SEGUNDA CARTA DE DIOS A LOS RANDIANOS

Por Gabriel J. Zanotti. Publicado el 6/10/19 en: http://gzanotti.blogspot.com/2019/10/segunda-carta-de-dios-los-randianos.html

 

Hello randianitos!!!!!!!!!!!!!!! Me again ¡!!!!!!!!!!!!!!! Mi primera carta fue tomada con gran humor por muchos de ustedes, lo cual me alegra enormemente. Sin embargo, uno en España se enojó mucho. ¿Pero por que enojarse con alguien que no existe? Mm….

Por lo demás debo confesarles que la luna de miel con Ayn se está terminando. Me dijo de vuelta que yo no existo. ¿What???? ¡Pero si me tenés delante!!!!, le dije. Sí, pero vos dijiste, me dijo, que vos no existías, en la primera carta, así que me lo ratificó. No Ayn no!!!, le dije, no existo en el sentido de que no soy creado, sino el creador…………… Ah sí, andá a arreglarla, me dijo, y se fue a saltar por las nubes lo más campante. Además plantó bandera en una nube y dijo “¡esta nube es mía!”, y reclamó la propiedad. ¡Pero no, Ayn, esa nube era la de Kant!!!! Para qué. Se puso furiosa y me dijo que no iba a compartir con ese el mismo cielo. Bueno, basta, como ven la cosa se pone difícil……… ¿Algún consejo?

Y luego se me puso a discutir lo del egoísmo otra vez. Le dije que era un malentendido. Que yo lo que había querido decir era caridad, y le expliqué otra vez la parábola del buen samaritano. Me dijo entones que el samaritano era egoísta porque para él el herido tenía valor. ¡Claro que sí!, le dije, precisamente porque era humano. El valor es que es otro. Decime, Ayn, le dije: si yo te regalo una buena nube, y luego te digo que lo hice para quedar bien con Ricardo Rojas, entonces, ¿qué vas a pensar? ¿Qué lo hago por Rojas o por vos? Por Rojas, me dijo. ¿Y te parece bien? ¿Dónde queda mi amor por vos?, le pregunté. Y me dijo: nada de romanticismos ahora que te estoy respondiendo. Pero yo insistí: lo que te digo es que tenés que hacer cosas por el otro, no por vos. No, me dice: el otro y yo somos lo mismo. Ay Mi, le dije (ay Dios), eso en el axioma praxeológico, claro. Pero en un ser humano, le expliqué, la situación más satisfactoria puede ser el otro tanto otro, donde hay que poner la mirada. Entonces ella me dijo “Ay Diosssssssssss”. ¡Exacto!!!, le dije: HAY Dios ¡!!!!! O sea que yo Soy………. Otra vez, me respondió, ¿vos sos qué? ¡El que soy!!!!! Le dije otra vez………………. Y para qué, el que sos qué………………… Basta, gente, creo que se las voy a devolver.

¡Si!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Gritaron los randianitos abajo. Pero no gente, me dijo que se quedaba conMigo, porque abajo estaba Zanotti y no lo quería ni ver. No te preocupes le dije. Dad a Zanotti lo que es de Zanotti, y a Dios lo que es de Dios.

Y se quedó contenta.

 

Gabriel J. Zanotti es Profesor y Licenciado en Filosofía por la Universidad del Norte Santo Tomás de Aquino (UNSTA), Doctor en Filosofía, Universidad Católica Argentina (UCA). Es Profesor titular, de Epistemología de la Comunicación Social en la Facultad de Comunicación de la Universidad Austral. Profesor de la Escuela de Post-grado de la Facultad de Comunicación de la Universidad Austral. Profesor co-titular del seminario de epistemología en el doctorado en Administración del CEMA. Director Académico del Instituto Acton Argentina. Profesor visitante de la Universidad Francisco Marroquín de Guatemala. Fue profesor Titular de Metodología de las Ciencias Sociales en el Master en Economía y Ciencias Políticas de ESEADE, y miembro de su departamento de investigación. Síguelo en @gabrielmises 

Prior en Vasari y La Padula en Van Riel: Un recorrido por dos muestras

Por Delfina Helguera. Publicado el 27/4/16 en: http://www.arte-online.net/Notas/Prior_en_Vasari_y_La_Padula_en_Van_Riel

 

Virtuosismo y refinamiento son el común denominador en estas dos muestras que pueden visitarse a pocas cuadras de distancia. Imperdibles.

Lluvia de arroz sobre el gran río amarillo es el sugerente título de la nueva exhibición de Prior en Galería Vasari, que alude a una obra anterior y perdida en una inundación. Prior sigue fiel a sí mismo con sus títulos que parecen sacados de las profecías del I Ching, y los viejos personajes que se descubren en paisajes marinos, profundos, lunáticos, ambiguos, densos y de colores iridiscentes. Las imágenes de Prior atrapan al ojo, lo pasean por multiplicidad de tonos, brillos y detalles que parecen jugar adrede con la mirada del espectador. En este caso son ocho cuadros y una instalación de discos de vinilo que se basan en la obra de La liberación de San Pedro del artista Rafael y mezclan alusiones a Mondrian, Keneth Noland y el Monet de las ninfeas en un “bonsai genealógico” en palabras del propio Prior.

Nada es directo en Prior, y mediante ese gesto barroco es que podemos llegar a ellas.

Las citas a artistas que él admira se adivinan, el último Turner, James Ensor, el Monet maduro pintando las nenúfares en Giverny, lo que le interesa es justamente ese estado de la pintura en que la figura se vuelve abstracta y la materia se hace presente. Sin embargo, a pesar de las citas,  su pintura “como la escritura borgeana, no se parece a ninguna otra” como escribe Raúl Escari en el texto de la muestra.

Alfredo Prior. 13 estudios a partir de la Liberación. Técnica mixta a partir de discos de vinilo. 2016.

A una cuadra de allí, en la galería Van Riel expone Pablo La Padula sus últimos trabajos bajo el título Humo. Del humo se sirve el artista para dibujar con virtuosismo, y formar imágenes sobre papeles. ¿Qué es lo que vemos sino el efecto del humo, el tizne sobre el papel? El humo que para muchas civilizaciones es la conexión con el mundo celestial y lo sagrado, portador de mensajes, no es aquí el tema en cuestión más bien lo contrario. La Padula es científico, y en el cruce entre ciencia y arte circulan sus obras. Hace años que viene experimentando con el humo, al principio fueron manchas, ahora tiene un dominio tal que puede dibujar cuadrículas sin problemas y marcar perspectivas como si tuviera un lápiz en la mano. El resultante termina siendo asombroso, imágenes emparentadas con la fotografía experimental de algunos artistas como Man Ray en las primeras décadas del siglo XX, o deudoras de los daguerrotipos del siglo XIX, como también a ensayos vanguardistas. Las hay grandes, en donde no hay azar sino una deliberada voluntad de construir ciertas figuras geométricas, y otras más pequeñas en donde, si, deja al azar entrar y hacer su trabajo. Sobre el gran ventanal que da a la calle asoma una mesa que a la manera de gabinete de curiosidades (wunderkammer del siglo XVIII) o la propia mesa de un científico, exhibe distintos elementos de la naturaleza. Los materiales que a diario manipula este artista-biólogo, los insectos, las hojas, se convierten en partes de un todo que estéticamente ordenados nos permiten reconocer los lazos que unen a la naturaleza con el arte.

Pablo La Padula. Mesa de humo y biología, instalación sobre mesa lumínica con piezas de humo sobre vidrio y objetos biológicos y de laboratorio, 110 x 135 cm. 2016.
  • Alfredo Prior
  • Alfredo Prior
  • Pablo La Padula
  • Pablo La Padula

 

Delfina Helguera: Es Licenciada en Letras (UBA). Ha sido co-representante de Sotheby’s filial Argentina. Socia fundadora de la Asociación Amigos de Malba. Dirige Lavinia Subastas de Arte. Es profesora de Curaduría I y de Mercado de Arte y es Directora del Departamento de Arte y Diseño en el Instituto Universitario ESEADE.