¿La confianza en los medios periodísticos no es mayor en países democráticos que totalitarios? ¿Es la polarización?

Por Martín Krause. Publicado el 17/1/20 en:  https://bazar.ufm.edu/la-confianza-los-medios-periodisticos-no-mayor-paises-democraticos-totalitarios-la-polarizacion/

 

Siguiendo con el tema de la confianza en las instituciones, y en particular la Prensa, Gallup ha presentado un informe con resultados que, a primera vista, parecen contradictorios o al menos difíciles de explicar. El informe, a cargo de Zacc Ritter se puede ver en: https://news.gallup.com/opinion/gallup/272999/world-trust-journalists.aspx

Y comienza:

“El grado en que el público confía en los periodistas varía ampliamente en 144 países y territorios incluidos en el estudio Wellcome Global Monitor 2018. A nivel mundial, el El porcentaje que expresa al menos algo de confianza en los periodistas varía desde un mínimo del 12% en Grecia a un máximo del 93% en Uzbekistán. La mediana de la confianza global en los periodistas se sitúa en 59%: el nivel de confianza en los Estados Unidos.

La mediana de confianza en los periodistas es notablemente similar en los países democráticos y no democráticos: aproximadamente el 60%. Sin embargo, las actitudes varían significativamente dentro de estas categorías de sistemas políticos

Entre los países democráticos, según lo designado por el ranking de democracia Polity IV 2017  al menos cuatro de cada cinco encuestados en Finlandia, Myanmar y Noruega confían en los periodistas «a mucho «o» algunos «, mientras que menos de uno de cada cuatro lo hacen en países como Taiwán, Serbia y Grecia., aproximadamente nueve de cada 10 adultos en Uzbekistán, Tanzania y Ruanda dicen que confían en los periodistas, pero aproximadamente uno de cada tres dice lo mismo en Mauritania, Gabón y Yemen.”

Luego llega a esta increíble conclusión:

“La confianza en los periodistas tampoco está asociada con la libertad de los medios, medida por Reporteros sin fronteras. De hecho, la relación entre la confianza en los periodistas y la libertad de los medios es débil y va en la dirección opuesta que se puede esperar, donde una mayor libertad de los medios se asocia con menos confianza.”

La verdad, no sé cómo explicar esto, o si el análisis es correcto. ¿Es porque en muchos países democráticos la opinión pública se ha polarizado, también los medios, y por eso pierden la confianza? Sigue el artículo:

“Si bien la relación entre la polarización política y la confianza en los periodistas es sólida, sigue sin estar claro si una mayor polarización política causa menos confianza en los periodistas. Los periodistas pueden experimentar daños a la reputación por cubrir temas polémicos como árbitros neutrales, pero también es posible que los periodistas sean participantes activos en la arena política Del mismo modo, los medios de comunicación y los periodistas pueden contribuir a una mayor polarización política generando y amplificando narrativas contenciosas apoyadas por proponentes políticos. “

 

Martín Krause es Dr. en Administración, fué Rector y docente de ESEADE y dirigió el Centro de Investigaciones de Instituciones y Mercados (Ciima-Eseade). Síguelo en @martinkrause

Vieja frase: el dinero no hace la felicidad. No obstante, algunos estudios dicen que sí, y Gallup presenta un informe. ¿Puede medirse?

 

Por Martín Krause. Publicado el 13/5/19 en: http://bazar.ufm.edu/vieja-frase-dinero-no-la-felicidad-no-obstante-estudios-dicen-gallup-presenta-informe-puede-medirse/

 

Un informe de Gallup plantea el tema de la felicidad y el dinero, y si bien considera que se puede, también sugiere un tema que da para discutir, ¿puede medirse la felicidad? Aquí un breve resumen del trabajo, que puede encontrarse aquí: https://www.gallup.com/analytics/248906/gallup-global-emotions-report-2019.aspx?utm_source=link_newsv9&utm_campaign=item_249116&utm_medium=copy

“¿El dinero compra la felicidad?

Eso depende de cómo lo definas.

Los estudios de la felicidad global a menudo implican dos medidas: cómo las personas ven sus vidas y cómo las viven. Ambos conceptos están arraigados en la economía del comportamiento.

La forma en que las personas reflexionan sobre sus vidas es muy diferente de cómo las personas viven sus vidas. Por ejemplo, si entrevista a dos mujeres, una con un niño y otra sin un hijo, ¿cuál tiene más estrés? En promedio, es la mujer con el niño. Pero si les pidió que calificaran sus vidas en general, ¿cuya calificación es más alta? También es la mujer con el niño. Entonces, la mujer con más estrés también califica su vida más alta.

Esto es exactamente por lo que necesitamos medir tanto la satisfacción con la vida como las emociones.

Entonces, ¿cómo influye el dinero en ambas medidas?

Uno de los estudios más famosos sobre esta cuestión fue conducido por los premios Nobel Daniel Kahneman y Angus Deaton. Descubrieron que cuanto más dinero ganan los estadounidenses, más valoran sus vidas. Entonces, si la felicidad es la forma en que las personas ven sus vidas, entonces el dinero hace que las personas sean más felices.

Esto también es cierto internacionalmente. Cuanto más rico es el país, las personas más altas suelen calificar sus vidas, según el Informe anual de la felicidad mundial publicado por las Naciones Unidas. Sin embargo, los investigadores de la Universidad de Purdue y la Universidad de Virginia encontraron recientemente que en todo el mundo, parece haber un punto de saciedad con respecto a los ingresos, alrededor de $ 100,000, y que ser demasiado rico en realidad podría hacer que veas tu vida un poco peor.

Pero, ¿cómo afecta el dinero cómo las personas viven sus vidas? El estudio de Kahneman y Deaton encontró que el dinero tiene un efecto menor en la forma en que las personas viven sus vidas por encima de los ingresos de $ 75,000 en los EE. UU. Y los investigadores de Purdue y de la Universidad de Virginia encontraron que el límite para el bienestar emocional era de aproximadamente $ 60,000 a $ 75,000 en todo el mundo.

Las variables que observaron estos investigadores incluyeron el placer autoinformado, la sonrisa y la risa, el descanso, los sentimientos de respeto y la estimulación intelectual. También observaron emociones negativas como la ira, el estrés, la tristeza, el dolor físico y la preocupación autoinformados. Los mismos que aparecen en el último Informe Global de Emociones de Gallup, publicado hoy.

Entonces, si la vida no se trata de enriquecerse, ¿dónde viven las personas más felices del mundo? Este informe sugiere que podrían vivir en América Latina. Es posible que los latinoamericanos no siempre califiquen sus vidas de la mejor manera (en contraste con los países nórdicos), pero se ríen, sonríen y experimentan el disfrute como nadie en el mundo.

La respuesta a si el dinero realmente compra la felicidad aún está lejos de ser entendida, pero este informe le da a los pensadores globales una idea de quién está viviendo la mejor y la peor vida del mundo.”

 

Martín Krause es Dr. en Administración, fué Rector y docente de ESEADE y dirigió el Centro de Investigaciones de Instituciones y Mercados (Ciima-Eseade).

El problema de los inmigrantes: ¿ perjudican el empleo local o asumen trabajos que los locales no quieren? (V)

Por Martín Krause. Publicada el 27/4/17 en: http://bazar.ufm.edu/problema-los-inmigrantes-perjudican-empleo-local-asumen-trabajos-los-locales-no-quieren-v/

 

Es interesante que, nuevamente según la encuesta de Gallup citada, un 58% de los residentes de países de altos ingresos señalan que los inmigrantes ocupan empleos que esos mismos residentes no desean ocupar y un 18% lo opuesto. Esto mismo se repite en los diez principales países receptores de inmigrantes. (op. cit., p. 2).

Julian Simon (1989, p. 357) hace referencia a un estudio realizado con Stephen Moore en el que entrevistaron a 27 economistas de alto prestigio, que habían sido presidentes de la Asociación Americana de Economía o del Consejo de Asesores Económicos del Presidente, mostrando que veintidós de ellos habían respondido que los efectos de inmigración en el siglo XX habían sido muy positivos y los otros cinco que levemente favorable, sin ninguno que dijera que la considerara negativa.

Huemer (2010) cita un trabajo evaluando el impacto de la inmigración en los años 1980s en los salarios de los trabajadores nativos mostrando que sería del 1 al 2% en las industrias más fuertemente impactadas (un 5% para los que no completaran el secundario).

Un estudio de la OCDE (2014) informa que en los diez años hasta 2012 los inmigrantes representaron un 47% del aumento de la fuerza laboral en los Estados Unidos y un 70% en Europa y que fueron alrededor de un cuarto de todos los ingresos en las ocupaciones que más han declinado en los Estados Unidos (28%) y Europa (24%), básicamente operarios, ocupando funciones que, como lo confirma la encuesta de Gallup antes citada, no son considerados atractivos por los locales. La proporción de inmigrantes con educación superior en los países de la OCDE ha crecido mucho, un 70% en la última década, alcanzando casi 30 millones en 2010/11, en particular debido a la inmigración asiática.

Dalmia (2012) señala que “un informe del Banco Mundial del 2005 encontró que si los treinta países de la OCDE permitieran un crecimiento del 3% en el tamaño de su fuerza laboral a través de reducir las restricciones a la inmigración, los beneficios para los ciudadanos de los países pobres serían de unos 300.000 millones de dólares. Esto es 230.000 millones más que la ayuda internacional que estos países destinan a los países pobres. Si hubiera fronteras abiertas por completo se duplicaría el PIB mundial en pocas décadas, virtualmente eliminando la pobreza global”. También afirma que los economistas están de acuerdo en que los inmigrantes aumentan los ingresos de los trabajadores nativos entre 6.000 y 22.000 millones de dólares (dólares del 2003) anualmente.

Los inmigrantes serían también más emprendedores que los locales. Dalma (op cit) cita un estudio de la Kauffman Foundation según el cual los emprendimientos iniciados por inmigrantes en los Estados Unidos produjeron ventas por 52.000 millones de dólares y emplearon 450.000 trabajadores en 2005. Un 25% de las empresas de alta tecnología fundadas entre 1995 y 2005 tienen al menos un fundador inmigrante. Más del 40% de las empresas de la lista Fortune 500 de 2010 fueron fundadas por inmigrantes o sus hijos. Los inmigrantes obtienen patentes a una tasa doble que los locales. Un reciente estudio de banco alemán KFW (Bank aus Verantwortung) señala que una alta proporción de los inmigrantes son emprendedores, de una u otra forma. La proporción de estos que inicia emprendimientos ha sido de 1,86% entre 2009 y 2014, cifra que es superior a la de los ciudadanos alemanes, 1,68%. En 2014 unos 179.000 inmigrantes (KfW 2015).

 

Martín Krause es Dr. en Administración, fué Rector y docente de ESEADE y dirigió el Centro de Investigaciones de Instituciones y Mercados (Ciima-Eseade).

Venezuela, el país cuyos habitantes se sienten más inseguros:

Por Belén Marty: Publicado el 25/8/14 en: http://es.panampost.com/belen-marty/2014/08/25/venezuela-el-pais-cuyos-habitantes-se-sienten-mas-inseguros/

 

Venezuela es el país cuyos habitantes se sienten más inseguros. América Latina, por su parte, es la peor de todas las regiones en materia de confianza en las fuerzas públicas de seguridad, en la sensación de seguridad ciudadana y la incidencia del reporte de robos.

Estos datos los revela la encuestadora Gallup en su Índice de Ley y Orden de 2013, en el cual Venezuela se ubicó en el puesto 41 y la región de América Latina y el Caribe en el puesto 56 en una escala del 0 al 100, siendo 0 la mayor percepción de inseguridad. La tendencia evidenció la dramática situación de seguridad que vive esta parte del planeta.

El estudio asegura que la situación mejoró levemente desde 2009, cuando se mantenía un puntaje similar al actual. Sin embargo, hoy ocho de los 10 países con las tasas más altas de homicidios por cada 100.000 habitantes son países ubicados en América Latina y el Caribe.

 

En este sentido, América Latina posee en su haber el 36% de los homicidios que suceden en el mundo entero, según cifras de la ONU de 2012. Según Gallup, esta parte del mundo destronó a África del lugar con más homicidios. Describen que el aumento se debe al crecimiento del crimen organizado.

La encuesta desarrollada por teléfono o en persona por la consultora evaluaba positiva o negativamente tres preguntas:

  1. En la ciudad o área donde usted vive, ¿tiene usted confianza en la policía local?
  2. ¿Se siente seguro caminando solo por la noche en la ciudad o área donde usted vive?
  3. En los últimos 12 meses, ¿ha sido víctima de algún robo de dinero o bienes suyos o de otro miembro del hogar?

“La lectura de Venezuela de 41 en el índice es la peor, no sólo en la región, sino del mundo. En el 2013, sólo 19% de los venezolanos adultos dijo que se sentía seguro caminando solo por las calles de la ciudad en la que viven”, indicó el informe.

Apenas el 26% de los venezolanos expresó confianza en sus fuerzas de seguridad, y el 22% aseguró que en los últimos 12 meses algún miembro de su familia, o su persona, había sido víctima de un robo.

La causa del aumento de la sensación de inseguridad y del consiguiente incremento de las cifras de robos y homicidios en Venezuela se debe, para la Oficina de Drogas y Crimen de Naciones Unidas (UNODC), al deterioro de la economía y la crisis política.

“En 2012, Venezuela tenía la segunda mayor tasa de homicidios en el mundo después de Honduras, de 53,7 asesinatos por cada 100.000 habitantes”, señaló Gallup basándose en un estudio de Naciones Unidas.

 

Para Roberto Briceño León, director del Observatorio Venezolano de la Violencia y profesor universitario, las cifras que menciona la consultora se quedan cortas.

“Nosotros creemos que en realidad son más. Nuestras estimaciones, y los datos que tenemos, e incluso basados en la propia información oficial, nos dan que Venezuela tiene una tasa de 67 homicidios por cada 100.000 habitantes”, le aseguró al Nuevo Herald.

Medidas gubernamentales no consiguen frenar la ola delictiva

Desde el año 1999 —cuando asume como presidente Hugo Chávez— hasta la fecha se han implementado diferentes planes con el fin de atacar la inseguridad.

El último de ellos es el plan Patria Segura implementado por Maduro con el fin de garantizar la disminución de los índices delictivos a través de la unión cívico-militar y la ley del 2013 para el control de armas y municiones.

La tasa de homicidios en Venezuela no para de subir.

En 1998 la tasa de homicidios en este país era de 18 cada 100.000 habitantes. Luego en 2001 empeoró a 32 homicidios por cada 100.000 personas y en 2013 trepó a 79 , según un informedel Observatorio Venezolano de Violencia (OVV).

Nicaragua con sorpresivo resultado

Por debajo de Venezuela, residentes de Bolivia (47 puntos), Perú (48 puntos), Paraguay (52 puntos) y República Dominicana (53 puntos) aseguraron percibir inseguridad en sus respectivos países. De estos, solo Bolivia y República Dominicana mejoraron su sensación con respecto a la encuesta desarrollada por el mismo grupo de consultores en 2009.

En el otro extremo del índice, Nicaragua salió como el país en el cual sus ciudadanos se sienten más tranquilos. Luego le siguen Panamá, Chile, Ecuador y Uruguay.

El presidente del centro de estudios Diálogo Interamericano, Michael Shifter, explicó a la agencia EFE que el ejemplo de Chile se debe a su respeto por las instituciones.”Las instituciones sólidas y el alto índice de desarrollo humano contribuyen a la percepción de seguridad y confianza en las autoridades por parte de sus ciudadanos”, indicó.

Argentina mejoró tres puntos con respecto a 2009 y obtuvo un puntaje de 56. México escaló seis puntos y obtuvo 59, mientras que Brasil mostró un incremento de un solo punto, y quedó en el mismo nivel de Honduras: 56.

Como referencia, países que se encuentran hoy en conflictos armados como Siria e Irak recibieron, respectivamente, 48 y 67.

Para explicar el caso de Nicaragua, Shifter precisó que “las autoridades locales son bastante respetadas por mantener el orden”. Este país que se encuentra liderando el índice de percepción de seguridad es uno de los más pobres del mundo, y según el índice de libertad económica de la Fundación Heritage, es un país “mayormente no libre”.

Nicaragua tiene un PIB de US$5,9 mil millones y un PIB per capita de US$3.206, una inflación del 8,1% anual, una tasa de desempleo del 8% y creció un 4.,% con respecto al año pasado.

 

Belén Marty es Lic. en Comunicación por la Universidad Austral. Actualmente cursa el Master en Economía y Ciencias Políticas en ESEADE. Conduce el programa radial “Los Violinistas del Titanic”, por Radio Palermo, 94,7 FM.

Africa aplica el mejor programa de lucha contra el hambre: facilitar los emprendimientos.

Por Martín Krause. Publicado el 10/8/14 en: http://bazar.ufm.edu/africa-aplica-el-mejor-programa-de-lucha-contra-el-hambre-facilitar-los-emprendimientos/

 

Esperanzas para África. Una reciente encuesta de Gallup muestra algunos resultados que generan esperanzas sobre el futuro de África y, por lo tanto, del hambre y la pobreza en el mundo. África viene creciendo fuerte en los últimos años, elevando sus niveles de ingreso per cápita. Como siempre, se trata de hacer algunas reformas de apertura hacia los mercados, tener cuentas fiscales más sólidas y monedas más estables y los países empiezan a crecer, y ese crecimiento saca a más gente de la pobreza que cualquier plan internacional de ayuda.

La encuesta muestra que África es el continente con un porcentaje más algo de gente que piensa que si se trabaja duro se sale adelante (85%), seguida de América del Norte (84%). América Latina muestra un 79% y el último lugar es para la ex URSS con 56%: http://www.gallup.com/poll/174263/belief-work-ethic-strong-across-africa.aspx

Malawi, Ghana, Túnez, Zambia y Ruanda son los países con más altos porcentajes de todo el continente.

Curiosamente, en los países francófonos para tener éxito en la vida lo más importante son los contactos y conexiones (49%), mientras que en los países anglófonos lo más importante es la educación (59%). Es también más alto el porcentaje en estos últimos de gente que cree que trabajando duro se progresa (90%) aunque la brecha se con los francófonos (87%) se ha reducido (antes era de 7 puntos porcentuales).

Dos de cada tres africanos creen que sus países son buenos lugares como para comenzar un emprendimiento: http://www.gallup.com/poll/174314/training-money-barriers-starting-business-africa.aspx?utm_source=alert&utm_medium=email&utm_campaign=syndication&utm_content=morelink&utm_term=World

Un 32% que no tiene un negocio dice que está pensando en comenzar uno aunque solamente un 23% dice que tiene acceso a capacitación y un 22% a financiamiento.

No hay mejor ayuda que generar las condiciones para que la gente se ayude a sí misma, y al mismo tiempo a otros.

 

Martín Krause es Dr. en Administración, fué Rector y docente de ESEADE y dirigió el Centro de Investigaciones de Instituciones y Mercados (Ciima-Eseade).