Spain: Throwing Out The Baby With The Bathwater

Por Alejandro Chafuen: Publicado el 20/6/18 en: https://www.forbes.com/sites/alejandrochafuen/2018/06/20/spain-throwing-out-the-baby-with-the-bathwater/#18830f707631

 

A couple of weeks ago, Pedro Sanchez, the leader of the Spanish Socialist Workers Party, PSOE, who in the last 2016 election garnered the least amount of votes in his party’s history, became the seventh president of the post-Franco era. He reached the presidency by forming a coalition with other leftists, separatist and other minority parties who decided to bring down the government of Mariano Rajoy. Rajoy’s Popular Party, PP, was further weakened by cases of corruption and what many of its voters regarded as poor leadership. Several relevant PP members would have preferred Rajoy to resign and call for new elections rather than leaving the government in a rush. And when I mean a rush, it is a rush. I was in Madrid during the week of the change and, in a matter of two-to-three days, the president and his team were out of a job. Thousands began vacating their offices and sending resumes the day after the vote.

Mariano Rajoy congratulates Pedro Sánchez, the new president of SpainBY MINISTRY OF THE PRESIDENT. GOVERNMENT OF SPAIN, ATTRIBUTION, HTTPS://COMMONS.WIKIMEDIA.ORG/W/INDEX.PHP?CURID=69626925

Realignment on the Right

Losing the government and support from big sectors of civil society is obliging current and former leaders of the Popular Party to think new strategies. Congressman Pablo Casado Blanco, is among those competing for the leadership of the party. He is in his mid-thirties, has been aligned with the more free-market and conservative views of former President José María Aznar, but has major competitors and obstacles to overcome.

One of the most active voices, former Popular Party Congresswoman Cayetana Alvarez de Toledo, is a promising political leader. In late 2015, seeing the writing on the wall, she decided not to run for re-election. Alvarez de Toledo has been an open critic of the past government. Regarding this new administration, she wrote that the only common bond the coalition has is its anti-Spain views. By Spain she understands a country that is united under its constitution and which, among other things, calls for a social-market economic order. She, like other serious analysts, knows that each time Spanish policies moved toward an increased respect for market order, Spain has done better than its European peers. Those who joined in this new governing coalition have major doubts about the market order, Spanish unity and even the Constitution.

In another recent piece, Alvarez de Toledo called for a merger of the two centrist groups, the Popular Party and Ciudadanos. The latter, being relatively new (founded in Barcelona in 2006), is more socially liberal than the Popular Party. In recent years, however, the PP did not offer much to conservatives other than betrayal, so an alliance seems possible.

This leaves the field open for a party such as Vox, which is favorable to economic freedom and traditional values. Founded in December 2013, it has a platform based on respect for property rights, family values, and eliminating racial and gender privileges. Vox champions economic liberalism, but opposes globalization based on an agenda set by Brussels, George Soros, the U.S. Deep State and their respective partners. It still has very little following at the polls. One of its first leaders, Alejo Vidal-Quadras, who had more name recognition than Santiago Abascal, the current head of the party, resigned early on. He was open to broader coalitions than Abascal. The latter is trying to earn more space in the minds and hearts of the electorate but does not want to dilute the conservative, free-market brand. Ricardo Calleja of the Club Tocqueville, tells me «as most Spaniards define themselves as centrists, to be more successful Vox should try to avoid getting to close to positions and styles seen as «Lepenists» or «Bannonists.»

The new Socialist-led government will have to work with a budget passed during Rajoy’s government. Just days before becoming Prime Minister, Sánchez criticized this budget as “attacking the welfare state, not defending women, workers, the unemployed, nor the youth.” So he started by strengthening the welfare state, trying to reverse the modest labor liberalization of the previous government, and increase the number of women in key positions.

Among the few who look upon this new government with optimism is Venezuelan dictator Nicolás Maduro. He stated that he “hoped that the government of the new president will be able to build a new vision about Venezuela and become an advocate for overcoming the bitter moments created by the departing [Rajoy] government.”

Maduro is hopeful because he has seen how easy it was for him to buy the support of José Luís Rodríguez Zapatero, the former Socialist prime minister. Zapatero’s love affair with those who are destroying Venezuela, and the laudatory comments by the leaders of “Podemos” the “yes we can” Chavista party in Spain, presage a Spain less aligned with the fight for freedoms in the Americas. Podemos, led by Pablo Iglesias, has expressed his desire for Spain to lead a European road to Venezuelan twenty-first century socialism.

Unless there is a call for early elections in the event Sánchez loses support from some of PSOE’s partners, the next general vote will take place in 2020. Naturally, Sanchez chose a team that he thinks would help him during the coming months. Some of his first announcements and appointments show that he will also endeavor to weaken the growing influence of Podemos by co-opting its leftist policies, and thereby retain the leadership among the left. His beginning was not without trouble with the Minister of Culture Màxim Huerta, already obliged to resign, and another, the Minister of Agriculture, with a pending judicial case.

What Next for the Economy and Spain

It was not the economy that brought down the government. During these last three years the Spanish economy has been growing at over 3 percent. This rate of growth is above the other Eurozone countries and higher than most large Western economies.

In addition to the higher growth rate, employment was also improving in Spain. In 2013, the level of unemployment reached 27 percent.  Today it is down to 16 percent. Salaries, however, have lagged behind increases in productivity. With those rates of unemployment it is understandable that economic growth did not have an immediate or even mediate effect on salaries in all Spanish regions. Due to special market conditions, such regions suffering the worse employment as Canarias, Extremadura and Andalucía have recovered the best. Employment did not improve solely due to economic growth but also due to modest but important changes in the labor laws which now run the risk of being reversed.

Salaries in Spain are, on average, 40 percent lower than in Germany and 30 percent lower than in France, so global companies have an added incentive to expand in Spain. But will this advantage continue with the new government?

Thanks to the relatively good shape of the economy, the current government has some breathing room before its renewed welfare-state largesse and the demands of special coalition interests, worsen the fiscal situation and weaken its rule. At a meeting I attended that gathered several free-market and conservative leaders, the only consensus they reached was on the fiscal situation: taxes need to be reduced. This meeting was one week before the collapse of the government. Perhaps being in the opposition will encourage them to seek other common causes.

Pablo Iglesias (left) leader of Podemos, and Pedro Sánchez, President of Spain. Now united in the government but competing for leadership of the left.CROPPED BY CARLOS DELGADO – OWN WORK, CC BY-SA 4.0, HTTPS://COMMONS.WIKIMEDIA.ORG/W/INDEX.PHP?CURID=66244128

Several of my libertarian friends, gathered around small but active think tanks, seemed very happy by the downfall of Mariano Rajoy and his brand of Popular Party. Most conservatives, who also favor a free economy, are extremely concerned that both the censorship motion and non-confidence vote that brought about the change in government can end up throwing out the baby (the recovering and growing economy) with the bathwater. But they are preparing for the challenge.

Alfredo Pérez Rubalcaba, the predecessor of Sánchez as head of the Socialist Party, used the name “Frankestein” to refer to similar government coalitions: a body built of multiple parts stuck together in an ugly-looking structure. Dr. Frankestein tried to choose good parts for his creation. Unfortunately, it is not easy to find many healthy parts in this new government beast.

 

Alejandro A. Chafuén es Dr. En Economía por el International College de California. Licenciado en Economía, (UCA), es miembro del comité de consejeros para The Center for Vision & Values, fideicomisario del Grove City College, y presidente de la Atlas Economic Research Foundation. Se ha desempeñado como fideicomisario del Fraser Institute desde 1991. Fue profesor de ESEADE.

‘Política y principios’

Por Carlos Rodriguez Braun: Publicado el 7/8/18 en:  https://sotograndedigital.com/politica-y-principios-por-carlos-rodriguez-braun/

 

Opinión, por Carlos Rodríguez Braun

En la primera vuelta de las elecciones primarias del Partido Popular uno de los dos principales protagonistas, Pablo Casado, sostuvo que la crisis de esa formación política se derivaba de que había descuidado sus principios. Figuras de la importancia de José María Aznar subrayaron el mismo mensaje.

A primera vista, parece cierto. Mariano Rajoy arrasó en 2011 con el 45 % de los votos y 186 escaños en el Parlamento, y dilapidó ese gran capital, perdiendo cuatro millones de votos y siendo finalmente expulsado del Gobierno por la primera moción de censura exitosa de nuestra democracia.

Carlos Rodríguez Braun.
Carlos Rodríguez Braun.

Parece razonable suponer que en esa catástrofe le cupo al Partido Popular una gran responsabilidad. La gestión de la crisis catalana pudo ejercer su influencia, y por supuesto la política fiscal: Rajoy prometió dos veces bajarles los impuestos a los españoles, y dos veces se los subió. Temo que ahora Pedro Sánchez castigue todavía más a los contribuyentes, pero es inevitable pensar que numerosos votantes del PP se sintieron decepcionados y hasta traicionados por Rajoy y su Gobierno.

En el propio PP y en el equipo de Rajoy eran conscientes de ello. De ahí que reivindicaran la aplicación del artículo 155 de la Constitución para lidiar con la situación en Cataluña, e insistieran en que Rajoy debió subir los impuestos en contra de sus principios. Varios dirigentes del partido repitieron que “bajar los impuestos está en el ADN del PP”, como si los partidos fueran organismos susceptibles de análisis biológicos.

La triste realidad es que resulta difícil encontrar a políticos con principios. Ni siquiera Aznar se comportó ante los nacionalistas catalanes con valentía sistemática, puesto que decapitó a Aleix Vidal-Quadras en 1996, cuando necesitó los votos de Jordi Pujol y éste se lo exigió. Ahora Pablo Casado promete bajar los impuestos, y es a mi juicio imprescindible que lo propongan los líderes del PP para recuperar apoyo popular, pero muchos recordarán las promesas incumplidas de Mariano Rajoy.

Lo que hacen los políticos es actuar generalmente con oportunismo para acceder al poder y mantenerlo. Los éxitos en el mundo de la política suelen ser complicados si uno tiene principios y no está dispuesto a negociarlos. Como dice una célebre y cínica frase atribuida a Groucho Marx: “estos son mis principios, pero si no le gustan tengo otros”.

 

Carlos Rodríguez Braun es Catedrático de Historia del Pensamiento Económico en la Universidad Complutense de Madrid y miembro del Consejo Consultivo de ESEADE

La infinita bondad

Por Carlos Rodriguez Braun: Publicado el 20/6/18 en: http://www.carlosrodriguezbraun.com/articulos/actualidad-economica/la-infinita-bondad/

 

Nuestra ingratitud no tiene límites, y persistimos en dar la espalda e incluso criticar a los que, en su infinita bondad, sólo piensan en nosotros y en nuestros derechos.

Tenemos la inmensa fortuna de que nuestro presidente sea Pedro Sánchez, que ha llegado a la Moncloa con el apoyo de gente estupenda, de los proetarras, de los nacionalistas que quieren romper España, y de la extrema izquierda admiradora de las dictaduras comunistas e islamistas. ¡Y encima nos quejamos! ¿Será posible?

Pero además, prestemos atención a la delicia de sus palabras, que son pura miel para cualquier oído mínimamente progresista. Ha dicho: “escuchar, dialogar y consensuar deben ser los tres pilares sobre los que se base la política del siglo XXI”. Todo en él es tolerancia y complicidad. Por eso habrá visto usted que con la conformación del nuevo Ejecutivo la palabra más utilizada en los medios fue “guiño”. Irritados se le han quedado los ojitos a nuestro nuevo líder preclaro de tanto guiñar aquí y allí.

Los guiños de Sánchez

Guiñó a Susana Díaz con el nombramiento en Hacienda de Montero —que hasta se apellida casi igual que Montoro— y, hablando de Hacienda, ha nombrado en Exteriores a Borrell, que es un guiño a cuatro bandas, nada menos. Fíjese. Primero, a los viejos del PSOE, porque indica que no quiere marginarlos a todos; segundo, a los socialistas no independentistas, que abandonaron el partido en masa; tercero, a los votantes de Ciudadanos con simpatías de izquierdas, a los que desea recuperar para el socialismo, demostrándoles que no está totalmente rendido ante el nacionalismo; y cuarto, a los de extrema izquierda, porque Borrell es la imagen misma de la persecución a los contribuyentes.

El propio Pedro Sánchez le contó a Expansión que quiere robarnos más que Rajoy. Como no puede decirlo así, porque no lo entenderíamos, se ha visto forzado a engañarnos. La clave es que nos creamos que esto de los impuestos no va con nosotros. De ahí la maniobra de subir 4 puntos el tipo máximo del IRPF para rentas superiores a 150.000 euros anuales, llegando al 52% en algunas autonomías. Dirá usted: es un desfalco grande como un chalé de lujo en Galapagar. Pues sí, señora, y prueba además que la izquierda no quiere descargar su sablazo fiscal sobre los millonarios, puesto que mucho antes de que usted sea millonaria, pero mucho antes, ya va a estar pagando el marginal máximo.

Sánchez desea hacerle creer a la gente que si gana menos de esa suma entonces no sufrirá con los socialistas en el poder. Allí mintió un poquito cuando proclamó: “mi compromiso es que a la clase media y trabajadora no le vamos a subir los impuestos”. La mentira estriba en que, aunque no suban los tipos marginales en el IRPF, el pueblo pagará más —si no lo hace no habrá manera de financiar el delirio socialista de subir el gasto público varios puntos del PIB.

Saqueo progresista

¿Cómo planea Pedro Sánchez esquilmar a las trabajadoras y que estas no se le amotinen? Por ejemplo, a través del bulo del “impuesto a la banca y a las transacciones financieras”. Naturalmente, eso lo pagará usted, señora, pero tiene un nombre bonito y no parece como si fuera a castigar a las personas corrientes. Tan corrientes como las que perderán la tarifa plana si son autónomas, o las que pagarán más a la Seguridad Social cuando las cotizaciones se “destopen” —otra palabra bonita.

En cambio, esa palabra tan fea, “desgravación”, irán a por ella los progresistas. Van a reducir aún más la desgravación a los planes de pensiones privados, con lo que en la práctica les subirán los impuestos a una multitud de mujeres de clase media, y a millones de trabajadoras las crujirán con “fiscalidad ecológica”, pero ¡qué bonito suena! Imagino que no será usted de esas reaccionarias que no quieren cuidar el medio ambiente. ¿Verdad que no?

Sigamos. Habrá más imposición sobre “el capital”, asquerosa palabra que en realidad se refiere a sus ahorros de usted, señora, a los suyos. Lo mismo que el “Patrimonio”, que harán todo lo posible por esquilmar, alegando que es muy mala la “competencia fiscal” —es curioso que los políticos defiendan la competencia salvo cuando son ellos los que compiten.

Habrá de todo, reforma laboral para aumentar el paro, esa criatura socialista por excelencia, y toda suerte de controles, regulaciones, multas y prohibiciones. Vamos, igual que la derecha. Y las explicaciones más cursis y más bobas que pueda usted imaginar, pero todas apuntando en la misma dirección: menos libertad.

Y nada de quejarse, señora. El propio Pedro Sánchez lo ha dicho: “No podemos tener un sistema fiscal de tercera para un Estado del Bienestar de primera”. Y ¿quién va a elegir el sistema fiscal de primera que nos merecemos? Él, claro. Si es que es una joya, el hombre, y nos quejamos de vicio.

 

Carlos Rodríguez Braun es Catedrático de Historia del Pensamiento Económico en la Universidad Complutense de Madrid y miembro del Consejo Consultivo de ESEADE

Luis Reig Albiol

Por Carlos Rodriguez Braun: Publicado el 9/6/18 en: http://www.carlosrodriguezbraun.com/articulos/la-razon/luis-reig-albiol/

 

El Gobierno de Pedro Sánchez está lleno de antiliberales, posiblemente más que el de Mariano Rajoy. Y para colmo de males acaba de morir Luis Reig Albiol, ilustre ingeniero y empresario valenciano, que integró el selecto grupo de pioneros que defendieron nuestras ideas cuando eran bastante menos populares que ahora.

Jesús Huerta de Soto comentó: “Siempre fue un hombre bueno y un gran liberal. Todos,  y yo especialmente, le debemos mucho”. Estas palabras resumen bien la labor de Luis Reig.

Por un lado, impulsó la publicación en castellano de obras de los principales economistas de la Escuela Austriaca, gracias a Unión Editorial, la principal editorial liberal en lengua española, que fundó con Joaquín, su hermano, muerto en 1987, y Juan Marcos de la Fuente, que falleció el año pasado. Joaquín Reig tradujo La acción humana, de Ludwig von Mises, y Luis hizo lo propio con Derecho, legislación y libertad de Friedrich von Hayek.

Además, Luis desarrolló otra tarea de importancia: congregó a los liberales en su casa, en un seminario al que acudieron personas que tuvieron impacto en el desarrollo del liberalismo en España. Por nombrar a tres de distintas generaciones, puedo citar a Lucas Beltrán, a Pedro Schwartz y, precisamente, a Jesús Huerta de Soto, hoy catedrático de Economía de la Universidad Rey Juan Carlos y principal difusor español de las ideas económicas liberales austriacas. No solo ha creado un puñado de destacados discípulos en el mundo académico, sino que algunos de estos discípulos han dado el salto a la divulgación sin complejos de nuestras ideas, como sucede con Gabriel Calzada, Juan Ramón Rallo y otros.

Este año celebraremos en Canarias la primera reunión general en España de la Sociedad Mont Pèlerin, fundada por Hayek en 1947 y de la que formaron parte los hermanos Reig. Allí nos juntaremos los liberales y recordaremos a Luis, que fue primer premio Juan de Mariana a “una trayectoria ejemplar en defensa de la libertad”.

Alguien dirá que Luis murió de tristeza por la perdurabilidad del antiliberalismo entre los políticos españoles, tanto en el PP como en el PSOE, como en los demás partidos de nuestro país. Pero es falso. Era un optimista pero también realista, e hizo una gran labor allí donde ha de extenderse primero la simpatía por el liberalismo: en las ideas y la sociedad civil.

 

Carlos Rodríguez Braun es Catedrático de Historia del Pensamiento Económico en la Universidad Complutense de Madrid y miembro del Consejo Consultivo de ESEADE

Alternativa socialista.

Por Carlos Rodriguez Braun: Publicado el 2/11/14 en: http://www.libremercado.com/2014-11-02/carlos-rodriguez-braun-alternativa-socialista-73900/

 

El líder socialista Pedro Sánchez declaró:

Reivindico el espacio propio del socialismo que es la igualdad, porque el principal desafío de la sociedad es luchar contra la desigualdad, porque el 27% de los niños sufre pobreza infantil, y reivindico un nuevo derecho, el de la garantía alimentaria, y creo que las comunidades autónomas, sobre todo las de derechas, que se están negando a ello, deben garantizar tres comidas al día, como hace la Junta de Andalucía.

Es difícil no caer en el desasosiego ante semejante colección de proclamas colectivistas. El espacio propio del socialismo no es la igualdad compatible con la libertad, la igualdad ante la ley, sino la igualdad contradictoria con la libertad, es decir, la igualdad mediante la ley, la igualdad que exige que el Estado sea cada vez más grande, intrusivo, arbitrario y desigual en el trato a sus súbditos.

La sociedad moderna, al revés que la tribu, no tiene desafíos, porque no actúa. Las personas los tienen, porque ellas sí actúan. La desigualdad, por tanto, no constituye ningún desafío, porque las personas no sólo no luchan contra la desigualdad sino que en cierto sentido puede decirse que luchan en favor de ella, porque todas las personas desean mejorar su propia condición, mientras que no todas lo logran en la misma medida.

El desatino adicional del señor Sánchez es identificar desigualdad y pobreza, que son claramente diferentes, y recurrir al viejo truco de agitar cifras y niños, como si fuera patente que la política tiene quehacer algo para resolver la pobreza infantil, cuando hacer algo en el lenguaje político jamás significa disminuir el autoritarismo y el quebrantamiento de los derechos de los pobres, que son, en España y en todo el mundo, las principales causas de la pobreza. Desde ya podemos desconfiar en que don Pedro piense que la política ha dificultado la superación de la pobreza con sus intervenciones e impuestos.

Esa parte crucial de la coerción política es ignorada olímpicamente cuando el señor Sánchez se pone aún más estupendo con eso de«reivindicar un nuevo derecho», que, como siempre, es una violación de los derechos de los demás, porque es imposible que él piense garantizar alimentos con su propio dinero. Al contrario, cree que es bueno que las autoridades benéficas (mejor de izquierdas, claro) arrebaten los bienes de los ciudadanos para concederles graciosamente derechos y garantías de toda suerte, en especial en Andalucía, que tras tres décadas de socialismo ha alcanzado grandes cotas en términos de prosperidad, empleo y honradez. No sé si está claro.

Con este esquema intelectual, no podemos abrigar muchas esperanzas de que nuestros bienes, derechos y libertades no vayan a sufrir si alguna vez don Pedro llega a la Moncloa.

Esto dicho, procedamos a consolarnos. Los mismos disparates intervencionistas de Pedro Sánchez han sido pronunciados y subrayados por los demás políticos de todos los demás partidos.

Y además, por ceñirnos sólo al suyo, sólo al PSOE, los críticos de Sánchez podrían recordar lo que dijo en su día uno de sus adversarios, don José Antonio Pérez Tapias, decano de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Granada:

Fue desigual la batalla [del socialismo] contra ese ejército neoliberal que le comió el terreno cuando quiso ganar la guerra contra el azote de la crisis económica. Como banderas deshilachadas se vieron destrozadas las enseñas socialistas en torno a la igualdad y las políticas sociales. La cabalgada neoliberal supuso desde tiempo atrás el arrasamiento de lo público y que apenas creciera la hierba de la igualdad allí donde desconsideradas pezuñas pisaban fuerte sobre la sanidad pública o una educación para todas y todos.

Esta explosión de demagogia es incluso peor que lo de Sánchez, además de ser más cursi y arrogante, como suele suceder en mi gremio de los catedráticos. Es un enorme disparate, porque cualquiera que se moleste en ver lo que pasó en realidad sabe que todos los gobiernos del mundo se negaron a aceptar la responsabilidad de su propio intervencionismo en la crisis y acometieron políticas aún más intervencionistas, precisamente para defender «lo público», que no solamente no ha sido arrasado sino que su peso es mayor que nunca. Lo saben «todas y todos» que pagan cada vez más impuestos y padecen cada vez más multas, controles, prohibiciones, etc.

En fin, un consuelo adicional: al menos Pedro Sánchez no ha caído, que yo sepa, en la idea de resolver la falta de crédito con la increíble recomendación de…«apuéstese por una banca pública».

 

Carlos Rodríguez Braun es Catedrático de Historia del Pensamiento Económico en la Universidad Complutense de Madrid y miembro del Consejo Consultivo de ESEADE.