Prospects And Challenges For The U.S. Economy In 2016

Por Alejandro Chafuen: Publicado el 1/1/16 en: http://www.forbes.com/sites/alejandrochafuen/2016/01/01/prospects-and-challenges-for-the-u-s-economy-in-2016/1/

 

Unemployment continues to fall, inflation is in check, interest rates remain near historical lows, the governments of major U.S. partners have no intention to engage in trade wars, and the price of oil and energy continues to fall. There are no major storms in the forecast for the U.S. economy.  Nevertheless, very few economists, if any, are forecasting a growth rate of more than 3% for next year. What is holding back the U.S. economy?

Three factors conspire against growth: the uncertainties about which road will the U.S. economy will take after the next presidential election; the continued high cost of the regulatory state and all its effects, from corruption to arbitrariness; and the lackluster performance of most major western economies.

Forbes_Chafuen for 2016

The stock market indices are close to their all-time high, almost at the same level as the end of last year. They have recovered nicely since their low in September. Unemployment stands now at 5%, lower than last year’s 5.8%. That means 1 million fewer people are unemployed, but this figure does not reflect the fact that 2 million more people have left the labor force since last year, so in terms of the percentage of workers in the labor force we are back to the late 1970s. In addition, almost half of the increase in the newly employed (470,000) were in the health care sector. I doubt that it is because “Obamacare” is less costly — just the opposite, it is more expensive and cumbersome. It imposes heavy costs on employers who want to hire more than 50 employees or offer more than 30 hours of work to those who are working less than part-time.

In the monetary arena, I forecasted last year that, as a way of precaution, the Federal Reserve was likely to begin introducing higher rates early in the year. My timing was wrong; the Fed waited until December. By announcing that it will increase the federal funds rate gradually, and modestly, a quarter point each time, it has already led the market to anticipate and factor that move.

In my Jan. 1, 2015, piece, I wrote that “with monetary easing in Europe and more prudence in the Fed, the U.S. dollar could likely strengthen another 10 percent against the Euro.” That is what happened on a year-to-year basis. There is still room for the dollar to strengthen another 5% against the Euro in 2016. Borrowing in Euros and investing in U.S. assets might still be a good strategy for 2016. Currency “wars,” with China trying to increase the role of the renminbi, will continue, but the impact will not be dramatic—at least not for the next couple of years.

With government debt passing $18 trillion, Obama keeps beating his record of increasing federal borrowing more than any other president in U.S. history. During his tenure, government debt increased by $8 trillion, and there is still more time to go. Yet, as interest rates will continue to be extremely low, the costs will not be felt this year.

Storms continue to cloud the future on the national security front. This is an area that should not be neglected. Both the reality and the perception of security threats have huge implications for the economy. A free economy is nothing but the free movement of goods, money, and labor. Those same freedoms can be exploited by those who want to cause harm, and those abuses can be used as excuses for those who want to promote protectionism and restrict the entry of competitors.

In 2014, we had the Russian intervention in Ukraine and the rise of the Islamic State, ISIS. In 2015, we saw new tensions with Russia in Syria, and with China in the South Seas. Apart from a successful catastrophic attack in the homeland, confrontations with Russia or China can have a much greater impact in the economy of the United States than all other security threats. Central and Eastern European countries are devising their own way to counter Russia. U.S. diplomats will work to prevent major issues with China, so I expect a stable “uneasiness” on both fronts, but no major confrontation.

In addition to terrorist violence in the Middle East, the acts of violence of Boko Haram in Nigeria and neighboring countries, Cameroon, Niger, and Chad, continue to be a grave threat to that region. The role of the United States is that of helping the local governments contain and defeat them. Given the little economic relevance of those countries for the U.S. economy, their threat does not enter into the economic debate. More problematic were the Paris attacks, the numerous terrorist events in Turkey, and the recent San Bernardino attack. Libertarian economists might point out that, statistically, they are not very significant, but the attacks have huge cultural and social impacts and can marginalize efforts to promote more restraint in U.S. foreign interventions. With little willingness to send large amounts of U.S. troops abroad, and with defense spending at manageable levels, the growth or decline of the U.S. economy will not depend on this sector.

The forecasts on the price of oil continue to underestimate supply and overestimate its price. Except for some of the oil-producing states, this will be a boon for the economy. If you own oil stocks, enjoy the high dividends but do not expect much growth. The positive impact of cheap oil and gas will be mitigated, however, by an intrusive regulatory state, and by the uncertainties created by the political battles over health care and immigration that will continue during 2016. Do not expect much change during these next 12 months. The recent budget deal can serve as an indicator that the Republicans will avoid major battles in Congress. The national debate will continue, but in the presidential campaigns, as usual, real action will be reserved for the future.

World trade has stalled at 2008 levels, and it has even gone down this last year. Free or freer trade is a great engine for healthy economic growth, and despite some protectionist voices, I do not expect trade wars — but neither do I anticipate much advance. Last year, I stated that “President Obama’s search for a positive legacy in the international arena might still lead him to turn his back on his more ideological base and push to approve TPP and TTIP.” After the approval last October of the Trans-Pacific-Partnership (TPP), the next challenge is the Transatlantic Trade and Investment Partnership (TTIP) with Europe. I believe that even in this polarized pre-electoral political environment, it will be easier to achieve consensus in the United States than in Europe for its passage. But, because of opposition across the Atlantic, it is doubtful that the agreement will be signed before the end of Obama’s term.

The 2016 U.S. economy can’t expect much push from its neighbors. Mexico and Canada, which together represent 30% of total U.S. trade and one third of U.S. exports, will continue to grow at modest rates. Mexico’s GDP will likely increase by 3.6%, one percentage point more than this past year. Canada, on the other hand, will likely grow at a more modest rate, just above 2%. Europe, another major trade partner, survived the Greek and other radical populist crises, but, on average, will grow less than the United States; I anticipate the same with Japan.

Respect for the rule of law in the United States has been declining, and, unfortunately, respect for private property continues to go down in the world. In the Fraser Institute index, the U.S. score in this front went slightly down (from 7.02 to 6.97), but it is way down from the year 2000, when it stood at 9.23. The United States is now 29th in the world. In the Heritage Foundation index, respect for property rights in the United States went down from 4th place in 2009 to 20th today, same as last year. In the rule of law index of the World Justice Project, (which ranks 102 countries), the United States is again in 19th place. Of the top 10 economies, four countries—Germany, the United Kingdom, Japan, and France—have better rule of law scores than the United States. Nevertheless, given the size and opportunities in its economy, the United States will remain as an attractive destination for foreign investment in 2016.

 

Alejandro A. Chafuén es Dr. En Economía por el International College de California. Licenciado en Economía, (UCA), es miembro del comité de consejeros para The Center for Vision & Values, fideicomisario del Grove City College, y presidente de la Atlas Economic Research Foundation. Se ha desempeñado como fideicomisario del Fraser Institute desde 1991. Fue profesor de ESEADE.

Hambre

Por Carlos Rodriguez Braun: Publicado el 3/5/15 en: http://www.libremercado.com/2015-05-03/carlos-rodriguez-braun-hambre-75541/

 

El periodista y escritor Martin Caparrós fue entrevistado por Ima Sanchís en La Vanguardia con mucho entusiasmo y poco espíritu crítico. Cuando él dice: “Novecientos millones de personas en el mundo pasan hambre”o “25.000 personas mueren de hambre por día”, el lector tiene la impresión de que son cifras ciertas que describen un problema grave que se agrava, o al menos que no se soluciona.

Pero esas cifras no sólo no están universalmente aceptadas sino que la realidad apunta cada vez más en el sentido contrario: el hambre y la desnutrición se reducen en todo el mundo con bastante claridad. Esa es la noticia que resulta ocultada por la corrección política, que prefiere refugiarse en fantasías como que las empresas malvadas exportan uranio de Níger “sin dejar dinero en el país”, lo que es imposible sin que actúe el principal culpable de la pobreza, a saber, la falta de conculcados por los gobiernos. “Es el orden internacional y no la naturaleza lo que mata de hambre”, dice Caparrós, con la imagen de unos siniestros conspiradores que mueven el planeta. No es así: si los coreanos del Norte pasan hambre, que efectivamente la pasan, eso no es culpa de ningún “orden internacional” sino del socialismo muy nacional que aplican allí los tiranos.

Pero no busca don Martín en el socialismo el problema:

–Estuve en Chicago tratando de entender cómo funciona la bolsa de valores donde se definen los precios de los alimentos.

Es frecuente este disparate de buscar en los mercados las siniestras claves de la miseria, como si de verdad fuera originada por unas personas que compran y venden, y no, precisamente, por quienes les impiden hacerlo. Pero esa verdad es olímpicamente ignorada, y la señora Sanchís se pone dramática:

–¿Serán conscientes los brókers?

Como si el mal estribara en el alma de los brókers, cuyo trabajo, precisamente, estriba en facilitar las compraventas.

Una clave de las fábulas antiliberales pasa por que los precios son supuestamente manipulados por unos villanos.

–Subir el precio del grano provoca que muchos granjeros senegaleses o egipcios no puedan comprarlo, y eso dispara el hambre –asegura Caparrós.

–Entiendo –asiente doña Ima.

Pues no se entiende en absoluto. Primero, porque Caparrós sugiere que hay unos infames que manejan los precios a su antojo, lo que está lejísimos de ser evidente en mercados tan grandes y globalizados como los de las materias primas. Y segundo, porque si los granos se encarecen cabe suponer que algunos senegaleses o egipcios no pasarán hambre en absoluto: los que los venden.

Y siguen los tópicos, como la demonización de Bangladesh, que es nada menos que el segundo exportador mundial de textiles. Esa realidad, que sin duda ha contribuido a mejorar las condiciones de vida de sus habitantes, le molesta al señor Caparrós:

Toda esa ropa que compramos con tanta alegría la producen unos seis millones de mujeres que trabajan doce horas al día por 25 dólares al mes, y lo hacen porque el hambre les come la espalda.

Esto es un dislate, empezando por la moralina de que no deberíamos comprar ropa de Bangladesh “con alegría”, como si en Bangladesh fueran a mejorar si la compramos con tristeza o no la compramos en absoluto. Y terminando con la idea de que las mujeres trabajan allí obligadas, o porque ignoran que hay muchas alternativas a su alcance para trabajar menos y cobrar más.

Se trata de concentrar la maldad en las generadoras de riqueza y empleo, las “grandes empresas que compran tierra en las zonas pobres para producir alimentos que se llevan a sus propios mercados, tierras que dejan de producir alimentos para la población local”. A ver, don Martín, ¿es que esas empresas no les compran la tierra a esos mismos pobladores locales? ¿Es que no contratan a trabajadores locales?

En fin, que ninguna realidad estropee un bello apocalipsis: “En los países ricos se tira entre el 30% y el 50% de la comida que circula”.

 

Carlos Rodríguez Braun es Catedrático de Historia del Pensamiento Económico en la Universidad Complutense de Madrid y miembro del Consejo Consultivo de ESEADE.

Irán, el más activo proliferador en Medio Oriente

Por Emilio Cárdenas. Publicado el 4/2/13 en http://www.lanacion.com.ar/1551518-iran-el-mas-activo-proliferador-en-medio-oriente

Irán no sólo tiene las conocidas ambiciones de poder transformarse en una potencia militar nuclear, sino que -a través de su “Guardia Revolucionaria Islámica”- está activamente armando a distintos movimientos terroristas que operan en Medio Oriente.

En los últimos meses,entonces, no sólo ha negociado y suscripto el controvertido acuerdo con Argentina sobre el caso de la AMIA, sino que se ha transformado en el más importante proliferador-de toda suerte de armamentos- en esa frágil región del mundo.

Así lo acaba de confirmar el propio Secretario de Defensa de los Estados Unidos, el demócrata León Panetta, en una de sus recientes declaraciones a los medios de su país, cuando se apresta a dejar su cargo.

Irán está ahora exportando -irresponsablemente- los llamados “manpads”, o sea misiles que pueden ser disparados por una persona desde su hombro para derribar con ellos a cualquier tipo de aviones o helicópteros, incluyendo a los comerciales, esto es a los de pasajeros. Peligrosísimos, por cierto, especialmente si caen en manos de fanáticos.

El 23 de enero pasado, Yemen, con asistencia norteamericana, logró interceptar un cargamento de esos dantescos misiles que estaba siendo transportado por un buque de cargaque navegaba en aguas de ese país. Presumiblemente,en ese caso, las armas estaban destinadas al grupo yemení denominado “Houti”, de corte separatista, que opera en el norte de ese país y que ya ha mantenido duros enfrentamientos armados, tanto con las fuerzas del gobierno de su país, en San’a, como contra las bien equipadas fuerzas armadas de la vecina Arabia Saudita.

Incidente al que cabe agregar el reciente episodio protagonizado por la aviación israelí, que destruyó una columna de camiones que circulaba en pleno territorio sirio, que aparentemente transportaba un moderno sistema iraní de defensa anti-áerea(con misiles de fabricación rusa, los SA-17) que se estaba transfiriendo a Haezbollah, para ser instalado por esta organización financiada y sostenida por Irán en el sur del Líbano.

Siria negó que ese bombardeo hubiera existido y se limitó a denunciar el ataque por parte de aviones israelíes de una instalación “de investigación” instalada -sostuvo- en las afueras de Damasco, en Jamraya, que dio por destruida.

Ambas cosas habrían, aparentemente, existido. A lo que se suma la intensa vigilancia que impone la posibilidad de que todo o parte del armamento biológico y químico sirio pueda de pronto caer en manos de la milicia shiita de Hezbollah.

Recordemos que Israel y Siria están técnicamente en guerra, aunque hayan mantenido un casi constante cese del fuego a lo largo de los últimos años. Los milicianos de la Guardia Revolucionaria iraní están luchando en el interior de Siria, defendiendo al ahora tambaleante régimen alawita de los Assad..

Este ataque se suma, ciertamente, al realizado en 2007, también en territorio sirio, contra lo que se cree eran las instalaciones del programa nuclear sirio y al más reciente raid aéreo contra una fábrica militar sudanesa, emplazada cerca de Khartoum, que producía armas destinadas a los milicianos de Hamás.

Para combatir el terrorismo y la proliferación de armas peligrosas originadas en la implosión libia o las suministradas por Irán,destinadas todas a armar a los diferentes movimientos terroristasque operan en el norte de África, los Estados Unidos acaban de anunciar que establecerán una base de aviones no tripulados (drones) en Niger. Desde allí utilizarán esos aparatos para vigilar constantemente las actividades y desplazamientos de los aliados de Al Qaeda en la región, particularmente ahora que acaban de ser desalojados por las fuerzas armadas de Francia del norte de Mali, habiéndose refugiado (una vez más) en la zona -montañosa e inaccesible- que separa a Mali de Argelia, territorio que los milicianos jihadistasconocen como las palmas de sus manos.

Detrás de todo esto aparece, cada vez con mayor frecuencia,la sombra peligrosa de las organizaciones paramilitares de la teocracia fanática iraní, obviamente preocupada por las consecuencias de perder, de pronto, el control de la Siria conducida por el clan que lidera Bashar al-Assad, eventualidad que cada vez parece estar más cerca de transformarse en una realidad,lo que naturalmente golpearía estratégicamente a Irán.

Mientras tanto Irán-el país que sigue siendo el mayor exportador de terrorismo del mundo- ha asumido,además,la referida intensa actividad proliferadora que, por su intensidad creciente, preocupa, y mucho, a la comunidad internacional.

 

Emilio Cárdenas es Abogado. Realizó sus estudios de postgrado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Michigan y en las Universidades de Princeton y de California.  Es profesor del Master de Economía y Ciencias Políticas y Vice Presidente de ESEADE.

 

Peligrosa rebelión “Tuareg”:

Por Emilio Cárdenas: Publicado el 10/4/12 en: http://www.lanacion.com.ar/1463625-peligrosa-rebelion-tuareg

Los nómades conocidos como los “tuareg” pertenecen al pueblo “bereber”. Habitan el norte y occidente del desierto del Sahara. Hablamos de algo más de un millón doscientas mil personas que pertenecen a esa rama que representa el 10% del total de los distintos grupos bereberes.

Con frecuencia son objeto del calificativo de “azules”, porque -con el calor- sus vestimentas de ese color se destiñen de modo que la piel incorpora una atractiva tonalidad azul. Se llaman a si mismos: “los libres”. Aún hoy, sin embargo, los “tuareg” viven divididos entre nobles y vasallos. Los últimos desempeñan las tareas propias de una servidumbre doméstica.

Tienen ciertamente una bien ganada fama de indómitos. No sólo porque históricamente se dedicaron alguna vez a saquear poblaciones, sino porque -hasta no hace mucho- se distinguieron por su feroz resistencia al colonialismo. En los últimos tiempos muchos de ellos, como milicianos o simplemente como mercenarios, formaron parte del multicolor ejército libio en tiempos de Gadafi.

Poco antes de caer el tirano regresaron apresuradamente a sus propias tierras. Lo hicieron aprovechando la situación de caos para llevar consigo el moderno armamento que les había sido suministrado por el depuesto gobierno libio, así como misiles tierra-aire de corto alcance (Sam-7) y explosivos poderosos como el Semtex, aparentemente fruto del saqueo.

Desde hace algunos años, células de Al Qaeda y grupos vinculados o emparentados con ese movimiento terrorista han estado -cual infección- operando activamente en la zona del llamado Maghreb, al norte de África. Hasta ahora se habían concentrado más bien en los secuestros y en un activo tráfico de drogas, armas y personas. Actuaban particularmente en la paupérrima Mauritania y en algunos otros rincones del Sahara Occidental. También en el Chad, Mali, Níger, y en el sur de Argelia. Cabe acotar que los grupos islámicos del Maghreb parecerían tener también conexiones con los que actúan en el norte de Nigeria perpetrando atentados contra los cristianos, al mando del desalmado Boko Haram.

Todo ello parece haber generado una mezcla explosiva que acaba de producir su primer gran sorpresa cuando, de pronto, los “tuareg” -aparentemente (pese a las desmentidas) asociados con Ansar Dine (un conocido grupo “tuareg”, pero de claro perfil islámico) y Al-Qaeda (Aqmi)- a través del llamado “Movimiento Nacional para la Liberación de Azawad”, se apoderaron del noreste de Mali, incluyendo a sus tres ciudades más importantes: Kidal; la estratégica Gao, económicamente la más importante de la región; y la emblemática (y romántica) antigua ciudad santa islámica: Timbuktu.

En Timbuku -ciudad que, por su enorme valor cultural, está especialmente protegida por las Naciones Unidas- no sólo hay tres famosas mezquitas. También cementerios históricos y bibliotecas y anaqueles que guardan miles de insustituibles manuscritos que contienen hasta obras pertenecientes a la era pre-islámica.

 Los insurgentes aprovecharon la circunstancia que Mali ha sido objeto -el 22 de marzo pasado- de una alocada asonada militar, comandada por un joven capitán de etnia “senufo” (negra), Amadou Aya Sanogo, ahora en vías de superación. Una vez en control del territorio desértico que ahora ocupan, los “tuareg” proclamaron que su objetivo era “gestionarlo”. Lo cierto es que la insurrección “tuareg” tiene un claro perfil secesionista, que amenaza a la integridad territorial de Mali. Hablamos ciertamente de la posibilidad de que -de pronto- se organice una nueva “república islámica”. Por lo pronto, sus líderes ya han anunciado su vocación de independizarse e impuesto en el territorio que controlan tanto el uso del velo islámico como la ley islámica, el “sharia”. A la manera de Afganistán, cuando era gobernado por el Talibán. El riesgo es volver a repetir esta historia, pero difícilmente obtengan apoyo externo en su pretensión independentista.

Francia, la antigua potencia colonial, ha expresado su alarma y su preocupación por lo que está sucediendo y está convocando a los países vecinos a sofocar las dos insurrecciones acaecidas en Mali: el golpe militar y la peligrosa insurrección “tuareg”. La vecina Argelia, cuyo personal en Gao ha sido detenido, también contempla con alguna alarma lo que sucede. Porque el fundamentalismo es también una amenaza en su propio interior.

Porque parte del supuesto que los “tuareg” apuntan, en rigor, a controlar todo Mali. Pese a ello, Francia ha anunciado que -a diferencia de lo que no hace mucho hiciera en Costa de Marfil- por el momento no enviará sus tropas a Mali.

 Por ello, la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (Ecowas) está bajo presión para eventualmente (fracasadas que sean las gestiones políticas y las sanciones económicas ya dispuestas contra Mali) decidir una intervención militar, con todos los riesgos que ello implica.

Esta es, históricamente, la sexta insurrección de los “tuareg”. La primera se remonta a 1916. La última es mucho más reciente; es la del 2006 que terminara concediendo un alto grado de autonomía a la zona del Sahara maliano, denominada, precisamente: Azawad.

Como suele suceder, ante estos tristes escenarios de extrema inestabilidad, la gente huye de la violencia. Por esto aparece rápidamente el desgarrador sufrimiento que representan las clásicas olas de refugiados y desplazados que estas situaciones disparan. Las Naciones Unidas sugieren que ya hay más de 200.000 personas que han huido de Mali. Muchos han marchado hacia Burkina Faso. Otros hacia Níger.

Lo cierto es que la presencia de Al-Qaeda en África no sólo es, queda visto, una grave realidad, sino que está ahora ganando presencia, terreno y hasta dimensión.

Emilo Cárdenas es Abogado. Realizó sus estudios de postgrado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Michigan y en las Universidades de Princeton y de California.  Es profesor del Master de Economía y Ciencias Políticas y Vice Presidente de ESEADE.