Cuando la inmoralidad se impone

Por Alejandro Tagliavini. Publicado el 22/1/14 en:  

http://www.elheraldo.hn/Secciones-Principales/Opinion/Columnas/Cuando-la-inmoralidad-se-impone#.UuD0mhp8bOk.facebook

Cuenta Miguel Jiménez que los siete gigantes de Internet en España, las filiales de Apple, Google, Amazon, Facebook, eBay, Microsoft y Yahoo, gracias a tácticas totalmente legales de ingeniería fiscal, tributaron en 2012 solo 1,251,608 euros. Entre otras cosas, suelen trasladar el grueso de su facturación a países donde los impuestos son más bajos, como Irlanda o Luxemburgo. El colmo fue Apple, la segunda empresa con mayores beneficios del mundo, que declara pérdidas en España. Por su lado, el Financial Times mostró que la factura fiscal de 2012 de estos siete grupos en Gran Bretaña fue de € 54 millones, muy poco comparado con la dimensión de sus negocios.

Ahora, hay que ser mal pensado para creer que naturalmente las personas tienden a no pagar; por el contrario, lo natural es que las personas sepan recompensar a quienes les brindan un servicio eficiente. Como un fabricante que gana dinero gracias a buenos insumos, sería muy torpe que no los pagara y el proveedor quebrara porque moriría su negocio. Lo normal en el mercado natural -del orden natural aristotélico tomista- es que las personas cooperen voluntariamente y que se ocupen con mayor celeridad de lo que es más urgente: por caso, lo primero es comer y, gracias a que la producción y distribución de los alimentos está en manos del mercado funciona relativamente bien, no como la salud fuertemente estatizada.

Las personas huyen de los impuestos porque advierten que los gobiernos los malgastan, como se malgasta lo que no es propio ni ha sido obtenido moralmente -cedido voluntariamente por otra persona- a cambio de un servicio satisfactorio. Como ejemplo de malgasto, cuenta Doris Gómora que agentes antidrogas y fiscales de Estados Unidos negociaron en suelo mexicano con carteles del narcotráfico y permitieron, bajo acuerdos escritos, que los narcotraficantes siguieran operando, situación que incrementó la ya alta violencia de la “guerra contra las drogas” decretada por el gobierno.

Lo peor es que cuando las personas no pueden dejar de pagarlos la situación social empeora porque aquellos con más recursos económicos tienen mayor capacidad para derivar las cargas fiscales hacia abajo. Un empresario, por caso, sube precios, baja salarios, deja de invertir demandando menos mano de obra, etc. En consecuencia, los impuestos impactan más sobre los más débiles y así se crea la pobreza que, definitivamente, no es natural. Creada esta pobreza los gobiernos hacen asistencialismo con lo poco que dejan. Por caso, a pesar de “las misiones” chavistas –como la cuasi blasfema Misión Niño Jesús- y el Plan de la Patria, la mortalidad infantil aumentó 4,1% con respecto a 2012, y en lo que va del año en Venezuela murieron más de 114 menores de un año.

Eso sí, de seguir así, los venezolanos dejarán de recibir “mala onda” y todo será como el paraíso con alegres pajaritos que transmitirán mensajes de Chávez. Es que el gobierno chavista comenzó eliminando los medios radioeléctricos privados independientes, en el último año, Globovisión, que fue vendido a “empresarios” cercanos al oficialismo. Mientras ha creado medios audiovisuales estatales como Telesur, hasta la última creación, la televisora de la Fuerzas Armadas. Y ahora van por lo que queda de la prensa escrita a la que destruirán vía la falta de papel, dada la restricción de divisas para comprarlo.

Alejandro A. Tagliavini es ingeniero graduado de la Universidad de Buenos Aires. Es Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California y fue miembro del Departamento de Política Económica de ESEADE.