The U.S. Economy In 2015: Challenges And Opportunities:

Por Alejandro A. Chafuén. Publicado el 1/1/15 en: http://www.forbes.com/sites/alejandrochafuen/2015/01/01/the-u-s-economy-in-2015-challenges-and-opportunities/

 

With the stock market at an all-time high, with unemployment at 5.8 percent, last quarter economic growth at 5 percent, relative mild consumer price-inflation, and the bonanza of cheap gas, there is increased optimism about the U.S. economy. Yet challenges abound, both coming from the inside and from abroad.

Participation in the labor force remains at the lowest levels since the late 1970’s, with over 6 million less people in the workforce since President Obama assumed office. The time of reckoning for the Fed is arriving. It will likely begin introducing higher rates early this year. If it waits until 2016 it might risk causing a negative short term impact just before the presidential election. Not good for Hillary or any incumbent party’scandidate.

Lower scores for respect of private property and rule of law a long term challenge for the U.S.

In a recent article for the Wall Street Journal, Martin Feldstein wrote, “Unconventional monetary policies such as quantitative easing increase the risk of financial instability. Traditional Keynesian policies attempt to raise aggregate demand by increased government spending and reduced tax revenue increase budget deficits and national debt.” With over 7 trillion of new borrowing no other president in U.S. history increased the debt as much as Obama. Eventually these policies need to be reversed, causing painful readjustments. Nevertheless, easy money remains so popular that Feldstein forecasts that Europe, risking a new recession and more populist upheavals, will soon engage in monetary easing. In such scenario, with monetary easing in Europe and more prudence in the Fed, the U.S. dollar could likely strengthen another 10 percent against the Euro.

One year ago I wrote that “national or international security threats, such as acts of terror or wars affecting the U.S. or its major allies” could impact the U.S. economy. We had two such major threats: Russian intervention in Ukraine and the rise of the Islamic State, ISIS. They both have increased uncertainty in the world and the U.S. economy. Sen. Rand Paul, the most libertarian Republican presidential hopeful, stated that he would vote for the authorization of ground troops to fight ISIS. Sen. John McCain is pushing for increased involvement in Ukraine, especially by providing more weapons. Economic actors need to ponder if the U.S. will get even more involved in overseas wars. Unless you believe in a simplistic Keynesianism that destruction can cause higher growth, these continued threats from abroad increase the chances that the U.S. economy will not be able to reap all the benefits of the new energy scenario.
Few forecasted the magnitude of the impact of increased oil and gas production in the US. One who did was Bill Conerly, a contributor of Forbes. The reduction in the price of oil is strengthening the U.S. economy and reducing the power of Russia and the impact of ISIS and other nefarious Middle East forces.

Another challenge for the U.S. economy is the uncertain result of the political battles over healthcare and immigration. There are legitimate disputes about the cost and benefits of Obama’s policies. The impact of the Affordable Care Act on the economy was well explained by Casey Mulligan, of the University of Chicago, during the annual Free-Market Forum organized by Hillsdale College. Mulligan argues that the major negative effect of Obamacare is to reduce productivity. It is increasing the cost of full-time employment and encouraging part-time work. I expect that it will also lead to an expansion of the “under-the-table” labor market. People with low income qualify for Medicaid and thus avoid health care insurance costs. Rather than seeking full employment many might want to stay at their current job and work extra hours in the informal economy. In addition to the economic costs, healthcare reform was one of the main reasons for the electoral loss of the Democrats during the midterm elections.

The recent amnesty for a sizeable number of immigrants will not have a major economic effect in 2015. I still believe that there is a strong need to advance to a market based immigration system respectful of rule of law and human dignity, such as the Red Card solution.

I expect minor advances in free-trade. Freer trade is a major engine for growth but the increased politicization of the debate thwarts fast progress. The efforts to increase trade liberalization between the United States and Europe are moving slow. According to the Index of Economic Freedom of The Heritage Foundation, Europe and the United States have the best world regional scores on trade freedoms. Europe scores 86.4 (where 100 is best) and the US 86.8. Fraser Institute’s freedom index is not so generous, with most European countries and the U.S. scoring between 7 and 8 (out of 10), which is still good. Mexico and Canada together count for approximately 30 percent of total U.S. trade and also for one-third of U.S. exports. Their economic growth is very relevant for the U.S. but no big increase is seen here. Canada and Mexico grew at a modest 2.4-2.5 percent last year. While the Mexican economy is forecast to pick up somewhat at 3.5 percent, the Canadian forecast calls for a slow down to 2.2 percent. I believe that further liberalization would create very positive results, retaining the status quo will not have dramatic negative effects.

The major government efforts to increase trade among developed countries are the Trans-Pacific-Partnership (TTP), mostly towards Asia, and the Transatlantic Trade and Investment Partnership (TTIP) with Europe. Both have many friends and foes. A major coalition of labor, environmental, and political NGOs, close to Obama’s base, ranging from the Democratic Socialists of America and the Pirate Party, to the Sierra Club and the ACLU, oppose the deal. They are focusing on blocking fast-track negotiating authority to the administration. On the other hand, most corporations, from Exxon to Facebook, have their own TPP coalition to support the pact. Each of these coalitions have approximately 150 corporate and trade association members, almost all with lobbyists in Washington. Any wonder why salaries and real estate are so high in the Capital metropolitan area?

Polls show an overwhelming support for trade in both Germany and the U.S. (with Germans favoring trade more than Americans) but the negotiations for TTIP are also moving slowly. President Obama’s search for a positive legacy in the international arena might still lead him to turn his back on his more ideological base and push to approve TTP and TTIP.
2015 should be a good year for the economy. The major economic challenges will come from corroding forces, which act like undetected cancers, and not from a radical change in a policy or in an economic sector. The effect of increased arbitrary use of executive power, abuse by regulators, and the growing relevance of privileged forms of capitalism—usually labeled “crony”—have been taking the U.S. down in the rule of law rankings.

Respect for an impartial judicial system and property rights occupy an important place in the economic freedom indices. In 1980, the first year measured by the Fraser Institute index, the U.S. was in first place for its legal system and protection of property rights. It is 36th in the latest. The score went down from 9.23 (10 being the best) in the year 2000 to 6.99 in 2012. In the Heritage index respect for property rights in the U.S. went down from 4th place in 2009 to 20th today. The rule of law index of the World Justice Project has the US going down, this time to the 19th place.

The trend is dangerous. Will the new legislature stop this gradual fall from exceptionalism to mediocrity? Too soon to tell. Lovers of free enterprise and the free society really hope so, but do not hold your breath.

 

Alejandro A. Chafuén es Dr. En Economía por el International College de California. Licenciado en Economía, (UCA), es miembro del comité de consejeros para The Center for Vision & Values, fideicomisario del Grove City College, y presidente de la Atlas Economic Research Foundation. Se ha desempeñado como fideicomisario del Fraser Institute desde 1991. Fue profesor de ESEADE.

 

GUANTÁNAMO

Por Alberto Benegas Lynch (h).

Finalmente John McCain, el destacado miembro del Comité de las Fuerzas Armadas en el Senado estadounidense, opina que hay que cerrar la prisión clandestina Guantánamo radicada en Cuba donde está instalada la base naval de los Estados Unidos (Camp Delta). Antes lo había dicho Obama sin que hiciera nada concreto hasta el presente.

 En esa prisión concebida fuera del territorio norteamericano para que no se vea alcanzada por la legislación de ese país que no toleraría la reclusión de personas sin condenas ni siquiera con cargos en su contra, lo cual es una monstruosidad jurídica.

 Entre muchos otros, el Juez Andrew Napolitano considera a Guantánamo como un bochorno y subraya que los prisioneros allí detenidos no se los autoriza a contactar ningún abogado ni aparecer en ninguna Corte de Justicia. Escribe en Consitutional Chaos que “En Camp Delta los detenidos están en pequeñas jaulas de alambre con pisos de concreto. Esas celdas están abiertas a elementos como ratas, víboras y escorpiones que andan por la base” y denuncia torturas de diverso calibre.

 Es que el gobierno estadounidense bajo George W. Bush inventó la inauditas figuras del “enemigo combatiente” y del “testigo material” al efecto de sortear las disposiciones de la Convención de Ginebra que se aplica tanto a prisioneros de guerra como a combatientes que no pertenecen a una nación y así desconocer los derechos de las personas.

 El terrorismo es probablemente la vía más cobarde y repugnante de todas las posibles acciones criminales, pero para enfrentarlo no puede recurrirse a los mismos procedimientos de esos delincuentes monstruosos. El camino del derecho es indispensable si se quieren preservar los valores elementales de la civilización, de lo contrario se podrá ganar una guerra en el terreno militar pero se perderá en el terreno moral. En el extremo se podrán implementar juicios sumarios en tribunales militares pero no se puede tirar por la borda los pasos elementales del debido proceso cuando se pretende inculpar a una persona arrestada. Sin duda que en medio de una balacera no hay posibilidad de labrar actas ni seguir procesos, nos referimos a líneas argumentales aplicadas a detenidos.

 Estados Unidos -el otrora baluarte del mundo libre- ha sucumbido a la tentación de apartarse de las conductas decentes para internarse en legislaciones aberrantes como la denominada “Patriot Act” que autoriza a los aparatos estatales y paraestatales a lesionar derechos de los ciudadanos, todo a contramano de los sabios y extraordinarios consejos y valores de los Padres Fundadores de lo que fue la tierra de la libertad y el respeto recíproco por antonomasia.

 James Bovard en Terrorism and Tyranny. Trampling Freedom, Justice and Peace to rid the World of Evil apunta que la referida Patriot Act “trata a todo ciudadano como sospechoso de actos terroristas y todo agente federal como si fuera un ángel indiscutido. La administración Bush encaró la más grande demolición de la Constitución de la historia de Estados Unidos”. Ya Benjamin Franklin en 1759 puso de manifiesto su célebre sentencia al consignar que “Aquellos que renuncian a libertades esenciales para obtener seguridad temporaria, no merecen la libertad ni la seguridad”, evidentemente la intromisión del Gran Hermano elimina la seguridad junto con la libertad (tal como una vez más se pone de manifiesto a través de las espeluznantes declaraciones de Edward Snowden respecto al programa PRISMA que permite interferencias de correos electrónicos y conversaciones telefónicas sin orden de juez competente).

 Lo de Guantánamo es un caso grotesco y a todas luces inaceptable pero en otro plano y tras este debate hay un aspecto de mayor calado cual es el tema de la suspensión de los derechos individuales en situaciones de enorme peligro generalizado y persistente.

 Se trata de la controvertida idea de suspender el derecho frente a graves conmociones interiores o ataques exteriores con el propósito de restablecerlo después del estado de excepción. Es tal vez paradójico pero hay aquí una semejanza con las dictaduras: en un caso la eliminación es transitoria y en la otra permanente, pero en el momento de la suspensión hay una semejanza.

 Resulta curioso que se pretendan suspender los derechos individuales para defender los derechos individuales. En realidad parece contradictorio otorgar visos de juricidad a lo que por su naturaleza es extrajurídico y tiene en común los procedimientos a que recurren los criminales que se quieren combatir puesto que se procede extramuros del derecho. Esta modalidad no es novedosa puesto que se la utilizó en Roma bajo el nombre de institium lo cual naturalmente no cambia la argumentación.

 También se han asimilado los estados de excepción al derecho de resistencia contra la autoridad opresiva, lo cual no corresponde puesto que en este caso se apunta a restituir los derechos individuales mientras que en la aludida suspensión el objetivo es dejar sin efecto esos derechos.

 Dante Alighieri en Monarquía escribió que “todo el que pretende el fin del derecho, procede conforme a derecho […], es imposible buscar el fin del derecho sin el derecho […], aparece evidentísima la afirmación de que quien procura el fin del derecho debe procurarlo con el derecho […] Formalmente lo verdadero nunca sigue a lo falso”.

 Para ejemplificar, Ira Glasser muestra en su colaboración para una obra titulada It´s a Free Country. Personal Freedom in America After September 11 que en Estados Unidos, el país que ha sido el más respetuoso de los derechos individuales, cada vez que se suspendieron las garantías para las personas alegando situaciones graves los gobiernos produjeron desmanes mayúsculos. Tales han sido los casos cuando se promulgó la legislación sobre sedición y extranjeros en 1789, de espionaje en 1917, nuevamente de sedición en 1918 y la orden ejecutiva de F. D. Roosvelt en 1942 (en este último caso se condenó a 112 mil personas de descendencia japonesa a campos de concentración en Estados Unidos y concluye Glasser que “ni uno de los 112 mil fue imputado de un crimen, ni imputado de espionaje o sabotaje. Ninguna evidencia fue jamás alegada y no hubo audiencias”, lo mismo ocurrió en los otros casos mencionados).  Si esto ocurrió en Estados Unidos, imaginemos los sucesos en otros lares.

El ganador del Premio Amnesty International Stephen Grey, en su libro The Gost Plane. The True Story of the CIA Torture Program detalla las actividades inauditas de la agencia de inteligencia estadounidense, especialmente sus contratos, entre otros casos, para que sospechosos sean torturados en países como el Egipto de Mubarak.

Debido a las denuncias de tortura en Guantánamo, es pertinente reiterar lo que ya he escrito antes sobre la materia. César Beccaría, el precursor del derecho penal, escribe en De los delitos y de las penas que “Un hombre no puede ser llamado reo antes de la sentencia del juez […] ¿Qué derecho sino el de la fuerza será el que da potestad al juez para imponer pena a un ciudadano mientras se duda si es o no inocente? No es nuevo este dilema: o el delito es cierto o incierto; si es cierto, no le conviene otra pena que la establecida por las leyes y son inútiles los tormentos porque es inútil la confesión del reo; si es incierto, no se debe atormentar a un inocente, porque tal es, según las leyes, un hombre cuyos delitos no están probados […] Este es el medio seguro de absolver al los robustos malvados y condenar a los flacos inocentes”.

Concluye Beccaría con una crítica enfática a quienes señalan las contradicciones en que incurren los torturados como prueba de culpabilidad, como si “las contradicciones comunes en los hombres cuando están tranquilos no deban multiplicarse en la turbación de ánimo todo embebido con el pensamiento de salvarse del inminente peligro […], es superfluo duplicar la luz de esta verdad citando los innumerables ejemplos de inocentes que se confesaron reos por los dolores de la tortura; no hay nación, no hay edad que no presente los suyos […] No vale la confesión dictada durante la tortura”.

 No se justifica la tortura en ninguna circunstancia, incluso en el caso que se conjeture que determinada persona tiene la información de quien es el que hará detonar una bomba y aunque se sospeche que aquél es cómplice del hecho. Las razones que se acaban de apuntar convalidan el aserto. No resulta aceptable esquivar aquellas argumentaciones esgrimiendo la posibilidad de que el hacer sufrir a una persona queda mas que compensado con las muchas vidas que se salvarían.

 Cada persona tiene valor en si misma, la vida de una persona no se debe a otros. No cabe la pretensión de hacer balances como si se tratara de carne sopesada en balanzas de carnicería. El fin es inescindible de los medios. Los pasos en dirección a la meta impregnan ese objetivo. La conducta civilizada no autoriza  a abusar de una persona, independientemente de lo que ocurra con otras (llevados al extremo, estos “balances sociales” eventualmente conducirían a justificar dislates como el sacrificio de jubilados para que generaciones jóvenes puedan vivir mejor). La legitimación del abuso pone en riesgo la supervivencia de la sociedad abierta, puesto que ésta descansa en pilares éticos.

 Además, el ejemplo de la bomba supone más de lo que es posible suponer. Parte de la base que el torturado posee en verdad la información, que la bomba existe y que funciona, que puede remediarse la situación, que el sospechoso trasmitirá la información correcta, que la tortura se limitará a ese hecho etc.

 A veces se formulan interrogantes del tipo de ¿usted no autorizaría la tortura de un sospechoso si eso pudiera salvar la vida de su hijo secuestrado?. En realidad son preguntas tramposas de la misma naturaleza que las que aparecen en life boat situations en sentido literal, por ejemplo ¿en caso de encontrarse en un naufragio, usted acataría la decisión del dueño del bote disponible o forzaría el abordaje de toda su familia en lugar de permitir el embarque de otras personas que prefiere el titular?. No es posible el establecimiento de normas de conducta civilizada extrapolando situaciones de conmoción excepcional y ofuscamiento que en ciertas circunstancias abren compuertas a procedimientos reñidos con la moral, puesto que eso significaría el naufragio de la sociedad civilizada.

En el caso del debate sobre la tortura (y en infinidad de otros casos) es útil colocarse en la posición de la minoría. Si detienen injustamente a un hijo y lo torturan, no hay forma de probar la inocencia si no se admite el debido proceso. Antiguamente tribus como la de  los godos, vándalos, hunos y germanos (cimbros y teutones) condujeron las “invasiones bárbaras” sobre el Imperio Romano, en la que se establecía todo tipo de suplicios y finalmente se degollaba a los adultos vencidos, se sacrificaba niños a sus dioses, se construían cercos con los huesos de las víctimas y las mujeres profetizaban con las entrañas de los derrotados. En un proceso evolutivo, los conquistadores luego tomaban a los conquistados como esclavos (“herramientas parlantes” según la horripilante denominación de entonces) y, en la guerra moderna, se establecieron normas para el trato de los ejércitos vencidos. Pero, en lugar de profundizar la senda civilizada y responsabilizar penalmente a quienes producen lo que livianamente se ha dado en llamar “daños colaterales” con vidas de civiles inocentes y eliminar la bajeza de la embrutecedora y castrante “obediencia debida”, resulta que nos retrotraemos a la barbarie de la tortura.

 Michael Ignatieff en “Evil Under Interrogation: Is Torture Ever Permissible?” escribe que “La democracia liberal se opone a la tortura porque se opone a cualquier uso ilimitado de la autoridad pública contra seres humanos y la tortura es la mas ilimitada, la forma mas desenfrenada de poder que una persona puede ejercer contra otra”. Sugiere este autor que, para evitar discusiones sobre que es tortura y que son interrogatorios coercitivos, deben filmarse estos procedimientos y archivarse en los departamentos de auditoría gubernamental que correspondan.

 En todo caso, en esta nota periodística señalamos que las controversiales figuras referidas de la ley marcial, estado de sitio, toque de queda y similares constituyen un debate aparte, pero el caso de Guantánamo es una vergüenza para cualquier nación que respete elementales normas civilizadas, no solo por las torturas que menciona el Juez Napolitano sino debido a la concepción misma de esa canallesca prisión. La defensa contra el horror terrorista debe encararse con firmeza en varios frentes, pero lo que no es admisible es recurrir a los mismos procedimientos instaurados por la barbarie.

 Alberto Benegas Lynch (h) es Dr. en Economía y Dr. En Administración. Académico de la Academia Nacional de Ciencias Económicas y fue profesor y primer Rector de ESEADE.