Increíble reacción ante las pandemias y una extensión de la probabilidad de vida que no para de aumentar

Por Martín Krause. Publicada el 7/3/17 en:  http://bazar.ufm.edu/increible-reaccion-ante-las-pandemias-una-extension-la-probabilidad-vida-no-aumentar/

 

Hay, creo, dos razones por las cuales predomina el pesimismo en la avalancha de noticias que recibimos a diario: la primera de ellas es que las buenas noticias no generan tantos lectores como las malas, la normalidad se asume como tal, mientras que el accidente o el crimen serían la excepción; la segunda es que todo el que quiera promover algún cambio ‘revolucionario’ (no evolutivo) en la sociedad, debe antes mostrar que todo anda mal, ya que por eso se necesita el cambio.

Al respecto, una serie de autores (Matt Ridley, Steven Pinker y ahora Johan Norberg) han escrito sendos libros presentando una visión contraria, esto es, optimista, del progreso de la sociedad y el ser humano, sobre todo a partir de la llegada de la sociedad liberal y el capitalismo. Las referencias y los números son contundentes. Aquí algunos del libro  Johan Norberg, Progress: Ten Reasons to Look Forward to the Future:

“Tras la fiebre H1N1 en 2009, una versión totalmente nueva del virus de 1918, hemos visto la respuesta más rápida a una pandemia en la historia. Internet hizo posible rastrear su origen y facilitó la cooperación entre instituciones, científicos y trabajadores de la salud alrededor del planeta. Después que científicos norteamericanos obtuvieron una muestra del virus en un paciente a mediados de Abril del 2009, el secuenciamiento de genes se obtuvo en un solo día. En una semana, en genoma completo del virus H1N1 fue publicado online, para que el mundo lo use. Esto hizo posible que los desarrolladores de tests en todo el mundo modificaran los existentes y encontraran nuevos casos. Antes de un mes, comenzaron a enviarse nuevos kits de tests a laboratorios clínicos y de salud pública.

Al mismo tiempo, las compañías farmacéuticas utilizaron esta información, más nuevas tecnologías de cultivo de células y otras innovaciones para comenzar a trabajar en vacunas. EN Junio de 2009, la OMS declaró que la fiebre H1N1 era pandémica. Justo tres meses más tarde varios productores habían completado ya el desarrollo de una vacuna y la comenzaban a producir. Para Diciembre, más de 50 países habían comenzado programas de vacunación.

No hay una garantía de que la expectativa de vida siga aumentando. HIV/AIDS ocasionó una repentina caída en varios países africanos comparable con algunas guerras. Zimbabue y Botsuana perdieron más de quince años en expectativa de vida. En los años siguientes al colapso de la economía planificada, la expectativa de vida en Rusia cayó cinco años. Por otra parte, la expectativa de vida en África es ahora siete años más alta de lo que era antes del impacto del HIV/AIDS, y la expectativa de vida en Rusia es ahora mayor a la que alguna vez alcanzó bajo el comunismo, por lo que puede afirmarse que la expectativa de vida  se mueve en una dirección general, aun cuando también veamos obstáculos e incluso reversiones temporales. La expectativa de vida es, también, por varias razones, una estimación conservadora. Es una medida del tiempo que puede esperar vivir un recién nacido promedio si es que no vemos ninguna mejora adicional en la salud, por lo que no toma en cuenta ningún progreso en la extensión de la vida.

Algunos dicen que hemos llegado a los límites de lo que es posible, y que la vida no se puede incrementar mucho más. Pero han dicho eso antes, una y otra vez, y siempre se han equivocado. EN 1928, cuando la expectativa de vida en los Estados Unidos era de 57 años, el estadístico Louis Dublin calculó la posibilidad máxima eran 65 años. Como no tenía número de Nueva Zelanda, no sabía que ese límite ya había sido sobrepasado por las mujeres en ese país. Otro equipo de investigación repitió el ejercicio en 1990, y llegó a señalar un límite de 85 años. Que fue alcanzado por mujeres japonesas en 1996.”

 

Martín Krause es Dr. en Administración, fué Rector y docente de ESEADE y dirigió el Centro de Investigaciones de Instituciones y Mercados (Ciima-Eseade).

Optimismo y noticias que no se comentan: el capitalismo derrotó el pesimismo Malthusiano y las hambrunas

Por Martín Krause. Publicada el 23/2/17 en: http://bazar.ufm.edu/optimismo-noticias-no-se-comentan-capitalismo-derroto-pesimismo-malthusiano-las-hambrunas/

 

Hay, creo, dos razones por las cuales predomina el pesimismo en la avalancha de noticias que recibimos a diario: la primera de ellas es que las buenas noticias no generan tantos lectores como las malas, la normalidad se asume como tal, mientras que el accidente o el crimen serían la excepción; la segunda es que todo el que quiera promover algún cambio ‘revolucionario’ (no evolutivo) en la sociedad, debe antes mostrar que todo anda mal, ya que por eso se necesita el cambio.

Al respecto, una serie de autores (Matt Ridley, Steven Pinker y ahora Johan Norberg) han escrito sendos libros presentando una visión contraria, esto es, optimista, del progreso de la sociedad y el ser humano, sobre todo a partir de la llegada de la sociedad liberal y el capitalismo. Las referencias y los números son contundentes. Aquí algunos del libro  Johan Norberg, Progress: Ten Reasons to Look Forward to the Future:

“Cosechas fracasadas no eran poco comunes en Suecia. Una sola hambruna, entre 1695 y 1697, causó la muerte de una en quince personas, y hay referencias a canibalismo en los relatos orales. Sin maquinarias, almacenaje frío, irrigación o fertilizante artificial, los fracasos de cosechas eran siempre una amenaza, y en ausencia de comunicaciones modernas y transporte, una cosecha fallida a menuda significaba hambruna”.

“Las hambrunas eran universales, un fenómeno regular, que sucedía tan regularmente en Europa que se había incorporado en el régimen biológico del ser humano y formaba parte de su vida diaria, según el historiador francés Fernand Braudel. Francia, uno de los países más ricos del mundo, sufrió 26 hambrunas nacionales en el siglo XI, dos en el XII, cuatro en el XIV, siete en el XV, trece en el XVI, once en el XVII y dieciséis en el XVIII. En cada siglo hubo también cientos de hambrunas locales”

Por eso Malthus decía:

“El poder de la población es tan superior al poder de la tierra para producir la subsistencia del hombre, que la muerte prematura debe de alguna forma visitar a la naturaleza humana. Los vicios de la humanidad [infanticidio, aborto, contracepción] son activos y eficientes instrumentos de la despoblación. Son los grandes precursores en el gran ejército de la destrucción, y a menudo completan el trabajo ellos mismos. Pero si fracasaran en esta guerra de exterminio, pestes, epidemias, pestilencias, y plagas, avanzas en terrífica amplitud, y barre de a miles o decenas de miles. Y si el éxito fuera aún incompleto la inevitable hambruna gigante aparece por detrás, y con un gran y poderoso golpe, nivela a la población con los alimentos del mundo”.

Malthus describía acertadamente la situación de la humanidad. Pero subestimó su capacidad para innovar, para resolver problemas y cambiar sus usos cuando las ideas del Iluminismo y las mayores libertades le dieron una oportunidad a la gente de hacerlo. A medida que los campesinos obtuvieron derechos de propiedad, tuvieron un incentivo para producir más. A medida que se abrieron las fronteras al comercio internacional, las regiones comenzaron a especializarse en el tipo de producción apropiado para aprovechar esas oportunidades. Aun cuando la población crecía rápidamente, la oferta de alimentos crecía más rápido. El consumo per cápita en Francia e Inglaterra aumentó de alrededor de 1700-2200 calorías a mediados del siglo XVIII a 2500-2800 en 1850. Las hambrunas comenzaron a desaparecer. Suecia fue declarada libre del hambre crónica a comienzos del siglo XX.”

 

Martín Krause es Dr. en Administración, fué Rector y docente de ESEADE y dirigió el Centro de Investigaciones de Instituciones y Mercados (Ciima-Eseade).

Venezuela, el país cuyos habitantes se sienten más inseguros:

Por Belén Marty: Publicado el 25/8/14 en: http://es.panampost.com/belen-marty/2014/08/25/venezuela-el-pais-cuyos-habitantes-se-sienten-mas-inseguros/

 

Venezuela es el país cuyos habitantes se sienten más inseguros. América Latina, por su parte, es la peor de todas las regiones en materia de confianza en las fuerzas públicas de seguridad, en la sensación de seguridad ciudadana y la incidencia del reporte de robos.

Estos datos los revela la encuestadora Gallup en su Índice de Ley y Orden de 2013, en el cual Venezuela se ubicó en el puesto 41 y la región de América Latina y el Caribe en el puesto 56 en una escala del 0 al 100, siendo 0 la mayor percepción de inseguridad. La tendencia evidenció la dramática situación de seguridad que vive esta parte del planeta.

El estudio asegura que la situación mejoró levemente desde 2009, cuando se mantenía un puntaje similar al actual. Sin embargo, hoy ocho de los 10 países con las tasas más altas de homicidios por cada 100.000 habitantes son países ubicados en América Latina y el Caribe.

 

En este sentido, América Latina posee en su haber el 36% de los homicidios que suceden en el mundo entero, según cifras de la ONU de 2012. Según Gallup, esta parte del mundo destronó a África del lugar con más homicidios. Describen que el aumento se debe al crecimiento del crimen organizado.

La encuesta desarrollada por teléfono o en persona por la consultora evaluaba positiva o negativamente tres preguntas:

  1. En la ciudad o área donde usted vive, ¿tiene usted confianza en la policía local?
  2. ¿Se siente seguro caminando solo por la noche en la ciudad o área donde usted vive?
  3. En los últimos 12 meses, ¿ha sido víctima de algún robo de dinero o bienes suyos o de otro miembro del hogar?

“La lectura de Venezuela de 41 en el índice es la peor, no sólo en la región, sino del mundo. En el 2013, sólo 19% de los venezolanos adultos dijo que se sentía seguro caminando solo por las calles de la ciudad en la que viven”, indicó el informe.

Apenas el 26% de los venezolanos expresó confianza en sus fuerzas de seguridad, y el 22% aseguró que en los últimos 12 meses algún miembro de su familia, o su persona, había sido víctima de un robo.

La causa del aumento de la sensación de inseguridad y del consiguiente incremento de las cifras de robos y homicidios en Venezuela se debe, para la Oficina de Drogas y Crimen de Naciones Unidas (UNODC), al deterioro de la economía y la crisis política.

“En 2012, Venezuela tenía la segunda mayor tasa de homicidios en el mundo después de Honduras, de 53,7 asesinatos por cada 100.000 habitantes”, señaló Gallup basándose en un estudio de Naciones Unidas.

 

Para Roberto Briceño León, director del Observatorio Venezolano de la Violencia y profesor universitario, las cifras que menciona la consultora se quedan cortas.

“Nosotros creemos que en realidad son más. Nuestras estimaciones, y los datos que tenemos, e incluso basados en la propia información oficial, nos dan que Venezuela tiene una tasa de 67 homicidios por cada 100.000 habitantes”, le aseguró al Nuevo Herald.

Medidas gubernamentales no consiguen frenar la ola delictiva

Desde el año 1999 —cuando asume como presidente Hugo Chávez— hasta la fecha se han implementado diferentes planes con el fin de atacar la inseguridad.

El último de ellos es el plan Patria Segura implementado por Maduro con el fin de garantizar la disminución de los índices delictivos a través de la unión cívico-militar y la ley del 2013 para el control de armas y municiones.

La tasa de homicidios en Venezuela no para de subir.

En 1998 la tasa de homicidios en este país era de 18 cada 100.000 habitantes. Luego en 2001 empeoró a 32 homicidios por cada 100.000 personas y en 2013 trepó a 79 , según un informedel Observatorio Venezolano de Violencia (OVV).

Nicaragua con sorpresivo resultado

Por debajo de Venezuela, residentes de Bolivia (47 puntos), Perú (48 puntos), Paraguay (52 puntos) y República Dominicana (53 puntos) aseguraron percibir inseguridad en sus respectivos países. De estos, solo Bolivia y República Dominicana mejoraron su sensación con respecto a la encuesta desarrollada por el mismo grupo de consultores en 2009.

En el otro extremo del índice, Nicaragua salió como el país en el cual sus ciudadanos se sienten más tranquilos. Luego le siguen Panamá, Chile, Ecuador y Uruguay.

El presidente del centro de estudios Diálogo Interamericano, Michael Shifter, explicó a la agencia EFE que el ejemplo de Chile se debe a su respeto por las instituciones.”Las instituciones sólidas y el alto índice de desarrollo humano contribuyen a la percepción de seguridad y confianza en las autoridades por parte de sus ciudadanos”, indicó.

Argentina mejoró tres puntos con respecto a 2009 y obtuvo un puntaje de 56. México escaló seis puntos y obtuvo 59, mientras que Brasil mostró un incremento de un solo punto, y quedó en el mismo nivel de Honduras: 56.

Como referencia, países que se encuentran hoy en conflictos armados como Siria e Irak recibieron, respectivamente, 48 y 67.

Para explicar el caso de Nicaragua, Shifter precisó que “las autoridades locales son bastante respetadas por mantener el orden”. Este país que se encuentra liderando el índice de percepción de seguridad es uno de los más pobres del mundo, y según el índice de libertad económica de la Fundación Heritage, es un país “mayormente no libre”.

Nicaragua tiene un PIB de US$5,9 mil millones y un PIB per capita de US$3.206, una inflación del 8,1% anual, una tasa de desempleo del 8% y creció un 4.,% con respecto al año pasado.

 

Belén Marty es Lic. en Comunicación por la Universidad Austral. Actualmente cursa el Master en Economía y Ciencias Políticas en ESEADE. Conduce el programa radial “Los Violinistas del Titanic”, por Radio Palermo, 94,7 FM.

Guatemala enfrenta las drogas

Por Alberto Benegas Lynch (h): Publicado el 15/3/12 en http://www.diariodeamerica.com/front_nota_detalle.php?id_noticia=7181

 Otto Pérez Molina, el nuevo presidente guatemalteco en ejercicio, acaba de pronunciarse por abrir de par en par las puertas al debate sobre la posible despenalización de las drogas alucinógenas para usos no medicinales, en conferencia de prensa el pasado 13 de febrero del corriente año. Manifestó que piensa trasladar la referida discusión al seno de la asamblea legislativa y que, de este modo, resulta imperioso terminar con el flagelo que está destruyendo las entrañas de esa nación centroamericana.

 En el mismo sentido de la necesaria e inmediata liberalización de los estupefacientes, se pronunciaron los ex mandatarios de México Vicente Fox, de Brasil Fernando Henrique Cardozo y de Colombia César Gaviria, todos con sobrada experiencia de lo que ocurre con las drogas en sus respectivos países.

 Siempre habrá personas que se hacen daño a si mismas con dietas perversas, con deportes riesgosos (y algunos incivilizados como el boxeo cuyo objetivo es destrozar al adversario), alcohol, cigarrillos y tantas costumbres perjudiciales para la salud del cuerpo. También, si es que le damos mayor importancia al espíritu que a la materia, hay lecturas, producciones cinematográficas y obras teatrales que pervierten pero de allí no se desprende que el aparato estatal deba imponer conductas que no lesionan derechos de terceros con la absurda y vana pretensión de jugar a Dios, o más bien la arrogancia superlativa de ser más que Dios puesto que estamos dotados de libre albedrío y, consecuentemente, debemos asumir la responsabilidad por nuestros actos.

 La prohibición de la producción, tenencia y consumo de las referidas drogas traslada el tema a la órbita criminal con todas las implicancias que esto tiene. De este modo se atestan las cárceles de adultos que han decidido hacerse daño con el agregado de los monumentales estímulos para colocar la droga en todos lados dado los enormes márgenes operativos fruto de la legislación que penaliza la comercialización. Esto no solo genera artificialmente la aparición de las drogas sintéticas sino que todo esto opera en el contexto de normas que hacen que los crímenes producidos bajo el efecto de las drogas constituyan un atenuante (en lugar de un agravante) y contamina las contabilidades con sospechas de “lavados” y lesiones graves a las libertades individuales a través de vulnerar el secreto bancario, las escuchas telefónicas, requisas sin orden de juez competente y detenciones sin el debido proceso. Igual que sucedió con la nefasta “Ley Seca”, la corrupción de jueces, policías, gobernantes y de las propias oficinas encargadas de “luchar contra las drogas” (una expresión un tanto atrabiliaria puesto que como ha señalado Milton Friedman “no se decreta una guerra contra las drogas del mismo modo que no se decreta una guerra contra la aspirina” puesto que las guerras no son contra objetos ni contra métodos sino contra personas o grupos de personas).

 En muchas ocasiones se presenta una anomalía estadística vía un error de inclusión en cuanto a la relación drogas-crimen tal como lo señalan Bruce Benson y David Ramussen en Illicit Drugs and Crime. No es relevante tomar el universo de crímenes y constatar que existe una alta proporción de drogadictos. Lo relevante es tomar el universo de drogadictos y constatar que hay una proporción mínima de personas que cometen crímenes (muchas de ellas estimuladas por el mencionado disparate legislativo de mitigar sus castigos cuando cometen un delito drogados).

 Como he escrito antes, es menester subrayar nuevamente que unos cuatro mil años constituye una muestra suficientemente representativa en cuanto a que desde 2.000 años antes de Cristo hasta 1971 en que comenzó la “guerra a las drogas” no hubieron problemas con esas sustancias para usos no medicinales (salvo la decimonónica Guerra del Opio debido precisamente a la prohibición en China). Reitero también al margen que aunque el tema de fondo no es utilitarista sino de principios del derecho, la revista Time (abril 26 de 2009, “Drugs In Portugal: Does Decriminalization Work?”) informa que en 2001, a diferencia de las incoherencias establecidas en Holanda, el gobierno de Portugal liberó la comercialización, el consumo y la tenencia de marihuana, cocaína, crack y heroína y, desde entonces, el consumo de drogas disminuyó, especialmente en las franjas de los adolescentes. John Stossel presentó un notable documental el 3 del corriente mes de marzo en Fox News donde exhibió las impresionantes estadísticas de la caída vertiginosa en la criminalidad en Portugal como consecuencia de la liberalización de las drogas (se destaca en ese documental que lo mismo tuvo lugar en Estados Unidos luego de la liberalización del alcohol), junto a declaraciones de observadores y funcionarios públicos -algunos vivamente sorprendidos porque no eran partidarios de liberar el mercado- quienes subrayaron los efectos “extraordinariamente positivos” también en los niveles de adicción después de diez años consecutivos de experiencia.

 Pero insistimos, el punto central no consiste en medir mayores o menores conductas viciosas sino en tener bien  presente que el aparato estatal en una sociedad abierta no es para echar mano a procedimientos violentos al efecto de modificar acciones que no lesionan derechos de otros. Sin duda que si la gente en libertad desea constiparse hasta morir, eso sucederá pero el aparato de la fuerza que llamamos gobierno es para proteger derechos y no para hacer de padres putativos al intentar corregir las estructuras axiológicas de cada cual y mucho menos hacer padecer a quienes son ajenos a esas inclinaciones. El tema de las drogas es que no solo obliga a los drogadictos a internarse en el circuito criminal y también a los comerciantes, sino que redunda en un drama de proporciones gigantescas para quienes no se vinculan para nada con las drogas (desde el transporte vedado de cierto monto de efectivo hasta el resto de libertades que deberían protegerse y no atropellarse en nombre de la ley).

 Por otra parte, la liberalización de las drogas erróneamente hace suponer a algunos que en masa todos se drogarán por todas partes, sin tener en cuenta que nadie contrata en el trabajo a personas bajo el efecto de las drogas y los comercios, bibliotecas, restaurantes, centros de estudios y demás lugares no aceptan en sus locales a gente que no puede controlarse a si misma, del mismo modo que ocurre en las calles (no importa si el estado de descontrol se debe al alcohol, tranquilizantes o drogas, del mismo modo que no se permite a los automovilistas que circulen de noche sin luces o sin frenos en cualquier circunstancia).

 Las matanzas, los secuestros y las batallas campales se suceden a diario en Guatemala. El caos presenta un cuadro siniestro y todo por el entredicho con las drogas en las que deben pagar con sus vidas y recursos inocentes que nada tienen que ver con los estupefacientes. Es como ha escrito el aludido premio Nobel en economía Milton Friedman quien ha sido el pionero en señalar los peligros de la prohibición: “Las drogas son una tragedia para los adictos. Pero criminalizar su uso convierte la tragedia en un desastre para la sociedad, tanto para los que la usan como para los que no la usan.” Inmediatamente después de terminada la aludida conferencia de prensa del presidente guatemalteco, la embajada de Estados Unidos en la ciudad capital de ese país emitió un comunicado oponiéndose a la propuesta del mandatario en cuestión, como si el solo hecho de un debate abierto fuera a amenazar mercados estadounidenses en el negocio de marras, luego de lo cual viaja el vicepresidente Joe Biden con la intención de frenar esas iniciativas en la región.

 En el marco de la liberalización, el trato con menores sería igual que con respecto a la pornografía, a las licencias de conducir y al alcohol, por lo que no se daría cabida a la publicidad de las drogas en lugares públicos y, en base a elementales juicios prudenciales, para casos de ataques a niños por nacer, cualquiera podría actuar  como subrogante en el caso de madres embarazadas que ingieran drogas de este calibre que desforman y mutilan a creaturas. En resumen, el mercado se saneará en lo posible debido a la desaparición del “fruto prohibido”, a la desaparición de las repulsivas figuras como las del “pusher” y el “soplón” y la referida inexistencia de publicidad.

 Es de desear que el anunciado debate en Guatemala tenga lugar y que la liberalización sea completa sin cortapisas ni artilugios como el de abrir las posibilidades al consumo pero mantener la prohibición en la producción tal como se ha adoptado en algunos lugares, situación que significa el mejor de los mundos para los barones mafiosos de la droga ya que tienen expedito el camino del consumo mientras retienen los astronómicos márgenes operativos.

 Es necesario, además, que separemos de modo muy nítido la liberación y consecuente despenalización de las drogas de aquellas situaciones en las que, bajo el manto declarado de esos supuestos objetivos, en realidad se apaña a la mafia y se ocultan negociados entre gobernantes y sus secuaces en el submundo criminal cubriéndole las espaldas a facinerosos y tapando todo tipo de maniobras fraudulentas y hasta homicidios perpetrados contra enemigos de la rapiña y contra competidores en el delito.

 Moralmente no corresponde criminalizar lo que no es por su naturaleza un crimen. La drogadicción es una tragedia. Habitualmente produce lesiones cerebrales irreversibles, masacre psíquica, distorsión de los sentidos y de la capacidad perceptual. La abstinencia suele estar acompañada de dolores  musculares intensos, calambres extendidos por todo el cuerpo, expulsión de abundantes fluidos, escalofríos, notoria disminución de la actividad cerebral, debilitamiento extremo, aumento de la frecuencia respiratoria, dilatación de las pupilas, todo lo cual ocurre en un contexto de tremenda zozobra. En este contexto se ha sostenido que el drogadicto no es libre, como si no hubiera elegido la ingesta, lo cual nos recuerda una vez más aquel parricida que pedía clemencia al tribunal porque era huérfano.

 Son bienvenidas todas las campañas que muestran los acuciantes problemas apuntados, siempre realizadas con recursos propios, pero la penalización provoca los problemas que muy telegráficamente hemos expuesto en estas líneas a raíz del caso de Guatemala, un tema general sobre el cual nos hemos extendido en otras oportunidades en artículos, ensayos y en un libro publicado en 2006 (La tragedia de la drogadicción: una propuesta con prólogo de Carlos Alberto Montaner). En una etapa fui partidario de la prohibición hasta que varios académicos de Cato Institute y, sobre todo, alumnos míos en clase me convencieron de la mayúscula equivocación en la que incurrí. Mi padre era de entrada partidario de la liberalización de las drogas pero no logró persuadirme, a diferencia de su decidida y manifiesta influencia en mí respecto a los fundamentos de los aspectos filosóficos, económicos y jurídicos del liberalismo (por lo que le estaré eternamente agradecido, puesto que si no hubiera sido por su paciente y perseverante tarea de “mostrarme otros lados de la biblioteca” hubiera sido socialista-keynesiano como en aquella época eran mis colegas de estudios en mis dos carreras universitarias y dos doctorados).

 Hace tiempo, cuando estaba en lo que ahora estimo como la posición equivocada en la materia, mantuve una larga conversación con mi amigo mexicano Agustín Navarro que como médico y economista sostenía la conveniencia de liberar el mercado de drogas. Recuerdo que le pregunté en esa ocasión por que no publicaba un libro sobre el tema y me respondió que lo había intentado pero que desistió en vista de las truculentas amenazas que recibió en su país a través de varios canales por parte de los narcos, especial aunque no exclusivamente referidas a su hija en ese momento de nueve años. Terminó nuestro intercambio con un comentario un tanto cáustico de mi amigo: “nada hay más nocivo para los narcotraficantes que se les termine el negocio liberando el mercado”. Luego descubrí que esos mafiosos -después que se levantó la veda al alcohol- fueron los que inventaron y promovieron la prohibición de las drogas vía aparatosas estructuras de lobby, tal como documenté más adelante en mi antedicho libro.

 Alberto Benegas Lynch (h) es Dr. en Economía, Académico de la Academia Nacional de Ciencias Económicas y fué profesor y primer Rector de ESEADE.