Time To Tango In Latin America: Three Trends Investors Should Consider

Por Alejandro Chafuen: Publicado el 24/3/16 en: http://www.forbes.com/sites/alejandrochafuen/2016/03/24/time-to-tango-in-latin-america-three-trends-to-consider/#49a94745560a

 

The winds of change continue to blow in Latin America. Seeing corrupt leftist regimes fall (or merely fail to secure continuity) is a very welcome sign. President Barack Obama’s trip to Argentina and Cuba denotes the current administration’s optimism regarding the region, particularly as the president chooses to be accompanied by relevant business leaders. The trip to Argentina was less controversial and very well received, with President Obama even daring dance a Tango. Is it time for others to follow suit and jump in as investors in Argentina and elsewhere?

President Barack Obama dared to tango while visiting Argentina. (NICHOLAS KAMM/AFP/Getty Images)

One of my favorite investors, the late Sir John Templeton, championed the notion of buying at the time of maximum pessimism. Yes. But not blindly. As Scott Philipps wrote in his Buying at the Point of Maximum Pessimism, it pays to understand long term trends, and perhaps the most important trend to follow are those in the political and economic spheres.

It is hard to analyze Latin America as if the region were a well-defined entity; Latin America is very diverse. Some economies are stagnating, a few are completely stagnant, and others are prospering. If I had to describe each key country’s current situation in one word, I would label Venezuela as the most tragic; Brazil, the most dramatic;Argentina, the most intriguing; and Chile, the saddest. On the other hand, there is hope for market-oriented continuity in Colombia, México and Peru. The burden of a weak of rule of law affects all but a few countries: Chile, Uruguay and perhaps Costa Rica. In this area, rays of hope are scant.

Large segments of the Latin American population have begun to reject the consolidation of left wing populist and arbitrary regimes; perhaps this is one of the most important trends to highlight. We have seen election results in Argentina and Venezuela that were largely unexpected at this time last year. In Venezuela, electoral results themselves were not as surprising as the fact that the military stood by them instead of engaging in a large scale cover-up. Demonstrators have flooded the streets of Brazil (by far the most relevant, economically potent country in the region), seeking to end decades of corruption and impunity. In Bolivia, the electorate rejected a change in the rules that would have permitted the re-election of current President Evo Morales. Though these events seem to herald change in the region, not all battles have been won. In Ecuador, for instance, leftist populist president Rafael Correa retains full control of the National Electoral Council, which has ruled against a referendum that would prevent him from running for president indefinitely.

I would love to credit these changes to a shift in the understanding of the importance of economic freedom. But although think tanks favorable to the free society have worked and continue to toil in all of these countries (often very courageously and at great risk to the lives and patrimonies of their members), these changes are mostly due to a negative economic trend: a major slowdown in the economy of most countries in the region. In Brazil and Venezuela, the economy has been shrinking for two years. Argentina’s economic slowdown was less severe, yet the country faced lower rates of growth in conjunction with increased inflation. When rampant corruption and abuses of power came to light, Argentina’s electorate shifted gears, pushing for a change in government. In Mexico, the second largest economy in the region, slow economic growth mimics that of the United States at just above 2%. In a paper written at the turn of the century, Ernesto Talvi of CERES, a think tank in Uruguay, described in great detail how, following the 1998 economic crisis in Russia, which had depressing effects across the developed world, Latin America passed from having two thirds center/right governments, to two thirds center/left, but some of it, radical left. What we are seeing is the reverse, albeit in a more moderate fashion.

 

Alejandro A. Chafuén es Dr. En Economía por el International College de California. Licenciado en Economía, (UCA), es miembro del comité de consejeros para The Center for Vision & Values, fideicomisario del Grove City College, y presidente de la Atlas Economic Research Foundation. Se ha desempeñado como fideicomisario del Fraser Institute desde 1991. Fue profesor de ESEADE.

Leonard Paul Liggio (1933-2014): El Gran Maestro de la Libertad.

Por Alejandro A. Chafuén. Publicado el 18/10/14 en: http://esblog.panampost.com/alejandro-chafuen/2014/10/18/leonard-paul-liggio-1933-2014-el-gran-maestro-de-la-libertad/

 

La sociedad libre perdió a un gran campeón el martes 14 de octubre del 2014, al fallecer Leonard Paul Liggio.+

Conocí a Leonard Paul Liggio por primera vez en 1980, con ocasión de la reunión de la Sociedad Mont Pelerin (MPS) realizada en la sede del Instituto Hoover, en California. Estaba parado hacia el extremo izquierdo de un auditorio repleto, junto a Murray Rothbard, otro gigante intelectual, de físico más pequeño, pero similar a él en su pasión por comprender y promover la libertad.+

En ese entonces Liggio era presidente del Instituto para los Estudios Humanos (IHS). Cuando falleció, Liggio era vicepresidente del Atlas Network. Atlas compartió oficinas con IHS por algunos años luego de que ambas entidades se mudaron al norte de Virginia, en la vecindad de la Universidad de George Mason. John Blundell (1952-2014), quien sucedió a Liggio como presidente de IHS y quien también fue presidente de Atlas Network (1988-1991), tuvo una relación muy especial con él.+

Desde que llegué con Atlas a Virginia, trabajé diariamente con Leonard en diferentes proyectos. Con sus conocimientos históricos profundos y enciclopédicos, complementó e iluminó nuestra labor en la creación y promoción de tanques de pensamiento de políticas públicas. Su comprensión de la evolución de las instituciones legales me ayudó a mí y a muchos otros a poner en perspectiva histórica los argumentos económicos y de políticas públicas que elaboramos.+

En 1990, Manuel Ayau (1925-2010), el fundador y rector emérito de la Universidad Francisco Marroquín en Guatemala, nos pidió a Leonard y a mí que lo ayudáramos a construir el programa de la reunión regional de la MPS. Aunque el tema siempre genera graves desacuerdos entre liberales clásicos, organizamos un panel sobre la religión y la libertad.+

Invitamos al sacerdote Robert Sirico para que diera una conferencia. Joe Keckeissen también estuvo en ese panel y como comentaristas tuvimos a Armando de la Torre y al Jesuita recientemente fallecido Enrique Menéndez Ureña. La reunión redundó en varias conversaciones entre nosotros y eventualmente derivó en el establecimiento del Instituto Acton para el Estudio de la Religión y la Libertad. Los fundadores, Sirico y Kris Mauren, nos pidieron a Liggio y a mí que fuéramos fiduciarios fundadores.+

Nuestro siguiente esfuerzo en equipo fue en 1993, con Tony Sullivan, quien en esos días trabajaba con la Fundación Earhart. Desarrollamos un programa para promover las ideas del liberalismo clásico dentro del mundo musulmán. Aconsejamos y apoyamos al Instituto Minaret para la Libertad, el cual se fundó más tarde ese año.+

Luego de una reestructuración del IHS. en 1988, Atlas tuvo la oportunidad de incorporar a su equipo a Liggio. El IHS se enfoca en académicos, mientras que Atlas se centra en tanques de pensamiento, pero estos últimos necesitan de las contribuciones y la guía académica de figuras como Leonard. Asimismo, con su talento y generosidad, Liggio benefició a toda una nueva cosecha de empresarios intelectuales trabajando en universidades, ayudando a multiplicar su impacto.+

Tras percibir el realce en nuestro capital académico, la Fundación John Templeton le pidió a Atlas que administrara el Templeton Freedom Project, el cual buscaba difundir los principios de la sociedad libre en las universidades de Estados Unidos y del mundo. Esas inversiones siguen rindiendo frutos.+

Se requeriría un ensayo académico muy extenso para describir las afiliaciones de Liggio y resaltar su relevancia. Tanques de pensamiento y sociedades académicas en Austria, Italia, Liechtenstein, Francia, Portugal, Turquía y el Reino Unido se sirvieron de sus consejos y conocimientos.+

Tuvo una carrera estelar en Estados Unidos. Fungió como presidente, no sólo de I.H.S., sino también de la MPS y de la Sociedad de Filadelfia, y fue vicepresidente del Instituto Cato y de Atlas Network, así como fiduciario del Instituto para la Empresa Competitiva. Además, Leonard y yo nos involucramos en las primeras discusiones de un tanque de pensamiento conservador y cristiano en la Universidad de Grove City: El Centro para la Visión y los Valores.

Siendo miembro de la junta directiva de Liberty Fund, ayudó a esa entidad a invertir sabiamente alrededor del mundo, aportando su conocimiento sobre el escenario académico internacional y conectando a los mejores académicos promotores de la libertad.Leonard ganó varios premios y reconocimientos incluyendo un doctorado de la Universidad Francisco Marroquín y el Premio Adam Smith del 2007, otorgado por la Asociación para la Empresa y la Educación Privadas (APEE).+

Numerosas publicaciones académicas se nutrieron con sus consejos editoriales. Cientos, quizás miles, de jóvenes académicos aprovecharon sus discernimientos y sus generosas cartas de recomendación. Auxilió a muchos en la elaboración de sus libros. Quizás sea debido a dicha generosidad que nunca completó un libro propio, pero redactó docenas de escritos y dictó conferencias brillantes y profundas que iluminarán a futuras generaciones.+

Liggio fue mucho más que un hombre de ideas, también fue un hombre del espíritu. Cuando veía a un amigo o un colega padeciendo algún dolor en su alma, compartía con él, con respeto, amor y sobre todo, comprensión, el tesoro que había encontrado en la fe católica. Él siempre recordaba a los líderes de los tanques de pensamiento que evitaran programar eventos en las fechas coincidentes con las fiestas de otras creencias religiosas.+

Leonard Liggio fue un académico, un empresario intelectual, y un ser humano generoso que nos dio un ejemplo de cómo hemos de dedicar nuestras vidas a la promoción de una sociedad libre.

Alejandro A. Chafuén es Dr. En Economía por el International College de California. Licenciado en Economía, (UCA), es miembro del comité de consejeros para The Center for Vision & Values, fideicomisario del Grove City College, y presidente de la Atlas Economic Research Foundation. Se ha desempeñado como fideicomisario del Fraser Institute desde 1991. Fue profesor de ESEADE.