Crisis de deuda: volviendo a la realidad

Por Nicolás Cachanosky. Publicado el 21/5/20 en: https://www.infobae.com/opinion/2020/05/21/crisis-de-deuda-volviendo-a-la-realidad/

 

El ministro de Economía Martín Guzmán (REUTERS/Agustin Marcarian)

El ministro de Economía Martín Guzmán (REUTERS/Agustin Marcarian)

Una vez más Argentina se enfrenta a un potencial default de la deuda soberana. Joseph E. Stiglitz, Edmund S. Phelps y Carmen M. Reinhart hicieron un pedido público de “buena fe” a los acreedores internacionales. Su pedido fue acompañado por un grupo de reconocidos economistas a nivel internacional. El acto de buena fe consiste, por supuesto, en aceptar la oferta de Martín Guzmán. A diferencia de quienes piden “buena fe”, los tenedores de bonos no han perdido contacto con la realidad y son conscientes del tipo de deudor que tienen enfrente.

Es importante recordar que la crisis de deuda no se debe a la pandemia del Covid-19. El actual gobierno presentó al ministro Guzmán como un experto en deuda soberana con el objetivo principal de reestructurar la deuda Argentina. Modestia aparte, nos decían que Guzmán iba a dar una lección al mundo sobre cómo llevar adelante una reestructuración de deuda soberana. Es cierto que la actual pandemia ha complicado el escenario, lo que no es cierto es que la crisis de deuda se debe al coronavirus. Es importante ser realista con la situación de la economía del país para llegar a un buen acuerdo con los acreedores y dar una solución definitiva a los crónicos problemas de deuda que enfrenta el país.

Ser realista con la deuda argentina comienza por reconocer el origen de los bonos. La deuda argentina no algo que haya caído del cielo o fruto de la mala suerte. El origen de la deuda se encuentra en un Estado insostenible. Un Estado insostenible se traduce en abultados déficits. Los abultados déficits se traducen en inflación, problemas de deuda, y crisis cambiarias dependiendo cómo se decida financiar al Tesoro. Resumen de la macroeconomía del país desde el primer gobierno de Perón a la fecha. Es curioso que quienes piden “buena fe” a los acreedores no presten atención a los problemas del deudor.

Ser realista con la deuda argentina también es no olvidar las actitudes que históricamente Argentina ha tenido con sus acreedores. Según datos de This Time is Different (2011) de Carmen Reinhart y Kenneth Rogoff, desde la Segunda Guerra Mundial a la fecha argentina ha pasado 36 años (cerca del 40% del tiempo) en default o restructurando deuda. En resumen, Argentina es un incumplidor serial de contratos. Debemos también tener memoria de los 12 años de kirchnerismo en el gobierno. Esta misma administración, a la que ahora debemos prestarle un acto de “buena fe”, ha falsificado datos de inflación y de pobreza, ha expropiado empresas sin Ley del Congreso, ha maltratado a los acreedores y al mismo Juez Griesa, y ha apropiado también de los fondos privados en las AFJPs. Más convincente sería ver los pedidos de “buena fe” transformarse en hechos concretos. ¿Cuántos de quienes firmaron la carta están dispuestos a vender sus fondos de retiro y pensión e invertirlos en deuda argentina?

Siendo realistas no sorprende el rechazo de la oferta de Guzmán, ni el poco impacto que la carta de “buena fe” ha tenido en los acreedores. Argentina, un país con un Estado infinanciable, pide a los acreedores que tengan fe que un próximo gobierno va a honrar la deuda a la par que el gasto público se trata como intocable. No sólo se les pide a los acreedores un acto de fe: también se espera que se hagan cargo del 100 del costo de la reestructuración de la deuda. Los acreedores, vale recordar, no son sólo millonarias empresas. Los acreedores son también jubilados en el resto del mundo cuyo futuro financiero depende de sus ahorros. Estos jubilados no tienen ni el tiempo que les queda en sus vidas ni la riqueza para recuperar el costo de un default argentino.

Por último, ser realistas respecto al problema de la deuda argentina es también responsabilidad de la oposición, a la que no se escucha proponer ni debatir reformas económicas e institucionales de fondo que corrijan de una buena vez el déficit estructural del gobierno. En lugar de pedir buena fe a los acreedores, más útil sería pedir reformas estructurales a Argentina que, a fin de cuentas, es quien está en falta. Que la actual crisis no sea otra oportunidad perdida.

Nicolás Cachanosky es Doctor en Economía, (Suffolk University), Lic. en Economía, (UCA), Master en Economía y Ciencias Políticas, (ESEADE). Fué profesor de Finanzas Públicas en UCA y es Assistant Professor of Economics en Metropolitan State University of Denver. Es profesor de UCEMA. Publica en @n_cachanosky

 

 

 

 

El florecimiento de los emprendedores

Por Carlos Newland:

 

Edmund S. Phelps, Premio Nobel de Economía (2006), ha tenido una relación especial con nuestro país. Para comenzar su esposa es Argentina. Ha sido designado miembro de la Academia de Ciencias Morales y Políticas  y en 2008 la Universidad de Buenos Aires creó en su honor la Cátedra Phelps con el objetivo  de fomentar la investigación y promoción del conocimiento de la economía dinámica y de la inclusión social. Bajo el  impulso de congresos organizados por  esa entidad Phelps ha ofrecido varias conferencias en Buenos Aires sobre temáticas macroeconómicas, también participando en la entrega de premios a la innovación a empresas locales.

Nos ha parecido importante llamar la atención sobre su libro reciente, Mass Flourishing (2013), volumen que merecería estar en la biblioteca (o tablet) de toda persona interesada en el desarrollo económico. En la obra Phelps define que toda sociedad dinámica y exitosa se sustenta en la existencia de habilidades de crear, desarrollar, testear y publicitar nuevas ideas, que se convierten luego en emprendimientos. Estas habilidades sólo se desarrollan en un ambiente apropiado de libertad y reconocimiento, que aliente y facilite a los innovadores el concretar sus proyectos. No son los científicos y tecnólogos, dice Phelps, los que desarrollan las economías, sino individuos con vitalidad, creatividad y talento. Phelps opina que gran parte de los avances de la Revolución Industrial británica no surgieron ni de las universidades, ni de los científicos, sino de innovadores/empresarios atentos a las demandas sociales.  Dos de los más grandes inventores de la industria textil, Arkwright y Hargreave, eran un fabricante de pelucas y un carpintero. Stephenson, padre de los ferrocarriles, un maquinista con escasa educación formal. En nuestra época puede mencionarse a Steve Jobs y Bill Gates, que no completaron sus estudios universitarios. La invención, por lo tanto, no es exógena a una sociedad, sino que nace inmersa en los valores y actitudes internas.

En su concepción Phelps reconoce el influjo de otro premio Nobel, F.  Hayek, quien  indicaba que en el mercado existen niveles de conocimiento personal que tiene los diversos actores, sobre precios, costos, procesos, demandas y necesidades. Estos conocimientos dispersos, que no posee ni puede poseer un burócrata, se canalizan  hacia  la  producción de bienes y satisfacción de demandas heterogéneas. Phelps es un poco escéptico sobre el futuro de nuestras sociedades, ya que nota de que en lugar de avanzar la valoración del empresario en acción en mercados libres, cada vez es más popular la defensa de injerencia del Estado. Por ello buena parte de Mass Flourishing está destinado a atacar las ideas socialistas de intervención en la economía.  En muchos aspectos Phelps nos hace recordar el pensamiento de Juan Bautista Alberdi, para quien era muy difícil el desarrollo sin los hábitos y actitudes presentes en otras sociedades más productivas, y sin que el empresario tenga reconocimiento social, reconocimiento que en su época consideraba monopolizado por militares y políticos. A los empresarios, diría Alberdi, nunca les construyen estatuas.

 

Carlos Newland es Dr. Litt. en Historia. Profesor y Ex Rector de ESEADE.