¿Ante el abismo cambiario, el suicidio?

Por Enrique Blasco Garma. Publicado el 7/5/13 en http://www.ambito.com/diario/noticia.asp?id=687062

 La depreciación del peso, medida por el dólar «blue» o marginal, despierta temores a alteraciones de parámetros, con consecuencias imprevisibles, e incentiva propuestas de urgentes acomodamientos. Reclamos de ajustes inmediatos, para corregir la inflación y el abusado «atraso cambiario». Todo lo cual genera gran inquietud. En estas circunstancias, los gobiernos que se apresuraron y dispusieron medidas no bien evaluadas fueron siempre suicidas. En poco tiempo, el salto devaluatorio precipitó desplomes de la demanda global, del poder adquisitivo del salario, quebrantos empresarios, del sistema financiero, conflictos sociales que recortaron la aceptación y sustentabilidad de los gobiernos. Un hito dramático fue el Rodrigazo de 1975, que devaluó el peso y elevó las tarifas de servicios públicos dramáticamente, fulminando los activos financieros y patrimonios de los ahorristas, empresas y diezmó la clase media y llevó la miseria a estratos desconocidos. Enseguida, el desorden y conflictos resultantes también alumbraron la caída del Gobierno y el golpe del último Gobierno militar.

No sólo gobiernos democráticos sufrieron las consecuencias de devaluaciones apresuradas. El proceso militar, al final de la gestión Videla-Martínez de Hoz, alteró la «tablita» cambiaria, con un ajuste de «apenas» un 10%. Ese quebrantamiento de expectativas alimentó perspectivas de nuevas «correcciones», que se materializaron en pocos meses, con sendas devaluaciones del 30% cada una, para «reacelerar» la economía y «corregir el atraso cambiario». Si bien el ministro y su jefe duraron poco, los argentinos volvieron a experimentar los rigores de «correcciones» para alentar la economía, que no hicieron más que contraer los ingresos y engrosar desazones y descontentos.

Ya en democracia, la devaluación del 6 de febrero de 1989 no sólo tumbó al gabinete si no que aseguró la pérdida del Gobierno en las próximas elecciones. En consecuencia, el desprestigio del Gobierno de Alfonsín fue tan grave que precipitó un traspaso anticipado, aun antes del término del mandato constitucional, a Menem, triunfador en los comicios. Repasando la historia argentina, no existe ninguna circunstancia en que un Gobierno produzca una devaluación brusca, a mitad de su mandato, y lo concluya.

En los análisis y recomendaciones de propulsores de medidas correctoras se advierten algunas fallas gruesas. La cotización del «blue» es un valor de salida, y al mismo tiempo de entrada, el precio del billete para sacar, unas personas, y entrar otras, capitales al país, en las actuales circunstancias. Cada comprador encuentra un vendedor, ambos dispuestos a efectuar la transacción contraria, unos compran la misma y exacta cantidad que otros venden. El valor del billete no incide en los niveles generales de precios, que vienen anclados, fundamentalmente, por el tipo de cambio único oficial. Los salarios, precios y tarifas se pactan con una expectativa cambiaria y de evolución de la demanda y condiciones productivas y normativas. No es verdad que la suba del «blue» eleve los niveles generales de precios. La competencia de oferentes y demandantes comprime los precios del mercado en una franja acotada por costos de importación e ingresos de exportación, salarios, impuesto, regulaciones y otros costos. El «blue» no tiene injerencia, aunque algunos pretendan utilizarlo como excusa.

Si queremos realmente atenuar la inflación, nunca se puede proponer devaluar la moneda. Devaluar es siempre elevar precios internos. No obstante, muchas propuestas para combatir la inflación comienzan recomendando devaluar.

El actual abismo cambiario guarda similitud con el abismo fiscal y las discusiones de la deuda pública en EE.UU. Frente al abismo, los funcionarios y legisladores responsables lo evitaron. En nuestro medio, advierto una pulsión suicida, similar a la de los experimentos de Henri Laborit, biólogo francés nacido en Hanoi. De sus experimentos con cobayos, Laborit saca las siguientes conclusiones, que extrapola al psiquismo humano:

1°) Ante una situación displacentera, un cobayo huirá o intentará controlarla. 2º) Si el cobayo no puede ni huir ni dominar la situación distresante, sufrirá afecciones psicosomáticas y le bajarán las defensas del sistema inmunitario hasta que probablemente muera como consecuencia de un «suicidio» instigado. Esas condiciones incentivan el salto «hacia adelante», el hacer algo aunque finalmente provoque su propia destrucción.

Enrique Blasco Garma es Ph.D (cand) y MA in Economics University of Chicago. Licenciado en Economia, Universidad de Buenos Aires. Es Economista del Centro de Investigaciones Institucionales y de Mercado de Argentina CIIMA/ESEADE. Profesor visitante a cargo del curso Sist. y Org. Financieros Internacionales, en la Maestria de Economia y C. Politicas, ESEADE.

 

Más que nunca: es la economía, estúpido

Por Roberto Cachanosky. Publicado el 10/6/12 en http://www.economiaparatodos.com.ar/ver_nota.php?nota=3573

La combinación de recesión con inflación se está haciendo realidad. Por eso, ahora más que nunca se impone la frase de Clinton: es la economía, estúpido.

En mayo, la producción de autos cayó el 24% con relación a mayo del año pasado, en tanto que las exportaciones de automóviles disminuyeron el 45,7%. En los primeros 5 meses del año la producción disminuyó el 20,5% y las exportaciones el 26,5%. La industria automotriz, la nave insignia que venía empujando el aumento de la producción industrial ya no empuja, principalmente porque Brasil viene desacelerando su economía.
La venta de maquinaría agrícola cayó a la mitad en los primeros 5 meses del año. La demanda laboral de abril de este año, en Capital Federal y el Gran Buenos Aires, volvió a caer y está un 2,3% por debajo de abril del 2002, el peor mes del peor momento de la crisis del 2002. Mientras tanto, la construcción se desploma y la actividad inmobiliaria agoniza.
Podría seguir con más datos para mostrar que la economía argentina se está frenando de golpe, pero, para no aburrir al lector dejo el tema aquí y, finalmente, le recuerdo que Renault suspendió 2000 trabajadores por falta de demanda.
La combinación de recesión con inflación se está haciendo realidad, a pesar de las acusaciones de agorero que recibí durante mucho tiempo y la agresión de los ciberk que siempre me decían que pronostico la crisis y nunca llega. Hoy el descontento de la gente se palpa en la calle. Por eso, ahora más que nunca, cae como anillo al dedo aquella frase de Bill Clinton en la campaña electoral de 1992 en EE.UU: es la economía, estúpido.
Si bien el gobierno, siguiendo su estrategia de acomodar el discurso a su conveniencia, pasó a decir que el modelo estaba blindado de la crisis internacional a sostener que el mundo se nos cae encima para no hacerse responsable de los líos que hizo, la realidad es que el problema económico que tenemos por delante es más por torpezas del gobierno que por la crisis internacional.
Sin duda que Brasil impacta en la economía argentina, el problema es que sin el viento de cola que tuvieron durante varios años, las inconsistencias del modelo quedan a la vista. Es más, no solo quedan a la vista, sino que, encima, las medidas adicionales que va tomando el grupo de inexpertos, que cada día ven qué pueden inventar para zafar del lío que hicieron el día anterior, aceleran la desconfianza y profundizan la crisis. Solo en mayo el sistema financiero perdió U$S 1.543 millones de depósitos en dólares, y el dólar marginal se disparó por encima de los $ 6. La desconfianza de la gente en el futuro económico es manifiesta. Cuando un operario ve que cuando en la empresa no reponen al personal que se va, cuando ve que le recortan las horas extras, los turnos, etc., entra en pánico y comienza tener temor a perder su trabajo. ¿Qué hace en ese caso? Restringe el consumo y trata de no usar la tarjeta de crédito para comprar en 12 cuotas el televisor porque no sabe si va a poder pagarlo. Encima ve como el billete de 100 pesos ya es cambio chico, porque sirve para comprar muy pocas cosas.
El gran interrogante es: ¿qué hará el gobierno ante el lío económico que tiene por delante? Hasta ahora, cada vez que tuvo un problema económico, redobló la apuesta, confiscando y regulando más la economía. Y eso lo sigue haciendo. El diputado Depetri estaría por presentar un proyecto de ley para pesificar la economía, que es lo mismo que pretender derogar la ley de gravedad por ley. Lo que quiere hacer el diputado kirchnerista es establecer que si Ud. se tira del piso 11 va a flotar. Claro que no va a ser él que se tire primero para demostrar que su ley funciona, en todo caso tirará a la sociedad desde el piso 11 para ver si la gente flota.
Lo del kirchnerismo es permanente relato inventado y puro golpe de efecto. Cristina Fernández cree que la gente va a vender sus dólares para pasarse a pesos porque ella anuncie por cadena que va a pesificar sus ahorros en dólares y colocarse a tasa de interés. Por cierto, sería bueno que, también por cadena, muestre el papelito en el cual concretó la operación de vender sus 3 millones de dólares al tipo de cambio oficial y colocó los pesos a una tasa de, digamos, el 10% anual. Pero volviendo al anuncio, la gente no va a rifar sus ahorros pasándose a pesos para que la inflación se los devore. Cada medida que toman y cada discurso que dan terminan espantando más a la población.
¿Cambiará CFK de política económica? En general, los gobiernos que aplican políticas económicas populistas no suelen cambiar de política económica, lo máximo que puede llegar a hacer es anunciar algunas medidas de austeridad que no sirven para nada porque no constituye un plan económico consistente de largo plazo. Doy dos ejemplos: cuando en el segundo gobierno de Perón se acabaron las reservas del BCRA, tuvo que recurrir al famoso: de casa al trabajo y del trabajo a casa, para no decir que venía el ajuste. Pero no había nada concreto de fondo en su propuesta y, además no era creíble. Otro caso, el de Alfonsín anunciado que se iba a privatizar todo lo que fuera necesario y a bajar el gasto público. El hombre hizo el anuncio pero luego no llegó a nada.
El caso de Cristina Fernández es más complicado porque ella sabe que, en estos 9 años, ella y su marido construyeron su poder político en base a las políticas económicas populistas. Girar 180 grados implicaría perder el poder disciplinador de la billetera. Aunque, en rigor, ese poder lo va a perder porque el Estado nacional no tiene ni para financiar sus propios agujeros fiscales. Si pierde la billetera, como está ocurriendo, no solo perderá el apoyo de los gobernadores e intendentes, que no recibirán un peso a cambio de subordinarse a sus caprichos, sino que, encima, tampoco podrá frenar el descontento social. Porque, para decirlo directamente, acá el ajuste que se viene es de una dureza inusitada por la magnitud de la distorsión de precios relativos y por el disparatado nivel de gasto público que ya es infinanciable.
Pero hagamos un ejercicio de ciencia ficción y supongamos que CFK decide despedir a Moreno y a la legión de incompetentes que la rodea. ¿Quién estaría dispuesto a asumir el cargo sabiendo que ni bien recupere un poco la economía, la presidente puede volver a las andadas? Sería como buscar a un kamikaze que quisiera asumir el rol de otro Celestino Rodrigo que tuvo que destapar la olla que había dejado hirviendo Gelbard con su inflación cero.
Algunos consideran que esto se resuelve con un mínimo de racionalidad. Por supuesto que un mínimo de racionalidad institucional y económica sería mejor que lo que tenemos, pero lamentablemente ya no alcanza. Es tarde. Ahora solo queda ver cómo evoluciona la crisis económica, si el descontento social tiende a desbordarse y cómo reaccionará el gobierno ante este escenario inédito para ellos que es mandonear sin plata.
Es casi matemático. Mientras hay plata y fiesta de consumo la gente mira para otro lado en los temas institucionales, de corrupción y atropellos a los derechos individuales. Cuando no hay plata, desaparecen los distraídos y todos esos temas ya no se toleran. Bien, ahora no hay plata y la fiesta de consumo se acaba.

Estamos en un avión que entró en emergencia y los pilotos tiraron el manual de procedimientos por la ventanilla, porque creen que con discursos en cadena con buena escenografía van a poder aterrizar sin problemas el avión. Veremos si el discurso desde el atril con buena puesta en escena puede reemplazar a las leyes de la economía.

 

Roberto Cachanosky es Licenciado en Economía, (UCA)y ha sido director del Departamento de Política Económica de ESEADE y profesor de Economía Aplicada en el máster de Economía y Administración de ESEADE.