El riesgo de profundizar la crisis para dar vuelta el resultado de las PASO

Por Roberto Cachanosky. Publicado el 22/9/21 en: https://economiaparatodos.net/el-riesgo-de-profundizar-la-crisis-para-dar-vuelta-el-resultado-de-las-paso/

Una lectura parcial de la ejecución del Presupuesto 2021 puede llevar a tomar medidas que generen mayores costos que beneficios, no sólo para la coalición de gobierno, sino para la sociedad en su conjunto

De acuerdo a la carta pública que hizo la vicepresidente Cristina Fernández, una de las causas del resultado adverso de las PASO para el Frente de Todos fue el ajuste fiscal que hizo el gobierno que ella ayudó a formar.

No se entiende muy bien qué quiere decir con que hubo un ajuste fiscal, porque si bien hubo algunos ítems del presupuesto que cayeron en términos reales, otros subieron muy por encima de la tasa de inflación.

En primer lugar, no es comparable el gasto de este año con el del año pasado, cuando su gobierno mantuvo encerrado durante meses a todo el país, paralizando la economía y generando una fenomenal caída del PBI.

Lo concreto es que el año pasado los gastos destinados a COVID 19 sumaron $ 1,76 billones entre programas de subsidios a personas como los IFE, ATP, Bono a Jubilados y Pensionados, etc., postergación de pagos de impuestos, créditos a empresas y apoyo a las provincias que, al paralizarse la economía, no recaudaban impuestos provinciales ni recibían recursos por coparticipación porque la recaudación nacional caía como piano de piso once.

El presupuesto de este año tiene previsto destinar al COVID 19 recursos por $ 417.187 millones donde solo $ 91.034 millones son para comprar vacunas, el resto son programas sociales ligados al COVID 19. Es decir, mucho menos que el año pasado.

Por otro lado, cuando uno mira la evolución del gasto público primario, sin incluir los intereses de la deuda, en los primeros 7 meses del año, se va a encontrar con un aumento interanual del gasto del 34%, es o sea, por debajo de la tasa de inflación. La vicepresidente podría argumentar que ahí está el famoso ajuste al que hace mención. Pero ojo que hubo rubros que aumentaron bien por arriba de la tasa de inflación como son los subsidios económicos que crecieron casi el 75% comparando los primeros 7 meses de 2021 versus el mismo período de 2020.

Gráfico 1

Entre el 2006 y el 2015 el kirchnerismo gasto la friolera de US$ 161.000 millones en subsidios económicos para tener tarifas artificialmente bajas. En 2014 Cristina Fernández llegó a gastar 5,13% del PBI en subsidios económicos generando un fenomenal despilfarro de recursos, al punto tal que de ser Argentina un exportador de gas, terminó importando barcos con gas licuado para abastecer el mercado interno a un costo mucho mayor que si se hubiese permitido seguir produciendo y exportando gas.

Gráfico 2

Dejando de lado los precios internacionales, si uno observa las exportaciones de combustibles y energía en volúmenes, se puede observar el fenomenal crecimiento que tuvieron a partir de las privatizaciones, sector que tuvo uno de los mejores marcos jurídicos para operar.

Pero como puede verse en el gráfico 2, en 2003 llegó el kirchnerismo y con sus políticas populistas hizo retroceder las exportaciones de combustibles y energía hasta los niveles de principios de los 90, y encima hubo que importar energía. Peor no lo podrían haber hecho.

Agreguemos a este dato los 10 millones de cabeza de ganado que se consumieron por las restricciones a las exportaciones, equivalentes a una pérdida de US$ 30.000 millones, y el destrozo productivo que hizo el kirchnerismo es de proporciones bíblicas.

Ella cree que estas son políticas expansivas, cuando en realidad son generadoras de pobreza porque destruyen stock de capital, reducen los puestos de trabajo, la productividad de la economía y hacen caer el salario real.

Volviendo brevemente a gasto de este año, también hay que descontar el apoyo a las provincias que el año pasado le dio el gobierno nacional. Claro que todo eso fue fruto de una fenomenal expansión monetaria que empezó a tener impacto ni bien se comenzó a flexibilizar la brutal cuarentena que impuso el gobierno al que pertenece Cristina Fernández.

Sí caen los ingresos reales de los jubilados, pensionados y planes sociales. El ajuste pasó por esos rubros. Pero ella pretende que no haya ningún ajuste en ningún rubro y se emita moneda como si nada fuera a pasar.

La tasa de inflación ya supera el 51% anual aun con las tarifas de los servicios públicos pisados y el tipo de cambio oficial aumentando solo el 1% mensual contra una inflación promedio del 3,6% promedio mensual entre enero y agosto de este año.

Encima la deuda del BCRA ya supera los $ 4 billones generando un déficit cuasifiscal de casi 5 puntos del PBI.

Sobre estos datos de altísima inflación, atraso de las tarifas de los servicios públicos y del tipo de cambio y un cuasifiscal desbordado, pretende hacer política fiscal expansiva financiada con expansión monetaria. En el medio de un BCRA que agoniza de reservas y un peso que nadie quiere tener como reserva de valor.

Cristina Kirchner pretende apagar el incendio con un balde de nafta y no parece interesarle que se incendie el país. Su prioridad se limitaría dar vuelta el resultado de las PASO para solucionar los problemas judiciales que tiene el kirchnerismo.

En otras palabras, todo parece indicar que está dispuesta a incendiar el país con tal de dar vuelta un resultado electoral que, aparentemente, ya es irreversible.

Todo este destrozo económico posiblemente la gente lo termine pagando pague luego de las elecciones, sino no es que todo vuela antes por los aires.

En definitiva, han puesto la economía al servicio de un resultado electoral. Si falla no importa, porque lo importante es dar vuelta las PASO, en vez poner el país en la senda del crecimiento.

Todo el país bailando al son de los problemas judiciales de un grupo de personas que pretenden tener el poder absoluto para salvarse ellas, aunque queden hilachas de Argentina.

Roberto Cachanosky es Licenciado en Economía, (UCA) y ha sido director del Departamento de Política Económica de ESEADE y profesor de Economía Aplicada en el máster de Economía y Administración de ESEADE. Síguelo en @RCachanosky

El ejemplo báltico: no hace falta devaluar:

Por: Enrique Blasco Garma: Publicado el 20/6/12 en: http://www.ambito.com/diario/noticia.asp?id=642010

Es cada vez más numerosa la insistencia de los especialistas en la necesidad de devaluar el peso. Sin embargo, ello no es inexorable. Es ilustrativo el ejemplo de los países bálticos. Al inicio de la crisis de 2008/2009, la mayoría de los especialistas recomendaba la devaluación de las monedas bálticas «para restaurar la competitividad y ajustar las cuentas». Entre ellos, expertos de la talla de Paul Krugman y Nouriel Roubini proponían la receta de la Argentina de 2002. A pesar de los estragos de la crisis europea, los tres países bálticos exhiben significativos ajustes externos, fiscales y recuperaciones del PBI. Y no devaluaron, evitando consecuencias inflacionarias y políticas nefastas.

¿Qué hicieron? Teniendo los mayores déficit externos del planeta (como proporción del PBI), contrajeron el gasto interno hasta la capacidad productiva, al tiempo que introdujeron flexibilizaciones y otras medidas para elevar la productividad. Al conseguirlo sin devaluar afirmaron el prestigio de su moneda y sus autoridades. Además, en medio de tremenda crisis y contra los pronósticos de economistas prestigiosos, Estonia entró en el euro en 2011; Letonia y Lituania mantienen la convertibilidad fija con esa moneda y se incorporarían al euro en 2014. Sin alterar su paridad, los tres países volvieron al equilibrio y crecimiento. La receta de devaluar no es inescapable.

Competitividad. Cuando hay déficits externos, los expertos suelen dictaminar falta de competitividad y necesidad de devaluar. Sin embargo, la competitividad global de un país es una relación entre gasto interno y capacidad productiva (otra forma es decir que los costos exceden a los ingresos o el tipo de cambio real está atrasado). El déficit externo siempre conlleva un gasto interno que desborda a la capacidad productiva. La sintonía de las cuentas pasa por adecuar el gasto a la capacidad productiva (que puede incrementarse mejorando la productividad, con inversiones y suprimiendo gastos improductivos). Cuando los gastos se reducen sin devaluar, la inflación no se desmadra y las autoridades nacionales ganan prestigio.

Los cuadros exponen estadísticas de Eurostat evidenciando los cambios.

 
 
 

En 2007, los tres países presentaban déficit externos -cuentas corrientes negativas- entre un 14,4% y un 22,4% del PBI, los mayores del mundo. Con esos guarismos, el FMI y especialistas de la valía de Krugman y Roubini no acercaban mejor alternativa que devaluar. A pesar de ello, esas naciones resolvieron no devaluar. Superaron la emergencia reduciendo sus gastos justo cuando sus ingresos nacionales se derrumbaban. La magnitud del ajuste fue inmensa. Estonia pasó de un déficit externo del 15,9% del PBI a un superávit del 3,2%. Letonia, de un déficit del 22,4% a uno del 1,2%; y Lituania, de un déficit del 14,4% a uno del 1,6%, en cuatro años.

El cuadro No. 2 expone las caídas sin precedentes, en 2009, y las recuperaciones posteriores de los PBI nacionales. En 2012, Estonia tendría un PBI un 2,5% superior al de 2008; Letonia y Lituania todavía están por debajo.

El ejemplo de estas naciones confirma: se puede recuperar el equilibrio externo, en poco tiempo sin devaluar. Los tres países superaron los mayores déficit externos del planeta manteniendo la paridad monetaria fija. En 2012, serán las economías más dinámicas de la UE.

El camino elegido por las tres naciones bálticas evitó que los sistemas financieros, propios y de los otros países de la UE, sufrieran el contagio de una devaluación, con las consiguientes fugas de capitales y quiebre de confianza. Al hacerlo, Estonia ganó su incorporación al euro y las otras dos naciones probablemente ingresen en 2014. Grecia y los demás países en dificultades tienen un ejemplo concreto de ajuste sin devaluación. Los líderes políticos bálticos elevaron su prestigio entre propios e inversores de todo el mundo. Los argentinos podríamos advertir que hay otra opción a la devaluación, que siempre empobrece y deteriora a los gobiernos. La pertenencia a un grupo selecto como el euro genera incentivos que ayudan en ese empeño. La declinación argentina está marcada por devaluaciones exageradas. El peso actual equivaldría a 10.000.000.000.000 de pesos de 1967.

Enrique Blasco Garma es Ph.D (cand) y MA in Economics University of Chicago. Licenciado en Economia, Universidad de Buenos Aires. Es Economista del Centro de Investigaciones Institucionales y de Mercado de Argentina CIIMA/ESEADE. Profesor visitante a cargo del curso Sist. y Org. Financieros Internacionales, en la Maestria de Economia y C. Politicas, ESEADE.

 

Reflexión rápida sobre Europa y el euro:

Por Pablo Guido. Publicado el 18/5/12 en http://chh.ufm.edu/blogchh/

En los últimos meses en Europa casi todos (un 90% aproximadamente) los gobiernos han perdidos las elecciones. No importa si son gobiernos conservadores, socialdemócratas o lo que sea. La noticia es que el oficialismo pierde las elecciones a manos de la oposición. Evidentemente acá hay un común denominador: la crisis económica en la eurozona. Y la crisis económica, fundamentalmente, tiene raíces fiscales. Los estados son demasiado grandes como para ser financiados con una carga tributaria “civilizada”. Por lo tanto, se suben impuestos, se incrementan las deudas y, en menor medida, el banco central europeo emite euros para comprar títulos públicos. Así, la población se opone a dichas medidas. Ya sea porque trabaja en el Estado (empleados públicos), o depende de un flujo de transferencias del estado (pensionados o proveedores), o es un contribuyente que paga impuestos (individuos y empresas). El resultado es que en las elecciones votan por los partidos que no están gobernando y tomando estas medidas. Hace poco más de un par de semanas ganó en Francia el candidato socialista, opositor: Hollande. Este candidato dijo, más o menos lo siguiente: que había que abandonar el ajuste e iniciar una agenda de crecimiento económico. Mi pregunta es: ¿qué quiere decir este señor cuando se refiere a que está en contra del ajuste y a favor del crecimiento? Nadie en sus cabales quiere un ajuste, por ejemplo, en su vida cotidiana: cuando en la familia hay que reducir un gasto porque no alcanzan los ingresos, a nadie le gusta. Pero dada la situación de restricción presupuestaria no quedan alternativas muchas veces. El ajuste fiscal en Europa es consecuencia de un desajuste previo del pasado: que los gastos han crecido y no hay dinero que alcance ahora en tiempos de recesión. Entonces viene el ajuste, bajando gastos o subiendo impuestos. La otra reflexión del ganador francés es que, abandonando el ajuste, hay que perseguir el crecimiento. También me pregunto: ¿quién no quiere el crecimiento? ¿quién no quiere mejorar el bienestar, tener más ingresos, acceder a más bienes y servicios? Que un candidato o gobernante dice que quiere una agenda de crecimiento no nos dice nada, porque es lo obvio. La pregunta es: ¿qué quiere decir un político cuando, en un contexto recesivo y de ajuste fiscal, dice que quiere el crecimiento? Mi suposición es que está pidiendo una alquimia monetaria. Esto es, reducir los límites del banco central europeo para emitir más y más euros y así, evitar el ajuste. El punto es que la emisión de euros de manera inflacionaria también será un ajuste, pero vía una pérdida de poder adquisitivo por parte de la gente cuando los precios de los productos suban a un ritmo mayor al actual.

 En síntesis, el ajuste en los estados europeos es un hecho. Lo que se está debatiendo es quién lo hace, cómo se hace, cuándo y por cuánto es el ajuste. Si será con mayores impuestos presentes o futuros (por aumento de deuda), emisión monetaria o reducción de gasto. No hay otra salida cuando hay un desajuste que el ajuste. El resto son declaraciones políticas que no hay que tener en cuenta.

Pablo Guido se graduó en la Maestría en Economía y Administración de Empresas en ESEADE. Es Doctor en Economía (Universidad Rey Juan Carlos-Madrid), profesor de Economía Superior (ESEADE) y profesor visitante de la Escuela de Negocios de la Universidad Francisco Marroquín (Guatemala). Investigador Fundación Nuevas Generaciones (Argentina). Director académico de la Fundación Progreso y Libertad.