Más parches que soluciones de fondo

Por Nicolás Cachanosky. Publicado el 1/6/16 en: http://opinion.infobae.com/nicolas-cachanosky/2016/06/01/mas-parches-que-soluciones-de-fondo/

 

El Gobierno anunció un nuevo plan de blanqueo de capitales. Uno de los objetivos de este plan es financiar la reforma y el aumento de las jubilaciones prometidas por Mauricio Macri. Se pueden ver dos motivaciones en este aspecto. En primer lugar, varios de los 47 países que firmaron el acuerdo intercambio de información financiero-fiscal están tomando medidas similares. En segundo lugar, Cambiemos ha decidido reducir el déficit fiscal de manera gradual. Dado el alto nivel de presión tributaria, aumentar los impuestos de manera significativa no es viable. El blanqueo busca proveer fondos al fisco.

El Gobierno descuenta que el blanqueo será exitoso, ya que con el acuerdo de intercambio financiero no será tan fácil esconder fondos en el exterior. En segundo lugar, teniendo en cuenta el contexto internacional de bajas tasas de interés, invertir en bonos del Tesoro argentino será más rentable que dejar dichos fondos en el exterior.

El término ‘blanqueo’ dista de ser el más apropiado. Esta palabra suele hacer referencia a las operaciones que buscan maquillar un origen legítimo a fondos obtenidos de manera ilegítima. Por ejemplo, cuando en un hotel o un casino se reporta que se han tenido más clientes que los reales y estos han pagado en efectivo. Sin embargo, en este caso la propuesta está destinada (en principio) a fondos obtenidos de manera legal, pero que no han sido declarados. Por ello, hablar de “amnistía fiscal” o de “declaración de activos ocultos” es más preciso y neutral.

Esta ley de amnistía fiscal o de declaración de activos ocultos no debe hacernos perder de vista el problema de fondos, que es el porqué de la fuga y el ocultamiento de tantos recursos financieros. Los planes de “blanqueo” de capitales en sí no resuelven este problema de fondo. Los fondos no se fugan de Argentina por la malicia del ciudadano, se fugan porque hace años que se debe soportar una carga tributaria asfixiante, con inflación récord y por la falta de proyectos de inversión con una rentabilidad tentadora. Las repetidas confiscaciones de depósitos y la pesificación hacen del mercado financiero argentino un lugar poco seguro para invertir los recursos financieros. El Poder Judicial, por su parte, no se ha visto capaz o interesado en defender la propiedad de los depositantes. ¿Puede el ahorrista confiar en que el Poder Judicial va a proteger sus ahorros del Estado?

En lo que respecta a jubilaciones, el sistema de reparto estatal lejos está de ofrecer una jubilación decente. Los fondos privados en las administradoras de fondos de jubilaciones y pensiones (AFJP) —que estaban celosamente reguladas— fueron expropiados por el Estado. Es necesario entender que hay pequeños ahorristas que se ven en la necesidad de esconder sus ahorros del voraz Estado argentino en vistas de tener una vejez decente. Si estos ahorros se mantienen en el país, se corre el alto riesgo de que sean expropiados de una manera u otra. No estamos hablando aquí de estafadores o delincuentes, sino de personas que buscan proteger su vejez. ¿Qué garantías les ofrece Cambiemos de que efectivamente sus ahorros no van a ser confiscados o depreciados por la inflación? ¿Y qué responsabilidad le cabe el Estado, entonces, por esta fuga y ocultamiento de recursos financieros? Mientras los escándalos de corrupción de la dirigencia política no cesan de ser noticia, el Estado le pide al contribuyente que declare sus fondos, pague entonces aún más impuestos y corra el riesgo de ver sus ahorros desaparecer como ya ha sucedido en el pasado. Esto hace especialmente cuestionable que este acuerdo se extienda a funcionarios públicos, cuyo comportamiento ético debería estar fuera de toda duda y quienes deberían ser los primeros en dar el ejemplo.

En un contexto internacional de abundancia de dólares, Argentina debería ser receptora de caudales de inversiones, sin necesidad de ningún blanqueo o amnistía fiscal para fondos no declarados si invertir en este país fuese la oportunidad que efectivamente Cambiemos dice que es. El grado de necesidad de un blanqueo puede interpretarse como el grado de fracaso del plan económico. Los blanqueos son, en definitiva, más parches que soluciones de fondo. Cambiemos ha anunciado algunos objetivos fiscales. Pero no ha anunciado planes que detallen cómo se van a cumplir dichos objetivos. Argentina necesita una seria reforma del gasto público e impositiva. Esto genera incertidumbre. Las inversiones de largo plazo, sin embargo, necesitan la certeza de un mercado abierto, libre y flexible, con una protección a la propiedad privada que trascienda al Gobierno de turno. No tengo la impresión de que en el plano internacional, por el momento, Cambiemos y la dirigencia política estén ofreciendo esa seguridad.

 

Nicolás Cachanosky es Doctor en Economía, (Suffolk University), Lic. en Economía, (UCA), Master en Economía y Ciencias Políticas, (ESEADE). Fué profesor de Finanzas Públicas en UCA y es Assistant Professor of Economics en Metropolitan State University of Denver.

Gasto público: poniendo las barbas en remojo

Por Roberto H. Cachanosky. Publicado el 31/5/15 en: http://economiaparatodos.net/gasto-publico-poniendo-las-barbas-en-remojo/

 

Si algo necesita la economía argentina desesperadamente es una fenomenal reforma tributaria con una importante baja de la carga impositiva

El mes de marzo, sin contabilidad creativa, el resultado fiscal del sector público nacional, base caja, fue negativo en $ 34.400 millones, así el déficit fiscal creció el 99,5% con relación a marzo del año pasado y acumula un rojo de casi $ 73.000 millones en el primer trimestre, con lo cual el déficit fiscal del primer trimestre de 2015 aumentó el 120% con relación al primer trimestre de 2014.

Con el gasto público creciendo al 45% interanual y esta carga tributaria asfixiante, el candidato que diga que no va a bajar el gasto público si asume la presidencia, sea de la oposición o del oficialismo, sencillamente miente o piensa generar una fenomenal crisis económica. Peor que la que ahora estamos viviendo.

El desafío del próximo gobierno, si es que no quiere establecer una tiranía como la que pretende terminar de instaurar el kirchnerismo, no es solo volver a una democracia republicana sino también establecer cierta normalidad económica que le permita a la gente tener un horizonte de esperanza de crecimiento. De mayor bienestar económico.

Para lograr ese objetivo el próximo gobierno tiene que generar una verdadera catarata de inversiones en el sector real de la economía para crear nuevos puestos de trabajo. Digo que tiene que ser una catarata de puestos de trabajo porque el mercado laboral  tiene que absorber a todos los jóvenes que se incorporan anualmente, a los que hoy viven de los llamados subsidios sociales y a los 2 millones de personas que durante el kirchnerismo se conchabaron en el sector público nacional, provincial y municipal, figurando estadísticamente como ocupados pero que en realidad son desocupados porque no producen nada que necesite la gente. Esos 2 millones, más los que estaban de antes y sobraban tienen que pasar a hacer algo productivos en el sector privado.

Ahora bien, el desafío de establecer una cierta normalidad económica y atraer una catarata de inversiones implica terminar con la inflación y para eso se necesita tener disciplina monetaria. Pero para tener disciplina monetaria hay que tener disciplina fiscal. Con altas tasas de inflación como las que tenemos actualmente no es posible pensar en inversiones porque no es viable el cálculo económico; es decir, estimar ingresos y gastos futuros y posible rentabilidad de un proyecto de inversión.

De manera que para poder ofrecerle a la gente oportunidades de trabajo hacen falta inversiones. Para que vengan las inversiones, entre otras condiciones, se requiere de estabilidad monetaria. Terminar o reducir notablemente la inflación. Para bajar la inflación hace falta eliminar o bajar fuertemente el déficit fiscal. Y aquí viene el problema de fondo. ¿Cómo se elimina el déficit fiscal? Una opción es subiendo la carga tributaria, otra es bajando el gasto público y una tercera es haciendo una mezcla de las dos primeras.

La realidad es que este gobierno ha hecho tal desastre con el aumento del gasto y ha llevado a niveles tan insoportables la carga tributaria, que no luce viable ni siquiera una mezcla de baja del gasto con suba de impuestos. El gran desafío del próximo gobierno es bajar el déficit fiscal y, al mismo tiempo, disminuir la carga tributaria. Solo los k pueden pensar en aumentarles la carga tributaria a las personas y empresas. Cualquier otro próximo gobierno medianamente sensato sabe que ni por casualidad puede subirles ganancias a las personas físicas o aplicarle cualquier otro impuesto.

Si de empresas se trata, es impensable atraer inversiones para crear puestos de trabajo subiéndoles más la carga impositiva. Hoy las empresas pagan impuestos a las ganancias sobre utilidades inexistentes. Es decir, pagan el impuesto a las ganancias sobre su stock de capital.

Además, está el impresentable impuesto al cheque, los derechos de exportación, el inconstitucional impuesto a los bienes personales y el listado sigue. Si algo necesita la economía argentina desesperadamente es una fenomenal reforma tributaria con una importante baja de la carga impositiva. Un sistema tributario sencillo, donde muchos paguen un monto reducido de impuestos.

Si el próximo gobierno no quiere bajar el gasto público, tendrá que pensar en otras formas de financiar el déficit fiscal si es que no quiere disparar la inflación más de lo que ya se ha disparado. Las opciones que quedan no son tantas. Puede intentar captar crédito en el mercado interno elevando la tasa de interés, desestimulando las inversiones que debería atraer y profundizando la recesión. Al profundizar la recesión cae más la recaudación y sin baja del gasto público el déficit fiscal se agranda.

La otra opción es tomar crédito externo. Para eso tiene que, por un lado resolver el problema de la deuda externa que deja pendiente el kirchnerismo, y por otro lado tener presente que financiar el déficit fiscal con deuda externa es pan para hoy y hambre para mañana. El mañana siempre llega y la cuenta hay que pagarla.

Finalmente solo le quedaría al próximo gobierno consumir más stock de capital existente en infraestructura. Rutas, sistema energético, puertos, etc. Hoy no queda mucho por consumir.

En definitiva, en estos 12 años el kirchnerismo hay hecho estragos en el flanco fiscal. Tanto disparando el gasto público como matando a la gente con impuestos. Si en 12 años el kirchnerismo hizo el desastre fiscal que hizo, es de imaginar que en lo que resta de 2015 haga un verdadero destrozo para dejarle un flor de lío al próximo gobierno. Así que nada positivo podemos esperar de este gobierno en materia fiscal para el final de su mandato.

Se entiende que los candidatos opositores no lo puedan decir en su campaña política para no perder votos, pero los economistas independientes podemos afirmar que con los números fiscales de marzo  los que se acumularon en 12 nefastos años de populismo desenfrenado, el próximo gobierno tiene que empezar a poner las barbas en remojo, porque arreglar este lío sin bajar el gasto público es tan mentiroso como los inexistentes éxitos del relato k de su modelo.

 

Roberto Cachanosky es Licenciado en Economía, (UCA) y ha sido director del Departamento de Política Económica de ESEADE y profesor de Economía Aplicada en el máster de Economía y Administración de ESEADE.