¿Desfinanciar la policía?

Por Alejandro Tagliavini. Publicado el 29/7/20 en: https://alejandrotagliavini.com/2020/07/28/desfinanciar-la-policia/

El día que respetemos la ciencia de la lógica -y seamos coherentes-, las sociedades progresarán con una rapidez que hoy ni siquiera imaginamos. Claro que, precisamente, es un camino de madurez, de desarrollo.

             Su primera ley es el “principio de no contradicción”, según el cual una proposición y su negación no pueden ser verdaderas al mismo tiempo. Parménides formuló su ley de identidad que enuncia “lo que es, es y lo que no es, no es”. Luego en la La República de Platón el personaje Sócrates dice, “la misma cosa no estará dispuesta al mismo tiempo a hacer o sufrir cosas contrarias”​. Y Aristóteles asegura que “es imposible que, al mismo tiempo y bajo una misma relación, se dé y no se dé en un mismo sujeto, un mismo atributo».​ 

            Así -y dejando la discusión sobre que el mal no existe, sino que es ausencia de bien- no es posible que con un mal se logre un bien: de la violencia no puede surgir -la vida- la paz. Sostener que la violencia puede traer paz o vida no solo es incoherente, y por ende destructivo, sino que puede provocar una bola de nieve.

            Hoy, algunos gobiernos violentan a sus ciudadanos y cierran mercados -un mal- , supuestamente para cuidar la salud -un bien-, y la destrucción es tan importante que hasta la OMS ahora admite que  es “prácticamente imposible” mantener fronteras cerradas, “las economías deben reabrir, la gente tiene que trabajar”.

              Y esta bola de nieve, aunque todavía estamos muy lejos, podría terminar hasta en una guerra nuclear global si las escaramuzas como el cierre de consulados y las demostraciones de fuerza de las armadas en el Mar de China Meridional siguen creciendo.

             Este cierre de mercados produjo desocupación y alienación en muchos ciudadanos aumentando un enardecimiento que se volcó, en parte, en los hechos ocurridos luego del homicidio de George Floyd. Y el viejo eslogan de “desfinanciar la policía” fue reflotado por la izquierda proponiendo que esos fondos se vuelquen a programas sociales que, supuestamente, solucionarán la delincuencia y la poca que quede podría controlarse sin policía. Y recuerdan que, antes de que se estableciera el sistema policial, las colonias estaban protegidas por una “vigilancia nocturna”.

              La derecha recela y tiene razón, de hecho, es incoherente pretender fondos estatales para programas sociales sin un poder policial que obligue a pagar impuestos. Pero la derecha yerra en la solución, no entiende la libertad, porque olvida la lógica que dice que el bien se consigue solo con más bien, “los problemas de la libertad se solucionan con más libertad”.

              En febrero visité Liechtenstein, país de 40.000 habitantes más miles que entran diariamente, que demuestra que el delito se combate con libertad, con bien, no con policía. El peso del Estado es tan bajo que la presión fiscal total equivale al 20% del PBI (la media europea es del 35%) y le queda 5% de superávit fiscal, el desempleo es inexistente tanto que el 55% de la fuerza laboral diariamente viene del exterior, el salario promedio mensual es de US$ 6500, tienen solo 5 políticos rentados, 91 policías y 12 presos ninguno por robo u homicidio y, si no fuera que tiene una política dura en cuanto a drogas, los presos serían solo dos, por estafas. Tan poca policía tiene (ergo, menos gasto estatal) que, Alexander Ospelt, uno de los mejores abogados locales, me decía que, si veía un patrullero pasar por la noche, tenía 50% de posibilidades de no ser pillado porque hay solo dos.

Alejandro A. Tagliavini es ingeniero graduado de la Universidad de Buenos Aires. Asesor Senior de The Cedar Portfolio, Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California y fue miembro del Departamento de Política Económica de ESEADE. Síguelo como @alextagliavini

Física cuántica

Por Alejandro Tagliavini. Publicado el 26/7/15 en: http://www.eluniversal.com/opinion/150726/fisica-cuantica

 

Es primitiva la idea de que la violencia puede detener a la violencia: va contra la lógica -es incoherente- y no tiene fundamento científico sino que es una creencia -de “fe”, evidente según sus fieles- que los datos empíricos desmienten: por caso, van años de “guerra contra el terrorismo” iniciada por Bush, incluido el homicidio de Ben Laden, y el delito recrudece.

Creencia que surge de la reacción, ante racional, de quién prejuzga que si se elimina a un terrorista, o a los que sea, el terrorismo desaparece. Sería cierto si el delito fuera una persona, por caso, si fuera Pablo, muerto, desaparece el terrorismo. Pero no es Pablo, sino una reacción -inmoral- amplía de modo que si no se corrige la acción que da lugar a esa reacción, muertos los terroristas serán reemplazados por otros.

Así, Occidente, en lugar de asesinar culpables e inocentes, agravando la violencia con guerra debería desandar la acción que provoca la reacción terrorista. Para empezar, dejar de sostener -por negocios de armas y petróleo- al mayor foco de fanatismo islámico: la tiranía de Arabia Saudita. En este país -sede de La Meca y Medina, las ciudades “sagradas” del Islam y prohibidas a los “infieles”- no hay cines, ni teatros, las mujeres son esclavas, la posesión de una Biblia puede acarrear la muerte… y más. Así, la mayoría de los yihadistas son saudíes.

Pero los políticos occidentales premian a los fanáticos: cerrarán una playa cerca de Cannes para el rey saudí. El premier británico anunció medidas para destruir al Estado Islámico en cinco años. No lo logrará como no lo logró Bush. Además de bombardear, propone prohibir discursos de “predicadores del odio”, vulnerando la libertad de expresión, y definir al “extremismo” punible como “oposición a la democracia… “.

Hablando de democracia, Donald Trump es el favorito de los conservadores, 24%, luego Scott Walker, 13%, y Jeb Bush, 12%. Gracias a discursos agraviantes. Ya decía Lee Atwater, jefe de campaña de George Bush, que debía ser agresivo porque da que hablar y es importante que se hable ya que existe una relación entre la cantidad de votos y la cantidad de publicidad tanto que, según Michael Deaver, la televisión “elije a los presidentes”. O sea, que la democracia puede ser manipulada.

En fin, cuenta Lourdes Bouton que Einstein cambió todo con sus teorías sobre relatividad y física cuántica. Lo que nos rodea no se compone de materia, sino de campos energéticos entre 12 partículas: protones, neutrones, electrones, quarks… Somos antenas electromagnéticas y, según nuestra energía, atraemos posibilidades positivas o negativas. Las funciones celulares de la felicidad se disparan: serotonina, endorfinas, dopamina…  Puedes amar y crear tu mundo, co-crear el universo.

En fin, no sé en qué medida es física cuántica, pero definitivamente la ciencia demuestra que el bien se consigue solo con bien y no con militares, policías y cárceles. En Los miserables, Víctor Hugo describe el comportamiento humano. Por robar para sus sobrinos hambrientos, Jean Valjean terminará en una prisión que lo volverá rencoroso. Liberado, se refugia con el obispo de Digne a quien roba piezas de plata. El obispo, sabiendo que la policía empeoraría las cosas, testimonia que se las había regalado e incluso entrega a Jean dos candelabros más. Conmovido, con riquezas producto de su trabajo, Valjean termina siendo un gran benefactor.

 

Alejandro A. Tagliavini es ingeniero graduado de la Universidad de Buenos Aires. Es Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California y fue miembro del Departamento de Política Económica de ESEADE.