Análisis de la guerrilla (2)

Por Gabriel Boragina Publicado  el 19/2/17 en: http://www.accionhumana.com/#!/2017/02/analisis-de-la-guerrilla-2.HTML

 

Como hubiéramos dicho antes[1] la historia de la guerrilla demostró como la misma degeneró, de ser una fuerza defensiva irregular hasta transformarse en una fuerza ofensiva (manteniendo -no obstante- su carácter de irregular).

“Los guerrilleros abundaron en las acciones de independencia americana: así Martín Güemes en Argentina, José A. Páez en Venezuela, Manuel Rodríguez en Chile. Los hubo luego en Francia ocupada (“partisans”), en los países árabes, en Rusia, en China, en Vietnam. T. E. Lawrence, Mao y el “Che” Guevara las practicaron y también adoctrinaron sobre las mismas, siguiendo las huellas de Karl von Clausewitzí (On War, 3 ed., 1940), el primer teórico militar que dedicó atención a la estrategia guerrillera.”[2]

Este párrafo hace una mezcolanza que es importante aclarar. Las guerrillas de Mao y el “Che” Guevara no tuvieron que ver con la independencia americana, ya que lo que Mao y Guevara pretendían eran dar golpes de estado mediante acciones guerrilleras, que fue lo que también hizo Fidel Castro en Cuba con lamentable éxito. Mao dio el golpe en China, pero Guevara fracasó en sus intentos de golpes en países extranjeros. En este punto, es trascendental explicar que cualquier guerrilla se deslegitima cuando inicia el uso de la fuerza, lo que claramente no ha tenido que ver con países ocupados o invadidos. La historia de la guerrilla (hasta aquí reseñada) revela que hubo una degeneración de la misma, pasando de ser una fuerza defensiva (excusable) a ser otra ofensiva (inexcusable). Así, por ejemplo, la guerrilla argentina en el siglo XX tuvo dicho sesgo ideológico marxista-maoísta-guevarista y condición claramente ofensiva, no defensiva. Ha sido el caso, particularmente del ERP (Ejército Revolucionario del Pueblo) FAL (Fuerzas Armadas de Liberación), Montoneros (peronistas) y otras organizaciones similares a estas.

“En la actualidad, las guerrillas tienen un fuerte sustento ideológico, y tratan de arraigar en el pueblo, al que ofrecen alimentos, dinero, atención médica y distintos servicios que tienden a popularizarlas. Su organización es severamente militar, sobre la base de células pequeñas que actúan como compartimientos estancos, sin conexión inmediata entre sí, para evitar delaciones o infidencias.”[3]

Es de destacar que el autor escribe su artículo en pleno auge de la guerrilla argentina, lo que puede ser un factor de importancia a la hora de observar la notable ambigüedad de su artículo. Aunque no aclara a cuáles guerrillas -en concreto- se está refiriendo en la cita, por lo que también resulta forzoso aclarar que -siempre en el caso argentino- no se dio el intento de la guerrilla de “arraigar en el pueblo” ofreciendo “alimentos, dinero, atención médica y distintos servicios”. Por el contrario, la guerrilla argentina arremetió contra civiles y militares sin discriminación. En cambio, su organización fue –en efecto- severamente militar.

“Las armas de la guerrilla son, en principio, obtenidas de sus propios adversarios, a quienes procuran despojar. Asimismo, una guerrilla organizada siempre cuenta con posibilidades de fabricación “casera” de armamentos, explosivos y ropas, que a veces se montan en gran escala en campamentos o “santuarios”. Tales “santuarios”, que sirven para descanso, aprovisionamiento y organización, han sido, como en el caso de las fuerzas de Tito en Yugoeslavia, verdaderas catacumbas. La guerrilla, originariamente rural, se ha trasladado actualmente a las ciudades; y con frecuencia utiliza métodos sorpresivos, muy difíciles de prever, así como el sabotaje y el terror indiscriminado; y asaltos o secuestros para obtener dinero, que siempre necesita en cantidad.”[4]

En el caso de la guerrilla argentina de los años 70, se dieron todas estas combinaciones. Pero, además, es menester señalar que las organizaciones guerrilleras contaron con profusa provisión de armamento altamente sofisticado y de última generación proveniente de países extranjeros que promovían sistemáticamente la guerrilla a nivel internacional. Las fuentes de provisión de material bélico pesado procedían de la entonces existente URSS (en esa época poderosa potencia militar), Libia, al mando de Muammar El Kadafi, y -en nuestro propio continente- de Cuba con Fidel Castro a la cabeza, entre otros países de ideología afín, que adiestraban y alentaban el fenómeno guerrillero en el exterior. Montoneros, ERP, FAL, y otras facciones menores por el estilo, practicaron profusamente y con entusiasmo la metodología de secuestro, tortura y pedidos de sumas millonarias en concepto de rescate de sus víctimas.

“Existe además una permanente tendencia de los equipos guerrilleros a “regularizarse”, y algunos jefes árabes han recibido cierto “status” aún por parte de las Naciones Unidas. Las fuerzas antiguerrilleras, en cambio, pretenden siempre tratarlos como simples bandidos, que no deben recibir, pues no practican tampoco, ninguno de los beneficios de las leyes de guerra. Esa lucha es muy difícil, en parte porque cierto conservadorismo de la oficialidad regular, apegada a procedimientos tradicionales, dificulta la adopción de tácticas eficientes e imaginativas. Asimismo, porque la lucha antiguerrillera suele causar molestias a la población inocente, irritándola contra los elencos regulares (Peter Paret • John Shy, Guerrilla y contraguerrilla, Ed. J. Alvarez, B». As., 1964, que incluye La guerra de guerrillas de Ernesto Guevara).”[5]

Recordemos que el autor en examen escribe su artículo en épocas de auge guerrillero. Resulta de interés remarcar que aquel atribuye la dificultad de combatir la guerrilla al hecho de que la oficialidad regular se resiste a adoptar la misma sistemática que practicaban los guerrilleros. Se deja en claro, una vez más, que el combate contra la guerrilla se da en un estado de guerra.

“Las guerrillas han logrado éxitos importantes; sin embargo, adolecen de ciertas limitaciones. En primer lugar la constante necesidad de mantener la ofensiva, arriesgando a veces una derrota que las suprima o desprestigie; además, su carácter “secundario”, ya que normalmente sirven como elemento de apoyo, pero por sí solas son poco aptas para tomar el poder.”[6]

La guerrilla argentina estuvo a un punto de tomar el poder, pero no depusieron las armas voluntariamente. De alguna forma, la cita señala la inutilidad final de la guerrilla. Los guerrilleros expertos estaban bien conscientes de aquellas limitaciones, no obstante lo cual arremetieron cada vez con más saña. El rechazo de la población civil víctima de sus ataques y el apoyo explícito (o implícito) civil a las fuerzas armadas que contrarrestaron a los guerrilleros, fueron factores determinantes que evitaron la toma del poder por parte de estos últimos.

[1] Análisis de la guerrilla

[2] Dr. Horacio J. Sanguinetti. Voz “Guerrilla” en Enciclopedia Jurídica Omeba. Apéndice 2 Letra G

[3] Dr. Sanguinetti, H. J. Op. Cit. Ídem.

[4] Dr. Sanguinetti, H. J. Op. Cit. Ídem.

[5] Dr. Sanguinetti, H. J. Op. Cit. Ídem.

[6] Dr. Sanguinetti, H. J. Op. Cit. Ídem.

 

Gabriel Boragina es Abogado. Master en Economía y Administración de Empresas de ESEADE.  Fue miembro titular del Departamento de Política Económica de ESEADE. Ex Secretario general de la ASEDE (Asociación de Egresados ESEADE) Autor de numerosos libros y colaborador en diversos medios del país y del extranjero.

Una esperada sentencia africana

Por Emilio Cárdenas. Publicado el 16/6/16 en: http://www.lanacion.com.ar/1909510-una-esperada-sentencia-africana

 

El 30 de mayo pasado, en Dakar, Senegal, el ex presidente de Chad, Hissène Habré, los 73 años de edad, fue sentenciado a prisión perpetua por haber cometido crímenes de lesa humanidad, tortura sistemática, violaciones y otros delitos sexuales durante su desgraciada presidencia del referido país, esto es desde 1982 a 1990.

Habré, recordemos, persiguió -violenta e implacablemente- a varias minorías de Chad, como los árabes, los Hadjerais y los Zaghawas.

Habré fue condenado por un “tribunal extraordinario” especialmente creado como parte del sistema judicial de Senegal para juzgarlo. Esto ocurrió con la participación de la Unión Africana, atento a que la Corte Penal Internacional carece de jurisdicción sobre esos delitos por la fecha en que fueron cometidos, esto es antes de que ella entrara en funcionamiento, el 1º de julio de 2002. La Corte Internacional de Justicia había ordenado explícitamente a Senegal juzgar a Habré o, en su defecto, extraditarlo.

El tribunal extraordinario, que asumió lo que se define como jurisdicción internacional, puesto que el ex presidente Habré estaba viviendo -exiliado- en Senegal, estuvo compuesto de tres jueces: dos senegaleses y uno de Burkina Faso. Y utilizó curiosamente el derecho local, el de Senegal. Chad, cabe agregar, nunca solicitó la extradición de Habré y existen serias dudas sobre si un juicio en Chad hubiera podido ir adelante respetando el debido proceso legal y con la independencia judicial siempre requerida.

La etapa probatoria duró 19 meses y durante ella se acreditaron los gravísimo delitos de los que se acusaba a Habré. La investigación se facilitó mediante un acuerdo bilateral especial suscripto en el 2013 entre Senegal y Chad sobre ese tema que, entre otras cosas, permitió a los jueces senegaleses interrogar personalmente a miles de testigos y víctimas en Chad.

Unas 4000 víctimas se constituyeron como partes civiles en el juicio. Las actuaciones fueron transmitidas tanto por Internet como por televisión en Chad. En una segunda etapa, la cuestión de las reparaciones puede ser debatida y esas víctimas podrán entonces participar activamente en esa segunda etapa.

Esta es la primera sentencia, en toda la historia, en la que los jueces de una nación condenan a un ex presidente de otra por delitos de lesa humanidad.

Si la sentencia comentada de pronto fuera apelada, Senegal debería conformar para ello un nuevo tribunal extraordinario. Tras lo cual y luego de la decisión respectiva, el tribunal sería disuelto.

Habré era conocido despectivamente como “el Pinochet africano”. Durante su infame presidencia, signada por el terror y la violencia, murieron unas 1.200 personas mientras estaban encarceladas. Y habrían sido torturadas unas 12.000 personas más. Una Comisión de la Verdad chadiana sostiene que, en rigor, Habré es responsable de la muerte de unas 40.000 personas.

Habré fue, recordemos, un enemigo acérrimo del ex dictador libio Muammar el-Kadafi (que pretendía insistentemente anexar Chad a Libia) y, por ello, recibió en su momento apoyo militar de Francia, Israel y los Estados Unidos.

Varios países apoyaron individualmente al tribunal extraordinario senegalés. Algunos de ellos con contribuciones en dinero, como Chad, Holanda, los Estados Unidos, Bélgica, Alemania, Francia y Luxemburgo. También contribuyeron y apoyaron al tribunal actuante la Unión Europea y la Unión Africana. Canadá y Suiza, así como la Cruz Roja Internacional, proveyeron distintas formas de asistencia técnica. La República Argentina -cabe señalar- contribuyó con un equipo especializado de antropólogos forenses que trabajó en torno a varias fosas comunes, identificando a las víctimas de distintas masacres.

Tras la sentencia senegalesa, que conforma un precedente nuevo y distinto, cualquier dictador del mundo queda, en más, expuesto a ser juzgado y condenado fuera de su propio país si se comprueba -más allá de toda duda razonable- que ha violado los derechos humanos de su pueblo, cometiendo delitos de lesa humanidad.

 

Emilio Cárdenas es Abogado. Realizó sus estudios de postgrado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Michigan y en las Universidades de Princeton y de California.  Es profesor del Master de Economía y Ciencias Políticas y Vice Presidente de ESEADE.