Ex presos políticos califican de “error” la política de Obama hacia Cuba

Por Belén Marty: Publicado el 18/12/15 en: http://es.panampost.com/belen-marty/2015/12/18/ex-presos-politicos-califican-de-error-la-politica-de-obama-hacia-cuba/

 

A un año del inicio de la normalización de las relaciones diplomáticas, los ex prisioneros demandan el fin de la represión hacia los activistas de DD.HH.

A exactamente un año del reestablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Washington DC y La Habana, 126 ex presos políticos cubanos le enviaron una carta abierta al Presidente Obama para que revalúe su política hacia la isla, a la que consideran “un lamentable error”.

La carta la entregó el ex preso político y poeta cubano Ernesto Díaz Rodríguez al Consejo de Seguridad Nacional, pasadas las 9 de la mañana. Rodríguez estuvo en prisión y realizó trabajos forzados por más de 22 años bajo el régimen castrista. En este marco, PanAm Post intentó, sin éxito, comunicarse con Díaz Rodriguez.

Los ex prisioneros de conciencia solicitan al mandatario estadounidense que llame telefónicamente a Raúl Castro y le demande a la seguridad del Estado de Cuba que “deje de golpear a las Damas de Blanco”. Asimismo, pidieron que cesen las golpizas y los abusos perpetrados contra los disidentes.

Consideran que en lo que va del 2015 hubo un considerable aumento de la represión política contra los activistas pacíficos de derechos humanos en la isla.

Los 126 firmantes del documento entregado el 17 de diciembre a la Casa Blanca suman, en conjunto, 1.945 años vividos dentro de las cárceles políticas cubanas y en campamentos de trabajo forzado.

“Esa política prolongará a la dictadura en el poder, está empeorando la situación de los derechos humanos en la isla, marginalizando a la oposición democrática y arriesgando la seguridad nacional de los Estados Unidos,” sostuvieron.

Tres días antes, Obama había declarado su intención de viajar a la isla antes de que finalice su mandato en el caso de que vea “algún progreso en la libertad”. A raíz de esto, los ex reos politicos dijeron que “la historia terrible de las violaciones a los derechos humanos en Cuba ha empeorado y ha habido un aumento en las golpizas contra los activistas pro derechos humanos a lo largo del 2015”.

En la carta mencionan asimismo el hecho de que Obama  “puso en peligro la seguridad nacional de EE.UU.” al conmutar “las dos sentencias de cadena perpetua de Gerardo Hernández”, uno de los cinco cubanos que terminaron presos en Estados Unidos por espionaje.

Explican que Hernández “puso en peligro la seguridad nacional de los EE.UU.” y que fue “convicto por otras cosas, por conspirar para asesinar a tres ciudadanos norteamericanos y a un residente de los EE.UU.”.

Sobre las detenciones arbitrarias, expresaron que ellas ascendieron en noviembre de 2015 a 7.686 y que están camino a romper el récord de 2014, con 8.899 arrestos.

“A lo largo de este año el número de detenciones ha escalado: 178 en enero; 492 en febrero; 610 en marzo; 338 en abril; 641 en mayo; 563 en junio; 674 en julio; 768 en agosto; 882 en septiembre; 1.093 en octubre; y 1.447 en noviembre”, precisaron.

No dejaron de criticar tampoco el hecho de que Cuba haya participado de la VII Cumbre de las Américas en Panamá en abril de este año.

“La naturaleza antidemocrática y violenta de la dictadura se hizo evidente durante la Cumbre cuando ciudadanos cubanos y americanos fueron golpeados por la seguridad del Estado, necesitando ser hospitalizados”, declararon en la carta.

Por último, consideraron un error el hecho de haber removido a Cuba de la lista de países que apoyan el terrorismo. Para ellos, el régimen de los Castro “fue sorprendido traficando con armamentos bélicos y municiones por Colombia el 28 de febrero de 2015” y esta “en violación de sanciones internacionales de la ONU contra Corea del Norte el 15 de julio de 2013 cuando fue sorprendida traficando toneladas de armamentos y municiones, incluyendo tecnología de misiles balísticos”.

El reestablecimiento de los vuelos comerciales

Mientras tanto, en sus “bodas de papel”, como se conoce al primer año de casados, Estados Unidos y Cuba pusieron fin a las idas y vueltas de las negociaciones y acordaron restablecer vuelos comerciales de manera regular.

Luego de tres días de negociaciones, el “Memorando de Entendimiento para el establecimiento de los vuelos regulares entre Cuba y los Estados Unidos” fue aprobado en Washington DC en la madrugada del 17 de diciembre.

Este acuerdo podría presionar al Congreso estadounidense para que levante la prohibición de viajar a Cuba para hacer turismo.

Lea aquí la carta completa:

Carta abierta de 126 ex presos políticos cubanos a Obama

 

Belén Marty es Lic. en Comunicación por la Universidad Austral. Actualmente cursa el Master en Economía y Ciencias Políticas en ESEADE. Conduce el programa radial “Los Violinistas del Titanic”, por Radio Palermo, 94,7 FM.

“Sabemos que el Papa Francisco no es el libertador de Cuba”

Por Belén Marty: Publicado el 29/9/15 en: http://es.panampost.com/belen-marty/2015/09/29/sabemos-que-el-papa-francisco-no-es-el-libertador-de-cuba/#.VgsDL-2S7TQ.facebook

 

Berta Soler, líder de las Damas de Blanco, instó al Pontífice a que reaccione frente a las constantes represiones que padecen los disidentes en la isla.

damas de blanco

“Bienvenidos a Cuba, ojalá puedan contar lo que sucede aquí con los derechos humanos”, dice cordialmente Berta Soler, la líder de las Damas de Blanco en las puertas de la iglesia de La Merced en La Habana, Cuba. A su lado se encontraban unas 20 mujeres que caminan todos los domingos junto a ella para pedir por la liberación de los presos políticos de la isla.

Cuba podrá ser conocida, por gran parte de la opinión pública, como un país con supuestos médicos excelentes, o por un servicio de salud envidiable —aunque se ha demostrado harta veces que no lo es—, pero para Soler Cuba es una prisión para todo aquel que piense diferente y se anime a expresarlo.

La defensora y activista por los derechos humanos accede a conversar con PanAm Post en en la húmeda y calurosa tarde jueves, tres días después de que el Papa Francisco se fue de la isla, rumbo a Estados Unidos.

Durante la conversación, algunas personas de la organización que Soler lidera la rodean, curiosas por la entrevista. Otras son muchachas que le sacan fotos con sus teléfonos celulares, y otros son agentes de seguridad del Estado, vestidos de civil.

Las Damas de Blanco marchan todos los domingos para pedir por la liberación de los presos políticos. (PanAm Post)

¿Esos son de la seguridad del Estado?

“Claro que sí, muchos visten de civil, pero ya los conocemos”

En Cuba se vive, se huele, se siente, se mira y se habla con miedo.

¿Qué le hubiese dicho al Papa, si hubiese tenido la oportunidad?

Le daría las gracias por llegar a Cuba y bendecir a su pueblo que está necesitado. Le diría que abogara por la libertad de los presos políticos y que orara por la libertad del pueblo de Cuba; que se pronunciara ante el régimen cubano para que cese la violencia policial, y que le pidiera al régimen libertad religiosa.

¿Qué piensa del mensaje del joven que le leyó una carta al pontífice para que en Cuba se respete a quien piense diferente?

Eso es correcto. Hay muchas palabras que dio, pero para que se puedan cumplir se necesita libertad, sino no se pueden cumplir. Lo más importante para el pueblo de Cuba es la libertad. Sabemos que el Santo Padre no es libertador de Cuba, ni que venía a conocerla, por que ya conoce de América Latina.

Esperábamos que se pronunciara a favor de que cesen las violaciones a los derechos humanos, especialmente la violencia policial. Por 22 domingos consecutivos, antes o después de misa, somos detenidas. Eso lo sabe el cardenal Jaime Ortega y también lo sabe el nuncio porque se lo hemos podido decir. También está todo en las redes sociales. En internet se sabe que está pasando.

Hay muchos cubanos exiliados que piensan que Las Damas de Blanco no han conseguido nada hasta ahora. ¿Qué les respondería?

Realmente la perseverancia triunfa algún día. Para los que no entienden, el régimen cubano tiene el poder, la fuerza, pero la fuerza moral y la verdad están de este lado. Para poder obtener algo tienes que superar obstáculos y pasar por muchas cosas negativas. La persistencia y la constancia vale mucho.

¿Cuáles son las próximas actividades de su organización?

Nosotras venimos desde el 30 de marzo de 2003 para quedarnos. Primeramente llegamos para abogar por la libertad de los presos políticos, del grupo de los 75, nuestros seres queridos. Luego nos ampliamos para abogar por la libertad de todos los presos políticos y también por el respeto por los derechos humanos.

Mientras existan presos políticos y sigan ingresando presos políticos vamos a seguir luchando. Cuando ya Cuba sea democrática nosotros vamos a ayudar a los niños que necesiten de nosotras, y otras obras sociales.

¿Por qué las reprimen si ustedes son pacíficas?

El régimen tiene miedo que se nos sigan uniendo personas del pueblo. Hay muchas damas de blanco que eran personas de pueblo que se nos han unido y que sienten lo mismo que sentimos las que tenemos familiares presos. Sienten y quieren una Cuba libre, democrática y soberana.

Saben bien que si nosotras salimos y no nos reprimen, van a haber muchas, pero muchas mujeres más al lado nuestro.

 

Belén Marty es Lic. en Comunicación por la Universidad Austral. Actualmente cursa el Master en Economía y Ciencias Políticas en ESEADE. Conduce el programa radial “Los Violinistas del Titanic”, por Radio Palermo, 94,7 FM.

Cubanos rechazan la represión en simultáneo dentro y fuera de la isla

Por Belén Marty: Publicado el 103/7/15 en: http://es.panampost.com/belen-marty/2015/07/13/cubanos-marchan-en-simultaneo-dentro-y-fuera-de-la-isla/#.VaQkTPODMbk

 

A solo una semana de la reapertura de las embajadas entre EE.UU. y Cuba, el régimen de los Castro arrestó a 120 activistas por decimotercer domingo consecutivo.

Se produjeron manifestaciones en Miami por la libertad de Cuba, mientras en la isla continúa la represión (Twitter)

El régimen cubano parece no dar muestras de querer aminorar la cantidad de arrestos a activistas de derechos humanos, a tan solo siete días de la histórica reapertura de las embajadas de Estados Unidos y Cuba. El domingo 12, la policía política cubana detuvo al menos a 120 disidentes, incluidas 40 “Damas de Blanco”, mientras se desarrollaba en Miami una protesta en solidaridad a la disidencia.

Las autoridades cubanas vienen arrestando por 13 domingos consecutivos a a las Damas de Blanco, antes o después de la tradicional misa en Santa Rita, La Habana. Este domingo, en un nuevo operativo, la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) arrestó nuevamente, entre otros, a la líder del movimiento, Berta Soler, al conocido disidente Jorge “Antúnez” García y a la artista Tania Bruguera.

Bruguera acababa de recuperar su pasaporte tras seis meses en los que este había permanecido retenido en las instalaciones policiales. El motivo había sido que la artista había intentado realizar sin éxito un performance artístico en la Plaza de la Revolución, pero fue detenida antes de poder llevar a cabo la obra.

Tras su arresto, estos tres representantes de la disidencia cubana fueron llevados detenidos a diferentes puntos de la ciudad. Desde la mañana del domingo, los activistas habían advertido de la presencia de cuatro autos policías y del omnibús que utilizan para el traslado de detenidos.

Asimismo, Lázaro Yuri Valle, periodista independiente, había alertado sobre la presencia de policías cubanos en el exterior de su vivienda.

El Instituto para los Estudio Cubanos y Cubano-Americanos de la Universidad de Miami difundió un informe este lunes 13 sobre las violaciones a los derechos humanos que sucedieron entre abril y junio de este año. Así, el documento rescata que solamente por razones meramente políticas se perpetraron más de 2 mil abusos a los derechos fundamentales del hombre.

El informe sostiene que entre las violaciones más comunes están los arrestos arbitrarios, la agresión física, vandalismo, acosos y “actos de repudio”.

El mayor número reportado de abusos desde julio de 2014 se dio en mayo, con un total de 641 casos de represiones. En tanto, en junio, mientras se confirmaba la reapertura de las sedes diplomaticas, la policia cubana arrestó o reprimió a 563 activistas; algunos de ellos pasaron largas horas encerrados en autos policías, o fueron brutalmente agredidos.

La solidaridad en Miami

A la misma hora en que la policía se llevaba arrestadas a las Damas de Blanco, un grupo de entre 40 y 50 cubanos estadounidenses se concentraron en frente de la “Torre de la Libertad”, en la ciudad de Miami, con el objeto de acompañar desde la distancia a la disidencia.

“Hoy venimos a rescatar unas acciones que se llevan a cabo dentro de Cuba todos los domingos, donde los opositores han salido a la calle y han sido reprimidos por la policia politica”, indicó la artista Ana Olema.

“Fueron marchas al unísono, dentro y fuera de Cuba”, le indicó a PanAm Post.

La Torre de la Libertad es un histórico edificio de Miami, construido en 1925 y que fue la sede central del diario Miami News. En 1960 y tras estar Castro en el poder en Cuba, sirvió de refugio a los primeros exiliados de la revolución cubana.

Entre los presentes, además de Olema, estuvieron Rosa María Payá, hija de Oswaldo Payá, disidente muerto en un presunto atentado realizado por el regimen; e Ibrahim Bosch, del Partido Republicano de Cuba.

Belén Marty es Lic. en Comunicación por la Universidad Austral. Actualmente cursa el Master en Economía y Ciencias Políticas en ESEADE. Conduce el programa radial “Los Violinistas del Titanic”, por Radio Palermo, 94,7 FM.

Activistas cubanos rechazan declaraciones del Cardenal Ortega

Por Belén Marty: Publicado el 17/6/15 en: http://es.panampost.com/belen-marty/2015/06/17/activistas-cubanos-rechazan-declaraciones-del-cardenal-ortega/#.VYH4qB08I6A.facebook

 

Berta Soler, líder de la organización Damas de Blanco, comparó las palabras del religioso con el discurso castrista.

https://soundcloud.com/panampost/bertha-soler-lamentamos-que-el-cardenal-tenga-el-mismo-vocabulario-que-el-gob-cubano

Para el Cardenal cubano Jaime Ortega Alamino, en Cuba no hay presos políticos. Solo delincuentes comunes. Las declaraciones del religioso enfurecieron a quienes se encuentran privados de libertad por razones políticas, en Estados Unidos, a sus familiares y a los activistas de derechos humanos en la isla, quienes afirman que la Iglesia “los dejo solos”.

Las duras declaraciones del cardenal Ortega, hechas el pasado 5 de junio en un programa de radio español, encendieron arduas respuestas por parte de la disidencia, dentro y fuera de la isla. En el programa de la cadena Ser, el cardenal dijo: “Cuando vino el papa Benedicto hubo un indulto de presos comunes, porque ya en Cuba no quedan de aquellos presos políticos”.

Los cardenales son, según la jerarquía de la Iglesia católica, los consejeros y colaboradores más íntimos del Papa.

En conversación con PanAm Post, Berta Soler, líder de la organización Damas de Blanco, lamentó las declaraciones del Cardenal y sostuvo que, a diferencia de lo que cree Ortega, en Cuba “si existen presos políticos”.

Soler precisó que hay hombres presos en la isla, desde hace más de 20 años, por promover y defender la promulgación universal de Derechos Humanos.

“Lamentamos mucho que el Cardenal tenga el mismo vocabulario que el Gobierno cubano. La Iglesia Católica no debe estar parcializada y debe proteger y amparar a toda persona que sea sufrida y desamparada”, añadió la activista, que también ha sido detenida en reiteradas ocasiones por la policía política cubana.

En relación con un posible indulto para presos políticos, con la llegada del Papa Francisco a Cuba, el próximo 19 de septiembre, Soler se mostró insegura de que pueda pasar.

“Ahora tenemos preocupación, porque si ya el Cardenal Ortega, que es la jerarquía de la Iglesia Católica, dice que aquí no hay presos políticos, cuando venga su Santidad, el papa Francisco puede que el Gobierno cubano libere a los presos comunes, y no a los más de 50 hombres que son presos políticos”, dijo.

José Daniel Ferrer, coordinador general de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), expresó en conversación con PanAm Post, que lamentan mucho las declaraciones del Cardenal.

https://soundcloud.com/panampost/jose-daniel-ferrer-olvidarse-de-los-presos-politicos-no-es-justo-no-es-humano

“Lamentamos grandemente que esté tan desinformado sobre la triste realidad cubana, o que se olvide tan fácilmente de los presos, siendo un Obispo a una Iglesia que tiene en la cabeza a Jesús, y como uno de sus principales apóstoles a Pablo”.

Recordó que en Cuba hoy en día hay entre 50 y 60 presos políticos. La mitad de ellos, explico Ferrer, son miembros de organizaciones que protegen los derechos humanos. “Olvidarse de ellos no es justo; no es humano”.

Con respecto a la posibilidad de que el régimen otorgue indultos tras la llegada del Papa, Ferrer declaró que es una posibilidad.

“Los hermanos Castro acostumbran a tener esos gestos con personalidades del mundo. En cierta manera se hizo con el papa Juan Pablo II, y con Benedicto XVI. Si se levantan suficientes voces que digan que si hay presos políticos en Cuba, creemos que si pueden ser liberados”.

Una dura respuesta desde el exterior

En conferencia de prensa en Miami, Estados Unidos, el expreso político “Antúnez” Jorge Luis García Pérez, dijo frente a un nutrido grupo de cubanos exiliados, que las afirmaciones del Cardenal eran irresponsables.

Sobre la visita del Pontífice, aclaró que será “una visita muy peligrosa, porque servirá como nunca antes para legitimar al régimen”.

Antúnez, que estuvo más de 17 años encarcelado, dijo que las palabras del Cardenal, además de causar indignación en la comunidad cubana del exterior, mostró al religioso con una “insensibilidad tan cruel como ofensiva, al llamarles delincuentes comunes”.

“Usted, Cardenal, está tendiendo una alfombra para que el castrismo transite hacia el continuismo”, comentó. Por último, el opositor sentenció: “El Cardenal es parte de un macabro plan para desangrar la resistencia cubana”.

La conferencia de prensa fue respaldada por casi todas las organizaciones del exilio cubano en Estados Unidos, incluida la Asociación Patriótica Cubana, la junta Patriótica Cubana y la Unión de Expresos Políticos de California.

Nelis Rojas de Morales, coordinadora Internacional de Exprisioneros Políticos, y presente en el evento en el que habló Antúnez, confirmó que, en representación de las organizaciones de exiliados políticos en Estados Unidos han hecho llegar al Vaticano una lista de los cubanos que aún continúan entre rejas.

Belén Marty es Lic. en Comunicación por la Universidad Austral. Actualmente cursa el Master en Economía y Ciencias Políticas en ESEADE. Conduce el programa radial “Los Violinistas del Titanic”, por Radio Palermo, 94,7 FM.

La “normalización” de las relaciones entre Cuba y EE.UU.

Por Emilio Cárdenas. Publicado el 22/5/15 en: http://www.lanacion.com.ar/1794799-la-normalizacion-de-las-relaciones-entre-cuba-y-eeuu

 

Esta semana, las tareas de “normalización” de las relaciones bilaterales entre Cuba y EE.UU., destinadas a dejar atrás los fantasmas de la Guerra Fría, continuarán avanzando. Se realizará la cuarta reunión de trabajo conjunta entre los representantes de ambas naciones desde que, el 17 de diciembre de 2014, se anunciara el comienzo de esta nueva etapa, superadora de largos desencuentros.

Hoy está claro que el colapso de la economía venezolana tiene mucho que ver con el proceso de “acercamiento” entre Cuba y Estados Unidos. Durante 2014, las entregas de petróleo crudo por parte del régimen venezolano a Cuba, a cambio de servicios cubanos groseramente sobrevaluados, cayeron dramáticamente. De los 50 mil barriles diarios que Cuba recibía en 2012, hasta apenas la mitad de esa cifra, en 2014. Y no es imposible que esas entregas sigan cayendo en 2015. Y hasta que ellas, de pronto, desaparezcan.

Por eso Cuba decidió cortar esa “dependencia”. Escapar de ella. Ocurre que la crisis venezolana es profunda y que, más allá de la retórica, su economía ha sido destrozada por las recetas intervencionistas de los “bolivarianos”. Por eso, presumiblemente, la estratégica “huida” cubana del costado de Venezuela.

Volviendo a la “normalización” aludida, esta vez la conversación bilateral se reanudará en la ciudad de Washington, alternando así la sede de las reuniones entre las capitales de los dos países. Las delegaciones estarán lideradas por dos experimentadas mujeres: Josefina Vidal Ferreiro y Roberta Jacobson.

La agenda del nuevo encuentro contiene un paso de enorme simbolismo: nada menos que la reapertura de las respectivas embajadas. Aparentemente, ello podría ocurrir antes del fin de este mes de mayo.

Las conversaciones bilaterales llevan un ritmo sostenido. Lo que, en sí mismo, es toda una señal. Pese a que -como apuntara el propio Raúl Castro en su encuentro cara a cara con Barack Obama- hay que “tener mucha paciencia”.

El deshielo entre ambas naciones es bastante evidente y las puertas del futuro, es cierto, ya no tienen más cerrojos. No obstante, los pasos se suceden lentamente. Como podía preverse. Es necesario superar más de medio siglo de desencuentros y encontrar soluciones adecuadas a los problemas -de toda índole- que se han acumulado.

Los avances, sin embargo, comienzan a estar a la vista. En primer lugar está ya en marcha el proceso de exclusión de Cuba de la infamante lista norteamericana de países que apoyan al terrorismo. Con todas sus consecuencias y repercusiones. El Poder Ejecutivo norteamericano ya hizo su parte. Rápido, por cierto. El plazo de 45 días que ahora tiene el Congreso para actuar vencerá el 29 de este mismo mes.

Además, con el impulso de la cercanía geográfica (apenas 145 kilómetros separan a ambos países), ya se han concedido las licencias necesarias a cuatro empresas interesadas en prestar un servicio regular de “ferries” entre ambos países, que podría estar operativo a comienzos del último trimestre de este año. En paralelo, la empresa aérea “Jet-Blue” se apresta a iniciar vuelos regulares que unirán los aeropuertos de la ciudad de Nueva York con el de La Habana. A partir del próximo 3 de julio, a estar a los anuncios formulados. Ya hay asimismo frecuentes “charters” que viajan a Cuba desde Nueva York o Nueva Orleans.

Si el movimiento se demuestra andando, parece obvio que las cosas están en marcha. Lenta, quizás, pero en marcha con un cúmulo de temas pendientes de resolución.

Una de las apuestas más claras que Cuba puede hacer -de inmediato- para mejorar el desalentador estado de su economía y generar divisas, es la de impulsar al sector turístico. La isla recibe hoy unos tres millones de turistas por año. Que llegan desde todas partes. Curiosamente, una tercera parte de ese flujo está compuesta por turistas canadienses. En cambio, apenas un 3% de esa corriente total llega desde los Estados Unidos. Hablamos de unas 90.000 personas por año. Muy poco. Pero ya se nota la llegada de turistas americanos que comienzan a visitar Cuba “antes que todo cambie”.

Hay allí, por cierto, una posibilidad de crecer rápidamente, con el efecto dinamizador que ello supone. El turismo es la segunda fuente de ingreso de divisas de Cuba, detrás de la exportación de servicios médicos, con la que Cuba genera ingresos por valor de unos 7.600 millones de dólares cada año. El turismo podría, de pronto, transformarse en la primera fuente de ingreso de divisas.

Por esto seguramente el presidente de Francia, Francois Hollande, en su reciente visita a la isla anunció que dos cadenas hoteleras francesas: Accor y Warwick, pondrán en marcha nuevos proyectos, en Varadero y Jardín del Rey. Apuesto a que pronto habrá nuevas canchas de golf en Cuba, que ya tiene dos, mientras en la República Dominicana hay más de treinta.

Otra de las cuestiones inmediatas a atender es la de las comunicaciones. Especialmente la que tiene que ver con Internet. Hoy, apenas un 26% de los cubanos tiene acceso a la “red”. Pero la situación es aún peor que eso, atento a que tan sólo un 3% de ellos tiene, en rigor, acceso internacional. El que, para crecer, importa más.

El gran obstáculo a superar tiene, cuando no, que ver con la libertad. Cuba seguramente querrá continuar con su facultad de censurar el tráfico. Esta es su “normalidad”. Allí se sabe que uno es escuchado -o leído- cuando se comunica con el exterior. En otros países esa es una suposición, con mucha frecuencia más real de lo que algunos creen. Pero el tema pasa por mantener -o no- el control de todo que caracteriza al comunismo de Cuba, donde ciertamente no hay libertad de opinión, ni de prensa, ni de información, sino un monótono discurso único – monopólico- que se predica constantemente desde los más variados atriles del Estado que asume siempre el desagradable rol de dueño exclusivo de la verdad.

Hay, además, otra dificultad inmensa, derivada del atraso en que -con un modelo económico fracasado- se ha sumido al pueblo de Cuba a lo largo de medio siglo, que hace que el sueldo promedio de los cubanos sea de apenas unos 19 dólares mensuales y que el costo de una hora de “Internet” se lleve algo así como la quinta parte de esos ingresos mensuales. Delicias propias de un país donde el 70% de los trabajadores son empleados del Estado.

Algunos esperan que haya otros avances pronto. Aquellos que tienen que ver con la democracia y los derechos humanos. Y con las libertades civiles y políticas. Instituciones absolutamente ausentes de Cuba, que está bajo un régimen totalitario: el del partido único. Pero ellos, cabe advertir, no ocurrirán en el corto plazo.

La apuesta en estos temas tan graves apunta al futuro, a la juventud, a una Cuba que, paso a paso, pueda salir de la ruina económico-social en la que está y evolucionar en dirección a la libertad y a la democracia.

La apuesta en estos temas tan graves apunta al futuro, a la juventud, a una Cuba que, paso a paso, pueda salir de la ruina económico-social en la que está y evolucionar en dirección a la libertad y a la democracia.

Por ahora, pensar que Cuba dejará pronto de ser una dura tiranía en nuestra región es, me parece, una ilusión. Todavía hay unos 60 presos políticos en las cárceles de Cuba. Y, más aún, todavía se reprime -duro- a los disidentes. Prueba irrefutable de ello ha sido que el pasado 3 de mayo de propinó una nueva -y siempre cobarde- paliza represiva a las “Damas de Blanco”. A las que además se detuvo, esposadas, por largas horas. Con la saña resentida de siempre, alimentada por el odio y los conocidos rencores.

Mientras tanto, Raúl Castro parece querer salir, él mismo, del cascarón del aislamiento. Se reúne con el Papa Francisco en Roma antes de que éste lo visite en la isla. Recibe al gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, rodeado de posibles futuros inversores. Y, enseguida, al presidente de Francia, en la primera visita presidencial de un mandatario galo a la isla.

Las señales de lenta apertura aparecen. Pero no por ello hay que engañarse. Ni entusiasmarse demasiado sobre los posibles efectos de corto plazo del proceso que -a caballo de la “normalización” de las relaciones bilaterales con los EEUU- acaba de iniciarse en Cuba. Del dicho al hecho, hay distancia. Y una cosa es tener esperanza y otra, muy distinta, alcanzar el bienestar.

 

Emilio Cárdenas es Abogado. Realizó sus estudios de postgrado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Michigan y en las Universidades de Princeton y de California.  Es profesor del Master de Economía y Ciencias Políticas y Vice Presidente de ESEADE.

CUBA-ESTADOS UNIDOS

Por Alberto Benegas Lynch (h)

 

En mi artículo publicado el 14 de octubre de 2007, titulado “Mi primo, el Che” distribuido por LiberPress, me refería sucintamente  a la situación de Cuba antes del advenimiento del castrismo, así consignaba que a pesar de las barrabasadas de Batista, era la nación de mayor ingreso per capita de Latinoamérica, eran sobresalientes en el mundo las industrias del azúcar, refinerías de petróleo, cerveceras, plantas de minerales, destilerías de alcohol, licores de prestigio internacional; tenía televisores, radios y refrigeradores en relación a la población igual que en Estados Unidos, líneas férreas de gran confort y extensión, hospitales, universidades, teatros y periódicos de gran nivel, asociaciones científicas y culturales de renombre, fábricas de acero, alimentos, turbinas, porcelanas y textiles.

 

Ahora el gobierno estadounidense se prepara para reanudar las relaciones diplomáticas con la isla-cárcel que solo este año ha detenido a casi dos mil personas, la mayoría perteneciente a las Damas de Blanco, un acto simbólico aquél que trasmite la falsa idea de que en ese país ahora las cosas han cambiado y que merecen el reconocimiento del otrora baluarte del mundo libre.

 

Como el sistema comunista no es capaz de producir nada eficientemente (ahora, ¡ni azúcar!), Cuba primero se financiaba con el producto del saqueo en gran escala a los súbditos y los recursos naturales de la URSS y luego con parte de lo obtenido por el petróleo venezolano y las privaciones de ese pueblo. Ahora que el precio del oro negro se ha desplomando y el chavismo está agonizando, los sátrapas cubanos se dirigen a Estados Unidos al efecto de poder financiar a los carceleros para lo cual sirve el reconocimiento diplomático.

 

Por su parte, el embargo no es el problema,  más bien ha servido como pretexto para endosar todos los males de la isla cuando hipócritamente todas las operaciones se hacían y se hacen a través de triangulaciones. El problema es el antedicho reconocimiento ante el mundo y la consiguiente pretensión de usar a Estados Unidos para que el régimen totalitario no decaiga en el alimento para sustentarlo, del mismo modo que lo hacían antes con los criminales soviéticos y los payasos peligrosos del Orinoco.

 

Todas las personas con algún sentido de dignidad se entristecen frente a esta infamia porque no olvidan los alaridos de dolor de los presos atestados en mazmorras y las miserias espantosas por las que atraviesan los cubanos cotidianamente, las espantosas condiciones de las pocilgas que son los hospitales (solo se mantiene algún centro de salud en la vidriera para la gilada) y los sistemáticos lavados de cerebro que se dicen escuelas o universidades donde debe escribirse con lápiz en los cuadernos para que la próxima camada pueda borrar y escribir nuevamente debido a la escasez de papel.

 

Conozco de cerca aquellos imbéciles norteamericanos que dan la espalda a la extraordinaria tradición de libertad de su propio pueblo y se creen con cierta gracia al alabar al barbudo de la isla cubana diciendo que admiran la igualdad que impera y el amor que prima en el pueblo, mientras se alimentan, se visten y se atienden en Estados Unidos.

 

También están los llamados empresarios sedientos de hacer negocios con el aparato estatal sin importarles el sufrimiento y el padecimiento ajeno que se multiplica cada vez que los mandones reciben financiamiento. Y, por último, los snobs de siempre que apoyan movimientos socialistas mientras tienen a buen resguardo sus cuentas bancarias en lugares civilizados.

 

Por supuesto que esta noticia del “reencuentro” entre Cuba y Estados Unidos es celebrado por las izquierdas que se percatan de las maniobras del castrismo para seguir en las mismas. Por eso hay gobernantes que se han adelantado a decir que este acercamiento significa redoblar las posibilidades de que el espíritu de la Cuba del Che mantenga las banderas en alto. Ninguno de los cuales por cierto es consistente con sus declamadas profesiones de fe ya que son en general millonarios con fondos obtenidos por medio del robo descarado a las poblaciones que gobiernan, tal como sucede con los Castro cuyos patrimonios siempre presiden las auditorias internacionales.

 

Si duda que siguen los idiotas útiles que hacen de carne de cañón pero que festejan ruidosamente todos los zarpazos del Leviatán aunque, en definitiva, son perjudicados por el sistema que apoyan y algunos cristianos peculiares que traicionan abiertamente los mandamientos de no robar y no codiciar los bienes ajenos sin entender en lo más mínimo los pilares de la sociedad abierta de la responsabilidad individual, el respeto recíproco ni la caridad que, para que sea tal, siempre es realizada con recursos propios y de modo voluntario (dicho sea al pasar, como ha señalado muy documentadamente J. F. Revel, Estados Unidos, desde el siglo dieciocho hasta el presente ha sido el país donde el promedio ponderado de caridad por persona es la más alta del orbe).

 

Después están los tilingos superlativos que proclaman a los cuatro vientos que la reanudación de las relaciones diplomáticas son “un hecho histórico” por la mera circunstancia de que hace más de medio siglo que las botas comunistas vienen aplastando a los cubanos indefensos y ahora se revierten esas relaciones cortadas desde 1961, aunque no cesa el referido estrangulamiento y consecuente oprobio.

 

Invito a los lectores que meditemos juntos con detenimiento lo que escribe Carlos Alberto Montaner, como es sabido, un pensador de fuste al que leen más de dos millones de personas sus columnas semanales. Dice Montaner en su último artículo referido al asunto que venimos tratando en una nota titulada “La normalización”: “Para mi no hay duda de que se trata de un triunfo político total de la dictadura cubana”.

 

Por su parte, el senador estadounidense Marco Rubio ha escrito en el Wall Street Journal un artículo con el sugestivo título de “Una victoria para la opresión” que “El anuncio hecho por el presidente Obama el miércoles de dar legitimidad diplomática y acceso a dólares estadounidenses al régimen de Castro no solamente es malo para el oprimido pueblo cubano, o para los millones que viven en exilio y perdieron todo en las manos de la dictadura. La nueva política cubana de Obama es una victoria para los gobiernos opresivos de todo el mundo y tendrá consecuencias negativas reales para el pueblo estadounidense. Desde que Estados Unidos rompió sus relaciones diplomáticas en 1961, la familia Castro ha controlado el país y la economía con una mano de hierro que castiga a los cubanos que expresan su oposición y exigen un futuro mejor. Bajo los Castro, Cuba también ha sido una figura central en el terrorismo, el narcotráfico y todo tipo de miseria y caos en nuestro hemisferio”.

 

Asimismo, la célebre neurocirujana Hilda Molina radicada en Buenos Aires repite en cuanta entrevista le es solicitada y en cuanta conferencia se la invita que considera su deber desmentir la propaganda sobre Cuba y denunciar los crímenes atroces de la dictadura insoportable que se percibe en los más mínimos resquicios de la vida del sufrido pueblo cubano. Es ésta una persona de apariencia frágil pero que articula un discurso de gran fuerza y vigor espiritual, siempre pronunciado con respeto y en un tono educado (sabemos que los gritones ocultan bajo sus vociferaciones la sinrazón y la incapacidad de argumentar).  Me congratulo que esta luchadora incansable, que a veces se siente tan desamparada, hace un tiempo haya incorporado mi nombre entre los miembros del Consejo Consultivo de su institución Crecer en Libertad.

 

Lo de nuestros hermanos de Cuba no es un tema simplemente de solidaridad hacia sus padecimientos y para con las vidas de tantos exiliados que lo han perdido todo en su tierra natal, sino que es en interés propio puesto que todos estamos interesados en la vigencia de libertad. Por eso nuestro homenaje a las personas mencionadas a la que agregamos el recuerdo de Huber Matos que alguna vez nos visitó en Buenos Aires y al formidable defensor de la sociedad abierta, Armando Valladares.

 

Alberto Benegas Lynch (h) es Dr. en Economía y Dr. En Administración. Académico de la Academia Nacional de Ciencias Económicas y fue profesor y primer rector de ESEADE.

Cuba y la “dimensión criminal” del comunismo

Por Emilio Cárdenas. Publicado el 13/3/14 en: http://www.eldiarioexterior.com/cuba-y-la-dimension-criminal-43502.htm

 

En la monumental obra: “El Libro Negro del Comunismo”, que describe los crímenes, terror y represiones de los gobiernos comunistas, Stephane Courtois sostiene, con mucha razón, que existe una verdadera “dimensión criminal” del comunismo, que aparece con sólo contemplar como históricamente no ha vacilado en usar la fuerza para reprimir violentamente a su propio pueblo. Cada vez que lo creyó necesario.
Por esto, lo que está ocurriendo en Venezuela no debiera sorprender realmente a nadie. Ni las muertes de civiles inocentes que protestaban pacíficamente. Ni las cobardes e inhumanas torturas a las que se sometiera a estudiantes de ambos sexos. Ni los numerosos presos políticos, que incluyen a dirigentes de la oposición y gremiales. Ni, por cierto, la abierta barbarie desplegada por los matones venezolanos a sueldo, con los que las autoridades procuran disimular lo que sucede y alejarse de asumir las responsabilidades del caso. Como lo acaba de denunciar pública y directamente la valiente Conferencia Episcopal de Venezuela que aglutina a los obispos católicos de ese país.
Los auto-denominados “bolivarianos” están gravemente preocupados. Y no sin razón, después de haber sometido a Venezuela mediante el terror y las intimidaciones de todo tipo por espacio de 14 insufribles años, advierten que todo tiembla en un país devastado.
Porque lo que ha sucedido en las calles de su país puede resumirse en que la gente ya perdió el miedo y, advirtiendo que está en juego el futuro de sus libertades esenciales, sigue saliendo a las calles, día tras día.
En esto ha estado ya, corajudamente, por espacio de dos largas semanas. Estoica y heroicamente, a la vez. En total inferioridad de condiciones y sujeta a agresiones de todo tipo. Porque no quiere vivir en lo que percibe será mañana otro verdadero “apartheid” político, similar al de Cuba. Disfrazado probablemente de régimen de “partido único”, donde el que no entona el “discurso único”, sabe que simplemente no existe. Que no será tenido en cuenta y que, si habla, será demonizado e insultado y -como si todo eso fuera poco- terminará inexorablemente mal.
Si miramos a Cuba, el panorama sobre lo que sucede en la colonizada Venezuela se aclara. Primero están los 15.000 fusilamientos dispuestos por Fidel Castro, por los que ha logrado vivir en la impunidad. Pocos los recuerdan. Menos aún son aquellos que le asignan responsabilidad alguna por lo sucedido. Como si nadie hubiera ejecutado esos crímenes, ni fuera responsable por ellos.
Además está lo que sigue sucediendo. Cada vez más. Me refiero al uso creciente de grupos para-policiales, por cuyo accionar violento en rigor nadie es responsable. Hablamos de las llamadas “Brigadas de Respuesta Rápida” cubanas, que aparecieron en la década de los 80 y que siguen activas, con sus pistolas y palos, dependiendo del Ministerio del Interior.
Con sus matones, que incluyen a ex delincuentes y a lo que nosotros llamaríamos las “barras bravas”. Con ellos se agrede -física y verbalmente- a la disidencia. Constantemente. Sin descanso. Cada vez que se cree que ello es conveniente o necesario para el régimen.
Esos grupos -irregulares presuntamente- tuvieron que ver con las 6.400 detenciones arbitrarias que ocurrieron en Cuba durante el año 2013. La política de Raúl Castro es -queda visto- también violenta. Aunque algo distinta, quizás. Reprime con violencia singular, aunque quirúrgica. Con arrestos breves. Con agresiones físicas duras, pero cortas, que aparentemente procuran ahora no ser terminales. A lo que suma multas y sanciones pecuniarias contra gente sumergida en la pobreza que vive en la precariedad.
En Cuba todos sienten indefensión y ese es precisamente el objetivo del régimen hereditario de los hermanos Castro. No otro. Aterrar es el objetivo central y permanente, resumido en esa sola palabra. Las indefensas “Damas de Blanco” (las esposas de los disidentes encarcelados) son uno de sus blancos constantes y preferidos. Lo que evidencia la singular cobardía que subyace a su injustificable accionar.
La brutalidad ha sido exportada siempre por Cuba. Es de alguna manera parte de la “estrategia de seguridad” que Cuba sugiere a sus aliados y simpatizantes. Siempre. Porque sabe de su utilidad, por experiencia propia.
No caigamos entonces en el engaño torpe  de suponer que la brutalidad no forma parte esencial de la identidad totalitaria de los gobernantes que, con el nombre de comunistas u otro que sólo disimula su verdadera naturaleza, utilizan la violencia contra sus propios pueblos. Siempre.

 

Emilio Cárdenas es Abogado. Realizó sus estudios de postgrado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Michigan y en las Universidades de Princeton y de California.  Es profesor del Master de Economía y Ciencias Políticas y Vice Presidente de ESEADE.