En el último cuatrienio el peso perdió el 80% de su capacidad de compra

Por Enrique Blasco Garma. Publicado el 6/06/21 en: https://www.infobae.com/opinion/2021/06/06/en-el-ultimo-cuatrienio-el-peso-perdio-el-80-de-su-capacidad-de-compra/

Mientras en el mundo la inflación promedio fue en 2020 inferior al 1% anual, en América Latina se afirma la tendencia declinante, salvo en Venezuela y la Argentina donde se mantiene alta y creciente

Sostenía Adam Smith en su obra cumbre “La Riqueza de las Naciones”: “el pan, carne, cerveza, que consumes provienen de negociar tu coincidencia con la del propio interés de los proveedores, no de su bondad”.

Los intercambios voluntarios generan colaboraciones mutuas, aprendizajes y competencias. Tanto más amplia cuanto mayor libertad para elegir lo mejor para sí mismo, independientemente de discursos y opiniones ajenas. En contraste, las actividades dirigidas a la propia satisfacción, sin intermediarios, no generan valor; sólo atienden lo propio, particular. Los actos forzados siempre empobrecen.

Los ingresos miden los productos y trabajos entregados para satisfacer necesidades particulares. Los intercambios multiplican valores, pues cada parte, vendedor – comprador, obtiene algo que valora más que lo entregado a cambio. La ganancia es el valor añadido. La única y verdadera creación de riqueza proviene de las transacciones voluntarias.

El empleado recibe del empleador un monto de dinero por su entrega de trabajo; el primero aprecia más el dinero recibido que el trabajo suministrado; el empleador prefiere el trabajo obtenido al dinero pagado a cambio. Las transacciones repiten igual estructura. Uno entrega un bien, derecho activo; la otra entrega dinero a cambio.

Mientras, el Estado obra con imposiciones forzadas que, por convención, se valúan por los salarios y costos pagados, suponiendo erróneamente un beneficio similar.

Las normas aseguran los tratos. La Revolución Francesa impuso el Sistema Métrico decimal para superar disputas comerciales habituales. Hasta entonces, el patrón – superior jerárquico- definía lo entregado en cada trato particular. Habitualmente el menos encumbrado sufría maltratos.

Bancos centrales

Las naciones avanzan desarrollando instituciones, estándares precisos.

Los emisores de dinero son Bancos Centrales u oficinas independientes sujetos a controles de calidad. Mientras las medidas físicas se controlan con patrones objetivos, el valor del dinero se mide con precios, certeza de las emisiones y acreditaciones.Los emisores de dinero son Bancos Centrales u oficinas independientes sujetos a controles de calidad. Mientras las medidas físicas se controlan con patrones objetivos, el valor del dinero se mide con precios (Reuters)Los emisores de dinero son Bancos Centrales u oficinas independientes sujetos a controles de calidad. Mientras las medidas físicas se controlan con patrones objetivos, el valor del dinero se mide con precios (Reuters)

El conflicto aparece cuando el Estado imprime dinero para pagar sus gastos y no preserva su valor. Ante dos tensiones BCRA pierde su independencia, priorizando el programa de gastos por sobre la estabilidad de la moneda. Imprimir dinero para financiar al Tesoro deteriora su valor. Sobrará dinero y subirán los precios intentando quitar los excedentes. Emitiendo mas dinero del demandado, los precios subirán.

Mientras los gobiernos procuran que los productores compitan ofreciendo mejores bienes, el Estado evita la competencia de otros emisores. En donde infinidad de valores se fija en dólares, adoptar el dólar como moneda o unidad de transacción facilitaría intercambios.

Los precios inciertos reducen la información, tornando riesgosas las transacciones. Esto es menor comercio, menor multiplicación de valores, menores ingresos, menores libertades de trabas innecesarias. Liberar obstáculos artificiales aumenta los ingresos, esto es, las libertades de actuar. Libertades e ingresos corren juntos.

Sin precios estables, se pierde información, referencias, horizontes para intercambiar y los ingresos se comprimen. Los privados pierden. La causa de la inflación es la emisión de pesos superior a lo deseado. En lo inmediato, los precios pueden aumentar por mayores costos, sean sueldos, impuestos, tipo de cambio.

La inflación viene declinando en el mundo y promediaba menos del 1% anual en 2020. En América Latina, es cada vez menor, salvo en Venezuela y Argentina. En el cuatrienio último el peso redujo su valor en 80% del que mantenía en diciembre 2016. Los precios dejaron de iluminar las decisiones.

Convertibilidad fue la regla monetaria que se optó en los 90 para ajustar la cantidad de dinero a la demanda de la población, de forma automática. El Banco Central, con respaldo legislativo estableció una relación uno a uno entre el peso y el dólar. Cuando la gente deseaba más pesos, entregaban dólares, y el BCRA devolvía pesos. Cuando sobraban pesos, los privados los entregaban a cambio de dólares. No existiendo otra causa de emisión, la regla garantizaba la cotización del peso y certidumbre a los precios. Durante los diez años los precios estuvieron estables.

Inflación de regulaciones

La polución normativa traba, confunde, conlleva redistribuciones patrimoniales, empobrecimientos conjuntos. Los legisladores intentan ejercitar su poder modificando reglas. Los cambios de reglas forzadas, impuestas, confunden los intercambios voluntarios, y se refleja en la dinámica de los precios.

De igual modo, el riesgo argentino mide la enorme variabilidad en las obligaciones del Estado y las inversiones. Las inflaciones se retroalimentan. Para desviar culpas por alzas de precios, gobernantes dictan normas y cargan los aumentos de precios a comerciantes, empresarios, asalariados. Olvidan quien emite dinero.BLASCO FINDEBLASCO FINDE

Enseñando mejor razón, los deportes competitivos definen reglas mínimas y necesarias, estables, no cambian. Los espectadores vigilan prestamente, porque las alteraciones confundirían al juego.

Justicia es eficiencia. Las distintas miradas enriquecen y liberan negocios, con reglas iguales, estables, para todos los humanos, actos y tiempos. La aspiración de la Revolución Francesa. Justo no es lo que le parezca a un individuo singular, si no el mínimo común denominador. Regla de eficiencia, competencia. El metro patrón independiente de opiniones particulares. Si las reglas no fueran parejas, ¿cómo saber lo justo, eficaz?

Enrique Blasco Garma es Ph.D (cand) y MA in Economics University of Chicago. Licenciado en Economia, Universidad de Buenos Aires. Fue Economista del Centro de Investigaciones Institucionales y de Mercado de Argentina CIIMA/ESEADE. Profesor visitante a cargo del curso Sist. y Org. Financieros Internacionales, en la Maestria de Economia y C. Politicas, ESEADE.

Las restricciones a las libertades reducen los ingresos y aumenta la pobreza

En los países con menores restricciones para la vida económica se registran los niveles más altos de PBI por habitante

La limitación del uso del transporte público de pasajeros provoca aumento del ausentismo en en muchas empresas y reduce la actividad fabril y comercial

La limitación del uso del transporte público de pasajeros provoca aumento del ausentismo en en muchas empresas y reduce la actividad fabril y comercial

Nunca los ingresos están asegurados, son el producto de intercambios voluntarios personales. Lo contrario son las imposiciones, redistribuciones forzadas, que siempre empobrecen y debilitan las satisfacciones. El agregado de los ingresos, PBI (Producto Bruto Interno), y los patrimonios individuales, reflejan el valor de los derechos individuales, y es el resultado de las transacciones, actividades coordinadas de los participantes.

Las transacciones superan conflictos y suman ingresos al PBI. En tanto, las prohibiciones fuerzan redistribuciones, apagando satisfacciones y limitando la generación de riqueza.

Las naciones se enriquecen liberadas de trabas artificiales, expone el libro “Por un País más Justo y Floreciente”. Suiza e Irlanda, los pueblos más libres y ricos del mundo, ganarán casi USD 100.000 promedio por habitante en el corriente año.

Por otro lado, el aumento de la pobreza resulta de impedir las competencias para crear bienes, por eso, la mayor proporción relativa a la población se encuentra en las naciones donde se castigan y quitan libertades. Burundi y Sudán del Sur, con ingresos anuales de 260 a 315 dólares por habitante, en 2021, resultan los menos libres, ahogados por su propia gente. Para este año, FMI proyecta que los argentinos generen USD 9.100 promedio por habitante, prueba de sufrir mayores impedimentos que el humano promedio, que percibe unos USD 12.200 al año.

Competencia y riesgo

Progresan quienes se arriesgan y encuentran medios de prosperar (ingresos), superando conflictos (costos). ¿Qué es Libertad? El permiso para buscar la propia felicidad, sin molestar al prójimo. Derecho reconocido en la Constitución, que da sentido a la vida, a la propiedad de lo creado y a la misma civilización. La libertad abre las puertas a la competencia, el convenio de cooperación más trascendental para impulsar los ingresos, eso incentiva a cada uno a desvivirse para satisfacer a sus clientes, y a sí mismo, en la seguridad de la atención recíproca de sus necesidades, desarrollando entendimientos y habilidades.La libertad abre las puertas a la competencia, el convenio de cooperación más trascendental para impulsar los ingresos

Los burócratas y funcionarios protegen, privilegian, sus ingresos con normas que ahogan las libertades a las personas independientes. La difusión de mitos e ideas falsas coarta libertades y apoya redistribuciones inequitativas de los ingresos, confiriendo privilegios a personajes y grupos preferidos.

Ejemplo, las calles y espacios públicos son ocupadas por grupos reclamantes para extraer contribuciones del Estado y a quienes producen. Una puja que los usurpadores van ganando a costa de creadores.

El control de cambios de la Argentina da poder a políticos y burócratas para revisar operaciones privadas. Empresas se hacen adictas a favores particulares y enfrentan dificultades inusuales, varias rehúsan y emigran. Incluso empresas nacionales exitosas. Desde 2002, los gobiernos están gastando más por ineficiencias y prestaciones sociales, e imponen mayores contribuciones a quienes producen.

La educación quedó en manos de gremios docentes, cuya prioridad no es enseñar si no las condiciones de empleo. Muchos maestros se convirtieron en trabajadores sindicalizados. Se gasta más que nunca en educación pública; pero las familias huyen a la enseñanza privada. En general, sindicatos e influyentes consiguen ventajas particulares a costa de la producción e ingresos conjuntos. Especialmente, dominan entes públicos. Por eso, la competencia viene decayendo y la pobreza aumenta. Los autónomos quedan entrampados en prohibiciones crecientes.

El gráfico atestigua las gigantescas pérdidas de ingresos causadas por regulaciones. La Argentina democrática tiene menos libertades económicas que durante la dictadura y que en China Comunista. Por eso los ingresos son ahora apenas un tercio de los de 1980, mientras el mundo sigue avanzando. El país que era rico por excelencia, apenas 40 años atrás, sufre ahora falta de perspectivas para remontar la pobreza agobiante.

El gráfico delinea las cifras del FMI, del ingreso por habitante, en dólares corrientes, por todo el período compilado en “Perspectivas Económicas Mundiales”, actualizado por el índice de precios al consumidor de EEUU. Entre 1980 y 1982, los desastres gubernamentales, devaluaciones monetarias, crisis de las deudas latinoamericanas y la Guerra de Malvinas causaron la mayor caída de los ingresos de Argentina.

En la década de 1990, el PBI creció más del 50%, con la Convertibilidad y las regulaciones amigables a la competencia.

La pulverización de los ingresos, tras el canibalismo institucional de 2002, y la pausada recuperación, merced a la explosión de la cotización internacional de la soja, materias primas y cierta estabilidad normativa, permitió revertir el proceso, pero nunca se pudo recuperar la superioridad anterior respecto del promedio mundial.https://e.infogram.com/5c884c06-4f5b-463f-a015-b141f7d79381?src=embed

Después de 2017 vuelve el declive acelerado tras las devaluaciones sostenidas, la pandemia, prohibiciones e incompetencias. En 2021, el promedio del ingreso mundial por habitante superará al de los argentinos en 34%. La Argentina autoritaria contrae libertades hasta convertirse en un país con más de 42% de la población en estado de pobreza, mientras muchos dirigentes se enriquecen.

Ahogo de las actividades creativas

Ahora sufrimos un triple ahogo a las actividades creativas. El covid-19, las intromisiones de funcionarios, influyentes, gremialistas, grupos sociales y relatos distorsionantes exacerban corrupciones y contraen los negocios en el sector privado.

¿Qué son los recursos productivos? Productivas son las actividades que satisfacen necesidades individuales, las cuales aumentan cuanto más libres sean, mejor coordinadas con más personas, liberando fronteras y trabas artificiales.

Las prohibiciones anunciadas para contener al covid-19 intentan publicitar decisiones de autoridades desprestigiadas. Los horarios establecidos exhiben desorientación. Prohíben actividades nocturnas porque parecen más fáciles de implementar. Aunque el virus no sea más letal cuando oscurece. Los contactos con familiares y amigos serían más seguros por tratarse de conocidos. Pero las prohibiciones no lo distinguen. Peor todavía, descartan que las personas sopesen los riesgos de los encuentros con las satisfacciones esperadas.

Los regímenes autoritarios inventan relatos que atraen a partidarios. Según Mark Twain, 1835/1910, “es fácil engañar a la gente, lo difícil es convencerla de que ha sido engañada.”

Enrique Blasco Garma es Ph.D (cand) y MA in Economics University of Chicago. Licenciado en Economia, Universidad de Buenos Aires. Fue Economista del Centro de Investigaciones Institucionales y de Mercado de Argentina CIIMA/ESEADE. Profesor visitante a cargo del curso Sist. y Org. Financieros Internacionales, en la Maestria de Economia y C. Politicas, ESEADE.

Las restricciones comerciales y las redistribuciones de ingresos, empobrecen

Por Enrique Blasco Garma. Publicado el 24/01/21 en: https://www.infobae.com/opinion/2021/01/24/las-restricciones-comerciales-y-las-redistribuciones-de-ingresos-empobrecen/

Insistir con prácticas que han fracasado en el mundo solo conduce a más retraso y pérdida de oportunidades para volver a crecer

El control de importaciones por falta de divisas afecta el intercambio con el resto del mundo (EFE)

El control de importaciones por falta de divisas afecta el intercambio con el resto del mundo (EFE)

El PBI, la creación de riqueza e ingresos, es el producto exclusivo de intercambios voluntarios, acotados por imposiciones forzadas. La multiplicación de beneficios obtenida cada vez que las personas acuerdan entregar algo que valoran menos que lo recibido a cambio, nivelan insatisfacciones diferentes.

El empleado entrega su trabajo a cambio de dinero; el empleador entrega dinero a cambio del esfuerzo de su trabajador. Cada uno recibe lo que necesita más y paga con lo que le urge menos, beneficiándose ambos. Un verdadero milagro, incomprendido por muchos.

Sin embargo, la razón de la ganancia compartida es simple. Los intercambios voluntarios generan valor satisfaciendo, nivelando, necesidades crecientes de la gente. Las libertades de transacciones multiplican los ingresos, expandiendo y, también, saciando insuficiencias individuales crecientes. Multiplican los ingresos tanto como las brechas de casi 400 veces entre los países más prósperos y los más carenciados. Grietas tan poco comprendidas como las desigualdades individuales tan criticadas. Despotrican confirmando ignorancias y envidias por éxitos ajenos que corroen a tantos observadores.

Explico en mi último libro: “Los ingresos miden el valor de los bienes entregados para atender demandas personales. Los individuos que más ganan son los que entregan más bienes, cuando las reglas son justas. Al tiempo que las intensidades y habilidades de los trabajos entre las personas difieren, pues se esmeran en tanto los ingresos superan el valor del ocio marginal de cada uno”.

Atención: Las satisfacciones menguan con las actividades trabadas artificialmente. Las imposiciones redundantes contrarían deseos y empobrecen. Las redistribuciones de ingresos son forzadas. Lo opuesto a los negocios voluntarios. En lugar de generar satisfacciones individuales, las restricciones artificiales violan, contrarían voluntades, destruyen valores, incrementando la pobreza.En lugar de generar satisfacciones individuales, las restricciones artificiales que dispone el equipo económico violan, contrarían voluntades, destruyen valores, incrementando la pobrezaEn lugar de generar satisfacciones individuales, las restricciones artificiales que dispone el equipo económico violan, contrarían voluntades, destruyen valores, incrementando la pobreza

La definición más abarcadora de trabas a las libertades de transacción es todo acto que las entorpezca, disminuyendo el valor de los ingresos conjuntos. Los impuestos que desvían esfuerzos hacia destinos menos satisfactorios son un ejemplo. Entonces, no cualquier impuesto es negativo. Son favorables los que posibilitan actividades que contribuyen a aumentar los ingresos individuales del conjunto. La actual carga impositiva empobrece mucho a la población.

Con las restricciones, redistribuciones, los bienes pasan de quien los valora más a quien los valora menos. Empobreciendo a la gente. Esto no es novedoso. Desde el inicio de los tiempos, las civilizaciones prohíben hurtos, asesinatos y violaciones, de ahí los Diez Mandamientos.

Mandato constitucional

La Constitución de 1853 establece amplias libertades a las actividades lícita y fuertes trabas a las expropiaciones y a su utilización posterior. Combo soslayado por los autoritarios.

Valga un ejemplo concreto. En los robos, el ladrón revende el botín a menor precio del que pagaría la víctima para recuperarlo, una pérdida de valor concreta. Las liberaciones de delincuentes, sin resguardar a la ciudadanía, confirman desinterés por los sufrimientos privados. Aterrorizan a las gentes y envalentonan a los violadores.

En contraste, las naciones prósperas defienden a la gente común. Los jueces no liberan a los violadores sin garantías protectoras de potenciales víctimas.La sociedad repudió la liberación de los presos antes de que cumplieran con sus condenas (Franco Fafasuli)La sociedad repudió la liberación de los presos antes de que cumplieran con sus condenas (Franco Fafasuli)

La revelación de que las redistribuciones empobrecen es rechazada por muchos. Aceptarla restaría poderes a quienes basan su política en redistribuir propiedades, limitar competencias. El encantamiento de “nos prohíben para protegernos” y redistribuir propiedades atrapa a los incautos, empobreciendo sociedades.

Diversos países sufren extensas expropiaciones. China soportó enormes privaciones y la muerte de 50 millones de personas, bajo el liderazgo de Mao Zedong, hasta que Deng Xioping y los dirigentes que lo sucedieron cambiaron el enfoque. Su Partido Comunista valoriza propiedades privadas y libertades comerciales.

Retraso vertiginoso

El cuadro siguiente delinea el ingreso promedio de los 197 países compilados por el FMI, demostrando los estragos de la corrupción de derechos inciertos. En 2020, con idénticas tecnologías disponibles para todo el mundo, unos países apenas consiguen un ingreso de USD 250 por habitante por año. En el otro extremo, Suiza genera USD 82.000 anuales por persona. Los argentinos, arruinados con violaciones crecientes, apenas consiguen USD 8.400, al tipo de cambio oficial.

A pesar de su reconocido progreso, China sigue siendo un país relativamente pobre. Sujetas las libertades individuales a los dictados del partido, obtiene USD 10.600 anuales por cabeza. Sin embargo, el contraste es contundente. Mientras la China autoritaria liberó actividades, la Argentina democrática las restringió. En 1980, los ingresos de los argentinos eran 26 veces los del chino promedio; en 2020 eran 25% inferiores. Es tiempo de replantear prioridades.

Las restricciones a las competencias y propiedades empobrecen. Cada restricción forzada coarta ingresos del conjunto. Sin embargo, valiéndose de relatos, algunos políticos suelen preferir usurpar poderes, aunque reduzcan los ingresos de la gente. En especial, cuando diseñan restricciones para favorecer las rentas de seguidores y aliados, restando capacidades de sus opositores.

El PBI de la Argentina es el resultado neto de la creación de valor, en actividades competitivas, y las pérdidas sufridas, reasignando retribuciones favorables a funcionarios, provincias, entes estatales, proveedores y otros privilegiados.infobae-image

No asombra que países con pobreza creciente tengan líderes poderosos. Cuánto más corruptas las sociedades, mayores las divergencias de los deseos de la población con los de sus líderes.

En tanto las naciones libres y democráticas consiguen ingresos y propiedades valoradas. Las Grandes Divergencias entre los objetivos políticos de autoridades y los deseos de la población se sustentan en corrupción de los poderes públicos y un sistema electoral usurpador de las voluntades de la gente.

La corrupción de premios y castigos diferentes para los mismos actos, en función de las actividades, identidades y ocasiones, es lo contrario a la competencia de reglas justas, iguales y estables para todos. Enseña el libro “Por un País más Justo y Floreciente”.

Enrique Blasco Garma es Ph.D (cand) y MA in Economics University of Chicago. Licenciado en Economia, Universidad de Buenos Aires. Fue Economista del Centro de Investigaciones Institucionales y de Mercado de Argentina CIIMA/ESEADE. Profesor visitante a cargo del curso Sist. y Org. Financieros Internacionales, en la Maestria de Economia y C. Politicas, ESEADE.