Indice de libertad económica 2014

Publicado por Pablo Guido el 14/1/14 en http://chh.ufm.edu/blogchh/

 

Desde el año 1995 que Heritage Foundation viene midiendo la libertad económica en la mayoría de países en el mundo. Son 10 variables que miden: carga tributaria, gasto público, inflación, apertura comercial, mercados laborales, corrupción, etc.

Desde su inicio Hong Kong y Singapur se ubicaron siempre en los dos primeros lugares de la lista. En esta oportunidad le siguen Australia, Suiza, Nueva Zelanda, Canadá, Chile, Mauricio, Irlanda y Dinamarca. Es decir, en los primeros 10 lugares tenemos 4 países del sudeste asiático/Oceanía, 3 europeos, 1 de América del Norte, 1 latinoamericano y 1 africano. Los “grandes” países desarrollados se ubican más atrás: EEUU (12º), Reino Unido (14º), Alemania (18º), Japón (25º), Francia (70º), Italia (86º). Las economías más libres, en general, son aquellas que han logrado “navegar” la crisis de los últimos años porque no han cometido el error de “inflar” su gasto público en las últimas décadas a niveles estratosféricos (más del 50% del PIB), o han avanzado en liberalizar su comercio exterior, no tienen un mercado laboral demasiado rígido ni cargado de excesivos impuestos, con monedas estables y un marco jurídico respetuoso de los derechos de propiedad. Los “grandes” países desarrollados son “elefantes” que les cuesta moverse por la fenomenal carga tributaria que enfrentan sus ciudadanos y empresas, con excesivas regulaciones que hace muy complicado desenvolverse en un mundo cada vez más cambiante en lo que respecta a nuevas tecnologías, cambios en la demanda, descubrimiento de nuevas herramientas de gestión empresarial, etc. Es por eso que crecen a una tasa “raquítica”. Y año tras año son empujados a puestos cada vez más bajos en este ránking de libertad económica.

¿Los peores? Las economías menos libres vuelven a repetirse este año: Cuba, Corea del Norte, Venezuela, Zimbabwe, Irán, República del Congo. No es casualidad que también sean países donde los derechos políticos y libertades civiles sean casi inexistentes en esos territorios, configurando regímenes totalitarios o autoritarios en el mejor de los casos. Vale mencionar el colapso argentino en el ranking. En los años noventa se ubicaba en los primeros 30 lugares de la lista, pero en la última década no ha parado de caer en picada. A pesar del crecimiento anual promedio del 6% en los últimos diez años, la economía argentina se desploma en el ranking de libertad económica. Parece una contradicción. Sucede que desde 2002 el país se encuentra transitando una de sus tantos ciclos populistas, con un “viento de cola” que el mundo le ha ofrecido gracias a los extraordinarios precios de sus principales productos de exportación, bajas tasas de interés mundiales, un stock de capital significativo generado por las inversiones de los años noventa y una devaluación furibunda en el año 2002 que abarató los costos de producción argentinos. Pero la destrucción de la propiedad privada, una economía más cerrada, una moneda que se deprecia al 30% anual, un gasto público en récord histórico (50% del PIB), una carga tributaria que “vuela” (45% del PIB), controles de capitales y cambiarios, han ido modificando el panorama institucional del país. Situación que se refleja en el índice de libertad económica de los últimos años: en esta edición 2014 la economía argentina se ubica en elpuesto 166º, de un total de 178 países evaluados, cayendo 6 lugares respecto al último año.

Los países sudamericanos peor ubicados son Bolivia (158º), Ecuador (159º), Argentina (166º) y Venezuela (175º). El famoso “socialismo del siglo XXI” se desploma y arrastra hacia la pobreza a una mayor cantidad de gente. Justo cuando el mundo marcha en dirección contraria hace décadas, con una caída enorme en el porcentaje y en la cantidad de pobres.

 

Pablo Guido se graduó en la Maestría en Economía y Administración de Empresas en ESEADE. Es Doctor en Economía (Universidad Rey Juan Carlos-Madrid), profesor de Economía Superior (ESEADE) y profesor visitante de la Escuela de Negocios de la Universidad Francisco Marroquín (Guatemala). Investigador Fundación Nuevas Generaciones (Argentina).Director académico de la Fundación Progreso y Libertad.

La Argentina en la peor de las categorías: la de los “no confiables”

Por Emilio Cárdenas. Publicado el 23/1/13 en http://www.eldiarioexterior.com/la-argentina-en-la-peor-41777.htm

Desde el corazón mismo del oficialismo argentino, su gigantesco aparato de propaganda procura “inter alia” mostrarnos constantemente como un país que goza de “excelente imagen en el exterior”. No es así. Hasta ahora estábamos en la categoría de los países con gobiernos “raros” o “inusuales”. A veces “desafiantes”. Hoy estamos ante un hecho que nos ubica en la de aquellos países con administraciones “no confiables”.

 
Así parecería sugerir lo que acaba de ocurrir en torno a la venta de un banco en los Estados Unidos, que alguna vez fuera de propiedad de accionistas ecuatorianos: el Pacific National Bank, una subsidiaria del Banco del Pacífico, con sede en Miami, que deberá -por disposición de las autoridades bancarias norteamericanas, esto es, por la Oficina del Contralor de la Moneda y por la Reserva Federal- ser vendido forzosamente en los próximos días.
 
La decisión de las autoridades monetarias del país del norte prohíbe, sin embargo, que las acciones de la entidad sean vendidas a instituciones de cuatro países: Corea del Norte; Venezuela; Irán y Argentina, país el último que ha quedado incluido así en la peor de las compañías posibles: la de Irán, Corea del Norte y Venezuela.
 
Esa es la “lista corta” de los países que más preocupan a los Estados Unidos, por estar calificados como “no confiables”. Esto se informa desde las páginas electrónicas de “El Comercio”, de Quito del 15/01/13.
 
Las acciones del Banco del Pacífico fueron, cabe recordar, transferidas desde el Banco Central del Ecuador a la Corporación Financiera Nacional de ese mismo país y hoy están incluidas en un “fideicomiso especial”, constituido en los Estados Unidos. El Grupo Banco del Pacífico pasó a manos del estado ecuatoriano en 1999, como consecuencia de la extendida crisis financiera que entonces afectara a Ecuador.
 
Si las acciones en cuestión no se transfieren a alguien que pueda ser aprobado por las autoridades bancarias estadounidenses antes del próximo 28 de marzo, la entidad deberá ser liquidada. Sobre la entidad financiera pesan acusaciones de lavado de activos y falencias serias en los esquemas internos de control.
 
En este episodio, que aún no se ha cerrado, la inclusión expresa de la República Argentina en la lista antes referida, debe tenerse como una indirecta -pero dura- confirmación de la profunda desconfianza que generan nuestras autoridades en los distintos estamentos administrativos del país del norte. Más allá de la retórica, por cierto.
 

Emilio Cárdenas es Abogado. Realizó sus estudios de postgrado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Michigan y en las Universidades de Princeton y de California.  Es profesor del Master de Economía y Ciencias Políticas y Vice Presidente de ESEADE.