Holdouts: la mirada de un economista de la UNLPam

Por Adrián Ravier. Publicado el 20/3/16 en: http://www.diariotextual.com/politicaa/item/32215-holdouts-la-mirada-de-un-economista-de-la-unlpam.html

 

fondosbuitredibujotelam3
Adrián Ravier, economista y docente de la Universidad Nacional de La Pampa, aseguró que el acuerdo con los holdouts le permite varias estrategias al gobierno nacional. Aunque advirtió que si le van a pagar a los “fondos buitres” para volver a endeudarse, como en los ’90, es un error. Valoró que el kirchnerismo no haya generado deuda externa.
El especialista explicó que si el gobierno nacional le paga a los holdouts estaría terminado con un default que se inició luego de la crisis de 2001. Recordó que durante el kirchnerismo se produjeron dos pagos grandes, uno en 2005 y el restante en 2010.

“En el primero hubo un acuerdo por el que se les pagó a los acreedores internacionales el treinta por ciento del capital que se les debía. Todo eso con la condición de la cláusula Rufo, que les planteaba a los acreedores cobrar ese tercio porque el gobierno no iba a hacer ninguna oferta mejor en los próximos años”, dijo Ravier, profesor titular de la facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas. “La mitad de los acreedores internacionales aceptó el acuerdo y en 2005, con los nuevos bonos, empezaron a cobrar”.

En 2010, durante el gobierno de Cristina Kirchner, se planteó una propuesta similar a la de 2005 que también estuvo asociada a la cláusula Rufo con vencimiento en 2014. En esa oportunidad adhirieron casi todos los acreedores, salvo un siete por ciento, entre los que se encontraban los denominados “fondos buitres” que alcanzaban el uno por ciento.

Los fondos buitres son acreedores que no le prestaron originalmente dinero a la Argentina. Se trata de fondos de inversión internacional que básicamente le compraron a gente que no podía esperar que nuestro país decida pagar. Entonces les adelantaron el dinero y se quedaron con esos bonos esperando cobrar el capital total”, declaró Ravier, en una entrevista concedida al Informativo de Canal 3.

“Esa gente (los buitres) no aceptó las propuestas y se entendía durante años que Argentina no podía abonarles porque si lo hacía iba a tener que entregarle mucho más dinero al 97 por ciento restante, que oportunamente había arreglado aceptando una quita importante”.

“Cuando el juez Thomas Griesa de Estados Unidos dictó la sentencia de que se debía pagar, se transformó en un problema internacional para Argentina que igualmente siguió sin pagar aferrada a la cláusula Rufo”.

Esta semana, la Cámara de Diputados de la Nación aprobó el proyecto que dispone el pago a los holdouts, una norma que incluye la derogación de las leyes Cerrojo y Pago Soberano y la emisión de deuda para enfrentar el pago.

-¿Qué implica el endeudamiento internacional?

-Para el presidente Mauricio Macri implica mejorar la calidad institucional, la relación con los organismos internaciones y terminar con el default que lleva 13 años. Ahí se abre un mar de dudas. Si van a pagarle a los holdouts para volver a poder acceder a créditos externos y esos créditos los van utilizar para mantener el déficit fiscal que hoy tiene el país, sin hacer ningún tipo de ajuste, estamos volviendo a los problemas originarios de la década del ’90.

– ¿Qué se puede esperar entonces?

–En el corto plazo la gente tiene que esperar que baje la inflación debido a que no se estará emitiendo moneda a cambio de deuda: ese es el punto positivo. A la vez, lo negativo es que si la idea es esa estamos en un serio problema porque en cuatro u ocho años, además de mantener el déficit fiscal, vas a tener una deuda externa duplicada. Eso, finalmente, explota de alguna manera en el futuro mediato.

-¿Qué se supone que hará el gobierno?

–En principio estamos en una situación difícil y la verdad es que hay varias estrategias. No es sencillo adivinar qué es lo que va a hacer una vez que arregle con los holdouts. La advertencia mía es que si vas a pagar a los holdouts para volver a endeudarte y volver a los ’90, con una deuda que finalmente explota, es un error. Pero si vas a pagar a los holdouts para volver al mundo y mejorar la calidad institucional es un acierto.

-La gestión kirchnerista no se endeudó. ¿Por qué Macri impulsa esa política entonces?

-Eso es un mito. La gestión anterior se endeudó con Anses, entre otros organismos. Y generó una deuda interna.

–No es lo mismo que endeudarse con organismos internacionales.

–Está claro. Si un mérito tuvo el gobierno kirchnerista es no haber acumulado una deuda externa fenomenal y, más bien, haber mantenido una deuda externa baja respecto del PBI en relación a lo que es hoy el mundo. Eso le permite a este gobierno resolver la ‘herencia’, de la que todos hablan, de una manera gradual.

 

Adrián Ravier es Doctor en Economía Aplicada por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, Master en Economía y Administración de Empresas por ESEADE. Es profesor de Economía en la Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas de la Universidad Nacional de La Pampa y profesor de Macroeconomía en la Universidad Francisco Marroquín.

El default institucional.

Por Nicolás Cachanosky. Publicado el 25/8/14 en: http://economiaparatodos.net/el-default-institucional/

 

La última decisión del gobierno de Cristina Kirchner de enviar un proyecto de ley al Congreso para modificar las condiciones de pago de los bonos confirma dos cosas. En primer lugar que no había intención de cumplir con el fallo del Juez Griesa en el 2015, luego del vencimiento de la cláusula RUFO. De hecho, esta cláusula se usó como excusa para justificar no acatar un fallo firme de una corte de justicia elegida por el Argentina. La explicación es más simple que teorías de negociaciones secretas. El Kirchnerismo no quiere pagar, punto. A veces la ideología supera la pura racionalidad económica. En segundo lugar, que Argentina se está encaminando no sólo hacia un default ‘económico’ o ‘financiero”’ sino también hacia un default ‘institucional’

Las consecuencias del default económico posiblemente sean un agravamiento general del ya delicado cuadró económico del país. Para un gobierno que tan fácil le resulta apartarse de la transparencia, el ‘Griesafault’ puede ser usado como excusa para justificar los magros resultados económicos de modelo K, profundizado por el Ministro Kicillof y su equipo. Créditos (externos) al sector privado se verán reducidos, sino eliminados. Las provincias, también con una importante falta de disciplina fiscal, se verán imposibilitadas de emitir bonos para financiar su déficit, o deberán hacerlo a tasas muy altas. En un cuadro de default, los prestamistas institucionales no utilizan el crédito de sus depositantes para financiar países en default. El mundo es mucho más grande que Argentina y alternativas no les faltan. Son, justamente, los fondos ‘buitre’ (como se dice desde el gobierno), quienes prestan a países en serios problemas. Aquellos prestamistas que se salen de las convenciones internacionales. Si bien es cierto que se habla del nuevo default, Argentina no terminó de arreglar con sus acreedores luego del 2001. Por eso había un juicio abierto y por eso Argentina tenía limitado el acceso a créditos internacionales. De hecho, el gobierno de los Kirchner se financió con fondos de Venezuela a tasas ‘buitre’.

Pero este proyecto de ley también implica un default institucional. Esto es un aspecto novedoso respecto a defaults anteriores. Si bien este default es menos explosivo que el del 2001, el daño institucional, cuyas consecuencias son de largo plazo, pueden ser más graves. Dado que, para ofrecer seguridad jurídica, Argentina voluntariamente aceptó someterse a legislación internacional en la emisión de deuda, rechazar el fallo de Griesa implica renunciar a ofrecer un marco jurídico que de la confianza en el país que su dirigencia política no sabe o no puede dar. En definitiva, lo que Argentina (gobernada por el Kirchnerismo) le está diciendo al mundo es que el país paga sus deudas si quiere, como quiere, y donde quiere. La semántica y el relato política pueden adornar pero no cambiar este mensaje. Si Argentina rechaza la legislación NY, ¿por qué no va a rechazar las otras jurisdicciones internacionales donde a emitido deuda? ¿Y desde cuando la justicia Argentina ofrece mayor seguridad a los acreedores que las cortes internacionales bajo la cual se suelen emitir títulos de deuda (cuántos otros países emiten sus bonos bajo legislación Argentina?)

El problema del deterioro institucional es que las instituciones no pueden ni construirse ni repararse como se puede hacer con un auto en una fábrica o planta. Los problemas económicos e institucionales que el Kirchnerismo está dejando de herencia no se arreglan con buenos modales políticos, se arreglan con decisiones firmes, difíciles, pero necesarias. El gobierno hace un cálculo equivocado al creer que de cambiar la jurisdicción de pago tiene poco que perder. El riesgo país, el riesgo de lidiar con un país con una dirigencia política como la de Argentina, puede verse afectado por un largo plazo que no justifica no acatar el fallo de una justicia a la que la que el país se sometió voluntariamente. Por ahorrarse el 1% de la recaudación anual, el costo financiero en Argentina puede ser mayor al necesario por varios años. Cuando el dueño de un comercio se vea sin acceso a crédito o deba afrontar altas tasas teniendo que cerrar o despedir personal, va a estar pagando el costo de mantener un 1% de clientelismo político

 

Nicolás Cachanosky es Doctor en Economía, (Suffolk University), Lic. en Economía, (UCA), Master en Economía y Ciencias Políticas, (ESEADE) y Assistant Professor of Economics en Metropolitan State University of Denver. 

Una viva bárbara la Señora

Por José Benegas. Pubicado el 18/7/14 en http://josebenegas.com/2014/07/17/una-viva-barbara-la-senora/

 

La señora es táctica, como todo tramposo. Desarrolló una gran creatividad para engañar en el corto plazo, pero es por completo incapaz de ver todo el panorama. Su última avivada va a llevar al país a un completo desastre.

Ayer su cabecita loca le habrá dicho que es la más viva del barrio, cuando explicó que la Argentina pagó al mandar los fondos al banco en New York. Si el agente de pago después no le entrega el dinero a los bonistas que entraron al canje, dijo con ese tono pedante que la caracteriza, será problema de: 1) El banco, 2) El juez, 3) Los propios bonistas. Máximo habrá hecho una pausa en la Play Station y le habrá dicho: ¡Mami, que inteligente que sos!

Pero no, no es nada inteligente. Si puede engañar a los programas de radio que creen que con esto el gobierno armó una discusión para complicar las cosas. Aunque lo consiguiera, esta sería una victoria pírrica.

Resulta que: 1) El banco cuenta con una orden judicial que le dice que no realice los pagos a los bonistas 2) El juez fue ratificado en dos instancias posteriores y 3) A los bonistas no se les mueve un pelo y están a punto de ganar mucho dinero, porque el motivo por el que no les pago no les importa nada. Es un problema del que obtuvo la “rebaja” en un canje cancelar la nueva deuda.

Si contrato a un pintor y el pintor recibe una orden judicial de no llevar adelante su prestación, el contrato pierde sus efectos, se torna de cumplimiento imposible. Yo no podría demandar al pintor por las consecuencias de su incumplimiento, pero lo que si le podría reclamar es que me devuelva el dinero que le pagué. Si la señora consigue convencer a los bonistas reestructurados de que no puede pagar porque su dinero quedó en un pretendido limbo legal, pues entonces la reestructuración para ellos fracasó. Será un problema de la Argentina echarle la culpa a otro, tendrá que demandar a Griesa y Griesa tal vez muera por eso, pero de risa.

Dicho de otra forma, en caso de que la prestación contenida en el bono reestructurado no pueda cumplirse, sea porque la Argentina no quiere, porque el Juez Griesa lo impide pagado por Magnetto, porque la vida es injusta, lo que ocurriría sería que tendrá que hacerse cargo entonces del renacimiento de la situación anterior a la emisión del bono. Esto es, los bonistas recuperan sus acreencias originales por imposibilidad de cumplimiento de la nueva obligación que las reemplaza, aunque la Argentina no tenga responsabilidad alguna. Que la tiene, por supuesto, actúa con una mala fe que ya comenté antes que es propia de los abogados saca-presos.

Toda la discusión de qué cosa es o no default carece de sentido en mi opinión. El fallo de Griesa no es más que el recuerdo de que la Argentina nunca salió del defalut. Tanto es así que sigue pagando tasas de interés de país fallido. Es decir, todo este debate es semántico.

El asunto grande acá es que lo que esta delirante está a punto de conseguir es mucho más grave que la aplicación de la cláusula rufo, por la cual habría que pagarle a los re-estructurados cualquier mejora que voluntariamente se ofrezca a los holdouts, esto es volver a convertirse en deudora del cien por ciento como si el canje nunca hubiera existido.

 

José Benegas es abogado, periodista, consultor político, obtuvo el segundo premio del Concurso Caminos de la Libertad de TV Azteca México y diversas menciones honoríficas. Autor de Seamos Libres, apuntes para volver a vivir en Libertad (Unión Editorial 2013). Conduce Esta Lengua es Mía por FM Identidad, es columnista de Infobae.com. Es graduado del programa Master en economía y ciencias políticas de ESEADE.

Una vez más, la deuda

Por Alberto Benegas Lynch (h): Publicado el 9/7/14 en http://www.cronista.com/columnistas/Una-vez-mas-la-deuda-20140709-0019.html

 

En el embrollo en que estamos deben destacarse telegráficamente cuatro aspectos clave. Primero, el discurso patotero de nuestros gobernantes, no solo en las tribunas locales sino en el atril de organismos internacionales alegando ‘extorsiones’, ‘fallos desquiciados’ en el contexto de la terminología de los ‘fondos buitre’. Respecto a esto último, debe precisarse que son tenedores que han adquirido lícitamente títulos que pretenden cobrar y, como una consecuencia colateral, han salvado, por ejemplo, a jubilados europeos que no podían esperar. Sostener lo contrario es no saber qué es el mercado ni qué significa cumplir con la palabra empeñada.
Segundo, debe revisarse cuanto antes irregularidades en la contratación de deudas, que como se ha señalado, incluyen préstamos de la banca central que no pasaron por el directorio, otras que no contaron con la aprobación del Congreso, hubo empresas estatales que contrajeron deudas cuyo producto fue retenido por el BCRA al efecto de la política cambiaria y también se estatizó deuda privada, todo lo cual no es un pretexto para no honrar compromisos contraídos sino para castigar a los responsables de los ilícitos.
Tercero, independientemente de los trascendidos y las compadradas, cuando se habla de ‘negociar’ a raíz de la visita convenida al facilitador que sugirió el juez de Nueva York, el intercambio de ideas debe circunscribirse a la forma de pago la que sería importante que fuera luego de diciembre del corriente año a los efectos de que no se dispare la cláusula RUFO tal como aparentemente propone el gobierno (nunca se sabe cuando se mezcla el vociferar con lo profesional).
Y cuarto, el tema más importante que se refiere al debate sobre el concepto mismo de la deuda pública sobre cuya propuesta ya me he explayado en otras ocasiones que, a su vez, implica la revisión de la idea convencional de servicios públicos y la comprensión que intervenir en áreas inviables inexorablemente las expande debido a la correspondiente operación antieconómica, lo cual no significa que el aparato estatal esté inhibido de decidir sobre la forma de administrar sus pasivos.
En todo caso, el tema es que el agente teóricamente encargado de proteger y garantizar derechos se ha convertido en una máquina infame de gastos públicos astronómicos, impuestos insoportables, deudas siderales y regulaciones absurdas y asfixiantes que deben ser limitadas severamente si queremos vivir en una sociedad abierta.
Y eso no va solo para nuestro país sino que abarca la mayor parte de las naciones europeas y Estados Unidos. Para este último caso, son muy recomendables los libros recientes de David Stockman, Bill Bonner y Peter Schiff donde se consignan los peligros que se avecinan en el otrora baluarte del mundo libre si no hubiera una rectificación de gran calado.

 

Alberto Benegas Lynch (h) es Dr. en Economía y Dr. En Administración. Académico de la Academia Nacional de Ciencias Económicas y fue profesor y primer rector de ESEADE.