LA RESURRECCIÓN DEL LIBERALISMO EN ARGENTINA

Por Iván Carrino. Publicado el 3/5/17 en: https://elliberal.igdigital.com/2017/05/03/la-resurreccion-del-liberalismo-argentina/

 

Después de años de populismo y demonización de las ideas liberales, en Argentina somos testigos de su resurgimiento.

Las canciones de amor suelen tener algo en común. Por lo general, cuentan la historia de una persona que, solo cuando perdió a su ser amado, se da cuenta de lo que realmente lo valoraba. La tristeza, en ese marco, pasa por pensar cuán diferente hubiera sido todo si le hubiese dado a esa persona la importancia que tenía. Con la libertad pasa algo similar.

Recientemente fui invitado a disertar en un evento organizado por la Fundación Club de la Libertad, de Corrientes. En el marco del mismo evento, ofrecieron interesantísimas charlas el politólogo Agustín Laje, el filósofo Gustavo Hasperué, el diputado nacional José Luis Patiño y la también politóloga y activista venezolana, Valeria Denisse Lozano.

Valeria es representante en Buenos Aires de Vente Venezuela, el partido político que dirige María Corina Machado, una de las más férreas opositoras al régimen de Maduro y quien primero alertó del inevitable camino a la dictadura que iba a transitar el chavismo socialista.

Una de las cosas que me llamó la atención de su alocución fue la indicación de que Vente Venezuela era el primer partido de corte liberal de toda la historia venezolana. Es decir, hubo que esperar que el chavismo invadiera todos los ámbitos de la propiedad privada y que llevara al país al colapso para que emergiera una fuerza verdaderamente liberal.

Cuando tuve la oportunidad, le comenté que en Argentina había sucedido algo similar. Y hoy me animo a reafirmar que nadie ha hecho más por las ideas de la libertad en Argentina que los dos períodos de gobierno kirchnerista. Es que, como en las canciones de amor, a veces solo nos damos cuenta de la importancia de la libertad una vez que ésta se pierde.

El kirchnerismo fue un proceso político y económico enmarcado en el auge del “Socialismo del Siglo XXI”. A diferencia de los socialismos del pasado, el del Siglo XXI ya no buscaba derrocar a la “democracia burguesa” y sustituirla por la dictadura del proletariado de manera violenta, sino que intentó socavar las bases de la democracia liberal “desde adentro”.

La economía K

En términos económicos, el kirchnerismo incrementó el gasto público a niveles siderales –nada menos que del 26,6% al 47,1% del PBI-, incurrió en déficits fiscales crónicos y crecientes, generó una de las inflaciones más altas del mundo y, para colmo de males, hiperreguló al sector privado, terminando por asfixiarlo.

Los resultados de la parafernalia intervencionista son estremecedores. Una economía estancada por 5 años, alta inflación y deterioro del poder de compra. Además, una pobreza que cayó desde los elevados niveles de la “post-convertibilidad”, pero que quedó estancada en niveles altos, creciendo año tras año durante el segundo gobierno de CFK. Hoy en día 3 de cada diez argentinos son pobres y la bomba que dejó el kirchnerismo todavía no termina de desactivarse.

Más estado, menos libertad

El avance del estado sobre la economía tuvo su correlato en las libertades individuales, tal como lo predijo Friedrich A. Hayek en su obra magna Camino de Servidumbre, publicada en 1944. El gobierno abusó de la cadena nacional, escrachó opositores públicamente, restringió la libertad de prensa y hostigó a todos los considerados opositores políticos con controles impositivos y otros artilugios legales.

Por si esto fuera poco, llegó a perseguir judicialmente a quienes publicaban índices con estadísticas de precios, algo que no hubiera ocurrido jamás si el ente estadístico oficial hubiese publicado cifras confiables. En resumen, todo mal.

Ahora bien, a toda acción suele corresponder una reacción, y es esto lo que estamos viendo en la actualidad. A fines de 2015, la gente expresó en las urnas la voluntad de cambio. Incluso si hubiera triunfado la opción peronista, se trataba de un populismo más mesurado, algo que se evidencia en las palabras de los referentes económicos del candidato Scioli, quienes celebran hoy las reformas emprendidas por Macri.

El liberalismo a primera plana

Pero eso no es todo. En la actualidad, no pasa un día sin que exponentes de peso y con sesudos argumentos en defensa de la libertad en todas sus formas, participe de un programa de televisión, radio o medio escrito.

Algunos economistas son los que tienen más protagonismo. Entre ellos, cabe destacar el enorme trabajo de José Luis Espert, quien recientemente publicó su primer libro, La Argentina Devorada. Otro economista que está haciendo furor es Javier Milei, que con profundos argumentos y un carácter visceral, defiende sin tapujos la libertad económica.

Por el lado de los no economistas, debemos destacar al mencionado Agustín Laje y también a Gloria Álvarez, la politóloga guatemalteca, furor en redes sociales, que defiende la economía de mercado a capa y espada. Por último, y junto a ella, hay que mencionar el trabajo incansable de la Fundación Libertad y Progreso, quienes están detrás de videos famosos, muchos de los cuales protagoniza Álvarez, y otros que tienen a su director general, Agustín Etchebarne, como cara visible.

Obviamente, esto no hubiera sido posible sin el trabajo de años en defensa de la libertad de una innumerable cantidad de personas y fundaciones, como Alberto Benegas Lynch (h), Roberto Cachanosky, Martín Krause, José Benegas, la Fundación Libertad de Rosario, la Fundación Bases, los periodistas Mariano Grondona y Pablo Rossi, el profesor Juan Carlos Cachanosky y muchos otros nombres que merecen reconocimiento.

Algo está cambiando en la cultura argentina, así como en América Latina. El liberalismo ya no es una mala palabra y, de hecho, está empezando a recuperar su buena reputación.

Esperemos que la tendencia continúe y se refuerce. Después de todo, como decía el filósofo marxista Antonio Gramsci, “tomen la cultura… el resto se dará por añadidura”.

 

Iván Carrino es Licenciado en Administración por la Universidad de Buenos Aires y Máster en Economía de la Escuela Austriaca por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Es editor de El Diario del Lunes, el informe económico de Inversor Global. Además, es profesor asistente de Comercio Internacional en el Instituto Universitario ESEADE y de Economía en la Universidad de Belgrano.

Freedom for Leopoldo: The U.S. and Political Prisoners in the Americas

Por Alejandro A. Chafuén. Publicado el 12/11/14 en: http://www.theblaze.com/contributions/freedom-for-leopoldo-the-u-s-and-political-prisoners-in-the-americas/

 

The case of Venezuelan political leader Leopoldo López, in jail without a sentence since February 18, 2014, seems so clear, that the inability to secure his release, is a testimony of the sad state of democracy in several countries in the Americas. The neglect and the silent complicity of many is troublesome. It is time to make a big push for the release of Leopoldo López and other political prisoners in Venezuela.

International organizations from left, right and center have called for López’s immediate release. Even in the United Nations, an unlikely actor given that it recently accepted Venezuela as a member of its Security Council, chimed in: its “Working Group on Arbitrary Detention” determined that López’s detention was arbitrary and he should be let go. Amnesty International also called for Venezuela to comply with the U.N. recommendation.
How are the Venezuelan courts reacting? Carlos Vecchio, National Political Coordinator of Voluntad Popular (“Popular Will”) the social and political movement led by López, tells me: “as a way of delaying her response to the UN resolution, judge Susana Barreiros has indefinitely suspended proceedings in the Court under her direction. Leopoldo will not go to any other court hearing until the judge decides about the UN resolution which demands his immediate release. The international community must support the UN resolution and raise its voice in order to stop the violation of Leopoldo’s human rights.”

I had a chance to speak with several members of Leopoldo López’s family. His sister Adriana, described the many abuses his brother is suffering beyond the arbitrary legal measures. The latest was to shower him and other prisoners with human excrements in order to weaken their spirit. She tells me “As a family we all stand behind Leopoldo’s decisions and commitment to the betterment of Venezuela. These have been difficult times for all of us, but we hope that his sacrifice will help change the course of our country.”
Leopoldo is the most noted victim of arbitrary injustice, but he is not alone. Another political leader and champion of the civil society, Maria Corina Machado, was prevented last month to travel to the United States to receive the 2014 Charles T. Manatt Democracy award from the International Foundation for Electoral Systems. This week she was scheduled to be one of the stars during the events to celebrate freedom and the 25th anniversary of the “Fall” of the Berlin Wall organized by the Atlas Network. The judge again curtailed her right to travel. Pedro Burelli, a US based Venezuelan businessman, accused in the same case as Machado states: “the Venezuelan Judicial System is part of the oppressive scaffolding of the dictatorship.”

The above are the most famous, and as they all received part of their education in the United States, their cases are better known. Vecchio and Machado attended Yale, López graduated from Harvard, and Rodrigo Diamanti Vidaurre, had received a scholarship to Harvard and is still waiting. Rodrigo leads an NGO focusing on freedom of expression “Un Mundo sin Mordaza” (Un-muzzled World). Other noted prisoners include Daniel Ceballos and Enzo Scarano, but many more innocents, in jail or with arbitrary indictments, have few vouching for them. The pattern is easy to see: if you work for freedom, the Venezuelan government will find a way to curtail your liberties.

What if you work against freedom? Then the Venezuelan government acts as a facilitator. O’Globo, a leading Brazilian newspaper, reported about the investigations on Hezbollah operations in Brazil. Since 2007, with the help of the Cuban government, Hezbollah members, and other unsavory characters, can get identity cards which allow them to roam freely from Mexico to Argentina. A new book, Iran’s Strategic Penetration of Latin America, edited by Joseph Humire, of the Center for a Secure Free Society, shows the seriousness of the problem. Continued impunity in Venezuela and US porous borders, can bring the problem closer to home.

Fortunately Latin American and world leaders are beginning to react. At the recent XVth Iberoamerican summit, former presidents Felipe González (Spain), Fernando Henrique Cardoso (Brazil), Ricardo Lagos (Chile), Julio María Sanguinetti (Uruguay) and Belisario Betancourt (Colombia), were the most prominent signers of a declaration calling for the release of the prisoners. Just a few days ago, the Federation of Latin American Associations, Cities and Municipalities, gathering in Santa Marta, Colombia, also called for the liberation.

The López family including his wife Lilian Tintori and sister Adriana plead the free world to maintain the pressure, putting sanctions on those who have been engaged and have been partnering with violators of human rights in Venezuela; they want us to go beyond the U.S. “conservative” world and ask President Obama, who called for Leopoldo López’s liberation during the Clinton Global Initiative, to follow up his words with actions; and to ask U.S. legislators to increase the awareness among their constituents of Venezuelan violations and abuses.

 

Alejandro A. Chafuén es Dr. En Economía por el International College de California. Licenciado en Economía, (UCA), es miembro del comité de consejeros para The Center for Vision & Values, fideicomisario del Grove City College, y presidente de la Atlas Economic Research Foundation. Se ha desempeñado como fideicomisario del Fraser Institute desde 1991. Fue profesor de ESEADE.

Europarlamento reclama liberación de presos políticos en Venezuela:

Por Belén Marty: Publicado el 18/12/14 en: http://es.panampost.com/panam-staff/2014/12/18/europarlamento-reclama-liberacion-de-presos-politicos-en-venezuela/

 

Luego de incluir en el orden del día un debate sobre casos de violaciones de derechos humanos, la democracia y el estado de derecho, el Parlamento Europeo emitió un comunicado en el que insta al Gobierno de Nicolás Maduro a liberar inmediatamente a Leopoldo López, y demás presos políticos.

En la resolución, el Europarlamento exige al Estado venezolano respetar los tres pronunciamientos que ha emitido la Organización de Naciones Unidas a través de instancias como el Grupo de Trabajo sobre detenciones arbitrarias, el Comité contra la Tortura y el Alto Comisionado para los Derechos Humanos, los cuales han determinado que la detención del líder opositor y otros presos políticos, se dio arbitrariamente.

El Presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, recibió a Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López, quien planteó la crítica situación de los derechos humanos, la persecución y el encarcelamiento de venezolanos por expresar ideas disidentes al Gobierno de Maduro.

El documento pide la liberación inmediata de los exalcaldes Daniel Ceballos y Enzo Scarano, así como de Salvatore Luchesse y los jóvenes estudiantes detenidos desde el mes de febrero, entre ellos Rosmit Mantilla, Alexander Tirado y Raúl Baduel. También exhorta el cese del acorralamiento contra la ex diputada María Corina Machado y otros dirigentes de la oposición venezolana.

El Parlamento Europeo, que agrupa a partidos de la izquierda y derecha democrática de toda Europa, pide al Gobierno venezolano que cumpla con su propia Constitución y sus obligaciones internacionales, las cuales exigen la independencia de los poderes, el respeto a los derechos humanos, a la libertad de expresión y al pluralismo político.

Entre otros puntos reflejados en la resolución, se recomienda al Gobierno venezolano que entable un diálogo “fuerte y abierto” con la Unión Europea, y se pide a los entes judiciales del país suramericano poner fin a la impunidad.

Los parlamentarios europeos acordaron enviar una comisión a Venezuela para hacerle seguimiento a la situación que vive el país.

 

Belén Marty es Lic. en Comunicación por la Universidad Austral. Actualmente cursa el Master en Economía y Ciencias Políticas en ESEADE. Conduce el programa radial “Los Violinistas del Titanic”, por Radio Palermo, 94,7 FM.

Paz, libertad y locura

Por Armando Ribas. Publicado el 7/7/13 en http://www.hacer.org/latam/?p=29271

Diría que el mundo está cada día más confundido. En un reciente artículo de Jeffrey Sachs hace una exaltación del Presidente John Kennedy por su habilidad para haber logrado la paz con Rusia por su acuerdo con Khruschev durante la llamada Crisis de los Misiles. Cita entonces el discurso de Kennedy cuando dice: “Tanto los Estados Unidos y sus aliados, como la Unión Soviética y los suyos tienen un profundo interés mutuo en una paz genuina y justa y en detener la carrera armamentista”. Khruschev consideró ese discurso el mejor desde los tiempos de Franklin Roosevelt.

Permítanme primeramente recordar que Kennedy traicionó a los cubanos en Bahía de Cochinos, al no cumplir el acuerdo de proveer el apoyo de la aviación americana. Por supuesto durante la crisis de los misiles pactó con Khruschev la entrega de Cuba a la órbita soviética con la condición de que sacaran los misiles de la isla. Esa decisión definió el comienzo de la subversión en América Latina, financiada por Rusia y entrenada en La Habana. Pero recordemos igualmente que la aparente apreciación de Roosevelt por Khruschev es decididamente comprensible, dado que en Teherán y Yalta entregó la Europa del Este a la Unión Soviética, de la que se liberara con la caída del Muro de Berlín, en tanto que permanece el Muro del Malecón.

Vale recordar entonces las palabras de la diputada venezolana María Corina Machado al respecto de lo que considera la traición de América Latina de la democracia venezolana, que dijo: “Los gobiernos de Latinoamérica nos han traicionado. Traicionaron a la democracia de Venezuela, a los demócratas venezolanos que combatieron al fallecido Hugo Chávez y mantienen la lucha contra la dictadura de Nicolás Maduro”.

Voy a insistir entonces en que la primera traición fue a Cuba que siguiendo los pasos de Kennedy ha reconocido al gobierno más criminal que ha producido América Latina hasta la fecha. Por supuesto en esa misma disposición nos encontramos con Estados Unidos en la actualidad, tanto que Obama negocia con Raúl Castro y por supuesto la Unión Europea.

Recordemos que cuando en Honduras se destituyó constitucionalmente al presidente Zelaya, comunista y amigo de Chávez, tuvo lugar una reunión de la OEA. En la misma se decidió expulsar a Honduras de la institución y se le solicitó a Fidel Castro que Cuba reingresara en ella. Por supuesto, Fidel rechazó la propuesta. En esa decisión participaron también los Estados Unidos. Y al respecto recordemos también que la Unión Europea le impuso restricciones comerciales a Honduras y se las levantó a Cuba.

Otro tema trascendente es el que se refiere a la guerra. Estas no han terminado por el acuerdo Kennedy-Khruschev, sino en virtud de las armas nucleares. Y al respecto vale recordar las sabias palabras de Alberdi, dichas en tiempos en que no se tenía noción siquiera de la existencia de las armas nucleares. Y así dijo: “Las guerras serán más raras a medida que la responsabilidad por sus efectos se hagan sentir en todos los que las promueven y las incitan”. Ese fue el efecto de las armas nucleares, y asimismo previó que las guerras serían por mandato, es decir el terrorismo hoy prevaleciente. Así también es un hecho que el antiimperialismo no es más que una excusa para justificar el poder político interno en nombre del nacionalismo.

La consecuencia aparente de esa realidad es que según las últimas noticias Estados Unidos habría violado la enmienda IV de la Constitución por primera vez en su historia. En la misma se garantiza la seguridad de las personas. O sea la seguridad frente a la arbitrariedad del estado, la propiedad privada y por supuesto la libertad de prensa. Según el Sr. Edward Snowden que trabajaba para la “Agencia de Seguridad de Estados Unidos”, Estados Unidos estaría violando los derechos no solo de los ciudadanos americanos sino también los de los países amigos como la Unión Europea. Así escapó a Rusia y Putin se niega extraditar a Snowden. Pero la situación es igualmente confusa pues posteriormente Putin condicionó la estadía de Snowden en Rusia a que no hiciera declaraciones contrarias a su país amigo Estados Unidos.

Por su parte la Unión Europea se manifestó indignada por el espionaje de Estados Unidos. Así, la ministro de Justicia alemana dijo: “Es inconcebible que los americanos consideren a los europeos como enemigos”. A mi juicio el supuesto espionaje a la Unión Europea habría sido la concepción de Oriana Fallaci, que llamó a Europa Eurabia por la creciente inmigración musulmana. En ese sentido es indudable que el mayor riesgo al terrorismo hoy en día, lo constituye la actitud musulmana conforme a la cual se mata en nombre de Alá. Ello no significa que en Occidente no exista la razón propia del terrorismo en nombre del jacobinismo presente en la supuesta búsqueda de la igualdad.

Más recientemente tenemos la noticia de que Francia, Italia y Portugal impidieron el paso por su territorio del avión en que se suponía viajaba Snowden a Bolivia. Por otra parte el hecho de que Snowden haya elegido a Ecuador para su asilo político también es una inconsecuencia. En Ecuador cada día es más evidente la ausencia de libertad de prensa y al respecto se acaba de emitir una ley que la condiciona. Pero ahora  de nuevo después de haberse manifestado violentamente contra Estados Unidos y rechazado las preferencias arancelarias, Correa ha tenido una conversación con el vicepresidente de Estados Unidos Joe Biden y condicionado el otorgamiento del asilo.

Otro aspecto de la confusión presente es el significado de la caída del Muro de Berlín. Ese hecho se tomó como un triunfo de Occidente frente a la Unión Soviética. Yo me atrevería a decir que no hay tal cosa. El hecho resultó principalmente en un destello de libertad en la Europa del Este y por supuesto dentro de ciertos límites en la propia Rusia. En otras palabras están intentando reinstaurar en la zona el mal llamado capitalismo, o sea la libertad económica. Por su parte la Unión Europea pretendida representante de la amante de Zeus continúa votando democráticamente por el sistema económico que se habría derribado con la caída del Muro.

Marx vía Bernstein y social democracia mediante está presente en la Unión Europea. Tanto así que recientemente Terry Eagleton publicó un libro titulado: “Why Marx Was Right”, en el que pretende justificar la teoría marxista y culpar del fracaso de la Unión Soviética por no haber sabido aplicar la teoría de Marx, que ya había previsto que el socialismo era posible solo en los países avanzados y no en los pobres. Pero fue Edward Bernstein quien después de confundir al socialismo como una etapa superior del liberalismo, en su obra “Las Precondiciones del Socialismo” discutió a Marx y propuso que el advenimiento del socialismo no requería la revolución, sino que llegaría democráticamente via la Social Democracia. Y lamentablemente tuvo razón.

En Europa prevalece el Estado de Bienestar cuya crisis parece irreversible pues como escribió The Economist: “El problema de Europa es el sistema, pero el que lo quiere cambiar pierde las elecciones”. Ese presagio es evidente y vimos cómo en Francia ganó la izquierda, frente a una supuesta derecha que mantenía un gasto publico del 57% del PBI. Así la crisis europea persiste y la Unión Europea no crece en tanto padece un condicionamiento monetario vía el Euro que es inviable para la mayoría de los países de la zona. Y no obstante esta realidad, del otro lado de Occidente el Presidente Obama parece intentar los pasos del Estado de Bienestar. Como se manifestó durante la campaña, está a favor de los pobres y por tanto contra los ricos. Y lamentablemente en esa  falaz dicotomía ética la izquierda asciende al poder y crea más pobres. Por último cabe señalar que la China parece haberse apartado de Marx y reencontrado a Confucio y crece a tasas inigualables.

En fin puedo decir que no entiendo: “Este mundo está loco loco, por favor quiero bajarme” Mafalda.

Armando P. Ribas, se graduó en Derecho en la Universidad de Santo Tomás de Villanueva, en La Habana. Obtuvo un master en Derecho Comparado en la Southern Methodist University en Dallas, Texas. Es abogado, profesor de Filosofía Política, periodista, escritor e investigador y fue profesor en ESEADE.

La muerte lenta del chavismo.

Por Mario Vargas Llosa. Publicado el 5/5/13 en http://elpais.com/elpais/2013/05/03/opinion/1367582921_288595.html

 Una fiera malherida es más peligrosa que una sana pues la rabia y la impotencia le permiten causar grandes destrozos antes de morir. Ese es el caso del chavismo, hoy, luego del tremendo revés que padeció en las elecciones del 14 de abril, en las que, pese a la desproporción de medios y al descarado favoritismo del Consejo Nacional Electoral —cuatro de cuyos cinco rectores son militantes gobiernistas convictos y confesos— el heredero de Chávez, Nicolás Maduro, perdió cerca de 800 mil votos y probablemente sólo pudo superar a duras penas a Henrique Capriles mediante un gigantesco fraude electoral. (La oposición ha documentado más de 3,500 irregularidades en perjuicio suyo durante la votación y el conteo de los votos).

Advertir que “el socialismo del siglo XXI”, como denominó el comandante Hugo Chávez al engendro ideológico que promocionó su régimen, ha comenzado a perder el apoyo popular y que la corrupción, el caos económico, la escasez, la altísima inflación y el aumento de la criminalidad, van vaciando cada día más sus filas y engrosando las de la oposición, y, sobre todo, la evidencia de la incapacidad de Nicolás Maduro para liderar un sistema sacudido por cesuras y rivalidades internas, explica los exabruptos y el nerviosismo que en los últimos días ha llevado a los herederos de Chávez a mostrar la verdadera cara del régimen: su intolerancia, su vocación antidemocrática y sus inclinaciones matonescas y delincuenciales.

Diosdado Cabello celebraba que María Corina Machado fuera arrastrada por los cabellos

Así se explica la emboscada de la que fueron víctimas el martes 30 de abril los diputados de la oposición —miembros de la Mesa de la Unidad Democrática—, en el curso de una sesión que presidía Diosdado Cabello, un ex militar que acompañó a Chávez en su frustrado levantamiento contra el Gobierno de Carlos Andrés Pérez. El Presidente del Congreso comenzó por quitar el derecho de la palabra a los parlamentarios opositores si no reconocían el fraude electoral que entronizó a Maduro e hizo que les cerraran los micros. Cuando los opositores protestaron, levantando una bandera que denunciaba un “Golpe al Parlamento”, los diputados oficialistas y sus guardaespaldas se abalanzaron a golpearlos, con manoplas y patadas que dejaron a varios de ellos, como Julio Borges y María Corina Machado, con heridas y lesiones de bulto. Para evitar que quedara constancia del atropello, las cámaras de la televisión oficial apuntaron oportunamente al techo de la Asamblea. Pero los teléfonos móviles de muchos asistentes filmaron lo ocurrido y el mundo entero ha podido enterarse del salvajismo cometido, así como de las alegres carcajadas con que Diosdado Cabello celebraba que María Corina Machado fuera arrastrada por los cabellos y molida a patadas por los valientes revolucionarios chavistas.

Dos semanas antes, yo había oído a María Corina hablar sobre su país, en la Fundación Libertad, de Rosario, Argentina. Es uno de los discursos políticos más inteligentes y conmovedores que me ha tocado escuchar. Sin asomo de demagogia, con argumentos sólidos y una desenvoltura admirable, describió las condiciones heroicas en que la oposición venezolana se enfrentaba en esa campaña electoral al elefantiásico oficialismo —por cada 5 minutos de televisión de Henrique Capriles, Nicolás Maduro disponía de 17 horas—, la intimidación sistemática, los chantajes y violencias de que eran víctimas en todo el país los opositores reales o supuestos, y el estado calamitoso en que el desgobierno y la anarquía habían puesto a Venezuela luego de catorce años de estatizaciones, expropiaciones, populismo desenfrenado, colectivismo e ineptitud burocrática. Pero en su discurso había también esperanza, un amor contagioso a la libertad, la convicción de que, no importa cuán grandes fueran los sacrificios, la tierra de Bolívar terminaría por recuperar la democracia y la paz en un futuro muy cercano.

Todos quienes la escuchamos aquella mañana quedamos convencidos de que María Corina Machado desempeñaría un papel importante en el futuro de Venezuela, a menos de que la histeria que parece haberse apoderado del régimen chavista, ahora que se siente en pleno proceso de descomposición interna y ante una impopularidad creciente, le organice un accidente, la encarcele o la haga asesinar. Y es lo que puede ocurrirle también a cualquier opositor, empezando por Henrique Capriles, a quien la ministra de Asuntos Penitenciarios acaba de advertirle públicamente que ya tiene listo el calabozo donde pronto irá a parar.

No es mera retórica: el régimen ha comenzado a golpear a diestra y siniestra. Al mismo tiempo que el Gobierno de Maduro convertía el Parlamento en un aquelarre de brutalidad, la represión en la calle se amplificaba, con la detención del general retirado Antonio Rivero y un grupo de oficiales no identificados acusados de conspirar, con las persecuciones a dirigentes universitarios y con expulsiones de sus puestos de trabajo de varios cientos de funcionarios públicos por el delito de haber votado por la oposición en las últimas elecciones. Los ofuscados herederos de Chávez no comprenden que estas medidas abusivas los delatan y en vez de frenar la pérdida de apoyos en la opinión pública sólo aumentarán el repudio popular hacia el Gobierno.

Da tristeza un Gobierno, cuyo jefe de Estado silba, ruge o insulta porque no sabe hablar

Tal vez con lo que está ocurriendo en estos días en Venezuela tomen conciencia los Gobiernos de los países sudamericanos (Unasur) de la ligereza que cometieron apresurándose a legitimar las bochornosas elecciones venezolanas y yendo sus presidentes (con la excepción del de Chile) a dar con su presencia una apariencia de legalidad a la entronización de Nicolás Maduro a la Presidencia de la República. Ya habrán comprobado que el recuento de votos a que se comprometió el heredero de Chávez para obtener su apoyo, fue una mentira flagrante pues el Consejo Nacional Electoral proclamó su triunfo sin efectuar la menor revisión. Y es, sin duda, lo que hará también ahora con el pedido del candidato de la oposición de que se revise todo el proceso electoral impugnado, dado el sinnúmero de violaciones al reglamento que se cometieron durante la votación y el conteo de las actas.

En verdad, nada de esto importa mucho, pues todo ello contribuye a acelerar el desprestigio de un régimen que ha entrado en un proceso de debilitamiento sistemático, algo que sólo puede agravarse en el futuro inmediato, teniendo en cuenta el catastrófico estado de sus finanzas, el deterioro de su economía y el penoso espectáculo que ofrecen sus principales dirigentes cada día, empezando por Nicolás Maduro. Da tristeza el nivel intelectual de ese Gobierno, cuyo jefe de Estado silba, ruge o insulta porque no sabe hablar, cuando uno piensa que se trata del mismo país que dio a un Rómulo Gallegos, a un Arturo Uslar Pietri, a un Vicente Gerbasi y a un Juan Liscano, y, en el campo político, a un Carlos Rangel o un Rómulo Betancourt, un Presidente que propuso a sus colegas latinoamericanos comprometerse a romper las relaciones diplomáticas y comerciales en el acto con cualquier país que fuera víctima de un golpe de Estado (ninguno quiso secundarlo, naturalmente).

Lo que importa es que, después del 14 de abril, ya se ve una luz al final del túnel de la noche autoritaria que inauguró el chavismo. Importantes sectores populares que habían sido seducidos por la retórica torrencial del comandante y sus promesas mesiánicas, van aprendiendo, en la dura realidad cotidiana, lo engañados que estaban, la distancia creciente entre aquel sueño ideológico y la caída de los niveles de vida, la inflación que recorta la capacidad de consumo de los más pobres, el favoritismo político que es una nueva forma de injusticia, la corrupción y los privilegios de la nomenclatura, y la delincuencia común que ha hecho de Caracas la ciudad más insegura del mundo. Como nada de esto puede cambiar, sino para peor, dado el empecinamiento ideológico del Presidente Maduro, formado en las escuelas de cuadros de la Revolución Cubana y que acaba de hacer su visita ritual a La Habana a renovar su fidelidad a la dictadura más longeva del continente americano, asistimos a la declinación de este paréntesis autoritario de casi tres lustros en la historia de ese maltratado país. Sólo hay que esperar que su agonía no traiga más sufrimientos y desgracias de los muchos que han causado ya los desvaríos chavistas al pueblo venezolano.

Mario Vargas Llosa es Premio Nobel de Literatura y Doctor Honoris Causa de ESEADE.