El ejemplo de Costa Rica

Por Alejandro Tagliavini. Publicado el 14/7/14 en: http://opinion.infobae.com/alejandro-tagliavini/2014/07/14/el-ejemplo-de-costa-rica/

 

Costa Rica, que no tiene ejército pero sí una selección de fútbol que sorprendió al mundo en Brasil, hoy está considerado el país con mayor “desarrollo social” de América Latina, con un PIB per cápita de US$ 11.156 anuales, entre Argentina (US$ 11.658) y Brasil (US$ 10264), y va por el buen camino: el contrario de la soberbia.

Sucede que el estatismo implica la coacción de “regulaciones” por parte de los políticos que, en su arrogancia, se creen con derecho y capaces de decidir vida y fortuna de los ciudadanos. En este sentido, es auspicioso que el presidente costarricense, Luis Guillermo Solís, un académico de izquierda que asumió el 8 de mayo, haya decretado la prohibición de incluir su nombre en placas de obras públicas porque éstas se erigen con “el aporte de todo el pueblo” y, además, no quiere que ver su retrato en las oficinas porque se considera un ciudadano más.

El presidente, además, ha dado muestras de sensatez, aun alejándose de ciertas tesis de su partido, como reconocer la importancia de la inversión extranjera y el libre comercio, aunque no parece dispuesto a un fuerte levantamiento de las “regulaciones” existentes. Por caso, desea reducir las tarifas eléctricas, de internet y de la gasolina, pero no termina de aceptar la eliminación de las leyes que otorgan monopolios al Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) y Recope, de modo de dar lugar a la competencia privada que abarate los precios.

Más grande la soberbia, más destruye. En Cuba, donde los Castro quieren decidir hasta lo que deben pensar las personas, el salario medio no llega a US$ 20 mensuales y la devastación no fue mayor gracias a la ayuda de países amigos, particularmente la ex URSS (tras su caída, el PBI isleño cayó en torno al 35% entre  los años 1991 y 1994 y el régimen debió abrirse al capital exterior). Pero la reciente ley de inversión extranjera sigue siendo muy restrictiva al punto que prohíbe a las empresas extranjeras contratar trabajadores de forma directa y asociarse con los emprendedores privados locales, unos 450.000 tras las reformas de 2011.

Otro caso interesante en América Latina es el de México, que logró la aprobación de la reforma en las telecomunicaciones bien intencionada aunque algo celosa. Efectivamente, si lo que se quiere es terminar con los monopolios y grupos dominantes deberían levantar las leyes que coactivamente, directa o indirectamente, dificultan la entrada de pequeños actores pero no crear un organismo burocrático, como el Instituto Federal de la Competencia, que exige al grupo que controla el 84% de la telefonía fija y el 70% de la móvil que comparta sus infraestructuras con la competencia, y a la mayor televisora del país, con el 60% del mercado, que ofrezca gratuitamente la señal a las televisiones de pago. ¿Quién es el burócrata para imponer su criterio sobre el mercado y las personas?

 

Alejandro A. Tagliavini es ingeniero graduado de la Universidad de Buenos Aires. Es Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California y fue miembro del Departamento de Política Económica de ESEADE.

El mundo está loco, loco, loco

Por Alejandro Tagliavini. Publicado el 4/7/14 en: http://www.s21.com.gt/colaboracion/2014/07/04/mundo-esta-loco-loco-loco

 

Por qué los periódicos publican las noticias internacionales, o las nacionales. O mejor dicho, por qué los lectores pierden el tiempo leyendo las tonterías que hacen los políticos. Porque están aburridos –cuando hay futbol no las leen– y porque son más cómicas que los chistes de Mafalda. “El expresidente Sarkozy, detenido por tráfico de influencias” y “Manifestación en Hong Kong para exigir más democracia” han sido algunos de los recientes titulares, pero el más cómico –aunque trágico para vivirlo– fue “Israel ataca 34 objetivos en Gaza en represalia por el asesinato de 3 jóvenes”.

En cuanto a Sarkozy, la actuación es inédita contra un ex jefe del Estado francés. Y es cómica porque se presenta como que la “justicia” trabaja contra la corrupción. A ver, abruma la cantidad de políticos corruptos que hay en el mundo entonces, si la justicia estatal no fuera parte del Estado, deberían estar presos cientos de miles según sus postulados. Es una gran utopía que algo sea independiente de la parte sobre todo si esta lo financia. Las muestras son infinitas, por caso, la película En el nombre del padre muestra cómo la “justicia” británica condena inocentes.

Y aquí va la segunda noticia. Se realizó una marcha en Hong Kong el 1 de julio –aniversario de la devolución británica de su excolonia a China en 1997– exigiendo el sufragio universal para sus 7.2 millones de habitantes, dos días después del referéndum convocado por el movimiento Occupy Central en el que participaron casi 800 mil personas para reclamar frente a las próximas elecciones de 2017. Beijing condenó la consulta por “ilegal”. Veamos, en el mercado natural las personas “votan” –por todo– al consumir o no, como el rating de la TV que decide que programas siguen adelante y cuáles no.

Así votan, también, por las autoridades porque los ejecutivos que propongan programas –o servicios o mercaderías– exitosas quedarán y los que no desaparecerán, y esta es verdadera democracia que organiza a la sociedad, naturalmente, en base a la cooperación voluntaria y el servicio en paz. Sería soberbio decir que el pueblo no sabe elegir. Por el contrario, el concepto moderno de Estado –el monopolio de la violencia– supone que debe elegirse “democráticamente” la “autoridad” que coactivamente debe imponer leyes. ¿Qué clase de democracia es esta? Ridícula.

Ya los griegos decían que la violencia es la corrupción del orden natural, y la imposición coactiva conlleva que una de las partes no acordará, voluntariamente, e intentará lograr un acuerdo sobornando al funcionario que usará ese poder coactivo arbitrariamente porque, finalmente, el interpreta las leyes. Así, pretender que los políticos, en general, sean incorruptos es otra utopía, y creer que hacen guerras en defensa de la vida es hilarante. Esta corrupción, a veces, deriva en conflictos armados que suelen ser arreglos entre políticos y traficantes de armas, y cuya propaganda oficial fanatiza al público como en un partido de futbol.

 

Alejandro A. Tagliavini es ingeniero graduado de la Universidad de Buenos Aires. Es Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California y fue miembro del Departamento de Política Económica de ESEADE.

Copa del Mundo: La globalización ignorada

Por Gabriel Gasave. Publicado el 10/6/14 en: http://independent.typepad.com/elindependent/2014/06/copa-del-mundo-la-globalizaci%C3%B3n-ignorada.html

 

Estamos a horas de que se inicie una nueva edición de la Copa del Mundo de fútbol, la número 20, acontecimiento que cada cuatro años inexorablemente atrapa la atención de cientos de millones de almas alrededor del planeta y mueve miles de millones de dólares. Una vez más, cuan modernos flautistas de Hamelín, las banderas y los himnos nacionales —inventos gubernamentales que junto a muchas causas religiosas han provocado más muertes que todas las catástrofes naturales juntas— aglutinarán detrás suyo a enfervorizados simpatizantes.

Nuevamente, como acontece también durante los juegos olímpicos y otros certámenes, los nombres propios cederán en relevancia ante la nacionalidad. Ya no es fulano o mengano quien obtuvo tal medalla o realizó tal magnifica gambeta, sino el país “A” quien supera en el medallero a “B” o el país “J” quien encabeza el Grupo “X”. Al igual que en los sistemas colectivistas que cuando ponen en acción su ingeniería social indefectiblemente el “nosotros” viene a sustituir al vilipendiado “yo” ante cada proyecto público que se pretende implementar, durante estas gestas deportivas vemos también como la primera persona del plural lo avasalla todo. “Ganamos”, “perdimos”, “vamos bien”, “goleamos”, etc. son algunas expresiones mediante las cuales muchos individuos suelen actuar sin moverse del sofá.

No es la intención criticar aquí a la saludable y recomendable práctica de un deporte como el fútbol, sino a lo peor de ese primitivo sentimiento nacionalista y tribal que, siempre latente, suele aflorar ante conflictos bélicos o eventos como el de marras.

Parecería que estamos ante una guerra a ser librada por 32 naciones, de las cuales solamente una de ellas saldrá airosa. Los disparos de mortero o los misiles son reemplazados por tiros de emboquillada, penales y goles “olímpicos” y las trincheras por barreras humanas, pero la noción subyacente es siempre la misma: Se trata de otro país, de gente distinta, con otro aspecto, idioma y costumbres, en definitiva de un enemigo.

Es exactamente el mismo principio por el cual, en otros planos, se alzan muros fronterizos y se exigen pasaportes, se establecen barreras comerciales y aranceles, y por el cual se habla de balanza comercial solamente cuando los bienes pasan a través de una aduana y no cuando cruzan de vereda en un mismo barrio.

Ni siquiera resulta válido el argumento de que al tener cada región sus estilos y características propias de juego, cabe entonces emplear la metáfora del país como jugador. ¿A qué estilo nacional se refieren?

En Brasil 2014, casi la mitad de las selecciones estarán dirigidas por extranjeros. De los 32 países participantes en el certamen, 14 equipos (43%) están entrenados por técnicos de otro origen. Colombia y Chile cuentan con técnicos argentinos; los equipos de Honduras, Ecuador y Costa Rica son dirigidos por colombianos; Costa de Marfil y Túnez por franceses; Estados Unidos, Suiza, Croacia y Camerún por alemanes; Rusia y Japón por italianos; Grecia está a cargo de un portugués; Irán de un oriundo de  Mozambique; Costa de Marfil de un francés y finalmente el conjunto de Argelia será dirigido por un nacido en Bosnia.

¿Qué será más relevante al momento en que cada uno de ellos imparta sus directivas, el lugar de residencia actual o el que consta en su certificado de nacimiento?

Asimismo, cabe destacar la circunstancia de que el grueso de los jugadores oriundos de las regiones en desarrollo está disperso en su gran mayoría por equipos europeos. El 76% de los futbolistas que participarán de Brasil 2014 se desempeñan en equipos de Europa y hay casos como el  de los planteles de Bosnia, Costa de Marfil, Ghana y Uruguay en los que solo el 4,3% —es decir, uno de sus 23 integrantes— militan en clubes de la nación a la que representan. En Brasil 2014, estarán representadas un total de 52 ligas nacionales, destacándose la inglesa ya que de los 736 jugadores, 114 (15,4%) juegan en la Premier League o en alguna de sus categorías inferiores. Le siguen Alemania e Italia, con el 81 y 78, respectivamente.

Tampoco la intersección de específicos paralelos y meridianos en el lugar de nacimiento de los propios participantes implica una estrecha relación con el terruño al que representan. Apellidos como González, Guzan, Altidore, Rimando, Yedlin, Diskerud, Zusi o Wondolowski no parecerían haber sido compartidos por alguien en la lista de los pasajeros que arribaron al Cabo Cod en Massachusetts abordo del Mayflower en 1620, y no obstante los mismos corresponden a integrantes del plantel de los Estados Unidos, dirigido técnicamente por el germano Jurgen Klinsmann. Tampoco Massimo Luongo suena como perteneciente a la Mancomunidad Británica de Naciones o Commonwealth  y, sin embargo, jugará en el medio campo del equipo de Australia.

Tenemos también el caso de aquellos jugadores que nacieron en un país pero que terminan jugando en otro diferente dado que no son poco frecuentes las nacionalizaciones apresuradas antes de algún torneo de esta envergadura para lograr así que determinado jugador represente a un país en particular. A modo de ejemplo podemos citar a  Pepe, nacido en Brasil pero que juega con el seleccionado de Portugal; Diego Costa, también brasilero, quien se nacionalizó español y jugará con este país; Fernando Muslera, el arquero de Uruguay, que nació en Argentina y Kevin Prince Boateng que es alemán, pero jugará para Ghana.

En alguna ocasión he atestiguado personalmente la angustia de aquel inmigrante que frente al televisor, en ocasión de enfrentarse el conjunto de su país de origen con el de su tierra adoptiva, sentía que la circunstancia de alentar a viva voz frente a familiares, amigos y vecinos a uno u otro equipo se asemejaba a tomar las armas a favor de uno de ellos durante una conflagración y a un acto equivalente a la más abierta traición.

Tampoco han sido ajenos a este fervor patriotero los gobiernos que, cuan si se tratasen de brigadas de mercenarios, en ocasiones ofrecen suculentos premios y prebendas a los integrantes de su conjunto nacional para motivarlos a lograr algún progreso deportivo. Esto para no mencionar el uso y la manipulación que políticos inescrupulosos de distintos países suelen hacer frente a esta clase de eventos a efectos de procurar que su inoperancia y corrupción queden tras la neblina de algún logro deportivo.

Así como un mundo libre de trabas al comercio y de distorsiones cambiarias artificiales, tendería a tener un solo precio para un mismo producto, con el paso del tiempo el mercado del fútbol se ha ido nivelando espontánea y libremente y las diferencias en la manera de entrenarse y jugar se han ido desdibujando hasta volverse casi imperceptibles. Hoy día, desmenuzar la conformación de cualquier cuadro al azar se asemeja a la apertura de una computadora para analizar sus partes. Veremos que hay decenas de componentes con orígenes diversos y que el acto de estipular un “Hecho en…” constituye toda una arbitrariedad.

Es de esperar que algún día este magnífico deporte, deje de tener otras connotaciones que van más allá de un espectáculo en el que 11 profesionales excelentemente remunerados se enfrentan contra otros tantos durante noventa minutos sobre una verdosa superficie. Que los mismos no sean escogidos por compartir ese mero accidente que implica la nacionalidad, sino en función de otros parámetros y que las parcialidades comprendan que nada demasiado relevante está en juego. Entonces, la racionalidad habrá dejado de perder por goleada.

Por ahora, simplemente, іque gane el mejor!

 

Gabriel Gasave es investigador para el  Center on Global Prosperity del The Independent Institute. Se graduó de Abogado en la Universidad de Buenos Aires, estudió Ciencias Políticas en Lock Haven State College en Pennsylvania, Y realizó una maestría en Economía y Administración en ESEADE. Ha sido secretario académico  de ESEADE.