Una esperada sentencia africana

Por Emilio Cárdenas. Publicado el 16/6/16 en: http://www.lanacion.com.ar/1909510-una-esperada-sentencia-africana

 

El 30 de mayo pasado, en Dakar, Senegal, el ex presidente de Chad, Hissène Habré, los 73 años de edad, fue sentenciado a prisión perpetua por haber cometido crímenes de lesa humanidad, tortura sistemática, violaciones y otros delitos sexuales durante su desgraciada presidencia del referido país, esto es desde 1982 a 1990.

Habré, recordemos, persiguió -violenta e implacablemente- a varias minorías de Chad, como los árabes, los Hadjerais y los Zaghawas.

Habré fue condenado por un «tribunal extraordinario» especialmente creado como parte del sistema judicial de Senegal para juzgarlo. Esto ocurrió con la participación de la Unión Africana, atento a que la Corte Penal Internacional carece de jurisdicción sobre esos delitos por la fecha en que fueron cometidos, esto es antes de que ella entrara en funcionamiento, el 1º de julio de 2002. La Corte Internacional de Justicia había ordenado explícitamente a Senegal juzgar a Habré o, en su defecto, extraditarlo.

El tribunal extraordinario, que asumió lo que se define como jurisdicción internacional, puesto que el ex presidente Habré estaba viviendo -exiliado- en Senegal, estuvo compuesto de tres jueces: dos senegaleses y uno de Burkina Faso. Y utilizó curiosamente el derecho local, el de Senegal. Chad, cabe agregar, nunca solicitó la extradición de Habré y existen serias dudas sobre si un juicio en Chad hubiera podido ir adelante respetando el debido proceso legal y con la independencia judicial siempre requerida.

La etapa probatoria duró 19 meses y durante ella se acreditaron los gravísimo delitos de los que se acusaba a Habré. La investigación se facilitó mediante un acuerdo bilateral especial suscripto en el 2013 entre Senegal y Chad sobre ese tema que, entre otras cosas, permitió a los jueces senegaleses interrogar personalmente a miles de testigos y víctimas en Chad.

Unas 4000 víctimas se constituyeron como partes civiles en el juicio. Las actuaciones fueron transmitidas tanto por Internet como por televisión en Chad. En una segunda etapa, la cuestión de las reparaciones puede ser debatida y esas víctimas podrán entonces participar activamente en esa segunda etapa.

Esta es la primera sentencia, en toda la historia, en la que los jueces de una nación condenan a un ex presidente de otra por delitos de lesa humanidad.

Si la sentencia comentada de pronto fuera apelada, Senegal debería conformar para ello un nuevo tribunal extraordinario. Tras lo cual y luego de la decisión respectiva, el tribunal sería disuelto.

Habré era conocido despectivamente como «el Pinochet africano». Durante su infame presidencia, signada por el terror y la violencia, murieron unas 1.200 personas mientras estaban encarceladas. Y habrían sido torturadas unas 12.000 personas más. Una Comisión de la Verdad chadiana sostiene que, en rigor, Habré es responsable de la muerte de unas 40.000 personas.

Habré fue, recordemos, un enemigo acérrimo del ex dictador libio Muammar el-Kadafi (que pretendía insistentemente anexar Chad a Libia) y, por ello, recibió en su momento apoyo militar de Francia, Israel y los Estados Unidos.

Varios países apoyaron individualmente al tribunal extraordinario senegalés. Algunos de ellos con contribuciones en dinero, como Chad, Holanda, los Estados Unidos, Bélgica, Alemania, Francia y Luxemburgo. También contribuyeron y apoyaron al tribunal actuante la Unión Europea y la Unión Africana. Canadá y Suiza, así como la Cruz Roja Internacional, proveyeron distintas formas de asistencia técnica. La República Argentina -cabe señalar- contribuyó con un equipo especializado de antropólogos forenses que trabajó en torno a varias fosas comunes, identificando a las víctimas de distintas masacres.

Tras la sentencia senegalesa, que conforma un precedente nuevo y distinto, cualquier dictador del mundo queda, en más, expuesto a ser juzgado y condenado fuera de su propio país si se comprueba -más allá de toda duda razonable- que ha violado los derechos humanos de su pueblo, cometiendo delitos de lesa humanidad.

 

Emilio Cárdenas es Abogado. Realizó sus estudios de postgrado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Michigan y en las Universidades de Princeton y de California.  Es profesor del Master de Economía y Ciencias Políticas y Vice Presidente de ESEADE.

Prospects And Challenges For The U.S. Economy In 2016

Por Alejandro Chafuen: Publicado el 1/1/16 en: http://www.forbes.com/sites/alejandrochafuen/2016/01/01/prospects-and-challenges-for-the-u-s-economy-in-2016/1/

 

Unemployment continues to fall, inflation is in check, interest rates remain near historical lows, the governments of major U.S. partners have no intention to engage in trade wars, and the price of oil and energy continues to fall. There are no major storms in the forecast for the U.S. economy.  Nevertheless, very few economists, if any, are forecasting a growth rate of more than 3% for next year. What is holding back the U.S. economy?

Three factors conspire against growth: the uncertainties about which road will the U.S. economy will take after the next presidential election; the continued high cost of the regulatory state and all its effects, from corruption to arbitrariness; and the lackluster performance of most major western economies.

Forbes_Chafuen for 2016

The stock market indices are close to their all-time high, almost at the same level as the end of last year. They have recovered nicely since their low in September. Unemployment stands now at 5%, lower than last year’s 5.8%. That means 1 million fewer people are unemployed, but this figure does not reflect the fact that 2 million more people have left the labor force since last year, so in terms of the percentage of workers in the labor force we are back to the late 1970s. In addition, almost half of the increase in the newly employed (470,000) were in the health care sector. I doubt that it is because “Obamacare” is less costly — just the opposite, it is more expensive and cumbersome. It imposes heavy costs on employers who want to hire more than 50 employees or offer more than 30 hours of work to those who are working less than part-time.

In the monetary arena, I forecasted last year that, as a way of precaution, the Federal Reserve was likely to begin introducing higher rates early in the year. My timing was wrong; the Fed waited until December. By announcing that it will increase the federal funds rate gradually, and modestly, a quarter point each time, it has already led the market to anticipate and factor that move.

In my Jan. 1, 2015, piece, I wrote that “with monetary easing in Europe and more prudence in the Fed, the U.S. dollar could likely strengthen another 10 percent against the Euro.” That is what happened on a year-to-year basis. There is still room for the dollar to strengthen another 5% against the Euro in 2016. Borrowing in Euros and investing in U.S. assets might still be a good strategy for 2016. Currency “wars,” with China trying to increase the role of the renminbi, will continue, but the impact will not be dramatic—at least not for the next couple of years.

With government debt passing $18 trillion, Obama keeps beating his record of increasing federal borrowing more than any other president in U.S. history. During his tenure, government debt increased by $8 trillion, and there is still more time to go. Yet, as interest rates will continue to be extremely low, the costs will not be felt this year.

Storms continue to cloud the future on the national security front. This is an area that should not be neglected. Both the reality and the perception of security threats have huge implications for the economy. A free economy is nothing but the free movement of goods, money, and labor. Those same freedoms can be exploited by those who want to cause harm, and those abuses can be used as excuses for those who want to promote protectionism and restrict the entry of competitors.

In 2014, we had the Russian intervention in Ukraine and the rise of the Islamic State, ISIS. In 2015, we saw new tensions with Russia in Syria, and with China in the South Seas. Apart from a successful catastrophic attack in the homeland, confrontations with Russia or China can have a much greater impact in the economy of the United States than all other security threats. Central and Eastern European countries are devising their own way to counter Russia. U.S. diplomats will work to prevent major issues with China, so I expect a stable “uneasiness” on both fronts, but no major confrontation.

In addition to terrorist violence in the Middle East, the acts of violence of Boko Haram in Nigeria and neighboring countries, Cameroon, Niger, and Chad, continue to be a grave threat to that region. The role of the United States is that of helping the local governments contain and defeat them. Given the little economic relevance of those countries for the U.S. economy, their threat does not enter into the economic debate. More problematic were the Paris attacks, the numerous terrorist events in Turkey, and the recent San Bernardino attack. Libertarian economists might point out that, statistically, they are not very significant, but the attacks have huge cultural and social impacts and can marginalize efforts to promote more restraint in U.S. foreign interventions. With little willingness to send large amounts of U.S. troops abroad, and with defense spending at manageable levels, the growth or decline of the U.S. economy will not depend on this sector.

The forecasts on the price of oil continue to underestimate supply and overestimate its price. Except for some of the oil-producing states, this will be a boon for the economy. If you own oil stocks, enjoy the high dividends but do not expect much growth. The positive impact of cheap oil and gas will be mitigated, however, by an intrusive regulatory state, and by the uncertainties created by the political battles over health care and immigration that will continue during 2016. Do not expect much change during these next 12 months. The recent budget deal can serve as an indicator that the Republicans will avoid major battles in Congress. The national debate will continue, but in the presidential campaigns, as usual, real action will be reserved for the future.

World trade has stalled at 2008 levels, and it has even gone down this last year. Free or freer trade is a great engine for healthy economic growth, and despite some protectionist voices, I do not expect trade wars — but neither do I anticipate much advance. Last year, I stated that “President Obama’s search for a positive legacy in the international arena might still lead him to turn his back on his more ideological base and push to approve TPP and TTIP.” After the approval last October of the Trans-Pacific-Partnership (TPP), the next challenge is the Transatlantic Trade and Investment Partnership (TTIP) with Europe. I believe that even in this polarized pre-electoral political environment, it will be easier to achieve consensus in the United States than in Europe for its passage. But, because of opposition across the Atlantic, it is doubtful that the agreement will be signed before the end of Obama’s term.

The 2016 U.S. economy can’t expect much push from its neighbors. Mexico and Canada, which together represent 30% of total U.S. trade and one third of U.S. exports, will continue to grow at modest rates. Mexico’s GDP will likely increase by 3.6%, one percentage point more than this past year. Canada, on the other hand, will likely grow at a more modest rate, just above 2%. Europe, another major trade partner, survived the Greek and other radical populist crises, but, on average, will grow less than the United States; I anticipate the same with Japan.

Respect for the rule of law in the United States has been declining, and, unfortunately, respect for private property continues to go down in the world. In the Fraser Institute index, the U.S. score in this front went slightly down (from 7.02 to 6.97), but it is way down from the year 2000, when it stood at 9.23. The United States is now 29th in the world. In the Heritage Foundation index, respect for property rights in the United States went down from 4th place in 2009 to 20th today, same as last year. In the rule of law index of the World Justice Project, (which ranks 102 countries), the United States is again in 19th place. Of the top 10 economies, four countries—Germany, the United Kingdom, Japan, and France—have better rule of law scores than the United States. Nevertheless, given the size and opportunities in its economy, the United States will remain as an attractive destination for foreign investment in 2016.

 

Alejandro A. Chafuén es Dr. En Economía por el International College de California. Licenciado en Economía, (UCA), es miembro del comité de consejeros para The Center for Vision & Values, fideicomisario del Grove City College, y presidente de la Atlas Economic Research Foundation. Se ha desempeñado como fideicomisario del Fraser Institute desde 1991. Fue profesor de ESEADE.

Argentina entre los 10 países con menor libertad económica del mundo.

Por Nicolás Cachanosky. Publicado el 14/10/14 en: http://economiaparatodos.net/argentina-entre-los-10-paises-con-mejor-libertad-economica-del-mundo/

 

El 7 de Octubre el Fraser Institute dio a conocer su reporte anual 2014 sobre libertad económica que cubre un total de 152 países. El Economic Freedom of the World, junto al Index of Economic Freedom elaborado por el Heritage Foundation y Wall Street Journal deben ser los dos indicadores más conocidos de libertad económica que hay disponibles. Que Argentina posea una baja calificación relativa en este indicador no es novedad. En los dos últimos reportes Argentina se ubicaba como la decimoquinta economía menos libre entre los países observados. Lo que es novedad en el último reporte es que Argentina cae al puesto 149 de 152 países. Es decir, Argentina se ubica como la cuarta economía menos libre del mundo. Debido a que los datos que el Fraser institute utiliza para elaborar el índice llevan tiempo en publicarse, cada reporte posee resultados de hace dos años. Es decir, el reporte del año 2014 posee calificaciones para el año 2012 (este “delay” es normal en este tipo de indicadores.) Lo que este indicador muestra, entonces, es un serio deterioro en las instituciones económicas luego del 2011: En un solo año Argentina retrocedió 11 lugares. Mientras Argentina cae a los últimos puestos y no se ven signos de liberar la economía del 2012 en adelante, organizaciones como Carta Abierta afirman que al país le falta regulación económica. Estas aseveraciones ponen de manifiesto la desconexión con la realidad Argentina en un contexto mundial por parte grupos afines al Kirchnerismo. Ciertamente, como todo índice, el mismo no es perfecto. No obstante, ofrece una guía sobre el la inclinación relativa de distintos países hacia instituciones de libre mercado cuyos resultados se condicen con lo que se espera sean economías más y menos libres. Preguntarse si la posición 149 en el ranking es precisa es quedarse con el árbol y perderse el bosque. Lo importante es la ubicación “general” de Argentina en el ranking y la tendencia en el mismo. Desde el año 2001, cuando se ubicaba en el puesto 54, Argentina cae de manera sostenida en el ranking.

Las 10 economías menos libres en el reporte 2014 son (1) Myanmar, (2) República Democrática del Congo, (3) Burundi, (4) Chad, (5) Irán, (6) Algeria, (7) Argentina, (8) Zimbabue, (9) República del Congo, y (10) Venezuela. Como se puede apreciar, los países que acompañan a Argentina se encuentran lejos de ser la Alemania o Suiza al que Cristina Kirchner hizo referencia como modelos de país. De hecho, de los países observados, la Venezuela que es fruto de admiración Kirchnerista se ubica en el último puesto. Según el reporte (p. 29), la caída de Argentina en el 2012 se debe principalmente a un deterioro del sistema legal y la protección de los derechos de propiedad (cepo al dólar, etc.), en la restricciones al comercio internacional (debido a la DJAI, etc.), y a la aparición del mercado informal del dólar. Es cierto, sin embargo, que el nivel de vida de Argentina es superior al de países como Chad o Myanmar, pero ese no es el punto de los índices institucionales. Estos indicadores no buscan medir la calidad de vida, sino que informan sobre el marco institucional dado que esto define el nivel de desarrollo económico de largo plazo. La instituciones de un país informan sobre la trayectoria de largo plazo y no sobre la situación económica actual.

Por ello este tipo de indicadores son relevantes y los economistas insisten tanto en la importancia de las instituciones. La comparación entre Corea del Norte y Corea del Sur ofrece un caso único. Son dos países con la misma cultura, mismo lenguaje, y misma historia hasta su separación en 1945. Casi 60 años de dos coreas con distinto marco institucional muestran las inocultables diferencias económicas. No obstante, Corea del Norte no puede alcanzar el nivel de vida de Corea del Sur de la noche a la mañana cambiando su política económica, necesita cambiar su marco institucional y esperar que el crecimiento que no ha tenido en 60 años se materialice. Este efecto de largo plazo que las abstractas instituciones tienen sobre los países pueden hacernos perder la conexión causal dado que los cambios institucionales del presente pueden tener efectos varios años por delante. Imaginemos que congelamos el grado de libertad económica de todos los países por cincuenta años. ¿Dónde creemos que se encontrará el nivel de vida relativo de Argentina cinco décadas más tarde? ¿Más cerca de Venezuela y Zimbabue o de Alemania y Suiza?

En esta nota comento sobre diversos resultados económicos y sociales de países con economías libres y economías reprimidas. En esta ocasión sólo quiero reproducir tres resultados centrales y ofrecer luego un comentario final. En primer lugar, los siguientes gráficos (pp. 21-22) muestran que al tomar la totalidad de la muestra (152 países) en lugar de elegir un par (por ejemplo Argentina y Chile) (1) los países más libres poseen un mayor ingreso per cápita (ajustado por costo de vida) que los países menos libres, (2) que las economías más libres crecen más rápido que las economías menos libres [un plazo de 10 años] y (3) que la distribución del ingreso no depende de la libertad económica. Es decir, las economías no sólo son más ricas y crecen más rápido en promedio, sino que el argumento de que el libre mercado genera crecimiento con exclusión no se sostiene si miramos la totalidad de la muestra en lugar de seleccionar unos pocos países. Si el libre mercado generase crecimiento con exclusión, entonces la participación sobre el ingreso del 10% más pobre no podría mostrar valores similares para los distintos grupos de países según su libertad económica. No obstante estos resultados, diversos movimientos que se oponen a las economías libres sostienen que el modelo a adoptar es uno como socialismo de Noruega, el Suecia, o el Finlandia. Sin embargo, Noruega, Suecia, y Finlandia se ubican en los puestos 30, 32, y 10 de países con mayor libertad económica respectivamente. Los tres países “socialistas” se encuentran en el cuartil de las economías más libres del mundo. Los países calificados de “socialistas” por los críticos del libre mercado resultan tener economías bastante libres en el contexto mundial.

 

Si usted va a ser pobre y sabe que va a pertenecer al 10% de la población más pobre, no importa si vive en una economía libre o en una economía reprimida, su grupo va a recibir alrededor del 2.5% del ingreso total del país. Pero si vive en una economía libre su ingreso anual va a ser de $11,610 contra $1,358 en una economía reprimida. Si usted sabe, entonces, va a ser pobre, ¿en qué país prefiere vivir? Si su respuesta es en una economía libre, entonces debe saber que desde la crisis del 2001 que Argentina persiste en ir en sentido contrario hasta haber alcanzado el fondo del ranking en el 2012.

Por último, en Argentina términos como “libre mercado” son tratadas casi como una mala palabra, especialmente desde la crisis del 2001. Peor aún es el caso de los términos “capitalismo” y “neoliberal.” Parte de esta situación se debe al asociar erróneamente la década del 90 con un modelo de libre mercado neoliberal. Los resultados están a la vista. Argentina ha logrado ubicarse entre los últimos puestos de uno de los indicadores más utilizados y respetados internacionalmente en trabajos de investigación. Mientras Argentina y la clase dirigente no entiendan que no se puede ser Alemania o Suiza adoptando las instituciones bolivarianas del Socialismo del Siglo XXI el país podrá oscilar entre mejores y peores gobiernos, pero no podrá cambiar su trayectoria de largo plazo. Argentina no necesita un cambio de “modelo” o de gobierno, Argentina necesita una seria reforma institucional. Para que la clase política dirigente ofrezca un cambio de esta magnitud, la opinión pública se lo debe exigir.

 

Nicolás Cachanosky es Doctor en Economía, (Suffolk University), Lic. en Economía, (UCA), Master en Economía y Ciencias Políticas, (ESEADE) y Assistant Professor of Economics en Metropolitan State University of Denver. 

Francia apoya militarmente a Mali

Por Emilio Cárdenas. Publicado el 15/1/13 en http://www.lanacion.com.ar/1545817-francia-apoya-militarmente-a-mali

Era sólo una cuestión de tiempo. El régimen islámico radicalizado conformado por distintos grupos terroristas que se había apoderado de un pedazo del norte del territorio de Mali -más grande que Francia- al no ser rápidamente enfrentado, intentó expandirse. Esto es, seguir sus conquistas hacia el sur. La pesadez y lentitud de reacción de la comunidad internacional parece haber sido, en buena medida, responsable de lo sucedido.

Mali está sumida en el caos, con su integridad territorial afectada por la ocupación del norte, hoy en manos de «Al Qaeda del Maghreb Islámico», sumado a las fuerzas de «Ansar Eddine» y a las del «Movimiento para la Unidad y el Jihad en el Oeste Africano». Los ocupantes han rebautizado al pedazo de Mali que controlan como: el «Estado Islámico del Azawad», el cual no ha sido reconocido por ningún país.

Un torbellino de violencia

El drama que vive Mali se desplegó vertiginosamente. El proceso se inició con el acceso al poder, el año pasado, del presidente Amadou Toumani Touré, quien resultó incapaz de enfrentar la conjunción de una rebelión de los separatistas Tuareg, con la inundación de armas y municiones de última generación producto del colapso de Libia, que terminaron en manos de grupos de terroristas islámicos que operaban en el norte del país, antes llamado el «Sudán francés».

La impotencia de Touré y su corrupción derivaron en un golpe militar, comandado por un capitán, Amadou Sanogo, el 21 de marzo pasado, gatillado por un sentimiento militar generalizado de humillación derivado de lo sucedido en el norte del territorio de Mali.

Pese a haber procurado defender la unidad de Mali, el golpe militar -en los hechos- aceleró su partición y -ante la pasividad militar- tres ciudades: Kidal, Gao y Timbuktu, todas emplazadas en el llamado Sahel, cayeron fácilmente -una tras otra- en manos de los rebeldes.

Inmediata preocupación francesa

A partir de entonces, Francia (la ex potencia colonial de Mali) procuró afanosamente la intervención de la comunidad internacional, así como el concurso de las fuerzas militares de las naciones del oeste africano (Ecowas) para repeler al terrorismo y reconquistar el territorio perdido. Parecería que la receta que se intenta poner en operación se inspiró originalmente en lo sucedido recientemente en Somalía.

El 12 de octubre pasado, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas decidió que lo sucedido en Mali constituía una «amenaza para la paz internacional» y aprobó, algo más tarde (el 11 de diciembre), una intervención militar para tratar de restablecer el orden, aunque sin determinar un calendario preciso para ello.

La audacia de los rebeldes

Ante la lentitud -e indecisión- que caracterizaran a la reacción de la comunidad internacional en este episodio, los terroristas islámicos decidieron intentar conquistar también el resto de Mali y avanzaron hacia el sur, en dirección a Bamako, la ciudad capital de Mali, en la que viven aproximadamente unos 6.000 franceses, a los que es necesario proteger. Esto hizo inevitable la intervención militar francesa, para proteger a sus nacionales.

La operación, denominada «Serval», consistió -en un comienzo- en detener el avance de los insurgentes mediante un bombardeo aéreo de dos de las columnas insurgentes, lo que se hizo con cazas Mirage 2000-D y Rafale, y con el apoyo de helicópteros Gazelle provenientes de la base de N’Djamena, en el Chad, todo acompañado por el despliegue de un pequeño contingente militar de la vecina Burkina Faso.

El riesgo era grande: el colapso de las instituciones de Mali. Y el caos consiguiente. Tanto las Naciones Unidas, cuyo Consejo de Seguridad fue informado de la decisión y ha sido convocado de urgencia para deliberar sobre la situación; los Estados Unidos; la Unión Europea; y hasta la cauta Rusia, habían sido advertidos y comunicados e hicieron llegar -informalmente- su aprobación a la rápida intervención militar francesa que, a estar a las autoridades galas, «durará todo el tiempo que sea necesario». Argelia ha permitido el sobrevuelo de su territorio para así facilitar las acciones aéreas francesas y británicas.

Los aviones franceses detuvieron el avance de las fuerzas rebeldes. La ciudad de Konna -que había caído en manos de los insurgentes- fue atacada y se presume que ha sido recuperada. Gao ha sido bombardeada. Los militares franceses que participaron en las acciones militares sufrieron la muerte de uno de los pilotos de sus helicópteros, Damien Boiteux, alcanzado por disparos de armas livianas en su arteria femoral. Los insurgentes, por su parte, han tenido centenares de bajas. Los rebeldes, sin embargo, contraatacaron de inmediato y tomaron la ciudad cercana de Diabaley.

La «guerra de Hollande»

Esta es la primera operación de guerra puesta en marcha por la administración del presidente socialista de Francia, Francois Hollande. Peligrosa, ciertamente. Tanto por el fanatismo del adversario, como por las armas de que dispone y por su capacidad de operar en un terreno difícil, que conoce bien.

Más allá de los 15,5 millones de habitantes de Mali, lo cierto es que también para los propios ciudadanos franceses las cosas se han complicado. Por esto se ha puesto en marcha el plan «Vigipirate», parte de un esquema nacional de reacción antiterrorista que está ahora en operación con un alerta roja «reforzada» que incluye a los medios de transportes galos y a los edificios públicos, así como a todo lo que suponga concentración del público. En este plan participan conjuntamente las fuerzas armadas, la gendarmería y la policía de Francia.

Como en su momento ocurriera con el Talibán, en Afganistán, un nuevo conflicto armado contra el fanatismo islámico se ha desatado. En el terreno estará presumiblemente protagonizado inicialmente por las fuerzas armadas de Mali; Burkina Faso, Benin, Togo, Senegal, Níger y Francia, que han comprometido su participación y cuentan con el anunciado apoyo logístico de Gran Bretaña y Canadá, en apoyo de Francia.

Más adelante será presumiblemente necesario poder desplegar, por lo menos, unos 10.000 efectivos y contar con gran capacidad de movilización en zonas áridas y desérticas.

Mientras tanto, la población del territorio controlado desde hace meses por los fundamentalistas insurgentes vive sumida en el terror más extremo. Con una realidad cotidiana realmente de pesadilla, consistente en repetidas violaciones perpetradas contra las mujeres; cortes de brazos y extremidades realizados como pena por la comisión de presuntos delitos; y con pedreas y latigazos utilizados -inescrupulosa y caprichosamente- como instrumentos de «disciplina social». A lo que debe agregarse los cientos de miles de desplazados ya generados por el conflicto y la desalmada utilización de niños y niñas en distintas operaciones de guerra. De horror. Un nuevo conflicto armado ha explotado en África, con Francia en medio de él y tiempos que se han acelerado repentinamente..

Emilio Cárdenas es Abogado. Realizó sus estudios de postgrado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Michigan y en las Universidades de Princeton y de California.  Es profesor del Master de Economía y Ciencias Políticas y Vice Presidente de ESEADE.

 

Peligrosa rebelión «Tuareg»:

Por Emilio Cárdenas: Publicado el 10/4/12 en: http://www.lanacion.com.ar/1463625-peligrosa-rebelion-tuareg

Los nómades conocidos como los «tuareg» pertenecen al pueblo «bereber». Habitan el norte y occidente del desierto del Sahara. Hablamos de algo más de un millón doscientas mil personas que pertenecen a esa rama que representa el 10% del total de los distintos grupos bereberes.

Con frecuencia son objeto del calificativo de «azules», porque -con el calor- sus vestimentas de ese color se destiñen de modo que la piel incorpora una atractiva tonalidad azul. Se llaman a si mismos: «los libres». Aún hoy, sin embargo, los «tuareg» viven divididos entre nobles y vasallos. Los últimos desempeñan las tareas propias de una servidumbre doméstica.

Tienen ciertamente una bien ganada fama de indómitos. No sólo porque históricamente se dedicaron alguna vez a saquear poblaciones, sino porque -hasta no hace mucho- se distinguieron por su feroz resistencia al colonialismo. En los últimos tiempos muchos de ellos, como milicianos o simplemente como mercenarios, formaron parte del multicolor ejército libio en tiempos de Gadafi.

Poco antes de caer el tirano regresaron apresuradamente a sus propias tierras. Lo hicieron aprovechando la situación de caos para llevar consigo el moderno armamento que les había sido suministrado por el depuesto gobierno libio, así como misiles tierra-aire de corto alcance (Sam-7) y explosivos poderosos como el Semtex, aparentemente fruto del saqueo.

Desde hace algunos años, células de Al Qaeda y grupos vinculados o emparentados con ese movimiento terrorista han estado -cual infección- operando activamente en la zona del llamado Maghreb, al norte de África. Hasta ahora se habían concentrado más bien en los secuestros y en un activo tráfico de drogas, armas y personas. Actuaban particularmente en la paupérrima Mauritania y en algunos otros rincones del Sahara Occidental. También en el Chad, Mali, Níger, y en el sur de Argelia. Cabe acotar que los grupos islámicos del Maghreb parecerían tener también conexiones con los que actúan en el norte de Nigeria perpetrando atentados contra los cristianos, al mando del desalmado Boko Haram.

Todo ello parece haber generado una mezcla explosiva que acaba de producir su primer gran sorpresa cuando, de pronto, los «tuareg» -aparentemente (pese a las desmentidas) asociados con Ansar Dine (un conocido grupo «tuareg», pero de claro perfil islámico) y Al-Qaeda (Aqmi)- a través del llamado «Movimiento Nacional para la Liberación de Azawad», se apoderaron del noreste de Mali, incluyendo a sus tres ciudades más importantes: Kidal; la estratégica Gao, económicamente la más importante de la región; y la emblemática (y romántica) antigua ciudad santa islámica: Timbuktu.

En Timbuku -ciudad que, por su enorme valor cultural, está especialmente protegida por las Naciones Unidas- no sólo hay tres famosas mezquitas. También cementerios históricos y bibliotecas y anaqueles que guardan miles de insustituibles manuscritos que contienen hasta obras pertenecientes a la era pre-islámica.

 Los insurgentes aprovecharon la circunstancia que Mali ha sido objeto -el 22 de marzo pasado- de una alocada asonada militar, comandada por un joven capitán de etnia «senufo» (negra), Amadou Aya Sanogo, ahora en vías de superación. Una vez en control del territorio desértico que ahora ocupan, los «tuareg» proclamaron que su objetivo era «gestionarlo». Lo cierto es que la insurrección «tuareg» tiene un claro perfil secesionista, que amenaza a la integridad territorial de Mali. Hablamos ciertamente de la posibilidad de que -de pronto- se organice una nueva «república islámica». Por lo pronto, sus líderes ya han anunciado su vocación de independizarse e impuesto en el territorio que controlan tanto el uso del velo islámico como la ley islámica, el «sharia». A la manera de Afganistán, cuando era gobernado por el Talibán. El riesgo es volver a repetir esta historia, pero difícilmente obtengan apoyo externo en su pretensión independentista.

Francia, la antigua potencia colonial, ha expresado su alarma y su preocupación por lo que está sucediendo y está convocando a los países vecinos a sofocar las dos insurrecciones acaecidas en Mali: el golpe militar y la peligrosa insurrección «tuareg». La vecina Argelia, cuyo personal en Gao ha sido detenido, también contempla con alguna alarma lo que sucede. Porque el fundamentalismo es también una amenaza en su propio interior.

Porque parte del supuesto que los «tuareg» apuntan, en rigor, a controlar todo Mali. Pese a ello, Francia ha anunciado que -a diferencia de lo que no hace mucho hiciera en Costa de Marfil- por el momento no enviará sus tropas a Mali.

 Por ello, la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (Ecowas) está bajo presión para eventualmente (fracasadas que sean las gestiones políticas y las sanciones económicas ya dispuestas contra Mali) decidir una intervención militar, con todos los riesgos que ello implica.

Esta es, históricamente, la sexta insurrección de los «tuareg». La primera se remonta a 1916. La última es mucho más reciente; es la del 2006 que terminara concediendo un alto grado de autonomía a la zona del Sahara maliano, denominada, precisamente: Azawad.

Como suele suceder, ante estos tristes escenarios de extrema inestabilidad, la gente huye de la violencia. Por esto aparece rápidamente el desgarrador sufrimiento que representan las clásicas olas de refugiados y desplazados que estas situaciones disparan. Las Naciones Unidas sugieren que ya hay más de 200.000 personas que han huido de Mali. Muchos han marchado hacia Burkina Faso. Otros hacia Níger.

Lo cierto es que la presencia de Al-Qaeda en África no sólo es, queda visto, una grave realidad, sino que está ahora ganando presencia, terreno y hasta dimensión.

Emilo Cárdenas es Abogado. Realizó sus estudios de postgrado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Michigan y en las Universidades de Princeton y de California.  Es profesor del Master de Economía y Ciencias Políticas y Vice Presidente de ESEADE.