¿Qué festeja la FED?

Por Pablo Guido. Publicado el 24/12/13 en: http://chh.ufm.edu/blogchh/

El banco central que emite la moneda más demandada del planeta festejó 100 años. La pregunta que me hago es la siguiente: ¿hay motivos para festejar este centenario? Una empresa podría festejar sus primeros 100 años de vida si lo que haya ofrecido al mercado en ese lapso fue demandado. Y dicha demanda supone, habitualmente, la conformidad de los que compran el producto en cuestión. Es decir, para que una empresa sobreviva 100 años seguramente habrá hecho razonablemente bien las cosas, ofreciendo bienes demandados por los consumidores.

Pregunta: ¿qué debería haber ofrecido un productor de moneda como la Reserva Federal para sobrevivir 100 años en el mercado? La respuesta es simple: una moneda de calidad. ¿Qué significa esto? Una moneda cuyo poder adquisitivo haya sido más o menos estable. Esto significa que a lo largo del tiempo la cantidad de cosas que se compren con dicha moneda no haya variado demasiado.

¿Pero qué sucedió con el poder adquisitivo del dólar en los últimos 100 años? Como podemos observar acá los bienes que se compraban con 1 dólar en 1913 requieren de $23,54 hoy. Esto significa que se necesitan casi 24 veces más dólares que hace 100 años para adquirir la misma cantidad de bienes en el mercado. ¿Esto es una moneda estable? Evidentemente no. ¿Entonces, cómo ha sobrevivido el dólar? En el mercado doméstico el hecho que la Reserva Federal imprima moneda en condiciones monopólicas (la ley permite al banco central ser el único emisor de moneda en EEUU) le ha permitido tener un mercado “cautivo”. Otra razón del “triunfo” del dólar seguramente ha sido que el resto de las monedas del planeta tiene un peor récord, es decir, han sido menos estables. O, quizás hayan sido más estables pero menos conocidas que el dólar (ejemplo: franco suizo, dólar canadiense, dólar australiano).

Hoy día las monedas existentes son casi 100% estatales, es decir, son fabricadas por los gobiernos a través de los bancos centrales. Ya por el hecho de ser fábricas estatales no tienen los mismos incentivos que las del sector privado sino que además corren con la ventaja de ser monopolios legales. También son monedas inconvertibles, es decir, los emisores no están obligados a entregar ningún bien a cambio en la ventanilla del banco si alguien se presentara a reclamar. Y, por último, son monedas de curso legal, es decir, las personas dentro de EEUU están obligadas a cancelar sus pagos con el dólar. Estas características conspiran contra la posibilidad de tener monedas más estables.

Imagínese qué sucedería si el gobierno le diera el monopolio legal de fabricación de teléfonos celulares a una sola empresa en el mundo; obligara a las personas a usar los celulares independientemente que los necesiten o no; y no les cambiara los celulares si vinieran con algún desperfecto de fábrica. Si ese fuera el caso la calidad de dichos celulares caería al punto de ser conveniente hacer señales de humo para comunicarse.

Hace 3 años el Cato Institute publicó un excelente trabajo de Selgin, White y Lastrapes sobre la Reserva Federal: Has The FED Been A Failure? De colección.

Pablo Guido se graduó en la Maestría en Economía y Administración de Empresas en ESEADE. Es Doctor en Economía (Universidad Rey Juan Carlos-Madrid), profesor de Economía Superior (ESEADE) y profesor visitante de la Escuela de Negocios de la Universidad Francisco Marroquín (Guatemala). Investigador Fundación Nuevas Generaciones (Argentina).Director académico de la Fundación Progreso y Libertad.