Dolarización en Ecuador después de 20 años

Por Nicolás Cachanosky. Publicado el 18/2/20 en: https://www.aier.org/article/dollarization-in-ecuador-after-20-years/

 

En enero, Ecuador celebró su 20 º aniversario de la dolarización. La Sociedad Bastiat de Guayaquil y el Instituto Ecuatoriano de Economía Política organizaron una conferencia para discutir los pros y los contras del régimen monetario ecuatoriano. Los oradores internacionales que participaron en la discusión incluyeron a Lawrence W. Reed, Manuel Hinds y Carlos E. Gonzales.

La dolarización es un tema delicado en países como Argentina , donde la política monetaria ha sido errática. Entonces fue interesante ver cómo los economistas y no economistas en Ecuador ven la dolarización. A continuación, compartiré dos conclusiones de mi reciente visita a Guayaquil, Ecuador.

La dolarización no se trata solo de la política monetaria

La dolarización es el reemplazo de la moneda extranjera (a menudo, pero no necesariamente, el dólar estadounidense) en lugar del dinero nacional. El sucre fue reemplazado por el dólar estadounidense en 2000, y desde entonces ha servido como moneda de Ecuador.

La dolarización tiene pros y contras . Una desventaja es que con la dolarización, un país utiliza la política monetaria de otros países en lugar de la suya. Sin embargo, este inconveniente no es la única característica de la dolarización. Hay profesionales a considerar también. Tal como la posibilidad de que el uso de una política monetaria extranjera pueda ser más eficiente que tener el propio banco central disfuncional. Otro beneficio, especialmente en países con un marco institucional débil, es que puede proporcionar un límite al gasto excesivo del gobierno.

El mensaje común que recibí de todas mis interacciones y conferencias es que los ecuatorianos ven la dolarización como una característica institucional primero, y como una herramienta de política monetaria en segundo lugar. Los ecuatorianos están principalmente preocupados por lo que haría un líder populista si tuviera el poder de financiar los gastos con dinero nuevo. Y con razón. Escuché repetidamente cómo la dolarización salvó a Ecuador de convertirse en otra Venezuela bajo la presidencia de Rafael Correa. Sí, Ecuador sufrió graves problemas monetarios, como las altas tasas de inflación, en los años previos a la dolarización. Sin embargo, su principal preocupación es institucional.

Este es un mensaje importante. En mi experiencia, quienes se oponen a la dolarización generalmente lo hacen porque impide que un país maneje los shocks extranjeros. Presuponen, a menudo con pocas razones para hacerlo, que el banco central gestionará dichos shocks de manera adecuada. Pero, incluso si suponemos que lo harían, uno debe tener en cuenta que los shocks extranjeros no son el único tema a considerar. También hay choques domésticos. Y la dolarización elimina en gran medida las conmociones internas que de otra forma vendrían de la politización de la política monetaria. 

Al considerar regímenes monetarios alternativos, uno no debe dejar que lo posible eclipse lo probable.

Un problema con las reformas institucionales es que las instituciones más débiles están en primer lugar, las reformas más profundas deben ser. Durante la década de 1990, por ejemplo, Argentina estaba bajo un acuerdo de junta monetaria. A principios de la década de 2000, en lugar de pasar a la dolarización total, Argentina abandonó su caja de conversión y separó el peso argentino del dólar estadounidense. Como resultado, los argentinos ahora ven una caja de conversión como una regla no creíble. Dado que los políticos argentinos rompieron ese compromiso monetario antes (y a un costo considerable), hay pocas razones para creer que mantendrían ese compromiso ahora. Eso significa que una caja de conversión ya no es una opción viable en Argentina. Se requiere una reforma más profunda, como la dolarización, para ganar credibilidad y anclar las expectativas.

Los ecuatorianos que abogan por una desdolarización de la economía y un retorno al sucre deben pensar con mucho cuidado sobre lo que están pidiendo. Ciertamente, uno puede imaginar un banco central que funcione bien y que funcione mejor para Ecuador que la dolarización. Pero nuestra capacidad de imaginar tal institución no implica en absoluto que sea probable que resulte. Abandonar el dólar corre el riesgo de quedarse atascado con un banco central a la Argentina, no con el banco central ideal y eficiente que los defensores del Sucre imaginan que obtendrán.

La dolarización no se trata solo de la política monetaria. También se trata de limitaciones institucionales. Los problemas de política monetaria fueron síntomas de debilidad institucional en Ecuador. La dolarización reafirmó esas debilidades institucionales al eliminar la necesidad de un banco central que funcione bien.

Un país con instituciones monetarias débiles necesita más que equilibrar el presupuesto de tesorería para obtener un banco central eficiente. Lo que un país en esta situación necesita son reformas institucionales más profundas que cambiarían los incentivos extractivos de los responsables políticos y mantendrían a los políticos bajo control. Una vez que esas instituciones estén bien establecidas, se puede pensar en abandonar la dolarización. Pero, hasta entonces, es mejor mantener el rumbo.

 

Nicolás Cachanosky es Doctor en Economía, (Suffolk University), Lic. en Economía, (UCA), Master en Economía y Ciencias Políticas, (ESEADE). Fué profesor de Finanzas Públicas en UCA y es Assistant Professor of Economics en Metropolitan State University of Denver.

Gasto, inflación y Keynes

Por Gabriel Boragina Publicado  el 28/5/17 en: http://www.accionhumana.com/2017/05/gasto-inflacion-y-keynes.html

 

Cada uno de nosotros, cuando se ve enfrentado a la necesidad de incurrir en gastos, debemos observar -como primera medida- cuál es la cuantía de los recursos que disponemos. Es decir, es en función de nuestros ingresos previos que estaremos en condiciones de determinar qué cantidad de dinero podemos destinar al gasto. Sin embargo, los gobiernos no operan en este sentido, sino en el inverso: fijan primero su meta de gastos, y -en función de esta- deciden cuántos recursos deben recaudar de los mal llamados “contribuyentes” para poder cubrir los gastos decretados. La razón por la cual los gobiernos pueden actuar de este modo (y ninguno de nosotros puede hacer lo mismo) radica en que, mientras los particulares hemos de obtener nuestras entradas ofreciendo antes algo a cambio a otra persona que valorice lo que ofertamos, y sólo después, si la contraparte acepta el trato, podremos lograr el tan ansiado ingreso, los gobiernos se ven eximidos de seguir este proceso, por la sencilla razón de que todos ellos (al establecer el imperium de la ley) están facultados -mediante su concurso- a extraer las sumas que necesiten por medio de la fuerza a los inermes e indefensos ciudadanos.

“Pareciera que la economía política de los gobiernos es tal que el gasto público siempre aumenta cuando aumenta la recaudación impositiva y cuando se puede emitir más. Nunca se reduce el déficit fiscal aumentando la recaudación, pues esto supone que los gastos son constantes y la experiencia indica que esto no es así. Por ejemplo en estudios que el autor de este libro hizo para un país cuya recaudación fiscal dependía en 80% del precio del petróleo, se tomaron todos los años en que el precio del petróleo aumentaba y, por otro lado, todos los años en que esos precios bajaban. Observamos que la correlación entre gasto y recaudación impositiva era muy alta en los años de alza en la recaudación. También observamos que la correlación era muy baja (los gastos no bajaban) en los años de baja en la recaudación. Esa asimetría, no se evita con la existencia de la Caja pero se reduce substancialmente pues de otra manera esta conducta fiscal lleva a la larga a la devaluación (como sucedió en el país de referencia). La caja pone más disciplina pues en los años en que la recaudación baja no se puede emitir y no queda más remedio que aumentar el endeudamiento o bajar los gastos.”[1]

El autor citado, partidario de la caja de conversión (a ella alude cuando se refiere simplemente a “la caja”) explica con meridiana claridad cómo operan los gobiernos en materia de gasto público, el que no lo hacen depender -ni exclusiva ni enteramente- de la recaudación fiscal (como en sana política económica debería de ser) sino que lo manejan como una variable autónoma, y cuya “lógica” parecería ser la “necesidad” de ir siempre en aumento, sin importar el medio por el cual se financie ese gasto público. En otras palabras, nos explica que, cuanto mayor era la recaudación también así lo era el gasto, pero el alto nivel de este no se veía en absoluto afectado en los casos donde la recaudación disminuía. En este último supuesto, los gobiernos lo que hacen no es bajar el gasto (como deberían hacerlo) sino buscar otros medios para financiarlo. Y ya hemos visto que los mecanismos a los que echa mano para esto último son la emisión monetaria, más impuestos, o directamente inflación. Pero, sabemos de sobra que estas tres últimas medidas (en realidad podrían resumirse en dos, ya que la inflación no es más un impuesto solapado) no solucionan sino que agravan los efectos del alto gasto público, produciendo fuertes distorsiones en la economía toda.

“Los análisis empíricos se concentraron en poner a prueba la estabilidad de la demanda de dinero aun en situaciones de gran inestabilidad como las grandes inflaciones pues, recordemos que el gran desafío de Keynes era su hipótesis de que la demanda por dinero era inestable. Él proponía como una función más estable la función consumo, diciendo que existía una relación estable entre el consumo nominal y el ingreso nominal. También decía que la propensión marginal a consumir era, en circunstancias como las de Estados Unidos en los años treinta, muy pequeña y por lo tanto el estado tenía que gastar para aumentar la propensión al gasto de la economía en total. Luego de muchas controversias se ha llegado a una mezcla donde las teorías modernas toman en cuenta el dinero y su demanda, pero no ignoran la política fiscal ni la importancia del gasto público. Cuando hay inflación los países se acuerdan de Friedman y cuando hay recesión se acuerdan de Keynes y, cuando la situación es más o menos normal, los economistas juegan en el medio campo.”[2]

Como ya hubiéramos examinado en otra ocasión, Keynes suponía que las recesiones (como la de los años 30 que fue -en gran parte- la que inspiró su teoría) se “solucionaban” recién cuando el gobierno irrumpiera en la economía incrementando el gasto público, para lo cual cualquier medio que este utilizara era “válido”. Su negación de la “Ley de Salidas” de Jean B. Say, y la de los valiosos aportes de los demás economistas clásicos le impido ver su craso error. El aumento del gasto público importa tanto como un alza de la demanda y -a su turno- una consiguiente elevación de los precios, entre otros efectos. Para lograr eso, se combinaban perjudiciales medidas, como altos impuestos, emisión monetaria, endeudamiento, etc. generando una espiral inflacionaria que eclosionaría el sistema económico (como finalmente sucedió) al no encontrarse las manipulaciones artificiales del gobierno respaldadas por un genuino ahorro previo que permitiera un proceso de capitalización con bases en una economía real. Obviamente, que la demanda de dinero cae en picada en épocas inflacionarias, pero son pocos los que advierten la relación entre este último fenómeno y la demanda de moneda. No hay pues fórmulas “mágicas” para escapar a este dilema, excepto la austeridad fiscal y presupuestaria.

[1] Valeriano F. García. Para entender la economía política (y la política económica). Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos México, D. F. 2000. pág. 169

[2] Valeriano F. García. Para entender la economía política…ob. cit. pág. 185/186

 

 

Gabriel Boragina es Abogado. Master en Economía y Administración de Empresas de ESEADE.  Fue miembro titular del Departamento de Política Económica de ESEADE. Ex Secretario general de la ASEDE (Asociación de Egresados ESEADE) Autor de numerosos libros y colaborador en diversos medios del país y del extranjero.

La devaluación de 2002 y la “devaluación” de 2016

Por Iván Carrino. Publicado el 4/11/15 en: http://www.ivancarrino.com/la-devaluacion-de-2001-y-la-devaluacion-de-2016/

 

El debate de los economistas en torno al cepo cambiario y su eventual eliminación deja algo por demás curioso: generalizando (tal vez mucho) los que hoy están en contra de cambiar el sistema cambiario y pasar a un tipo de cambio flotante son los mismos que en 2001 pedían exactamente eso.

Por el contrario, quienes en su momento rechazaban la devaluación y advertían de sus consecuencias inflacionarias, ahora se enfocan en minimizan ese efecto.

Veamos las diferencias que explican esta aparente paradoja.

En 2001 existía un sistema de tipo de cambio fijo y caja de conversión mediante el cual se limitaba la discrecionalidad del gobierno para emitir moneda de curso legal. Esta falta de “soberanía monetaria” fue juzgada por muchos como un impedimento para salir de la crisis y, por qué no, un factor de agravamiento de la misma. Así, los economistas más heterodoxos resaltaban la necesidad de devaluar la moneda y recuperar la soberanía monetaria. En la otra vereda estaban los economistas más ortodoxos, quienes advertían que la eliminación de ese límite a la emisión que daba la ley de convertibilidad terminaría abriendo las puertas a una nueva etapa de elevada inflación.

El correr de los años le dio la razón a estos últimos. Desde diciembre de 2001, la base monetaria se multiplicó por 37. Los precios, en el mismo período, se multiplicaron por 14 y la inflación es hoy el principal problema de la economía argentina.

En 2015 el sistema cambiario es el cepo, es decir, existe un control de cambios que mantiene por debajo de su verdadero nivel al dólar. Este sistema no limita la emisión monetaria. De hecho, la misma está creciendo al 31% anual según el dato de agosto publicado por el BCRA. Así, la inflación se ubica en el orden del 25%. En este marco, los economistas más heterodoxos (entre los cuales ubico a todos los que argumentan que no se puede salir del cepo y también a quienes ponen especial énfasis en el impacto inflacionario de la liberación del tipo de cambio) recomiendan, o bien mantener el statu quo, o bien proceder de una manera muy gradual.

Por el otro lado, los más ortodoxos argumentan que la inflación es un fenómeno monetario y que, si bien puede existir un impacto de corto plazo sobre el IPC, si se avanza hacia una  política monetaria más sensata, que reduzca los niveles de emisión, la eliminación del cepo podría combinarse con una reducción de la inflación en el mediano plazo.

El caso de enero de 2014 puede darnos una pista de quien lleva las de ganar en este contrapunto. En ese entonces el gobierno decidió devaluar el tipo de cambio oficial. La inflación se aceleró, pasando de un promedio de 25% en 2013, a uno de 39% en 2014. Sin embargo, el BCRA combinó la devaluación con una agresiva política de colocación de deuda y suba de tasa de interés. El gobierno también colaboró colocando deuda, lo que hizo que la inflación cayera de la zona del 40% anual a la que había llegado a mediados de 2014 hacia la zona del 25% donde está hoy.

No veo por qué, con una política monetaria que se proyecta será mucho más sensata que la actual, y con mejores expectativas frente al cambio de gobierno, no podemos tener una liberación del tipo de cambio (para muchos, devaluación, no para mí) combinada con un impacto inflacionario de una vez pero una considerable reducción del ritmo de aumento de los precios en el mediano.

0010563630

 

 

Iván Carrino es Licenciado en Administración por la Universidad de Buenos Aires y Máster en Economía de la Escuela Austriaca por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Es editor de El Diario del Lunes, el informe económico de Inversor Global. Además, es profesor asistente de Comercio Internacional en el Instituto Universitario ESEADE y de Economía en la Universidad de Belgrano.