado por las autoridades, y salió descuartizado. Y la tiranía saudí ha montado un circo sangriento para intentar calmar a la opinión pública global: una corte condenó a muerte a cinco personas por el crimen.

Los agentes implicados trabajaban directamente para el príncipe heredero saudí, pero ni él ni sus colaboradores cercanos, inicialmente acusados de ser los autores intelectuales, fueron condenados. La CIA concluyó que el príncipe heredero debe haber autorizado la operación.

Agnes Callamard, de la ONU, describió el juicio como la “antítesis de la justicia”. Amnistía Internacional dijo que era un “lavado de cal”, y para el consejo editorial del ‘Financial Times’, “los veredictos emitidos… llevan todas las características de un juicio simulado”.

Pero no solo en este Estado terrorista ocurren ejecuciones, también en países como EE. UU., y Japón, donde acaban de ejecutar a un chino, condenado por el asesinato de una familia en junio de 2003. Espantoso crimen. Pero me pregunto ¿qué les decimos a los inocentes que fueron ejecutados anteriormente en muchos países? “Perdón, fue un error de cálculo”. No creo que este argumento sirva, no creo que puedan siquiera escucharlo.

El solo hecho de saber con certeza que en algún momento los tribunales se ‘equivocarán’ y ejecutarán a un inocente es suficiente para terminar con la pena de muerte. Sobre todo si consideramos que los tribunales estatales —en todos los países— están ‘influenciados’ por quienes los financian, los políticos que manejan el Poder Ejecutivo.

Pero aún más. ¿De dónde salió la idea de que, por la fuerza, con cárcel se reeduca a los criminales? Es pura venganza. Si el delincuente no es una persona normal, necesita un tratamiento psiquiátrico, no ser encarcelado. Y si lo es, habrá que estudiar por qué delinque y solucionar eso.

Por caso, hoy la mayoría de los delitos están relacionados con el narcotráfico, entonces, levantada la prohibición que pesa sobre algunas drogas dañinas, estos delitos desaparecerían. Creer que la solución consiste en encarcelar narcos no es serio, porque serán reemplazados por otros y el delito continuará en tanto siga la prohibición.

Alemania liberó ‘por misericordia’ a 1.200 presos en Navidad, excluyendo a los penados por delitos graves, pero en realidad solo les anticiparon la salida unas semanas. Desde el inicio de esta costumbre, solo se conoce el caso de una mujer que, tras ser puesta en libertad, volvió a prisión por un robo.

“La Navidad nos recuerda que Dios sigue amando a cada hombre, incluso al peor. A mí, a ti, a cada uno de nosotros, Él nos dice hoy: ‘Te amo y siempre te amaré, eres precioso a mis ojos’ ”, dijo el papa Francisco. ¡Qué fuerte! El “peor” incluye a violadores, descuartizadores de niños, a Stalin y Hitler… Dios los ama y nosotros los encarcelamos. En fin, a medida que los humanos maduremos, entenderemos que la libertad es un don de Dios y que un hombre sin ella solo puede convertirse en una persona menos normal, no más sociable.

 

Alejandro A. Tagliavini es ingeniero graduado de la Universidad de Buenos Aires. Ex Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California y fue miembro del Departamento de Política Económica de ESEADE. Síguelo como @alextagliavini

Gobiernos llenos de soberbia

Por Alejandro Tagliavini. Publicado el 24/6/15 en: http://hoybolivia.com/Blog.php?IdBlog=41127&tit=gobiernos_llenos_de_soberbia

 

A raíz del tirador de Charleston, revive la discusión sobre racismo, y la prohibición del uso de armas, intento “pacifista” torpe ya que la evidencia muestra que no es la solución. Por caso, en gran parte de Latino América las armas están prohibidas y el índice de homicidios es muy superior al de EE.UU. Las leyes son justas, y ordenan, solo cuando son naturales y dejan de serlo cuando son una creación arbitraria de la razón humana -del legislador- y, entonces, al no darse natural y espontáneamente deben ser impuestas por vía policial que, precisamente, utiliza armas. ¿¡Armas para prohibir armas!?
En cuanto al racismo, no basta que Obama diga por radio desde un garage de Los Ángeles que “No estamos curados” porque “Las sociedades no borran de la noche a la mañana lo que ocurrió durante 200 o 300 años”. Lo cierto es que, gracias a estas leyes coactivamente impuestas por su gobierno –como los impuestos, derivados por los empresarios vía aumento de precios- hay salarios bajos y desocupación que golpea con más fuerza sobre los más humildes -en un círculo vicioso- que históricamente son los “negros”.

Por cierto, es incoherente pedir la pena de muerte para el tirador, que lo quieran asesinar por asesino, más bien debería realizar un tratamiento siquiátrico cosa que podría haberse previsto dado que había publicado en internet que los negros son “estúpidos y violentos” para luego atacar a los judíos, latinos y asiáticos, poniendo énfasis en que “los hispanos son un enorme problema… son nuestros enemigos”.

Coincide con muchos gobiernos occidentales que impiden la libre inmigración por cuestiones raciales porque sobran las pruebas de que los inmigrantes colaboran al crecimiento del país, y si abusan del “Estado de Bienestar”, pues tendrán que culpar al Estado que lo implementa y no a los inmigrantes.El drama llega al punto de que el Gobierno mexicano interceptó a 11.893 menores indocumentados -6.113 estaban solos- procedentes de Centroamérica entre enero a mayo 2015 cuando viajaban con rumbo a EE.UU., 49 % más que en el mismo periodo del año anterior.

Los niños son expuestos por los traficantes a trabajos forzados, violaciones, pornografía, abusos, maltrato físico y verbal, entre otras cosas. Traficantes que suelen traficar también drogas muy dañinas, otro “tráfico ilegal” que ha creado un nivel de crimen increíble y que financia a la guerrilla -e.g. las FRAC de Colombia- que no existiría de no ser por esta ayuda del gobierno de EE.UU.: la prohibición que crea el muy rentable tráfico “ilegal”.

Por caso, con solo seis millones de habitantes, en El Salvador se produjeron 635 homicidios en mayo. Los pandilleros acechan en las salidas de las escuelas a los adolescentes y les ofrecen entrar a las pandillas, y si se niegan los matan.Según un funcionario salvadoreño “en un año se arrestó a unos 12.000 pandilleros” pero “podemos… llevarnos a 50 que otros 50 entrarán en la pandilla”” mientras el negocio sea tan rentable sobretodo frente en la condiciones de pobreza creadas en Latino América por los gobiernos que, por cierto, la niegan. Las villas miseria de Buenos Aires están se ven desde el centro, allí viven unas 250.000 personas y desde el 2010 crecieron 70%, pero no existen en los mapas oficiales ni en Google Maps, son solo una mancha, tierras fiscales. Eso sí los “punteros”políticos las controlan a la hora de votar.

 

Alejandro A. Tagliavini es ingeniero graduado de la Universidad de Buenos Aires. Es Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California y fue miembro del Departamento de Política Económica de ESEADE.

Golpe político a Ahmadinejad

Por Emilio Cárdenas. Publicado el 10/8/12 en http://www.lanacion.com.ar/1497813-golpe-politico-a-ahmadinejad

Desde hace meses, la tensa pulseada por el poder que enfrenta al presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, con los líderes religiosos fundamentalistas de la teocracia iraní que apoyan al Ayatollah Ali Kamenei, es evidente. Aunque sorda, por momentos, pero real y dura. Implacable, más bien, cuando todos están de cara a las elecciones nacionales de junio del año próximo. Sea para intentar preservar el poder, en el caso de Ahmadinejad, sea para hacerse también del timón político del país, en el de los clérigos.

Un reciente anuncio del vocero del poder judicial iraní, Gholam-Hossein Mohseni-Ejei, provocó conmoción. Porque luce como un golpe devastador -aunque no sorpresivo- contra Ahmadinejad. En Irán, recordemos, la justicia está, desde la revolución teocrática de 1969, muy lejos de ser considerada como un poder independiente o imparcial y actúa, más bien, como una suerte de apéndice o agente sumiso al máximo poder religioso.

 El anuncio informó a la opinión pública que un tribunal iraní acaba de sentenciar a muerte a cuatro de los 38 ciudadanos que estaban siendo investigados en un sonado caso de corrupción financiera. Los demás acusados han sido condenados a prisión perpetua. Insólitamente no se dieron a conocer los nombres de los cuatro acusados que fueron condenados a la pena capital. Irán, recordemos, es uno de los países del mundo que con mayor frecuencia recurre a utilizar esa inhumana pena.

Los investigados son considerados como personas cercanas al presidente Ahmadinejad. Los medios apuntan a responsabilizar del fraude al millonario Mahafarid Khosravi, al que tienen como cabeza de la cadena de presuntos delitos investigados. Khosravi, a su vez, es considerado como una suerte de testaferro de Esfandiar Rahim Mashaei, uno de los aliados políticos más conocidos -de gran visibilidad- del presidente. Ante esto, Ahmadinejad ha negado siempre cualquier relación con Khosravi.

Las acusaciones que se hicieron contra los investigados fueron extremadamente graves, incluyendo fraude, lavado de dinero y hasta “atentar contra el sistema económico iraní”. No obstante, parece meridianamente claro que hay en ellas un componente político sumamente importante: la lucha por el poder en marcha entre quienes, como Ahmadinejad, creen que se debe de alguna manera separar la gestión de lo religioso del manejo de lo secular y político, y los clérigos que reclaman un poder absoluto, sobre todos los capítulos de la vida iraní.

La lucha por el poder entre ambas facciones es intensa y se advierte en todos los escenarios. Tanto es así, que otra sentencia judicial reciente acaba de decidir que el jefe de los servicios de inteligencia de Ahmadinejad, Sead Mortazavi, debe abandonar su puesto. Se trata de uno de los hombres de confianza más cercano al presidente y de uno de los principales responsables de la represión inhumana con la que se sofocara, en 2009, las protestas que estallaron en las principales ciudades iraníes cuando, con fraude, Ahmadinejad consolidó su reelección.

El ejemplo de la cruenta represión iraní de 2009 es ahora seguido por el régimen de los Assad en Siria, con la misma perversidad violenta. Con apoyo iraní, por cierto. Como lo sugiere la admisión del canciller iraní, Ali Akbar Salehi, confirmando que -entre los iraníes recientemente secuestrados por los rebeldes cerca del aeropuerto de Damasco- hay miembros de la Guardia Revolucionaria (Pasdaran) iraní..

Emilio Cárdenas es Abogado. Realizó sus estudios de postgrado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Michigan y en las Universidades de Princeton y de California.  Es profesor del Master de Economía y Ciencias Políticas y Vice Presidente de ESEADE.