Sin reformas estructurales, es difícil que la economía crezca

 

Por Aldo Abram: Publicado el 12/8/18 en: https://www.elliberal.com.ar/noticia/498924/sin-reformas-estructurales-dificil-economia-crezca

 

Todo el mundo suponía que Macri iba a perder, el tema era por cuántos puntos perdía. Cuál era la diferencia. Si era de 4 puntos o menos, los mercados la iban a recibir bien porque eso abría las chances que podría llegar a ganar en octubre o en el balotaje. Pero, de 5 puntos para arriba, cuanto más lejos de 5 puntos de diferencia, los mercados lo van a tomar peor porque implica una alta probabilidad que gane en octubre la fórmula Fernández Fernández .

Las políticas que propone la fórmula Fernández Fernández no son -y se han demostrado en el pasado-, las que los inversores consideran que nos van a sacar adelante como país. Más allá que por ahí esa expectativa era la que tenían en el 2015 y después en 2017 y hoy se sienten desilusionados. Por lo menos Juntos por el Cambio proponía ir en la dirección que se supone tiene que ver con las reformas estructurales y resolver los problemas de fondo de la Argentina y que el país salga adelante.

En cambio la otra fórmula no propone eso. Están en contra de hacer reformas estructurales profundas. Para ellos no es el problema. La salida no se termina de entender por dónde la ven, es casi mágica y esa misma percepción la tienen los inversores. Los mercados y los inversores llegaron con mucho optimismo a estas elecciones.

Pero para entender por qué es mágico eso de resolver los problemas creciendo, que plantea la fórmula Fernández Fernández, sin hacer las reformas estructurales, eso se puede explicar con un ejemplo. Supongamos que soy el carnicero del barrio y todas las mañanas me despierto temprano. Recibo el camión de la carne, controlo que sea buena, abro a tiempo, cumplo los horarios, atiendo muy bien a los clientes. De esa forma, obviamente voy a tener la confianza de mis clientes y voy a vivir bien.

Sin embargo, si decido un día no levantarme tan temprano, dejo que el ayudante que no tiene ni idea del negocio, reciba el camión de la carne, compre carne más o menos, empiezo a vender carne más o menos, a veces sale buena, otras veces dura, abro a cualquier hora porque quiero quedarme a dormir, cierro a cualquier hora porque me quiero ir a tomar un café con mis amigos. Obviamente lo que va a pasar es que voy a empezar a perder la confianza de mis clientes, van a dejar de venir y voy a vivir peor.

En este contexto, si viene un amigo y me dice que tiene la solución para llenarle de plata el bolsillo a mi familia, le voy a decir que no entendió la situación porque no estoy vendiendo nada, no tengo plata y nadie me va a querer prestar si no vendo nada y no tengo plata. Voy a tener que preguntarme entonces por qué estoy como estoy y resolver esa situación que me llevó al lugar y la posición en la que me encuentro. Eso es, justamente, empezar a levantarme más temprano, elegir de vuelta bien la carne, atender bien a mis clientes y posiblemente así vaya recuperando la confianza de mis clientes y vuelva a vivir mejor. Ahí es donde está el problema de fondo con la Argentina de hoy.

Nosotros estamos hoy como estamos, porque es cierto que este Gobierno heredó un país al borde de la crisis por no hacer las reformas estructurales en su momento después de la crisis del 2002 que en realidad no fue otra cosa que licuar los resultados desastrosos de no haber resuelto los problemas de fondo de la Argentina, con reformas estructurales, antes. Pero el gobierno kirchnerista tampoco las hizo, incluso empeoró muchas de las cosas que había que resolver y este Gobierno recibió ese paquete.

No obstante, también es cierto que este Gobierno no hizo nada y eso es lo que hizo que perdiera la confianza de los inversores y los ahorristas extranjeros y argentinos y cayéramos en una crisis el año pasado. Se fueron ahorros y se siguen yendo el ahorro y la inversión de los argentinos.

Entonces ahora ¿qué es lo que hay que hacer para que la economía vuelva a crecer? Recuperar el ahorro y la inversión de los extranjeros y de los argentinos. Para eso hay que hacer las reformas estructurales,-previsional, impositiva, laboral- sino no se va a recuperar el ahorro y la inversión y lo que se va a tener es una crisis como la de 2002 que lo que va a hacer es terminar licuando con pobreza de todos los argentinos, los resultados desastrosos de no haber hecho la reformas estructurales en la Argentina y vamos a empezar de vuelta como en el 2002. Tendremos un rebote después de eso y luego a rezar porque a alguien se le ocurra resolver esos problemas. Por eso, si no se hacen las reformas estructurales es difícil que la economía crezca y con eso se pueda resolver en el tiempo, los problemas de fondo de no haber hecho esas reformas.

 

Aldo Abram es Lic. y Magíster en Economía y fue director del Centro de Investigaciones de Instituciones y Mercados de Argentina (Ciima-Eseade) Es Director Ejecutivo de Libertad y Progreso. Profesor e investigador de ESEADE. Publica como @AbramAldo.

 

El dólar no se disparará el 11 de diciembre

Por Iván Carrino. Publicado el 4/12/15 en: http://www.ivancarrino.com/el-dolar-no-se-disparara-el-11-de-diciembre/

 

Mucho tiempo pasó desde la primera vez que el entonces candidato Mauricio Macri anunció que, si él era elegido presidente, el 11 de diciembre se terminaría el cepo en Argentina. A varios meses de ese primer anuncio, una parte del mismo ya se cumplió.

El 22 de noviembre “Mauricio” ganó el balotaje y en pocos días le tocará asumir la presidencia de la nación.

De acuerdo con las declaraciones que ofreció a diversos medios periodísticos y lo que confirmaron sus funcionarios, la promesa tiene muchas posibilidades de hacerse realidad. Tal vez la liberación cambiaria no se dé el mismo 11 de diciembre, pero es razonable pensar que en el lapso de una semana luego de su asunción, el país volverá a tener un solo tipo de cambio.

Ahora en este punto surgen todo tipo de especulaciones: ¿Cuánto costará un dólar una vez que se acabe el cepo? ¿Será $ 9,7 como dice el gobierno actual? ¿Costará lo que dice el mercado paralelo? ¿Habrá un “overshooting”?

No es fácil hacer pronósticos sobre un precio concreto de la economía como lo es el del dólar. Sin embargo, el panorama que tenemos adelante no es el mismo que había en diciembre de 2001, pocos días antes del abandono de la convertibilidad. En ese momento, no había muchas referencias que uno pudiera tomar para poder anticipar cuál sería el precio del dólar luego de la devaluación. Tal vez por ello, el dólar no se ubicó ni en los $ 1,40 que quería el gobierno, ni en los $ 10 que pronosticaron algunos analistas.

El escenario actual es diferente. Hoy existen referencias que uno puede tener en cuenta a la hora de analizar un posible valor para el dólar el día después de la eliminación del cepo. El primero, sin dudas, es el dólar paralelo. En general, los mercados paralelos sirven para canalizar el exceso de demanda que no encuentra la mercadería que busca en un mercado regulado. Cuando hay políticas de precios máximos, los bienes controlados escasean, pero aparecen “mágicamente” cuando se ofrece más dinero por ellos.

Esto es lo que pasa con el dólar blue: a $9,7 hay “escasez de divisas”, pero al precio del mercado negro uno consigue todos los dólares que necesita, sin restricción. Lo mismo sucede con el tipo de cambio que surge de la operatoria de bonos en el mercado financiero: el “contado con liquidación”.

Con esto en mente, no parecen haber muchas razones para pensar que la salida del cepo implicará un salto del tipo de cambio que supere el nivel del blue o el del “contado con liqui”.

¿Si el exceso de pesos y la demanda reprimida de dólares son tales, por qué no se están manifestando ya en los precios de estos mercados paralelos?

Otro indicador que podría tomarse para estimar un valor para el dólar en un mercado desregulado es el que surge de dividir la base monetaria por las reservas del Banco Central. El 23 de noviembre este indicador se ubicaba en los 21,5 pesos por dólar. Sin embargo, si bien por mucho tiempo el índice “base/reservas” siguió de cerca al dólar blue, lo cierto es que luego del pago de BODEN15, el primero pegó un salto mientras que el segundo siguió otro curso. Esto hizo que mermara su utilidad como referencia para estimar el tipo de cambio, aunque sigue siendo útil para mostrar el deterioro patrimonial del BCRA.

Así las cosas, si bien es obvio que el fin de las restricciones cambiarias y el comienzo de la flotación mostrarán una considerable suba en valor del dólar oficial, a corto plazo no es esperable que la divisa verde trepe por encima del nivel que tiene en el mercado paralelo.

Como nota final, el cuadro a mediano y largo plazo es distinto. Poco tiempo después de la liberación cambiaria, el precio dólar pasará a depender exclusivamente de dos cosas. Primero, de la política monetaria del Banco Central. Segundo, de la confianza que genere la política económica del nuevo gobierno.

 

Iván Carrino es Licenciado en Administración por la Universidad de Buenos Aires y Máster en Economía de la Escuela Austriaca por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Es editor de El Diario del Lunes, el informe económico de Inversor Global. Además, es profesor asistente de Comercio Internacional en el Instituto Universitario ESEADE y de Economía en la Universidad de Belgrano.

Gobierno argentino lanza subsidios a músicos a 5 días de las elecciones

Por Belén Marty: Publicado el 19/11/15 en: http://es.panampost.com/belen-marty/2015/11/19/63687/

 

Cinco días antes del balotaje en Argentina, y en medio de polémicas designaciones de personal en la administración pública, el Instituto Nacional de la Música (INAMU) anunció el otorgamiento de subsidios nacionales, regionales y vales de producción abierto a todos los músicos, tengan o no experiencia profesional.

El Instituto Nacional de la Música fue creado en octubre de 2012, pero fue apenas este martes 17 de noviembre que anunció el lanzamiento de la “primera convocatoria de discos publicados” para otorgar subsidios a los músicos independientes que cuenten con proyectos, cuyo máster del disco se encuentre finalizado.

Según indica la Resolución 21/2015 los músicos podrán enviar el pedido de subsidio desde el 23 de noviembre hasta el 4 de diciembre. El organismo concederá 50 subsidios nacionales de AR$40 mil (US$2.666), otros 50 subsidios de AR$10 mil (US$666), 150 subsidios por región de AR$10 mil y 240 vales de replicación de discos y 120 vales de impresión de arte de tapa.

Es decir, el ente público expresó en su sitio web que su primera experiencia de fomento “beneficiará a 610 proyectos musicales y a más de 3 mil músicos”.

La evaluación y elección de los proyectos artísticos quedará a cargo de un Consejo Regional de Músicos (representantes de los distintos sectores de la actividad musical nacional que cuenten con personería jurídica y gremial), que tendrá un plazo de 15 días corridos para la selección de los beneficiarios. Además, su decisión será irrefutable.

Estos subsidios se inscriben dentro de las tareas que realiza el Instituto Nacional de la Música como parte de su misión de “promover, fomentar y estimular la actividad musical en todo el territorio de la República Argentina”.

“Las solicitudes de subsidios se harán mediante la presentación de una carpeta en las sedes regionales del INAMU o a través de correo postal. Los vales de producción podrán solicitarse a través de nuestro sitio web, en esta misma página, en el período que dure la convocatoria”, explicó el organismo.

En esta primera convocatoria, los subsidios podrán ser aplicados a: la producción de fonogramas y videogramas (servicios de estudios de grabación, estudios de masterización, diseño de arte de tapa y realización de audiovisuales); música en vivo y difusión (servicios de publicidad); promoción (folletería, afiches, vía pública, gráfica), honorarios de personal técnico y honorarios de músicos; y movilidad.

Más de 3 mil músicos se beneficiarían con esta iniciativa. (IMLA)

Más de 3 mil músicos se beneficiarían con esta iniciativa. (INAMU)

La Unión de Músicos de Avellaneda (UMA) celebró la inciativa: “Esto es lo que defendemos, lo logrado con tanto esfuerzo”.

Por el contrario, Juan Manuel Drangosch, músico, productor y DJ, le expresó a PanAm Post que el Gobierno debería dejar de apuntar subsidios y empezar a dejar importar instrumentos, micrófonos y accesorios, que hoy se encuentran restringidos.

“De esa manera los músicos no tendremos que pagar tres, cuatro veces lo que cuestan en el exterior. Así también se abaratarían los costos en los estudios de grabación y podríamos hacer mejores discos”, sostuvo el músico.

Además, preciso que otra forma de ayudar a los músicos sería dejar de clausurar centros culturales y de pedir “habilitaciones imposibles de cumplir”.

Por su parte, Eliseo Bernr, escritor, había expresado cuando se promulgó la ley que esta legislación pasa “completamente por alto” el hecho el interés del público. Se pregunta: “¿Al público le va a gustar?”

“Estamos haciendo una inversión gigante, ponemos impuestos para financiar una estructura omnipresente, metemos un montón de gente a trabajar en ella, interactuamos con músicos, dueños de salas, de medios de comunicación, de estudios de grabación, producimos conciertos, grabaciones. Pero resulta que dentro de todas esas definiciones no existe la inquietud o la más mínima mención de si va a haber alguien interesado en el producto de todo eso. ¿No es pertinente la pregunta?”, dijo Bernr.

Precisó que la ley no sólo no prevé si a “alguien le va a interesar lo producido”, sino que tampoco demanda saber si a “alguien le interesó” el material producido con el dinero estatal.

“En el primer caso se trata de una especulación o una proyección. En el segundo, de algo medible”, añadió.

Belén Marty es Lic. en Comunicación por la Universidad Austral. Actualmente cursa el Master en Economía y Ciencias Políticas en ESEADE. Conduce el programa radial “Los Violinistas del Titanic”, por Radio Palermo, 94,7 FM.