Etiquetados en el contexto de la `salud pública’

Por Alberto Benegas Lynch (h) Publicado el 30/10/21 en: https://www.laprensa.com.ar/508382-Etiquetados-en-el-contexto-de-la-salud-publica.note.aspx

Hemos escrito antes describiendo los interminables pedidos de turnos, la falta de insumos y equipos, la lamentable situación de infraestructura y el permanente reclamo de fondos siempre insuficientes en los hospitales estatales. También hemos consignado que todo esto para nada se debe a los denodados y meritorios esfuerzos de médicos y auxiliares para atender enfermos. Se trata nuevamente de un asunto de incentivos: no se actúa de la misma manera cuando se deben pagar las cuentas personalmente respecto a cuando se endosa compulsivamente a que otros lo hagan con el fruto de sus trabajos.

En esta línea argumental hemos sugerido en otras oportunidades la venta de todos los centros de salud estatales que propusimos puede hacerse en condiciones favorables a los mismos que hoy están a cargo de la respectiva entidad. Incluso si esto facilitara la transferencia sugerimos que se los entregue sin cargo, pero al momento siguiente de la operación los incentivos para la administración de la entidad serán radicalmente distintos.

También dijimos que como una medida de transición mientras se adopten políticas de fondo en otros sectores, para las personas que padecen problemas de salud pero no cuentan con los ingresos suficientes debiera establecerse el sistema de vouchers. Pero del hecho que unos se vean forzados a financiar la salud de otros no se sigue la necesidad de instalar hospitales estatales puesto que los mencionados enfermos elegirán atenderse en la institución privada de su preferencia. Esto lo subrayamos para que no se alegue que los necesitados quedan desprotegidos, se trata de financiar la demanda pero no la oferta debido a los trastornos graves antes apuntados.

­

TELARAÑAS MENTALES­

­Necesitamos despojarnos de telarañas mentales típicas del espíritu conservador en el peor sentido de la expresión. Mucho se ha escrito sobre este tema en muy diversos países pero en el caso argentino recordemos que originalmente los hospitales de mayor envergadura eran privados. 

En este sentido es de gran interés consultar la obra de Emilio Coni titulada Higiene Social, Asistencia Social y Previsión a lo cual deben agregarse las sociedades de socorros mutuos, los montepíos, las cofradías, las asociaciones de inmigrantes y las mutuales de medicina, todas manifestaciones privadas, lo cual también ocurrió en otros países tal como lo exponemos en nuestro libro en coautoría con Martín Krause titulado En defensa de los más necesitados.­

Veamos entonces resumidamente el caso de los etiquetados forzados por los aparatos estatales, pero antes solo mencionamos la absurda y contraproducente imposición gubernamental en cuanto a obligar a los médicos a escribir recetas con la mención genérica del medicamento «para no hacer propaganda a determinado laboratorio». 

Esta disposición se basa en la ignorancia supina de la asimetría de la información del enfermo que tiene dos opciones: o le consulta al médico del caso de viva voz y fuera de la receta de marras que marca adquirir ya que el paciente no la puede inventar o todo se traslada al farmacéutico quien aconsejará lo específico según lo que disponga en el stock del momento.

Respecto a la supuesta protección de la salud pública, las respectivas disposiciones de las agencias del caso no parecen percatarse que si se monopoliza el cuidado de la salud en manos estatales, cuando se produce una intoxicación o equivalentes, en el extremo -si las manifestaciones de protesta son muchas y airadas- se cambiará un funcionario por otro y todo el esquema quedará intacto. 

Sin embargo, en relación al etiquetado forzoso si se abandona el monopolio de la respectiva imposición también se permitirá el surgimiento de agencias  privadas para supervisar lo anunciado y así se colocara, digamos por caso, la cinta azul de la calidad o la marca que fuera y si tuviera lugar un problema de salud esa entidad desaparecerá del mercado, es decir le va la vida en el asunto, sin perjuicio de los correspondientes castigos estipulados en el código penal. De más está decir que también deben ser reprendidos los casos de fraude cuando se anuncia una cosa y el contenido es otro. La gran ventaja de abrir el mercado en esta área tan delicada es que las empresas que garantizan calidad a su vez compiten entre si en un sistema de auditorías cruzadas a los efectos de mejorar resultados.­

Es de interés destacar el éxito comercial que siguió en muy diversas latitudes cuando se ha ensayado la libertad y los productores de alimentos o medicinas interpretan las ventajas en sus ventas cuando se adelantan a sus competidores en la conjetura que el consumidor le atraerá la idea de anunciar en el producto tales y cuales aspectos respecto a los ingredientes y las consecuencias buenas y riesgosas de ingerirlos, además de las referidas agencias de calidad.­

En algunos lugares se ha instalado la manía de subestimar a la gente y considerar que Papá Estado manejará sus vidas y haciendas mejor que lo hacen sus titulares, sin sopesar los antedichos problemas graves respecto de la politización de áreas privadas y el correspondiente deterioro de incentivos en dirección a lo que en ciencia política se conoce como «la tragedia de los comunes», mientras abandona su misión específica de justicia y seguridad.­

Alberto Benegas Lynch (h) es Dr. en Economía y Dr. en Ciencias de Dirección. Académico de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, fue profesor y primer rector de ESEADE durante 23 años y luego de su renuncia fue distinguido por las nuevas autoridades Profesor Emérito y Doctor Honoris Causa. Es miembro del Comité Científico de Procesos de Mercado, Revista Europea de Economía Política (Madrid). Es Presidente de la Sección Ciencias Económicas de la Academia Nacional de Ciencias de Buenos Aires, miembro del Instituto de Metodología de las Ciencias Sociales de la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas, miembro del Consejo Consultivo del Institute of Economic Affairs de Londres, Académico Asociado de Cato Institute en Washington DC, miembro del Consejo Académico del Ludwig von Mises Institute en Auburn, miembro del Comité de Honor de la Fundación Bases de Rosario. Es Profesor Honorario de la Universidad del Aconcagua en Mendoza y de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas en Lima, Presidente del Consejo Académico de la Fundación Libertad y Progreso y miembro del Consejo Asesor de la revista Advances in Austrian Economics de New York. Asimismo, es miembro de los Consejos Consultivos de la Fundación Federalismo y Libertad de Tucumán, del Club de la Libertad en Corrientes y de la Fundación Libre de Córdoba. Difunde sus ideas en Twitter: @ABENEGASLYNCH_h

La Escuela Austríaca de Economía en la Argentina

Por Adrián Ravier.  Publicado el 23/10/21 en: https://www.infobae.com/opinion/2021/10/23/la-escuela-austriaca-de-economia-en-la-argentina/

La corriente de pensamiento destaca el valor de las libertades por sobre las regulaciones extremas y el crecimiento del Estado en la vida pública

La Escuela Austríaca de Economía nace en Viena, en 1871, con los aportes de Carl Menger

La Escuela Austríaca de Economía nace en Viena, en 1871, con los aportes de Carl Menger. Su mayor protagonismo lo alcanza entre 1920 y 1930 con las obras de Ludwig von Mises y Friedrich Hayek, y en concreto con debates importantes frente a los socialistas, frente a los macroeconomistas de Cambridge como John Maynard Keynes y también frente a John Clark y Frank Knight sobre temáticas específicas como la teoría del capital.

En la Argentina, sin embargo, las ideas de la tradición austríaca recién penetran en los años ‘40, seguramente como respuesta al abandono de las ideas liberales presentes en las bases constitucionales de Juan Bautista Alberdi, y al abrazo de un intervencionismo y un proteccionismo creciente en la década anterior.

A partir de 1942 en un aula de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires, se reunían cada dos semanas Carlos Luzzetti (quien completó sus estudios en Oxford), William Chapman (quien luego fue Decano de la mencionada casa de estudios), Alberto Benegas Lynch (miembro de la Academia Nacional de Ciencias Económicas) y José Santos Gollán (h) (más tarde Decano de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA) para estudiar el libro de Gottfried Haberler: Prosperidad y depresión, publicado originalmente en inglés en 1937.

Haberler, asociado hoy con la Universidad de Chicago, había participado como asistente en el seminario privado de Mises en Viena, y había escrito este libro para estudiar las diversas teorías existentes sobre los ciclos económicos. El libro cita a Böhm Bawerk, Mises, Hayek, Lionel Robbins Fritz Machlup, entre otros autores destacados de la tradición.

Interesado en profundizar en esas ideas Alberto Benegas Lynch contactó a la Foundation for Economic Education (FEE) y tomó contacto con su presidente, Leonard Read, quien a su turno hizo posible su visita a Nueva York, lo que abrió un canal de diálogo y encuentros con Mises y Hayek.

Ya en la década siguiente, y en concreto en 1957, Benegas Lynch funda el Centro de Estudios sobre la Libertad, el que desarrolla al menos tres grupos de actividades fundamentales para comprender la raíz del pensamiento austríaco en Argentina:

1. Traduce y publica varios libros de economía austríaca al español. Entre esas publicaciones destaca una revista titulada “Ideas sobre la Libertad” que permitió la expansión de las ideas tanto en Buenos Aires como en el interior.

2. El Centro invitó a los mencionados Read, Mises y Hayek a disertar en Buenos Aires, a los que luego se sumaron Hans Sennholz, Bruno Leoni, Lucas Beltrán y Percy Greaves, entre muchos otros. Las seis conferencias de Mises en la Universidad de Buenos Aires quizás fueron las más destacadas, hoy compiladas en un libro titulado: Política económica (Unión Editorial).

Las seis conferencias de Mises en la Universidad de Buenos Aires quizás fueron las más destacadas, hoy compiladas en un libro titulado: Política económica

3. El Centro becó a numerosos jóvenes para que pudieran doctorarse en Estados Unidos, destacándose la figura de Juan Carlos Cachanosky, quien completó su doctorado bajo la dirección de Hans Sennholz en 1983.

En una entrevista que tuve la fortuna de hacerle, Juan Carlos comenta que fueron los trabajos de Henry Hazlitt los que movieron las estanterías de su formación keynesiana. Escribió una carta a FEE, y fue precisamente Leonard Read quien le facilitó el teléfono de Benegas Lynch, con quien rápidamente entró en contacto, y le prestó varios libros de los austríacos, que en esa época eran muy difíciles de conseguir.

En la misma entrevista, Juan Carlos destaca que en aquella época, como estudiante de economía en la UCA, conoció a Alejandro Chafuén, y juntos empezaron a participar en las actividades de la Escuela de Educación Económica del Contralmirante Sánchez Sañudo.

La posta de todos estos (y otros) esfuerzos de Benegas Lynch, la toma su hijo, quien en mayo de 1978 invita a Juan Carlos Cachanosky a incorporarse al Departamento de Investigaciones de la Sociedad Rural Argentina. (Posiblemente sea correcto afirmar que Benegas Lynch y Cachanosky son los dos apellidos más importante en las raíces del pensamiento austriaco en Argentina).

Origen de Eseade

Unos meses después, en agosto, Alberto Benegas Lynch (h) y un grupo de empresarios fundan Eseade, la primera Escuela de Negocios que ofrece estudios de posgrado en la Argentina.

La casa de altos estudios forma un departamento de investigaciones con nombres destacados para la Escuela Austríaca en Argentina, cada uno de los cuales requeriría una nota aparte: Juan Carlos Cachanosky, Gabriel Zanotti, Federico Thomsen, Alfredo Irigoin, Eduardo Zimmermann, Ricardo Manuel Rojas, Enrique Aguilar, entre otros. La incorporación de Ezequiel Gallo como director de ese Departamento le dio un vuelvo fundamental, convirtiendo a jóvenes entusiastas en académicos profesionales. Más tarde, el propio Juan Carlos Cachanosky será director.

Juan Carlos Cachanosky y Alberto Benegas Lynch (h), primeros referentes de la Escuela Austríaca de Economía en la Argentina

Alberto Benegas Lynch (h) fue Rector de Eseade durante 23 años, y durante ese tiempo sus cuatro programa de Maestría en Economía y Administración de Empresas, en Economía y Ciencias Políticas, en Derecho Empresario y en Finanzas, formaron centenares de graduados muchos de los cuales hoy dirigen las empresas más importantes del país. Esa formación incluía e incluye hoy día cursos donde el emprendedor es el motor de la economía, y el proceso de mercado aunque siempre en desequilibrio no es caótico, sino que permite coordinación.

En 2001 Alberto Benegas Lynch (h) deja Eseade para presidir la Fundación Friedrich Hayek, y deja el cargo a Martín Krause, quien también lo sucede como titular de cátedra de economía en la Facultad de Derecho de la UBA. Krause convoca a Gabriel Zanotti a dirigir el Departamento de Investigaciones, donde aparece una nueva generación de intelectuales interesados por la obra de Hayek y la Escuela Austríaca. Destacan allí Eduardo Stordeur y Eliana Santanatoglia en el área de derecho, Constanza Mazzina en ciencias políticas, Ricardo López Gottig en historia y yo personalmente estudiaba temas económicos.

Este departamento de investigaciones recibía frecuentemente la visita de académicos de diversa ideología, desde un Axel Kicillof hasta un joven Javier Milei, alcanzando siempre un diálogo respetuoso que nos nutría a todos desde un enfoque multidisciplinar.

En paralelo con la trayectoria de Alberto Benegas Lynch (h) en Eseade, Juan Carlos Cachanosky tomaba la dirección de la Escuela de Negocios de la Universidad Francisco Marroquín en Guatemala, llevando un cuerpo docente argentino (del cual tuve la fortuna de participar) a dictar clases en programas internacionales.

Juan Carlos siempre insistió a su cuerpo docente que debían doctorarse para alcanzar el más alto nivel, y ello le permitió contar con un equipo de alta calidad donde destacaban Alejandro Gómez en historia económica, Pablo Guido y Sebastián Landoni en economía, y Florencia Roca en Finanzas.

Poco tiempo después Ricardo Manuel Rojas se convierte en director de la Fundación Hayek y el departamento de investigaciones de Eseade se traslada a esas oficinas bajo la dirección de Osvaldo Schenone, doctor en economía de Chicago, y con Gabriel Zanotti como sub-director. A ese departamento de investigaciones se suman nuevos jóvenes investigadores como Nicolás Cachanosky, hijo de Juan Carlos, quien poco después completa su doctorado en economía en Boston, y se convierte en profesor de tiempo completo en Denver, Estados Unidos.

Ediciones en la Argentina

Alrededor del 2007, Unión Editorial desembarca en Argentina, ya no sólo con envíos de miles de libros, sino con la intención de tener ediciones propias en América Latina. Se trata, en el mundo hispano, de la principal editorial en publicar libros de la Escuela Austríaca, actividad iniciada por Juan Marcos de la Fuente y seguida hoy por su hijo Juan Pablo Marcos. En Argentina Rodolfo Distel es quien dirige Unión Editorial, la que ha publicado en la última década centenares de obras clásicas y nuevos títulos que se exportan al interior, a los países limítrofes, e incluso llegan a todo el continente.

El trabajo entusiasta de Javier Milei está expandiendo las ideas de la Escuela Austriaca en Argentina (Franco Fafasuli)

Sería injusto no mencionar al profesor Francisco Navarro Vilches en formar austríacos en Mendoza; lo mismo con Rogelio Pontón y su esfuerzo por formar jóvenes austríacos en Rosario; Federico Fernández por ejemplo ya lleva organizados más de diez Congresos Internacionales de la Escuela Austríaca en esa ciudad con la Fundación Bases que preside; y por supuesto habrá que mencionar tantas otras instituciones para las cuales aquí ya no tenemos espacio.

Sin dudas que el trabajo entusiasta de Javier Milei está expandiendo las ideas de la Escuela Austriaca en Argentina, pero vale la pena señalar la plataforma sobre la que se sostiene este proceso, destacando el trabajo de hormiga de muchas personas e instituciones que también contribuyeron a ese fin.

Adrián Ravier es Doctor en Economía Aplicada por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, Master en Economía y Administración de Empresas por ESEADE. Es profesor de Economía en la Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas de la Universidad Nacional de La Pampa y profesor de Macroeconomía en la Universidad Francisco Marroquín.