La palabra de los políticos… poco vale

Por Alejandro A. Tagliavini. Publicado el 2/5/18 en: https://alejandrotagliavini.com/2018/05/02/la-palabra-de-los-politicos-poco-vale/

 

En un movimiento muy audaz, Donald Trump aseguró que no certificará -el plazo vence el día 12 próximo- el acuerdo nuclear con Irán. La medida, aunque todavía no supone la ruptura total del compromiso, conlleva una estrategia más agresiva con Teherán. Y, si recién ahora se decide por este camino, se debe a que sus propias huestes en la Casa Blanca se oponían a rechazar este pacto.

El acuerdo alcanzado en 2015 hizo que el régimen de Teherán pusiera bajo control internacional su programa de enriquecimiento de uranio, permitiera inspecciones a sus instalaciones nucleares y, en la práctica, detuviera el programa nuclear a cambio de que la comunidad internacional reduzca las sanciones económicas, aunque EE.UU. no las quitó.

Trump quiere que el Congreso de EE.UU. añada nuevas limitaciones a Irán y que, si no cumple, se reanuden los castigos. En este nuevo umbral punitivo entrarían, en particular, el programa balístico, y la negativa a extender la duración de las restricciones a la producción de combustible nuclear.

Los aliados -Francia, Gran Bretaña y Alemania- piden que no se caiga el tratado, en tanto que Israel lo rechazó desde el principio, aun cuando el Organismo Internacional de Energía Atómica asegura que Irán lo cumple. Y lo más destacable es que demuestra la eficacia de la vía diplomática por encima de la militar, y le permite a Europa abordar con Teherán un tratado complementario para que no desarrolle su programa balístico. Entretanto, se sigue la dirección opuesta -diálogo y diplomacia- con Corea del Norte, y la modificación unilateral del acuerdo envía una señal negativa.

Benjamín Netanyahu, intentando influenciar a Trump, asegura que Irán miente y mantiene un programa atómico secreto. Irónicamente, Arabia Saudí aplaude la retirada del acuerdo. Pero más irónico es que Irán, para defender al régimen de el Asad en Siria, ha combatido al ISIS en paralelo a la coalición internacional que dirige EE.UU.

Por cierto, Irán -no solo el gobierno sino la hasta la oposición más moderada- rechaza las acusaciones de Netanyahu y asegura que va a cumplir lo que firmó. Pero añadió que al acuerdo “no se le puede añadir nada”. Y, desafiante, anunció que va a doblar los esfuerzos en pos de sus capacidades de defensivas, incluidas las misilísticas.

No sabemos quién tiene razón porque sí sabemos que los políticos, y sus sistemas de inteligencia, engañan cuando les conviene. Ciertamente, resulta menos creíble el régimen iraní dado su subido autoritarismo y su consecuente aptitud para engañar. En cualquier caso, queda claro que estos acuerdos, al fin de cuentas, son poco confiables en el mediano plazo.

En fin, recuerdo que el epistemólogo Paul Feyerabend escribió que “los ciudadanos… occidentales van muy por delante de sus políticos en su deseo de frenar la carrera de armamentos. Sabemos también que el sentido común suele ser superior a las proposiciones de los expertos… desarrollemos una nueva clase de conocimiento… que todo el mundo pueda participar en su construcción y resolver… el problema de la supervivencia y el problema de la paz… entre los humanos y todo el conjunto de la Naturaleza”.

Y, agrego, los problemas de la paz y la libertad solo se solucionan con más paz y más libertad, por el contrario, con violencia se aumenta la violencia y con restricciones a la libertad se agrava la falta de libertad.

 

Alejandro A. Tagliavini es ingeniero graduado de la Universidad de Buenos Aires. Ex Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California y fue miembro del Departamento de Política Económica de ESEADE.

Trump, el traficante de armas

Por Alejandro A. Tagliavini. Publicado  el 25/5/17 en: http://www.s21.gt/2017/05/trump-traficante-armas/

 

Después del atentado en Manchester, Ariana Grande suspendió su gira mundial. El terrorismo consiguió su objetivo, que no es matar por matar sino “aterrorizar a los infieles”. Es que el miedo paraliza la mente y las personas reaccionan primitivamente, sin razonar, y este el único modo en que los terroristas pueden ganar. Las especies animales están destinadas a desaparecer, es ley del cosmos, porque no pueden superar sus instintos básicos como el que toda acción dispara una reacción inversa, toda violencia, es respondida violentamente y así terminan desapareciendo.

Salvo el hombre cuya razón le permite comprender que hay modos de sobrevivir superando a la violencia. Pero no siempre… Desde que existe el terrorismo, atemorizados, muchos han creído que el modo de eliminarlo es con violencia “defensiva”. Por caso, después de los atentados del 11- S, se creía que eliminando a Bin Laden se solucionaba todo, pero murió y el terrorismo recrudeció.

Así, cada vez que se pretende combatir al mal con violencia, recrudece, sencillamente porque el terrorismo no es un grupo de personas eliminables sino causas profundas que deben corregirse. La “defensa” violenta aumenta las condiciones para el terrorismo porque enardece a las víctimas inocentes, se cercenan libertades y se aumenta el gasto estatal. Cuando habría que hacer lo opuesto, eliminar la coacción estatal como las leyes del salario mínimo que impiden que trabajen los que ganarían menos, y los impuestos que son derivados hacía abajo, por ejemplo, bajando salarios o aumentando precios, creando miseria y marginación excelente caldo de cultivo para suicidas.

Trump resucitó el eje del mal que llevó a Bush a iniciar la guerra contra el terrorismo que solo ha logrado aumentar el terror de ambos lados. Recientemente, en Arabia Saudí, sostuvo que el mundo libra una batalla “entre bien y mal” y sumó a Irán. Y el presidente iraní respondió que “quienes han apoyado a los terroristas, no pueden combatirlos”, refiriéndose a la nacionalidad saudí de 15 de los 19 secuestradores que se estrellaron contra las Gemelas. La masiva propaganda del oficialismo occidental, encabezado por el gobierno de EE. UU., ha hecho creer a la opinión pública que la violencia defensiva es imperiosa, cuando los hechos muestran que no soluciona nada y que los musulmanes están imponiendo sus valores cuando son los gobiernos occidentales los que están obligando a olvidar los valores europeos y cristianos.

Existe un país con una tiranía fanática, en el que se decapitan personas por delitos como poseer una Biblia, donde las mujeres son esclavas y donde están las ciudades de La Meca y Medina prohibidas a los “infieles”. Desde donde más fondos han salido para el terrorismo islámico y para financiar mezquitas en Occidente. Wikileaks reveló un cable de Hillary Clinton que dice que “ha sido un continuo reto convencer a sus funcionarios para que aborden la financiación terrorista que emana de Arabia Saudí”.

Desde ese país, Trump pide renovar la alianza. Una alianza con el fanatismo en aras de negocios petroleros y de vender armas a su mayor comprador. “Buscamos socios…” y firmó en Riad el mayor contrato de venta de armamento de la historia por $110.000 millones. Por cierto, no es casual que todos los bandos usen armas Occidentales… no quedan dudas del gran negocio que es, para los gobiernos occidentales, la existencia del terrorismo y las guerras.

 

Alejandro A. Tagliavini es ingeniero graduado de la Universidad de Buenos Aires. Ex Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California y fue miembro del Departamento de Política Económica de ESEADE.

La competencia en el mercado del petróleo: ¿hay competencia? ¿Hay un cartel? ¿es sostenible? (I)

Por Martín Krause. Publicado el 3/3/15 en: http://bazar.ufm.edu/la-competencia-en-el-mercado-del-petroleo-hay-competencia-hay-un-cartel-es-sostenible-i/

 

La Consultora Accenture informa que las importaciones netas de petróleo de Estados Unidos han caído 56% desde 2005: http://www.accenture.com/us-en/Pages/insight-stats-energy-net-oil-imports-united-states-fallen.aspx?c=glb_acnemalert_10001751&n=emc_0215&emc=20747806:emc-030215

Los alumnos de OMMA en Madrid, discuten sobre la competencia en el Mercado del petróleo en base a este comentario (van sin los nombres completos):

“Dice la noticia, ya por todos conocida:

El petróleo de Texas (WTI) rebotó hoy 5,27 % y cerró en u$s 48,69 el barril, terminando la semana con un alza del 0,68 %, la primera subida tras siete semanas de retroceso. Al término de la sesión de hoy en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos futuros del WTI para entrega en febrero próximo, que se toman como referencia, subieron 2,44 dólares respecto al cierre del jueves. Tras varios días de fuerte volatilidad, el petróleo de referencia en Estados Unidos cerró la semana con un alza de 33 centavos, lo que le sirvió para romper la tendencia negativa que arrastraba.”

¿Hay competencia? ¿Hay un cartel? ¿Cómo impactarán los costos en la actividad hacia el futuro?

Sus opiniones:

  • Ya hemos comentado mucho sobre el tema. De todo lo que hemos hablado lo que  más me ha llamado la atención es como los cárteles, en este caso la OPEP, en el largo plazo no funcionan. En este caso ha llegado incluso a enfrentar países como Arabía Saudí ( que extrae petróleo muy barato ) con países como Rusia o Venezuela ( con costes de extracción mucho más altos ). Arabía Saudí quiere frenar el avance del fracking mediante la bajada de precios, pero eso a su vez está hundiendo a su propios socios de la OPEP, como Rusia y Venezuela, cuyas economías dependen tanto del petróleo, que piden rebajar producción para elevar precios.

Esto es un ejemplo clarísimo, de como la competencia genera ventajas para los consumidores. Gracias a la competencia, los Canadienses desarrollaron la técnica del “shale gas”, y esto a largo plazo a beneficiado mucho a los consumidores y a la vez, en mi opinión, a supuesto la ruptura, al menos en la práctica, de la OPEP.

  • A partir de tu comentario, me surge una duda, ¿es posible mantener un cartel si las empresas/países que los forman tienen distintas ventajas (en este caso, el coste de producción?
  • Buena reflexion Jose.

Yo creo que las distintas circunstancias de cada productor dificultan enormemente un acuerdo de cartel.

Comparemoslo a una situacion con individuos. La dificultad para hacer una huelga o pedir un aumento coordinado de sueldo es que hay intereses conflictivos. Una familia anda peor de dinero y cada dia sin trabajo es tragico. Otra persona tiene reservas economicas para aguantar sin ingresar. Pedir un aumento supone enfrentamiento y hay personas que rehuyen de ello.

Esto es parecido a nivel de pais. Para equilibrar sus presupuestos cada pais necesita un precio y por tanto hay tensiones muy fuertes que deshacen el cartel:

  • Yo creo Jose, y a diferencia de lo que pensaba antes de empezar el master, que en el largo plazo un cartel está destinado a desaparecer. Porque efectivamente como comentas al final con el paso del tiempo se va a producir algún motivo por el que la ventaja inicial de crear ese cartel desaparezca, ya sea por una tecnología nueva, por un motivo geopolítico, por la aparición de un competidor nuevo…. A mí este caso concreto del petróleo y lo que hemos debatido en clase y en los foros me ha demostrado que al final es insostenible. Yo también creo que un cartel causa cierta “comodidad” a sus miembros, puesto que al no tener que competir y no tener esa necesidad de mejorar no les hace avanzar, por lo tanto llegará un competidor que provoque la ruptura.
  • Después de leer muchas aportaciones de compañeros y profesores del master y otras noticias al respecto, mi opinión es que si existe una feroz competencia entre países productores.

Existe un factor importante de fondo: la desaceleración de China y la crisis que ha azotado Europa en los últimos años, ha hecho que la demanda de petróleo caiga. Además, esto ha ido en paralelo a que existen avances y nuevas técnicas de extracción, y gracias a esto ha habido un aumento importante de producción de petróleo no convencional en Estados Unidos, y ambos hechos han generado una sobre oferta muy importante que ha originado un desplome de los precios.

Parece como que el hecho de que se mantengan estos precios bajos beneficia a Arabia Saudí ya que sus costes de extracción son muy bajos: según he leído, incluso con un precio de 10$ el barril, a A. Saudí le sería todavía rentable la extracción y al mismo tiempo hace que otros países productores como Rusia o Venezuela se vean obligados a reducir extracción por sus elevados costes. Con estos precios, AS gana cuota de mercado, ya que mantiene extracción mientras otros la reducen. Esto a su vez nos indica lo frágil que es el “cartel de la OPEP”. Unos quisieran reducir extracción para hacer subir precios (Rusia y Venezuela) y hacer rentables sus activos, y otros se frotan las manos viendo como con precios bajos siguen ganando dinero mientras algunos de sus competidores sufren lo indecible hasta hacer peligrar su equilibrio presupuestario. También hay voces que dicen que Arabia Saudí está originando este nivel de producción para mantener precios del petróleo bajos y que de esta manera las nuevas técnicas de extracción como el fracking dejen de ser rentables y así desincentivar la inversión y el desarrollo en esa dirección.

Parece claro que no existe un “CARTEL REAL” ya que siempre va a haber alguno de los socios que se crea mas listo que los otros y que su situación difiera, y por ende, que sus objetivos sean diferentes a los de sus competidores, y por lo tanto sus actuaciones serán en beneficio propio y no en beneficio de sus socios. Los “carteles” son organizaciones súper frágiles.

Hubo un momento en que parecía que el crudo jamás volvería a bajar de los 100$ y ha ocurrido que hemos llegado a la mitad de aquello que apuntaba imposible.

Los avances en nuevas técnicas de extracción se producirán en tanto en cuanto los precios del crudo hagan rentable la actividad. De cara al futuro, mientras los costes de producción sean superiores a los precios del crudo en el mercado, esta situación hará que mucha de la inversión en nuevos proyectos de producción con nuevas técnicas como el fracking dejen de ejecutarse para volver a ellos en cuanto los precios de mercado lo permita. Cual será ese equilibrio? Que niveles de precio del crudo nos esperan para los próximos años?

Lo cierto es que nos va a tocar vivir tiempos muy interesantes. Todo esto unido a que el ser humano continua imparable su desarrollo en todos los sectores y de forma importante buscando sin descanso nuevas formas de energía. Y seguro, mas tarde o mas temprano, descubriremos formas de energía que hagan que dentro de muchos años, el petróleo sea un pequeño recuerdo dentro de la historia de la humanidad.

  • Por lo que comentas, parece que los empresarios que invierten en extracción de petroleo a costes altos no han considerado/valorado de manera adecuada el riesgo de caída de precios. Con unos costes de producción de 10$ por barril de AS está claro que tienen un alto dominio del mercado. La cuestión es si con su producción son capaces de cubrir la demanda del mercado. El precio mínimo estará determinado por aquellos países que puedan cubrir la demanda del mercado, a partir de ahí, el resto asumen un alto riesgo de generar producción no rentable
  • Totalmente de acuerdo José!

De hecho, los empresarios asumen riesgos constantemente para poder producir con costes de hoy un producto que venderán en un futuro y realmente de eso se trata. Quien iba a ser capaz de predecir hace uno, dos, tres o cinco años que los precios del crudo estarían al principio del 2015 a los niveles que estamos? Las empresas no han parado de hacer sus deberes, y considerando los precios han seguido trabajando en nuevas técnicas de extracción. También parece que no todo el fraking cuesta lo mismo. Cuando aumenta la dificultad de extracción, el coste aumenta y viceversa. Y parece ser que el coste de extraer crudo con dicha técnica puede variar de 40 a 80$ dependiendo de la dificultad.

Hace 1, 2, 3 ó 5 años quizás hubiera sido más fácil predecir la demanda que habría en el 2015 que el precio.

 

Martín Krause es Dr. en Administración, fué Rector y docente de ESEADE y dirigió el Centro de Investigaciones de Instituciones y Mercados (Ciima-Eseade).

 

Son los políticos, no los inmigrantes

Por Alejandro A. Tagliavini. Publicado el 11/11/13 en: http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/alejandrotagliavini/son-los-politicos-no-los-inmigrantes-alejandro-a-tagliavinicolumnista-el-tiempo_13178055-4

Días atrás, miles de personas se unieron a la Marcha Rusa, en Moscú, para protestar básicamente contra la población musulmana y los inmigrantes, a quienes acusan de provocar un aumento de la delincuencia y de la falta de trabajo. La policía detuvo a unos treinta jóvenes por “gritar consignas nazis y utilizar símbolos prohibidos”, lo que resulta irónico –por no decir incoherente– eso de ser intolerantes para combatir a los intolerantes. Fanatismos de lado, lo cierto es que los inmigrantes son el chivo expiatorio de los políticos, que sí son los causantes de la delincuencia y la desocupación.

La Comisión, de la Unión Europea (UE), se enfrenta a los gobiernos nacionales por la inmigración ya que aboga por crear una política común y flexibilizar las entradas legales. Para empezar, el problema no es tan grave como dice la propaganda de los políticos, la cual asegura que una avalancha migratoria colapsa las fronteras y desborda los servicios sociales. Según Eurostat con datos del 2012, los extranjeros son menos del 7% de la población de la UE, unas 34 millones de personas, y si se descuentan los ciudadanos comunitarios que se mudan a otros países, el porcentaje baja al 4%.

Eso sí, las diferencias son notables según los países. Por caso, en Gran Bretaña el 7,6% de la población es extranjera, frente al 12% en España. De otro lado, según Frontex, la entrada de inmigrantes irregulares descendió 49% en 2012, aunque en 2013 los intentos de entradas registrados han crecido con fuerza, especialmente de los que huyen desde Libia demostrando lo “beneficiosas” que fueron las intervenciones armadas de la OTAN allí.

Como son “beneficiosas” las declaraciones del secretario de Estado norteamericano, según quien Arabia Saudí es un aliado “muy, muy importante… es una relación profunda que dura desde hace 75 años y va a seguir durando siempre… Los saudíes son el principal actor en el mundo árabe, junto a Egipto”. O sea que los políticos de EE. UU. apoyan a estas dos “democracias”, que entre otras cosas tratan a las mujeres como mascotas domésticas, y de las cuales muchos quieren huir y Occidente no los quiere recibir. Y se ahogan en el medio, incluyendo mujeres y niños.

Trabajo sobra, hay mucho por hacer. Son los políticos los que provocan la desocupación con leyes coactivas que impiden el trabajo “legal”; por caso, la ley del salario mínimo lo que logra es prohibir que trabajen los que ganarían menos, que son los que más lo necesitan. Para remate, cobran impuestos que empobrecen a los más pobres ya que para pagarlos, por caso, los empresarios suben precios o recortan salarios. Empobrecidos –casi alentándolos a delinquir– por los mismos políticos, que entonces prometen asistencialismo con el propio dinero recaudado impositivamente, pero luego de quedarse con una parte en sueldos para ellos, y de burócratas amigos y corrupción.

Claro que la ecuación se quiebra cuando los inmigrantes se benefician con el asistencialismo que sale del poco dinero que han dejado los políticos después de cobrarse lo suyo, además de la corrupción. En fin, los políticos de la UE apuestan con tal de mantener el statu quo –sus salarios, los votos y demás– a implicar a los países de origen en el control de los flujos migratorios. Es decir, poner la suficiente policía en los lugares de salida como para que las personas se mueran de hambre allí y no ahogados en el Mediterráneo.

Alejandro A. Tagliavini es ingeniero graduado de la Universidad de Buenos Aires. Es Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California y fue miembro del Departamento de Política Económica de ESEADE.