UN MENSAJE DE DIOS PARA SUS AMIGOS RANDIANOS.

Por Gabriel J. Zanotti. Publicado el 22/9/19 en: http://gzanotti.blogspot.com/2019/09/un-mensaje-de-dios-para-sus-amigos.html

 

Dear randianitos,

Hello, aquí Dios. Sí, ya sé que piensan que no soy nada, pero yo creo que ustedes sí, y son muy buenas personas y están haciendo un gran bien, así que quiero comenzar una serie de cartas donde les comento algunas cosas que sé que les han preocupado siempre.

Hoy quiero comenzar con el famoso argumento de Ayn Rand sobre mí, que, les cuento, está aquí conmigo y les manda saludos.

La famosa cuestión de que dado que el universo es todo lo que existe, entonces si yo he creado al universo, entonces me he creado a mí mismo porque yo también existo.

Pero el universo no es, en cierto modo, todo lo que existe, sino lo finto. Yo soy, además de El que Soy, la causa no finita de lo finito. Por ende, dado que el universo es lo finito, y yo soy no finito, yo no formo parte del universo, o sea de lo creado.

Por lo demás, aquí en el Cielo le he dicho a Ayn que efectivamente el universo es todo lo que existe, porque sólo las cosas creadas existen. Yo no existo, así que en cierto sentido tiene razón. Pero yo no existo no porque no sea nada, o porque sea nada, sino porque cuando digo que algo existe, desde un punto de vista lógico-matemático, eso es decir que existe al menos un x tal que x es tal cosa. Por ejemplo, si digo que existen los elefantes, quiere decir que la clases de los elefantes, o sea el conjunto de elefantes, es no vacío, o sea, existe al menos un x tal que x es elefante. Por eso nadie podría decir que yo existo, porque en ese caso dice que existe al menos un x tal que x forma parte de la clase de los dioses. Y eso es incompatible conmigo porque yo soy único, o sea, uno. La clase de los dioses es un politeísmo incompatible conmigo, porque soy no finito, o sea in-finito, y lo infinito es uno.

Por lo demás, yo no he creado, sino que creo. Simple present. No hay pasado o futuro en mí, no hay tiempo, lo cual no quiere decir que ande siempre apurado. Quiere decir que lo finito es tal precisamente porque no se sostiene en su ser, por ende, necesita siempre estar siendo creado por mí. Yo no he creado. Yo creo. Yo sostengo en el ser. Por ejemplo, yo sostengo en el ser a María Marty cuando hace sus congresos, y estoy muy feliz con ella.

Por lo demás, si Ayn, que como les dije les manda saludos, tuvo ese problemita en su argumentación sobre mi, ¿cuál es el problema? Casi todo lo demás que dijo es verdad. Su defensa de la racionalidad, del mercado, de los individuos, de su libertad: ¡yo la bendigo!!!! Ah, por lo demás, si quieren saber qué dijo cuando me vio, nada, estaba tan feliz y está tan feliz que no pasó nada. Eso sí, me dijo: ¡pero vos eras otra cosa!!!! Ja ja, sí, es verdad que yo soy nada…. De lo que existe.

Así que como ven, gente, todo bien. Los espero, pero mientras tanto, sigan luchando por la libertad.

 

Gabriel J. Zanotti es Profesor y Licenciado en Filosofía por la Universidad del Norte Santo Tomás de Aquino (UNSTA), Doctor en Filosofía, Universidad Católica Argentina (UCA). Es Profesor titular, de Epistemología de la Comunicación Social en la Facultad de Comunicación de la Universidad Austral. Profesor de la Escuela de Post-grado de la Facultad de Comunicación de la Universidad Austral. Profesor co-titular del seminario de epistemología en el doctorado en Administración del CEMA. Director Académico del Instituto Acton Argentina. Profesor visitante de la Universidad Francisco Marroquín de Guatemala. Fue profesor Titular de Metodología de las Ciencias Sociales en el Master en Economía y Ciencias Políticas de ESEADE, y miembro de su departamento de investigación. Síguelo en @gabrielmises