Populismo y ¡champán!

Por Alejandro A. Tagliavini. Publicado 25/11/15 en: http://hoybolivia.com/Blog.php?IdBlog=41381&tit=populismo_y_%A1champan

 

La elección de Macri para la presidencia es buena noticia para el desarrollo de Argentina, pero difícilmente -visto su historia como Alcalde de Buenos Aires y sus propuestas- produzca cambios importantes y, por cierto, no terminará con el populismo. Eso sí, el día de su triunfo, hubo fiesta y cuentan que sus colaboradores brindaron con vino espumante.

Los cambios propuestos hasta ahora-como la reorganización de los ministerios- son solo cosmética. Macri,cree que se trata de “gestionar bien” al Estado sin comprender que la esencia del gobierno actual es falsa desde que su autoridad se basa en el monopolio de la violencia -policial y militar- que desordena desde que contraría el orden natural, dice la metafísica aristotélico tomista.

“Vamos a derrotar al narcotráfico” dijo y me pregunto cómo superará a las fuerzas armadas de EE.UU. que no lo han logrado. Pero su frase más demagógica –sin argumentación racional- es la de que “vamos por un país con pobreza cero”. Debería saber que la miseria tiene su raíz en un Estado que cobra impuestos de manera coactiva –por tanto, desordena- ya que son derivados hacia abajo básicamente vía precios y baja de salarios.

Según Martín Simonetta en 2013, el gasto público representó 35,41% del PIB. Más de uno de cada tres pesos que producen los argentinos se destinan a pagar al Estado. Y en ningún momento el presidente electo habló de una drástica reducción de la presión impositiva, es más, en Buenos Aires la aumentó.

Lo más sintomático es que “decretará la emergencia en seguridad” aumentando el gasto en policía, en represión, dejando claro que no entiende el fallo esencial del Estado que mencionamos. El delitoes inducido por la marginalidad. Japón, por caso, con menos desocupación y miseria, tiene una tasa de 0,3 homicidios anuales por cada cien mil habitantes contra 5,5 de Argentina. Lo que debería hacer es derogar las leyes coactivas que desordenan y provocan marginalidad, como el salario mínimo que impide que trabajen quienes ganarían menos. Pero Macri ni lo pensó.

Esto me recuerda que, según la OCDE, uno de cada cuatro (25,8%) jóvenes de entre 19 y 25 años ni estudia ni trabaja en España, en Turquía el 31,6%, Grecia (28,3%) e Italia (27,6%). Qué se supone que hagan estos jóvenes.Algunos se alistan en el ISIS que les da una razón fanática para existir y que paga buenos sueldos. En España, por caso, casi la mitad de las personas detenidas sospechadas de actividades terroristas son nacidas allí.

A qué bombardea entonces Occidente las posiciones del ISIS en Siria, matando a civiles, si los terroristas están dentro. EE.UU. gasta 10 millones de dólares cada día en esta guerra. Cuantas personas podrían comer con ese dinero. Dicen algunos que es solo un reparto de poder entre Moscú y Washington, en cualquier caso, sí es cierto que hay muchos negocios de poder y dinero. Populismo… y ¡champán! para los fabricantes de armas.

Entretanto, el Papa sigue desafiando los peligros que ven los gobiernos y lleva “un mensaje de paz y esperanza” a Kenya y Uganda que son blanco privilegiado de los somalíes de Al-Shabaab aliados de Al-Qaeda, y a República Centro Africana. Calculan que unos 1,4 millones de personas asistirán a la misa de Nairobi mientras que, durante el último viaje de Obama a África, se solicitaba a las personas que, por seguridad, no salieran a las calles.

 

Alejandro A. Tagliavini es ingeniero graduado de la Universidad de Buenos Aires. Es Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California y fue miembro del Departamento de Política Económica de ESEADE.

El ejemplo predicado

Por Gabriela Pousa. Publicado el 6/4/14 en: http://www.perspectivaspoliticas.info/el-ejemplo-predicado/

 

Dar el ejemplo no es la principal forma de influir en los demás, es la única” Albert Einstein

En la Argentina seguimos padeciendo consecuencias, no de una “pesada herencia” recibida sino de la ignominia kirchnerista. El gobierno está cosechando su siembra aunque, lamentablemente, es el pueblo quién debe convivir con ella.

En ese contexto hay escenas verdaderamente fellinezcas, a saber: una Presidente que habla de lo mala que es la venganza y del odio que no conduce a nada, tras diez años de practicar un revanchismo ridículo y de dividir a los argentinos.

Un gobernador bonaerense que lanza la “emergencia en seguridad”, figura retórica que ni siquiera tiene correlato en lo legal. ¿Qué es la “emergencia en seguridad”? Nadie tiene la respuesta simplemente porque es apenas una construcción gramatical.

Además, aduce que esta medida es consecuencia de una “ola delictiva” como si la violencia que experimentamos fuera una novedad concentrada la semana pasada. Más que ola, el delito es un mar y el agua nos ha tapado.

Encima es el mismo gobernador que dijo tomar las riendas del tema cuando el secuestro y posterior crimen de Candela sacudió a la población. O mintió o las riendas se le soltaron demasiado rápido, ni siquiera ese asesinato tuvo resolución.

La desvergüenza de los actuales dirigentes los hace hablar de los problemas como si fueran espectadores ajenos a ellos, y como si fuera ayer que asumieron. Han pasado 11 años de gobierno. ¿A qué se dedicaron todos esos años? La palabra “prevención” no está en su vocabulario.

Este hecho y otros varios solapados corrieron la grieta que divide a los argentinos hacia adentro, es decir, a la mismísima Casa de Gobierno. Las internas se agudizan, existían antes pero no trascendían. Hoy saltan a la vista. A las declaraciones de un ministro le sigue la desmentida de otro, y el desconcierto es protagonista. Para poder presentir quién tiene razón, hay que averiguar cual de los dos está más cerca de Cristina.

Ahora bien, que un ciudadano común tenga que estar previendo este tipo de cosas no admite adjetivación. Es lisa y llanamente, una locura. No pasa en ningún país medianamente serio. Estamos confundiendo lo común con lo normal a fuerza de habernos acostumbrado a lo irreal.

Mientras tanto, el gobierno sigue preocupado por Sergio Massa. Para todo lo demás tiene estrategia planeada: la distracción. Un escándalo tapa a otro, confían y sólo buscan secar las noticias. Que la portada de hoy caduque mañana. Puede parecer un imposible pero, durante una década, lo han hecho con eficacia.

Es verdad que la caja ya no da para grandes puestas en escenas, ni siquiera para una cadena nacional que anuncie algo más que una inversión de 8 millones de pesos para una clínica que trata adicciones, pero en la fantasía de la mandataria, el show tiene validez aunque el cotillón escasee y no haya para comer.

Una sola realidad parece haber penetrado en la conciencia presidencial: la eternidad pregonada es ya una quimera. No ganarán otra elección y buscan denodadamente, un 25% de votos para situarse a la cabeza de la oposición. Esos son los asuntos que desvelan a la Presidente, no la inseguridad, no la inflación.

Estas son cuestiones nimias que delega en manos de Sergio Berni y Axel Kicillof, ese marxista revolucionario que deberá marchar pronto al Fondo Monetario.

Mientras, Cecilia Rodríguez es un fantasma que cobra un sueldo abultado como ministro de la Nación, y a quién hemos de pagar jubilación de privilegio tras retirarse de su cargo. Es así porque nadie marcha a su ministerio, el reclamo nace y muere en alguna plaza de municipio como si fuese verdad que la seguridad es asunto de las provincias y no del gobierno nacional.

Lo cierto es que el kirchnerismo está abocado a intereses ajenos a la gente. Busca contener al Justicialismo, frenar a Massa y ponerle piedras a Scioli. Y por sobre todo busca impunidad. Para eso sí hay gestión suficiente. El Poder Judicial es un apéndice del Ejecutivo pero siempre está el peligro de una independencia que los deje sin oxígeno.

Así como hasta hace un tiempo, nadie podía ver la fotografía de Cristina entregando la banda y el cetro, hoy es ingenuo verla pronto tras las rejas. Hay que separar la aspiración personal de la realidad. En el largo plazo otro podrá ser el escenario, pero eso depende más de la gente que de todo lo demás.

La sociedad es soberana pero no gobierna sino a través de sus representantes. Que haya cambiado representatividad por delegación, priorizando la comodidad es otro cantar. En ese sentido, la ciudadanía también está cosechando lo suyo. Se le ha dejado hacer demasiado al kirchnerismo y se le perdonado aún más.

Es difícil salir de ese laberinto, por eso se está confundiendo representación con propia administración. “Si el gobierno no actúa, actúo yo”, es el rezo del argentino políticamente huérfano. Un devenir que por equivocado no deja de ser natural.

Por lo dicho, condenar los mal llamados “linchamientos” es una hipocresía sin igual si no se contempla el ámbito donde se dan. Fue impresionante como en una semana, se cuidó más al vándalo que a la víctima pero no fue novedad. Viene siendo así desde el vamos, desde – por ejemplo -, el día que Néstor Kirchner y varios gobernadores encabezaron un acto en Gualeguaychú, en marzo de 2006, bendiciendo a la Asamblea Ciudadana que cortaba puentes y situándola como paladín de una “causa nacional”

Esta “legitimación” de la violación de la ley y de la Constitución Nacional no fue gratuita, aunque parezca un hecho aislado y del pasado, esto que acontece hoy halla también allí su correlato.

En ese sentido, así como se habla de suicidios inducidos, habría que hablar también de inducción o incitación al “linchamiento” porque el responsable primero no es sino el gobierno.

La violencia engendra violencia. Y violencia es ver a Cristóbal Colón tirado, al Indec dibujado, a la ESMA convertida en un centro para hacer asados, a un Guillermo Moreno en Italia premiado, al ANSES convertido en caja para negocios privados, etc., etc., etc…

Así pues, no se trata de gente que perdió la razón sino del ejemplo que se ha predicado.

 

Gabriela Pousa es Licenciada en Comunicación Social y Periodismo por la Universidad del Salvador (Buenos Aires) y Máster en Economía y Ciencias Politicas por ESEADE. Es investigadora asociada a la Fundación Atlas, miembro del Centro Alexis de Tocqueville y del Foro Latinoamericano de Intelectuales.