El economista en la academia, la política y la consultoría

Por Adrián Ravier.  Publicado el 31/1/18 en: https://www.cronista.com/columnistas/El-economista-en-la-academia-la-politica-y-la-consultoria-20180131-0073.html

 

El economista en la academia, la política y la consultoría

 

Se escucha con cierta frecuencia una broma hacia los economistas que afirma que si preguntamos a diez de ellos su opinión sobre un determinado problema, posiblemente tengamos once soluciones. ¿Por qué diferimos los economistas en nuestras recomendaciones de política económica? ¿Por qué en ocasiones tenemos más de una recomendación? ¿Carece esta ciencia joven de consensos científicos básicos?

Lo cierto es que la economía como ciencia ha desarrollado leyes sólidas que nos permiten enumerar cuantiosos consensos, pero cuando nos movemos hacia la recomendación de la política económica o ante un problema de políticas públicas los disensos son mayores.

“Por qué difieren los economistas en sus opiniones de política pública” es en definitiva un aspecto sociológico de la profesión que se ha debatido en numerosas oportunidades, pero el punto que quiero señalar aquí es que ganaríamos mucho los economistas, y con ello pienso que recuperaríamos parte del prestigio perdido de la profesión, si definiéramos con claridad los planos en los que trabajamos cuando hacemos nuestro análisis y nuestras recomendaciones. ¿A qué planos me refiero? Al plano del académico y al plano de la política.

Una anécdota que acostumbraba relatar Manuel Ayau, fundador y Rector de la Universidad Francisco Marroquín de Guatemala, puede ayudar a mostrar el punto. Ocurrió en la reunión anual de la Mont Pelerin Society en St. Andrews. Estaba exponiendo Milton Friedman sobre su estudio de la moneda y Enoch Powell, entonces miembro de la Cámara de los Comunes en Londres, le preguntó si en su exposición había tenido en cuenta los factores políticos, a lo que Friedman se apresuró a contestar por la afirmativa. Powell dijo: “Entonces su paper no me sirve, pensaba que recibiría reflexiones de un académico, déjenos a nosotros la negociación política”.

Hace unos meses el mismo Federico Sturzenegger, Presidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA), exclamaba ante la Asociación Argentina de Economía Política que se reunió en Bariloche que la profesión debía contribuir a los debates de políticas públicas. Muchos se defendieron explicando que no son escuchados, y cuando se los escucha se exclama que trabajan en una torre de marfil.

Me parece que la profesión del economista se encuentra desprestigiada o devaluada ante la opinión pública precisamente porque los especialistas desconocen su rol ante la sociedad. No es lo mismo el rol científico del economista que el rol del político. Me apresuro a señalar, incluso, que cuando un economista se viste de político –sea como funcionario o como representante de un partido político- deja de ser economista.

Trabajar en diversos planos sin explicitarlo ante la opinión pública nos expone a debates innecesarios que sólo comprometen los consensos que la profesión ha alcanzado.

El economista como académico o científico

Su lugar natural es la universidad y los congresos científicos. Investiga, estudia, alcanza un doctorado y dedica tiempo a la docencia. El científico trabaja con modelos que en muchos casos se abstraen de la realidad política y social que le acompaña. La teoría que desarrollan es en general abstracta, universal, aplicable a todo tiempo y lugar. Sus trabajos científicos, que a la vez intentan publicar en revistas especializadas, no se preocupan por aquello que la opinión pública puede digerir.

Y está bien que así sea, porque eso los distraería de lo más relevante que es contribuir al cuerpo teórico de la disciplina. Cuando el académico deja un momento la frontera del conocimiento y analiza la actualidad y sus problemas, tiene en general un enfoque diferente, porque su rol -inmerso en óptimos y utopías- lo conducen, en definitiva, a imaginar nuevos mundos posibles, correr el eje del debate.

El economista como político

El político no puede distanciarse de la opinión pública. Su éxito depende de la apreciación que la opinión pública ejerce sobre la política económica que define el gobierno. Bien hará el político en escuchar a los científicos y a los técnicos, pero no pueden darse el lujo de abstraerse de las cuestiones culturales, políticas y sociales que acompañan a su gobierno. Si así lo hiciera, fracasaría como político.

Si el economista que se viste de político está más enfocado en lo que la opinión pública puede digerir que en las conclusiones que obtiene de sus observaciones, mal rol jugará este como economista. Su objetividad estará limitada a un fin último superior que son las elecciones.

El economista como consultor

Mientras el académico educa a sus alumnos en el aula, el consultor hace lo propio con sus clientes y ante la prensa. Su alcance es lógicamente mayor y allí cabe su responsabilidad.

Su formación como economista, casi siempre complementado con estudios de posgrado, les permite aplicar la teoría económica, y si bien no contribuyen a expandir la frontera del conocimiento, son los que mejor entienden la coyuntura, además de intentar predecir escenarios futuros.

El consultor tampoco puede prescindir de la política, porque los escenarios futuros dependen de las decisiones que se toman en ese plano, pero en la medida que se mantiene independiente del gobierno y los partidos políticos, puede evaluar las políticas económicas con objetividad.

La profesión del economista en Argentina

En la Argentina, la opinión pública conoce nuestra profesión a través de los economistas que ocupan cargos en el poder político y los consultores que comparten columnas de opinión y son entrevistados por la prensa. Naturalmente, en esos espacios la economía está cargada de política, lo que en definitiva impide mostrar los consensos básicos que la profesión ha alcanzado en el plano científico.

No quiero negar con esto que existan amplios debates también en el mundo académico, pero ¿qué ciencia no los tiene?

Como cierre, creo necesaria una reflexión acerca de Cambiemos. Nada ansía más el Presidente que ser recordado como un estadista. Si eso desea, será mejor que escuche a aquellos economistas que pueden abstraerse de lo urgente y por un momento piense en aquello que es importante y estructural.

 

Adrián Ravier es Doctor en Economía Aplicada por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, Master en Economía y Administración de Empresas por ESEADE. Es profesor de Economía en la Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas de la Universidad Nacional de La Pampa y profesor de Macroeconomía en la Universidad Francisco Marroquín.

Leonard Paul Liggio (1933-2014): El Gran Maestro de la Libertad.

Por Alejandro A. Chafuén. Publicado el 18/10/14 en: http://esblog.panampost.com/alejandro-chafuen/2014/10/18/leonard-paul-liggio-1933-2014-el-gran-maestro-de-la-libertad/

 

La sociedad libre perdió a un gran campeón el martes 14 de octubre del 2014, al fallecer Leonard Paul Liggio.+

Conocí a Leonard Paul Liggio por primera vez en 1980, con ocasión de la reunión de la Sociedad Mont Pelerin (MPS) realizada en la sede del Instituto Hoover, en California. Estaba parado hacia el extremo izquierdo de un auditorio repleto, junto a Murray Rothbard, otro gigante intelectual, de físico más pequeño, pero similar a él en su pasión por comprender y promover la libertad.+

En ese entonces Liggio era presidente del Instituto para los Estudios Humanos (IHS). Cuando falleció, Liggio era vicepresidente del Atlas Network. Atlas compartió oficinas con IHS por algunos años luego de que ambas entidades se mudaron al norte de Virginia, en la vecindad de la Universidad de George Mason. John Blundell (1952-2014), quien sucedió a Liggio como presidente de IHS y quien también fue presidente de Atlas Network (1988-1991), tuvo una relación muy especial con él.+

Desde que llegué con Atlas a Virginia, trabajé diariamente con Leonard en diferentes proyectos. Con sus conocimientos históricos profundos y enciclopédicos, complementó e iluminó nuestra labor en la creación y promoción de tanques de pensamiento de políticas públicas. Su comprensión de la evolución de las instituciones legales me ayudó a mí y a muchos otros a poner en perspectiva histórica los argumentos económicos y de políticas públicas que elaboramos.+

En 1990, Manuel Ayau (1925-2010), el fundador y rector emérito de la Universidad Francisco Marroquín en Guatemala, nos pidió a Leonard y a mí que lo ayudáramos a construir el programa de la reunión regional de la MPS. Aunque el tema siempre genera graves desacuerdos entre liberales clásicos, organizamos un panel sobre la religión y la libertad.+

Invitamos al sacerdote Robert Sirico para que diera una conferencia. Joe Keckeissen también estuvo en ese panel y como comentaristas tuvimos a Armando de la Torre y al Jesuita recientemente fallecido Enrique Menéndez Ureña. La reunión redundó en varias conversaciones entre nosotros y eventualmente derivó en el establecimiento del Instituto Acton para el Estudio de la Religión y la Libertad. Los fundadores, Sirico y Kris Mauren, nos pidieron a Liggio y a mí que fuéramos fiduciarios fundadores.+

Nuestro siguiente esfuerzo en equipo fue en 1993, con Tony Sullivan, quien en esos días trabajaba con la Fundación Earhart. Desarrollamos un programa para promover las ideas del liberalismo clásico dentro del mundo musulmán. Aconsejamos y apoyamos al Instituto Minaret para la Libertad, el cual se fundó más tarde ese año.+

Luego de una reestructuración del IHS. en 1988, Atlas tuvo la oportunidad de incorporar a su equipo a Liggio. El IHS se enfoca en académicos, mientras que Atlas se centra en tanques de pensamiento, pero estos últimos necesitan de las contribuciones y la guía académica de figuras como Leonard. Asimismo, con su talento y generosidad, Liggio benefició a toda una nueva cosecha de empresarios intelectuales trabajando en universidades, ayudando a multiplicar su impacto.+

Tras percibir el realce en nuestro capital académico, la Fundación John Templeton le pidió a Atlas que administrara el Templeton Freedom Project, el cual buscaba difundir los principios de la sociedad libre en las universidades de Estados Unidos y del mundo. Esas inversiones siguen rindiendo frutos.+

Se requeriría un ensayo académico muy extenso para describir las afiliaciones de Liggio y resaltar su relevancia. Tanques de pensamiento y sociedades académicas en Austria, Italia, Liechtenstein, Francia, Portugal, Turquía y el Reino Unido se sirvieron de sus consejos y conocimientos.+

Tuvo una carrera estelar en Estados Unidos. Fungió como presidente, no sólo de I.H.S., sino también de la MPS y de la Sociedad de Filadelfia, y fue vicepresidente del Instituto Cato y de Atlas Network, así como fiduciario del Instituto para la Empresa Competitiva. Además, Leonard y yo nos involucramos en las primeras discusiones de un tanque de pensamiento conservador y cristiano en la Universidad de Grove City: El Centro para la Visión y los Valores.

Siendo miembro de la junta directiva de Liberty Fund, ayudó a esa entidad a invertir sabiamente alrededor del mundo, aportando su conocimiento sobre el escenario académico internacional y conectando a los mejores académicos promotores de la libertad.Leonard ganó varios premios y reconocimientos incluyendo un doctorado de la Universidad Francisco Marroquín y el Premio Adam Smith del 2007, otorgado por la Asociación para la Empresa y la Educación Privadas (APEE).+

Numerosas publicaciones académicas se nutrieron con sus consejos editoriales. Cientos, quizás miles, de jóvenes académicos aprovecharon sus discernimientos y sus generosas cartas de recomendación. Auxilió a muchos en la elaboración de sus libros. Quizás sea debido a dicha generosidad que nunca completó un libro propio, pero redactó docenas de escritos y dictó conferencias brillantes y profundas que iluminarán a futuras generaciones.+

Liggio fue mucho más que un hombre de ideas, también fue un hombre del espíritu. Cuando veía a un amigo o un colega padeciendo algún dolor en su alma, compartía con él, con respeto, amor y sobre todo, comprensión, el tesoro que había encontrado en la fe católica. Él siempre recordaba a los líderes de los tanques de pensamiento que evitaran programar eventos en las fechas coincidentes con las fiestas de otras creencias religiosas.+

Leonard Liggio fue un académico, un empresario intelectual, y un ser humano generoso que nos dio un ejemplo de cómo hemos de dedicar nuestras vidas a la promoción de una sociedad libre.

Alejandro A. Chafuén es Dr. En Economía por el International College de California. Licenciado en Economía, (UCA), es miembro del comité de consejeros para The Center for Vision & Values, fideicomisario del Grove City College, y presidente de la Atlas Economic Research Foundation. Se ha desempeñado como fideicomisario del Fraser Institute desde 1991. Fue profesor de ESEADE.