Tag Archives: Andrés Manuel López Obrador

¿Cuántos héroes se llevará esta guerra?

Por Alejandro A. Tagliavini. Publicado  el 18/5/17 en: http://www.laprensa.com.ni/2017/05/18/opinion/2231075-cuantos-heroes-se-llevara-esta-guerra

 

Después de la extradición a Estados Unidos (EE.UU.) del líder del cártel de Sinaloa, Joaquín “Chapo” Guzmán, la violencia ha recrudecido. Solo en los cuatro primeros meses de 2017 ya se habían registrado 492 homicidios

 

Javier Valdez, uno de los reporteros que mejor ha contado la violencia narco en Sinaloa, ha sido asesinado el 16 de mayo a plena luz del día. Y la subdirectora de un diario en Jalisco fue víctima de un atentado en el que murió su hijo. Es el sexto periodista asesinado en lo que va de 2017 en México, mostrando que la violencia crece ya que, en todo el año pasado, que batió récords, fueron once ejecuciones. Desde 2000, han muerto más de cien de estos verdaderos héroes si los hay, de los que luchan en paz por la vida.Después de la extradición a Estados Unidos (EE.UU.) del líder del cártel de Sinaloa, Joaquín “Chapo” Guzmán, la violencia ha recrudecido. Solo en los cuatro primeros meses de 2017 ya se habían registrado 492 homicidios dejando claro que la guerra contra las drogas es un rotundo fracaso… o no, según se lo mire desde el pueblo o desde las enriquecidas autoridades corruptas.

Irónicamente, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, aspirante a la Presidencia de México y amante de los monopolios estatales, pidió detener la guerra, y tiene razón. Entretanto, “en México se mata periodistas porque se puede, porque no pasa nada”, asegura un destacado portal mexicano.Y se puede sencillamente porque las autoridades son cómplices. El sistema básicamente funciona así. La prohibición de algunas drogas muy dañinas —aunque no de las más mortíferas como el alcohol y el tabaco— en rigor no existe, de hecho, el consumo ha crecido desde iniciada la guerra. La ley que las prohíbe es una excusa para que las autoridades puedan reprimir violentamente a aquellos narcos que no sobornan adecuadamente a los políticos, jueces y policías.Es decir que, en rigor, la “prohibición” es el monopolio que manejan las autoridades corruptas y que prefieren los narcos porque garantiza altos precios que alientan la producción y les sirve para “esclavizar” adeptos, ya que el drogadicto termina criminalizado, discriminado y agresivo frente a tan despiadada persecución.Cuenta el periodista Javier Brandoli que, ahora, los narcos mexicanos comparten un nuevo monopolio con las autoridades, el de la gasolina. Las grandes organizaciones narco, han encarado una política de diversificación “empresarial”. El “cártel de Los Zetas dominan el negocio con el 38 por ciento del pastel, seguidos de Jalisco Nueva Generación con un 21 por ciento y el cártel del Golfo con un 16 por ciento”, asegura la consultora Etellekt. El negocio rondaría los US$1,000 millones al año.El combustible es robado y se vende al por mayor o menor. Los Zetas, cuentan incluso con barcos que transportan la gasolina a Centro y Sudamérica. El Estado mexicano tiene el monopolio del petróleo que lo canaliza a través de la petrolera estatal Pemex. Así, el modus operandi es usar a técnicos de esta empresa sobornados y/o amenazados para que perforen los enormes tubos transportadores y coloquen válvulas de paso que, con ayuda de mangueras, llenan autotanques de unos 20,000 litros. Pemex mide la presión del ducto permanentemente y detecta una fuga de inmediato, lo que evidencia la complicidad de los funcionarios estatales de la empresa. Según el informe de Etellekt sobre robos de hidrocarburos, Guanajuato y Tamaulipas son el primero y segundo estado de México en el que se han detectado más tomas ilegales, 968, durante 2016. Y el tercero es el de Puebla, con 826, en donde han desembarcado 2,000 militares para solucionar el problema y, por cierto, no “logran” detenerlo.

 

Alejandro A. Tagliavini es ingeniero graduado de la Universidad de Buenos Aires. Ex Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California y fue miembro del Departamento de Política Económica de ESEADE.