Tag Archives: Cato Institute

Para avanzar en la desregulación la última esperanza son los votantes,¿y qué hacemos con los políticos y legisladores?

Por Martín Krause. Publicado el 19/9/17 en: http://bazar.ufm.edu/avanzar-la-desregulacion-la-ultima-esperanza-los-votantesy-hacemos-los-politicos-legisladores/

 

La revista Regulation, publicada por el Cato Institute, cumplió 40 años. Con motivo de ello, sus editores, Peter van Doren y Thomas Firey, publican un interesante artículo evaluando ese período en relación al desarrollo de la teoría y las políticas públicas relacionadas con las regulaciones. Aquí van algunos párrafos. El texto completo en: https://object.cato.org/sites/cato.org/files/serials/files/regulation/2017/3/regulation-v40n1-1-updated-2.pdf

“¿Es la educación la única esperanza? / La educación de los futuros políticos puede conducir a una regulación más racional, si no menos reguladora. La profesión legal provee a los jueces que interpretan leyes y regulaciones, así como una fracción saludable de legisladores, reguladores, y su personal. Como resultado de la subida del movimiento de la ley y de la economía en la universidad de Chicago, las facultades permanentes de todas las escuelas de ley de la élite ahora incluyen a economistas. Uno no puede graduarse de una escuela superior de derecho sin tener algún entrenamiento en cómo funcionan los mercados, cuán robustas son sus características de eficiencia y cómo los esfuerzos para regularlas a menudo tienen resultados perversos.

Pero la última y mejor esperanza para la desregulación descansa en las futuras generaciones de votantes. Obtienen los legisladores y las leyes que exigen. Es fácil para los votantes exigir regulación -o acatarla- porque la mayoría de los votantes no entienden sus efectos: precios más altos, impuestos más altos y menos libertad. Los estudiantes de hoy son los votantes del mañana, y debemos fomentar esa comprensión en ellos. Cuanto más se exponen a los conocimientos sobre los beneficios de los mercados libres y los costos de la regulación, y cuanto más ven estas lecciones en sus vidas cotidianas (por ejemplo, Uber, Airbnb, camiones de alimentos, microembruaje y microdestilado) Probablemente votarán por políticos que favorezcan la intervención del gobierno en los mercados, o al menos así lo esperamos.

Sin duda, este esfuerzo educativo está en conflicto con la visión de interés público del gobierno y los mercados que ha sido popular en los campus universitarios y en el público por lo menos durante 100 años. Muchos creen que este punto de vista no puede ser revertido. Pero, ¿qué otra estrategia ofrece más promesa?

Si una mayoría de ciudadanos cree que es bueno y no problemático exigir favores económicos del gobierno, entonces los políticos acomodarán esas demandas. No hay balas mágicas institucionales que puedan detenerlas.

CONCLUSIÓN

La teoría de interés público de la regulación afirma que los mercados a menudo no funcionan bien. Es decir, los mercados supuestamente no son eficientes y los consumidores no reciben una sacudida justa. Bajo esta teoría, la intervención reguladora en los mercados por parte del gobierno, si está diseñada inteligentemente, puede hacer que los mercados sean más eficientes y justos.

Sin embargo, cuando los investigadores comenzaron a investigar las regulaciones del mundo real para medir estos beneficios, estaban desilusionados. Pocos beneficios públicos fueron encontrados, pero hubo un montón de beneficios de interés especial, así como ganancias para los políticos, y un montón de pérdida de peso muerto. Más alentador, los investigadores descubrieron que la mayoría de los mercados regulados no tenían fallas de mercado en primer lugar, y por lo tanto sería más eficiente si se eliminaran las regulaciones. Y para aquellos mercados que tienen fallas, la regulación a menudo no ha mejorado la eficiencia.

En lugar de beneficiar al público, la intervención reguladora generalmente redistribuye de algunas empresas a otras y de algunos consumidores a otras, e impone costos netos en el proceso.

Dado los muchos desafíos económicos a los que se enfrenta Estados Unidos en el siglo XXI, estas redistribuciones pesarán cada vez más sobre el bienestar público.

LECTURAS

■ “A Somewhat Better Connection,” by Robert W. Crandall. Regulation 25:2 (Summer 2002), 22–28.

■ “Banking Approaches the Modern Era,” by Charles W. Calomiris. Regulation 25:2 (Summer 2002), 14–20.

■ Government Failure vs. Market Failure: Microeconomics Policy Research and Government Performance, by Clifford Winston. AEI–Brookings Joint Center for Regulatory Studies, 2006.

■ “Lessons Learned and Forgotten,” by Richard L. Gordon. Regulation 25:2 (Summer 2002), 46–50.

■ “Moving Ahead,” by Thomas Gale Moore. Regulation 25:2 (Spring 2002), 6–13.

■ “Retrospective Review in Four States,” by Stuart Shapiro, Debra BorieHoltz, and Ian Markey. Regulation 39:1 (Spring 2016), 32–35.

■ “The Motivations behind Banking Reform,” by Randall S. Kroszner. Regulation 24:2 (Summer 2001), 36–41.

■ “When Law and Economics Was a Dangerous Subject,” by Nicola Giocoli. Regulation 38:4 (Winter 2015–2016), 32–38.

 

Martín Krause es Dr. en Administración, fué Rector y docente de ESEADE y dirigió el Centro de Investigaciones de Instituciones y Mercados. (Ciima-Eseade). Es profesor de Historia del Pensamiento Económico en UBA.

Anuncios

Curiosamente, fueron los políticos de centro izquierda quienes comenzaron las desregulaciones en los años 80s

Por Martín Krause. Publicada el 15/8/17 en: http://bazar.ufm.edu/curiosamente-fueron-los-politicos-centro-izquierda-quienes-comenzaron-las-desregulaciones-los-anos-80s/

 

La revista Regulation, publicada por el Cato Institute, cumplió 40 años. Con motivo de ello, sus editores, Peter van Doren y Thomas Firey, publican un interesante artículo evaluando ese período en relación al desarrollo de la teoría y las políticas públicas relacionadas con las regulaciones. Aquí van algunos párrafos. El texto completo en: https://object.cato.org/sites/cato.org/files/serials/files/regulation/2017/3/regulation-v40n1-1-updated-2.pdf

LOS POLICYMAKERS ABRAZAN LA DEREGULACIÓN (A VECES)

De acuerdo con la teoría económica de la regulación, el cambio de política se produce como resultado de los incentivos de las autoridades. Las investigaciones que demuestran que los mercados específicos funcionan bien sin regulación y que la regulación existente perjudica el bienestar público no es, por sí misma, un incentivo suficiente para la desregulación. La última parte del siglo XX proporcionó incentivos más efectivos para el cambio de políticas -en algunos casos.

A partir de la década de 1960 (si no antes), Estados Unidos enfrentó una revitalizada competencia económica de países que habían reconstruido sus capacidades industriales tras la devastación de la Segunda Guerra Mundial. Al mismo tiempo, la economía estadounidense estaba luchando bajo las crecientes cargas fiscales de los programas de la Gran Sociedad y la Guerra de Vietnam, así como la creciente inflación de los esfuerzos de la Reserva Federal para estimular la economía. Esas luchas contribuyeron a la “Estagflación” de finales de los años sesenta y setenta, ya que los episodios de alto desempleo y la inflación de dos dígitos provocaron demandas políticas de cambio de políticas que mejorarían la eficiencia económica.

Los movimientos iniciales hacia la liberalización de algunos mercados se hicieron tan pronto como la administración de John F. Kennedy y más adelante en la administración de Gerald Ford. Pero el movimiento de desregulación realmente despegó en la segunda mitad de los años setenta. Como se señaló anteriormente, el senador Ted Kennedy, con la ayuda del asesor del comité, Stephen Breyer, aprovechó la investigación económica indicando que la desregulación de ciertas partes del sector del transporte reduciría los precios sin provocar las sombrías consecuencias que los reguladores habían pronosticado. Para los legisladores que estaban luchando con la estanflación, la oportunidad de bajar los precios y estimular la economía simplemente reduciendo la intervención del gobierno fue atractiva.

EL SIGLO XXI

El impulso para la liberalización del mercado se revirtió en el nuevo siglo. Ningún cambio de política en los últimos 16 años parecería calificar como una importante desregulación, mientras que iniciativas tales como la Ley de PATRIOTA de los Estados Unidos de 2001, Ley de Gobernanza Corporativa Sarbanes-Oxley, 2002 y leyes agrícolas subsecuentes, Ley de Asistencia Asequible, 2010 La ley de regulación financiera de Dodd-Frank y las regulaciones de “neutralidad neta” de la Comisión Federal de Comunicaciones de 2015 han ampliado la intervención federal en los mercados y añadido decenas de miles de páginas al Código de Regulaciones Federales de los Estados Unidos.

Al igual que el período desregulatorio anterior, esta nueva era puede atribuirse en parte a los acontecimientos externos, es decir, a los acontecimientos de noticias importantes. Los ataques terroristas de 2001 a Al Qaeda en Nueva York y Washington y los escándalos contables de 2001-2002 motivaron la Ley PATRIOT y la Ley Sarbanes-Oxley, respectivamente, mientras que la crisis financiera de 2007-2008 y la consiguiente recesión propulsaron a Dodd-Frank.

Esta pérdida de impulso desregulador es desafortunada ya que hay muchos beneficios públicos que se obtendrán de una mayor liberalización -como se documenta regularmente en las páginas del Reglamento. Algunos de estos beneficios perdidos han adquirido atención pública y política en los últimos años; por ejemplo, el uso de la tierra (por ejemplo, zonificación relajante y restricciones de construcción), atención médica (por ejemplo, flexibilización de los requisitos de aprobación de medicamentos) y licencias ocupacionales Reduciendo la formación y los requisitos de licencia), pero la reforma continúa lentamente, si es que se produce.”

 

Martín Krause es Dr. en Administración, fué Rector y docente de ESEADE y dirigió el Centro de Investigaciones de Instituciones y Mercados. (Ciima-Eseade). Es profesor de Historia del Pensamiento Económico en UBA.

El impulso académico por la desregulación en Estados Unidos y el caso de los trenes, las aerolíneas y los teléfonos

Por Martín Krause. Publicada el 10/8/17 en: http://bazar.ufm.edu/impulso-academico-la-desregulacion-estados-unidos-caso-los-trenes-las-aerolineas-los-telefonos/

 

La revista Regulation, publicada por el Cato Institute, cumplió 40 años. Con motivo de ello, sus editores, Peter van Doren y Thomas Firey, publican un interesante artículo evaluando ese período en relación al desarrollo de la teoría y las políticas públicas relacionadas con las regulaciones. Aquí van algunos párrafos. El texto completo en: https://object.cato.org/sites/cato.org/files/serials/files/regulation/2017/3/regulation-v40n1-1-updated-2.pdf

EL IMPULSO ACADÉMICO PARA LA DESREGULACIÓN

A mediados del siglo XX, mientras los legisladores continuaban ampliando la regulación federal, economistas y académicos legales en los campus universitarios y en Washington comenzaron a cuestionar las justificaciones tradicionales del “fracaso del mercado” para estas políticas, así como el supuesto de que la intervención gubernamental beneficia al bienestar público. Dos avances impulsaron este movimiento: el avance de la tecnología informática y la mayor disponibilidad de datos de ciencias sociales permitió a los investigadores probar las afirmaciones sobre el fracaso del mercado y los resultados de la intervención gubernamental. .

Apareció una nueva teoría económica de la regulación que postula que estas políticas son suministros de los proveedores de políticas que redistribuyen los beneficios de algunos consumidores y proveedores a otros en un esfuerzo por aumentar el apoyo político de los políticos. A diferencia de la tradicional teoría del “interés público” de la regulación que sostiene que los responsables de la formulación de políticas son actores altruistas que mejoran fiablemente el bienestar público, la teoría económica postula que las políticas se elaboran para aumentar el apoyo político de los políticos electos, los presupuestos de las agencias burocráticas, prestigio. Esta conducta auto-interesada no es el resultado de la malevolencia del diseñador de políticas sino de los incentivos que enfrentan; Aquellos que se comportan de esta manera tienden a retener y expandir su autoridad. Están inclinados a seguir regulando y adoptando otras intervenciones de política interna hasta que no puedan lograr nuevos logros políticos netos.

Con esta opinión discutible cínica de la intervención del gobierno en la mente, los investigadores de la política reevaluaron los reglamentos históricos de las décadas anteriores. Sus hallazgos fueron decepcionantes.

Ferrocarriles / La reglamentación de los ferrocarriles aumentó en última instancia los precios de los productos manufacturados de transporte marítimo y reorientó los ingresos resultantes a la concesión de subsidios a los productos a granel ya los envíos agrícolas. Eso hizo que los agricultores y mineros del Medio Oeste feliz y protegido los ferrocarriles financieramente (al menos por un tiempo), pero perjudicó el bienestar en general, distorsionando el costo de los productos manufacturados, reduciendo el acceso de los consumidores a ellos. Debido a que los beneficiarios reconocían su ganancia mientras que el público en general no estaba al tanto de sus pérdidas bajo los reglamentos, los encargados de formular políticas fueron recompensados ​​en la red por esta intervención.

Además, el flete en las rutas de alta densidad y de larga distancia entre ciudades tenía un precio por encima del costo, con los ingresos utilizados para subsidiar las rutas rurales de corta distancia y baja densidad. Una vez más, esto hizo felices algunos intereses especiales, pero perjudicó el bienestar en general porque el mayor costo de transporte de mercancías entre los centros urbanos distorsionaba los mercados.

Este arreglo fue amenazado por el aumento del camión en la era de la depresión. Los encargados de formular políticas respondieron no por la desregulación de los ferrocarriles, sino por la introducción de regulaciones similares en el transporte por carretera en 1935, creando otra red de subsidios cruzados. Una vez más, estos políticos fueron recompensados ​​por los beneficiarios, mientras que los costos fueron en gran medida ocultos al público.

La regulación de aerolíneas / aerolíneas también creó una estructura tarifaria que gravaba de facto las rutas de alta densidad y de larga distancia con el fin de subvencionar rutas de corta distancia de baja densidad valoradas por intereses especiales. Los reguladores lo justificaron alegando que era necesario proporcionar viajes aéreos seguros y necesarios. Pero las investigaciones sobre los mercados de viajes aéreos intraestatales en Texas y California -que eran lo suficientemente grandes para estar bien desarrolladas pero escapaban de la regulación federal porque no cruzaban las líneas estatales- revelaron tarifas mucho más bajas y una operación eficiente sin sacrificar la seguridad del viajero.

En el mercado nacional, por el contrario, los vuelos eran mucho más costosos por milla de pasajeros. Sin embargo, esas tarifas más altas no proporcionaron ningún beneficio a las aerolíneas, ya que gastaron gran parte de los ingresos obtenidos en la competencia sin precios en servicio: bebidas gratis, vuelos espaciosos, asistentes de vuelo útiles (y atractivos), etc.

La regulación de tarifas por teléfono / teléfono restringió la entrada y creó subsidios cruzados de larga distancia al servicio local. Antes del desarrollo de las comunicaciones de microondas, el servicio de larga distancia se proporcionó a través de costoso cable coaxial. Como resultado, ese servicio fue utilizado predominantemente por los llamadores más ricos que pagaban tarifas muy por encima de los costos marginales, proporcionando ingresos para las subvenciones cruzadas. Pero a medida que el servicio de microondas se expandió y los hogares de clase media se hicieron más móviles, tanto el costo como la justificación “progresiva” de los subsidios cruzados crecieron cada vez más, debido a la entrada competitiva en servicios de larga distancia. En 1981, las llamadas interestatales eran el 8% del total de minutos, pero estaban pagando el 27% de los costos de telefonía local. Estas tarifas distorsionadas atrajeron a competidores que, cuando fueron bloqueados por las regulaciones y AT & T, finalmente obligaron al Departamento de Justicia a presentar una demanda antimonopolio que puso fin al monopolio regulado de AT & T / Bell System.”

 

Martín Krause es Dr. en Administración, fué Rector y docente de ESEADE y dirigió el Centro de Investigaciones de Instituciones y Mercados. (Ciima-Eseade). Es profesor de Historia del Pensamiento Económico en UBA.

Más sobre la economía del bienestar, el superávit del consumidor, el tabaquismo y las advertencias publicitarias

Por Martín Krause. Publicada el 3/8/17 en: http://bazar.ufm.edu/mas-la-economia-del-bienestar-superavit-del-consumidor-tabaquismo-las-advertencias-publicitarias/

 

La revista Regulation, del Cato Institute, cumple 40 años y trae algunos artículos que analizan la evolución de las regulaciones en ese período. Pero antes de verlos, es interesante este artículo de Pierre Lemieux, que se refiere a las regulaciones sobre las advertencias gráficas en los cigarrillos, pero que considera la cuestión de la economía del bienestar, el excedente del consumidor y el análisis de beneficios y costos. Van algunos párrafos: https://object.cato.org/sites/cato.org/files/serials/files/regulation/2017/3/regulation-v40n1-4.pdf

“Durante décadas, la literatura de salud pública ignoró el método económico y consideró el tabaquismo como una enfermedad involuntaria que sólo tenía costos y ningún beneficio. Contrariamente a la economía del bienestar ya los análisis de costo-beneficio, la teoría y la promoción de la salud pública se basaron en las preferencias de quienes realizan la investigación y la promoción. En sus declaraciones de política pública, la investigación en salud pública era casi científica. Esto no es sorprendente porque la salud pública contemporánea es más un movimiento político que un campo científico de estudio. (Ver “Los peligros de la salud pública”, otoño de 2015.)

A partir de la década de 1980, varios economistas mostraron que la investigación en salud pública sobre los costos y beneficios del tabaquismo era metodológicamente errónea. Los investigadores en salud pública no tuvieron en cuenta los beneficios subjetivos de los fumadores. Confundían los costos privados y externos, suponiendo que la productividad de un fumador pertenece a la “sociedad”. Confundían costos reales y meros traslados. Cometían muchos otros errores elementales. En un artículo del British Journal of Addiction de 1989, los economistas A. Markandya y D.W. Pearce escribió: “La conclusión primordial sobre la literatura empírica debe ser que las diversas estimaciones producidas generalmente carecen de fundamento en una teoría adecuada del costo social”. Muchos otros economistas mostraron que, con una contabilidad adecuada de los costos, no había un costo externo neto de fumar. La demostración fue devastadora, o debería haber sido.

En la década de 1990, el Banco Mundial vino al rescate del movimiento antitabaco. Esta organización reunió a un grupo de economistas que comenzaron a hacer el análisis costo-beneficio en su cabeza. Afirmaron que los fumadores no tenían el excedente del consumidor que creían tener porque carecían de información completa sobre las consecuencias para la salud del tabaquismo y porque eran adictos al tabaco. Su argumento era irregular, pero se podría argumentar que fue una gran mejora sobre el desierto metodológico de la defensa de la salud pública. (Véase “La economía del tabaco del Banco Mundial”, otoño de 2001.)

Sin embargo, los economistas del Banco Mundial fueron prudentes. “Los fumadores claramente reciben beneficios del tabaquismo”, admitió un cuarteto de autores que incluía al conocido economista Frank Chaloupka en un libro de 2000 patrocinado por el Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud, “de lo contrario no pagarían por hacerlo”. Kenneth Warner, profesor del Departamento de Gestión y Política de Salud de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Michigan y otro economista externo del Banco Mundial, escribió que “el tabaco produce utilidad para algunos miembros de la sociedad” y “esto La utilidad merece el reconocimiento (y tal vez algún respeto) en la planificación de una política de control óptima “.

Nueve “economistas prominentes”

Esta prudencia pronto fue rechazada. Una vez descubierto el truco del excedente de los cultivos, los economistas dirigistas y los activistas de salud pública se convirtieron rápidamente en adictos a esta nicotina metodológica. Ellos eran asistidos por el elitismo del campo en desarrollo de la economía conductual, que tiende a rechazar el valor normativo de las preferencias individuales.

Hoy, los economistas revisionistas y sus nuevos ventiladores de la salud pública abiertamente demandan que el análisis estándar del coste-beneficio no se aplica al tabaco. Los fumadores mal informados y adictos no pueden tomar decisiones racionales y prácticamente no tienen excedentes de consumo, afirman. Por ejemplo, nueve economistas, presentándose como “un grupo de economistas prominentes”, hicieron este argumento en un artículo de Control del Tabaco de 2014. Criticaron a la FDA por tomar el análisis de costo-beneficio demasiado en serio cuando evaluó los beneficios sociales y los costos de las advertencias gráficas (antes de que su mandato fuera anulado por un tribunal).

Los “economistas prominentes” rechazaron los “supuestos de la teoría económica tradicional” y declararon que “casi todo el” placer perdido “del uso del tabaco, tal como se representa por el excedente del consumidor medido convencionalmente, no debería ser incluido como costo en los análisis de la FDA Económico de sus reglamentos sobre el tabaco “. Es breve, escribieron,” nos parece inapropiado medir el área bajo una curva de demanda para definir el bienestar “.

El control del tabaco es una criatura interesante en sí mismo. A pesar de todas las campanas y silbidos de una revista revisada por pares, se parece más a un órgano activista del movimiento contra el tabaquismo. Kenneth Warner, uno de los economistas raros asociados con el control del tabaco y el presidente de su consejo editorial, fue uno de los firmantes del artículo. Tanto Warner como Chaloupka ejemplifican a los economistas que han descartado el excedente del consumidor al tratar con el tabaco.

Antes del artículo sobre el control del tabaco de 2014, la FDA no era un portaestandarte del análisis de costo-beneficio ni un brillante defensor del excedente del consumidor. Su análisis de costo-beneficio de 2011 -el criticado en el artículo de los nueve economistas- reconoció que “el concepto de excedente del consumidor es una herramienta básica de la economía del bienestar”. Esta herramienta no podía ser rechazada si se realizaba un “análisis completo y objetivo” A realizarse de acuerdo con las directrices federales. Sin embargo, sugirió recortar el 50% del excedente del consumidor de los fumadores, frente al 75% propugnado por el Banco Mundial y el artículo sobre el control del tabaco.

Las manipulaciones de la FDA y los nueve economistas son bastante complicadas y desordenadas. El “análisis de costo-beneficio” del gobierno australiano hizo todo más fácil simplemente rechazando el excedente del consumidor por completo. Invocando a los “economistas prominentes”, un resumen de dos páginas en el informe concluye que “la pérdida del excedente del consumidor no es una consideración apropiada con respecto a las intervenciones de control del tabaco” porque fumar no representa la “verdadera preferencia” de los fumadores.”

Esta modificación ad hoc a la metodología económica estándar viola las propias reglas del gobierno australiano para el análisis de costo-beneficio, que no mencionan ninguna posibilidad de incluso reducir el excedente del consumidor. Por el contrario, su Manual de Análisis de Costo-Beneficio claramente afirma: “Un principio básico es que los bienes valen lo que la gente está dispuesta a pagar por ellos”. Pero cuando usted quiere absolutamente probar algo, incluso los principios básicos no deben ser obstáculos.”

 

Martín Krause es Dr. en Administración, fué Rector y docente de ESEADE y dirigió el Centro de Investigaciones de Instituciones y Mercados. (Ciima-Eseade). Es profesor de Historia del Pensamiento Económico en UBA. 

Otra vez sobre la desigualdad y la pobreza: la importancia de la movilidad social, para arriba sobre todo

Por Martín Krause. Publicada el 14/3/17 en: http://bazar.ufm.edu/otra-vez-la-desigualdad-la-pobreza-la-importancia-la-movilidad-social/

 

El debate no terminará nunca. Aquí un nuevo aporte, en un trabajo publicado por el Cato Institute, de Michael Tanner, con el título “Cinco mitos sobre la desigualdad económica en América (Estados Unidos)”, disponibe acá: https://www.cato.org/publications/policy-analysis/five-myths-about-economic-inequality-america

Su resumen:

“La desigualdad económica ha subido a la cima de la agenda política, defendida tanto por los candidatos políticos como por los autores más vendidos. Sin embargo, muchas de las creencias más comunes sobre el tema se basan en percepciones erróneas y falsedades.

Aunque a menudo se nos dice que vivimos en una nueva Edad Dorada, el sistema económico de Estados Unidos ya es altamente redistributivo. La política fiscal y el gasto en bienestar social reducen sustancialmente la desigualdad en América. Pero incluso si la desigualdad estuviera creciendo tan rápido como dicen los críticos, no sería necesariamente un problema.

Por ejemplo, a diferencia de los estereotipos, los ricos tienden a ganar en lugar de heredar su riqueza, y relativamente pocas personas ricas trabajan en Wall Street o en finanzas. La mayoría de la gente rica consiguió esa manera proporcionándonos con los bienes y los servicios que mejoran nuestras vidas.

La movilidad de ingresos puede ser menor de lo que nos gustaría, pero la gente sigue moviéndose hacia arriba y hacia abajo en la escala de ingresos. Pocas fortunas sobreviven durante varias generaciones, mientras que los pobres siguen siendo capaces de salir de la pobreza. Más importante aún, hay poca relación entre la desigualdad y la pobreza. El hecho de que algunas personas lleguen a ser ricos no significa que otros se harán pobres.

Aunque los ricos pueden aprovechar las conexiones políticas para su propio beneficio, hay pocas pruebas de que, como grupo, persigan una agenda política diseñada para suprimir a los pobres o prevenir políticas diseñadas para ayudarlos. Al mismo tiempo, en lugar de reducir la desigualdad económica, una mayor intervención del gobierno puede empeorar la situación. Dado que las políticas para reducir la desigualdad, como el aumento de impuestos o programas adicionales de bienestar social, probablemente tendrán consecuencias no deseadas que podrían causar más daño que bien, debemos centrarnos en implementar políticas que realmente reduzcan la pobreza en lugar de atacar la desigualdad misma.”

 

Martín Krause es Dr. en Administración, fué Rector y docente de ESEADE y dirigió el Centro de Investigaciones de Instituciones y Mercados (Ciima-Eseade).

Un tema pequeño, aunque raro, en la teoría económica: los llamados bienes Giffen. ¿Existen?

Por Martín Krause. Publicada el 7/10/16 en: http://bazar.ufm.edu/un-tema-pequeno-aunque-raro-en-la-teoria-economica-los-llamados-bienes-giffen-existen/

 

La revista Regulation, del Cato Institute trae un artículo que es interesante para tratar un tema raro en la economía, el de los llamados bienes “Giffen”:http://www.cato.org/regulation/spring-2016

El artículo se titula se titula “¿Son los cigarrillos un bien Giffen para las mujeres pobres y embarazadas?”. Su autor es Ike Brannon, un investigador visitante en el Instituto Cato y presidente de la Capital Policy Analytics, una empresa de consultoría en Washington, DC

cigarrillos

“Desde el siglo 19, los economistas han estado especulando acerca la existencia de un “bien Giffen” –un bien con una curva de demanda con pendiente positiva, lo que significa que la demanda por el bien aumenta a medida que su precio también aumenta. A primera vista, ese bien parece imposible.

Una curva de demanda normal se inclina hacia abajo por dos razones: primero y más evidente, a medida que el precio del bien aumenta, los consumidores los sustituyen por otras productos, lo que se conoce como el “efecto sustitución”. Eso es, si el precio de una hamburguesa sube, los consumidores podrán cambiar a comer más pizza y sándwiches de pollo.

Una segunda razón es que si el precio de un bien comúnmente adquirido aumenta, los consumidores tendrán menos ingreso real. Así, los consumidores simplemente no serán capaces de comprar la misma cantidad de bienes y servicios -incluyendo el más costoso- de que lo hicieron antes. Este último fenómeno se llama el “efecto ingreso”, porque los consumidores cambian su comportamiento de compra en función de sus ingresos reales.

Sin embargo, algunos productos tienen claramente una elasticidad de los ingresos negativa, lo que significa que cuando aumenta el ingreso de una persona, compra menos de ese bien. En esencia, en estos casos el efecto renta va en contra del efecto substitución: los consumidores más ricos de repente compran menos fideos y comida rápida a pesar de que ahora pueden permitirse el lujo de comprar más de esos bienes. En cambio, esos consumidores comprar más carne y más comidas en restaurantes de lujo. Debido a esta característica, los economistas se refieren a los bienes como los fideos o la comida rápida como “bienes inferiores” y a la carne y los restaurantes de lujo como ” bienes superiores”. Nótese que si el ingreso real  de una persona fuera a caer, su consumo de fideos y comida rápida debería aumentar.

Dada la existencia de productos inferiores, es posible imaginar un bien Giffen. Un bien podría ser tan inferior que, si el ingreso de los consumidores fuera a caer al mismo tiempo que el precio del bien inferior está subiendo, el efecto ingreso en el bien inferior podríasuperar plenamente su efecto sustitución. Voilà: el consumo del bien inferior aumenta a pesar de que su precio sube y el bien es un bien Giffen.

A pesar de la teoría, es difícil identificar un caso de la vida real de un bien Giffen. El candidato más plausible en la historia parece ser papas en Irlanda durante la gran hambruna 1845-1849, en que el consumo parecía no perder el ritmo a pesar del aumento de los precios. Pero incluso en ese extremo caso, los estudiosos no están seguros de si las patatas en verdad superaron el umbral de la pendiente positiva de un bien Giffen.

Sin embargo, algunas nuevas evidencias sugieren que los cigarrillos pueden acercarse a esta dudosa distinción para un grupo importante de la sociedad: las mujeres embarazadas de bajos ingresos. Es una posibilidad que sugiere que el gobierno debería dudar antes de considerar impuestos “pecado” (o castigo), en el futuro.”

 

Martín Krause es Dr. en Administración, fué Rector y docente de ESEADE y dirigió el Centro de Investigaciones de Instituciones y Mercados (Ciima-Eseade).

El caso de Cordera, ¿se parece al de Charlie Hebdo? ¿Tenemos derecho a decir lo que querramos?

Por Martín Krause. Publicada el 13/9/16 en: http://bazar.ufm.edu/el-caso-de-cordera-se-parece-al-de-charlie-hebdo-tenemos-derecho-a-decir-lo-que-querramos/

 

No tengo especial simpatía por Gustavo Cordera, quien fuera líder de la banda Bersuit Vergarabat: no me atrae tanto su música y nada en absoluto sus posiciones políticas. Pero me pregunto si lo que pasa con él ahora es lo que pretendemos que pase en una sociedad libre, respecto a la libertad de expresión. La noticia respecto a lo ocurrido la presenta La Nación de esta forma:

“El fiscal federal Ramiro González imputó ayer al músico Gustavo Cordera por apología del delito e incitación a la violencia colectiva, a causa de sus polémicas declaraciones durante una charla con alumnos de la escuela de periodismo Taller Escuela Agencia (TEA), el 8 de agosto de este año.

La denuncia que dio origen a la causa fue presentada por Fabiana Tuñez, presidenta del Consejo Nacional de las Mujeres (CNM), luego de que Cordera manifestó: “Hay mujeres que necesitan ser violadas para tener sexo, porque son histéricas y sienten culpa por no poder tener sexo libremente”. Posteriormente, Javier Buján, interventor del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi), se presentó y adhirió a la denuncia realizada por el CNM y pidió ser parte querellante en la causa.”

Lamentablemente, Cordera respondió tratando de mostrar que había dicho eso como parte de un “ejercicio” retórico con estudiantes de periodismo.

¿No debería haber dicho simplemente que tiene derecho a decir lo que quiera? Porque valoramos la libertad de expresión, aunque repudiemos lo que diga. Si así fuera, no cabrían imputaciones, fiscales, denuncias o institutos contra la discriminación. Solo nuestro repudio con acciones tales como muchas de las que ocurrieron: cancelación de sus conciertos por los organizadores y otras. No lo saludaríamos ni nos juntaríamos con él. No compraríamos sus CDs ni iríamos a sus conciertos o conferencias.

¿Por qué lo de Cordera no nos cae simpático pero lo de Charlie Hebdo sí?. ¿no se relacionan estos dos casos? ¿Y se diferencian en que uno nos es simpático y el otro antipático?

Al respecto, un informe del Cato Institute sobre el tema trae algunas consideraciones interesantes: Robert Corn-Revere, “Hate Speech Laws: ratifying the Assasin’s Veto”, Policy Analysis 791: http://www.cato.org/publications/policy-analysis/hate-speech-laws-ratifying-assassins-veto

“En la mañana del 7 de Enero de 2015, Cherif y Said Kouachi, dos hermanos profundamente ofendidos por los dibujos satíricos de profeta Mahomma, publicadas en la revista francesa Charlie Hebdo, impusieron su castigo por supuesta blasfemia. Entraron por la fuerza a la reunión del staff de la revista y masacraron a 12 personas. Fue un nuevo y desgraciado hito en el conflicto inter-cultural ilustrado por eventos como la fatwah del Ayatollah Khomeini en 1989 contra Salman Rushdie por escribir “Los versos satánicos, el asesinato del director de cine Theo van Gogh en las calles de Amsterdam por supuestos insultos al Islam y la reacción violenta a los dibujos sobre Mahomma publicados en el diario danés Jyllands-Posten en 2005. Y ésta es tan sólo una lista parcial.

El fenómeno de matar o de amenazar con la muerte a aquellos que te insultan, o a tu forma de vida, se ha dado llamar el “veto del asesino”. Es una versión más oscura y siniestra del “veto del objetante”, que las leyes de libre expresión tratan de prevenir. Como lo ha descripto el profesor Timothy Garton Ash: ‘donde el veto del objetante dice simplemente ‘te voy a callar’, la versión del asesino es ‘anímate a decir eso y voy a matarte’. Pero, ¿qué debería decir la ley sobre esto? ¿Debe la ley defender la libertad de expresión a toda costa sin importar cuán inflamatorio sea el lenguaje o quién sea el ofendido? ¿O debe el poder coercitivo del estado silenciar a quienes insultan o lanzan diatribas?”

En definitiva, ¿debe la sociedad tolerar a los Cordera…, y a los Charlie Hebdo?

 

Martín Krause es Dr. en Administración, fué Rector y docente de ESEADE y dirigió el Centro de Investigaciones de Instituciones y Mercados (Ciima-Eseade).

Transparency And Independence: Think Tanks Rather Than Lobbying Tanks

Por Alejandro Chafuen: Publicado el 2/5/16 en: http://www.forbes.com/sites/alejandrochafuen/2016/05/02/transparency-and-independence-think-tanks-rather-than-lobbying-tanks/#b4dcb8a72d73

 

Last week, the leaders of most of the most relevant think tanks in North America attended a meeting to discuss the major challenges they face today. The 3rd Annual North America Think Tank Summit was held under Chatham House rules so I will focus on the substance of the discussions and the published material rather than mention who said what. Eighty-five participants from 60 organizations took part in candid presentations and exchanges. The meeting was convened by The Think Tanks and Civil Society Program at the University of Pennsylvania and co-hosted by three prominent think tanks: the Hudson Institute, Brookings, and the Carnegie Endowment. The combined income of the U.S. non-profit organizations present at the summit amounts to over $1.2 billion (based on data from 2014), so this was a very relevant group.

This year, the topic of the meeting was “Assuring the Quality, Independence, and Integrity of Think Tanks.” It is healthy that think tanks in North America, especially those based in the United States, show concern for their reputation. Within the think tank sector, U.S. think tanks are the envy of the world; no country can boast such a wide variety of well-funded organizations. Think tanks are diverse not only in philosophy, as are more ideological think tanks like the Center for American Progress, Cato Institute or the Heritage Foundation, but also in focus, from the Urban Institute and the Rand Corporation (security and strategy) to the Acton Institute (religion and public policy).

Think Tank Leaders gather for the Third North American Summit at the Brookings Institution.

Think Tank Leaders gather for the Third North American Summit at the Brookings Institution.

Yet despite their deep pockets and hard earned global recognition as major policy players, U.S. think tanks are not always well regarded by the public. Dr. James McGann, who headed the conference, included in the conference materials a series of quotes to exemplify the media coverage that has shaped negative perceptions of U.S. think tanks. He cited the following widely read articles from respected publications such as the New York Times and the New Republic: “Fellows at think tanks accepting funding from lobbyists to publish findings without disclosing the funding source,” published in the New York Times; “Conflicts of interest in think tank scholars that are registered lobbyists” from the New Republic; and “Conflicts of interest in think tank funding from foreign governments and corporations” also in the Times. One expert who has been studying think tanks’ public perception noted that 95% of key media coverage and existing scholarly literature on U.S. think tanks presents these organizations negatively. Several leaders took offense at the comment, trumpeting their own accomplishments and listing counter-arguments to this assertion.

Negative perceptions of think tanks often rise from conflicting visions of the role and purpose of these types of organizations. Think tanks sometimes pursue opposite policy goals, that is to say, what one regards as an accomplishment, the other regards as a destructive result. Promoted by “progressives” and despised by conservatives, Obamacare is a case in point. The same with immigration. Often there is a perception that rather than basing their policy prescriptions on independent research, think tanks do the opposite: they start with a conclusion commissioned by donors and supporters, and then produce research to accommodate that predetermined narrative. This perception exists even among expert scholars and intellectuals: Nobel Laureates Paul Krugman and Vernon Smith famously differ on their views on the think tank sector. “Progressives” tend to applaud Krugman’s interventionist views while pro free economy groups (such as the Independent Institute, Manhattan Institute, Mercatus, and Cato, all of which participated at the summit) generally fall in line with Vernon Smith’s ideas.

When prompted to address the effects of this special election year on their work, most speakers acknowledged that as the major think tanks in the United States, they tend to be publically regarded as part of the elite, which has earned them distrust from conservative and socialist bases alike. Most of these meetings took place at Brookings and the Carnegie Endowment, located side-by-side in Washington D.C.’s Embassy Row. Indeed, gathering in such near palatial surroundings, inside a room full of people with graduate degrees from top schools makes it hard to refute the claim that think tank leaders are part of the elite. I heard only one speaker acknowledge that researchers should pay attention to the frustration from voters. Another speaker stressed the difference between philosophy and ideology as guides for the work of think tanks. Many ideologies are too rigid; from immigration to trade, it is all or nothing. And when relevant segments of the population believe that think tanks respond to concerns and challenges in a dogmatic fashion, they begin to discount them as merely another type of lobbyist, a stone’s throw away from those on the Hill.

Discussions then turned to how think tanks should respond to a changing political environment. Some reflected on the danger of being reactive to politics, but most argued that advocacy and educational efforts based on solid research are much needed mantles for think tanks to take on. Within the United States tax code, non-profit organizations that get involved in politics fall under section 501 (c) (4), which dictates that up to 50 percent of these organizations’ activities can be political in nature. Think tanks like Heritage have created their own section, Heritage Action. The Center for American Progress also has one. Representatives from this center and from Heritage mentioned that the foundation’s research arm has eight times more income than their political and advocacy arm. Rather than shying away from admitting involvement, several of the groups present were proud of their role in helping enact legislation. Among the cases presented were: Brookings and the drafting of the Marshall Plan in the late 1940s; the Heritage Foundation and its Mandate for Leadership reform manual during the Reagan Administration; and the Center for American Progress and its role in passing Obamacare.

Think tanks from Mexico and Canada had different concerns. The representatives from the Mexican organizations focused on other issues: Their think tanks are much smaller, mostly as the result of a weak philanthropic culture. The Canadians described their country’s more stringent provisions, which prevent think tanks from entering into political debates.

There was no consensus on how much additional transparency is needed. The most recent study to cause alarm was the 2015 think tank transparency report. Produced by Transparify.org, this report detailed the levels of financial disclosure of over 160 think tanks located in 47 countries worldwide. Pro free-market think tanks with outstanding reputations scored very low in that ranking. One of those, CEDICE Libertad, is in Venezuela, a country where the government detains political opponents. In countries with weak rule of law, the only think tanks that can be transparent are those who are allied with their corrupt governments. In the United States, the recent cases that bring the politicization of the Internal Revenue Service (IRS) to surface are cause of additional alarm. While all non-profits in the United States have to disclose their main donors to the IRS, no such obligation exists for state filings or for public disclosure. Several states, however, including New York and California, are requesting the same information that is submitted to the federal government. Due to fears that information will be leaked for political objectives, several think tanks are challenging this request. As I mentioned in an earlier column, when rule of law is politicized, transparency is a complicated topic.

A think tank leader from Canada, which scores very high on rule of law rankings, confided that as their publications and research usually cast doubt on government policies, they would lose a major portion of their income if they were forced to disclose the names of all their donors to the public. Corporations in particular are afraid to be associated with those who do not toe the official line. In the United States, only a small percentage of think tanks’ income derives from corporations (10% in average) while abroad, corporate donations account for usually a third or more of a think tank’s income.

U.S. Think Tank experts discuss how to position their work in the current political environment. (L to R): Winnie Stachelberg, Center for American Progress, Lee Edwards, Heritage Foundation, Tom Carver, Carnegie Endowment, David Boaz, Cato Institute, and William Galston, Brookings

U.S. Think Tank experts discuss how to position their work in the current political environment. (L to R): Winnie Stachelberg, Center for American Progress, Lee Edwards, Heritage Foundation, Tom Carver, Carnegie Endowment, David Boaz, Cato Institute, and William Galston, Brookings

The larger, Washington-based think tanks disputed the notion that the source of donations (that is to say, whether they are corporate, government, or from individuals and foundations) correlate with independence. Most noted that more and more, foundations have their own agendas and use think tanks as research arms. On the other hand, when think tanks become major institutions of civil society, corporations begin to donate to become part of the “club”—not necessarily because they agree with the organization’s policy positions. Think tanks that are seen as beneficial to their civil societies begin to attract donors in the same way as museums, hospitals, and universities. Representatives from the smaller think tanks present at the meeting, which were not many, chimed in on the problems that can come with accepting corporate or government donations.

Several new challenges faced by think tanks were mentioned during the meeting. One is the threat by city governments to disregard the non-profit status of think tanks in their tax collection efforts; Acton Institute recently won its case versus the city of Grand Rapids. Another challenge is the effort by several Attorney Generals to seek detailed donor information from the Competitive Enterprise Institute, which has produced major research on issues like global warming and climate change.

These challenges are not limited to the United States. Foreign governments are also using “transparency” as an excuse, in order to stifle divergent views. Only a couple of days after the end of the think tank summit, the Chinese government passed a lawrequiring full disclosure of foreign non-profit activities. It is clear that the Chinese government is more interested in control than transparency. Yes, transparency and independence are desirable—but when government authorities begin using selective and arbitrary requirements to define transparency and independence, then think tank leaders are right to be concerned. There may not yet be a consensus on how to achieve transparency, integrity, and independence, but increased competition and accountability to stakeholders—within an environment of governments and judicial systems that live by the principle of equality before the law—would be a start.

 

Alejandro A. Chafuén es Dr. En Economía por el International College de California. Licenciado en Economía, (UCA), es miembro del comité de consejeros para The Center for Vision & Values, fideicomisario del Grove City College, y presidente de la Atlas Economic Research Foundation. Se ha desempeñado como fideicomisario del Fraser Institute desde 1991. Fue profesor de ESEADE.

Silicon Valley: el aporte de los inmigrantes y la baja productividad de la economía norteamericana

Por Martín Krause. Publicada el 10/3/16 en: http://bazar.ufm.edu/silicon-valley-el-aporte-de-los-inmigrantes-y-la-baja-productividad-de-la-economia-norteamericana/

 

En un trabajo publicado por el Cato Institute, Brink Lindsey considera las causas de la baja productividad que muestra la economía norteamericana en las últimas décadas, atribuyéndole el hecho en buena medida a regulaciones retrógradas, entre las cuales considera especialmente a: beneficios monopolísticos excesivos brindados por las normas de patentes y derechos de autor; restricciones a la inmigración, protección de servicios y licencias profesionales y escasez generada por las normas de uso del suelo y edificación: http://www.cato.org/publications/white-paper/low-hanging-fruit-guarded-dragons-reforming-regressive-regulation-boost-us

En particular, sobre la inmigración, y luego de haber planteado los beneficios que genera el ingreso de trabajadores con baja calificación, considera lo que ocurre con los más preparados:

“Admitiendo más de la mayoría de los trabajadores con talento y productivos del mundo en la mano de obra americana es una inequívoca mejora, no sólo para la producción agregada, sino también para la productividad y por lo tanto el PIB per cápita.

En particular, existe abundante evidencia que tales inmigrantes son desproporcionadamente emprendedores e innovadores. En un estudio realizado en 1999, Anna Lee Saxenian documenta el extraordinario papel de los inmigrantes en el ascenso del Silicon Valley. A partir de 1990, los trabajadores nacidos en el extranjero constituyeron hasta un tercio de los científicos e ingenieros en las industrias de tecnología de Silicon Valley. (Notar que, en 1990 las personas nacidas en el extranjero eran un 7,9 por ciento de la población total de EE.UU.).

Casi dos tercios de estos trabajadores llegaron de Asia, y la mayoría eran indios o chinos. Estos trabajadores eran muy educados: 32 por ciento de los indios y el 23 por ciento de los chinos trabajando en el Valley tenían grados avanzados, en comparación con sólo el 11 por ciento de los nacidos en el país. Además, los trabajadores nacidos en el extranjero, no solamente trabajaban como profesionales y directivos: ellos también eran desproporcionadamente quienes creaban  y dirigían nuevas empresas de alta tecnología.

A partir de 1998, el 24 por ciento las empresas de tecnología de Silicon Valley fundada desde 1980 tenían un director general que era de origen indio o chino. (Téngase en cuenta que los inmigrantes constituyeron 11.1 por ciento de la población en el 2000.)

Desde el innovador estudio de Saxenian, ella y otros investigadores han ampliado sus hallazgos yendo más allá de los confines de Silicon Valley. En 2007, Saxenian junto con sus co-autores examinaron una muestra grande de las empresas de ingeniería y tecnología fundadas entre 1995 y 2005. Encontraron que el 25,3 por ciento de estas empresas tenían al menos un fundador nacido en el extranjero. Aquellas empresas fundadas en el transcurso de una década mostraban ventas totales de $ 52.000 millones en 2005 y empleaban cerca de 450.000 trabajadores. En un estudio posterior sobre esos inmigrantes fundadores, Saxenian y coautores documentaron cuan altamente educados que son: 96 por ciento tienen licenciatura y 74 por ciento tienen un título de maestría o PhD. Otro estudio de seguimiento por Saxenian, Vivek Wadhwa, y Daniel Siciliano analizando firmas de alta tecnología fundadas entre 2006 y 2012 y encontró que el 24,3 por ciento de ellas tenían al menos un fundador que era inmigrante.

Mientras tanto, en un par de estudios encargados por la Asociación Nacional de Capital de Riesgo y publicados en 2006 y 2013, Stuart Anderson, de la Fundación Nacional para la Política Americana examinó las empresas de venture capital financiadas por capital público. Para las empresas que salieron a bolsa entre 1990 y 2005, Anderson determinó que el 25 por ciento de estas empresas innovadoras ha tenido al menos un fundador inmigrante; y para las empresas que salieron a bolsa entre 2006 y 2012, la proporción de uno de los fundadores nacidos en el extranjero fue de un tercio. (Téngase en cuenta que los inmigrantes eran un 12,9 por ciento de la población norteamericana en el año 2010.)

 

Martín Krause es Dr. en Administración, fué Rector y docente de ESEADE y dirigió el Centro de Investigaciones de Instituciones y Mercados (Ciima-Eseade).

The 4 Major Challenges The U.S. Economy Faces In 2014

Por Alejandro A. Chafuén. Publicado el 1/1/14 en:   http://www.forbes.com/sites/alejandrochafuen/2014/01/01/the-4-major-challenges-the-u-s-economy-faces-in-2014/

During the year that is just starting the U.S. economy will face major challenges.  The pressures built in health care, monetary, and immigration policies are likely to lead to decisions that can have a major impact on economic growth.  There are always chances for additional positive and negative shocks.  A faster move to freer trade with Europe would be a positive shock.  A liberalization of North American energy markets, including the approval of the Keystone pipeline and continued progress in Mexico is another.  Negative shocks can come not only from the economic arena, but also for national or international security threats, such as acts of terror or wars affecting the U.S. or its major allies.  Think Tanks are playing an important role in most of these battles.

The implementation of “Obamacare” or the “Affordable Care Act,” expanding government control of citizen’s health, will again be the major battle.  The US health sector is approaching 3 trillion dollars, or over 17% of total GDP.   Any major change in that market has huge implications.   Research focused think tanks that have been at the vanguard in proposing market oriented solutions include the National Center for Policy Analysis, NCPA, Dallas, Texas, and thePacific Research Institute, PRI, California.  NCPA, led by John Goodman, started as a health policy center with the University of Dallas.   It was thirty years ago this month when NCPA published a plan to use individually owned “medical IRAs” to tackle Medicare problems.  Goodman and Richard Rahn, then chief economist for the U.S. Chamber of Commerce, wrote a piece in theWall Street Journal describing the proposal, focused on the much needed personal ownership and portability.  Sally Pipes, President of PRI, uses her outstanding knowledge of the weaknesses of the Canadian socialized model to promote alternatives for the US health care market.  The Manhattan Institute, the only market oriented think tank to endorse the expansion of Medicare under President George W. Bush, also remains very active in the field, especially promoting the public/private solutions of Medicare Part D.

Those who study economic history understand that few things are more damaging to an economy than unsound money.  Germany in the 1920’s and Argentina are often mentioned as examples.  Smaller think tanks that cherish their independence from the banking elites have led the fight against the destruction of the dollar and the manipulation of money and credit.   Some are old like the Committee for Monetary Research and Education, CMRE, which has championed sound money for half a century, and the Lehrman Institute.   Others are of recent founding, such as the American Principles Project, which like Lehrman, promotes a gold standard.  The Mises Institute, in Auburn, Alabama, has stayed faithful to sound money since its founding in 1982.  Their work will be complemented by an enhanced effort by the Cato Institute to monitor the Fed and monetary policy.  Cato’s latest 2013 monetary annual monetary conference presented a solid program with renowned speakers describing the economic and political pitfalls of paper money.  The battle for sound money also includes efforts by editorial boards, Forbes comes to mind, as well as scholars, such as Nobel Laureate Robert Mundell and Allan H. Meltzer, President of the Mont Pelerin Society.  Meltzer is scheduled to testify next week in Congress where he will repeat his warnings about the dangers of the current monetary policies and propose better anchors.  A few free-market economists are more concerned by potential deflation.  They argue that the “fundamentals” have changed pointing to a higher demand for cash-balances from the new emerging middle class in China, India and others.  This higher demand neutralizes some of the monetary expansion.

Immigration reform is another battlefront with major economic implications.  The “Red Card” proposal based on two year work permits handled by the private sector, with the government performing an oversight for security purposes, should offer enough common ground.  The proposal comes from Helen Krieble, an intellectual entrepreneur working from her private foundation, rather than from think tanks.  In some of their papers, Heritage and Cato, which produced studies with widely divergent estimates of the cost and benefits of immigration, have endorsed relevant aspects of Krieble’s proposal.

Free trade is a great engine for growth.  The most important treaty under consideration is the Transatlantic Trade and Investment Partnershipan effort to liberalize trade between the European Union and the United States.  While the effort to approve NAFTA counted with large network of free-market think tanks led by the Fraser Institute which worked to support its passage, no similar effort exists to promote TTIP.  The potential for wealth creation of these pacts hinge upon agreeing to build them around the best possible common denominators, the lowest tariffs, and the simplest and less burdensome regulations and non-tariff barriers.  Conservative and free-market leaders have been lukewarm in their support as they fear that the current administration favors the European welfare state and regulatory models and that the deal might end up promoting more interventionism.   A TTIP agreement which truly enhances free-trade would send a very positive signal and would likely spur further liberalization.

A 2014 with market-based health care and immigration reform, with freer trade and a sounder monetary policy would lead to a very happy new economic year.  But I am not so optimistic.  I expect that president Obama and his administration will try to make their health proposal work at all costs.  I doubt that think tanks will be able to make much progress against the Fed and the powerful interest that rely on their policies.   Immigration remains so contentious, that progress will be difficult.  The US-EU trade treaty has more chance for progress.  Let’s celebrate anyway a new year and join the effort of think tanks trying to liberate the entrepreneurial spirit from so many government shackles.

Alejandro A. Chafuén es Dr. En Economía por el International College de California. Licenciado en Economía, (UCA), es miembro del comité de consejeros para The Center for Vision & Values, fideicomisario del Grove City College, y presidente de la Atlas Economic Research Foundation. Se ha desempeñado como fideicomisario del Fraser Institute desde 1991. Fue profesor de ESEADE.