Valores, crisis económicas y Cambiemos

Por Roberto H. Cachanosky. Publicado el 28/9/16 en: http://www.lanacion.com.ar/1942038-valores-crisis-economicas-y-cambiemos

 

Enlos últimos 70 años la economía argentina ha sufrido infinidad de crisis económicas, la mayoría generadas en desbordes fiscales. Niveles de déficit fiscal que forzaban devaluaciones, tarifazos, impuestazos y medidas por el estilo.

Es más, la larga decadencia económica argentina no solo está plagada de agudos procesos inflacionarios, megainflacionarios e hiperinflacionarios y defaults de la deuda pública, sino que también tiene un largo listado de confiscaciones de activos privados.

Ya en el gobierno del Dr. Arturo Illia se pesificaron los depósitos del sector privado. Ocurrió en 1964. Los US$ 200 millones depositados en los bancos fueron devueltos en pesos. Esos US$ 200 millones eran equivalentes a unos US$ 1.600 millones actuales indexados por IPC EE.UU.

El listado de confiscaciones sigue con el ahorro forzoso de Alfonsín en 1988, el plan Bonex en diciembre de 1989, el corralito de 2001, el corralón y la pesificación asimétrica de 2002, la confiscación de nuestros ahorros en las AFJP en 2008, el cepo cambiario y tantos otros actos que violaron la propiedad privada en nombre de la solidaridad social.

El largo listado de confiscaciones de activos, saltos inflacionarios, incrementos de la carga tributaria, defaults y demás destrozos económicos tienen que ver, entre otras cosas, con el continuo aumento del gasto público que en la era K llegó a niveles récord.

Pero la pregunta es: ¿Por qué se ha desbocado tanto el gasto público en la Argentina a lo largo de décadas que llevó a incrementar la presión tributaria hasta niveles asfixiantes y a diferentes acciones de confiscaciones de activos privados?

El gasto público se disparó porque, si bien hay una demanda de populismo, pareciera ser que la democracia se ha transformado en una competencia populista para ver quién es el que ofrece la mayor cantidad de medidas populistas que no pueden cumplirse y que, inevitablemente, terminan en crisis económicas. Podríamos decir que las recurrentes crisis económicas son consecuencia de esa oferta y demanda de populismo.

Pero al mismo tiempo, la demanda de populismo y la oferta de populismo obedecen a los valores que hoy imperan en la sociedad. Si la mayoría de la población demanda vivir a costa del trabajo ajeno, el empresario pide protección para no competir, el Estado crea puestos públicos innecesarios a nivel nacional, provincial y municipal para lograr ese clientelismo político que acerca votos. En fin, una sociedad cuyas reglas de juego consisten en vivir del trabajo ajeno, violando los derechos de propiedad y pidiéndole al Estado que use el monopolio de la fuerza para quitarle el fruto del trabajo a los que trabajan para transferirlos a los que no quieren trabajar ni competir como empresarios, entonces, es inevitable concluir que si hay una gran demanda de populismo (saqueo de la riqueza ajena por parte del Estado), es porque los valores que hoy imperan en la Argentina son esos. No son los valores de la cultura del trabajo, de competir e innovar, de tener la dignidad de querer trabajar para progresar. En fin, esos valores que hicieron que la Argentina fuera un gran país a fines del siglo XIX y principios del siglo XX.

Si se acepta que nuestras crisis económicas se originan en comportamientos populistas, lamentablemente las declaraciones de Federico Pinedo diciendo que el gobierno de Macri tiene que hacer un gobierno de izquierda, enorgulleciéndose de que Cambiemos tiene mayor cantidad de planes sociales que el kirchnerismo, muestra que más que Cambiemos es “Profundicemos” la crisis de valores que están destruyendo la Argentina.

Si hoy el Gobierno tiene que aumentar la cantidad de planes sociales, ese dato nos indica que la economía hoy está peor. En todo caso sería para mostrar como un logro que el Gobierno no tuvo que incrementar la cantidad de planes sociales. Que no aumentó la cantidad de gente que vive de los recursos que el Estado le quita al contribuyente.

Argentina necesita desesperadamente un gran flujo de inversiones, para eso hay que, entre otras cosas, disminuir la presión impositiva, algo que el Gobierno no va a hacer en la medida que tenga más gasto público porque otorga más planes sociales. El resultado está a la vista: el sector público nacional solo redujo su planta de personal en 10.900 empleados, mientras que el sector privado perdió 115.000 puestos de trabajo entre diciembre 2015 y junio de este año. El sector que genera riqueza para sostener al sector público sufre un brutal ajuste en nombre de las políticas sociales de izquierda que pregona Pinedo.

Nadie pide que el gobierno de Macri solucione la pesada herencia que recibió del kirchnerismo en solo 8 meses. Ni siquiera va a poder resolverla en 4 años. Es más, 70 años de desaforado populismo y políticas de vivir del trabajo ajeno no se hace desaparecer en unos pocos años de gobierno sensatos.

Lo preocupante de todo esto es que si Pinedo representa la voz de Cambiemos, su discurso está profundizando la cultura de no trabajar y no competir y tener un estado saqueador y confiscador. Porque para otorgar más “planes sociales” hay que saquear al sector privado con más impuestos.

Esperemos que realmente sea Cambiemos y no terminemos en un “Profundicemos el populismo” que destruyó a la Argentina, cayendo en una nueva desilusión.

Gobernar también es transmitir un discurso de decencia, cultura del trabajo, esfuerzo personal, competir, desarrollar la capacidad de innovación y crear riqueza. Lo otro es solo buscar los votos necesarios para mantenerse en el poder.

 

Roberto Cachanosky es Licenciado en Economía, (UCA) y ha sido director del Departamento de Política Económica de ESEADE y profesor de Economía Aplicada en el máster de Economía y Administración de ESEADE

Cuando gobierna la incoherencia

Por Alejandro A. Tagliavini. Publicado el 7/10/15 en: http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/cuando-gobierna-la-incoherencia/16397572

 

La prohibición de armas ultilizando más armas no es la solución a las matanzas. Deberíamos empezar por cambiar lo que se enseña en la escuela.

Una encuesta liderada por Gallup sobre “estructura social” revela que el ascenso social, para el 24 % de los argentinos, se logra por fraude o corrupción; para el 21 %, por herencia familiar; a través de la educación, según el 16 %; y del esfuerzo personal, el 13 %. Tienen razón, describen la realidad. Es que cuanto más “poder” tiene el Estado para “servir a la sociedad”, más discrecionalidad asumen los burócratas que así resultan más susceptibles de ser corrompidos.

Y, en Argentina, el “poder” estatal es tan grande que el “amiguismo” con los funcionarios es el mejor método de ascensión, como muestra la vida fastuosa de los políticos. La opinión pública da lugar a estas incoherencias. Por caso, cinco de cada diez personas creen que el Estado debe cobrar impuestos “a los de mayores ingresos” para derivarlo a los pobres. El problema es que no existen los impuestos “que pagan los de mayores ingresos” porque necesariamente se derivan hacia abajo aumentando precios, bajando salarios, etc.

Pero hablando de incoherencias, lo ocurrido en Roseburg (Oregón), donde murieron diez personas en el último tiroteo masivo en EE. UU., ha vuelto a calentar la discusión sobre el control estatal de armas. A ver. Los portadores y hasta los fabricantes de armas merecen una condena moral, porque solo sirven para destruir. Pero que el gobierno las “controle” implica más poder discrecional a los burócratas que usarán a la policía, o sea, ¡más armas para controlar armas!

Desde el 2000 en EE. UU. ocurrieron 15 sucesos violentos en centros educativos. Un promedio de uno por año, con unas 14 lamentables muertes. Pero 385 personas murieron este 2015 en manos de la policía, según ‘The Washington Post’ con datos conservadores del FBI, ya que muchos tiroteos no se informan. Con esta tendencia, unas 1.000 personas habrán muerto por las balas policiales en todo el año, ¡no 14, sino 1.000! Y hay que sumar los que murieron durante las torturas o golpizas. Entre otros motivos, porque “el gobierno otorga a la policía armas muy avanzadas”.
No sé cuál es la solución para las matanzas, pero la prohibición de armas utilizando más armas es incoherente. Deberíamos empezar por cambiar lo que se enseña en la escuela: que no existen la violencia justa ni sus héroes. No existen los “padres de la patria”, cuando países como Canadá consiguieron la independencia sin matanzas. Ni existió guerra que –coherentemente como es la realidad– no haya empeorado las cosas: la Segunda Guerra Mundial, por caso, mató a 60 millones, destruyó muchísimo, aumentó impuestos, cercenó libertades personales y fortaleció una tiranía peor, la estalinista.

Ni qué hablar de las guerras recientes como la invasión a Irak, que hoy se paga con la existencia del ISIS. No existe la “violencia justa” y “errores” como el bombardeo a un hospital de Médicos sin Fronteras, en Kunduz, Afganistán, en el que murieron 22 inocentes, responde solo a una moral maquiavélica, porque la muerte de un solo inocente es moralmente inadmisible, es homicidio simple.

Los asesinos estudiantiles se suicidaron, evidenciando que tenían problemas psiquiátricos y de adaptación en una sociedad cuyo desarrollo natural y armónico está demasiado interferido por leyes coactivas estatales, como el salario mínimo que impide que se ocupen los que ganarían menos y, en el ámbito de la salud, que complican el acceso natural y rápido de los enfermos.

 

Alejandro A. Tagliavini es ingeniero graduado de la Universidad de Buenos Aires. Es Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California y fue miembro del Departamento de Política Económica de ESEADE.