Mises sobre las causas de las crisis económicas

Por Martín Krause. Publicado el 26/5/14 en: http://bazar.ufm.edu/mises-sobre-las-causas-de-las-crisis-economicas/

 

Los alumnos de Historia del Pensamiento Económico I de la Facultad de Ciencias Económicas leyeron “Las causas de las crisis económicas” de Ludwig von Mises, una conferencia que dictara en Febrero de 1931 a un grupo de industriales alemanes en lo que ahora es República Checa.

mises2

La conferencia comienza criticando el argumento marxista sobre la “anarquía” de la producción en el mercado, ya que no hay nadie en participar que esté organizando el proceso y luego analizando ciertas aspectos básicos sobre el funcionamiento de una economía de mercado. Los subtítulos nos muestran un poco los temas: “El papel y el poder de los consumidores” y “Producción destinada al consumo”, para señalar cómo son las preferencias de los consumidores las que guían las decisiones de los capitalistas. Estos compiten entre sí para satisfacer las necesidades de los consumidores y con cada centavo que estos gastan determinan quien gana y quien pierde.

Lamentablemente ese funcionamiento del mercado se ve distorsionado por todo tipo de intervenciones de distintos sectores que buscan algún tipo de protección o privilegio. Así, los siguientes subtítulos son: “Carácter pernicioso de la política de los productores”, sobre lo que volverá más adelante.

Aquí viene el corazón de su teoría del ciclo económico, que desarrollara ya en su libro “La Teoría del Dinero y del Crédito”, publicado en 1912, la cual presenta en forma muy sintética. Y si bien no está desarrollada como lo está en el libro, permite comprender lo esencial de su argumento. En términos económicos modernos, Mises señala que las crisis económicas no son “endógenas”, esto es, inherentes al funcionamiento de los mercados, producto de una falla en estos; sino que con “exógenas”, producto de las políticas monetarias expansivas que artificialmente incrementan el crédito generando un “boom”, que ahora hemos dado en llamar “burbujas”.

La baja artificial de la tasa de interés incentiva proyectos de inversión que no se habían desarrollado a la tasa antes existente (asumamos por un momento que esa tasa era la tasa “natural”, fruto de la oferta y la demanda de ahorro en el mercado). Esa tasa menor genera esos nuevos proyectos que demandarán recursos que no están disponibles, por lo que estos emprendedores los buscarán donde estén ahora empleados, elevando su precio.

En sus palabras:

“La expansión del crédito no puede incrementar la oferta de bienes reales. Simplemente produce un reordenamiento. Desvía las inversiones de capital del curso prescripto por el estado de la riqueza económica y de las condiciones del mercado. Obliga a la producción a tomar caminos que no habría seguido a menos que la economía experimentara un incremento de los bienes materiales. Como resultado, la reactivación carece de una base sólida, No es una verdadera prosperidad. Es una prosperidad ilusoria. No se ha desarrollado debido a un incremento de la riqueza económica, sino porque la expansión crediticia creó la ilusión de que se ha producido tal incremento. Tarde o temprano se pondrá de manifiesto que esta reactivación económica se ha edificado sobre arena.

Tarde o temprano, la expansión del crédito mediante la creación de medios fiduciarios adicionales deberá llegar a su fin. Incluso si los bancos quisieran continuar indefinidamente con esta política no podrían hacerlo, ni siquiera si se vieran obligados a aplicarla por la influencia de fuertes presiones exteriores. El continuo incremento de la cantidad de medios fiduciarios conduce a incesantes aumentos de los precios. La inflación sólo puede continuar mientras persista la opinión generalizada de que ese proceso inflacionario se detendrá en un futuro previsible. Sin embargo, una vez que se afianza el convencimiento de que no se puede detener la inflación, se desencadena el pánico. Para evaluar el valor del dinero y de los artículos primarios el público toma en cuenta de antemano los futuros aumentos de precios, es decir, las expectativas inflacionarias. En consecuencia, los precios siguen su desenfrenada carrera rompiendo todos los límites. El público le da la espalda al dinero que está comprometido por el incremento de los medios fiduciarios y “huye” hacia las divisas, las barras de metal, los “valores reales” o el trueque. En suma, la moneda se viene abajo.”

Luego señala como otras interferencias, tales como el intento de los sindicatos de fijar salarios que no son los de mercado, o productores de materias primas con los precios de sus productos, La voracidad fiscal y el aumento de los impuestos a la producción, empeoran y multiplican la crisis.

Concluye:

“Las periódicas crisis de cambios cíclicos en las actividades comerciales son el resultado de los intentos, emprendidos reiteradamente, de rebajar las tasas de interés que se desarrollan en un mercado no controlado. Estos intentos se llevan a cabo mediante la intervención de la política bancaria -es decir, recurriendo a la expansión del crédito a través de la creación adicional de billetes de banco y depósitos de cheques que no tienen un cien por ciento de respaldo oro–, con el objeto de producir un “boom”. La crisis que ahora estamos sufriendo es también de este tipo. Sin embargo, va más allá del típico ciclo de depresión económica, no sólo por su magnitud sino también por su carácter, porque las interferencias en los procesos del mercado que provocaron la crisis no se limitaron únicamente a influir sobre la tasa de interés. Las intervenciones también afectaron directamente a las tasas salariales y a los precios de los productos primarios.”

 

Martín Krause es Dr. en Administración, fué Rector y docente de ESEADE y dirigió el Centro de Investigaciones de Instituciones y Mercados (Ciima-Eseade).

Aguas revueltas:

Por Delfina Helguera: Publicado el 4/5/12 en: http://www.lanacion.com.ar/1469774-aguas-revueltas

Ganas, compromiso y audacia definen a los espacios porteños que exceden el rol de las galerías tradicionales para adaptarse con otros formatos a los nuevos tiempos.

Al filósofo griego Heráclito se le atribuye la frase perfecta para definir lo mutable y lo que queda de nuestra experiencia del mundo: nunca nos bañamos en el mismo río. Así es en el mundo del arte; todo cambia y a la vez permanece. Persisten los distintos estamentos que lo forman: galerías, museos, fundaciones, centros culturales, casas de subastas, artistas, curadores, coleccionistas, público. Sin embargo, las aguas están revueltas. Los cambios no son procesos inmediatos, sino que van percibiéndose de a poco. Hay personas que comienzan a pensar proyectos que verán sus frutos en el tiempo, y las acciones se encadenan para conformar un panorama distinto. El tiempo corre rápido y furioso, y reciclar no es una mala palabra.

A fines del año pasado, el cierre de la galería Dabbah-Torrejón, un espacio que trabajaba con respetados artistas en una línea clara desde fines de los años 90, dejó un tendal de preguntas flotando en el ambiente. Era el corolario de un año signado por un movimiento de fichas en el tablero: galeristas que se bajaban, proyectos jóvenes -como Jardín Oculto- que quedaban en el camino. Sin embargo, lo que para unos es un obstáculo para otros es una oportunidad.

Eleonora Molina supo ser la creadora de Sapo Galería, dedicada al dibujo y a la ilustración, y acaba de abrir las puertas de una nueva galería en pleno Palermo Soho, donde antes funcionaba una boutique . Con techos altos, paredes blancas y una gran vidriera a la calle Gorriti, Schlifka/Molina es una apuesta más amplia, ya que cuenta con obras de pintores, fotógrafos y dibujantes no sólo argentinos.

«Mi capital son los artistas -dice la galerista-; tener este espacio es un lujo para todos.» Eligió aquellos huérfanos de galería y otros que le interesaban por sus trabajos y una obra sólida, como Aili Chen, Gabriel Baggio, Hernán Salamanco, Mariano Vilela y Matías Ercole, entre otros. Entre los fotógrafos figura Alberto Goldenstein, curador de la Fotogalería del Centro Cultural Rector Ricardo Rojas.

Schlifka/Molina tiene un recinto que recuerda a los gabinetes de los coleccionistas del siglo XVIII, con dibujos y obras más pequeñas, y cuelga obras de artistas extranjeros para «ponerlos en relación con los de acá» y generar una red que favorezca a todos. «Está bueno reinventarse», dice a adn . Y en este caso, el cambio beneficia a todos.

Gestores-actores

Usualmente, el arte contemporáneo se acerca al público de la mano de gente especializada, con un conocimiento profundo del medio y los lenguajes: por el lado institucional, a través de las elecciones de los curadores, y por el circuito comercial, a través de galeristas que trabajan con artistas nuevos o ya establecidos. Pero ¿cómo llega un artista a ser conocido y reconocido? ¿Cómo acceder a lugares de alta visibilidad? ¿Es la galería el medio indicado?

Todos estos interrogantes y los cuestionamientos a la manera tradicional de intermediar en el arte surgen de una generación que busca alternativas. Rolf Art se define como una productora de arte cuya misión es la dirección y el seguimiento de un grupo de artistas, la producción y promoción de sus obras en forma sostenida. Para ello busca padrinos que se comprometan material y anímicamente con la obra en un «triángulo virtuoso»: artistas que pueden llevar a cabo un proyecto y una gestión que los vincula con instituciones, empresas, medios de comunicación. Tiene oficinas en Barrio Norte y un lugar de exhibiciones en Bubble Studios, en la calle Cucha Cucha, con el que ha establecido una alianza estratégica.

¿Quién es el Señor Rolf? Nada menos que una mujer, Florencia Giordana Braun, que eligió un nombre masculino, el revés del suyo, para posicionarse en un mundo competitivo. No viene a suplantar a nadie, sino a llenar un vacío y juntar voluntades. «Nuestro mercado es el mundo» es parte del statement de Rolf, y en eso anda: ayer inauguró una muestra de Graciela Sacco en el Museo Pedro de Osma, en Lima, y participa de ferias en el exterior.

Central de Proyectos es un espacio-base de operaciones donde trabajan María Lightowler, Mindy Lahitte y Mariela Rossi, en proyectos para artistas y público en general. Se trata de ofrecer servicios: de asesoría a futuros coleccionistas, de «gestión integral para artistas» en la presentación de obra y en la comunicación de sus acciones. «No nos alcanzaba el formato galería», dice Lightlower, museóloga y artista. Se lanzaron a llenar los huecos con cursos y tours a medida, sin olvidar las exhibiciones de artistas representados por ellas, de su misma generación.

Formato digital

Los proyectos se sostienen a largo plazo cuando no los ahogan las dificultades económicas, y las plataformas virtuales se han convertido en un medio ideal para llevar adelante ideas antes impensadas por sus costos. REDGalería es una galería virtual creada por Santiago Bengolea en 2007, con el propósito de contar con un espacio institucional desde donde posicionarse.

Cuenta con cuatro salas para montar exhibiciones, e incluso con un auditorio, como si replicara un espacio físico. El quiebre sobrevino en el 2010, cuando «hackearon» la galería y, en una operación novelesca, hicieron desaparecer toda la obra. ¿Venganza o una acción vanguardista?

Para salir adelante Bengolea creó una revista, Proyecto Red , que convoca a artistas, críticos y gente del medio a colaborar, con cierto énfasis puesto en la fotografía. Los números salen cuatro veces por año, siguiendo las estaciones, salvo algunos números especiales.

Esta plataforma virtual hizo posible que pudiera trabajar con otras instituciones, como Mamba, la Fundación Proa y la Universidad Católica Argentina (UCA), donde realizó intervenciones site specific . La última fue la de Ernesto Arellano en las vidrieras de la UCA, en Puerto Madero. «La idea es utilizar los espacios no convencionales de exhibición. Tienen cierta virtualidad porque desaparecen; lo que queda es el registro», explica Bengolea.

Sauna es una revista digital creada por los artistas Dany Barreto, Guido Ignatti, M. S. Dansey, Mariano Soto, Juan Batalla y Charlie Goz. Se autodefine como un «espacio de pensamiento a 110°», un juego con la temperatura relacionada con el baño sauna y la desnudez inevitable. Es gratuita, como Red , y la idea es mantenerse independiente y fomentar la visión crítica. Los fundadores disfrutan todavía de las bondades del sauna, ya que han publicado 18 números.

Todos estos proyectos mantienen estos rasgos en común: ganas, compromiso y audacia.

Delfina Helguera: Es Licenciada en Letras (UBA). Ha sido co-representante de Sotheby’s filial Argentina. Socia fundadora de la Asociación Amigos de Malba. Dirige Lavinia Subastas de Arte. Es profesora de Curaduría I y de Mercado de Arte y es Directora del Departamento de Arte y Diseño en el Instituto Universitario ESEADE.