¿Todo es cuestión de imagen?

Por Gabriel Boragina. Publicado en: http://www.accionhumana.com/2019/06/todo-es-cuestion-de-imagen.html

 

Siempre me ha llamado la atención la poderosa atracción que sobre la gente ejercen las imágenes. Los publicistas no pueden prescindir de ellas porque conocen del fenómeno y sus ingresos dependen de ese factor. Y me ha llamado la atención porque las imágenes no despliegan en mi ningún efecto similar, sino que -al contrario- me producen un rechazo que se acentúa cuanto más se abusa del recurso en medios periodísticos y literarios.
Los editores de diarios y revistas y -en una medida menor- los libros más populares (salvo para ciertos renglones, por ejemplo, libros infantiles) saben que si no incluyen dibujos, ilustraciones y fotografías no se consiguen ventas masivas. Curioso.
A la inversa, a más de un lector de mi sitio web le ha extrañado que no tenga ni una sola imagen en el mismo. Ante la sorpresa contesto la principal razón (además de la técnica respecto de que las imágenes hacen mucho más lenta y más pesada la carga de la página): y es que me interesa que el sitio sea visitado por lo que se expresa en cada artículo y no por como esta ilustrada la página.
Aplico a mis publicaciones la misma regla que sigo cuando leo las ajenas. Personalmente, me molestan los sitios webs con abundancia de imágenes: me dificultan la lectura, porque me causan distracción recurrente, especialmente si las imágenes no guardan relación con el texto que pretenden ilustrar. Y más aún si son de mal gusto o grotescas, cosa que se ve con demasiada frecuencia en internet. Confieso que esto me sucede desde pequeño.
Efecto similar me provoca la televisión, la que raramente, por no decir prácticamente nunca, veo. Siempre me ha originado un efecto soporífero, haciéndome recordar una frase que se le atribuye a Groucho Marx, por la que decía: “La televisión es muy educativa. Cada vez que alguien la enciende me voy a leer un libro a otro cuarto”.
A pesar de que evito ver TV, me entero de los contenidos televisivos accidentalmente y de manera involuntaria, porque todo el mundo en las redes sociales y en las charlas familiares es casi de lo único que habla. Es decir, no tengo escapatoria. Si a ello le sumamos el contenido baladí de la gran mayoría de los programas de TV que parece irse degradando con el transcurso de las semanas (ya no se diga de plazos más largos que este) mi aversión por la TV no puede ser mayor también y de la misma manera progresiva.
Todo esto puede deberse -posiblemente- a un problema personal. Por alguna razón que no tengo bien en claro, me atrae y disfruto muchísimo más la lectura de textos corridos (aunque sean largos) que las imágenes y el audio. Y nunca creí en aquello que para mí es solamente un mito famoso que dice que “una imagen vale mil palabras” porque tengo por cierto que ello es falso. O, al menos, en mi caso lo es.
La expresión esta acuñada con la intención de “demostrar” la supuesta superioridad explicativa de las imágenes por sobre las palabras. Pero es -como digo- nada más que un mito popular y ninguna otra cosa más que eso.
Juzgo que bastará un simple ejemplo para probar semejante falacia, aunque se pueden dar centenas de ellos. Supongamos que en algún sitio se exhibe una foto de Hitler. Para mí, esa imagen evoca las siguientes palabras: asesino, criminal, genocida, dictador, inmoral, etc. Pero, la misma foto, a los ojos de un nazi, seguramente despertaran palabras como líder supremo, héroe, conductor, gran nacionalista, patriota, ejemplo a seguir, etc. Ergo, la supuesta “elocuencia” de las imágenes es nada más que uno de los tantos mitos vulgares que la gente acepta sin ningún tipo de análisis crítico ni reflexión. Excepto que se quiera decir con ese eslogan que una misma imagen puede sugerir todas las palabras y vocabularios posibles, incluyendo sus antónimos, con lo cual no se está explicando nada, y no resulta posible aprender absolutamente nada con el sólo contemplar una imagen, lo que se extiende no exclusivamente a fotos sino también, por supuesto, a videos y películas, los que a cada una de las personas que los ven les dejan mensajes completamente diferentes, algunos quizás más parecidos a otros pero nunca iguales, de acuerdo a cuál es la cultura que informa a esa persona, la que incluye su educación, ideas políticas, económicas, y -naturalmente- la conformación de la psiquis de su mente, la que únicamente puede ser conocida por sus manifestaciones exteriores.
La imagen, por si sola, adolece de la falta del elemento racional que explique el fenómeno que se quiere ilustrar con ella. Lo que meramente puede conocerse por métodos discursivos, que son ajenos a la imagen, y se expresan exclusivamente por medio de la palabra hablada o escrita. No existe otra vía para ello.
Incluso los gráficos, cuadros, tablas y diagramas en libros de textos, que son muy útiles, no lo serian si no van acompañados de las pertinentes explicaciones en lenguaje convencional.
Una imagen (no importa -como digo- si ésta es estática o está dotada de movimiento) tiene bastante similitud con las palabras o frases sacadas de contexto. Con ellas, se puede decir prácticamente cualquier cosa, por muy falsa que sea y por muy reñida con la realidad de lo que quiso decir el autor fuere.
Pero esto no simplemente me sucede con las fotografías ajenas, sino también con las propias. Siempre me pareció (y me sigue pareciendo así) un acto de narcisismo exacerbado exhibir mis propias fotografías en mis publicaciones o sitios. De hecho, tengo muy escasas fotografías de mi persona (cosa que sorprende a quien se lo diga o lo note) y casi todas ellas tomadas por terceros (y siempre a su incesante insistencia). Jamás me he auto-fotografiado, nunca me he sacado una selfi en mi vida. Y me resultaría muy gracioso si alguna vez me viera forzado a hacerlo (cosa que no imagino que pudiera suceder). Lo cual -debo aclarar- no es una crítica a quienes lo hacen (que digamos son el 99% de las personas) sino que, posiblemente, constituya un defecto personal propio, en rigor, uno más de los otros que pudiera tener. Pero lo cuento para que no se piense que mi aversión natural o indiferencia a las imágenes se reduce a las de otros, sino que incluye las mías propias.

 

Gabriel Boragina es Abogado. Master en Economía y Administración de Empresas de ESEADE. Fue miembro titular del Departamento de Política Económica de ESEADE. Ex Secretario general de la ASEDE (Asociación de Egresados ESEADE) Autor de numerosos libros y colaborador en diversos medios del país y del extranjero. Síguelo en  @GBoragina ‏ 

Saqueos: Más allá de la pobreza.

Por Gabriela Pousa: Publicado el 8/12/13 en:  http://www.perspectivaspoliticas.info/saqueos-mas-alla-de-la-pobreza/

Argentina parece condenada a caer en el lugar común de las frases hechas y la crónica viciada. Así, una nota escrita a comienzos de siglo parece estar describiendo la actualidad. Y es que esta coyuntura no es sino el corolario de una sumatoria de verdades que, en lugar de modificarlas porque no gustan, se prefirió ocultar.

La ola de saqueos, el acuartelamiento de la policía en algunas provincias, el desdén de la dirigencia, la conducta narcisista y resentida de gran parte de la sociedad, junto a los actos de vandalismo y violencia, responden a una realidad inexpugnable: la decadencia en la que estamos sumergidos desde hace más de una década.

Los gobiernos populistas han causado un daño excesivo, y el kirchnerismo cuando llegó se ocupó de poner ácido a las heridas que había. Destruyó el lenguaje – con sutileza y sin ella – para instalar vocablos que hacia tiempo no tenían cabida en Argentina.

De repente, empezamos a escuchar términos como “facho”, “nazi” o “genocida” con total naturalidad e incluso se reinstaló la idea de izquierdas y derechas obligando a ponerse una etiqueta. En consecuencia, la ciudadanía quedó partida. Fue el primer paso.

Simultáneamente la política volvió a los cuarteles so pretexto de una defensa de derechos que, en rigor, terminó siendo lo que fue desde el comienzo: una ruin estrategia para construir poder. Muchos necesitaron 10 años para darse cuenta.

Deshechas las Fuerzas Armadas, la política siguió viaje hacia las escuelas: las clases de historia se vaciaron de contenido. Aparecieron miembros de organizaciones sociales y militantes de La Cámpora adoctrinando en las aulas. Aquel video de un acto escolar que desdeñaba a las clases medias-altas fue un ejemplo concreto. Antes o después el costo iba a aparecer.

El revisionismo capcioso del kirchnerismo, a su vez, dejó sin raíces al pueblo. Los próceres dejaron de ser lo que siempre fueron. Se expusieron innecesariamente sus miserias, y a su pedestales se subieron figuras que, en lugar de heroísmo, ostentan soberbia y cinismo.

Las fechas patrias se transformaron en fines de semana largos o “feriados puente” con recitales banales y fiestas populares. La cultura del ocio reemplazó a la cultura del trabajo y a la tradición. Todo es show. La escenografía sólo deja a la vista trapos colorados y panfletos partidarios desplazando el celeste y blanco de la bandera de Belgrano.

Jean Jacques Rousseau tenía razón: esas prácticas confunden. “En un estado de permanente ocio, los hombres desarrollan costumbres similares a las de los actores. La gravedad de la pérdida de independencia está enmascarada porque la gente cree que también está actuando: experimentan placer al perderse a sí mismos“, sostenía. De pronto parece que el autor de “Emilio” está describiendo nuestro teatro.

La misma Presidente adoptó un histrionismo desmedido. Impuso un discurso meramente auto referencial, de modo que los anuncios y actos de gobierno se limitan a la anécdota personal. Finalmente, los datos adulterados terminaron de sellar un relato oficial signado de falencias y arbitrariedad.

El maquillaje se corrió pronto. El mar de palabras del jefe de Gabinete venía acompañado por un oasis de ideas. Así quedamos. Su “redención” se esfumó. Fue apenas un muñeco hecho con la última nieve del invierno.

Todo tiene que ver con todo en este caso. El hoy es la suma de ayeres bastardeados. Por eso, los resultados de las pruebas PISA también explican lo que está pasando.

El actual clima social dista de parecerse al del 2001 aún cuando comparta alguna metodología. Pero no es cierto que la economía sea la causa de lo que nos pasa. Si así fuera, un verdadero cambio de ministro, un programa económico coherente, lógico, y gente con pericia en la materia, podría modificar el actual estado de cosas. Y eso no es real.

En este contexto, por más que surgiera un Hayek o un Mises, el intento por modificar el escenario terminaría en fracaso. Hay países muchísimo más pobres que la Argentina donde sus habitantes se respetan entre sí. y priorizan la solidaridad y la vida en comunidad, por sobre sus necesidades. Existe la dignidad de la pobreza, como existe también la indecencia de cierta riqueza.

Esto de saquearse unos a otros no es hambre. Es carencia. Carencia de referentes, de ejemplos. El primer saqueo lo sufrió la pirámide social cuando el gobierno destruyó jerarquías y autoridad. Hoy los padres no saben cómo tratar a sus hijos, y los maestros en lugar de sentir responsabilidad y afecto, sienten miedo.

Las falsas banderas de la igualdad corrompieron la base de la sociedad. En democracia lo esencial es el respeto por las diferencias, no la igualdad que termina equiparando al hombre decente con el delincuente.

Hace diez años que la ignorancia es política de Estado. Hace diez años que el modelo es la impunidad. Si los funcionarios pueden llevarse el país puesto, robarse un plasma o un electrodoméstico pareciera una nimiedad.

La antinomia ‘civilización o barbarie’ se definió siempre por la educación no por la policía en las calles ni por la inflación. Desde luego que el proceso inflacionario hace mella, y que la pobreza crece más allá de la estadística. Eso obra como caldo de cultivo para el malestar general y el hartazgo colectivo, pero no es determinante de la anomia que caracteriza a nuestros días.

La responsabilidad política es absoluta. Se ha pecado por acción y por omisión. José Manuel De La Sota fue lento frente a la rapidez del gobierno nacional que no mide consecuencias a la hora de “disfrutar” el daño a sus adversarios. Sin embargo, esta vez, la administración central se abusó, comió de más. Ahora tiene que resolver la indigestión.

A esta altura, nadie pone en duda que hay tensión social, pero también se sabe que hubo ‘algo más’ detrás de los desbordes en Córdoba. Ese ‘algo más’ puede analizarse desde diferentes ópticas aunque todas convergen en una palabra: perversidad.

Pretender solucionar los problemas acudiendo a la ‘participación ciudadana’ es una chicana. Bajo el eufemismo de la participación lo que hacen es evadir su responsabilidad. De cuidarnos debe ocuparse el Estado en lugar de andar indagando qué hace cada uno con su plata o si viaja… No sea cosa que ahora vengan a hablar de la “democratización de la seguridad”

Restan pocos días para terminar el año, esta vez el corto plazo se le impone a la jefe de Estado. Cristina debe definir qué hacer y las alternativas no son muchas. A saber: O se pone seriamente a gobernar, o se va.

 

Gabriela Pousa es Licenciada en Comunicación Social y Periodismo por la Universidad del Salvador (Buenos Aires) y Máster en Economía y Ciencias Politicas por ESEADE. Es investigadora asociada a la Fundación Atlas, miembro del Centro Alexis de Tocqueville y del Foro Latinoamericano de Intelectuales.