¿Se agotan los recursos naturales?

Por Martin Krause. Publicado el 7/4/14 en: http://puntodevistaeconomico.wordpress.com/2014/04/07/se-agotan-los-recursos-naturales/

 

En los años 1960 surgió la preocupación de que los recursos naturales, siendo la Tierra limitada, inevitablemente se agotarían, ya no se podría sostener a tanta gente en el planeta. Se pronosticaban grandes catástrofes y terribles hambrunas. Nada de eso ha ocurrido. Han pasado más de 50 años y hay ahora más recursos que antes.

En su momento, el economista Julian Simon refutó todas estas preocupaciones. EN la continuación de su famoso libro “El recurso último”, revisado en 1996 y disponible acá (aunque en inglés):http://www.juliansimon.com/writings/Ultimate_Resource/ , señala básicamente que todos esos temores son infundados porque no toman en cuenta la productividad del ser humano.

Julian Simon

Ahora, un informe de la consultora McKinsey, comenta sobre un libro recientemente publicado por Stefan Heck (profesor consulto del Instituto Precourt de Energía de la Universidad de Stanford) y Matt Rogers (director de McKinsey San Francisco), “Resource Revolution: How to Capture the Biggest Business Opportunity in a Century” (New Harvest, April 2014), donde básicamente se señala lo mismo.

http://www.mckinsey.com/Insights/Energy_Resources_Materials/How_resource_scarcity_is_driving_the_third_Industrial_Revolution?cid=resourcerev-eml-alt-mip-mck-oth-1404

Aquí van traducidos algunos extractos de una entrevista a los autores:

“Stefan Heck: Soy un optimista porque estamos enfrentando una serie de limitaciones –en alimentos, en tierra, en energía, en agua, en todo el plantea, con 6 mil millones de personas yendo a 9 mil millones, todos consumiendo recursos- y esto realmente representa un desafío. Es un desafío a la humanidad, un desafío a la creatividad, a la innovación.

Matt Rogers: Lo que empezamos a observar es que, más que una gran amenaza a la economía global, estamos viendo un gran cambio, el más fundamental de los últimos 100 años.

Matt Rogers: Desde 2005 comenzamos a ver un rápido aumento de los precios de la energía, el oro, cobre, aluminio, acero, todos impulsados por el hecho que unos 2.500 millones de personas estaban entrando en la clase media y que no había recursos suficientes. Y esto empezó a preocupar a todos, particularmente sobre el crecimiento económico. ¿Cómo se va a sostener el crecimiento económico con estos precios que lo frenan?

Y comenzó a cambiar alrededor de 2010, 2011, cuando de pronto comenzamos a ver que “hey, este alto precio de los recursos puede ser el comienzo de una enorme oportunidad más que la mayor amenaza para la economía global. Tal vez sea la mejor oportunidad en 100 años. Lo que comenzamos a ver es un conjunto de tendencias moviéndose muy, muy rápido, impulsadas, en muchos casos, por la combinación de tecnologías industriales e informáticas.

La primera fue el desarrollo de gas no convencional, ahora petróleo no convencional, en los Estados Unidos (shale gas, shale oil). Nadie previó esto. En 2007 estábamos seguros que Estados Unidos iba a ser un enorme importador de gas natural, teníamos pocos años de reservas, y lo traeríamos de todo el mundo. Y para 2011 comprendimos que Estados Unidos sería el mayor productor de gas natural del mundo y tenía tanto que comenzaríamos a exportar. En 5 años, lo que usualmente tarda 50 años en desarrollarse, en 5 años nos tomó por sorpresa este cambio masivo.

Al mismo tiempo, vimos que los precios de la energía solar cayeron de un pico de $8/watt a $2,50/watt. Este cambio en solo tres o cuatro años, también tomó a todos por sorpresa. Entonces, dos mercados –gas natural y energía solar- ambos creciendo al 20% o más por año. En el mundo de la energía estábamos acostumbrados a un crecimiento del 3% anual como rápido

Stefan Heck: Es importante señalar que las tecnologías que mencionamos son de infraestructura básica, y por ello, derraman un efecto beneficioso para la productividad de toda la economía,

Matt Rogers: La combinación de tecnología informática con industrial, la aplicación de biotecnologías a los problemas de recursos, el uso de nuevos materiales y la nanociencia en procedimientos industriales nos permiten de pronto capturar el tipo de crecimiento de productividad que necesitamos, y más, por lo que la economía podrá crecer sin incrementar la demanda de recursos en forma significativa, o volviendo mucho más barata la producción de recursos de lo que todos esperan.

Stefan Heck: La curva de aprendizaje para baterías se ha duplicado de una mejora del 4% con cada duplicación de la capacidad, a 8%. Esto es muy importante. Cuando vemos a los autos, la distancia que podemos obtener de una batería ha ido de 50 millas en los últimos autos, a 250 millas. La velocidad ya es más alta a la que puede alcanzarse legalmente, por lo que no hay restricciones. Antes era un carrito de golf, ahora estamos hablando de autos de carrera.

La última dimensión que queda es el costo. Por ahora, son caras. Una batería duplica el precio de un auto, pero si proyectamos esa curva del 8%, como una inversión a interés compuesto, y hay muchas razones tecnológicas para creer esto, es posible pensar que la electrificación será una opción relativamente barata, algo así como tener GPS o estéreo en el auto. Y en este punto, dados los beneficios, incluso ambientales, el hecho de que el auto será totalmente silencioso, que acelerará más rápido, que no consumirá combustible cuando frenas en un semáforo, ¿porqué no usar uno eléctrico?

Y en cuanto a los sensores que permiten un “piloto automático”, la curva de aprendizaje es de 40%, lo que significa que el costo se reduce a la mitad cada año. Pronto será un adicional muy barato.”

 

Martín Krause es Dr. en Administración, fué Rector y docente de ESEADE y dirigió el Centro de Investigaciones de Instituciones y Mercados (Ciima-Eseade).

Salta invita a empresa chilena a explotar sus yacimientos de Litio

Por Emilio Cárdenas. Publicado el 7/8/12 en http://www.cronista.com/contenidos/2012/08/07/noticia_0064.html

El activo gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, está –desde hace ya más de un año– procurando activamente que el primer productor mundial de litio, la empresa chilena SQM, que cuenta con la tecnología más avanzada en ese campo, los menores costos y una enorme red mundial de comercialización directa, se interese por las posibilidades que, en materia de explotación del litio, ofrece su provincia.
Ocurre que la Puna salteña tiene reservas de litio, lo que ofrece oportunidades interesantes para una empresa de punta, como la mencionada. El litio, recordemos, es un mineral del que se obtienen: carbonatos de litio, para con ellas producir baterías para teléfonos celulares, computadoras, autos llamados ‘híbridos’, y otros equipos, cerámicas, y vidrios para altas temperaturas; hidróxidos de litio, para lubricantes y baterías; y litio metal, utilizado como catalizador en la industria farmacéutica y química, y aleaciones especiales de aluminio.
Luego de realizar, con su equipo de asesores visitas de trabajo a las instalaciones y plantas de SQM, que están emplazadas en el norte de Chile, el gobernador Urtubey acaba de oficializar, por carta, la invitación a SQM, que la está ahora considerando.
Si bien es cierto que en Salta ya hay algunos proyectos en marcha dedicados a explotar el litio –como sucede, por ejemplo, en los salares del Rincón y Diablillos– la radicación de la empresa productora que hoy es líder mundial indiscutido en materia de litio, capítulo en el que trabaja desde hace ya unos 15 años, supondría poder dar un impulso inmediato a la producción de ese mineral, acortando significativamente los tiempos requeridos para el desarrollo de la minería no metálica en Salta y evitando dilaciones u errores.
SQM –que es una de las empresas más importantes del mundo en lo que a minería no metálica se refiere– tiene ventas por más de 2 billones de dólares y emplea a más de 12.000 personas. Con una importante red de ventas comercializa sus productos directamente en más de 100 países, en todo el mundo. Originalmente creada, en 1968, como la ‘Sociedad Química y Minera de Chile’, para reorganizar la importante industria chilena del salitre, la empresa tuvo originalmente participación estatal. Pero creció vertiginosamente desde que fuera privatizada, en 1983.
Sus yacimientos están ubicados al norte de Chile, en la zona del Salar de Atacama, donde con las salmueras subterráneas del salar y con el llamado ‘caliche’ produce litio, nitratos, yodo y potasio.
Sus plantas están, por lo demás, emplazadas en torno a la ciudad de Antofasta, también en el norte de Chile. Allí es donde produce casi la tercera parte del litio que se comercializa en el mundo. Cabe apuntar que, además, SQM produce fertilizantes basados en los nitratos de potasio y yodo, producto asociado con la nutrición humana y animal. Todo con las más avanzadas tecnologías de procesos y de lixiviación y cristalización existentes y con un departamento de investigación y desarrollo de primer nivel.
Su producción se transporta principalmente hacia Asia, pero sin descuidar a los demás mercados del mundo. Sale regularmente por el puerto de Tocopilla, ubicado en el norte de Chile, y se moviliza fundamentalmente a través de una completa y moderna red ferroviaria.
Por todo esto, la posible radicación de SQM en Salta, respondiendo a la invitación formulada por la provincia, obraría seguramente de fuerte instrumento dinamizador e integrador entre el desarrollo del noroeste argentino y el del norte chileno, generando y multiplicando así actividades económicas colaterales de toda índole, así como toda suerte de complementariedades positivas entre las muchas activas empresas que trabajan a ambos lados de la cordillera de los Andes.
SQM se caracteriza, además, por un claro compromiso con el desarrollo sustentable. Como siempre debiera ser. Esto es, con la defensa del medio ambiente y con la atención inmediata de las relaciones sociales con quienes viven cerca de sus yacimientos e instalaciones; con sus autoridades; y con sus distintas redes y organizaciones sociales, con los que desarrolla proyectos conjuntos de manera de procurar mejorar la calidad y el nivel general de vida y salud de quienes conforman la población local, sus vecinos inmediatos entonces.
Una alternativa por demás interesante, cuya posible concreción se estaría definiendo en estos días, como consecuencia de la labor e impulso del gobierno provincial de Salta.

Emilio Cárdenas es Abogado. Realizó sus estudios de postgrado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Michigan y en las Universidades de Princeton y de California.  Es profesor del Master de Economía y Ciencias Políticas y Vice Presidente de ESEADE.