Spain: Throwing Out The Baby With The Bathwater

Por Alejandro Chafuen: Publicado el 20/6/18 en: https://www.forbes.com/sites/alejandrochafuen/2018/06/20/spain-throwing-out-the-baby-with-the-bathwater/#18830f707631

 

A couple of weeks ago, Pedro Sanchez, the leader of the Spanish Socialist Workers Party, PSOE, who in the last 2016 election garnered the least amount of votes in his party’s history, became the seventh president of the post-Franco era. He reached the presidency by forming a coalition with other leftists, separatist and other minority parties who decided to bring down the government of Mariano Rajoy. Rajoy’s Popular Party, PP, was further weakened by cases of corruption and what many of its voters regarded as poor leadership. Several relevant PP members would have preferred Rajoy to resign and call for new elections rather than leaving the government in a rush. And when I mean a rush, it is a rush. I was in Madrid during the week of the change and, in a matter of two-to-three days, the president and his team were out of a job. Thousands began vacating their offices and sending resumes the day after the vote.

Mariano Rajoy congratulates Pedro Sánchez, the new president of SpainBY MINISTRY OF THE PRESIDENT. GOVERNMENT OF SPAIN, ATTRIBUTION, HTTPS://COMMONS.WIKIMEDIA.ORG/W/INDEX.PHP?CURID=69626925

Realignment on the Right

Losing the government and support from big sectors of civil society is obliging current and former leaders of the Popular Party to think new strategies. Congressman Pablo Casado Blanco, is among those competing for the leadership of the party. He is in his mid-thirties, has been aligned with the more free-market and conservative views of former President José María Aznar, but has major competitors and obstacles to overcome.

One of the most active voices, former Popular Party Congresswoman Cayetana Alvarez de Toledo, is a promising political leader. In late 2015, seeing the writing on the wall, she decided not to run for re-election. Alvarez de Toledo has been an open critic of the past government. Regarding this new administration, she wrote that the only common bond the coalition has is its anti-Spain views. By Spain she understands a country that is united under its constitution and which, among other things, calls for a social-market economic order. She, like other serious analysts, knows that each time Spanish policies moved toward an increased respect for market order, Spain has done better than its European peers. Those who joined in this new governing coalition have major doubts about the market order, Spanish unity and even the Constitution.

In another recent piece, Alvarez de Toledo called for a merger of the two centrist groups, the Popular Party and Ciudadanos. The latter, being relatively new (founded in Barcelona in 2006), is more socially liberal than the Popular Party. In recent years, however, the PP did not offer much to conservatives other than betrayal, so an alliance seems possible.

This leaves the field open for a party such as Vox, which is favorable to economic freedom and traditional values. Founded in December 2013, it has a platform based on respect for property rights, family values, and eliminating racial and gender privileges. Vox champions economic liberalism, but opposes globalization based on an agenda set by Brussels, George Soros, the U.S. Deep State and their respective partners. It still has very little following at the polls. One of its first leaders, Alejo Vidal-Quadras, who had more name recognition than Santiago Abascal, the current head of the party, resigned early on. He was open to broader coalitions than Abascal. The latter is trying to earn more space in the minds and hearts of the electorate but does not want to dilute the conservative, free-market brand. Ricardo Calleja of the Club Tocqueville, tells me “as most Spaniards define themselves as centrists, to be more successful Vox should try to avoid getting to close to positions and styles seen as “Lepenists” or “Bannonists.”

The new Socialist-led government will have to work with a budget passed during Rajoy’s government. Just days before becoming Prime Minister, Sánchez criticized this budget as “attacking the welfare state, not defending women, workers, the unemployed, nor the youth.” So he started by strengthening the welfare state, trying to reverse the modest labor liberalization of the previous government, and increase the number of women in key positions.

Among the few who look upon this new government with optimism is Venezuelan dictator Nicolás Maduro. He stated that he “hoped that the government of the new president will be able to build a new vision about Venezuela and become an advocate for overcoming the bitter moments created by the departing [Rajoy] government.”

Maduro is hopeful because he has seen how easy it was for him to buy the support of José Luís Rodríguez Zapatero, the former Socialist prime minister. Zapatero’s love affair with those who are destroying Venezuela, and the laudatory comments by the leaders of “Podemos” the “yes we can” Chavista party in Spain, presage a Spain less aligned with the fight for freedoms in the Americas. Podemos, led by Pablo Iglesias, has expressed his desire for Spain to lead a European road to Venezuelan twenty-first century socialism.

Unless there is a call for early elections in the event Sánchez loses support from some of PSOE’s partners, the next general vote will take place in 2020. Naturally, Sanchez chose a team that he thinks would help him during the coming months. Some of his first announcements and appointments show that he will also endeavor to weaken the growing influence of Podemos by co-opting its leftist policies, and thereby retain the leadership among the left. His beginning was not without trouble with the Minister of Culture Màxim Huerta, already obliged to resign, and another, the Minister of Agriculture, with a pending judicial case.

What Next for the Economy and Spain

It was not the economy that brought down the government. During these last three years the Spanish economy has been growing at over 3 percent. This rate of growth is above the other Eurozone countries and higher than most large Western economies.

In addition to the higher growth rate, employment was also improving in Spain. In 2013, the level of unemployment reached 27 percent.  Today it is down to 16 percent. Salaries, however, have lagged behind increases in productivity. With those rates of unemployment it is understandable that economic growth did not have an immediate or even mediate effect on salaries in all Spanish regions. Due to special market conditions, such regions suffering the worse employment as Canarias, Extremadura and Andalucía have recovered the best. Employment did not improve solely due to economic growth but also due to modest but important changes in the labor laws which now run the risk of being reversed.

Salaries in Spain are, on average, 40 percent lower than in Germany and 30 percent lower than in France, so global companies have an added incentive to expand in Spain. But will this advantage continue with the new government?

Thanks to the relatively good shape of the economy, the current government has some breathing room before its renewed welfare-state largesse and the demands of special coalition interests, worsen the fiscal situation and weaken its rule. At a meeting I attended that gathered several free-market and conservative leaders, the only consensus they reached was on the fiscal situation: taxes need to be reduced. This meeting was one week before the collapse of the government. Perhaps being in the opposition will encourage them to seek other common causes.

Pablo Iglesias (left) leader of Podemos, and Pedro Sánchez, President of Spain. Now united in the government but competing for leadership of the left.CROPPED BY CARLOS DELGADO – OWN WORK, CC BY-SA 4.0, HTTPS://COMMONS.WIKIMEDIA.ORG/W/INDEX.PHP?CURID=66244128

Several of my libertarian friends, gathered around small but active think tanks, seemed very happy by the downfall of Mariano Rajoy and his brand of Popular Party. Most conservatives, who also favor a free economy, are extremely concerned that both the censorship motion and non-confidence vote that brought about the change in government can end up throwing out the baby (the recovering and growing economy) with the bathwater. But they are preparing for the challenge.

Alfredo Pérez Rubalcaba, the predecessor of Sánchez as head of the Socialist Party, used the name “Frankestein” to refer to similar government coalitions: a body built of multiple parts stuck together in an ugly-looking structure. Dr. Frankestein tried to choose good parts for his creation. Unfortunately, it is not easy to find many healthy parts in this new government beast.

 

Alejandro A. Chafuén es Dr. En Economía por el International College de California. Licenciado en Economía, (UCA), es miembro del comité de consejeros para The Center for Vision & Values, fideicomisario del Grove City College, y presidente de la Atlas Economic Research Foundation. Se ha desempeñado como fideicomisario del Fraser Institute desde 1991. Fue profesor de ESEADE.

Gero von Randow y “Revoluciones”

Por Carlos Rodriguez Braun: Publicado el 17/7/18 en: http://www.carlosrodriguezbraun.com/articulos/expansion/gero-von-randow-y-revoluciones/

 

Aunque las revoluciones tienen una larga historia, habitualmente las asociamos a la política y a la Edad Contemporánea, desde la Ilustración. Suelen ser celebradas, pero las  más importantes del último siglo se hicieron en nombre del socialismo, y cien millones de inocentes cayeron víctimas de esa criatura paradigmática del racionalismo ilustrado —así empieza La Internacional: “Arriba, parias de la Tierra./En pie, famélica legión./Atruena la razón en marcha,/es el fin de la opresión”. En realidad, no se levantaron los parias, los pobres no hacen las revoluciones, el racionalismo causó desastres sin límite, y el comunismo se plasmó en tiranías criminales en todo el planeta.

Pero el socialismo ha conseguido sobreponerse a sus resultados, y se siguen apreciando sus objetivos. Lo refleja Gero von Randow en su libro Revoluciones. Cuando el pueblo se levanta (Turner). No defiende el comunismo, pero sí la revolución socialista: sostiene que su meta era la libertad, y enlaza alegremente la sanguinaria Revolución Francesa con la democracias modernas.

¿Deseaban la libertad, la igualdad y la fraternidad los que mataron a decenas de miles de personas en el Terror? La salida de Randow es reveladora: “Las revoluciones terminan siempre con una decepción, con el triunfo de la realidad sobre los sueños, de ahí la melancolía”. Parece rescatar a los revolucionarios por sus “sueños”, como si los de la razón no produjeran monstruos, y es chocante llamar “decepción” a millones de asesinados. Es como si se resistiera a admitir que muchas revoluciones germinaron de una semilla liberticida, sembrada por la arrogante pretensión de cambiar la sociedad racionalmente de arriba abajo.

Dice: “Uno puede dejarse fascinar por las revoluciones, pero son hermosas y terribles al tiempo. Sería mejor que no fueran necesarias”. ¿Necesarias?

Al final queda atrapado, no por el hecho revolucionario pero sí por la idea del cambio social: saluda a figuras como Pablo Iglesias, cuyas cochambrosas ideas antiliberales guardan una estrecha relación con las de los peores revolucionarios de la historia, empezando por Robespierre, cuya siniestra figura ha saludado el líder de Podemos.

Es cierto y triste que los revolucionarios sugestionen, justo al revés que los comerciantes, siendo así que los primeros derraman sangre y los segundos promueven la prosperidad. Ya lo dijo Tocqueville: “Nada es más opuesto a las costumbres revolucionarias que las costumbres de los negocios”.

 

Carlos Rodríguez Braun es Catedrático de Historia del Pensamiento Económico en la Universidad Complutense de Madrid y miembro del Consejo Consultivo de ESEADE

Podemos debatir…y quizá engañar

Por Carlos Rodriguez Braun: Publicado el 2/9/16 en: http://www.carlosrodriguezbraun.com/articulos/podemos-debatiry-quiza-enganar/

 

Cuando en Podemos dicen la verdad, procuran tapar sus consecuencias más ominosas. En el caso de los medios de comunicación, hace apenas tres años Pablo Iglesias afirmó: “que existan medios privados ataca la libertad de expresión”. Su respaldo al chavismo y al kirchnerismo, de abierta hostilidad a la prensa libre, es conocido. Y al final ya directamente señaló a un periodista de El Mundo con su nombre y apellido: Álvaro Carvajal. Se montó un lío, y en Podemos se apresuraron a exigir…¡un debate!

Es el truco más antiguo de la casta: cuando lo que dicen y hacen les puede representar un coste político, procuran disolverlo, y así lo hizo Carolina Bescansa en Espejo Público: “hay que abrir un debate sobre los medios de comunicación”, cuando es patente que su aversión a la libertad no requiere debate alguno, porque es diáfana.

Otro truco es el arrepentimiento en lo accesorio. Pablo Iglesias pidió disculpas porque había hecho algo malo: personalizar. No pidió disculpas por rechazar la libertad: “es un error personalizar una crítica…Está bien que yo pueda manifestar mi opinión sobre los propietarios de medios de comunicación que condicionan líneas editoriales, eso es justo, pero no está bien que yo diga eso y personalice con un redactor al que además tengo aprecio”.

Esto es bastante astuto, y quizá les salga bien, es decir, quizá les sirva para ocultar el censor que estos anticapitalistas llevan dentro. Pero quizá no les sirva, y no sólo porque se les puede escapar el ramalazo más totalitario, sino porque, aunque no se les escape, es difícil que no se note en alguna medida incluso cuando argumentan con más serenidad. Por ejemplo, cuando aseguran que la información es un “derecho” que no se puede “mercantilizar”, como si el mercado extinguiese los derechos, las libertades y el pluralismo y el Estado los promoviese. O cuando desvarían sosteniendo que hay que controlar a los medios para “proteger la libertad de los periodistas”. No es fácil que mucha gente crea semejantes patrañas, ni que en Podemos sólo les interesa la transparencia, “evitar la concentración”, imitar a los países de “nuestro entorno” y demás. Por cierto, hablando de países, en su campaña para evitar la propiedad cruzada de los medios, los de Podemos siguen la huella antiliberal del régimen de los Kirchner.

Ese es su problema fundamental: se les nota. Es demasiado espectacular la tomadura de pelo cuando alegan que su objetivo es “poner fin al control gubernamental” de la agencia EFE. Y nadie que aprecie ligeramente la libertad dejará de sentir un escalofrío cuando ve que Podemos quiere crear un Consejo Audiovisual que “supervise” los medios, y quiere obligar a que se estudie en los colegios la asignatura: “educación mediática”. Si esto no es el Gran Hermano, que venga Orwell y lo vea.

 

Carlos Rodríguez Braun es Catedrático de Historia del Pensamiento Económico en la Universidad Complutense de Madrid y miembro del Consejo Consultivo de ESEADE.

Collares parecidos

Por Carlos Rodriguez Braun: Publicado el 14/7/16 en: http://www.carlosrodriguezbraun.com/articulos/la-razon/collares-parecidos/

 

Nadie presume más de ser diferente que Pablo Iglesias y sus secuaces. Una y otra vez nos aseguran que ellos sí que son incomparables con los políticos de siempre, de la casta, etc. Y, mayormente, nos mienten.

Una añeja estrategia de la izquierda, como de las demás fuerzas políticas, es integrar posiciones contradictorias con objeto de maximizar sus apoyos. Así, por ejemplo, mientras la Izquierda Unida de Alberto Garzón llamó a boicotear la visita de Barack Obama a España, su socio en Unidos Podemos, el mismo Iglesias, acudió a hablar unos minutos con el presidente norteamericano, y a regalarle un libro.

Se dirá lo que se quiera, pero esto no es la nueva política, sino la vieja. De hecho, la contradicción fue exhibida en la izquierda hace más de treinta años, y para colmo en el seno del mismo Gobierno y del mismo partido, también a propósito de la visita de un presidente de los Estados Unidos.

En 1985 vino Ronald Reagan, y lo recibió Felipe González, que también había moderado su discurso, renunciando al marxismo, para ser alternativa genuina de poder. El vicepresidente, Alfonso Guerra, prefirió marcharse a saludar a los dictadores comunistas húngaros. Buena vista la del hermano de Juan Guerra. El alcalde madrileño, Enrique Tierno Galván, también se ausentó, y se procuró evitar que Reagan, presidente de la democracia más importante del mundo, hablara en el Congreso. Lo consiguieron: pronunció un discurso en la Fundación March (empleando, por cierto, un teleprompter, que llamó bastante la atención).

Hablando de novedades, no creerán los de Podemos que han inventado el populismo, cuando el propio Alfonso Guerra saludó la inicua expropiación de Rumasa al grito de: “¡Hala, tó p’al pueblo!”. Vamos, es que ni los collares parecen distintos.

Como Pablo Iglesias, también presumía Guerra de ser culto, y todos nos enteramos de su pasión por Mahler y Machado. Iglesias es seguramente más arrogante, y por eso fue y le escribió a Obama una dedicatoria en inglés…con faltas de ortografía.

Lo del libro regalado también revela la propensión izquierdista al sectarismo y la mendacidad. Se trata de un volumen sobre los estadounidenses que lucharon en la Guerra Civil española contra el franquismo. Lógico, no le iba a regalar Las armas y las letras de Andrés Trapiello, que cuenta la verdad, a saber, que la guerra no fue un enfrentamiento entre buenos y malos, ni entre demócratas contra antidemócratas, sino entre enemigos de la libertad.

Me dirá usted que la historia no se repite, sino que empeora, y que el revanchismo guerracivilista es más asimilable a Zapatero que a González. Puede ser, en efecto, que los collares de los supuestamente nuevos progresistas de Unidos Podemos sean más siniestros que ninguno que hayamos visto en los cuellos socialistas. Ningún veterano del PSOE habría incurrido en la última vileza del rapero podemita Pablo Hásel, que celebró la muerte del torero Víctor Barrio en la plaza de toros de Teruel.

 

Carlos Rodríguez Braun es Catedrático de Historia del Pensamiento Económico en la Universidad Complutense de Madrid y miembro del Consejo Consultivo de ESEADE.

La libertad ganará:

Por José Benegas: Publicado el 30/9/15 en: http://josebenegas.com/2015/09/30/la-libertad-ganara/

 

La libertad va a ganar, es cuestión de tiempo. Si en este momento hay una ola furiosa para destruirla, llegando al punto de negar todo fin individual, como lo hizo el rock star pope Francisco, o rechazar a la austeridad como un parámetro para el gobierno, como hizo el nuevo líder del laborismo británico Jeremy Corbyn, o proliferan los líderes confiados que compiten por decir insensateces como Pablo Iglesias, la paciente psiquiátrica Kirchner, el personaje de comedia Morales o los dictadores a lo Woody Allen Maduro y Correa; si las universidades cooptadas a los codazos por esa izqueirda, tienen que defender anticonceptos, promover el control del pensamiento y los noticieros de la misma fe tienen que hacer de cada tormenta una factura para la gente que actúa para progresar, es porque esa ensalada de delirio contra el sentido común, es todo lo que tienen. Esta es la ola desesperada de los que piensan que no tienen ningún rol que cumplir si se excluye el uso de la fuerza para sus cruzadas morales, que son inmorales.

Ellos parecen ser conscientes de que si no destruyen todo, cosa que no podrán, la gente será libre. Nuestro trabajo es contestar tonterías.

 

 

José Benegas es abogado, periodista, consultor político, obtuvo el segundo premio del Concurso Caminos de la Libertad de TV Azteca México y diversas menciones honoríficas. Autor de Seamos Libres, apuntes para volver a vivir en Libertad (Unión Editorial 2013). Conduce Esta Lengua es Mía por FM Identidad, es columnista de Infobae.com. Es graduado del programa Master en economía y ciencias políticas de ESEADE.

ESPAÑA EN EL TOBOGÁN:

Por Alberto Benegas Lynch (h).

 

Es increíblemente paradojal, el mundo está en crisis -en algunos países de modo abierto y en otros de modo encubierto- debido al tamaño asfixiante del Leviatán, alimentado con impuestos exorbitantes, deuda colosal, regulaciones absurdas, privilegios inadmisibles a comerciantes, industriales y banqueros amigos del poder, mal llamados sistemas de “seguridad” quebrados desde cualquier perspectiva actuarial, en el contexto de marcos institucionales deteriorados.

 

Frente a esta situación, la paradoja llamativa que se observa por doquier radica en que la reacción a todo este disloque consiste en demandar más de lo mismo. Esto ocurre con machacona insistencia en todos lados en medio de la tragicómica crítica a un capitalismo prácticamente inexistente de tanto introducir estatismos galopantes.

 

Uno de los tantos ejemplos de lo dicho ocurre en estos momentos en España frente a la elecciones generales del año próximo. El movimiento partidario Podemos propone acentuar grandemente el estatismo en muy diversos frentes. Pablo Iglesias sugiere la nacionalización de empresas que no se ajusten a las indicaciones del gobierno en cuanto a precios y utilidades. Sugiere la tan cacareada redistribución de ingresos, aumentando impuestos para los más pudientes, critica severamente los paraísos fiscales como si la meta fueran los existentes infiernos fiscales, sugiere incrementar el salario mínimo, incrementar las pensiones estatales y otorgar una “renta básica” para todos, en otros términos, más combustible para las garras del monopolio de la fuerza y menores ingresos para la gente que debe sufragar la ampliación del gasto público. Asimismo, sugiere pedir la condonación de parte de la deuda pública externa, señala que el problema fundamental es la desigualdad de rentas y patrimonios por lo que sostiene que debe discutirse la posibilidad de imponer un ingreso máximo.

 

Iglesias y sus asesores incurren una y otra vez en el error grave de sostener  que lo relevante es el consumo cuando en verdad es la producción sin la cual no hay consumo posible. La fantasía de los estímulos artificiales a la “demanda agregada” supone que puede desconocerse la razón por la que puede consumirse, pone la carreta delante de los caballos y hace caso omiso a la Ley de Say alterándose la secuencia de los procesos económicos en los que el ahorro y la consiguiente inversión resultan aspectos cruciales.

 

Este apretado resumen son los puntos más salientes que aparecen en los documentos de Podemos y que Pablo Iglesias expone de viva voz, por ejemplo, en los programas televisivos de Madrid La noche en 24 horas y en  La sexta noche. El asesor económico principal de Podemos (también lo fue de Hillary Clinton) es Vincenc Navarro quien declaró en Le Monde Diplomatique  que “el socialismo es el medio superior para lograr buenos resultados”. El otro asesor de relevancia es Juan Torres que participa también de esa corriente de pensamiento. Por otro lado, los representantes de Podemos en el Parlamento Europeo son en su mayoría comunistas, posición a la que adhería el propio Iglesias que por razones no del todo claras ahora sustituye su etiqueta por la de socialdemócrata.

 

Como he escrito antes,  Stéphane Hessel publicó en Paris un panfleto dirigido principalmente a los jóvenes invitándolos a la rebelión no violenta, titulado Indignezvous! que vendió un millón y medio de copias y se tradujo al español, portugués, alemán, japonés, italiano, inglés y griego. La versión española es la que primero prendió en sus lectores y como consecuencia de lo cual, a través de las redes sociales de Facebook y Twiter se congregaron primero en la Puerta del Sol en Madrid miles de jóvenes y luego lo hicieron en Granada, Valencia, Zaragoza y otras ciudades con la solidaridad expresada en otras capitales del mundo como New York. Podemos es una derivación de ese movimiento. Hessel es un sobreviviente de los campos de exterminio nazi (alemán de nacimiento pero desde hace mucho ciudadano francés), pero lamentablemente no ha comprendido las raíces del entrometimiento de los aparatos estatales en las vidas y haciendas ajenas puesto que es un acérrimo partidario de aquella contradicción en los términos denominada “Estado Benefactor” ya que el monopolio de la fuerza que llamamos gobierno no puede hacer filantropía ni caridad, una actitud que requiere de actos voluntarios realizados con recursos propios y no succionando compulsivamente el fruto del trabajo ajeno.

 

Como queda dicho, resulta increíblemente curioso y por cierto muy paradójico que la gente sea explotada miserablemente por intervensionismos estatales inmisericordes y, simultáneamente, las víctimas piden más de lo mismo, legislaciones sindicales compulsivas incluidas.

 

Hay en todo esto una superstición mayúscula que es casi como un guión de Woody Allen. Se recurre a la ficción del Estado (siempre con mayúscula, mientras se escribe individuo con minúscula) es una especie de bolsa de recursos que viene de los cielos sin percibir que son otros vecinos los que se hacen cargo compulsivamente de las cuentas. Y más curioso aun es que se las agarran con los de más recursos apuntando a desguasarlos con lo que naturalmente, a la larga o a la corta, se quedan sin nada y la pobreza aumenta exponencialmente.

 

Por otra parte, es de gran importancia comprender que una buena defensa de la sociedad abierta no consiste para nada en pretender una defensa del régimen actual, sea en nuestro ejemplo del Partido Socialista o el Partido Popular responsables no solo de haber hecho crecer al Leviatán sino de producir notables escándalos de corrupción y de tejer alianzas con mal llamados empresarios que más bien son ladrones de guante blanco debido a los privilegios que reciben de modo parecido a los que se embolsan los burócratas. Sin duda que está el contrafáctico: hubiera sido peor con Podemos en el gobierno, pero no se trata de correr una carrera para ver quien comete más desatinos sino de adoptar los principios y valores del respeto recíproco que brinda la sociedad abierta. Iglesias cita la Constitución española que consigna que la propiedad privada debe subordinarse al interés general (como si el interés de las personas que no lesionan derechos no fuera compatible con el interés general).

 

Tampoco quiero cargar las tintas contra la política española ya que, cono hemos apuntado, lamentablemente está muy diseminada por el planeta, muy especialmente en la región latinoamericana como son los casos de Venezuela, Nicaragua, Bolivia, Ecuador y Argentina para no decir nada de a isla-cárcel cubana y lamentablemente de un tiempo a esta parte en Estados Unidos que, como he señalado repetidamente se viene latinoamericanizando rápidamente en el peor sentido de la expresión (en este sentido se publicaron dos ediciones de mi libro Estados Unidos contra Estados Unidos). Veamos el caso de Grecia donde el 25 de este mes de enero habrá elecciones con probabilidades que gane Syriza, el partido comunista-antisemita que surgió en 2002 en el Foro Europeo de Florencia.

 

Sacando el antisemitismo criminal, se perfectamente que no pocas de las propuestas mencionadas provienen de personas con las mejores intenciones, pero, como es de público conocimiento, las intenciones son irrelevantes, lo concluyente son los resultados.

 

Debemos retrotraernos a la historia y observar el correlato entre libertad y prosperidad moral y material. Veamos el caso de Estados Unidos antes de darle la espalda a los sabios consejos de los Padres Fundadores, veamos el caso argentino desde la Constitución alberdiana antes del fascismo de los años treinta y de la catástrofe del peronismo, sus imitadores y del estatismo militar.

 

Todo este marasmo es consecuencia de una educación deficiente. He citado ad nauseam al marxista Antonio Gramsci en el sentido de la receta muy cierta de “tomen la cultura y la educación y el resto se dará por añadidura”. Hay que poner manos a la obra y no lavarse las manos al decir que los resultados son a largo plazo. Cuanto antes se empiece, mejor. También lo he citado a este respecto a Mao Tse Tung en cuanto a que “la marcha más larga comienza con el primer paso”. Y aquí viene un asunto de la mayor importancia: en nuestro caso, cuando nos referimos a la relevancia de la educación no estamos circunscribiendo nuestra atención a la formal y mucho menos a la estatal, estamos enfatizando la importancia de valores y principios sin los cuales nada puede hacerse bien (esto va para el absurdo de sostener que Hitler surgió de un pueblo “educado” sin percatarse que era deseducado -fanatizado- por el resurgimiento de las ideas de autores como Herder, Fitche, Hegel , Schelling y List en colegios y universidades alemanas).

 

No cabe la crítica de sobremesa de cuanto ocurre y luego de engullir alimentos cada uno se ocupa de sus arbitrajes, muy legítimos pero absolutamente inconducentes al efecto de frenar la avalancha estatista. Tampoco se trata de votar por el menos malo, sino de correr el eje del debate para que los políticos del futuro puedan articular un discurso diferente ya que éste depende de lo que requiere la opinión pública.

 

Alberto Benegas Lynch (h) es Dr. en Economía y Dr. En Administración. Académico de la Academia Nacional de Ciencias Económicas y fue profesor y primer rector de ESEADE.