MÁS ALLÁ DE LO CONTINGENTE. ENTREVISTA A ALEJANDRO CHAFUEN UNA NUEVA APROXIMACIÓN CIENTÍFICA Y UNA ANTROPOLOGÍA ROBUSTA PARA ANALIZAR EL FLORECIMIENTO HUMANO

Realizada en Roma el 22/1/14. Publicada en : http://www.institutoacton.com.ar/comentarios/190com180214-a.pdf

 

El Dr. Alejandro Chafuen es el Presidente de la Fundación Atlas, una organización
no gubernamental. La organización promueve “un mundo libre, próspero y pacífico donde
el gobierno limitado defienda el Estado de derecho, la propiedad privada y el libre
mercado”.
El Dr. Chafuen habló con ZENIT acerca del impacto de la de la Doctrina Social
Iglesia sobre las políticas económicas.
Pregunta: En la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium, el Papa Francisco
subraya los riesgos de un nominalismo vacío que conduce a la atracción por el nihilismo.
La respuesta a esto parece basarse en el realismo práctico y un compromiso serio –más
allá de reduccionismos ideológicos– al servicio de la humanidad. ¿Cómo podemos leer
esta afirmación y qué significa para nosotros?
Dr. Chafuen: Como “trabajador” en el ámbito de las ideas, los think tanks y la
academia, creo que el Papa nos ofrece una valiosa advertencia: necesitamos ser mejores
en conectar ideas con realidades. El Papa señala ejemplos de esta desconexión: “los
purismos angélicos, los totalitarismos de lo relativo, los nominalismos declaracionistas, los
proyectos más formales que reales, los fundamentalismos ahistóricos, los eticismos sin
bondad, los intelectualismos sin sabiduría” (nº 231).
Tomemos por ejemplo “los purismos angélicos”. No hay aquí nada en contra de los
ángeles y la pureza, sino la aceptación de seres humanos de carne y hueso luchando por
vivir la pureza. Los hombres no son perfectos ángeles. Los santos han luchado en esta
área. La Iglesia, en calidad de Maestra, no puede debilitar la verdad, pero como “Madre”
acepta y ama a las personas que caen pero luchan. Los santos que han sido canonizados también han sufrido caídas. Sin embargo, es su lucha heroica (y la Gracia recibida) lo que
los ha elevado a un plano superior. San Josemaría Escrivá de Balaguer quiso escribir un
libro sobre “Los defectos de los santos”, para así apoyar el deseo de la santidad en un
suelo real y no en un ideal imposible de alcanzar que se termina convirtiendo en algo
vacío, lo que conduce a un “nominalismo declaracionista”.
En cuanto a la política y la economía, las áreas en las que tengo algo más de
conocimiento, conviene aclarar que no existen sistemas económicos perfectos. Resulta
fácil encontrar “fundamentalismos ahistóricos” en muchas culturas. Esconder información
comprometedora de los héroes nacionales, la selección de los hechos históricos que
convienen para así justificar nuestra propia ideología resulta una práctica común. El Papa afirma que “la realidad es más importante que la idea”, y tiene razón, no obstante las
ideas son esenciales para comprender la realidad.
El Papa afirma: “Hay políticos —e incluso dirigentes religiosos— que se preguntan
por qué el pueblo no los comprende y no los sigue, si sus propuestas son tan lógicas y
claras. Posiblemente sea porque se instalaron en el reino de la pura idea y redujeron la política o la fe a la retórica” (nº 232). Muchos defensores de ideologías exponen teorías que están en contra de los requisitos básicos de una buena teoría (en este tema me gusta
particularmente un texto de Christensen & Raynor), no explican qué causa un resultado,
simplemente se limitan a describir atributos asociados empíricamente con ese resultado,
seleccionando las estadísticas que se acomodan a las conclusiones que previamente
tienen sobre la materia. Una parte afirma que “los ricos son cada vez más ricos y los
pobres cada vez más pobres” y la otra que “cuanto más libre es una economía mayor
riqueza podrán generar las personas”. Las dos afirmaciones pueden ser verdaderas,
dependiendo de las circunstancias. Una buena teoría económica y política es contingente
respecto de las circunstancias. Además, como explican Christenson & Raynor, las buenas
teorías responden a la pregunta: “¿Qué pasa cuando las teoría fracasa en explicar la
realidad?” Tanto la derecha como la izquierda tienden a ignorar este principio. Muchos
socialistas afirman que el socialismo no ha fracasado, el problema eran los líderes
corruptos que violaron los principios del socialismo. Algunos en la derecha, por su parte,
presentan sus argumentos de modo similar, si señalas a un capitalista que busca los
favores o los privilegios del poder político, afirman: “no es un verdadero capitalista”. Respecto de la economía, por ejemplo, el Papa ha tenido la experiencia de la
realidad argentina. La buena ciencia social debe concentrarse no en lo aparente, en “lo
que se ve”, como decía el economista católico Frederic Bastiat (1801-1850), sino en lo
que no se ve. Y es en este ámbito de explicaciones donde resulta difícil alcanzar el deseo
del Papa Francisco de trabajar para que se logre reemplazar el nominalismo formalista
por una “objetividad armoniosa”. Hoy en día existe una objetividad armoniosa de que, en contra de las apariencias, la tierra gira alrededor del sol. En la medida en que la realidad económica y política es interpretada de modos muy contrapuestos, incluso entre académicos laureados con el premio Nobel en una misma disciplina, como sucede en la economía, esta armonía va a ser muy difícil de lograr.
Pregunta: La Doctrina Social de la Iglesia es un instrumento muy poderoso para
analizar los problemas económicos desde una perspectiva ética, sin ignorar el marco
personal y antropológico que subyacente en toda decisión política. ¿A qué desafíos se
enfrenta actualmente la DSI en un contexto de cambio epocal a nivel geopolítico, cultural
y social?
Dr. Chafuen: El mayor desafío que enfrenta la Doctrina Social de la Iglesia es la
presencia predominante de concepciones erróneas acerca de la persona humana.
Algunos consideran a los seres humanos como una colección de sustancias químicas,
otros, como meros individuos, dejando a un lado el plano de la realidad espiritual. La
Iglesia, y todos los que somos ministros por el bautismo, debemos ser maestros
referentes en cuanto a la verdad y la riqueza de lo que significa ser humano. Aprender a
comunicar esto con acciones y palabras es otro desafío mayúsculo. El Papa Francisco,
con su nuevo estilo, casi apareciendo como mundano, especialmente si se lo compara
con su predecesor, ha sorprendido al mundo.
Las dos instituciones básicas de una sociedad libre, la propiedad privada y la familia,
que tienen un lugar importante en la doctrina social, están también bajo ataque. El
crecimiento del poder geopolítico de los BRIC (Brasil, Rusia, India y China), donde
algunas estructuras capitalistas coexisten con altos niveles de corrupción, está
suponiendo un desafío para la noción de Estado de derecho e imperio de la ley (rule of law). Esto, a su vez, alimenta la idea de que el beneficio a toda costa es lo único que
cuenta, independientemente de los costos humanos.
El crecimiento del tamaño del gobierno, que en la mayoría de los países es tres
veces más grande que hace un siglo, es otro desafío de envergadura. El Estado ha
crecido como un proveedor de servicios y el llamado “Estado de bienestar”, especialmente
en algunos países de Europa, ha debilitado el sentido de responsabilidad y solidaridad. El
modelo del buen samaritano ha sido reemplazado por el modelo de los buenos burócratas
y tecnócratas.
Otro desafío lo constituye el agresivo ataque contra la familia y el esfuerzo de los
gobiernos por redefinir las instituciones sociales. Las familias han sido los mejores
ministerios de bienestar. Los niños que son criados la mayor parte de su vida con el
mismo padre y madre tienen mejores pronósticos en cuanto a florecimiento humano. Esto
es una realidad contundente que la dictadura del relativismo intenta esconder. En la
medida en que los seres humanos tienen necesidades sociales, si las familias siguen
siendo destruidas, cabe pensar que será el Estado el que ocupe ese lugar.
Existe además un desafío ad intra, bien expresado en la Gaudium et spes (nº 36)
que deplora “ciertas actitudes que, por no comprender bien el sentido de la legítima
autonomía de la ciencia, se han dado algunas veces entre los propios cristianos; actitudes
que, seguidas de agrias polémicas, indujeron a muchos a establecer una oposición entre
la ciencia y la fe”. Creer que la Doctrina Social de la Iglesia pueda estar enseñando una
doctrina económica falsa puede terminar poniendo en tela de juicio la credibilidad de su
doctrina no sólo en temas económicos sino también en otras áreas donde la Iglesia tiene
más conocimiento y autoridad. La DSI necesita estar actualizada e incorporar todos los
avances reconocidos en las ciencias “exactas” y en las ciencias sociales.
Pregunta: Usted es el autor de un famoso libro Economía y ética: Raíces cristianas
de la economía de libre mercado. ¿En qué medida pueden los autores de la segunda
escolástica ayudarnos a encontrar mejores soluciones para una sociedad libre y
floreciente, a la luz del bien común, la ley natural y la dignidad humana?

Dr. Chafuen: El mérito del libro Economía y ética (última edición Raíces Cristianas
de la Economía de Libre Mercado, Fundación Progreso-Instituto ResPublica, Santiago,
Chile, 2013) se debe en realidad a la lucidez de la segunda escolástica, investigadores en el tránsito de la edad media a la edad moderna que llevaron la indagación racional,
iluminada por la fe, al máximo nivel que pudieron. Existen once ediciones del libro,
publicado en varios idiomas. La primera vez que me sumergí en la lectura de los escritos
económicos de los autores de la segunda escolástica, en la Pontificia Universidad
Católica Argentina, yo era un individualista extremo. Mi visión de la persona humana se enriqueció enormemente gracias a la lectura de docenas de libros de filosofía moral, filosofía del derecho, teología, y manuales de confesores. Mi aspiración era escribir un libro sobre cada uno de los temas económicos y sociales que abordaban estos moralistas y que aparecen en capítulos de mi libro.
Estos autores me enseñaron que una economía libre, en el contexto de un marco
jurídico respetuoso de la dignidad humana, era completamente consistente con la doctrina y el amor cristianos. También aprendí que estos teólogos ejercieron una gran influencia en el desarrollo de la economía de una sociedad libre en áreas tan diversas como la propiedad privada, el libre comercio, la moneda y muchas otras. Solamente sus enseñanzas sobre el interés parecían ir un tanto a contrapelo de la libertad.
Los escritos de los teólogos de la segunda escolástica ejercieron fuerte influencia
sobre los grandes economistas escoceses y europeos, quienes vendrían a generar el
clima intelectual que propició el gran salto en el desarrollo económico que se produjo
hacia fines del siglo XIX. A comienzos de ese siglo, en Occidente había un elevado grado de consenso en lo que se refiere a la persona humana. La persona humana era
concebida como una criatura de Dios, social, espiritual, racional, libre e individual. Cuando hacia fines del siglo XIX y principios del XX la persona humana empezó a ser vista como un mero individuo, un número, una cosa (a fact), se produjo la expansión del colectivismo.
En un juego de números, los muchos ganan. Es por esto por lo que hemos podido ver el crecimiento de un colectivismo cruel en el siglo XX. Necesitamos nuevos escolásticos que lleven la mejor ciencia económica y la mejor ciencia social a las aulas, al púlpito, a las empresas y a las instituciones de la sociedad civil. Al permanecer leales a la verdad de lo que es la persona humana y lo que es el saber científico sólido, sus enseñanzas deberían conducir al florecimiento de la sociedad. Los católicos necesitan abocarse más a la tarea de convertirse en los mejores profesionales, académicos, científicos, y hombres de negocios; y en impregnar la cultura con una antropología rigurosa y con una actitud de apertura genuina hacia el prójimo. Sin embargo, para convertir todo esto en una realidad, necesitaremos enfrentar y superar los desafíos mencionados en las preguntas anteriores.

Nota: La traducción del artículo original “Beyond Contingency”, publicado por
Zenit, el 22 de enero de 2014 es de Mario Šilar del Instituto Acton Argentina/Centro

Alejandro A. Chafuén es Dr. En Economía por el International College de California. Licenciado en Economía, (UCA), es miembro del comité de consejeros para The Center for Vision & Values, fideicomisario del Grove City College, y presidente de la Atlas Economic Research Foundation. Se ha desempeñado como fideicomisario del Fraser Institute desde 1991. Fue profesor de ESEADE.

LET BERGOGLIO BE BERGOGLIO

Por Gabriel J. Zanotti. Publicado el 15/3/13 en http://gzanotti.blogspot.com.ar/

Me van a decir: ya se está dando el gusto. Por lo tanto, ¿a qué me refiero?

En cierto sentido, se ha cerrado un ciclo.
 
Con Juan XXIII –que también hacía cosas “bergoglioanas” todo el tiempo, o al revés- comenzó el Vaticano II. Nunca serán suficientes las veces que haya que explicar lo que el Vaticano II significó, no porque haya habido un cambio en la esencia de la Fe –lo que suponen tanto sus detractores como los que querrían que antes del Vat. II no hubiera habido Iglesia- sino por la puerta contingente que cerró. La puerta de documentos pontificios importantes que, enfrentados al Iluminismo racionalista y al laicismo napoleónico, no distinguieron, sin embargo, entre Iluminismo y Modernidad y mezclaron lo esencial con lo contingente. Pío XII inició el camino y Juan XXIII lo anuncia explícitamente. Documentos como Gaudium et spes, Dignitatis humanae, Nostra aetate, etc., cierran esa puerta y abren otra, que estaba en la tradición de la Iglesia pero había que redescubrirla. Una Iglesia que llama al diálogo con todos, una Iglesia que proclama la libertad religiosa basada en el respeto a la conciencia, una Iglesia que distingue laicismo de laicidad, al mismo tiempo que reafirma totalmente la Fe de siempre.
 
Pablo VI sigue el camino. Pero, claro, expectativas diversas sobre el Vaticano II producen una crisis. Ya se anuncian los lefebvristas que ponen al Credo y a la Quanta cura en el mismo nivel, retroalimentados por aquellos que pensaban que el Vaticano II era sexo, droga y rock and roll. La cuestión se le va de las manos a Pablo VI, a pesar de sus esfuerzos, y la Iglesia queda sumida en una total confusión de la cual no ha terminado de despertar. La mayor parte de los católicos, sin darse cuenta, ya sean obispos, presbíteros, religiosos o laicos, pierden la Fe y convierten a la Iglesia en una bonita, colorida y variopinta ONG con buenas intenciones, exactamente como lo describió este Jueves el papa Francisco.
 
Viene luego Juan Pablo I, otro Juan XXIII, otro Francisco, pero Dios tenía otros planes. Juan Pablo II intenta poner todo en su lugar. Con Ratzinger como su mano derecha, intenta explicar, intra muros y extra muros, que el Vaticano II es la Iglesia de siempre. Importantes documentos intentan poner un freno a novedades doctrinales incompatibles con el depositum fidei al mismo tiempo que se siguen afirmando los textos fundamentales del Vaticano II. Juan Pablo II tiene gestos revolucionarios que cierran aún más esa puerta contingente anterior. Pide perdón por los pecados de coacción cometidos por los católicos a lo largo de la historia, y con su cuerpo temblando por el Parkinson, y con su espíritu firme y valiente, acerca su mano al Muro de los Lamentos poniendo fin al espantoso antisemitismo que ensombreció tanto al rostro de la Iglesia. Igual, Lefebvre le da un portazo, mientras que los Boofs y los Kuhns lo acusan –y no se lo perdonaron nunca- de ser la misma reencarnación de Torquemada.
 
La elección de Ratzinger era cantada. Mano derecha de JPII, era él quien podía continuar su misión, a pesar de las dudas, dada su diferente personalidad. Pero Benedicto XVI sorprende. No intenta imitar a JPII, y yo defenderé siempre su santa indiferencia por la imagen, la diplomacia y la estrategia. Y aparece un teólogo sencillo, afable, bondadoso, totalmente diferente a una imagen de dureza, precio que hubo de pagar por su difícil puesto anterior. Al mismo tiempo, sus documentos tienen una profundidad de fe y teología, una armonía entre razón y fe, que serán inigualables durante mucho tiempo. Pero destaca entre ellos lo de siempre: la intención de explicar que el Vaticano II y el depósito de la fe están hechos el uno para el otro. Su hermenéutica de la reforma y continuidad del Vaticano II quedará en la historia de los documentos intra-eclesiales más importantes, aunque sus contemporáneos no supieron entenderlo. Habló personalmente con Fellay por un lado y con Kuhn por el otro pero no hubo caso. El Vaticano II llegó parta quedarse pero no para entenderse.
 
En medio de todo esto, las crisis intra-eclesiales: la curia como el nido de víboras de siempre, las indisciplinas por falta de Fe, los magisterios paralelos, el caos total y completa en materia doctrinal, el rechazo sordo pero audible al extraordinario Catecismo de la Iglesia Católica, el escándalo espantoso de los abusos sexuales, etc., etc…….
 
De repente, el impacto. Benedicto XVI renuncia. Sorpresa, estupor, desánimo. Yo había rogado que fuera a vivir a Santa Sabina, en Roma, con los dominicos, pero no que renunciara. ¿Un santo portazo? Es muy posible, pero tal vez nunca se sepa.
 
En medio de todo esto, Francisco. Otra conmoción. Un hombre sencillo, bueno, afable, caritativo, austero, des-acartonado, de una profunda Fe y espiritualidad. Un hombre cuyo estilo –hasta ahora, una clara y virtuosa espontaneidad al lado de la razón instrumental del estado del Vaticano- ya está dando sorpresas, anuncios, mensajes….
 
Pero sobre él pesan, dado todo el panorama anterior, enormes expectativas. Todos, creyentes y no creyentes, estamos esperando algo. Y es comprensible. Pero hemos entrado, por ende, en el supermercado de nuestra imaginación, hemos tomado de las góndolas diversos anhelos y hemos llegado a la caja con un papa a nuestra medida, y lo estamos proyectando en Francisco.
 
Pero esa, ¿es la actitud correcta? Y de nosotros, los creyentes, ¿es la actitud que deriva de la Fe?
 
Todos estamos fascinados con la humildad y la sencillez de Bergoglio, cosa que los argentinos ya conocíamos y era un permanente mensaje a nuestras peores costumbres culturales. Todos estamos maravillados de que haya pagado su cuenta, de que haya viajado en el bus, de que haya pedido ser bendecido (esto no es ninguna anécdota), etc., reabriendo con ello el camino y estilo iniciado por Juan XXIII.
 
Pero Francisco, ¿qué hará? ¿Qué escribirá? ¿Cómo enfrentará los problemas de la Iglesia, intra-muros y extra-muros?
 
Esperemos. No le pidamos tanto. Dejémoslo ser él mismo (ser uno mismo es suficiente milagro en estos tiempos). Estoy seguro que todos nos vamos a desilusionar en relación a las diversas películas que hayamos proyectando. Pero no. No proyectemos nada. Dejémoslo ser. La Iglesia ha sido atravesada por diversos tsunamis de gran intensidad. Las aguas volverán al equilibrio cuando Dios disponga. Mientras tanto este hombre bueno, pacífico, ya es luz, ya es diamante que está cortando los muros humanos de la Iglesia.

Gabriel J. Zanotti es Doctor en Filosofía, Universidad Católica Argentina (UCA).  Es profesor full time de la Universidad Austral y en ESEADE es Es Profesor Titular de Metodología de las Ciencias Sociales en el Master en Economía y Ciencias Políticas de ESEADE.