Curioso resultado de una encuesta

Por Roberto H. Cachanosky. Publicado el 5/6/16 en: http://economiaparatodos.net/curioso-resultado-de-una-encuesta/

 

La gente identifica al PRO como un partido liberal cuando en rigor no lo es y se esfuerza por no parecerlo

La semana pasada hice una encuesta en Twitter donde tengo unos 41500 seguidores, formulando la siguiente pregunta: ¿Qué partido político cree Ud. que representa mejor las ideas de un mercado libre y un sistema republicano?

Las opciones que elegí como respuestas fueron: PRO, UCEDE (existe en Capital Federal), el Frente Renovador y Ninguno. La encuesta estuvo online 24 hs. y hubo 3.284 votos. El 52% votó por el PRO, el 17% por la UCEDE, el 2% por el Frente Renovador y Ninguno tuvo el 29% de los votos.

El dato curioso es que el PRO hace todos los esfuerzos por mostrar que no tiene nada que ver con el liberalismo ni con el libre mercado al punto de manifestarlo públicamente por medio de algunos de sus funcionarios como Federico Pinedo o el Jefe de Gabinete, Marcos Peña. Por otro lado, adopta medidas económicas que difícilmente pueden ser tomadas como de tendencia liberal, como pueden ser mantener precios cuidados, la no reforma del estado, el manejo del tipo de cambio vía la tasa de interés, el rechazo a privatizar empresas estatales o volver a un sistema de jubilación privado y los ejemplos pueden seguir.

Es importante aclarar que la mayoría de los que son mis seguidores en Twitter tienen algún pensamiento a fin al mío, con lo cual todo parece indicar que la mayoría tiende a identificar al PRO como algo que no es ni quiere serlo: un partido de orientación liberal.

Es curioso como la mayoría o casi todos los partidos políticos de Argentina rechazan las ideas del libre mercado pero, como dice mi amigo Pablo Torres Barthe, al momento de salir a buscar votos los políticos usan las herramientas de capitalismo. Venden su imagen, hacen encuestas de opinión sobre qué quiere la gente y que no quiere la gente. Encargan estudios de mercado para vender sus candidaturas como si fueran a vender algún detergente. En fin, están en contra del capitalismo pero usan sus herramientas para tratar de captar votos.

Pero otro dato no tan curioso es que hubiera algunos comentarios señalando a la UCEDE como un partido del cual habían salido Boudou, Massa y María Julia Alsogaray. Sin duda creo que la UCEDE quedó pegada al menemismo en los 90. Sin embargo, el mismo rigor que le aplican a la UCEDE parece no querer aplicárselo a otros partidos.

Por ejemplo, dentro del gobierno del PRO hay gente que viene del massismo como es el caso de Ricardo Delgado que actualmente ocupa el cargo de Subsecretario de Coordinación de la Obra Pública Federal en el ministerio del Interior. O Adrián Pérez que primero militó con Carrió y luego pasó al partido de Massa y ahora ocupa el cargo de Secretario de Asuntos Políticos e Institucionales del Ministerio del Interior en el gobierno del PRO. Se podrá o no coincidir con las ideas de Delgado y de Adrián Pérez, pero no veo la razón para dudar de la honestidad de ambos por venir del partido de Massa como si todos los que militaran en ese partido fueran delincuentes.

El mismo Alfonso Prat Gay, actual ministro de Hacienda, aceptó ser presidente del Banco Central bajo el gobierno de Duhalde, que devaluó, pesificó los depósitos y luego continuó continuo con Kirchner, un hombre con clara tendencia a la tiranía.

Además podemos llenar un voluminoso libro con gente que ha saltado de partido en partido o de gobierno en gobierno. Patricia Bullrich fue ministro de Trabajo en el gobierno de la Alianza o el mismo jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Rodríguez Larreta, también estuvo en el gobierno de la Alianza.

Diana Conti estuvo en el gobierno de De la Rúa. Pimpi Colombo, ex funcionaria ultra k, estuvo en la lista de candidatos de Domingo Cavallo, en Acción por la República. María Eugenia Estensoro, que luego fue senadora por la CC, fue candidata a diputada por el partido de Domingo Cavallo. Patricia Vaca Narvaja, funcionaria ultrak, fue candidata a diputada con la fórmula Menem-Ruckauf y podría llenar hojas y hojas sobre triples saltos mortales que dan los políticos para permanecer al calor del poder.

Tal vez este estado sobredimensionado, que no le presta ningún servicio al contribuyente al que esquilman y que todo lo traba con regulaciones corruptas es consecuencia de ver la política cómo una manera de hacer negocios personales y no como una tarea transitoria que consiste en administrar la cosa pública en una verdadera república.

Mi impresión es que esa desesperación que tienen en general los políticos por rechazar el liberalismo tiene mucho que ver con no perder el “negocio” de las empresas estatales, de las regulaciones que generan corrupción, de los subsidios que “compran” votos para llegar al poder. En su mayoría, no digo todos, los políticos rechazan el liberalismo porque es una ideología que desmantelaría el aparato de corrupción y opresión en que se ha transformado el estado. Les quitaría el “negocio” de los cargos públicos y de las coimas derivadas del gasto público. Hasta un intendente puede hacer fortunas cobrando coimas por cambiar el código de edificación de una zona de su partido para que, dónde pueden construirse 4 pisos se construyan 2 torres de 15 pisos sin importar el impacto ecológico, el abastecimiento de agua, electricidad y simple hecho de por dónde transitarán tantos autos.

Por el contrario, el discurso progresista cae simpático pero suele esconder la necesidad de manejar un estado gigantesco para poder repartir cargos públicos, coimear con autorizaciones para realizar cualquier tarea y robar con cada uno de los rubros del gasto público.

Es muy probable que algunas personas que se dedican a la política vean el estatismo, el intervencionismo y el distribucionismo como una manera de resolver los problemas de la gente. Es decir, tenga honestidad en su propuesta, pero a medida que va pasando el tiempo todo parece indicar que la política se ha transformado en un negocio muy rentable que necesita de gigantescos aparatos estatales y gasto público para sostener la legión de “colaboradores” que ayudan a llegar al poder.

Por eso creo que el liberalismo es detestado por la mayoría de la dirigencia política. Sencillamente porque si se aplicara una política liberal, se terminaría la política como negocio y los cargos públicos serían transitorios. Administrar por un tiempo la cosa pública y luego volver a su casa y a su negocio personal.

Cada vez me convenzo más que la Argentina no asiste a un debate de ideas de liberalismo versus progresismo, populismo e intervencionismo. El debate de fondo es terminar con la política como negocio personal o si se continúa usufructuando del poder.

El liberalismo terminaría con la política como negocio personal. El resto de las opciones, necesitan alimentarse de mucho aparato estatal y presupuesto para mantener su negocio. Esa es la diferencia entre liberalismo y el resto de las propuestas. El famoso cambiemos no es solo ser eficientes en la administración del estado. Es, fundamentalmente, un desafío ético para terminar con esta historia de tener a un estado que saquea a los particulares en nombre de justicia social, cuando en rigor lo único que buscan es el enriquecimiento ilícito de los que llegan al poder.

 

Roberto Cachanosky es Licenciado en Economía, (UCA) y ha sido director del Departamento de Política Económica de ESEADE y profesor de Economía Aplicada en el máster de Economía y Administración de ESEADE

Winds Of Change In Argentina: New President Appoints Experienced Team

Por Alejandro Chafuen: Publicado el 2/12/15 en: http://www.forbes.com/sites/alejandrochafuen/2015/12/02/new-winds-in-argentina-new-president-appoints-experienced-team/

 

“Buenos Aires,” the name of the Argentine capital, translates into “Good Airs” or “Good Breezes.” The hot summer days that are approaching in this South American city are not particularly appealing, but the recent election of Mauricio Macri to the presidency, is making many feel that they are in a political spring. Some observers are forecasting that the election signals the end of populism. “XXIst Century Socialists,” on the other hand, argue that the election is a partial set back and a return to “neo-liberal” and crony capitalist days. The new cabinet, appointed with extreme speed, can give us a sense of what might follow.

Let’s start with the economy. The people chosen by President-elect Mauricio Macri, Alfonso Prat Gay, Pedro Lacoste, Rogelio Frigerio, and Federico Sturzenegger, to lead the ministries and agencies in charge of the Argentine economy are shrewd operators with ample experience in the public and private sectors. Their knowledge of how the Central Bank and other state-owned banks and agencies operate is an essential asset to this transition. During my lifetime, (I was born in 1954), not a single elected president who was not part of the Peronist party was able to finish his mandate. That’s not to say that they were all destabilized by the Peronists alone; one of them, Raúl Alfonsín (1983-1989), did it mostly to himself. His team implemented an easy money policy, which destabilized the economy, forcing him to call for early elections.

Argentina’s president-elect Mauricio Macri will take office as president of Argentina on December 10. (EITAN ABRAMOVICH/AFP/Getty Images)

The knowledge that Prat Gay, Lacoste, and Sturzenegger have of the web of interventionist regulations currently used to control most aspects of the Argentine economy will help the next administration to carefully assess any malfeasance conducted by the Kirchner government during these last weeks and until they take charge on December 10. Martin Lousteau, chosen to become ambassador to the U.S., belongs to the same club as the rest of the economic team. He also worked for the Kirchners and following his political instincts more than his economic understanding, greatly increased the dreaded export taxes, but was chosen due to his political clout.

Like good technocrats, the new team will be able to dazzle their audience and other policy players with numbers and figures. Yet having knowledge of data and economic statistics is not enough to avoid missing the goal of achieving financial stability and sounder monetary policies. The track record of Argentine “monetary experts” has not been good. In this case, pragmatism, of a non-dogmatic, Keynesian fashion, will be the norm. Prat Gay was head of the Central Bank in the early years of Nestor Kirchner’s administration (2002-2004), and Pedro Lacoste was his deputy. Lacoste’s consulting firm, Tilton Capital, is named after the estate of the late John Maynard Keynes. Only when compared with 21st century socialists can this team be considered “neo-liberal;” neo-Keynesian is more appropriate, but still much better than neo-Marxists like the departing Axel Kicillof.

What changes will we see first? I expect that soon most prices will be determined by the market process. There will be a gradual and uneven liberalization of the prices currently set and subsidized by the government (for instance, a train ticket costs 20 U.S. cents, which I estimate is 10 percent of its real value). I forecast that President Macri will respect his commitment to letting the price of the U.S. dollar and other foreign currencies be determined by the market, while asking his team of technocrats to try to smooth major fluctuations. But this will only be possible if the government puts its fiscal house in order and pursues a sound money policy.

To accomplish this goal, I expect that President-elect Mauricio Macri will seek major support from international financial institutions. He will show signs of responsibility by negotiating an agreement with Argentine creditors (the “holdouts”) and pushing for less politicized relations with most countries. Transparency in these first deals, divulging commissions and fees paid to financial brokers and legal advisors will indicate if there is a chance that positive change in Argentina is possible.

The new Minister of Energy, Juán José Aranguren, the recently retired head of Shell Oil Company, was one of the few in the business sector who, during this last decade, dared confront the Kirchner administration not only with words but also with lawsuits. In economics, he champions free markets moderated by social policy; his principled stances made him a darling of local free-market think tanks.

As Minister of Homeland Security, Patricia Bullrich will have a daunting task. But she does not lack the courage. As minister of labor in a previous administration under President De La Rua (1999-2001) she was the only one to really confront the Peronist labor unions. Originally from the “left,” Bullrich became a staunch defender of republican institutions both in Argentina and abroad (with Macri, she will fight for the freedom of Venezuelan political prisoners). Eugenio Burzaco is the new head of intelligence. Burzaco created the police of the city of Buenos Aires in order to counter the more politicized national (federal) police. Teamed with Bullrich, they will be a formidable team. They are committed to combatting narco-trafficking and the many criminal endeavors supported by its profits. Germán Garavano, who with Burzaco wrote “Mano Justa,” a book that received the Sir Antony Fisher Award from Atlas Network in 2005, is the new Minister of Justice. In no area does Argentina score so low as in respect for rule of law and justice. So these appointments are of immense importance.

In addition to justice and security, Argentina faces major challenges in the educational arena. Esteban Bullrich, the new Minister of Education, will bring his knowledge, innovative spirit, and integrity to the national scene. He developed and tested his skills as secretary of education in the city of Buenos Aires. He understands the theory and practice of education.

In Labor, Jorge Triaca (Jr), the son of one of the few moderate labor union leaders in Peronist history, played important roles in Fundacion Pensar. Pensar is a think tank that started as a state policy network, collaborating with think tanks across Argentina and Spain. It later became the official public policy ideas generator for the Macri-led political organization (PRO). Jorge Triaca left Pensar when elected to Congress. Due to his knowledge, big tent approach, and demeanor, he is one of the most admired politicians in Argentina today.

Argentina confronts major problems in economics, rule of law, security, and education. The team assembled by Macri is outstanding on many fronts. In my area of expertise, economics, I anticipate that interventionism will continue. This interventionism will be less political but, as it always favors some at the expense of others, it will not be less risky. In international affairs and global positioning, Argentina will show a very different face, much more civilized, respectful, and modern. All in all, a much welcome change for Argentina, the region, and the world.

 

Alejandro A. Chafuén es Dr. En Economía por el International College de California. Licenciado en Economía, (UCA), es miembro del comité de consejeros para The Center for Vision & Values, fideicomisario del Grove City College, y presidente de la Atlas Economic Research Foundation. Se ha desempeñado como fideicomisario del Fraser Institute desde 1991. Fue profesor de ESEADE.

Diputados argentinos pedirán la expulsión de Venezuela del Mercosur

Por Belén Marty: Publicado el 25/2/15 en: http://es.panampost.com/belen-marty/2015/02/25/diputados-argentinos-pediran-la-expulsion-de-venezuela-del-mercosur/#.VO3QB_FL7YQ.facebook

 

Legisladores argentinos se reunieron el martes 24 en el anexo de la Cámara de Diputados, para debatir la posibilidad de sancionar a Venezuela y excluir a este país del grupo de Mercosur (Mercado Común del Sur) tras la detención del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, y lo que los parlamentarios consideran constantes violaciones a los Derechos Humanos en el país caribeño.

Estuvieron presentes los diputados nacionales miembros de la comisión del Mercosur, representantes de organizaciones de Derechos Humanos, la agrupación Una voz por Venezuela, periodistas y miembros de la sociedad civil.

Activistas venezolanos protestaron frente al Congreso argentino (PanAm Post)

El objetivo de la reunión era conocer los puntos de vista de los distintos sectores políticos, a la vez que escuchar las declaraciones de los venezolanos allí presentes. No estuvo presente, sin embargo, ningún representante del oficialismo, ni argentino ni venezolano.

El presidente de la Comisión, el diputado opositor Roberto Pradines, indicó que “el tratado de Ushuaia II [conocido también como el Protocolo de Montevideo] establece la cláusula democrática de los países miembros, que impide puntualmente perseguir o detener a quien opine distinto al pensamiento del gobierno”.

Todos los presentes concordaron que el arresto del intendente de Caracas, el viernes pasado, fue “una violación al régimen institucional y democrático”.

De esta manera, al ser Venezuela un miembro pleno de Mercosur, debe respetar las cláusulas democráticas de los tratados internacionales.

“Algunos países del Mercosur tienen un mutismo”, señaló en relación al silencio de la mayoría de las naciones miembros, tras el arresto de Ledezma.

Tras sus palabras, Luis Maldonado, director adjunto de Una Voz por Venezuela, leyó una petición de su organización para que Mercosur tome la determinación de sancionar a Venezuela.

“Instamos a ustedes ( la comisión) a una intervención inmediata, basada en el protocolo de democracia de Montevideo. Exigimos la ejecución de acciones”, solicitó el activista de Derechos Humanos.

Indicó que es frágil la situación que viven los estudiantes en su país, y que hoy existen 98 presos políticos “por el simple hecho de haber pensado diferente”.

Maldonado hizo mención a “La Tumba”, la prisión subterránea en la que está detenido un grupo de estudiantes. “Están en condiciones infrahumanas”, añadió. Entre los detenidos en “La Tumba” hay tres jóvenes que llevan ya 17 días en huelga de hambre para exigir su liberación.

El diputado Sergio Bergman se solidarizó con las protestas a favor de los DD.HH. en Venezuela. (PanAm Post)

Por su parte, la diputada Patricia Bullrich declaró que “Ledezma está preso por sus ideas; por firmar un documento que a Maduro no le gustó”.

Instó a que el canciller argentino Héctor Timerman respete los acuerdos internacionales, y actúe cuando algún país miembro de alguna alianza viole las cláusulas democráticas. Por esto, presentará un documento en el Congreso para pedir las sanciones pertinentes.

“Se ha echado del Mercosur a Paraguay (…) Ahora no se quiere intervenir, por afinidad ideológica. Por eso vamos a ir a en el Congreso al Gobierno que actúe”, explicó Bullrich.

El diputado Sergio Bergman ironizó al llamar a la presidenta “Cristina Fernández de Chávez” e insistió en que Maduro cuenta con la complicidad del Gobierno argentino.

El apoyo venezolano en Argentina

Al finalizar la reunión de la Comisión, el diputado Bergman y la diputada Cornelia Schmidt se sumaron a los casi 80 activistas que se manifestaron frente al Congreso Nacional.

Los activistas llevaron una bandera venezolana y mostraron carteles en alusión a la censura a los medios de comunicación y el silencio de los países del Mercosur luego de la detención de Ledezma. También se vieron leyendas de “Liberen a Ledezma” y “Abajo cadenas”.

Los organizadores de la marcha fueron los representantes de Una Voz por Venezuela y un grupo de jóvenes activistas liberales que buscaron encender preocupación sobre la actualidad político social del país que gobierna Nicolás Maduro.

El tratado que avalaría el pedido de expulsión

80 activistas se manifestaron frente al Congreso argentino. (PanAm Post)

Voceros del encuentro señalaron que el documento que el “Protocolo de Montevideo sobre compromiso con la democracia en el Mercosur”, (Ushuaia II), firmado por los presidentes del grupo, establece una serie de situaciones en las que de darse, los funcionarios de cada país podrían peticionar la expulsión de otra nación del Mercosur.

En su artículo 3, el documento insta a los Presidentes a que interpongan “sus buenos oficios” y que realicen “gestiones diplomáticas para promover el restablecimiento de la democracia en el país afectado”.

Por su parte, el artículo 6 establece que “en caso de ruptura o amenaza de ruptura del orden democrático en una parte del presente Protocolo, los Presidentes de las demás partes —o en su defecto los ministros de Relaciones Exteriores, en sesión ampliada del Consejo del Mercado Común— podrán establecer, entro otros (a) suspender el derecho a participar en los distintos órganos de la estructura institucional del Mercosur, (b) cerrar de forma total o parcial las fronteras terrestres”, entre otras cuestiones.

 

Belén Marty es Lic. en Comunicación por la Universidad Austral. Actualmente cursa el Master en Economía y Ciencias Políticas en ESEADE. Conduce el programa radial “Los Violinistas del Titanic”, por Radio Palermo, 94,7 FM.