Las contradicciones económicas del ex gobernador

Por Iván Carrino. Publicado el 1/6/17 en: http://www.infobae.com/opinion/2017/06/01/las-contradicciones-economicas-del-ex-gobernador/

 

La campaña para las elecciones legislativas ya está lanzada y el peronismo debate su reconstrucción después de dejar una economía al borde del colapso en 2015.

En ese marco, la puja pasa por si se hacen elecciones internas o se lleva a un único candidato. Curiosamente, los supuestos adalides de la democracia como Cristina Fernández y Daniel Scioli preferirían no ir a una elección interna abierta y decidir a dedo un candidato que represente la unidad.

En el ida y vuelta, fue el ex gobernador, ex motonauta y reciente licenciado en comercialización quien solicitó a su contrincante dentro del peronismo, Florencio Randazzo, que deponga sus ambiciones personales y trabaje por la unidad del movimiento.

Esta unidad debería girar en torno a cinco ejes, todos ellos relativos a la economía. De acuerdo con Scioli: “Es necesario que el peronismo, dentro de un gran frente nacional y popular” se reorganice “detrás de un compromiso basado en algunos puntos concretos: mercado interno, un freno al endeudamiento, un aumento a los jubilados, la baja de precios de alimentos y de las tarifas”. Como no podía ser de otra manera, estos cinco puntos son una maraña de contradicciones.

Frenar el endeudamiento implica necesariamente reducir el déficit fiscal. Así como la inflación es en todo momento y lugar un fenómeno monetario, el endeudamiento interno y externo es en todo momento y en todo lugar un fenómeno fiscal.

Sin déficit no hay deuda. Esto quiere decir que para reducir el endeudamiento Scioli debería proponer o bien subir los impuestos o bien reducir el gasto público. Claramente, esto se da de bruces con la idea del aumento a los jubilados o la baja de las tarifas. Un aumento del gasto previsional implica mayor gasto público. Todo esto en un marco donde el gasto social, que incluye jubilaciones, pasó del 18% al 31% del PBI entre 2004 y 2015. ¿Hay que subirlo más todavía?

Por otro lado, bajar las tarifas implica volver al esquema kirchnerista de congelamiento tarifario, lo que supone gastar más en subsidios para evitar que las empresas proveedoras quiebren. Este esquema, en el pasado, multiplicó por tres el gasto destinado a subsidios económicos; pasó del 2,3% al 6,7% del PBI.

Cuando Scioli lanza sus propuestas demagógicas de mayor gasto previsional o tarifas de servicios públicos más baratas, contradice su propuesta de menor endeudamiento. A menos que esté dispuesto a regresar al esquema “vanolístico” de emisión monetaria descontrolada. Si el gasto excesivo no se financia con deuda, entonces hay que emitir billetes, lo que genera inflación. Esto, por supuesto, entra en contradicción con otro de los puntos defendidos por la unidad peronista de Scioli: la baja del precio de los alimentos.

Una última cuestión que se suma a su propuesta de defender el mercado interno es el comentario de Scioli respecto de la necesidad de que el peronismo priorice lo que “en este momento necesita la gente: que defendamos su salario y su trabajo”.

Es paradójico que un peronista de ley sostenga esto. Es que, cuando dicho partido llegó al poder, el ingreso promedio de un argentino era 71% del de un australiano. En 2015, y tras gobernar nada menos que el 53% del tiempo, pasamos a ingresar sólo 43% del ingreso de un australiano. Es decir, pasamos de país casi rico a país de mitad de tabla.

Por último, entre 1975 y 2014 el salario real cayó 40% en el país (Kornblihtt y Seiffer, 2014). En ese período, cerca del 63% del tiempo transcurrió durante gobiernos peronistas. ¿Qué salario quieren defender si son principales responsables de su destrucción?

Los dichos de Scioli están llenos de inconsistencias y promesas incumplibles. Sin embargo, hay algo aún peor: esconden la gran responsabilidad del partido en la larga pero persistente decadencia económica y social argentina.

 

Iván Carrino es Licenciado en Administración por la Universidad de Buenos Aires y Máster en Economía de la Escuela Austriaca por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Es editor de El Diario del Lunes, el informe económico de Inversor Global. Además, es profesor asistente de Comercio Internacional en el Instituto Universitario ESEADE y de Economía en la Universidad de Belgrano.

No sólo se trata de ganar

Por Mario Serrafero.

 

Las elecciones del 25 de octubre tuvieron un gran impacto. El kirchnerismo ingresó en un cono de sombras y Cambiemos obtuvo un resultado sorprendente. Scioli obtuvo el 36,86% y Macri el 34,33%. El oficialismo y Scioli esperaban ganar en primera vuelta. ¿Qué pasó? La pregunta tiene varias respuestas. En primer lugar, la fotografía de las PASO dieron la primera pista, con una oposición de más del 50% distribuida en dos espacios. Faltaba saber que, para la primera vuelta, Scioli había llegado a su techo, en cambio sus oponentes tenían para crecer.  Hubo errores en la campaña, pero todos los cometieron. Como se dijo oportunamente, la actitud y el comportamiento de Scioli podían ubicarlo como candidato oficial, pero ello no aseguraba su triunfo electoral. Scioli bajó el porcentaje de votos respecto de las PASO. ¿Lo abandonaron kirchneristas defraudados por ciertos gestos de equidistancia –como el gabinete que presentó- o independientes frente a la continuidad de su prokirchnerismo? El problema siempre fue el mismo: el lugar de Scioli. Su posición gelatinosa y su palabra siempre evasiva con un discurso obediente de Cristina, pero dando mensajes de diferencia. Discurso esquizofrénico que probablemente no retuvo a todo el kirchnerismo y seguramente no conquistó independientes. La sensación de fracaso tiene un nombre: Cristina. Ayudó mucho a los resultados prohijando la candidatura de Aníbal Fernández y de Martín Sabbatella, luego de la defección de Florencio Randazzo, quien se había rebelado frente al maltrato presidencial. María Eugenia Vidal logró un triunfo histórico en la Provincia de Buenos Aires. Ese bastión peronista iba a convertirse en el reducto del kirchnerismo duro. Vidal es una dirigente a quien se le reconocen no pocas virtudes. Y Aníbal es el prototipo de funcionario que hace gala de su contracción al trabajo, pero también de  algunos vicios como la soberbia, la prepotencia y el sofisma discursivo. Fue un espada importante para el estilo político preferido por Cristina: la confrontación y la humillación del opositor. No hacía falta un votante muy sofisticado para advertir estas características, sin entrar a considerar aspectos más turbios. Para Aníbal, parte de su derrota se explica por “fuego amigo”. En el peronismo/kirchnerismo ha comenzado un proceso de pase de facturas y de transformaciones.

Macri triunfó en Capital, Córdoba, Santa Fe y Mendoza y sus candidatos a intendentes destronaron a varios barones del cono urbano. ¿Fue exitosa la estrategia de campaña? Según los resultados, para muchos sí. No obstante, en vistas de los mismos resultados, también podría lanzarse la hipótesis de que podría haber ganado en primera vuelta, con el acuerdo adecuado. En todo caso, necesitará algo más que los votantes del 25 de octubre si quiere triunfar. Hasta ahora, Macri cosechó votos impensados incluso contra la estrategia diseñada por sus asesores de campaña. Pero algunos aciertos parecen propios: elegir bien a sus candidatos, como Vidal en la provincia y, en su oportunidad, Michetti para la vicepresidencia. Los acuerdos que no se hicieron antes, seguramente se harán en este tramo. Pero algo queda claro, los votos son de los electores y más allá de qué acuerdos se hagan, en esta instancia, si la cuestión es cambio o continuidad, el eje será votar por el kirchnerismo y su herencia aguada o un rumbo distinto con cambio de figuras incluido.

Margarita Stolbizer fue víctima del voto estratégico/voto útil y Massa resistió muy bien y hasta aumentó lo logrado en las PASO. Scioli y Macri apuntarán a sus electores. Los primeros discursos de los candidatos, luego de los resultados, iniciaron la campaña. Scioli se recostó aún más en el regazo kirchnerista y tensó la supuesta oposición entre el Estado representado por el kirchnerismo y el mercado, encarnado por Macri. ¿Cuántos más votos conseguirá en ese espacio y con ese discurso? Macri parece haber vuelto al lugar de donde partió: el cambio. Dejó atrás aquel discurso apresurado luego de la elección de Capital. Massa dio guiños de que está más cerca de Macri que de Scioli. En su discurso la palabra “cambio” se repitió varias veces.

El  22 de noviembre habrá nuevas elecciones. Será el primer ballotage que se llevará a cabo en el país. En 2003, Menem no concurrió a la segunda vuelta y Néstor Kirchner fue ungido presidente. Esta vez, los dos candidatos concurrirán a la contienda. La clave de la elección son los votos de Massa, más del 21%. Los dirigentes del massismo –aunque no Massa- pueden estar más cerca de Scioli, pero sus votantes probablemente no. ¿Qué hará Massa? Podría hacer un acuerdo con Scioli o con Macri, pero ello no será concluyente para los comicios. Los votos son de los electores y un aire de cambio se ha expresado en las urnas. La masa flotante de votantes responderá al supuesto cambio de época –o no- más allá de los que digan los dirigentes.

No sólo se trata de ganar. Los acuerdos serán más importantes para la gobernabilidad de la futura gestión que para el triunfo en la próxima elección. En este sentido, quien más requiere un acuerdo es Macri. Scioli necesita captar el voto que le es esquivo por su cercanía con Cristina, pero si ganara la gobernabilidad no estaría amenazada. Fue el candidato que ganó en las PASO con el 38,4%, que triunfó en la primera vuelta con el 36,86% y si gana en la segunda, su legitimidad saldrá fortalecida por la ciudadanía. Cuenta además con el apoyo de gobernadores peronistas y la primera minoría de la Cámara Baja y la mayoría en el Senado. A esta altura, su triunfo en segunda vuelta sería una suerte de gesta y hasta el kirchnerismo lo vería con mejores ojos. Revertiría un cambio de expectativas. Para él, sólo se trata de ganar. Pero para Macri no es suficiente. La teoría del “PRO puro” siempre tuvo patas cortas, más allá del espacio común construido con el radicalismo y la Coalición Cívica. Y más allá de que una masa flotante de votantes se decante naturalmente hacia él por hartazgo o sensación de fin de ciclo del kirchnerismo.

No se trata sólo de ganar, sino de asegurar las condiciones que le permitan gobernar. Si ganara, Macri habría revertido sus resultados anteriores. Sería un presidente que obtuvo en las PASO  24%,  que perdió en primera vuelta con el 34,33% sostenido por una coalición conformada presumiblemente por un 30% de su espacio y un 4% de votantes útiles que, si gana en segunda vuelta, se incrementaría en más de un 16%. Habrá triunfado por un mix de coalición real y coalición negativa. Un presidente que revierte los resultados de la primera vuelta significa que tiene menos rechazos de quien sale segundo en esta instancia, pero no necesariamente tiene resuelto el tema legitimidad. Deberá construirla a lo largo de su gestión y para ello tendrá que tener la posibilidad de gobernar adecuadamente. Pero a nivel federal tendrá inexorablemente un gobierno dividido con un Senado opositor y con una Cámara Baja donde no es mayoría. Su fortaleza es la Ciudad de Buenos Aires y en el gobierno de la Provincia necesitará aliados. Un acuerdo con Massa, en esta instancia y frente a la segunda vuelta no parece absolutamente necesario. Si es que existe un cambio de época los votantes fluirán casi naturalmente.  Pero tarde o temprano deberá realizarse un acuerdo que podrá ser una coalición legislativa o una coalición de gobierno. El principal fantasma que revolotea sobre un presidente que ha revertido los resultados de la primera vuelta, ha obtenido una mayoría (artificial) en la segunda y que obviamente no cuenta con un respaldo equivalente en las instituciones de gobierno es creer en la (inexistente) solidez de su triunfo. La segunda vuelta determina ganadores, pero no presidentes con relativa capacidad de gobierno.

 

Mario D. Serrafero es Doctor en Ciencia Política y en Sociología, por la Universidad Complutense de Madrid y Doctor en Derecho por la Universidad de Buenos Aires. Académico de la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas. Es investigador del Conicet. Escribió el libro Reelección y sucesión presidencial . Es profesor de Análisis Institucional en ESEADE.

No sólo se trata de ganar

Por Enrique Aguilar:

 

Las elecciones del 25 de octubre tuvieron un gran impacto. El Kirchnerismo ingresó en un cono de sombras y Cambiemos obtuvo un resultado sorprendente. Scioli obtuvo el 36,86% y Macri el 34,33%. El oficialismo y Scioli esperaban ganar en primera vuelta. ¿Qué pasó? La pregunta tiene varias respuestas. En primer lugar, la fotografía de las PASO dieron la primera pista, con una oposición de más del 50% distribuida en dos espacios. Faltaba saber que, para la primera vuelta, Scioli había llegado a su techo, en cambio sus oponentes tenían para crecer.  Hubo errores en la campaña, pero todos los cometieron. Como se dijo oportunamente, la actitud y el comportamiento de Scioli podían ubicarlo como candidato oficial, pero ello no aseguraba su triunfo electoral. Scioli bajó el porcentaje de votos respecto de las PASO. ¿Lo abandonaron kirchneristas defraudados por ciertos gestos de equidistancia –como el gabinete que presentó- o independientes frente a la continuidad de su prokirchnerismo? El problema siempre fue el mismo: el lugar de Scioli. Su posición gelatinosa y su palabra siempre evasiva con un discurso obediente de Cristina, pero dando mensajes de diferencia. Discurso esquizofrénico que probablemente no retuvo a todo el kirchnerismo y seguramente no conquistó independientes. La sensación de fracaso tiene un nombre: Cristina. Ayudó mucho a los resultados prohijando la candidatura de Aníbal Fernández y de Martín Sabbatella, luego de la defección de Florencio Randazzo, quien se había rebelado frente al maltrato presidencial. María Eugenia Vidal logro un triunfo histórico en la Provincia de Buenos Aires. Ese bastión peronista iba a convertirse en el reducto del kirchnerismo duro. Vidal es una dirigente que se le reconocen no pocas virtudes. Y Aníbal es el prototipo de funcionario que hace gala de su contracción al trabajo, pero también de  algunos vicios como la soberbia, la prepotencia y el sofisma discursivo. Fue un espada importante para el estilo político preferido por Cristina: la confrontación y la humillación del opositor. No hacía falta un votante muy sofisticado para advertir estas características, sin entrar a considerar aspectos más turbios. Para Aníbal parte de su derrota se explica por “fuego amigo”. En el peronismo/kirchnerismo ha comenzado un proceso de pase de facturas y de transformaciones.

Macri triunfó en Capital, Córdoba, Santa Fe y Mendoza y sus candidatos a intendentes destronaron a varios barones del cono urbano. ¿Fue exitosa la estrategia de campaña? Según los resultados, para muchos sí. No obstante, en vistas de los mismos resultados, también podría lanzarse la hipótesis de que podría haber ganado en primera vuelta, con el acuerdo adecuado. En todo caso, necesitará algo más que los votantes del 25 de octubre si quiere triunfar. Hasta ahora, Macri cosechó votos impensados incluso contra la estrategia diseñada por sus asesores de campaña. Pero algunos aciertos parecen propios: elegir bien a sus candidatos, como Vidal en la provincia y, en su oportunidad, Michetti para la vicepresidencia.  Los acuerdos que no se hicieron antes, seguramente se harán en este tramo. Pero algo queda claro, los votos son de los electores y más allá de qué acuerdos se hagan, en esta instancia, si la cuestión es cambio o continuidad, el eje será votar por el kirchnerismo y su herencia aguada o un rumbo distinto con cambio de figuras incluido.

Margarista Stolbizer fue víctima del voto estratégico/voto útil y Massa resistió muy bien y hasta aumentó lo logrado en las PASO. Scioli y Macri apuntarán a sus electores. Los primeros discursos de los candidatos, luego de los resultados, iniciaron la campaña. Scioli se recostó aún más en el regazo kirchnerista y tensó la supuesta oposición entre el Estado representado por el kirchnerismo y el mercado, encarnado por Macri. ¿Cuántos más votos conseguirá en ese espacio y con ese discurso? Macri parece haber vuelto al lugar de donde partió: el cambio. Dejó atrás aquel discurso apresurado luego de la elección de Capital. Massa dio guiños de que está más cerca de Macri que de Scioli. En su discurso la palabra “cambio” se repitió varias veces.

El  22 de noviembre habrá nuevas elecciones. Será el primer ballottage que se llevará a cabo en el país. En 2003, Menem no concurrió a la segunda vuelta y Néstor Kirchner fue ungido presidente. Esta vez, los dos candidatos concurrirán a la contienda. La clave de la elección son los votos de Massa, más del 21%. Los dirigentes del massismo –aunque no Massa- pueden estar más cerca de Scioli, pero sus votantes probablemente no. ¿Qué hará Massa? Podría hacer un acuerdo con Scioli o con Macri, pero ello no será concluyente para los comicios. Los votos son de los electores y un aire de cambio se ha expresado en las urnas. La masa flotante de votantes responderá al supuesto cambio de época –o no- más allá de los que digan los dirigentes.

No sólo se trata de ganar. Los acuerdos serán más importantes para la gobernabilidad de la futura gestión que para el triunfo en la próxima elección. En este sentido, quién más requiere un acuerdo es Macri. Scioli necesita captar el voto que le es esquivo por su cercanía con Cristina, pero si ganara la gobernabilidad no estaría amenazada. Fue el candidato que ganó en las PASO con el 38,4%, que triunfó en la primera vuelta con el 36,86% y si gana en la segunda, su legitimidad saldrá fortalecida por la ciudadanía. Cuenta además con el apoyo de gobernadores peronistas y la primera minoría de la Cámara Baja y la mayoría en el Senado. A esta altura, su triunfo en segunda vuelta sería una suerte de gesta y hasta el kirchnerismo lo vería con mejores ojos. Revertiría un cambio de expectativas. Para él sólo se trata de ganar. Pero para Macri no es suficiente. La teoría del “PRO puro” siempre tuvo patas cortas, más allá del espacio común construido con el radicalismo y la Coalición Cívica. Y más allá de que una masa flotante de votantes se decante naturalmente hacia él por hartazgo o sensación de fin de ciclo del kirchnerismo.

No se trata sólo de ganar, sino de asegurar las condiciones que le permitan gobernar. Si ganara Macri habría revertido sus resultados anteriores. Sería un presidente que obtuvo en las PASO  24%,  que perdió en primera vuelta con el 34,33% sostenido por una coalición conformada presumiblemente por un 30% de su espacio y un 4% de votantes útiles que, si gana en segunda vuelta, se incrementaría en más de un 16%. Habrá triunfado por un mix de coalición real y coalición negativa. Un presidente que revierte los resultados de la primera vuelta significa que tiene menos rechazos de quien sale segundo en esta instancia, pero no necesariamente tiene resuelto el tema legitimidad. Deberá construirla a lo largo de su gestión y para ello tendrá que tener la posibilidad de gobernar adecuadamente. Pero a nivel federal tendrá inexorablemente un gobierno dividido con un Senado opositor y con una Cámara Baja donde no es mayoría. Su fortaleza es la Ciudad de Buenos Aires y en el gobierno de la Provincia necesitará aliados. Un acuerdo con Massa, en esta instancia y frente a la segunda vuelta no parece absolutamente necesario. Si es que existe un cambio de época los votantes fluirán casi naturalmente.  Pero tarde o temprano deberá realizarse un acuerdo que podrá ser una coalición legislativa o una coalición de gobierno. El principal fantasma que revolotea sobre un presidente que ha revertido los resultados de la primera vuelta, ha obtenido una mayoría (artificial) en la segunda y que obviamente no cuenta con un respaldo equivalente en las instituciones de gobierno es creer en la (inexistente) solidez de su triunfo. La segunda vuelta determina ganadores, pero no presidentes con relativa capacidad de gobierno.

 

Enrique Edmundo Aguilar es Doctor en Ciencias Políticas. Ex Decano de la Facultad de Ciencias Sociales, Políticas y de la Comunicación de la UCA y Director, en esta misma casa de estudios, del Doctorado en Ciencias Políticas. Profesor titular de teoría política en UCA, UCEMA, Universidad Austral y FLACSO,  es profesor de ESEADE y miembro del consejo editorial y de referato de su revista RIIM. Es autor de libros sobre Ortega y Gasset y Tocqueville, y de artículos sobre actualidad política argentina.

 

 

Fiscal acusa a Kirchner de encubrir a Irán en caso AMIA

Por Belén Marty: Publicado el 15/1/15 en: http://es.panampost.com/belen-marty/2015/01/15/fiscal-acusa-a-kirchner-de-encubrir-a-iran-en-caso-de-la-amia/

 

El fiscal argentino Alberto Nisman, quien lleva la causa del atentado terrorista contra la Asociación Mutual Israelí Argentina (AMIA) ocurrido en 1994, denunció el martes 13 a la presidenta argentina, Cristina Kirchner, y al canciller Héctor Timerman, de “negociar un plan de impunidad y encubrir a los prófugos iraníes acusados de la voladura a la mutual judía”. Desde el Gobierno descartaron el pedido de indagatoria del fiscal.

En el documento acusatorio, de unas 300 páginas, Nisman acusa a la presidenta de realizar una “maniobra delictiva” y encausar el expediente con una pista falsa para lograr “fabricar la inocencia de Irán”, Estado acusado por la Justicia argentina de ser responsable del atentado.

El fiscal pidió la declaración indagatoria de la mandataria y embargar sus bienes por un total de AR$200 millones (US$14.800.000).

Será Agustín Lijo, el mismo funcionario judicial que investiga por cohecho al vicepresidente argentino, Amado Boudou, quien tome las riendas de la causa.

El 27 de enero de 2012, los cancilleres de Argentina e Irán firmaron en Addis Abeba, Etiopía, el polémico memorándum —luego avalado por el Congreso argentino— que creó la “Comisión de la Verdad” con el objeto de seguir investigando el caso e interrogar a los iraníes sospechosos.

Aparentemente, denuncia el fiscal Nisman, el Gobierno argentino habría entabladoconversaciones telefónicas con sus pares iraníes, previas al acuerdo oficial. De acuerdo con la investigación del fiscal, la primera mandataria argentina ordenó secretamente que uno de sus ministros, Julio De Vido, se reuniera con un intermediario argentino, Luis D’Elía, para que le transmitiera a Irán el interés del Gobierno argentino de intercambiar granos por petróleo barato.

“(…) Tengo un mensaje urgente del Gobierno argentino, para pasar allá urgente [en referencia a Irán], antes de mañana.Estoy en la casa de Gobierno ahora. No hay asunto más importante que este, créemelo”, le habría dicho el activista kirchnerista Luis D’Elía a Mohsen Rabbani, exagregado cultural de la embajada iraní, y uno de los principales sospechosos de la autoría del atentado.

Nisman describió el proceso en el documento que entregó a la Justicia: “La Presidencia de la Nación quería comunicarse con Teherán con suma urgencia, un día antes del encuentro de cancilleres y a través de los canales no oficiales. El mensaje no fue transmitido por el Palacio de San Martín a la cancillería iraní. No se comunicó Héctor Timerman con Mohammad Javad Zarif Khonsari [canciller de Irán], a pesar de que ambos se encontraban en Nueva York. No podía hacerse de esa manera. Sino que el mensaje salió del despacho presidencial de la Dra. Fernández, llegó a Luis D´Elía, a Jorge «Yussuf» Khalil, al Encargado de Negocios iraní en Buenos Aires, y de allí a Teherán. Secreto. Oculto. Completamente inaudito. Propio del plan criminal llevado adelante”.

Para Nisan, Kirchner fue quien creó lo que el fiscal denomina el “plan criminal de impunidad” porque habría impartido ordenes directas a sus allegados o “encabezando la necesaria campana discursiva para camuflar la perpetracino de delito”.

El Gobierno y la desmentida oficial

Jorge Capitanich, actual jefe del Gabinete, afirmó que el pedido de indagatoria proviene de una alianza entre la Justicia, “agentes desplazados” del servicio de Inteligencia y “actores con intereses internacionales contra Argentina”.

“La presidenta ha sido históricamente una férrea defensora del esclarecimiento de este doloroso hecho”, precisó el funcionario kirchnerista.

Por su parte, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, dijo que “ni en la cabeza del más malpensado podía estar la idea de que la presidenta tiene un pacto de impunidad para ocultar qué pasó en una cosa tan trágica como la AMIA”.

Nestor Kirchner, el fallecido expresidente y marido de Cristina Kirchner, fue quien designó al fiscal Nisman en su cargo, y quien asumió la responsabilidad del Estado por no haber prevenido el atentado y resuelto el caso en su momento.

AMIA, un atentado difícil de olvidar

Desde el sitio web de la mutual judía en Buenos Aires, guardan memoria por las victimas de aquel atentado terrorista, que dejo 85 muertos y más de 300 heridos.

“85 víctimas fatales. Más de 300 heridos. Un edificio con la historia judía de la Argentina destruido. Una herida abierta que hasta el día de hoy no cierra. El más horrendo acto antijudío después de la Segunda Guerra Mundial sucedió en la Argentina; en Pasteur 633. Era un 18 de Julio de 1994. 9:53 hs.”.

Joseph Humire, escritor del libro La Estratégica penetración en América Latina de Irán, y director del Centro para una Sociedad Segura y Libre explicó a PanAm Post que el atentado a la AMIA es un claro ejemplo de la infiltración iraní en la región.

“Irán guía todas sus acciones en un doble sentido. Cualquier cosa comercial que hace Irán, agricultura, transporte, medios, entre otros, siempre lo usan para ver cómo pueden insertar a sus agentes de Inteligencia, y lo han hecho históricamente en la región, y en algunos casos, a sus agentes de terrorismo, como Hezbollá y otros”, aseguró. Para Humire el atentado a la AMIA es la mayor evidencia de ello.

En coincidencia con el fiscal Nisman, el investigador ha asegurado en sus publicaciones que la debilidad energética de Argentina, especialmente en el campo petrolero, es un gran estímulo para su acercamiento diplomático y comercial con Irán. Y conversación con el PanAm Post añadió que Luis D’Elía es una persona clave en la relación entre ambos países, y viaja con frecuencia a Irán.

Humire advirtió que desde 2004 Irán se mantiene en una campaña sostenida de mejoramiento de imagen,  con la intención de ganar voluntades para su programa nuclear, y América Latina ha sido uno de sus principales destinos de penetración, especialmente los países de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA), de los que Argentina forma parte.

El fiscal Nisman presentará su denuncia en el Congreso nacional este lunes 19, convocado por la Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados.

 

Belén Marty es Lic. en Comunicación por la Universidad Austral. Actualmente cursa el Master en Economía y Ciencias Políticas en ESEADE. Conduce el programa radial “Los Violinistas del Titanic”, por Radio Palermo, 94,7 FM.